Las Entrevistas de El Gráfico

2002. Hacen la que se les canta

Por Redacción EG · 30 de julio de 2019

Simpáticos fuera de la cancha, El Gráfico entrevista a Nelson Cuevas y Héctor Bracamonte, quienes jugaban en River y Boca respectivamente y eran muy queridos por sus hinchas.

 A ver, ha­ga­mos de cuen­ta que el tiem­po vuel­ve má­gi­ca­men­te atrás y us­ted se trans­for­ma en un in­quie­to par­ti­ci­pan­te del Re­pe­cha­je de Do­min­gos pa­ra la Ju­ven­tud.

Ima­gi­ne que tie­ne ade­lan­te de sí a Sil­vio Sol­dán dis­pues­to a pe­gar sus tí­pi­cos sal­ti­tos de fe­li­ci­dad si us­ted es ca­paz de res­pon­der de la me­jor ma­ne­ra el de­sa­fío es­con­di­do aden­tro de uno de los so­bres que es­tán en la ban­de­ja que trae la se­cre­ta­ria...

A ver, aga­rre uno cual­quie­ra... Ese de la pun­ta es­tá bien, ése que Sil­vio abre y lee con la sol­ven­cia de siem­pre: “Nom­bre, sin re­pe­tir y sin so­plar, ju­ga­do­res ac­tua­les de Bo­ca y Ri­ver que es­tán más allá del bien y del mal, aque­llos que no ne­ce­si­ta­ron ju­gar mu­cho o con­ver­tir mi­llo­nes de go­les pa­ra ga­nar­se el co­ra­zón de los hin­chas... Ju­ga­do­res ac­tua­les de Bo­ca y Ri­ver que es­tán más allá del bien y del mal... Co­men­zan­do... ¡ya!”.

A ver, va­mos, aní­me­se que es su mo­men­to. Es­cú­che­se a sí mis­mo: “Cue­vas... Bra­ca­mon­te y... y...”. Y no se preo­cu­pe, com­pa­ñe­ro, por­que no hay más. Bra­ca y Pi­pi­no. Pi­pi­no y Bra­ca.

Muy dis­tin­tos en el en­va­se: fras­co chi­co pa­ra uno, king si­ze el otro.

Di­fe­ren­tes por ca­rac­te­rís­ti­ca: ve­loz y es­cu­rri­di­zo el gua­ra­ní, po­ten­te y opor­tu­nis­ta el cor­do­bés.

Pe­ro uni­dos en el jar­dín de los ma­ti­ces: sim­pá­ti­cos, ex­tro­ver­ti­dos, apa­sio­na­dos por la mú­si­ca, hu­mil­des al ex­tre­mo, siem­pre bue­na on­da.

Idén­ti­cos, en de­fi­ni­ti­va, a la ho­ra de ge­ne­rar una quí­mi­ca po­co fre­cuen­te el co­ra­zón de los hin­chas.

Bra­ca y Pi­pi­no. Pi­pi­no y Bra­ca. Dos per­so­na­jes con vi­da pro­pia. Dos his­to­rias que­ri­bles pa­ra de­san­dar el mes del su­per­clá­si­co...

 

EN­TRE EL AR­PA Y LA GUI­TA­RRA

Na­ci­do en una fa­mi­lia de cla­se me­dia, hi­jo de un fa­bri­can­te de ca­rro­ce­rías pa­ra co­lec­ti­vos y de una pro­fe­so­ra que lue­go es­tu­dia­ría abo­ga­cía, psi­co­lo­gía, pe­da­go­gía y que pa­sa­ría a la his­to­ria por la des­fa­cha­tez de pre­sen­tar­se en la pre­si­den­cia de Ri­ver pa­ra de­cir­le al doc­tor Pin­ta­do que su hi­jo te­nía que ju­gar en ese club, Nel­son Ra­fael Cue­vas Ama­ri­lla es el me­nor de tres her­ma­nos asun­ce­ños. Sus pa­dres son del in­te­rior de Pa­ra­guay, de Pi­ra­yú y de Pi­ri­be­buy, cerca de la cor­di­lle­ra de Ca­pu­pé.

“Ahí es­tá la Vir­gen­ci­ta, cer­ca del la­go de Ypa­ca­raí. ¿Co­no­cés Ypa­ca­raí?”, pre­gun­ta Pi­pi­no, y an­tes de re­ci­bir res­pues­ta al­gu­na se po­ne a can­tar “Re­cuer­dos de Ypa­ca­raí”, la be­lla can­ción crea­da por los pa­ra­gua­yos Mir­kin y Or­tiz en 1953.

Per­so­na­je por don­de se lo mi­re, Pi­pi­no re­mi­te a la vie­ja y que­ri­da roc­ko­la: bas­ta que uno pro­nun­cie la pa­la­bra cla­ve pa­ra que és­ta fun­cio­ne co­mo la mo­ne­di­ta que per­mi­te ele­gir la can­ción a es­cu­char. Pa­sa­rá nue­va­men­te cuan­do se le pre­gun­te si lle­va la gui­ta­rra a la con­cen­tra­ción y di­rá que sí “que a los chi­cos les gus­ta”, y que le pi­den te­mas de Los No­che­ros y de rock na­cio­nal co­mo ése que di­ce… “de­trás de las pa­re­des/ que ayer te han le­van­ta­do/ te rue­go que res­pi­res to­da­vía”. Y vol­ve­rá a ocu­rrir ca­da vez que el in­ter­lo­cu­tor le dé un pie...

