Las Entrevistas de El Gráfico

2008. Pases de magia

Por Redacción EG · 07 de febrero de 2020

D´Alessandro volvió al fútbol argentino con el talento intacto y un plus de experiencia. Se ilusionaba con dejar huella en San Lorenzo. Admira a Bielsa, respeta a Ramón y le pega duro a Pekerman: “No me fue de frente“.

Ra­món Díaz to­mó a Ra­fael Sa­vi­no del hom­bro y lo in­vi­tó a ca­mi­nar con la par­si­mo­nia de dos ami­gos. A ca­da pa­so, la char­la iba co­bran­do in­ti­mi­dad, has­ta que el Pe­la­do sol­tó la fra­se que le in­te­re­sa­ba ino­cu­lar.

-Pre­si, hay que po­ner­la to­da pa­ra traer a D'A­les­san­dro...

 

Junto a Ramón Díaz, quien lo pidió en San Lorenzo.

Junto a Ramón Díaz, quien lo pidió en San Lorenzo.

 

Pues­to a di­se­ñar la ver­sión 2008 de San Lo­ren­zo, la vi­sión in­fra­rro­ja de Ra­món re­ver­de­ció las ac­cio­nes po­ten­cia­les de una fi­gu­ra que na­ve­ga­ba en el se­gun­do pla­no del ol­vi­do me­diá­ti­co, pe­ro que de nin­gu­na ma­ne­ra ha­bía de­va­lua­do su je­rar­quía. Mien­tras la ma­yo­ría del am­bien­te tra­za­ba un diag­nós­ti­co de­sa­len­ta­dor en ba­se a al­gún da­to con­cre­to ­–por ejem­plo, que D'A­les­san­dro so­lo ha­bía ju­ga­do 266 mi­nu­tos en el se­mes­tre pa­sa­do–, el Pe­la­do, fiel a su per­fil ju­ga­do­ris­ta, ejer­ci­ta­ba la me­mo­ria e ini­cia­ba su cam­pa­ña pro­se­li­tis­ta pa­ra que le tra­je­ran lo que, li­sa y lla­na­men­te, po­dría de­fi­nir­se co­mo un crack.

Más que vi­drie­ra, Wolfs­bur­go, Ports­mouth y Za­ra­go­za fue­ron un biom­bo pa­ra la vis­ta del afi­cio­na­do ar­gen­ti­no. Pe­ro Ra­món te­nía cla­ro por quién pe­día que la pu­sie­ran “to­da”.

Orfebre del re­cur­so téc­ni­co que Cha­cho Cou­det bau­ti­zó co­mo “La Bo­ba”, es­te D'A­les­san­dro era el mis­mo D'A­les­san­dro que una vez hi­zo po­ner de acuer­do al agua y al acei­te: “Es el me­jor ju­ga­dor de la Ar­gen­ti­na”, di­je­ron al uní­so­no… ¡Ma­ra­do­na y Pe­lé! Era el D'A­les­san­dro que Mar­ce­lo Biel­sa eli­gió co­mo spa­rring de la Se­lec­ción en 1999, an­tes de que de­bu­ta­ra en la pri­me­ra de Ri­ver, y al que lue­go le con­fió el rol de con­duc­tor pa­ra su se­gun­do ci­clo en la Ma­yor. El des­ti­na­ta­rio de un pi­ro­po de Ga­briel Ro­drí­guez –“Tie­ne el 10 de Ri­ver ta­tua­do en la es­pal­da”–, cuan­do lo des­cu­brió en el baby de Es­tre­lla de Mal­do­na­do y lo re­clu­tó pa­ra la ban­da. El ne­ne que, a los 10 años, es­cu­cha­ba ex­ta­sia­do los con­se­jos sa­bios de don Adol­fo Pe­der­ne­ra. El chi­co que fue re­ve­la­ción y Ba­lón de Pla­ta en el Mun­dial Sub 20 de Ar­gen­ti­na 2001. Uno de los hé­roes que se col­gó la pri­me­ra me­da­lla do­ra­da olím­pi­ca del fút­bol ar­gen­ti­no en Ate­nas 04. Aquel pi­be que se pro­bó du­ran­te diez días en el West Ham, en fe­bre­ro de 2001, y que de­to­nó el la­men­to del téc­ni­co Harry Redk­napp: “No en­tien­do có­mo un equi­po in­glés se pri­va de com­prar al nue­vo Ma­ra­do­na por no gas­tar cin­co mi­llo­nes de dó­la­res”. El ta­len­to des­lum­bran­te que mo­ti­vó una cam­pa­ña de los hin­chas de la Ju­ven­tus, com­pro­me­ti­dos a de­po­si­tar 18 dó­la­res ca­da uno pa­ra jun­tar el di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra ad­qui­rir su pa­se, que lue­go se frus­tró. Una de las fi­gu­ras en el par­ti­do de me­gaes­tre­llas por el cen­te­na­rio de Real Ma­drid. El mu­cha­cho al que En­zo Fran­ces­co­li le di­jo: “Me hu­bie­ra gus­ta­do ju­gar con vos”.

