Las Entrevistas de El Gráfico

2006. Kun Agüero: “Siempre voy a gambetear”

Por Redacción EG · 26 de diciembre de 2019

El Kun estaba a punto de iniciar su recorrido europeo, asegura que no renunciará a sus armas históricas a pesar de los defensores duros y gigantes que lo esperan.

El gi­gan­te dor­mi­do de­po­si­tó su fe res­que­bra­ja­da en el chi­qui­tín des­pier­to.

Car­gó en la mo­chi­la los diez años sin tí­tu­los, los seis sin cru­zar la fron­te­ra de Es­pa­ña, la úni­ca li­ga con­quis­ta­da de las úl­ti­mas 29, el opro­bio­so des­cen­so, el más opro­bio­so cuar­to pues­to en se­gun­da que le pro­lon­gó por otro año su es­ta­día en las pro­fun­di­da­des del in­fier­no, los ocho clá­si­cos sin ven­cer al Ma­drid, los nom­bres ru­ti­lan­tes que in­vi­ta­ron a la es­pe­ran­za y re­tri­bu­ye­ron con frus­tra­cio­nes, los Al­ber­ti­ni, Vie­ri, Ju­nin­ho, la segunda vez del Cholo, Car­li­tos Bian­chi, el or­gu­llo de ser la hin­cha­da más se­gui­do­ra y fiel de Es­pa­ña, la pa­sión re­ci­cla­da...

Y to­do el pa­que­ti­to re­sul­ta que aho­ra re­po­sa, a pe­sar de los es­fuer­zos de la co­mu­ni­dad col­cho­ne­ra pa­ra que así no ocu­rra, en las es­pal­das de es­te duen­de de 172 cen­tí­me­tros al que apo­dan Kun y que trans­mi­te al­go es­pe­cial, no só­lo des­de la cin­tu­ra os­ci­lan­te que de­sar­ma ri­va­les, si­no en esas co­sas que di­ce con sus ojos vi­va­ces, con su me­dia son­ri­sa de ato­rran­te eter­no.

¿Se­rá ca­paz es­te ni­ño pre­des­ti­na­do a des­pe­da­zar ré­cords de pre­co­ci­dad y mi­llo­nes, de sa­car a bai­lar a Fa­bio Can­na­va­ro con la mis­ma fres­cu­ra con que lo hi­zo con Die­go Cro­sa en aque­lla ma­ña­na inol­vi­da­ble de la Do­ble Vi­se­ra?

“Oja­lá que sí, yo lo voy a ir a bus­car con esa in­ten­ción. Y si se da pa­ra en­gan­char­le mu­chas ve­ces, lo ha­ré. Cro­sa es de la cla­se de de­fen­sor que te es­pe­ra, y ade­más es muy lim­pio. Su­pon­go que a ju­ga­do­res co­mo Can­na­va­ro si le en­gan­chás dos ve­ces, la ter­ce­ra no te la per­do­na. Pe­ro in­ten­tar lo voy a in­ten­tar, me la voy a ju­gar co­mo me la ju­gué siem­pre en In­de­pen­dien­te”.

Ser­gio Agüe­ro es un chi­co de 18 años re­cién cum­pli­dos. Y por suer­te to­da­vía no es­tá  con­ta­mi­na­do con los vi­cios que in­va­den con fa­ci­li­dad al fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal. Ha­bla sin fil­tros, di­ce lo que pien­sa, se ex­pre­sa sin es­pe­cu­la­cio­nes.

Por eso cuan­do su voz lle­ga des­de Ma­drid, las pa­la­bras sue­nan fres­cas, na­tu­ra­les. El Kun con­tes­ta pe­ro a in­ter­va­los re­gu­la­res tam­bién pre­gun­ta, ce­rran­do su fra­se con un “¿o no?”, que con­vo­ca a co­no­cer la opi­nión aje­na y al mis­mo tiem­po busca apro­ba­ción a su pen­sa­mien­to.

Es­tá ins­ta­la­do en Ma­ja­da­hon­da, en las afue­ras de Ma­drid, una es­pe­cie de San Isi­dro co­mo de­fi­ni­rá a mo­do com­pa­ra­ti­vo. Tie­ne co­mo ve­ci­nos a la ma­yo­ría de sus com­pa­ñe­ros del Aleti y no pue­de usar la ex­cu­sa del “ac­ci­den­te múl­ti­ple  en la au­to­pis­ta” pa­ra alguna llegada tarde por­que vi­ve a 300 me­tros del cam­po de en­tre­na­mien­to. Al­qui­la una ca­sa con pi­le­ta, pa­tio, co­che­ra pa­ra ocho au­tos y sie­te ha­bi­ta­cio­nes, a las que irá lle­nan­do, en su me­di­da y ar­mo­nio­sa­men­te, con la ban­da de fa­mi­lia­res y ami­gos a la que dis­fru­ta de cer­ca des­de muy pe­que­ño.