Paraguay se iba del Mundial 2002, Cuevas no había jugado. Entró contra Eslovenia, a los 16’ del ST con el partido 0-1, y metió dos goles para la clasificación.

Paraguay se iba del Mundial 2002, Cuevas no había jugado. Entró contra Eslovenia, a los 16’ del ST con el partido 0-1, y metió dos goles para la clasificación.

Re­to­man­do la his­to­ria, Cue­vas em­pe­zó en el baby a los 7 años, siem­pre de de­lan­te­ro. “Ahí ya mar­ca­ba al­gu­nas di­fe­ren­cias con mis com­pa­ñe­ros –sa­ca pe­cho–. Cuan­do uno es pe­que­ño y sa­be ju­gar, las di­fe­ren­cias se no­tan mu­cho; en el pro­fe­sio­na­lis­mo ya es más di­fí­cil, te qui­tan es­pa­cios. Siem­pre me gus­tó ti­rar hue­vi­tos, co­mo les de­ci­mos no­so­tros a los ca­ños. Le di­cen así por la ga­lli­na, que po­ne hue­vos y se sien­ta so­bre ellos”.

A los 13, mien­tras bus­ca­ba ha­cer ca­mi­no en el fút­bol, la mú­si­ca to­có a su puer­ta. No es que Pa­co de Lu­cía le par­tie­ra la ca­be­za ni que qui­sie­ra des­ci­frar a Bach: “Arran­qué con la gui­ta­rra por­que la chi­ca que en­se­ña­ba, Li­lia­na, era muy bo­ni­ta. Que­ría ga­nar, así que me mo­ti­vé y ella me en­se­ñó. Apren­dí en una se­ma­na, pe­ro de lo de­más, na­da, ni un be­so. Que­da­mos co­mo muy bue­nos ami­gos”.

Ha­bría que ha­cer una com­po­si­ción de lu­gar en­ton­ces: Pi­pi­no yen­do a la ca­pi­lla San Jor­ge, a dos cua­dras de su ca­sa, a to­car los sal­mos. ¿Lo ima­gi­na?

El ar­pa lle­gó de gran­de, en la Ar­gen­ti­na, cuan­do te­nía des­ti­no de su­plen­te y bus­có paz y con­sue­lo en el ar­pa in­dia, ins­tru­men­to na­cio­nal del Pa­ra­guay. Unos ami­gos que co­no­ció acá le en­se­ña­ron, aun­que nues­tro po­li­fun­cio­nal de la mú­si­ca con­fie­sa pre­fe­rir la gui­ta­rra por­que la do­mi­na más y por­que la pue­de lle­var “pa­ra to­car se­re­na­tas”.

Al prin­ci­pio no se ani­ma­ba a to­car en la con­cen­tra­ción. “Ha­bía mu­cha gen­te gran­de, co­mo Ber­ti y Her­nán Díaz. Aho­ra so­mos to­dos jó­ve­nes y nos sol­ta­mos más”, ad­mi­te, y cuan­do se le di­ce que lo de­ben car­gar bas­tan­te, Pi­pi­no no se ha­ce pro­ble­mas: “Yo me río si me car­gan, no me molesta. Igual, no soy tan jo­dón co­mo cuan­do es­toy con la se­lec­ción. Ahí me suel­to más por­que es mi gen­te, me tie­nen más con­fian­za. Por ahí acá ha­go una co­sa que no es bien mi­ra­da y pue­den de­cir ‘és­te lo es­tá to­man­do a la jo­da’, cuan­do no es así”.

 

Pipino tocando el arpa.

Pipino tocando el arpa.

 

 

EL PO­PI DE BAI­GO­RRIA

Co­ro­nel Bai­go­rria es un lu­nar en la in­men­si­dad cor­do­be­sa. Un pue­bli­to de 1.000 ha­bi­tan­tes, a 30 ki­ló­me­tros de Río Cuar­to, inun­da­do de bo­nan­za y sen­ci­lle­ces. Allí an­cló la fa­mi­lia Bra­ca­mon­te a me­dia­dos de los se­ten­ta, jus­to pa­ra el na­ci­mien­to del Po­pi, el fla­cu­cho de la “bar­bi­ta Ber­suit” que hoy en­ti­bia el co­ra­zón de los hin­chas de Bo­ca.

