Las Entrevistas de El Gráfico

2003. Marca registrada

Por Redacción EG · 21 de febrero de 2020

Presencia, personalidad, despliegue, títulos... A los 22 años, Sebastián Battaglia había cumplido con todos los requisitos para ingresar en la galería de los emblemáticos volantes de Boca.

La fo­to man­tie­ne sus co­lo­res ní­ti­dos, im­pe­ca­bles. Pa­re­ce sa­ca­da ayer, aun­que el clic fue do­ce años atrás. Mues­tra a un chi­co de diez años, del­ga­di­to y bien pei­na­do, en un po­tre­ro pe­la­do de San­ta Fe. La to­ma­ron un pe­ga­jo­so me­dio­día de ve­ra­no, pe­ro el pi­be no lu­ce so­fo­ca­do, aca­lo­ra­do ni na­da, en­va­sa­do co­mo es­tá en una ca­mi­se­ta ama­ri­lla de man­gas lar­gas, con pu­ños, cue­llo y le­tras ne­gras que di­cen “Luz y Fuer­za, San­ta Fe”.

Co­mo si pre­sin­tie­ra un des­ti­no de crack, po­sa con ese cli­ché al­mi­do­na­do de los vie­jos pós­ters de El Grá­fi­co: las ma­nos en ja­rra, la fren­te al­ta y el bo­tín de­re­cho pi­san­do la pe­lo­ta de ga­jos blan­cos y ne­gros, ya gas­ta­dos y pol­vo­rien­tos.  

El pei­na­do vo­lu­mi­no­so y con ra­ya al cos­ta­do no al­can­za a des­pis­tar a na­die. El pi­be tie­ne “de­ma­sia­da ca­ra” de Se­bas­tián Bat­ta­glia. De es­te Se­bas­tián Bat­ta­glia que hoy, con ape­nas 22 años, acu­mu­la tí­tu­los y elo­gios que lo ubi­can en la ga­le­ría de los em­ble­má­ti­cos vo­lan­tes de Bo­ca. Aque­llos que me­tían y ju­ga­ban. Aque­llos que im­po­nían su pre­sen­cia en cual­quier sec­tor de la can­cha. Y en cual­quier can­cha.

De la in­fan­cia sen­ci­lla en el ba­rrio Trans­por­te, don­de pa­pá Ri­car­do di­vi­día el es­fuer­zo en­tre un ta­ller me­ta­lúr­gi­co y un re­par­to de dia­rios, vie­ne su irre­nun­cia­ble vo­ca­ción de me­dio­cam­pis­ta. “No sé por qué aga­rré pa­ra ese la­do, fue una co­sa na­tu­ral. Arran­qué co­mo vo­lan­te en el baby y siem­pre me man­tu­ve ahí, co­rrien­do en el me­dio”, di­ce Se­bas, a quien sus com­pa­ñe­ros de en­ton­ces apo­da­ban Bo­cón por ra­zo­nes que eran ob­vias.

Cuan­do el téc­ni­co y los ju­ga­do­res pa­sa­ron de Luz y Fuer­za a Ci­clón Ra­cing –“Fue ra­ro, nos lle­va­ron a to­dos”–, al Bo­cón le em­pe­za­ron a de­cir Ena­no, ya que en los par­ti­dos ofi­cia­les de la Li­ga San­ta­fe­si­na en­fren­ta­ba a ju­ga­do­res va­rios años ma­yo­res que él, ver­da­de­ros mas­to­don­tes com­pa­ra­dos con su fí­si­co de jun­co. En­fun­da­do en una ca­mi­se­ta ce­les­te y blan­ca –“pe­ro con un di­se­ño pa­re­ci­do a la de Vé­lez”–, Bat­ta­glia sor­pren­día por su des­plie­gue in­can­sa­ble. “Era un gru­po muy lin­do. Es­ta­ba con va­rios ami­gos –re­cuer­da el mu­cha­cho na­ci­do el 8 de no­viem­bre de 1980– y tam­bién con un pri­mo mío. Te­nía­mos un lin­do equi­pi­to. In­clu­so fui­mos a un tor­neo en Chi­le y per­di­mos la fi­nal con­tra Ar­gen­ti­nos Ju­niors, que en esa ca­te­go­ría siem­pre te­nía ro­bo. En la Li­ga en­fren­tá­ba­mos a Co­lón y a Unión, pe­ro ni si­quie­ra as­pi­rá­ba­mos a ju­gar ahí. Veía­mos la vi­da de otra ma­ne­ra, sin vo­lar de­ma­sia­do.”