La cruz, la pelota, el botín y la sonrisa, las armas que tiene Agüero para despertar al Atlético de su letargo.

La cruz, la pelota, el botín y la sonrisa, las armas que tiene Agüero para despertar al Atlético de su letargo.

“La ele­gí por eso, por­que es muy gran­de, y pue­den que­dar­se a dor­mir to­dos. Me gus­ta es­tar con gen­te, vi­vo así des­de chi­qui­to”, re­co­no­ce­rá sin com­ple­jos, y pa­sa­rá lis­ta a Pe­pe, Lu­cas, Agus­tín, Cam­pi­to, a los pa­dri­nos y her­ma­nos, ase­gu­ran­do que allí es­ta­rán to­dos pa­ra el 10 de sep­tiem­bre, oca­sión en la que en­fren­ta­rá al Va­len­cia en lo que se­rá su pri­mer par­ti­do ofi­cial en el Vi­cen­te Cal­de­rón. U­nos días an­tes de­butaba en la Li­ga: el 27 de agos­to, na­da me­nos que an­te el Ra­cing... de San­tan­der. ¡Flor de mo­ti­va­ción!

 

NUN­CA VIS­TO

“Un nue­vo go­la­zo de Agüe­ro sir­vió pa­ra que el ar­gen­ti­no su­ma­ra su quin­to gol en la pre­tem­po­ra­da. El 20 es­tá acos­tum­bran­do a la pa­rro­quia ro­ji­blan­ca a ca­viar”.

La web ofi­cial del Atlé­ti­co no se can­só de elo­giar al Kun en es­tos dos me­ses pre­vios al ini­cio de la com­pe­ti­ción. Y no fue pa­ra me­nos: sus ano­ta­cio­nes con se­llo de fá­bri­ca (en­gan­che fu­rio­so, ri­val desparramado en el pi­so) fue­ron la no­ta sa­lien­te de un equi­po que en los amis­to­sos de pre­tem­po­ra­da de­jó mu­chí­si­mas du­das.

El fi­cha­je de Agüe­ro fue el más ca­ro en la his­to­ria del Atlé­ti­co de Ma­drid. Los 28 mi­llo­nes de dó­la­res que pa­gó por el 90% de su pa­se su­pe­ran por ca­si 10 a los que en 1997 ha­bían de­sem­bol­sa­do por Ju­nin­ho y tam­bién por Cris­tian Vie­ri. Sin du­das, el Ale­ti bus­ca sa­lir de un le­tar­go de ca­si dos dé­ca­das de­trás de una fir­me pro­pues­ta eco­nó­mi­ca. Ha­ce un año con­tra­tó a un en­tre­na­dor top co­mo Car­los Bian­chi y en es­ta tem­po­ra­da no só­lo in­cor­po­ró a Agüe­ro si­no que lo­gró re­te­ner al Ni­ño To­rres y a Ma­xi Ro­drí­guez, dos jo­yas que co­ti­zan en al­za des­pués del Mun­dial. ¿De dón­de sa­le la pla­ta?

En­ri­que Ce­re­zo, el pre­si­den­te del club, es un re­co­no­ci­do pro­duc­tor ci­ne­ma­to­grá­fi­co, que ha com­pra­do los ne­ga­ti­vos de una gran can­ti­dad de pe­lí­cu­las es­pa­ño­las de las úl­ti­mas dé­ca­das, hoy va­lua­das en unos 400 mi­llo­nes de eu­ros. Pe­ro la pis­ta, apa­ren­te­men­te, no vie­ne por allí.

“Has­ta ha­ce un par de años el club es­ta­ba muy mal eco­nó­mi­ca­men­te y ha­bía su­fri­do una ju­di­cia­li­za­ción –ex­pli­ca Che­ma Gar­cía Fuen­te, pe­rio­dis­ta del dia­rio Mun­do Atlé­ti­co–, pe­ro aho­ra se es­tá por con­cre­tar la ven­ta del es­ta­dio que le va a ge­ne­rar mu­chí­si­mo di­ne­ro al club. Es­tán usan­do esa pla­ta a cuen­ta y los ban­cos le dan cré­di­to. El es­ta­dio es­tá en una zo­na co­ti­za­da don­de se va a cons­truir una au­to­pis­ta y el Atlé­ti­co se va a mu­dar a las afue­ras. Es lo mis­mo que hi­zo el Real Ma­drid cuan­do ven­dió su ciu­dad de­por­ti­va pa­ra un em­pren­di­mien­to in­mo­bi­lia­rio”.