“Lin­da vi­da la de Bai­go­rria... Me la pa­sa­ba en el pa­tio de mi ca­sa, ju­gan­do a la pe­lo­ta con mi her­ma­no y dos ami­gos in­se­pa­ra­bles, Juan­ma y el Tur­co. Gam­be­teá­ba­mos las ca­ñas, diez mil plan­tas de man­da­ri­na, to­do lo que se nos cru­za­ba por el ca­mi­no. Ese pa­tio era lo má­xi­mo, por­que en Bai­go­rria no ha­bía ni club, ni li­ga, ni na­da”, re­cuer­da Héc­tor Bra­ca­mon­te, que se au­to­de­fi­ne co­mo un buen alum­no del co­le: “Y qué que­rés... mi vie­ja era maes­tra, te­nía que an­dar de­re­cho sí o sí. Era me­dio tra­vie­so, pe­ro ella me cu­ra­ba en­se­gui­da.”

En sus pri­me­ras fo­tos, con el pe­lo la­cio y do­ra­do co­mo el sol, se ad­vier­te una pe­lo­ta de co­lo­res he­re­jes: ro­jo y blan­co. Era ló­gi­co: el pa­dre y el her­ma­no son de In­de­pen­dien­te, ma­má es de Ri­ver. “Pe­ro nun­ca les di el gus­to, siem­pre les hi­ce la con­tra. Juan­cho Ta­bas­so, mi pa­dri­no, es bos­te­ro a full. Me hi­zo de Bo­ca y me re­ga­ló la pri­me­ra ca­mi­se­ta, en el 81. Co­mo to­dos los pi­bes, en­tre los 5 y los 8 años fui hin­cha del que ga­na­ba. Tu­ve ca­mi­se­tas de Ra­cing, de San Lo­ren­zo, de Ne­well’s... De mu­chos equi­pos, me­nos de In­de­pen­dien­te y Ri­ver... Pe­ro a los 8 me hi­ce de Bo­ca pa­ra siem­pre.” 

Una coin­ci­den­cia de­ter­mi­nó la mu­dan­za a Río Cuar­to: el pa­dre con­si­guió un tra­ba­jo allí y el her­ma­no em­pe­za­ba la se­cun­da­ria. “Com­pra­mos una ca­si­ta en cuo­tas, cam­bié de co­le­gio en sex­to y des­cu­brí un mun­do nue­vo. Río Cuar­to es tran­qui, pe­ro al la­do de Bai­go­rria era Nue­va York”, exa­ge­ra Bra­ca, que de tan­to pe­lo­tear en los re­creos se ga­nó un lu­gar en el equi­po de la es­cue­la. ¿De nue­ve? No, de tres, “pe­ro con pro­yec­ción”. Ah...

 

Braca y su pasión por el rock.

Braca y su pasión por el rock.

 

Su ami­go Fe­de­ri­co ju­ga­ba en Ve­ci­nal Ban­da Nor­te –un ba­rrio po­pu­lo­so de la ciu­dad– y le pu­so una fi­cha al téc­ni­co: “Véa­lo al Po­pi, le va a gus­tar”. Y al ti­po le gus­tó. Pri­me­ro lo pu­so en su pues­to “na­tu­ral”, pe­ro a los po­cos días lo in­ven­tó co­mo cin­co. Per­dón, lo de in­ven­to es una in­jus­ti­cia: “La rom­pí. Ju­gué seis me­ses en esa fun­ción y me ter­na­ron co­mo can­di­da­to al me­jor cin­co de la Li­ga In­fan­til. Me ga­nó Ca­rran­za, que aho­ra jue­ga en Al­ma­gro.” Que se cui­den Cas­ci­ni y Bat­ta­glia, en­ton­ces...

A Fe­de­ri­co lo lla­ma­ron de Re­na­to Ce­sa­ri­ni, otro club de Río Cuar­to. Y Bra­ca fue atrás, mo­vi­do por la amis­tad. Des­co­no­cía que le es­pe­ra­ba una de­si­lu­sión gi­gan­tes­ca. Eran jus­ti­to 16 ju­ga­do­res y ha­bía un so­lo ar­que­ro, así que...

–Pi­be, creo que vas a ser el ar­que­ro su­plen­te.

Las pa­la­bras del téc­ni­co le ta­la­dra­ron el es­pí­ri­tu. Y lo en­ve­ne­na­ron del to­do cuan­do com­pro­bó que la ro­ta­ción del ar­que­ro su­plen­te era un chis­te cor­do­bés. Te­nía el pe­so de una con­de­na.

“Di­je chau, lar­go to­do. Se me fue­ron las ga­nas de ju­gar al fút­bol. Es­ta­ba tan des­mo­ra­li­za­do que ni iba a en­tre­narme. Apa­re­cía los días de par­ti­do pa­ra po­ner­me los guan­tes y sen­tar­me en el ban­co, na­da más. Es­ta­ba en­tre­ga­do”, re­su­me Bra­ca, que en­ci­ma de­bió po­ner­le el pe­cho a los re­zon­gos de su ma­má: “Me que­ría ma­tar. Siem­pre qui­so que fue­ra al co­le­gio in­dus­trial, de do­ble es­co­la­ri­dad. Pe­ro yo hin­ché y me sa­lí con la mía. Me ano­té en el Na­cio­nal, que era más fá­cil y me de­ja­ba la tar­de li­bre pa­ra ju­gar al fút­bol. Al prin­ci­pio se la ban­có, pe­ro cuan­do di­je que no ju­ga­ba más al fút­bol...”.