Con su ídolo. Posando con el Príncipe Francescoli en 1996, cuando fue alcanzapelotas.

Con su ídolo. Posando con el Príncipe Francescoli en 1996, cuando fue alcanzapelotas.

Una, dos, tres ve­ces se lo di­jo Ra­món en aque­lla ca­mi­na­ta: “Pre­si, hay que po­ner­la to­da pa­ra traer a D'A­les­san­dro”. Y el pre­si le cum­plió.

-¿Eso te ge­ne­ra una res­pon­sa­bi­li­dad ma­yor?

-No, lo to­mo con na­tu­ra­li­dad. Se­gu­ro que le di­jo lo mis­mo cuan­do pi­dió a Ber­ges­sio y a Pla­cen­te. No es fá­cil traer ju­ga­do­res de afue­ra, y San Lo­ren­zo lo hi­zo. Se ju­gó en­te­ro.

-¿Qué te di­jo Ra­món pa­ra con­ven­cer­te?

-Lo más im­por­tan­te fue mi de­ci­sión. Que­ría vol­ver un tiem­po a la Ar­gen­ti­na y re­to­mar el gus­ti­to por el fút­bol. En Za­ra­go­za no ju­ga­ba to­do lo que de­sea­ba y jus­to apa­re­ció San Lo­ren­zo. Me se­du­jo la idea de su­mar­me a un gran equi­po. Y la pre­sen­cia de Ra­món fue un plus. Es un téc­ni­co que me va­lo­ra y al que res­pe­to mu­cho. No ne­ce­si­tó de­cir­me na­da es­pe­cial. Las pie­zas del rom­pe­ca­be­zas se jun­taron solas.

-¿Có­mo fue eso?

-Gus­ta­vo Mas­car­di, mi re­pre­sen­tan­te, me ha­bía acer­ca­do ofer­tas de va­rios paí­ses, pe­ro mi mu­jer es­tá em­ba­ra­za­da (pronto lle­ga­rá San­ti­no D'A­les­san­dro) y que­ría que mi hi­jo na­cie­ra en la Ar­gen­ti­na. A eso se su­mó la po­si­bi­li­dad de ju­gar con con­ti­nui­dad, el pro­yec­to de San Lo­ren­zo, la apa­ri­ción de Ra­món, la bue­na sin­to­nía con el gru­po em­pre­sa­rio de Mar­ce­lo Ti­ne­lli y Gus­ta­vo Ran­nuc­ci… Me ce­rra­ba des­de to­do pun­to de vis­ta y no me equi­vo­qué. Hoy mi se­ño­ra es­tá tran­qui­la y yo soy fe­liz en San Lo­ren­zo.      

-¿Los di­ri­gen­tes de Ri­ver hi­cie­ron un es­fuer­zo real pa­ra traer­te o fue una pues­ta en es­ce­na pa­ra de­jar con­for­mes a los hin­chas?

-El es­fuer­zo lo hi­zo San Lo­ren­zo y el gru­po em­pre­sa­rio. Ra­fa Sa­vi­no se mo­vió y via­jó por to­dos la­dos. Me ca­yó muy bien que se ha­ya preo­cu­pa­do tan­to por al­guien que, en de­fi­ni­ti­va, no era del ri­ñón del club. Ese in­te­rés me hi­zo sen­tir có­mo­do des­de el pri­mer mi­nu­to.

 

Primer choque contra River, marcado por Fernández.

Primer choque contra River, marcado por Fernández.