La me­ta es cla­ra: re­cu­pe­rar el si­tio his­tó­ri­co que su­po ocu­par el Col­cho­ne­ro. “Por can­ti­dad de hin­chas, el Atlé­ti­co es el ter­ce­ro en Es­pa­ña  –con­ti­núa Che­ma– y hoy la ma­sa so­cial es­tá muy re­sen­ti­da. Cuan­do ha­blas con ju­ga­do­res de los 70, el par­ti­do por ex­ce­len­cia en Es­pa­ña era Ma­drid-Atlé­ti­co, hoy es Ma­drid-Bar­ce­lo­na. De to­dos mo­dos, el ob­je­ti­vo es en­trar en Eu­ro­pa, se ha­bla de cla­si­fi­car­se pa­ra la UE­FA, ya me­ter­se en­tre los cua­tro pri­me­ros se­ría gran­de, no se pue­de ha­blar de cam­peo­na­to. A lo su­mo ga­nar la Co­pa del Rey”.

Pa­ra con­cre­tar sus pro­pó­si­tos, el Ale­ti ha de­ci­di­do pro­fun­di­zar su pro­yec­to de re­tor­no a las fuen­tes. Ha­cien­do un vue­lo ra­san­te por su his­to­ria, se ob­ser­va que los ar­gen­ti­nos li­de­ran la ta­bla de ex­tran­je­ros que han ves­ti­do la ro­ji­blan­ca, se­gui­do por los bra­si­le­ños. Hoy tie­ne al Kun, Ma­xi, Leo Fran­co, Ga­llet­ti, Per­nía, Iba­ga­za (se es­ta­ba por ir al Ma­llor­ca) y al ju­ve­nil Fe­de­ri­co Az­cá­ra­te. “Al Ale­ti tam­bién se lo co­no­ce co­mo In­dios, por­que en los 70 ju­ga­ban mu­chos su­da­me­ri­ca­nos, co­mo el Ratón Aya­la, Cacho He­re­dia, Ove­je­ro y Be­ce­rra, que ade­más de te­ner el pe­lo lar­go da­ban mu­cha le­ña”, des­ta­ca Pa­blo Bro­tons, pe­rio­dis­ta del dia­rio Mar­ca, que no du­da a la ho­ra de eva­luar el im­pac­to del Kun en el mer­ca­do es­pa­ñol. “Hay una ex­pec­ta­ti­va to­tal con lo que pue­da ha­cer es­te cha­val, yo di­ría que las dos trans­fe­ren­cias que des­pier­tan el ma­yor in­te­rés son las de Van Nis­tel­rooy al Ma­drid y la de Agüe­ro al Ale­ti”.

 

Empezaba una nueva era en la vida de Agüero.

Empezaba una nueva era en la vida de Agüero.

 

El in­te­rés del Atlé­ti­co por Agüe­ro vie­ne des­de ha­ce más de un año, es­pe­cial­men­te tras su par­ti­ci­pa­ción en el Mun­dial de Ho­lan­da 05. Las ne­go­cia­cio­nes las de­sa­rro­lla­ron con extremo si­gi­lo pa­ra no re­pe­tir erro­res, co­mo los del 2003, cuando a tra­vés de To­ni Mu­ñoz, el an­te­rior se­cre­ta­rio téc­ni­co, ya te­nía apa­la­bra­do a Ro­bin­ho y el Real Ma­drid se lo so­pló por el do­ble de di­ne­ro que ha­bían con­ve­ni­do. En el mun­do del fút­bol, las re­glas son así: los clu­bes más po­de­ro­sos no ini­cian una ne­go­cia­ción, por­que si no les pi­den mu­chí­si­mo di­ne­ro de en­tra­da. De­jan que otra ins­ti­tu­ción rea­li­ce el tra­ba­jo su­cio y se me­ten en la mi­tad su­bien­do la apues­ta.

“Nun­ca ha­bía vis­to una re­cep­ción co­mo la del Kun –eva­lúa Che­ma, de Mun­do Atlé­ti­co, en re­la­ción al con­tac­to bau­tis­mal–, fue cua­tro ve­ces más que la de Simeone. Dos mil per­so­nas en una pre­sen­ta­ción, en ple­nas va­ca­cio­nes y con el Mun­dial en­ci­ma, fue real­men­te una lo­cu­ra. Se ase­me­jó más a la lle­ga­da de un ju­ga­dor del Ma­drid que a la de uno del Ale­ti”.

El club, mien­tras tan­to, ha de­ci­di­do pro­te­ger a su nue­va jo­ya. Co­mo en su mo­men­to hi­zo a los 17 años del Ni­ño To­rres, la pos­tu­ra es ra­cio­na­li­zar sus con­tac­tos con la pren­sa pa­ra que pue­da con­cen­trar­se en el jue­go. De he­cho, lue­go de sus pri­me­ras pa­la­bras en la pre­sen­ta­ción (“Quie­ro que dis­fru­ten de mi jue­go”), no dio en­tre­vis­tas ex­clu­si­vas a los me­dios es­pa­ño­les.

