Las Entrevistas de El Gráfico

2008. Magia y veneno

Por Redacción EG · 21 de febrero de 2020

Aléxis Sánchez se gano a los hinchas de River con su habilidad, llena de fantasia para quienes lo disfrutan y tremendamente dolorosa para quienes lo sufren. Afuera de la cancha es superprofesional y muy tímido.

To­co­pi­lla es una de las ciu­da­des chi­le­nas que más sin­sa­bo­res ha so­por­ta­do a lo lar­go de su exis­ten­cia. Con una po­bla­ción de apro­xi­ma­da­men­te 23.000 ha­bi­tan­tes, su nom­bre pro­vie­ne de los pue­blos ori­gi­na­rios que la vis­lum­bra­ron co­mo una "que­bra­da gran­de" y su ubi­ca­ción, en­tre An­to­fa­gas­ta e Iqui­que, la ha­cen par­te del Nor­te Gran­de chi­le­no.

En­tre los su­ce­sos po­co fe­li­ces que son par­te de su his­to­ria se des­ta­ca, por ejem­plo, la cri­sis eco­nó­mi­ca que so­por­tó en 1932, cuan­do el co­mer­ció fe­ne­ció y sus ca­lles que­da­ron des­po­bla­das. Tam­bién se han plas­ma­do en las cró­ni­cas de esos días las con­se­cuen­cias del alu­vión de 1940 y el re­cuer­do fa­tal de la epi­de­mia de fie­bre ama­ri­lla de 1969. Nue­ve años an­tes, la re­gión se es­tre­me­cía con lo que fue co­no­ci­do co­mo el “Gran Te­rre­mo­to de Chi­le”, ocu­rri­do en Val­di­via, de 9.6 gra­dos en la es­ca­la de Rich­ter, y con­si­de­ra­do uno de los de­sas­tres na­tu­ra­les de ma­yo­res pro­por­cio­nes.

To­co­pi­lla ha si­do la úl­ti­ma ciu­dad del Nor­te Gran­de que ha pa­de­ci­do un nue­vo sis­mo. Fue ha­ce po­co, el 14 de no­viem­bre de 2007. Per­ci­bi­do en gran par­te de Chi­le, tu­vo una in­ten­si­dad de 7.7 gra­dos y una du­ra­ción de apro­xi­ma­da­men­te 1 mi­nu­to y 35 se­gun­dos. Co­mo ha ocu­rri­do siem­pre, los ha­bi­tan­tes de es­ta ciu­dad se le­van­ta­ron una vez más y lo­gra­ron con­ti­nuar su vi­da dia­ria, su­pe­ran­do los es­co­llos y ha­cién­do­less fren­te a las nue­vas rea­li­da­des.

Domina la pelota y piensa en encarar, sin que le importe cuántos lo marcan.

Domina la pelota y piensa en encarar, sin que le importe cuántos lo marcan.

De esa co­mu­ni­dad que re­na­ció una y tan­tas ve­ces pro­vie­ne Ale­xis Sán­chez, quien me­ses an­tes del sis­mo acor­da­ba con Ri­ver ju­gar a prés­ta­mo du­ran­te un año ce­di­do por el Udi­ne­se, club que ac­tual­men­te con­ser­va su po­tes­tad. "Ale­xis que­ría ve­nir­se a to­da cos­ta a Chi­le cuan­do su­po del te­rre­mo­to, pe­ro lo con­ven­ci­mos de que se que­da­ra en Bue­nos Ai­res por­que es­ta­mos to­dos bien", ad­mi­tía por ra­dio su her­ma­na Mar­jo­rie, al día si­guien­te de la tra­ge­dia que de­jó cer­ca de 15.000 per­so­nas dam­ni­fi­ca­das, un cen­te­nar de he­ri­dos y dos muer­tos.

