Las Entrevistas de El Gráfico

1995. El campeonísimo

Por Redacción EG · 25 de septiembre de 2019

La historia de un ganador nato, Diego Maggi fue un referente del básquet en los comienzos de la liga nacional, obteniendo cinco títulos sobre diez ligas disputadas. El campeón hace un repaso por sus momentos de gloria.

Diego, no vas a poder jugar más al básquetbol..."

Ocurrió una tarde de verano bien porteña ("fue el 15 de enero de 1982, lo recuerdo como si fuera hoy"), de ésas en las que el calor agobia y el aire se torna irrespirable. En una de las habitaciones de la Clínica San Patricio, tendido sobre sábanas blancas y todavía convaleciente, un pibe de 18 años escuchaba con atención las palabras duras y sinceras del médico.

"Había sentido un crujido en un entrenamiento -cuenta- y pensé que se trataba de algo en los meniscos. Pero cuando Enrique Rotemberg (el médico que continúa en Ferro Carril Oeste) me abrió, descubrió lo peor: tenía destrozado el tendón rotuliano de la rodilla izquierda..."

El pibe no debió registrar ese "No-vas-a-poder-jugar-más" que lo golpeaba casi sin atenuantes y se le metió en la cabeza la simple idea de... volver. Pasó horas y horas en un gimnasio, con el chirrido de una máquina que subió y bajó las veces necesarias para engordar una pierna casi sin músculos, acompañado de ese "vamos, otra vez, uno, dos, tres..." que era propio, en soledad...

Maggi posa con la camiseta de Peñarol de Mar del Plata, donde ganó la liga de 1993/1994.

Maggi posa con la camiseta de Peñarol de Mar del Plata, donde ganó la liga de 1993/1994.

Quizás haya tenido que ver la edad, ese momento de la vida cuando las barreras parecen franqueables y los ímpetus juveniles permiten llevarse al mundo por delante. Porque Diego Mario Maggi, finalmente, le ganó a un destino que parecía definido y hoy, a los 32 años, es el basquetbolista que más títulos conquistó en el historial de la Liga Nacional: ¡cinco sobre diez ediciones disputadas!

Su papá José era oficial de la Prefectura y obligó a la familia a movilizarse de ciudad en ciudad. Diego nació en la Capital Federal el 22 de noviembre de 1963 -el día que asesinaron a John Fitzgerald Kennedy- y a los 10 años empezó a jugar al básquetbol en Sudamérica de Miramar. De allí pasó por Santo Tomé, Corrientes, volvió a Buenos Aires y tuvo que hacer las valijas otra vez para irse a San Pedro.

"En 1979, en el primer Campeonato Argentino de Cadetes que se realizó en Catamarca, me descubrió León Najnudel. Yo jugaba para Provincia de Buenos Aires y él dirigía a Capital Federal. Cuando terminó el torneo, mi equipo no tenía plata para volver y tuvimos que hacerlo en el micro que transportaba a Capital. Al llegar a Buenos Aires, León me llevó directamente a Ferro Carril Oeste..."

Caballito debió marcarlo para siempre. Allí modeló su juego y debutó en la primera. Hasta que llegó la Liga Nacional, el boom del básquetbol por todos los rincones de la Argentina y Diego Maggi empezó a monopolizar títulos.

-Diego, repasemos cada uno de ellos...

-En la primer Liga, en 1985, Ferro ganó porque dimos el salto de calidad varios jóvenes: Gabriel Darrás, Sebastián Uranga y yo. Repetimos en la temporada siguiente con una tarea descomunal de Miguel Cortijo, quien jugó el mejor básquetbol de su vida.

 

Maggi en Ferro, aquí ganó su primer título.

Maggi en Ferro, aquí ganó su primer título.

 

-Luego, en 1989, vendría el tercer campeonato.

-Sí, vencimos a Atenas otra vez: ya era un clásico. La figura resultó el norteamericano Jimmy Thomas. Nos dio presencia, gol, defensa, de todo…

-¿Cuál fue la clave para la conquista con GEPU de San Luis?