 

“Los defensores son grandotes”

Si­gue el Kun, ma­no a ma­no con El Grá­fi­co.

–¿Era lo que te ima­gi­na­bas es­to de Eu­ro­pa o te sor­pren­die­ron mu­chas co­sas?

–Me sor­pren­dió un mon­tón la reac­ción de la gen­te, por­que por ahí te ima­gi­nás que si an­dás bien las pri­me­ras cin­co fe­chas, la gen­te te va a em­pe­zar a que­rer, pe­ro acá fue al re­vés: no ha­bía ju­ga­do ni un so­lo par­ti­do y ape­nas pi­sé el ae­ro­puer­to es­ta­ba lle­no de gen­te que me ha­bían ido a sa­lu­dar. Ja­más lo ima­gi­né. Pa­ra lle­gar al co­che tar­dé 15 mi­nu­tos, no po­día ca­mi­nar, ha­bía un mon­tón de po­li­cías. Y des­pués se dio lo mis­mo en la pre­sen­ta­ción y en las prácicas. En esos mo­men­tos, de­cís: ¿qué hi­ce?

–¿Qué es lo que más te dicen los hinchas?

–“Es­te año te vas a sa­lir, es­te año te vas a sa­lir” me re­pe­tían a ca­da ra­to. Y yo no en­ten­día qué que­rían de­cir, tra­ta­ba de es­cu­char me­jor. ¿Sa­lir por qué? ¿Sa­lir de dón­de? Les pre­gun­té a mis com­pa­ñe­ros y en­ten­dí. Es co­mo un de­seo de los hin­chas, la ma­ne­ra de de­cir­me que ellos quie­ren que sea uno de los me­jo­res del cam­peo­na­to, que me va a ir bien, que voy a triun­far.

–¿Les pi­den el cam­peo­na­to?

–Sí, pi­den cam­peo­na­to, cla­ro, és­te es un club gran­de de Es­pa­ña. “Es­te año, la li­ga, Agüe­ro, ¿eh?”, “es­te año la Co­pa del Rey, Agüe­ro, ¿eh?”, “es­te año, a en­trar a una Co­pa de Eu­ro­pa, a la Cham­pions, a la UE­FA, a cual­quie­ra, ¿eh?”. Y des­pués: “Hay que ga­nar­le al Ma­drid”. Pa­re­ce que ha­ce un mon­tón que no le ga­nan.

–¿Po­dés ir a co­mer a un res­tau­rante o es co­mo en Ar­gen­ti­na?

–Es dis­tin­to, acá te pi­den fo­tos con más tran­qui­li­dad. Te sa­lu­dan, por ahí te pi­den una fo­to y na­da más, se van y lis­to. En Ar­gen­ti­na se te vie­ne uno, en­se­gui­da otro, te sa­lu­dan, te de­sean suer­te, des­pués te pi­den el au­tó­gra­fo, des­pués la fo­to, una ca­mi­se­ta o lo que ten­gas, y se ar­ma un qui­lom­bo. Yo nun­ca tu­ve pro­ble­mas, pe­ro acá pue­do co­mer más tran­qui­lo.

–¿Con quién es­tás en la ha­bi­ta­ción?

–En la pre­tem­po­ra­da es­tu­ve con el Hue­so Ga­llet­ti y aho­ra con Leo Fran­co. En rea­li­dad, nos pa­sa­mos siem­pre en la pie­za con ellos y con Ma­xi Ro­drí­guez jo­dien­do, to­man­do ma­te, ju­gan­do a la Play, es muy di­ver­ti­do. Yo pon­go la mú­si­ca de Los Lea­les, la ban­da de cum­bia con la que gra­bé va­rios te­mas. Se ríen, me car­gan... Pe­ro al fi­nal ter­mi­nan bai­lan­do los tres, me pa­re­ce que les gus­ta.

–¿Qué te fue­ron con­tando del club?

–La gen­te, afi­ción le di­cen acá, vis­te, son muy pa­sio­na­les. Los chi­cos me con­ta­ron que la afi­ción del Ale­ti y la del Se­vi­lla son las que más can­tan. Y eso es­tá bue­no, ¿no?, te da más con­fian­za, te con­ta­gia en­tu­sias­mo.

 

Comenzó con el pie derecho, marcando en la pretemporada.

Comenzó con el pie derecho, marcando en la pretemporada.

 

–¿Có­mo te di­cen tus com­pa­ñe­ros?