Has­ta que un día gol­pea­ron la puer­ta. Era Juan Si­ra­veg­na, ami­go de la fa­mi­lia y ayu­dan­te de Ri­car­do Ai­mar, téc­ni­co de la cla­se 78 de Es­tu­dian­tes de Río Cuar­to. El men­sa­je era cla­ro: da­le, ve­ní a ju­gar con no­so­tros, ani­ma­te.

El Pa­yo Ai­mar, pa­pá de Pa­bli­to, ca­si que lo res­ca­tó pa­ra el fút­bol –“Me in­ven­tó la po­si­ción de nue­ve de pun­ta”– y hoy re­cuer­da aquel mo­men­to con un gran ca­ri­ño: “¡¿El Po­pi?! Un fe­nó­me­no. Muy buen pi­be. Hu­bie­ra si­do una pi­car­día que no si­guie­ra. Era más fla­qui­to, aho­ra es­tá me­jor ar­ma­do, pe­ro se no­ta­ba que te­nía pas­ta. Me da gus­to ver que las co­sas le sa­len tan bien, pe­ro va a an­dar mu­cho me­jor. To­da­vía no dio to­do lo que pue­de.”

 

Héctor Bracamonte jugando para Boca.

Héctor Bracamonte jugando para Boca.

 

¿Si ju­ga­ron jun­tos Bra­ca­mon­te y Pa­bli­to Ai­mar? Sí. Y pa­re­ce que hi­cie­ron es­tra­gos. “El Pa­yi­to era una ca­te­go­ría me­nos, pe­ro ca­da tan­to lo su­bían pa­ra que nos die­ra una ma­no. En­tra­ba y ha­cía un des­pa­rra­mo. Una vez fui­mos a Gi­ge­na, un pue­bli­to de por ahí. El par­ti­do es­ta­ba chi­vo, íba­mos ape­nas 1 a 0 y en­tró él. En 15 mi­nu­tos hi­zo un mon­tón de ca­ños y me­ti­mos cin­co go­les. Un in­fier­no.”

Pi­rue­tas del fút­bol. Una fi­gu­ra de Bo­ca sal­va­da pa­ra el fút­bol por el pa­pá de un em­ble­ma de Ri­ver...

 

“NO TEN­GO MONS­TRUOS ADE­LAN­TE”

–Nel­son, ha­ble­mos un po­co de lo que vie­ne sien­do tu pa­so por Ri­ver.

–Da­le, pre­gun­tá no­más.

–Una vez se di­jo en el club…

–(In­te­rrum­pe) Se han di­cho tan­tas co­sas...

–Una vez se di­jo que Ra­món ha­bía pa­ten­ta­do una fra­se: “Con Cue­vas hay que ju­gar con dos pe­lo­tas, una pa­ra él y otra pa­ra el res­to”.

–Y… si Ra­món di­ce eso. El es téc­ni­co, ga­nó mu­chas co­sas. Yo no ga­né na­da en com­pa­ra­ción con él. No pue­do de­cir na­da de Ra­món Díaz.

Cuevas posa con la camiseta de River para una producción de El Gráfico.

Cuevas posa con la camiseta de River para una producción de El Gráfico.

–¿Pe­ro ha­cen fal­ta dos pe­lo­tas con vos?

–Pue­den ser tres, tam­bién. ¿Vos qué pen­sás?

–Que te­nés gran­des con­di­cio­nes: gam­be­ta, ti­ro de afue­ra con las dos pier­nas, ve­lo­ci­dad, pe­ro nun­ca te con­so­li­dás co­mo ti­tu­lar. ¿Por qué?

–No sé. Tal vez to­da­vía no vi­no el téc­ni­co que me de­be po­ner. O no ten­go tan­tas con­di­cio­nes pa­ra ju­gar de ti­tu­lar. Pe­ro cuan­do el gru­po me ne­ce­si­tó, es­tu­ve ahí pa­ra ayu­dar­los. Cuan­do en­tro me sien­to… Qué sé yo, no te di­ría el me­jor, pe­ro sí que le pue­do apor­tar mu­cho al equi­po.

–¿Por qué no con­ven­cés a los téc­ni­cos?

–¿De­frau­dé las ve­ces que ju­gué?

–No, pe­ro, ¿por qué no te ga­nás un pues­to?

–Y… no sé, ha­bría que pre­gun­tar­le a ca­da téc­ni­co que es­tu­vo en Ri­ver.

–¿Nun­ca un téc­ni­co te dijo: “Ha­cés bien es­to, pe­ro te­nés que me­jo­rar es­to otro”?

–Ga­lle­go no me pu­so de ti­tu­lar en mu­chos par­ti­dos por­que es­ta­ban Sa­vio­la y Or­te­ga, pe­ro si ellos no ju­ga­ban, el To­lo me iba a po­ner. Es una ex­ce­len­te per­so­na, con­fia­ba en mí. A ve­ces se eno­ja­ba y me gri­ta­ba: “A la mier­da, Pi­pi­no”, pe­ro es par­te de su per­so­na­li­dad. Te pu­tea y des­pués to­do bien.