 

Ese ins­tan­te bau­tis­mal fue al me­dio­día del 7 de fe­bre­ro. Ocho­cien­tos hin­chas asis­tie­ron a su pre­sen­ta­ción en el Nue­vo Ga­só­me­tro, ba­jo el slo­gan “D'A­le­san­lo”, in­ge­nio­sa fu­sión de su ape­lli­do con el gri­to de gue­rra azul­gra­na. Des­de en­ton­ces, el vér­ti­go y las sen­sa­cio­nes ex­tre­mas con­di­men­ta­ron cua­tro me­ses que pa­re­cie­ron un año. Por el arran­que de­cep­cio­nan­te del equi­po y por la re­mon­ta­da es­pec­ta­cu­lar. Por la ilu­sión del de­but y por la le­sión im­pia­do­sa en el Mo­nu­men­tal. Por la an­gus­tia de la re­ha­bi­li­ta­ción y por el re­gre­so a pu­ro fút­bol.

“El grupo siem­pre mantuvo la tranquilidad. No se da­ban los re­sul­ta­dos, pe­ro el jue­go es­ta­ba. Las du­das no fue­ron nues­tras, si­no del en­tor­no. Se ha­bía re­for­za­do la ba­se del equi­po cam­peón, ha­bía una ex­pec­ta­ti­va enor­me y la desilusión era en­ten­di­ble. Pe­ro los par­ti­dos nos fue­ron dan­do la ra­zón y nos pu­si­mos en ca­rre­ra. En lo per­so­nal sen­tí un po­co el cam­bio, al­go ló­gi­co cuan­do ve­nís de Eu­ro­pa sin pre­tem­po­ra­da. Allá no se ha­ce na­da pa­ra las fies­tas, se pa­ra el tor­neo y chau; en­ton­ces arran­qué un po­co más aba­jo en lo fí­si­co. En­ci­ma me le­sio­né y se me hi­zo cues­ta arri­ba”, di­ce el hom­bre de los ocho ta­tua­jes, los pe­los bar­ni­za­dos en gel y la ro­pa ca­sual Adi­das. La le­sión no fue una “na­na” cual­quie­ra, si­no un des­ga­rro en el ama­ne­cer del clá­si­co con Ri­ver, la tar­de en que ju­ga­ba con una lu­pa ki­lo­mé­tri­ca so­bre su ca­be­za. “Si ha­bía un par­ti­do en que que­ría rom­per­me el al­ma pa­ra ga­nar, era ese, pe­ro jus­to me ven­go a le­sio­nar a los diez mi­nu­tos… A la gen­te de San Lo­ren­zo la en­ten­dí per­fec­ta­men­te. Si hu­bie­ra es­ta­do en la po­pu­lar, tam­bién habría pen­sa­do: 'Es­te se bo­rró'. Des­pués se com­pro­bó el desgarro y que­dó to­do bien”.

 

En Jorge Newbery, su segundo club de la niñez.

En Jorge Newbery, su segundo club de la niñez.

 

Mé­to­dos cien­tí­fi­cos y re­bus­ques eso­té­ri­cos se ar­ti­cu­la­ron pa­ra la re­cu­pe­ra­ción. El doc­tor Ra­fael Giu­liet­ti le tra­tó el is­quio­ti­bial de­re­cho, con una no­ve­do­sa téc­ni­ca in­va­si­va­: ”Le ex­tra­ji­mos san­gre, la pre­pa­ra­mos en for­ma de pla­que­ta de cre­ci­mien­to y se la vol­vi­mos a in­yec­tar”. A la vez, una fa­ná­ti­ca se­xa­ge­na­ria, Ro­sa Li­bo­na­to, le ti­ró agua ben­di­ta en la zo­na de la le­sión y le re­ga­ló un fras­co de ese lí­qui­do ce­les­tial. Por una co­sa, por otra o por las dos, se cu­ró, vol­vió y la rom­pió. “Me pu­se a to­no –di­ce el zur­do que cal­za 39- y fui de me­nor a ma­yor, co­mo me gus­ta a mí, co­mo fue to­da mi ca­rre­ra”.

Nació el 15 de abril de 1981 en el Sanatorio Lavalle, en Capital Federal. Ariano de ley.

Nació el 15 de abril de 1981 en el Sanatorio Lavalle, en Capital Federal. Ariano de ley.

-Eso sue­na ex­tra­ño. Acá te­ne­mos la sen­sa­ción de que en Eu­ro­pa te di­luis­te y que vol­vés pa­ra re­cu­pe­rar el te­rre­no per­di­do.