–Kun, acá ya soy Kun, “Kun ve­ní acá”, “Kun pa­sa­la”. Son bue­nas per­so­nas, hi­ce muy bue­na re­la­ción con to­dos, con el co­lom­bia­no Pe­rea, con Fer­nan­do To­rres, con Pa­blo. In­clu­so ya jue­go a la Play con ellos. El te­ma es que cuan­do ha­go go­les los gri­to con to­do, ellos no en­tien­den na­da. Me mi­ran con una ca­ra de “qué gri­tás”. Se quie­ren ma­tar, ellos no gri­tan los go­les.

–Les pa­sás el tra­po a to­dos, ¿no?

–Ehhhh, voy a ser sin­ce­ro. Ga­no, la ver­dad es que ga­no, no me voy a ha­cer el mo­des­to.

–¿Con Mes­si va a ha­ber pi­ca?

-Ve­re­mos, ca­da uno de­fen­de­rá a su equi­po.

-El día de la pre­sen­ta­ción, el pre­si­den­te te dio el mi­cró­fo­no y te pu­sis­te ner­vio­so, ¿no?

–Sí, la ver­dad que sí, ha­bía ocho­cien­tas mil cá­ma­ras. Tra­té de tran­qui­li­zar­me y de mi­rar só­lo a los ojos del que me pre­gun­ta­ra, pen­san­do que es­ta­ba el solo ahí y el res­to, no.

–¿De qué es­tás ju­gan­do?

–De me­dia pun­ta, co­mo un se­gun­do de­lan­te­ro.

–¿Qué te di­jo Agui­rre en es­te tiem­po?

–Ha­bla­mos mu­cho, lo úni­co que me pi­de es que cuan­do no ten­ga la pe­lo­ta, que vuel­va has­ta la mi­tad de la can­cha. En Ar­gen­ti­na, si per­día la pe­lo­ta, sa­lía el bo­cha­zo y yo vol­vía con los cen­tra­les tran­qui­lo, pe­ro acá no lo pue­do ha­cer, ya que el equi­po re­tro­ce­de de la lí­nea del me­dio pa­ra atrás, hay que de­fen­der más. Son equipos más du­ros.

–¿Te pi­dió que no abu­ses de la gam­be­ta?

–Me di­jo que cuan­do es­té ma­no a ma­no, en­ca­re al de­fen­sor, que lo gam­be­tee. “Y no te voy a an­dar en­se­ñan­do eso, por­que Dios te lo dio a vos”, me di­jo. Yo na­cí pa­ra ir pa­ra ade­lan­te y pa­ra gam­be­tear. Siem­pre voy a gambetear.

–¿Sen­tís que vas a ne­ce­si­tar una tem­po­ra­da de adap­ta­ción?

–No sé, por aho­ra voy en­tran­do en rit­mo del fút­bol es­pa­ñol, que es muy dis­tin­to al de Ar­gen­ti­na. Acá, el fút­bol es muy rá­pi­do, mo­jan la can­cha, la pe­lo­ta sa­le rá­pi­da y te pa­ti­nás. En Ar­gen­ti­na por ahí to­cás, aguan­tás la pe­lo­ta, ha­cés más tiem­po cuan­do vas a bus­car un la­te­ral, que es­to, y lo otro. Acá es pum, rá­pi­do, to­do rá­pi­do.

 

En acción, típico enganche.

En acción, típico enganche.

 

Tam­bién se no­ta di­fe­ren­cia en có­mo se mar­ca. Acá, por lo ge­ne­ral es ma­no a ma­no, cuan­do en Ar­gen­ti­na por ahí te mar­ca uno y te es­pe­ra otro más atrás. En ese sen­ti­do es me­jor, pe­ro tam­bién es ver­dad que se com­pli­ca pa­ra ga­nar en el ma­no a ma­no. Los de­fen­so­res son unas bes­tias, gran­do­tes, tie­nen mu­cha fuer­za. En las prác­ti­cas es­tá Pa­blo, que jue­ga en la Se­lec­ción. Es al­to y gran­do­te, por ahí pien­so: “La ti­ro lar­ga y le ga­no”, pe­ro no, la ti­ro lar­ga y él se ti­ra al pi­so y lle­ga con la pun­ti­ta del bo­tín, es in­creí­ble. O Pe­rea, que es ra­pi­dí­si­mo. Acá, los de­fen­so­res te ma­tan. Y las prác­ti­cas son a muer­te, se jue­gan co­mo un par­ti­do de ver­dad, na­da que ver con Ar­gen­ti­na.

–¿Se­guís a In­de­pen­dien­te?

–El otro día, con­tra Bel­gra­no, me avi­sa­ron que pa­sa­ban el par­ti­do y me que­dé a ver­lo, aun­que ter­mi­nó co­mo a las cua­tro de la ma­ña­na. Gri­té los go­les y lo vi has­ta el fi­nal, mien­tras Leo ya dor­mía. La can­cha es­ta­ba lle­na, me die­ron unas ga­nas bár­ba­ras de es­tar ahí, pe­ro bue­no, no se pue­de, yo acá es­toy cre­cien­do co­mo ju­ga­dor y es­pe­ro dar lo me­jor. Me en­te­ro de las co­sas por­que me contacto por mail con Ar­men­te­ros.