–¿Te pu­tea­ba por­que no la lar­ga­bas?

–No, por­que ju­ga­ba por aden­tro y él que­ría que en­ca­ra­ra por afue­ra y ti­ra­ra el cen­tro.

–¿En qué puesto te sen­tís más có­mo­do?

–No sé, he ju­ga­do en tan­tos lu­ga­res... Me gus­ta ju­gar co­mo Or­te­ga, suel­to por cual­quier la­do.

–D’A­les­san­dro di­jo, des­pués del fa­mo­so gol a Ra­cing en el tor­neo pa­sa­do: “A Cue­vas hay que pu­tear­lo pa­ra que jue­gue bien”. ¿Es así?

–No sé qué de­cir­te, por­que a él tam­bién lo pu­tean.

 

 

–¿Sos un po­co el pun­ching ball del equi­po? ¿El ti­po al que pu­tean to­dos?

–Más o me­nos, pe­ro me la ban­co. No soy un ca­len­tón co­mo An­drés, por­que a An­drés vos le de­cís al­go y sal­ta, se pe­lea con to­do el mun­do. Muy bue­na per­so­na, pe­ro me­dio ca­len­tón. Es su per­so­na­li­dad.

–¿Vos ja­más res­pon­dés cuan­do te pu­tean?

–De­pen­de: si me to­ca la mo­ral, a lo me­jor res­pon­do. En Ri­ver no me pa­só. Los pa­ra­gua­yos so­mos muy no­bles y res­pe­tuo­sos. Pe­ro cuan­do nos to­can el ho­nor, la no­ble­za o la mo­ral, reac­cio­na­mos. Y cuan­do reac­cio­na­mos so­mos jo­di­dos, reac­cio­na­mos mal. Pe­ro es muy di­fí­cil que me pa­se a mí.

–¿Tus com­pa­ñe­ros te pu­tean por­que sos mor­fón?

–Qué sé yo, a ve­ces por­que ha­go una… lo que pa­sa es que si ha­go una y me sa­le, no van a de­cir na­da. De re­pen­te, ha­go una, no pa­so y des­pués me pu­tean. Pe­ro tam­bién de­pen­de quién ha­ga, por­que de re­pen­te la ha­ce otro y no lo pu­tean. Pa­só con Or­te­ga y aho­ra pa­sa con otros, pe­ro con­mi­go es “haz­te la fa­ma y écha­te a dor­mir”. Igual, no me afec­ta. Yo me pre­gun­to: si Or­te­ga no hu­bie­ra in­ten­ta­do, si no hu­bie­se si­do un ti­po pí­ca­ro que arries­ga­ba, ¿habría lle­ga­do a ser lo que es?

–Tus com­pa­ñe­ros te pu­tea­rán, pe­ro la gen­te de Ri­ver te pi­de siem­pre.

–La gen­te de Ri­ver me ban­ca a muer­te. La gen­te de Ri­ver es lo má­xi­mo pa­ra mí.

–¿Por qué te ban­ca: por tu for­ma de ser, por los go­les de­ci­si­vos que me­tis­te?

–Por­que las ve­ces que ju­gué, no ju­gué mal. Y sa­ben que he te­ni­do po­cas opor­tu­ni­da­des… No es que me die­ron diez par­ti­dos se­gui­dos… Ima­gi­na­te: diez par­ti­dos se­gui­dos (le­van­ta la voz), diez par­ti­dos y que no res­pon­da. Tal vez me ban­ca por­que voy pa­ra ade­lan­te y arries­go. Si la pier­do, la pier­do, pe­ro si sa­le bien na­die te va a de­cir na­da.

–¿Cuán­do te vas a con­so­li­dar ju­gan­do diez par­ti­dos se­gui­dos de ti­tu­lar?

–Ya va a lle­gar. Es­toy con­ven­ci­do: tar­de o tem­pra­no voy a ju­gar de ti­tu­lar, no hay mal que du­re cien años. No me con­for­mo con en­trar unos mi­nu­tos por par­ti­do, si no van a de­cir que fui un ju­ga­dor de se­gun­dos tiem­pos.

En acción contra Talleres. “Quiero demostrar que no soy un jugador de segundos tiempos”, afirma Pipino.

En acción contra Talleres. “Quiero demostrar que no soy un jugador de segundos tiempos”, afirma Pipino.

–¿Y no sos un ju­ga­dor de “se­gun­dos tiem­pos”?

–Cla­ro que no. Me sien­to un ju­ga­dor de to­do el par­ti­do. No me fal­ta na­da: soy jo­ven…

–¿Pue­de ser que te fal­te ese gol­pe de suer­te: que no ten­gas a un Sa­vio­la o un Or­te­ga ade­lan­te?