- Lo que defendía aquel equipo no se lo vi a ningún otro en la Argentina. Gustavo Fernández, Carl Amos y Merchant te asfixiaban… Picha Campana estaba tremendo en ataque. Fue un campeón distinto.

-¿Y Peñarol?

-Como sentimiento popular resultó inigualable. ¿Quién podía pensar que el básquetbol iba a reunir a sesenta mil personas en un festejo? Jamás había vivido algo así. Esteban De la Fuente, además, defendió y nos dio juego a todos...

 

Maggi celebra su quinto título de Liga Nacional

Maggi celebra su quinto título de Liga Nacional

 

Diego Maggi es alto -mide 2,06 metros-, pero no es Shaquille O'Neal. "Si dijera que por sí solo podría conducir un equipo al campeonato, estaría mintiendo. Lo mío es el trabajo en los tableros, algunos puntitos y la defensa pegajosa, que sé que a muchos rivales no les gusta para nada..."

Así, desde 1981 ha vestido los colores de la Selección Argentina, que le permitió disputar su encuentro más importante: "En el Mundial de España '86, cuando vencimos a Estados Unidos, marqué a muerte a David Robinson y EL GRAFICO puso que yo había jugado el partido de mi vida. Tenía razón..." Es esta misma camiseta nacional que ahora le acaba de dibujar una sonrisa en el rostro: "Me sorprendió esta nueva convocatoria de Vecchio para el equipo de los Juegos Panamericanos. Sueño con despedirme ganando una medalla..."

-Diego, ¿qué importancia tuvo la Liga Nacional para el básquetbol argentino?

-Toda. Si ves un video del '85 es muy fácil darse cuenta de que ahora se juega con mucha más dureza y velocidad. Un síntoma de esta mejoría lo da el nivel de los extranjeros que participan en la actualidad: antes, cuando venía un ex NBA, le hacíamos una fiesta en Ezeiza; hoy están jugando nueve al mismo tiempo...

-¿Te animas a elegir un quinteto ideal histórico de la Liga?

-Huy, es difícil. Lo integrarían Miguel Cortijo, Pichi Campana, Esteban De la Fuente, Hernán Montenegro y Carl Amos.

Ocurrió en una tarde de verano bien porteña, en 1987. El pibe que le había dejado paso al hombre debió ser intervenido, ahora en la pierna derecha. "Como nunca quedé bien de la izquierda, la otra debía hacer el trabajo de las dos. ¿Resultado? Me tuvieron que operar porque un vaso y un nervio se habían pegado y eso me provocaba un dolor terrible..."

Han pasado 13 años. "Diego, no vas a poder jugar más al básquetbol", le dijeron una vez. Él ahora se ríe y prefiere pensar en esos cinco títulos que lo ubican como el basquetbolista argentino más campeón de la Liga. ¿Cuál será su secreto? "Yo estaba en desigualdad de condiciones y para salir debí poner voluntad. Y mucha garra... No tengo secretos, no sé qué decir..."

Lo decimos nosotros, entonces: Diego Maggi, el campeonísimo, desafió y le ganó al destino.

Las diez ligas disputadas hasta ese momento

 

Maggi obtuvo cinco títulos y tres subcampeonatos.

Maggi obtuvo cinco títulos y tres subcampeonatos.

 

 

Por GUILLERMO GORROÑO (1995).

Producción fotográfica: GERARDO HOROVITZ

Escenas: ARCHIVO "EL GRAFICO"

Imagen de Loco Montenegro: infierno y paraíso
Las Entrevistas de El Gráfico

Loco Montenegro: infierno y paraíso

Es el personaje más carismático del básquet argentino. Garantía de espectáculo, dueño de una historia fascinante y el referente de una generación.

Imagen de 2006. Carrario 100x100
Las Entrevistas de El Gráfico

2006. Carrario 100x100

Silvio Carrario jugó en innumerable cantidad de equipos, dice que volvería a todos, cuenta sus pasos por los grandes como Boca y Racing y también por el resto de los clubes.

DEJÁ TU COMENTARIO