Tal vez por lle­var la san­gre del Nor­te Gran­de de Chi­le, el ju­ga­dor pro­ve­nien­te de Co­lo  Co­lo es­té acos­tum­bra­do a su­pe­rar las ma­las ex­pe­rien­cias; co­mo la que de­bió afron­tar el 11 de sep­tiem­bre, cuan­do con po­cos par­ti­dos ju­ga­dos en el club mi­llo­na­rio re­ci­bió de Juan Car­los Blen­gio el cer­ti­fi­ca­do de ro­tu­ra de li­ga­men­tos. El de­fen­sor de Ti­gre in­me­dia­ta­men­te fue ca­ta­lo­ga­do por par­te de la pren­sa tra­san­di­na co­mo “el nue­vo ene­mi­go na­cio­nal" y no fal­ta­ron las vo­ces de al­gu­nos re­pre­sen­tan­tes de la se­lec­ción chi­le­na que des­con­fia­ron de la in­ten­cio­na­li­dad del ju­ga­dor de Vic­to­ria. Fue el ca­so de Ar­tu­ro Vi­dal -del Ba­yer Le­ver­ku­sen- quien de­jó ver sos­pe­chas en la in­frac­ción, al de­cir: "Los ar­gen­ti­nos son pi­llos y tal vez ha­bla­ron an­tes pa­ra las­ti­mar­lo a Ale­xis". La le­sión se pro­du­jo se­ma­nas an­tes de que la se­lec­ción ro­ja se mi­die­ra con la Ar­gen­ti­na por las eli­mi­na­to­rias y es­ta ba­ja -sin du­da- fue sig­ni­fi­can­te en el equi­po de Biel­sa. Pe­ro pa­ra la gran ma­yo­ría de los ar­gen­ti­nos, es­ta acu­sa­ción no tu­vo asi­de­ro, ya que Sán­chez to­da­vía no ha­bía de­mos­tra­do en Nú­ñez por qué le de­cían “El Ni­ño Ma­ra­vi­lla”.

En­ton­ces, en vez de en­trar en po­lé­mi­cas, el to­co­pi­lla­no pre­fi­rió lla­mar­se a si­len­cio y pen­sar en el nue­vo fu­tu­ro, que es bri­llan­te pre­sen­te. Pa­ra eso se en­car­gó a la fe y cum­plió al pie de la le­tra las in­di­ca­cio­nes mé­di­cas de los pro­fe­sio­na­les de la ciu­dad de Bar­ce­lo­na; es que en Udi­ne­se co­no­cen tan bien el va­lor de su in­ver­sión que úni­ca­men­te de­ja­ron que su re­cu­pe­ra­ción se rea­li­za­ra en tie­rra es­pa­ño­la, cla­ro, con la co­la­bo­ra­ción de los pro­fe­sio­na­les de Ri­ver y el ki­ne­sió­lo­go Jor­ge Bom­bi­ci­no, de por me­dio.

Pro­fe­sio­nal des­de la ni­ñez, res­pe­tó los tiem­pos de la cu­ra­ción “ta­chan­do pa­li­tos” mien­tras de­ja­ba pa­sar los días mi­ran­do pe­lí­cu­las -uno de sus pa­sa­tiem­pos pre­fe­ri­dos- o en­tre­nán­do­se ima­gi­na­ria­men­te con la Play Sta­tion. Has­ta que, por fin, lle­gó el día del re­tor­no al rec­tán­gu­lo sa­gra­do. No era se­gu­ra­men­te una de­rro­ta con­tra Ban­field lo que es­pe­ra­ba, pe­ro eso tam­po­co hi­zo que sus ilu­sio­nes mer­ma­ran. Co­mo re­com­pen­sa a su cons­tan­te op­ti­mis­mo, el des­ti­no le ofre­ció una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra ga­nar­se a la gen­te de Ri­ver.