–¿Te en­te­raste que con la pla­ta de tu pa­se ar­ma­ron un equi­po nue­vo?

–Bas­tan­te bien se ar­mó, oja­lá que pe­lee arri­ba. Más bien que para mí es un or­gu­llo que se ha­yan po­di­do com­prar ju­ga­do­res im­por­tan­tes. Yo creo que con ese equi­po vamos a es­tar en la pe­lea, si no es cam­peo­nes, se­gun­dos o ahí no­más. To­da­vía no sé, pe­ro se­gu­ro que al­go voy a in­ven­tar pa­ra lle­var de al­gu­na ma­ne­ra a In­de­pen­dien­te en ca­da par­ti­do que jue­gue. Y ca­da gol que me­ta van a ser pa­ra el Atlé­ti­co, por su­pues­to, pe­ro tam­bién pa­ra mi fa­mi­lia y pa­ra el club don­de na­cí y al que le de­bo to­do.

 

MAR­CA AGÜE­RO

Ma­ra­vi­lla­do y an­sio­so en su fla­man­te há­bi­tat que, comenta, se pa­re­ce a Bue­nos Ai­res, en po­co tiem­po se hi­zo un fer­vien­te adep­to del jamón cru­do es­pa­ñol. A la es­pe­ra de la Kia 4x4, que le en­tre­gan a ca­da in­te­gran­te del Ale­ti por ser spon­sor del club, el Kun qui­zás no ma­ne­je del to­do la pre­sión a la que se­rá so­me­ti­do si el Atlé­ti­co no res­pon­de a las ex­pec­ta­ti­vas crea­das, en un ini­cio de tor­neo com­pli­ca­do, que in­clu­ye al Va­len­cia (2ª fe­cha), Se­vi­lla (4ª), Real Ma­drid (5ª) y vi­si­tas a San­tan­der (1ª) y Bil­bao (3ª). Los 45 mil abo­nos dis­po­ni­bles del to­tal de 54 mil lo­ca­li­da­des del Cal­de­rón ya es­tán ago­ta­dos. Y hay lis­ta de es­pe­ra.

“Acá le dan mu­cha ma­ni­ja a Sergio en los me­dios –ex­pli­ca des­de Ma­drid Her­nán Re­gue­ra, de IMG, la em­pre­sa que re­pre­sen­ta a Agüe­ro–, ha­brá que ver qué ocu­rre si no em­pie­zan ga­nan­do, es­pe­ro que no le ti­ren la pre­sión a él. Igual, Ser­gio no es un chi­co al que pa­rez­can afec­tar­le ese tipo de co­sas. A él le da lo mis­mo ju­gar en un pi­ca­do cin­co con­tra cin­co que con 70 mil per­so­nas”.

La ca­mi­se­ta “20” que ya usó ha­ce dos años en el Ro­jo, con la ins­crip­ción “Kun Agüe­ro” co­mien­za a sa­lir co­mo pan ca­lien­te de las tien­das. In­clu­so un par de em­pre­sas (de re­lo­jes y Play Sta­tion) ya se acer­ca­ron a los re­pre­sen­tan­tes del Kun pa­ra dis­tin­tas pro­pues­tas co­mer­cia­les, de­bi­do a que los de­re­chos de ima­gen no es­tán in­clui­dos en el con­tra­to con el club si­no que que­da­ron pa­ra el ju­ga­dor. “Les di­ji­mos que por aho­ra no que­re­mos dis­traer a Ser­gio –re­co­no­ce Re­gue­ra–, hay que de­jar­lo tran­qui­lo y que jue­gue, que ha­ga una bue­na adap­ta­ción. Cuan­do es­té aco­mo­da­do, tal vez en seis me­ses, ve­re­mos qué pa­sa”.

Emi­lio Gu­tié­rrez, di­rec­tor de ima­gen y co­mu­ni­ca­ción del Atlé­ti­co, lo de­fi­nió con ni­ti­dez: “No só­lo es un gran fut­bo­lis­ta, Ser­gio des­bor­da án­gel, tie­ne al­go que le lle­ga a la gen­te“. Mien­tras tan­to, IMG ya es­tá pen­san­do en re­gis­trar la mar­ca “Agüe­ro” o “Kun Agüe­ro” o to­do lo que ten­ga que ver con el jo­ven ma­ra­vi­lla.

–¿Tu­vis­te es­pe­ran­zas rea­les de ir al Mun­dial?