-Yo no lo veo así. Qui­zás me per­die­ron el ras­tro,  por­que las no­ti­cias de clu­bes chi­cos y me­dia­nos -co­mo son los clubes donde ju­gué- no lle­gan tan­to co­mo las de un gran­de. En nin­gún mo­men­to sen­tí que me des­va­lo­ri­za­ba fut­bo­lís­ti­ca­men­te. Al con­tra­rio, fui dan­do pa­sos que me hi­cie­ron cre­cer co­mo ju­ga­dor. Tra­té de evi­tar el con­for­mis­mo y creo que lo lo­gré. 

-A ver, re­pa­se­mos tus eta­pas: Wolfs­bur­go.

-Lle­gué al fút­bol ale­mán cuan­do po­cos pen­sa­ban que po­día ren­dir allí. Hi­ci­mos la me­jor cam­pa­ña del club. Es­tu­vi­mos 17 fe­chas pri­me­ros con Erik Ge­rets de téc­ni­co, pe­ro el plan­tel no era tan nu­me­ro­so co­mo pa­ra pe­lear al mis­mo tiem­po el tor­neo y la In­ter­to­to, don­de lle­ga­mos a se­mi­fi­na­les. Pa­ra mí hu­bie­ra si­do muy fá­cil que­dar­me ha­cien­do la plan­cha en Wolfs­bur­go. Fui el pa­se más ca­ro de la his­to­ria del club, la gen­te me ama­ba y me da­ban to­do. Pa­sé dos años y me­dio muy lin­dos, pe­ro de­ci­dí ir­me en bus­ca de un de­sa­fío fut­bo­lís­ti­co que me mo­ti­va­ra más.

-Y apa­re­ció el Ports­mouth.

-Un de­sa­fío tre­men­do, con mu­chí­si­ma an­gus­tia y pre­sión. Fui por seis me­ses, a en­ca­rar una si­tua­ción in­co­mo­dí­si­ma. Cuan­do lle­gué es­tá­ba­mos an­teúl­ti­mos y a on­ce pun­tos de la sal­va­ción del des­cen­so. En­ci­ma nos fal­ta­ba ju­gar con Chel­sea, Ar­se­nal, Li­ver­pool…

-¿No fue una lo­cu­ra su­bir­te a ese bar­co?

-No. Significaba ju­gar en la Pre­mier Lea­gue, un pri­vi­le­gio que no me qui­ta na­die. Y tam­bién fui por­que el téc­ni­co me hi­zo un gui­ño: “Ve­ní que vas a ju­gar, te ne­ce­si­to en el equi­po“. Me pu­so to­das las fi­chas. Na­die creía en no­so­tros, pe­ro me­ti­mos va­rios triun­fos de vi­si­tan­te y lle­ga­mos a la úl­ti­ma fe­cha con la po­si­bi­li­dad de sal­var­nos si le ga­ná­ba­mos al Wi­gan en Man­ches­ter. Via­ja­ron 8.000 hin­chas pa­ra alen­tar­nos, ga­na­mos 2-1 y za­fa­mos. Fue un mo­men­to inol­vi­da­ble, her­mo­so. Sen­tí al­go pa­re­ci­do a cuan­do fui cam­peón con Ri­ver o con la Se­lec­ción. En Ports­mouth tam­bién de­jé una bue­na ima­gen, la gen­te me re­cuer­da con ca­ri­ño.

-En Za­ra­go­za te cos­tó más.

-No to­do fue co­lor de ro­sa, pe­ro den­tro del año y me­dio que es­tu­ve, el pri­me­ro resultó es­pec­ta­cu­lar. Ju­gar en la Li­ga Es­pa­ño­la fue un sue­ño cum­pli­do. La veía por la te­le de chi­qui­to y siem­pre qui­se es­tar. Es un fút­bol muy lin­do y com­pe­ti­ti­vo, tie­ne a los me­jo­res ju­ga­do­res del mun­do. Lle­gué a prés­ta­mo -que es lo mis­mo que de­cir a prue­ba- y el due­ño del equi­po, Aga­pi­to Igle­sias, me com­pró el pa­se a fin de tem­po­ra­da; eso al­go quie­re de­cir. El pri­mer año en­tra­mos a la Co­pa UE­FA, le ga­na­mos al Real y al Bar­ce­lo­na, ju­gué 36 de los 38 par­ti­dos, cre­cí fut­bo­lís­ti­ca­men­te ocu­pan­do otras po­si­cio­nes del me­dio­cam­po, no me en­ca­si­llé co­mo en­gan­che, así que to­do bien…

Rizos de oro. Lanas al viento. Papá Eduardo ya le había puesto ¨Cabezón¨.