Fue na­da me­nos que an­te Bo­ca, en el ve­ra­no que pa­só, don­de le sa­có lus­tre a la pe­lo­ta y ju­gó co­mo si la le­sión nun­ca hu­bie­se exis­ti­do. De in­me­dia­to, la hin­cha­da ri­ver­pla­ten­se sa­có del ar­cón de los re­cuer­dos el vie­jo dic­cio­na­rio de gen­ti­li­cios y en­to­nó el fa­mo­so “chi­leeee­no, chi­leeee­no”, can­ti­to que vol­vió a es­cu­char­se en la pri­me­ra fe­cha del Clau­su­ra an­tes de que co­men­za­ra el par­ti­do con­tra Gim­na­sia y Es­gri­ma de Ju­juy. “Cuan­do me can­tan quie­ro sa­lir a co­rrer con más fuer­za, a ga­nar to­das las pe­lo­tas. A mí me ayu­da a ju­gar me­jor por­que me sien­to con más ener­gía, con mu­cha fuer­za. Aun­que tra­to de to­már­me­lo con tran­qui­li­dad por­que tam­bién pue­de ser que esas ga­nas que me vie­nen con los gri­tos me jue­guen en con­tra”. Así ex­pli­có Ale­xis, an­te El Grá­fi­co de Chi­le,  la sen­sa­ción que le pro­du­cía es­te fe­nó­me­no.

Es tímido, pero de a poco se fue soltando en el vestuario de River.

Es tímido, pero de a poco se fue soltando en el vestuario de River.

Co­mo to­do su­per­hé­roe, “El Ni­ño Ma­ra­vi­lla” es re­ser­va­do a ul­tran­za y su vi­da so­cial se man­tie­ne en se­cre­to, le­jos de los pa­pa­raz­zi fut­bo­le­ros; si­gue la es­cue­la de su en­tre­na­dor del Se­lec­cio­na­do Na­cio­nal -que to­da­vía les hu­ye a las cá­ma­ras y gra­ba­do­res- y por eso po­cos pe­rio­dis­tas co­no­cen su voz. “Es un pi­be muy sen­ci­llo y tí­mi­do”, ex­pli­can quie­nes son par­te de su en­tor­no más in­ti­mo mien­tras tra­tan de jus­ti­fi­car su an­ti­pa­tía ha­cia la pren­sa; “¡Pe­ro mi­rá có­mo jue­ga!”, re­sal­tan lue­go.

Y eso es ver­dad, el chi­le­no la rom­pe. Aún en una tar­de de ex­ce­si­vo ca­lor co­mo es­ta, en la que pro­ta­go­ni­za un co­mer­cial pa­ra Ni­ke y don­de pro­me­tió aten­der a El Grá­fi­co a pe­sar de sus re­ser­vas pe­rio­dís­ti­cas. Vién­do­lo ac­tuar, pa­re­ce­ría que tie­ne las mis­mas exi­gen­cias que en un en­tre­na­mien­to dia­rio: aga­rra la pe­lo­ta, la pi­sa, la mue­ve y no le qui­ta la vis­ta de en­ci­ma has­ta que no la ve con­tra la red. Tam­bién es ver­dad que en es­te par­ti­do de un área so­la jue­ga co­mo so­lía ha­cer­lo un ex pre­si­den­te ar­gen­ti­no, sin mar­cas, an­te la mi­ra­da de los ex­tras que lo ro­dean y lo ad­mi­ran. Pe­ro lo ha­ce con una ma­gia dis­tin­ta, una ma­gia que es real.

“En To­co­pi­lla ju­gá­ba­mos des­cal­zos en la tie­rra”, acep­ta con po­cas pa­la­bras el “Chi­le” co­mo lo lla­man ín­ti­ma­men­te en el plan­tel. Por su sen­ci­llez, po­dría adi­vi­nar­se que ja­más hu­bie­se ima­gi­na­do es­te mo­men­to de su vi­da, don­de una de las em­pre­sas más mar­ke­ti­ne­ras del mer­ca­do le pi­de que po­se pa­ra los car­te­lo­nes de Su­da­mé­ri­ca. “Es­te bo­tín es muy có­mo­do, so­bre to­do en la par­te del em­pei­ne”, ase­gu­ra ha­blan­do de su nue­vo za­pa­to na­ran­ja, que reem­pla­zó al ver­de con el que pi­só por pri­me­ra vez Ri­ver.