Sin sa­ber­lo, sus alas iban a des­ple­gar­se en sep­tiem­bre de 1995, la tar­de que se con­vir­tió en uno de los pri­me­ros re­fuer­zos de la Era Ma­cri, aun­que Mau­ri­cio ni si­quie­ra era pre­si­den­te. ¿Có­mo se ex­pli­ca eso? Lo cuen­ta Jor­ge Grif­fa, hoy ca­po del fút­bol ama­teur de Bo­ca: “Ma­cri es­ta­ba en cam­pa­ña pa­ra la pre­si­den­cia y me con­vo­có pa­ra ofre­cer­me el car­go en ca­so de que ga­na­ra la elec­ción. ‘To­ma­te va­ca­cio­nes has­ta di­ciem­bre’, me di­jo. Pe­ro yo pre­fe­rí tra­ba­jar des­de ese mo­men­to y me fui a ver un par­ti­do or­ga­ni­za­do por Ci­clón Ra­cing en San­ta Fe. Ahí lo vi a Bat­ta­glia y me lla­mó la aten­ción en­se­gui­da. Ya era un ju­ga­dor efi­caz, con un sen­ti­do del equi­li­brio muy de­sa­rro­lla­do.”

Equi­li­brio es una pa­la­bra que le cae jus­to. Por su rol so­li­da­rio den­tro de la can­cha y por la vál­vu­la emo­cio­nal que sue­le ac­cio­nar pa­ra asi­mi­lar si­tua­cio­nes ex­tre­mas. Equi­li­brio pa­ra ab­sor­ber la ex­plo­sión del éxi­to, equi­li­brio pa­ra ban­car­se una ro­tu­ra de li­ga­men­tos cru­za­dos y el pu­ñal de ba­jar­se una pa­ra­da an­tes de la fi­nal In­ter­con­ti­nen­tal con el Ba­yern Mu­nich…

–¿De dón­de vie­ne esa for­ma de ser?

–De la edu­ca­ción que me die­ron mis vie­jos. Pa­se lo que pa­se, tra­to de ser el mis­mo. Ellos siem­pre me pi­die­ron que man­tu­vie­ra la hu­mil­dad, que no me ma­rea­ra. Y más cuan­do me sa­lió la po­si­bi­li­dad de ve­nir a Bue­nos Ai­res.

–¿Y el equi­li­brio de aden­tro de la can­cha?

–Eso es al­go que voy pu­lien­do a tra­vés de la ex­pe­rien­cia. El ju­ga­dor siem­pre in­cor­po­ra co­sas. Y yo me con­si­de­ro un pri­vi­le­gia­do por los téc­ni­cos y por los com­pa­ñe­ros que tu­ve. Con gen­te co­mo Ser­na, Tra­ver­so o Cas­ci­ni se cre­ce rá­pi­do. Te vi­ven or­de­nan­do, te ayu­dan a co­me­ter la me­nor can­ti­dad de erro­res. En­tre otras co­sas, me en­se­ña­ron que la co­mu­ni­ca­ción es fun­da­men­tal pa­ra man­te­ner el equi­li­brio en una zo­na tan de­li­ca­da de la can­cha. Si no ha­blás, es im­po­si­ble ju­gar.

-Na­cis­te vo­lan­te cen­tral, pe­ro en Pri­me­ra te uti­li­za­ron más por los cos­ta­dos. ¿To­da­vía con­ser­vás la iden­ti­dad de “cin­co” o ya sen­tís que po­dés aco­mo­dar­te por cual­quier la­do?

–Ya es­toy men­ta­li­za­do pa­ra ju­gar por cual­quier sec­tor don­de el equi­po me ne­ce­si­te. Es más: ya me ol­vi­dé de la úl­ti­ma vez que ju­gué so­li­to de cin­co.