Rizos de oro. Lanas al viento. Papá Eduardo ya le había puesto ¨Cabezón¨.

-¿Y por qué se pro­du­jo la caí­da tu­ya y del equi­po en el se­gun­do año?

-Cuan­do ha­cés al­go que fun­cio­na, es muy di­fí­cil y po­co acon­se­ja­ble mo­di­fi­car­lo. Si un sis­te­ma te lle­vó a la UE­FA, hay que sos­te­ner­lo y me­jo­rar­lo, pe­ro no cam­biar­lo. Víc­tor Fer­nán­dez, el téc­ni­co, cam­bió la idea. Qui­so ju­gar con un so­lo en­gan­che y no­so­tros ve­nía­mos acos­tum­bra­dos a ju­gar con cua­tro en el me­dio, aun­que dos éra­mos Pa­bli­to Ai­mar y yo, que ge­ne­rá­ba­mos jue­go. Qui­so cam­biar de gol­pe y lo su­frí yo, por­que tu­vo que sa­car a uno y me to­có a mí. No me creo in­to­ca­ble, no soy ni el me­jor ni el peor, pe­ro ha­bía he­cho los mé­ri­tos pa­ra es­tar en­tre los on­ce que arran­ca­ban el se­gun­do año. No que­ría que me re­ga­la­ran na­da, me lo ha­bía ga­na­do. Esa sa­li­da me shoc­keó, per­dí mi­nu­tos de jue­go y la re­la­ción con el téc­ni­co fue de­ca­yen­do. Ahí se me cru­zó la idea de cam­biar de ai­re y vol­ver a la Ar­gen­ti­na.

-¿En cuán­to in­flu­yó la pe­lea con Ai­mar?

-En na­da. Fue una dis­cu­sión que ter­mi­nó a los dos mi­nu­tos, co­mo po­dés dis­cu­tir vos con un com­pa­ñe­ro de la­bu­ro o co­mo las aga­rra­das que ten­go con mis ami­gos, que si­guen sien­do mis ami­gos por­que el sen­ti­mien­to no cam­bia. Los que di­cen a to­do que sí, tie­nen al­go de fal­se­dad. Con Pa­bli­to dis­cu­ti­mos por­que so­mos ti­pos de ca­rác­ter, na­da más. Con él es­tá to­do más que bien, nos ha­bla­mos se­gui­do, es ami­go.

En las inferiores de River, al lado de Javier Saviola, su gran amigo.

En las inferiores de River, al lado de Javier Saviola, su gran amigo.

Ami­go, pe­ro ami­go-ami­go, es el Co­ne­ji­to Sa­vio­la. Siem­pre com­par­tie­ron to­do: va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res, ilu­sio­nes in­fan­ti­les, an­sie­da­des ado­les­cen­tes y sue­ños de cam­peón. Cre­cie­ron jun­tos y se vol­vie­ron car­ne y uña en las in­fe­rio­res de Ri­ver, cuan­do se co­mían el ban­co por­que eran pul­gui­tas en com­pa­ra­ción con sus com­pa­ñe­ros. “Son muy chi­qui­tos, tie­nen que cre­cer, nos de­cían. El úni­co que se ani­mó a po­ner­me fue Gor­di­llo, en Quin­ta. Los otros no se ju­ga­ban. Al Ta­pón siem­pre le es­ta­ré agra­de­ci­do, igual que a Eduar­do Abra­ha­mian, que me su­po lle­var en in­fan­ti­les, y al vie­jo Jo­sé Cur­ti, que se pa­sa­ba el día en Ri­ver y nos cui­da­ba a to­dos los pi­bes”, re­flo­ta An­drés. A la dis­tan­cia, D'A­les­san­dro pal­pi­ta el cu­rio­so pe­re­gri­nar de Sa­vio­la, que deam­bu­la de club en club con ac­tua­cio­nes acep­ta­bles, pe­ro sin afir­mar­se en nin­gu­no. “Ja­vier rin­dió en to­dos la­dos, eso es­tá cla­ro. Siem­pre le di­go que te­ne­mos edad pa­ra ju­gar. Cuan­do le apa­re­ció la po­si­bi­li­dad del Real Ma­drid se­ ce­rró un po­co. Ve­nía de tiem­pos di­fí­ci­les en el Bar­ce­lo­na,  no eva­luó otras ofer­tas y lo to­mó co­mo una re­van­cha. In­ti­ma­men­te, se di­jo “Aho­ra voy al Ma­drid y la rom­po“. Pe­ro el Real es un club di­fí­cil pa­ra ju­gar, hay unos mons­truos bár­ba­ros y cues­ta ha­cer­se un lu­gar, así seas una fi­gu­ra. A mí me hu­bie­ra gus­ta­do ver­lo con no­so­tros en el Za­ra­go­za, se lo di­je en su mo­men­to y has­ta Pa­blo lo ha­bló con él. Pe­ro el Real lo vol­vió lo­co en el buen sen­ti­do. Me gus­ta­ría que ju­ga­ra más, es un fe­nó­me­no”,  re­mar­ca so­bre el Pi­bi­to, su so­cio es­te­lar en el Mun­dial Sub 20 del 2001.