Ade­más, al igual que los an­te­rio­res, es­tos bo­ti­nes lle­van su rú­bri­ca y ese es su ver­da­de­ro ta­lis­mán: “Los fir­mo aquí, al cos­ta­do del ta­lón, con mar­ca­dor in­de­le­ble”, ex­pli­ca, ase­gu­ran­do que no hay pa­ta­da que lo­gre bo­rrar su se­llo per­so­nal.

Ha­ce po­co, en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a El Grá­fi­co Chi­le, re­cor­da­ba que de ado­les­cen­te so­lía ima­gi­nar que en la pri­me­ra di­vi­sión to­do era pu­ro lu­jo y que ten­dría mu­chos za­pa­tos pa­ra ele­gir. Hoy en día, re­co­no­ce que lo me­jor de es­te gran mo­men­to con­sis­te en el me­ro he­cho de ser par­te de ese pri­vi­le­gio del que po­cos ju­ga­do­res go­zan. Ba­jo la es­ca­sa som­bra de un ga­ce­bo plan­ta­do en la me­jor can­cha del Par­que Sar­mien­to, y so­por­tan­do la se­sión de ma­qui­lla­je pa­ra el spot, Ale­xis tam­bién acep­ta que ese pri­vi­le­gio le cam­bió la vi­da. Ins­ta­la­do có­mo­da­men­te en una de las zo­nas más ca­ras de Puer­to Ma­de­ro, el chi­le­no ad­mi­te que no so­lo los nue­vos za­pa­tos na­ran­ja le cal­zan per­fec­to: tam­bién Bue­nos Ai­res le cal­za muy bien. Ado­ra el fút­bol ar­gen­ti­no, “don­de to­dos los equi­pos siem­pre quie­ren ga­nar y ser cam­peo­nes”, la ciu­dad le fas­ci­na y ade­más es­tá cer­ca de su fa­mi­lia: ma­má Mar­ti­na y Mar­jo­rie, Hum­ber­to y Ta­ma­ra, sus her­ma­nos. “To­dos los días char­lo con ellos por te­lé­fo­no y eso me ha­ce no ex­tra­ñar tan­to a mi país. Ade­más, en la te­le tam­bién veo los pro­gra­mas de Chi­le”.

Fa­ná­ti­co del reg­gae­ton, gé­ne­ro que tra­ta de im­po­ner en el ves­tua­rio lu­chan­do con­tra la in­fluen­cia ca­si ma­yo­ri­ta­ria de la cum­bia na­cio­nal, quie­nes lo co­no­cen más afir­man su amor sin­ce­ro por la mú­si­ca, ar­te en el que les da es­pa­cio a Akon y Us­her, in­tér­pre­tes nor­tea­me­ri­ca­nos; y la ban­da la­ti­na Ca­lle 13, que re­cien­te­men­te to­có en el Lu­na Park. A pe­sar de que no fue a ver­los por­que no va a los con­cier­tos, la mú­si­ca es otra de sus gran­des pa­sio­nes. A to­dos la­dos lle­va su mp3 y cuen­tan que al­gu­na que otra vez pa­só dis­cos ba­jo el ape­la­ti­vo de Di­lla. Pe­ro no to­do es rit­mo sin­co­pa­do; cer­ca de la ho­ra del des­can­so, Ale­xis se in­cli­na por los de­ci­be­les más ba­jos: al­go co­mo Ma­ná o Ar­jo­na, me­lo­días con las que acu­ña sus de­seos de ser cam­peón de to­do.

A River llegó para afrontar la temporada 2007/08, y de inmediato se ganó el cariño de los hinchas.

A River llegó para afrontar la temporada 2007/08, y de inmediato se ganó el cariño de los hinchas.