–Aho­ra no ten­go nin­gún mons­truo ade­lan­te, pe­ro tam­po­co soy ti­tu­lar. Hay ex­ce­len­tes ju­ga­do­res, pe­ro no un Fran­ces­co­li, un Sa­vio­la o un Or­te­ga.

–¿Có­mo creés que vas a es­tar de­fi­ni­do en el dic­cio­na­rio de Ri­ver que sa­có Olé? Cue­vas:…

–(Pien­sa)… su­plen­te de Ri­ver. Eter­no su­plen­te de Ri­ver. (Ri­sas)

–Y en cuan­to a la po­si­ción: vo­lan­te, de­lan­te­ro…

–¿Po­si­ción? En el cos­ta­do de la can­cha… pe­ro del la­do de afue­ra, ja, ja.

 

RE­CUER­DOS DE UN EXI­LIO

–¿Te gus­ta­ría ju­gar en Bo­ca?

Bra­ca mi­ró al pre­si­den­te de Es­tu­dian­tes de Río Cuar­to con ca­ra de có­mo me pre­gun­tás esa ob­vie­dad. Era vier­nes a la no­che. Ha­bía ter­mi­na­do de ju­gar un par­ti­do del Tor­neo Ar­gen­ti­no A y es­ta­ba ar­man­do el bol­so pa­ra ir­se a su ca­sa.

–Mi­rá que el mar­tes te quie­ren allá...

De­jó el bol­so así no­más, ar­mó la va­li­ja y en­fi­ló pa­ra Par­que Sar­mien­to con su pa­pá. “A las 9 de la ma­ña­na ya es­tá­ba­mos ahí. Nos re­ci­bió Abel Al­ma­da, nos pre­sen­tó a Li­to Isa­be­lla, el téc­ni­co de la Re­ser­va, y em­pe­cé a en­tre­narme.”

 

Bracamonte se calza la azul y oro.

Bracamonte se calza la azul y oro.

 

Si Río Cuar­to le ha­bía pa­re­ci­do in­men­sa, ima­gi­nen Bue­nos Ai­res... Dur­mió al­gu­nas no­ches ahí mis­mo, en Par­que Sar­mien­to, has­ta que se mu­da­ron a la por en­ton­ces fla­man­te pen­sión de Ca­sa Ama­ri­lla. “Lin­da épo­ca ésa... Vi­vía con Ca­triel Or­ce­llet, que es­tá en Chi­ca­go; Fer­nan­do Or­tiz, el dos de Unión; Ser­gio Schul­meis­ter, el ar­que­ro de Hu­ra­cán; Gui­ller­mo Val­dez, Ger­nán Ga­llo... Era una ban­da hu­mil­de y muy uni­da.”

El arran­que fue mo­vi­di­to: Re­ser­va, des­cen­so ines­pe­ra­do a Cuar­ta y otra vez a Re­ser­va con la lle­ga­da de Car­los Ma­ría Gar­cía Cam­bón. Así ter­mi­nó el 97. Hi­zo la pre­tem­po­ra­da del 98 con la Pri­me­ra. Y cuan­do le die­ron sa­li­da al Bam­bi­no Vei­ra se le des­pe­jó el ca­mi­no pa­ra el de­but. “Cam­bón asu­mió in­te­ri­na­men­te y pro­mo­cio­nó a un mon­tón de pi­bes: Na­vas, Or­tiz, Bat­ta­glia, yo... Mal no nos fue. El equi­po se man­tu­vo cin­co par­ti­dos in­vic­to, los pri­me­ros del ci­clo his­tó­ri­co de 40 que des­pués com­ple­ta­ría Bian­chi”, di­ce Bra­ca, que lle­va una fe­cha ta­lla­da en el re­cuer­do: 12 de ma­yo de 1998. “Ese día ju­ga­mos con­tra Ra­cing. Cam­bón me lle­vó al ban­co y me hi­zo de­bu­tar. En­tré por el Me­lli Gui­ller­mo fal­tan­do 20 mi­nu­tos. Que­dé de pun­ta con Ca­nig­gia, íba­mos 0–0 y ga­na­mos 2–0. ¿Qué más po­día pe­dir?”

Por ejem­plo, lu­gar. Pe­ro ama­ne­ció el ci­clo de Bian­chi, “es­ta­ban to­dos los mons­truos y era fi­ja que no iba a ju­gar. En­ton­ces se me dio por el exi­lio, je...”

Pri­me­ro, ca­bo­ta­je. Lo­mas de Za­mo­ra sin es­ca­las.

“Los An­des me da­ba la opor­tu­ni­dad de ju­gar con gen­te gran­de en una ca­te­go­ría lin­da co­mo la B Na­cio­nal. No que­ría otro año en Re­ser­va. Ne­ce­si­ta­ba ro­ce y con­ti­nui­dad. Y acep­té el prés­ta­mo. Tu­vi­mos un equi­pa­zo –Gaby Lo­bos, Ale­xis Gar­cía, Ca­chi­to Cór­do­ba, Adrián Gon­zá­lez–, pe­ro nos fue mal. A mí igual me sir­vió: ju­gué mu­cho, hi­ce bue­nos go­les. Pe­ro ten­dría­mos que ha­ber pi­ca­do más al­to.”