En el jardín. Lo hizo en la escuela Provincia de Mendoza, como la primaria.

En el jardín. Lo hizo en la escuela Provincia de Mendoza, como la primaria.

-¿Ese tor­neo cam­bió tu vi­da?

-Sí. El Mun­dial Sub 20 y Mar­ce­lo Biel­sa, que me lle­vó de spa­rring de la Ma­yor an­tes de que me de­sig­na­ran en el Ju­ve­nil. Eso me ayu­dó una bar­ba­ri­dad. Ima­gi­na­te: ju­ga­ba en in­fe­rio­res y me en­tre­na­ba con la Se­lec­ción. Ese ro­ce fue fun­da­men­tal pa­ra mi des­pe­gue.

-Des­pués de ha­ber si­do cla­ve en el Sub 20, ¿te sor­pren­dió que Pe­ker­man te die­ra po­cas po­si­bi­li­da­des en la Ma­yor?

-Me sor­pren­dió que Pe­ker­man no me fue­ra de fren­te, no que me die­ra po­cas opor­tu­ni­da­des; por­que los téc­ni­cos tie­nen sus gus­tos y sus ju­ga­do­res, al­go que no sé si com­par­to, pe­ro acep­to. Sien­to que me lla­mó en al­gu­nos par­ti­dos por­que ve­nía ju­gan­do siem­pre con Biel­sa y no le que­da­ba otra. Me con­vo­có co­mo pa­ra po­der de­cir “Lo lla­mé”, pe­ro des­pués me ba­jó la ca­ña sin ex­pli­car­me na­da.

-Si te de­cía que optaba por otro, te la ban­ca­bas.

-Sí, que me di­je­ra: “No te voy a te­ner en cuen­ta”.

-So­lo eso.

-Na­da me­nos que eso. ¿Por qué Biel­sa es tan di­fe­ren­te?

Campañón en Jorge Newbery, hicieron 59 puntos sobre 60 posibles.

Campañón en Jorge Newbery, hicieron 59 puntos sobre 60 posibles.

-Ni idea, de­ci­lo vos.

-Por­que va de fren­te, por­que ha­bla siem­pre con el ju­ga­dor. Si no vas a ju­gar, te lla­ma y te lo ex­pli­ca. Con­mi­go lo hi­zo va­rias ve­ces. Hu­bo par­ti­dos de Eli­mi­na­to­rias en los que no ju­gué, pe­ro igual es­ta­ba con­ten­to por­que el ti­po me va­lo­ra­ba. Tal vez no en­ca­ja­ba en al­gún par­ti­do por­que él te­nía pen­sa­da una tác­ti­ca en base a un ju­ga­dor de otra ca­rac­te­rís­ti­ca. Pe­ro ve­nía y ha­bla­ba. Si ha­bía al­go pa­ra co­mu­ni­car, no­so­tros sa­bía­mos que Mar­ce­lo nos en­ca­ra­ba. Fi­ja­te que es uná­ni­me: los ju­ga­do­res que di­ri­gió ha­blan bien de él. A mí me mo­les­tó que Pe­ker­man no me fue­ra de fren­te. Y soy cons­cien­te de que, si no se le­sio­na­ba Li­vio Prie­to a úl­ti­mo mo­men­to, el Mun­dial Sub 20 tam­po­co lo ju­ga­ba, y mi his­to­ria no se­ría la que es. Me ayu­dó la suer­te y el des­ti­no. Si no, Pe­ker­man tam­bién me de­ja­ba afue­ra de ese Mun­dial.