El Es­ta­dio Mu­ni­ci­pal As­ca­nio Cor­tés To­rres es la se­de del Club de De­por­tes To­co­pi­lla, el equi­po lo­cal. La re­fe­ren­cia no bus­ca iden­ti­fi­car nue­va­men­te al lu­gar don­de se crió Ale­xis, si­no em­pa­ren­tar­lo con la per­so­na­li­dad de quien lle­va el nom­bre de es­te co­li­seo inau­gu­ra­do ha­ce po­cos años. Por­que Cor­tés, ade­más de ser un ído­lo fut­bo­lís­ti­co en la dé­ca­da del 30 en el fút­bol ita­lia­no, fue el pri­mer ju­ga­dor chi­le­no en ves­tir la ban­da ro­ja y per­ma­ne­ció dos tem­po­ra­das, in­te­gran­do in­clu­so el fa­mo­so plan­tel de La Má­qui­na. Es tam­bién, co­mo pa­ra agre­gar mé­ri­tos, el crea­dor de la chi­le­na, la ju­ga­da que bus­ca go­les de es­pal­das al ar­co.

Pe­ro sin du­da, en es­tos tiem­pos Mar­ce­lo Sa­las se im­po­ne en el ran­king de chi­le­nos más fa­mo­sos en las tri­bu­nas del Mo­nu­men­tal, una ver­dad que el tra­san­di­no de jo­po y gel re­co­no­ce. “Por ahí se apu­ran mu­cho en com­pa­rar­me con Mar­ce­lo”, ad­mi­te con ti­mi­dez. Es que el hin­cha de Ri­ver no de­ja de ilu­sio­nar­se con la po­si­bi­li­dad de que el equi­po se con­sa­gre nue­va­men­te en La Li­ber­ta­do­res, de la ma­no de otro “Ma­ta­dor”. “Yo era muy chi­co cuan­do Sa­las ju­ga­ba en Ri­ver y ade­más, no te­nía­mos te­le­vi­sión en ca­sa”, re­la­ta Sán­chez, “por lo que so­lo re­cuer­do su úl­ti­ma eta­pa cuan­do vol­vió de Ita­lia. Pe­ro ¿qué te pue­do de­cir de él que al­guien no se­pa?”.

Aun­que Ri­ver no ha­ya po­di­do dis­fru­tar de sus go­les, se­ría in­jus­to no in­cluir en es­ta enu­me­ra­ción de gran­des hi­jos del Pa­cí­fi­co a Iván Za­mo­ra­no, quien opor­tu­na­men­te di­jo so­bre Ale­xis: “Es­toy se­gu­ro de que no so­lo le da­rá mu­chos triun­fos a Ri­ver Pla­te, si­no que tam­bién a la se­lec­ción. Hoy de­be ser uno de los me­jo­res de Amé­ri­ca, pe­ro hay que cui­dar­lo, lle­var­lo por el ca­mi­no co­rrec­to. Y en eso, to­dos los que ro­dea­mos el fút­bol te­ne­mos res­pon­sa­bi­li­dad. En un tiem­po no muy le­ja­no va a de­mos­trar to­do su ta­len­to en Eu­ro­pa, y sin du­da tie­ne fút­bol pa­ra ser uno de los me­jo­res del mun­do”.

Con­cep­tos que con­cuer­dan con los del íco­no ri­ver­pla­ten­se Ariel Or­te­ga, quien se­ma­nas atrás pi­dió a los ár­bi­tros un es­pe­cial cui­da­do ha­cia su com­pa­ñe­ro, des­pués del par­ti­do con San Mar­tín de San Juan. “Hay que cui­dar­lo, por­que pa­ra uno es lin­do ver a esos ju­ga­do­res que en­ca­ran. Pe­ro eso de­pen­de mu­cho de los ár­bi­tros, lo tie­nen que de­fen­der", co­men­tó el Bu­rri­to.