–Es­pe­ran­zas te­ne­mos to­dos, cual­quier ju­ga­dor es­pe­ra un lla­ma­do cuan­do dan lis­tas. Yo era uno de esos, aun­que sa­bía que era muy di­fí­cil, por­que ha­bía bue­nos de­lan­te­ros y por­que era cons­cien­te de que la edad me ju­ga­ba en con­tra. Por ahí, con 3 o 4 años más, ha­bría te­ni­do más chan­ces. Por suer­te, aho­ra se dio es­ta con­vo­ca­to­ria contra Bra­sil.

 

Con la 9 celeste y blanca.

Con la 9 celeste y blanca.

 

–Mu­chos en España hablan del “nue­vo Ma­ra­do­na”, ¿te me­te pre­sión?

–Es una exa­ge­ra­ción, to­dos sa­be­mos que Die­go hu­bo uno so­lo, ¿o no? No va a exis­tir na­die en el mun­do en to­da la his­to­ria, no va a ha­ber otro co­mo el Die­go. Na­die lo va a al­can­zar. Por un la­do me po­ne con­ten­to que lo di­gan, aun­que sé que no es pa­ra tan­to. Y lo que ten­go cla­ro es que voy a tra­tar de ha­cer mi jue­go, pe­ro siem­pre bus­can­do ser yo mis­mo y no otro.

Ser el mis­mo. El chi­qui­tín des­pier­to que pre­ten­de des­pa­bi­lar al gi­gan­te dor­mi­do. Y que le ti­ren la mo­chi­la que sea.

 

EL PIBE RECORD

EDAD AL DEBUT EN PRIMERA DIVISION

Sergio Agüero           15 años, 1 mes y 3 días

Pelé     15 años, 10 meses y 16 días

Diego Maradona       15 años, 11 meses y 20 días

Luis Islas        16 años, 6 meses y 11 días

Ronaldo         16 años, 10 meses y 6 días

Michael Owen           17 años, 4 meses y 22 días

 

Primera Selección

Ba­si­le no du­dó de­ma­sia­do y ya lo ci­tó pa­ra el par­ti­do que da­rá ini­cio a su ci­clo, con­tra Bra­sil, en Lon­dres, el 3 de sep­tiem­bre. Es la pri­me­ra con­vo­ca­to­ria del Kun a la ma­yor, des­pués de ha­ber ves­ti­do la ce­les­te y blan­ca en el Mun­dial Sub-20 de Ho­lan­da 2005, don­de era su­plen­te de Ober­man. “Es­toy emo­cio­na­do y con una gran ilu­sión, es­pe­ro que me con­vo­quen mu­chas ve­ces más”.

 

SE DICE DE MÍ...

Fer­nan­do “Ni­ño” To­rres

“Kun nos ha sor­pren­di­do a to­dos, sa­bía­mos que ve­nía un gran ju­ga­dor, que ha cos­ta­do mu­cho di­ne­ro al club y que va a te­ner una pre­sión muy gran­de des­de el pri­mer día. Só­lo se ha en­car­ga­do de de­mos­trar que es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra ju­gar en una Li­ga co­mo la es­pa­ño­la y de ha­cer gran­des co­sas. Si man­tie­ne el ni­vel que tie­ne va a ser uno de los me­jo­res ju­ga­do­res del cam­peo­na­to. Lo tie­ne to­do, aho­ra só­lo ha­ce fal­ta que se­pa es­cu­char a los com­pa­ñe­ros más ve­te­ra­nos que le pue­dan acon­se­jar, so­bre to­do que se adap­te rá­pi­do a la Li­ga.  Si si­gue co­mo has­ta aho­ra no va a te­ner nin­gún pro­ble­ma y si el equi­po es­tá bien, se­gu­ro que va a bri­llar más que na­die”.

 

Fernando Torres.

Fernando Torres.

 

 

En­ri­que Ce­re­zo

(Pre­si­den­te del Atlé­ti­co de Ma­drid)

“Le quie­ro dar las gra­cias a Ser­gio Agüe­ro por ha­ber que­ri­do ve­nir aquí a de­fen­der los co­lo­res ro­ji­blan­cos. No se trata de un fichaje más, es una apuesta fuerte del Atlético. Sergio vie­ne a pro­lon­gar la his­to­ria y el buen sa­bor de­por­ti­vo que sus com­pa­trio­tas nos de­ja­ron. Ha ve­ni­do in­fluen­cia­do, sin du­da, por el atrac­ti­vo y el in­te­rés so­cial que tie­ne es­ta en­ti­dad en­tre el pue­blo ar­gen­ti­no y por la fer­vien­te y mag­ní­fi­ca afi­ción que te­ne­mos. Es­pe­ra­mos que se que­de mu­chas tem­po­ra­das con no­so­tros”.

 

Enrique Cerezo.

Enrique Cerezo.