–¿Qué in­cor­po­ras­te pa­ra ir por los cos­ta­dos?

–Va­rias co­sas. Es más com­pli­ca­do ir por afue­ra que por el me­dio. El vo­lan­te cen­tral tie­ne la can­cha de fren­te, mien­tras que el ca­rri­le­ro ne­ce­si­ta más ida y vuel­ta y de­be acos­tum­brar­se a la ra­ya. Yo di­ría que in­cor­po­ré des­plie­gue y apren­dí a cui­dar­me de la lí­nea pa­ra que no me as­fi­xie.

–¿Quién fue o es tu re­fe­ren­te?

–Nun­ca tu­ve uno en par­ti­cu­lar. Mi­ra­ba a to­dos y re­co­gía al­go de ca­da uno. Re­don­do, por ejem­plo, no tie­ne el mis­mo per­fil que Al­mey­da, pe­ro a los dos les po­dés en­con­trar co­sas in­te­re­san­tes. La cla­ve del pues­to es me­ter siem­pre y, cuan­do te­nés la pe­lo­ta, ju­gar sim­ple, sin com­pli­car­se. 

–¿Qué sen­sa­ción te­nés cuan­do los vie­jos hin­chas de Bo­ca te com­pa­ran con vo­lan­tes le­gen­da­rios del club, co­mo Rat­tin, Su­ñé…?

–Es un or­gu­llo y, al mis­mo tiem­po, me re­sul­ta ex­tra­ño. Me cues­ta po­ner­me a la al­tu­ra de ju­ga­do­res tan im­por­tan­tes pa­ra la his­to­ria del club. Re­cién em­pie­zo, ten­go mu­cho por de­lan­te. Pe­ro que ya me com­pa­ren con ellos es un gran elo­gio.

 

Sebastián Battaglia un cinco hecho a la medida de Boca.Sebastián Battaglia un cinco hecho a la medida de Boca.

 

En la ca­li­dez de su ca­sa de Vi­lla Mar­te­lli, don­de vi­ve con su es­po­sa Bet­ti­na y la pe­que­ña Ca­mi­la, es­tá flo­re­cien­do un mu­seo per­so­nal.

Un mue­ble es­pe­cial ex­hi­be ca­mi­se­tas de va­rios ad­ver­sa­rios. No fal­tan fo­tos ni las me­da­llas de las cua­tro co­pas in­ter­na­cio­na­les. Y so­bran las ca­mi­se­tas pro­pias car­ga­das de his­to­ria. Es­tá la que uti­li­zó en la fi­nal de la Li­ber­ta­do­res 2000 con­tra el Pal­mei­ras –“La guar­dé co­mo que­dó, trans­pi­ra­da y to­do”– y tam­bién una azul y blan­ca que se pu­so la no­che que Bo­ca ven­ció a Cen­tral y al­can­zó el ré­cord his­tó­ri­co de 40 par­ti­dos in­vic­to.

Pe­ro el imán de las mi­ra­das es el cua­dro don­de es­tá en­mar­ca­da su ca­mi­se­ta y la que usó Sa­vio en la fi­nal In­ter­con­ti­nen­tal 2000 con­tra el Real Ma­drid. Aque­lla fue la no­che de su má­xi­ma con­sa­gra­ción, con­tra­ca­ra de la amar­gu­ra que vi­vi­ría exac­ta­men­te un año des­pués. Has­ta en­ton­ces, su vi­da de­por­ti­va re­co­no­cía un so­lo gol­pe: un bre­ve pa­so por el Ba­da­joz re­gen­tea­do por Mar­ce­lo Ti­ne­lli. Se en­tre­nó fuer­te un mes, pe­ro el téc­ni­co lo col­gó por­que era “de­ma­sia­do jo­ven”. Tu­vo que “ce­le­brar” la Na­vi­dad del 98 so­li­to y so­lo en el co­me­dor de un ho­tel, le­jos de los afec­tos y con la ilu­sión pul­ve­ri­za­da. Pe­ro aho­ra, cuan­do se le pi­de que evo­que un tro­pie­zo, ig­no­ra aque­lla No­che­ma­la en el ar­queo de sus amar­gu­ras. Pe­sa más, mu­cho más, lo que su­ce­dió a la vuel­ta de Ja­pón.