Des­pués, in­ter­na­cio­nal. Ba­da­joz por tri­pli­ca­do.

Aguantando la carga, con la camiseta alternativa del Badajoz. El riocuartense jugó tres temporadas consecutivas en la Segunda División española.

Aguantando la carga, con la camiseta alternativa del Badajoz. El riocuartense jugó tres temporadas consecutivas en la Segunda División española.

“Vol­ví a Bo­ca des­de Los An­des pa­ra ha­cer la pre­tem­po­ra­da y jus­to apa­re­ció lo de Ba­da­joz. ¿La ver­dad? Al prin­ci­pio no me gus­ta­ba. Era Se­gun­da de Es­pa­ña, pe­ro ha­bía que re­mar de­ma­sia­do. De mí­ni­ma, iba co­mo cuar­to de­lan­te­ro. Te­nía ade­lan­te a un pi­be de in­fe­rio­res muy que­ri­do por la gen­te, a Car­los To­rres, y a Ce­fe­ri­no, que ve­nía del Real Ma­drid. Me­nos mal que la adap­ta­ción fue fá­cil. Era el se­gun­do año del ge­ren­cia­mien­to de Ti­ne­lli y ha­bía va­rios ar­gen­ti­nos. Di­je que al prin­ci­pio no me gus­ta­ba, ¿no? Bue­no, me ter­mi­nó en­can­tan­do.”

Más allá de lo que pro­du­jo en la can­cha, Bra­ca se sin­tió a gus­to en la ciu­dad. “Yo pen­sé que era un pue­blo de vie­jos. Ha­bía vis­to las no­tas de Die­go Ko­rol pa­ra Vi­deo­Match y di­je ‘chau, voy a co­mer­me el em­bo­le de mi vi­da’. Y na­da que ver. A la can­cha va la gen­te gran­de, es ver­dad. Pe­ro en la ciu­dad hay mu­chí­si­ma ju­ven­tud. Dis­fru­ta­ba a full el tiem­po li­bre: to­ma­ba sol en el río, le da­ba du­ro a la mú­si­ca y me en­con­tra­ba en los pubs a char­lar ho­ras y ho­ras con los ami­gos, una cos­tum­bre muy nues­tra que en Ba­da­joz tam­bién tie­nen. Era co­mo es­tar en Río Cuar­to. Por eso vol­ví dos ve­ces más y me ba­jé de la po­si­bi­li­dad de ju­gar en el Amé­ri­ca de Mé­xi­co, don­de es­tu­ve un mes. En el Dis­tri­to Fe­de­ral no me en­con­tré a gus­to y en Ba­da­joz sa­bía que la iba a pa­sar fe­nó­me­no.”

Bra­ca qui­so y quie­re a Ba­da­joz. Y allí tam­po­co lo ol­vi­dan. Ju­gó su úl­ti­mo par­ti­do el 2 de fe­bre­ro –me­tió un gol en el 2-1 al Nu­man­cia– y de­jó un va­cío gran­de. Aden­tro y afue­ra de la can­cha. El mi­cro que usa el plan­tel pa­ra re­co­rrer mi­les y mi­les de ki­ló­me­tros por la geo­gra­fía es­pa­ño­la to­da­vía ex­tra­ña los acor­des de su gui­ta­rra. “Es un gru­po de mu­cha­chos hu­mil­des, muy ca­lla­di­tos, y yo so­bre­sa­lía. Si no za­pa­ba un po­co, los via­jes se ha­cían in­ter­mi­na­bles. Y con­mi­go se pren­día Pa­qui­to, un de­fen­sor. Tre­men­do can­tan­te de fla­men­co, Pa­qui­to. Arran­qué ha­cién­do­le el aguan­te con la gui­ta­rra y ter­mi­né en­se­ñán­do­le can­cio­nes nues­tras a to­do el equi­po. Pa­ra col­mo allá ar­man ce­nas del plan­tel con la fa­mi­lia ca­da quin­ce días, así que a los pos­tres em­pe­za­ba el show. ¿Y quié­nes co­pa­ban la pa­ra­da? Bra­ca y Pa­qui­to...”

Se acer­ca­ba el mo­men­to de que el bra­ca­gol fue­ra con la mú­si­ca a otra par­te...