Des­de que lle­gó a Nú­ñez, de to­dos la­dos re­ci­bió elo­gios El Ni­ño Ma­ra­vi­lla. Da­niel Pas­sa­re­lla se en­tu­sias­mó tan­to con su in­cor­po­ra­ción que cuan­do “fan­tas­mea­ba” el pro­ble­ma en la cla­ví­cu­la (un te­ma que tra­ba­ba su pa­se) fue el pro­pio Kai­ser quien pi­dió que se ig­no­ra­ra ese de­ta­lle por­que era un crack.  "Jue­ga co­mo de­lan­te­ro por las ban­das, tie­ne mu­cha ha­bi­li­dad y un ex­ce­len­te ma­ne­jo del ba­lón. Ade­más, es un gran de­fi­ni­dor cuan­do pi­sa el área ri­val", lo pre­sen­ta­ba en su mo­men­to la pá­gi­na ofi­cial del club. Y con Die­go Si­meo­ne, la his­to­ria no cam­bió. El nue­vo téc­ni­co de Ri­ver le fue ce­dien­do es­pa­cio po­co a po­co, al tiem­po que com­pro­ba­ba su efi­cien­cia co­mo asis­ten­te y ju­ga­dor de lle­ga­da fi­nal. “Mi re­la­ción con Si­meo­ne es de res­pe­to por so­bre to­das las co­sas. Pe­ro no so­lo con él me ma­ne­jo así, tam­bién lo ha­go con Biel­sa; y así lo hi­ce con Pas­sa­re­lla y el res­to de los en­tre­na­do­res que tu­ve”, afir­ma Sán­chez con se­rie­dad.

Tal vez por ese res­pe­to al que ha­ce men­ción, el Cho­lo le brin­da un po­co más de li­ber­tad tác­ti­ca en los par­ti­dos, co­sa que se no­ta cuan­do le qui­ta el la­zo y no lo li­mi­ta a ju­gar por los la­te­ra­les. “Ve­nía ju­gan­do muy preo­cu­pa­do por cum­plir con lo que Si­meo­ne me pe­día, pe­ro en el par­ti­do con­tra San Lo­ren­zo el téc­ni­co me di­jo: ‘En­trá y ju­gá co­mo a vos te gus­ta, co­mo vos quie­ras’. Fue lo me­jor, por­que creo que ju­gué un buen par­ti­do”.

El chileno se muestra tímido, pero se ganó su espacio en el plantel de River a partir de su simpatía.

El chileno se muestra tímido, pero se ganó su espacio en el plantel de River a partir de su simpatía.

Con sus com­pa­ñe­ros, la pos­tu­ra de res­pe­to es la mis­ma, aun­que un po­co más la­xa. “Ale­xis es­tá siem­pre de muy buen hu­mor. Tie­ne una on­da bár­ba­ra y, aun­que lo co­noz­co po­co, ya me ani­mo a de­cir que es una muy bue­na per­so­na”, le con­ta­ba en el ini­cio Ma­tías Abe­lai­ras a La Ter­ce­ra de Chi­le. El mis­mo Ale­xis afir­ma que se lle­va bien con to­dos den­tro del plan­tel, don­de ya se ha­bi­tuó a las bro­mas por­te­ñas y a las “gas­ta­das” ex­tra­fut­bo­lis­ti­cas. In­clu­so los con­tra­rios lo mi­man: “Tie­ne una gam­be­ta por mo­men­tos in­des­ci­fra­ble, y no so­lo a mí, tam­bién al res­to de mis com­pa­ñe­ros; se nos hi­zo muy di­fí­cil pa­rar­lo", re­co­no­ció Ariel Fran­co, de San Mar­tín de San Juan, tras el par­ti­do que se sus­pen­dió por llu­via y que ter­mi­nó se­ma­nas más tar­de.

“El que avi­sa no trai­cio­na”, re­za el di­cho, y por eso no hay na­da que re­cla­mar cuan­do la en­tre­vis­ta se cor­ta abrup­ta­men­te en vis­ta de que Ale­xis co­mien­za a im­pa­cien­tar­se con las pre­gun­tas. To­dos sa­ben que es es­qui­vo con la pren­sa, y el ra­ti­to con­ce­di­do a El Grá­fi­co fue ex­cep­cio­nal. In­clu­so al­guien co­men­ta en voz ba­ja: ¿“Sa­bés lo que le va a cos­tar es­ta no­ta a Ni­ke?”.  Es que el Ni­ño Ma­ra­vi­lla es fa­ná­ti­co de la ro­pa y las za­pa­ti­llas, y el pa­se de la fac­tu­ra con se­gu­ri­dad ven­drá por ese la­do.