 

 

 

UN GRANDE DEVALUADO

El Club Atlé­ti­co de Ma­drid S.A.D. fue fun­da­do el 26 de mar­zo de 1903 por unos es­tu­dian­tes vas­cos re­si­den­tes en Ma­drid co­mo una su­cur­sal del Ath­le­tic de Bil­bao ba­jo la de­no­mi­na­ción de Ath­le­tic Club de Ma­drid. Tam­bién ju­gó ba­jo el nom­bre Atlé­ti­co Avia­ción y des­de 1992 os­ten­ta la ac­tual de­no­mi­na­ción.

  Es­tá ter­ce­ro en can­ti­dad de Li­gas en Es­pa­ña, se­gún es­te or­den: Real Ma­drid (29), Bar­ce­lo­na (18), Atlé­ti­co de Ma­drid (9), Athle­tic Bil­bao (8), Va­len­cia (6), Real So­cie­dad (2); Be­tis, De­por­ti­vo y Se­vi­lla (1).

Ga­nó 1 Li­ga de las úl­ti­mas 29 que dis­pu­tó: la 95/96. La an­te­rior ha­bía si­do en la tem­po­ra­da 1976/77.

Acu­mu­la seis años sin par­ti­ci­par en una Co­pa eu­ro­pea. La úl­ti­ma vez fue en la 99/00, cuan­do per­dió en oc­ta­vos de fi­nal de la UE­FA an­te el Lens.

Su re­gis­tro más re­cien­te en la Cham­pios da­ta de la tem­po­ra­da 96/97, cuan­do to­da­vía se lla­ma­ba Co­pa de Cam­peo­nes (ca­yó en cuar­tos con­tra el Ajax). O sea: el Atlé­ti­co de Ma­drid aún no par­ti­ci­pó en la Co­pa con su for­ma­to y denominación ac­tual.

Ga­nó una so­la Co­pa eu­ro­pea en to­da su his­to­ria (la Re­co­pa o Co­pa de cam­peo­nes de Co­pa, en 1962). Y tam­bién ob­tu­vo una Co­pa In­ter­con­ti­nen­tal (an­te In­de­pen­dien­te, en 1974), por de­ser­ción del Ba­yern Mu­nich, cam­peón eu­ro­peo, que no qui­so dis­pu­tar el en­cuen­tro.

Es­tá cuar­to en Co­pas del Rey ga­na­das, se­gún es­te or­den: Bar­ce­lo­na (24), Ath­le­tic Bil­bao (23), Real Ma­drid (17), Atlé­ti­co de Ma­drid (9); Va­len­cia y Za­ra­go­za (6).

Fue el pri­mer club es­pa­ñol en ha­cer do­ble­te (Li­ga y Co­pa) en una tem­po­ra­da: en 1995/96, con el Cho­lo Si­meo­ne co­mo es­tan­dar­te. Des­de en­ton­ces, acu­mu­la 10 tem­po­ra­das sin ob­te­ner la Co­pa del Rey.

Simeone y Biagini fueron los argentinos que ganaron la última Liga que logró el Aleti.

Simeone y Biagini fueron los argentinos que ganaron la última Liga que logró el Aleti.

No le ga­na al Real Ma­drid des­de ha­ce sie­te años (30/10/99), lap­so en el que acu­mu­la 6 de­rro­tas y 2 em­pa­tes, con 4 go­les a fa­vor y 18 en con­tra.

Se los co­no­ce co­mo “col­cho­ne­ros” ya que ha­ce mu­chos años los col­cho­nes, en Es­pa­ña, es­ta­ban re­cu­bier­tos de una te­la a fran­jas ro­jas y blan­cas.

Ar­gen­ti­nos des­ta­ca­dos en el Ale­ti: Jor­ge Grif­fa (el ex­tran­je­ro que más par­ti­dos dis­pu­tó en la his­to­ria del club), Ru­bén “El Ra­tón” Aya­la, Juan Car­los “Ca­cho” He­re­dia, Ru­bén “Pa­na­de­ro” Díaz, Ise­lín San­tos Ove­je­ro, Die­go Si­meo­ne, Ger­mán Bur­gos.

 

 

Por Diego Borinsky (2006).

Fotos: Diario AS.

Imagen de 2013. Pedro Monzón 100x100
Las Entrevistas de El Gráfico

2013. Pedro Monzón 100x100

Las cien respuestas de Pedro Damián Monzón. Brilló en Huracán. Fue multicampeón con Independiente y subcampeón mundial en la selección. Un luchador en la cancha y en la vida.

Imagen de 1981. Patoruzú llegó a la Selección
Las Entrevistas de El Gráfico

1981. Patoruzú llegó a la Selección

Corre, quita, define… Víctor Hugo Heredia, uno de los nuevos que convocó Menotti. Comparte la alegría junto con su familia y amigos, pero también sabe de la exigencia que implica esta convocatoria.

DEJÁ TU COMENTARIO