-Cual­quie­ra di­ría que D'A­les­san­dro era un ju­ga­dor de Pe­ker­man, pe­ro na­da que ver…

-No me con­si­de­ro un ju­ga­dor de Pe­ker­man. Si ten­go que ha­blar de Se­lec­ción, di­go Biel­sa. Siem­pre a tí­tu­lo per­so­nal, por­que no se pue­de cues­tio­nar na­da de lo que hi­zo Jo­sé con los Ju­ve­ni­les. To­do lo ga­nó bien y no soy quién pa­ra juz­gar­lo. Pe­ro a ni­vel per­so­nal nom­bro a Biel­sa. Te re­pi­to: en el Sub 20 que­da­ba afue­ra y en la Ma­yor, des­pués de tan­to ju­gar con Mar­ce­lo, no me dio la opor­tu­ni­dad de de­fen­der mi lu­gar.

-¿Tu­vis­te al­gu­na es­pe­ran­za de es­tar en Ale­ma­nia 2006?

-Nooo… Las per­dí bas­tan­te an­tes de la con­vo­ca­to­ria fi­nal. Mi úl­ti­mo par­ti­do en la Se­lec­ción fue en Bu­da­pest, con­tra Hun­gría, el día que de­bu­tó Mes­si y ga­na­mos uno a ce­ro. An­tes del par­ti­do, me aga­rra­ron Jo­sé y Hu­go (To­ca­lli) y me di­je­ron que ha­bía mu­chos ju­ga­do­res, que te­nía una chance, que las opor­tu­ni­da­des no so­bra­ban… Una char­la que el ju­ga­dor ya sa­be por dón­de vie­ne. Ju­gué muy bien y vol­vie­ron a ha­blar­me des­pués del par­ti­do: “Nos gus­tó có­mo ju­gas­te, po­dés ser útil por de­re­cha, por iz­quier­da o co­mo en­gan­che…”. Me pu­se con­ten­to, pen­sé que te­nía po­si­bi­li­da­des, pe­ro nun­ca más me lla­ma­ron, nun­ca más me ha­bla­ron; nun­ca más, na­da.

En Estrella de Maldonado, el paso previo a River. También jugó en Racing (VP) y en Parque.

En Estrella de Maldonado, el paso previo a River. También jugó en Racing (VP) y en Parque.

-¿Fue du­ro ver el Mun­dial de afue­ra?

-Du­rí­si­mo. Es la asig­na­tu­ra pen­dien­te de mi ca­rre­ra. Po­dría ha­ber es­ta­do, aun­que fuera co­mo in­te­gran­te del plan­tel, lo cual es un or­gu­llo pa­ra un país co­mo el nues­tro, al que le so­bran ju­ga­do­res. Ser par­te no es lo mis­mo que mi­rar­lo de afue­ra.

-¿Con Ba­si­le te sen­tís en ca­rre­ra?

-Es­toy tra­ba­jan­do pa­ra eso y las con­di­cio­nes es­tán: Ba­si­le mi­ra a los mu­cha­chos del fút­bol lo­cal y le gus­ta ju­gar con en­gan­che, ten­go con­ti­nui­dad en un club im­por­tan­te, es­toy en una bue­na edad, 26 años… Oja­lá se me dé.

 

Confirmado: D’Alessandro la rompe. Aquí están las pruebas.

Confirmado: D’Alessandro la rompe. Aquí están las pruebas.

 

Cin­co años des­puEs de emi­grar, D'A­les­san­dro no en­con­tró una Ar­gen­ti­na muy di­fe­ren­te a la que de­jó. “No sien­to nin­gu­na me­jo­ría. Me po­ne muy mal la in­se­gu­ri­dad y que mu­cha gen­te no ten­ga pa­ra co­mer. No ne­ce­si­to ver­lo por te­levisión, lo pal­po to­dos los días con mis ami­gos, que la re­man co­mo lo­cos y no pu­eden cre­cer económicamente“, di­ce An­drés, que año­ra aquel chi­co que fue.