La tor­men­ta se ave­ci­na en el Par­que Sar­mien­to, pe­ro a él no le im­por­ta y si­gue bai­lo­tean­do a los ju­ga­do­res-ac­to­res; vie­ne de una zo­na don­de el cli­ma pe­ga fuer­te, un lu­gar don­de cum­plió la eta­pa de la ni­ñez co­rrien­do las ca­lles de­trás de la pe­lo­ta pa­ra pa­sar a la Pri­me­ra del Co­bre­loa y lue­go al Co­lo Co­lo de Nel­son Acos­ta. Aho­ra, el chi­le­no des­plie­ga su reg­gae­ton en Ri­ver, don­de se sien­te muy có­mo­do por el ca­ri­ño de la gen­te y se­gún sus pa­la­bras, “don­de qui­sie­ra es­tar más tiem­po”. El Udi­ne­se so­lo lo ce­dió has­ta me­dia­dos de es­te año. Ha­brá que ver qué de­ci­den ha­cer los ita­lia­nos con su dia­man­te en bru­to. Si lo si­guen pu­lien­do o si creen que ya tie­ne bri­llo su­fi­cien­te pa­ra que se luz­ca en la vi­drie­ra prin­ci­pal.

 

Una voz seleccionada

Alexis Sánchez se sien­te có­mo­do ju­gan­do en Ri­ver y en Ar­gen­ti­na. “Acá son ga­na­do­res, tie­nen per­so­na­li­dad, por al­go di­cen que los ar­gen­ti­nos tie­nen hue­vos”, des­ta­ca. “Si se pue­de, hay que ga­nar to­do. No es solo en Ri­ver, acá to­dos quie­ren ga­nar ca­da co­sa que jue­gan. Yo aho­ra mi­ro un po­co más de fút­bol por te­le­vi­sión y me doy cuen­ta. En Es­pa­ña re­ci­bes una pe­lo­ta y tie­nes trein­ta me­tros pa­ra dar­te vuel­ta y en­ca­rar. Acá no al­can­zas a dar­te vuel­ta, y ya hay dos ti­pos en­ci­ma de uno”.

Encarador, Sánchez se ganó su lugar en la selección chilena y soñaba con el Mundial.

Encarador, Sánchez se ganó su lugar en la selección chilena y soñaba con el Mundial.

Con res­pec­to a sus as­pi­ra­cio­nes en la Se­lec­ción, Ale­xis cree que re­pe­tir la ex­pe­rien­cia de la Sub 20 en el Mun­dial de Ca­na­dá es po­si­ble, de­bi­do en gran par­te a que se iden­ti­fi­ca con la for­ma de tra­ba­jo de Mar­ce­lo Biel­sa. "No ten­go du­das de que cla­si­fi­ca­re­mos”, afir­mó en una no­ta a la re­vis­ta D13. “Si tra­ba­ja­mos bien, va­mos a cla­si­fi­car y des­pués hay que ir a ga­nar el Mun­dial. Ya lo hi­ci­mos con la Sub 20, fui­mos a ga­nar y es­tu­vi­mos muy cer­ca. La Se­lec­ción es el sue­ño de to­dos los que ju­ga­mos a la pe­lo­ta. Acá, en la Ar­gen­ti­na, se mue­ren por ju­gar por su país. El otro día no­mi­na­ron a un com­pa­ñe­ro mío de Ri­ver; y cuan­do nos con­tó, se pu­so a llo­rar”.

 

 

Por Andrés Wodzak (2008).

Imagen de 2013. Pedro Monzón 100x100
Las Entrevistas de El Gráfico

2013. Pedro Monzón 100x100

Las cien respuestas de Pedro Damián Monzón. Brilló en Huracán. Fue multicampeón con Independiente y subcampeón mundial en la selección. Un luchador en la cancha y en la vida.

Imagen de 1981. Patoruzú llegó a la Selección
Las Entrevistas de El Gráfico

1981. Patoruzú llegó a la Selección

Corre, quita, define… Víctor Hugo Heredia, uno de los nuevos que convocó Menotti. Comparte la alegría junto con su familia y amigos, pero también sabe de la exigencia que implica esta convocatoria.

DEJÁ TU COMENTARIO