–Me rom­pí los li­ga­men­tos cru­za­dos y es­tu­ve seis me­ses pa­ra­do. Fue un gol­pe du­rí­si­mo. Por suer­te, re­gre­sé a tiem­po pa­ra par­ti­ci­par en la cam­pa­ña de la se­gun­da Li­ber­ta­do­res. Se ve­nía otra vez Ja­pón y es­ta­ba muy en­chu­fa­do. Y en un en­tre­na­mien­to me des­ga­rré el bí­ceps de la pier­na ope­ra­da. Tar­dó mu­chí­si­mo en re­cu­pe­rar­se, ya que de ahí me ha­bían sa­ca­do unos ten­do­nes pa­ra la ope­ra­ción. No ha­bía vuel­ta que dar­le: al par­ti­do con el Ba­yern no lle­ga­ba ni so­ñan­do. Bian­chi me in­vi­tó pa­ra que via­ja­ra igual, pe­ro no qui­se. No me iba a gus­tar ni me­dio en­tre­nar­me al cos­ta­do del gru­po, su­frir el par­ti­do de la pla­tea… Se­gu­ro que me iba a que­rer co­mer a un ja­po­nés… Co­mo sa­bía que no iba a ser una ex­pe­rien­cia pla­cen­te­ra, le agra­de­cí la gen­ti­le­za a Car­los y me que­dé.

–¿Aque­lla frus­tra­ción le da un to­que es­pe­cial a la fi­nal con el Mi­lan?

–Se­gu­ro. Es muy im­por­tan­te ju­gar ese par­ti­do ba­jo cual­quier cir­cuns­tan­cia. Pe­ro yo lo vi­vo con un gus­ti­to es­pe­cial por esa his­to­ria. Me to­có ir una vez y ga­nar, así que es­pe­ro man­te­ner la ra­cha. Es muy lin­do sen­tir­se los me­jo­res del mun­do por un año. Oja­lá ten­ga­mos suer­te.

–¡Las chis­pas que se van a sa­car con Gat­tu­so!

–Je, je… Ese es me­te­dor co­mo no­so­tros, ¿no? Va­mos a ver qué pa­sa ese día.

–¿So­ñás con el par­ti­do?

–Nun­ca es bue­no ju­gar esas fi­na­les an­tes de tiem­po. Por su­pues­to que pen­sar en el 14 de di­ciem­bre pro­vo­ca ilu­sión. Si pa­san un par­ti­do del Mi­lan, miro un ra­to y tra­to de adi­vi­nar có­mo se mue­ven los ju­ga­do­res que va­mos a en­fren­tar. Pe­ro sin exa­ge­rar ni ob­se­sio­nar­me. Aho­ra te­ne­mos la ca­be­za en el Aper­tu­ra y en la Su­da­me­ri­ca­na. Ya lle­ga­rá el tiem­po de ir a To­kio y preo­cu­par­se por el Mi­lan.

–¿Pe­ro no te ima­gi­nás ni un po­qui­to có­mo pue­de ser esa fi­nal?

–To­da­vía no. Ellos tie­nen bue­nos de­lan­te­ros y vo­lan­tes de ca­te­go­ría. Y tra­ba­jan bien el par­ti­do, no se re­la­jan. Aun­que sue­na com­pli­ca­do, nun­ca se sa­be... El Real Ma­drid te­nía un equi­pa­zo, pe­ro no­so­tros nos pu­si­mos 2-0 en sie­te mi­nu­tos y lo pu­di­mos ma­ne­jar. En esas fi­na­les hay que es­tar me­ti­dos al cien por cien­to. Y le­van­tar­se bien ese día.