“Ex­tra­ño ju­gar a la pe­lo­ta en la ca­lle. Hoy los chi­cos no pue­den ha­cer­lo por la in­se­gu­ri­dad. En el fu­tu­ro me gus­ta­ría en­ca­rar al­gún pro­yec­to pa­ra ellos. Al­gu­na vez tu­ve una es­cue­li­ta de fút­bol y me en­can­tó. Fue un volver a vivir. Sa­lí de un club de ba­rrio y ten­go un gran ca­ri­ño por la gen­te que me for­mó, sé lo lin­do que es dis­fru­tar de un lu­gar pa­ra ju­gar li­bre­men­te con los amigos. Tuve esa oportunidad, pese a que mis vie­jos eran la­bu­ran­tes comunes y corrientes. No na­cí en una cu­na de oro, tra­ba­jé co­mo cual­quie­ra”, di­ce el Ca­be­zón, ágil re­par­ti­dor de piz­zas en dos lo­ca­les de La Pa­ter­nal du­ran­te su épo­ca de es­tu­dian­te se­cun­da­rio y ju­ga­dor de in­fe­rio­res. “Li­ga­ba bue­nas pro­pi­nas por­que la gen­te me co­no­cía del ba­rrio”, son­ríe con fres­cu­ra el es­po­so de Eri­ka y pa­pá de Mar­ti­na, el ti­po que se des­ve­la es­pe­ran­do la lle­ga­da de San­ti­no y de­fi­ne a la pa­ter­ni­dad co­mo “una responsabilidad“ y, a la vez, “lo más lin­do del mun­do”.

-¿Qué sue­ño te que­da por cum­plir?

-Fut­bo­lís­ti­co, ju­gar un Mun­dial de ma­yo­res. Y en la vi­da, na­da. Pu­de dar­les bie­nes­tar a mis vie­jos, es­toy for­man­do mi pro­pia fa­mi­lia y ha­go lo que me gus­ta. Mi pa­pá que­ría que fue­ra ju­ga­dor, pe­ro yo tam­bién quería. Hoy se ins­ta­ló la lo­cu­ra de ju­gar pa­ra sal­var a la fa­mi­lia; aunque si el pi­be no na­ce con el gus­ti­to por el fút­bol, no hay pre­sión familiar que val­ga. Mi vie­jo que­ría que fue­ra fut­bo­lis­ta, pe­ro yo na­cí con el don.

-¿Y si tu hi­jo na­ce con el don?

-Me voy a sentir fe­liz, pe­ro lo im­por­tan­te es que sea lo que él quie­ra ser.

 

El Cabezón en la redacción de El Gráfico.

El Cabezón en la redacción de El Gráfico.

 

Enganchate

¿Ar­gen­ti­na es el úl­ti­mo re­fu­gio de los en­gan­ches? Res­pon­de D’Alessandro: “Pue­de ser. Es di­fí­cil encontrar un equipo con en­gan­che de­fi­ni­do en Eu­ro­pa. Lo hi­zo Vi­lla­rreal con Ri­quel­me, pe­ro ya no; pe­se a que Pe­lle­gri­ni tie­ne enganches en el plan­tel. Usan vo­lan­tes ar­ma­do­res, aun­que no co­mo un diez. Ai­mar y yo, yendo por de­re­cha e iz­quier­da, lo hi­ci­mos en Za­ra­go­za. En Eu­ro­pa ja­más me cru­cé con un téc­ni­co que qui­sie­ra li­mi­tar­me la crea­ti­vi­dad. Ni en el Ports­mouth, que te­nía la so­ga al cue­llo. En Wolfs­bur­go fue don­de más me res­pe­ta­ron la po­si­ción. Tu­ve cua­tro téc­ni­cos y to­dos me usa­ron de en­gan­che”.

 

 

Por Elías Perugino (2008).

Fotos: Jorge Dominelli y Archivo El Gráfico.

Temas en esta nota:

Imagen de 2008. “De Boca se extraña todo“
Las Entrevistas de El Gráfico

2008. “De Boca se extraña todo“

El Cata Díaz llevaba un año lejos de Boca, jugaba en el Getafe donde la realidad es totalmente diferente. En esta entrevista se abre y habla de la Selección y su familia.

Imagen de 2008. Magia y veneno
Las Entrevistas de El Gráfico

2008. Magia y veneno

Aléxis Sánchez se gano a los hinchas de River con su habilidad, llena de fantasia para quienes lo disfrutan y tremendamente dolorosa para quienes lo sufren. Afuera de la cancha es superprofesional y muy tímido.

DEJÁ TU COMENTARIO