Por tra­tar­se de un vo­lan­te cu­yo ho­ri­zon­te prio­ri­ta­rio es la con­ten­ción, Bat­ta­glia tie­ne una in­te­re­san­te cuo­ta de gol, pro­duc­to de su acep­ta­ble me­dia dis­tan­cia y de la ap­ti­tud pa­ra el jue­go aé­reo en las pe­lo­tas pa­ra­das. Pe­ro el hin­cha le ad­ju­di­ca cier­to es­tig­ma épi­co por su par­ti­ci­pa­ción es­te­lar en go­les bo­quen­ses que de­ja­ron una hue­lla en la his­to­ria. A Bat­ta­glia le hi­cie­ron el pe­nal que Ri­quel­me trans­for­mó en gol du­ran­te el su­per­clá­si­co de la Li­ber­ta­do­res 2000. Fue Bat­ta­glia quien, mi­nu­tos des­pués, ela­bo­ró la ju­ga­da que fi­na­li­zó en el ci­ne­ma­to­grá­fi­co gol de Pa­ler­mo, la no­che del re­gre­so tras sie­te me­ses de au­sen­cia. Y tam­bién re­sul­tó Bat­ta­glia el hom­bre que edi­fi­có la do­ble pa­red con  Te­vez, en el Mo­rum­bí, pa­ra se­llar el pri­mer tan­to fren­te al San­tos en la fi­nal de la úl­ti­ma Co­pa.

El gesto decidido, el arranque sin freno. Battaglia ya se hizo un lugar en la historia de Boca. Aquí frente a Chicago.

El gesto decidido, el arranque sin freno. Battaglia ya se hizo un lugar en la historia de Boca. Aquí frente a Chicago.

–Es ine­vi­ta­ble re­cor­dar esos mo­men­tos sin emo­cio­nar­se. El gol que hi­zo Car­li­tos en Bra­sil fue in­fer­nal. Nos sa­lió una ju­ga­da im­pre­sio­nan­te, in­creí­ble. Qué lin­do es gri­tar un go­la­zo co­mo ése de­lan­te de tan­tos hin­chas bra­si­le­ños... Pe­ro aquel 3-0 a Ri­ver fue lo má­xi­mo. Pa­re­ció sa­ca­do de una pe­lí­cu­la: có­mo es­ta­ba la can­cha, el ri­val, lo que es­ta­ba en jue­go, la vuel­ta de Mar­tín, su gol, el fes­te­jo… Si uno pu­die­ra vol­ver a vi­vir una no­che, yo ele­gi­ría ésa. Fue una sen­sa­ción muy fuer­te.

–Hoy por hoy, ¿qué dis­tan­cia a Bo­ca del res­to?

–La re­gu­la­ri­dad en el ren­di­mien­to co­lec­ti­vo. Man­te­ner la ba­se fue cla­ve. Lle­ga­ron só­lo tres ju­ga­do­res, que, ade­más, se aco­pla­ron muy rá­pi­do al gru­po. Y el gru­po, jus­ta­men­te, man­tie­ne esa unión que es fun­da­men­tal pa­ra con­se­guir ob­je­ti­vos de­por­ti­vos. To­dos nos sen­ti­mos úti­les, nos to­que es­tar aden­tro o afue­ra de los on­ce.

–¿Ju­gar con Te­vez es ro­bo?

–Es bár­ba­ro, no sé si ro­bo. Le ti­rás la pe­lo­ta y él la aguan­ta, gi­ra co­mo sea, en­gan­cha, de­fi­ne. Es im­por­tan­tí­si­mo pa­ra el equi­po.

–¿Y Bian­chi?

–Tam­bién, ob­vio. Es una gran per­so­na y un téc­ni­co que no te com­pli­ca a la ho­ra de ju­gar. Te da mu­cha con­fian­za. Yo, par­ti­cu­lar­men­te, le es­toy muy agra­de­ci­do. Me dio un gran res­pal­do en el co­mien­zo de la ca­rre­ra, cuan­do en el club to­da­vía no exis­tía el há­bi­to de ban­car a los chi­cos de las in­fe­rio­res. Me pu­so en par­ti­dos muy tras­cen­den­tes, que en­ci­ma se ga­na­ron. No mu­chos ha­cen eso con los pi­bes.

–Ha­blan­do de pi­bes: lla­ma la aten­ción que nun­ca te ha­yan te­ni­do en cuen­ta pa­ra un Ju­ve­nil.

–No sa­bría de­cir­te la cau­sa. De mi edad es­tu­vie­ron Cu­chu Cam­bias­so, Gui­ller­mo Pe­rey­ra… Su­pon­go que fue una cues­tión de gus­tos o que me fal­ta­ría ni­vel pa­ra es­tar. Si bien tu­ve un cre­ci­mien­to pa­re­jo des­de las in­fe­rio­res, sien­to que ma­du­ré mu­chí­si­mo a par­tir del de­but en Pri­me­ra.

–¿Y hoy qué te ge­ne­ra la Se­lec­ción? Ya sa­bés lo que sig­ni­fi­ca es­tar con­vo­ca­do por Biel­sa y aho­ra se te men­cio­na co­mo can­di­da­to pa­ra el par­ti­do con Bo­li­via…

–Esos co­men­ta­rios me ha­cen bien. Es lin­do que te ten­gan en cuen­ta, uno sue­ña con eso. Aun­que só­lo me to­có es­tar en amis­to­sos, de­fen­der la ca­mi­se­ta ce­les­te y blan­ca pro­vo­ca un cos­qui­lleo es­pe­cial. Oja­lá me lle­gue otra chan­ce, ten­go ga­nas de ha­cer­me un lu­gar en la Se­lec­ción. Mien­tras tan­to, es­toy men­ta­li­za­do pa­ra ren­dir al má­xi­mo en Bo­ca.

–¿Cuál es tu am­bi­ción per­so­nal?

–Eso mis­mo: ren­dir­le a Bo­ca. Te­ne­mos tres com­pe­ten­cias por de­lan­te y no po­de­mos aflo­jar ni un ca­chi­to. Se­ría bár­ba­ro con­se­guir las tres co­sas: el úl­ti­mo tor­neo lo­cal lo ga­na­mos en el 2000, la Su­da­me­ri­ca­na es una lin­da Co­pa, y la In­ter­con­ti­nen­tal ni ha­blar… Pe­ro co­mo ya ga­na­mos la Li­ber­ta­do­res, me con­for­mo con que pe­gue­mos una más.

–¿La In­ter­con­ti­nen­tal?

–¿Pa­ra qué ele­gir? Una más, la que Dios quie­ra....

 

 

Gustos son gustos

 

Maradona.

Maradona.

 

En su menú preferido no pueden faltar las milanesas con puré y el helado de dulce de leche.

En la concentración, mata el tiempo jugando al PlayStation.

Su ídolo es Maradona. Y hoy considera a Ronaldo como el mejor jugador del mundo.

No tiene cábalas, usa perfumes de Hugo Boss y elige a Pinamar para las vacaciones.

 

Se dice de mi

 

ANTONIO RATTIN

“Es un fiel exponente de la mística xeneize. Me veo reflejado en él. Juega en cualquier sector y llega al gol. Lo quiero en Boca por muchos años más.”

 

Rattín.

Rattín.

 

 

RUBEN SUÑE

“Tiene condiciones para convertirse en uno de los volantes históricos del club. Una de sus principales virtudes es su gran capacidad de quite.”

 

Suñé.

Suñé.

 

 

CHICHO SERNA

“Tiene personalidad, defiende como un león y es agresivo con la pelota. Lo veo en constante crecimiento, posee jerarquía internacional.”

 

Serna.

Serna.

 

 

 

Por Elías Perugino (2003).

Temas en esta nota:

Imagen de 2013. Pedro Monzón 100x100
Las Entrevistas de El Gráfico

2013. Pedro Monzón 100x100

Las cien respuestas de Pedro Damián Monzón. Brilló en Huracán. Fue multicampeón con Independiente y subcampeón mundial en la selección. Un luchador en la cancha y en la vida.

Imagen de 1981. Patoruzú llegó a la Selección
Las Entrevistas de El Gráfico

1981. Patoruzú llegó a la Selección

Corre, quita, define… Víctor Hugo Heredia, uno de los nuevos que convocó Menotti. Comparte la alegría junto con su familia y amigos, pero también sabe de la exigencia que implica esta convocatoria.

DEJÁ TU COMENTARIO