 

“ME TIE­NEN CO­MO BO­LU­DI­TO”

Des­pués de des­ta­car­se en el baby, Cue­vas de­bu­tó a los 17 años en la Pri­me­ra del fút­bol gua­ra­ní en Sport Co­lom­bia, en 1997. Al año si­guien­te pa­só al Atlé­ti­co Tem­be­tary, de la Se­gun­da, mien­tras par­ti­ci­pa­ba de dis­tin­tas se­lec­cio­nes ju­ve­ni­les de la al­bi­rro­ja. Fue en el Sub-20 que par­ti­ci­pó del Su­da­me­ri­ca­no de Tan­dil y Mar del Pla­ta, a co­mien­zos de 1999, que Cue­vas la rom­pió y lla­mó la aten­ción de Ri­ver. Allí Pi­pi­no ju­ga­ba de mar­ca­dor de pun­ta de­re­cho. Por esos días, en me­dio de los ru­mo­res del pa­se, ya sa­ca­ba cha­pa de per­so­na­je: se pa­sea­ba por el lobby del ho­tel de las de­le­ga­cio­nes con un go­rri­to de Ri­ver…

Pi­pi­no guar­da los me­jo­res re­cuer­dos de aquel Su­da­me­ri­ca­no. “A un ju­ga­dor hay que ban­car­lo a  muer­te. To­dos los téc­ni­cos de los equi­pos en que so­bre­sa­lí me die­ron mu­cha con­fian­za y con­ten­ción. En ese Sub-20, Ma­rio Jac­quet me de­cía: ‘En­trá a ha­cer tu jue­go, no es­cu­ches las pu­tea­das, vos sos el me­jor’. Mu­chas ve­ces, uno en­tra a la can­cha muy pen­dien­te del téc­ni­co y tra­ta de cum­plir­le. Pien­sa más en cum­plir­le al téc­ni­co que en man­dar­se… Pe­ro en el fút­bol te tenés que di­ver­tir. Cuan­do un fut­bo­lis­ta en­tra en la can­cha sin pre­sión y a di­ver­tir­se, le sa­len mu­cho me­jor las co­sas”.

Como de costumbre, River perdía en la Bombonera el 14 de mayo de 2000. Cuevas entró por Hernán Díaz, a los 11’ del ST, y anotó el empate a 13’ del final.

Como de costumbre, River perdía en la Bombonera el 14 de mayo de 2000. Cuevas entró por Hernán Díaz, a los 11’ del ST, y anotó el empate a 13’ del final.

La his­to­ria pos­te­rior es bas­tan­te co­no­ci­da. La ma­má de Cue­vas se apa­re­ció por los mí­ti­cos pa­si­llos del Mo­nu­men­tal y su hi­jo cum­plió el sue­ño. Pa­só Ra­món, des­pués Ga­lle­go, otra vez Ra­món, y el pa­ra­gua­yo de la gam­be­ta in­des­ci­fra­ble ja­más con­si­guió la ti­tu­la­ri­dad. En el úl­ti­mo tor­neo ya ni al­ter­na­ba en el ban­co. Dos días an­tes del fa­mo­so par­ti­do de la ca­rre­ra lo­ca con­tra Ra­cing an­da­ba pre­gun­tán­do­les a los pe­rio­dis­tas si es­ta­ba en­tre los con­cen­tra­dos. Al fi­nal cal­zó de úl­ti­ma por­que Or­te­ga es­ta­ba le­sio­na­do y Ma­xi Ló­pez sus­pen­di­do. Ju­gó un pu­ña­do de mi­nu­tos, me­tió el gol del cam­peo­na­to y eso le per­mi­tió en­trar por la ven­ta­na al Mun­dial 2002, más que na­da por la pre­sión de la pren­sa.

En Co­rea es­ta­ba des­ti­na­do a ser uno más de los que ni pi­san el cés­ped cuan­do Ce­sa­re Mal­di­ni lo man­dó en los úl­ti­mos 29 mi­nu­tos con­tra Es­lo­ve­nia. “Fue lo me­jor que me pu­do ha­ber pa­sa­do en mi ca­rre­ra. Hi­ce los go­les y me pu­se a llo­rar de la ale­gría. Sa­bía que era fe­ria­do en Asun­ción. Mis ami­gos me con­ta­ron que se lle­nó de gen­te fren­te a mi ca­sa… Nos íba­mos del Mun­dial, Mal­di­ni me di­jo que iba a en­trar y el pro­fe Ga­briel Ma­ca­ya me aga­rró y me sa­cu­dió: ‘Pi­pi­no, te­nés que en­trar a ha­cer dos go­les, acor­da­te de eso, ¿eh? Dos go­les, no te ol­vi­des’. Yo le de­cía: ‘Noooo, des­preo­cu­pa­te, pro­fe’. Y en­tré con­ven­ci­do. Al­gu­no po­dría pen­sar que mi in­ten­ción era ju­gar unos mi­nu­tos y de­cir: bue­no, al me­nos es­tu­ve en un Mun­dial. Pe­ro na­da que ver. Jus­to es­ta­ba le­yen­do un li­bro, ‘El po­der de la men­te’, y ahí de­cía que la men­te vi­sua­li­za y gra­ba las co­sas de éxi­to. Que si te pro­po­nés al­go y lo te­nés bien gra­ba­do en la men­te, se­gu­ro que lo con­se­guís. Esa no­che el téc­ni­co me hi­zo en­trar pa­ra cum­plir por­que, se­gún di­je­ron, ya te­nía los pa­sa­jes lis­tos pa­ra el día si­guien­te. Era mi úni­ca opor­tu­ni­dad. En los otros dos par­ti­dos ni si­quie­ra ha­bía en­tra­do un mi­nu­to. Pre­ca­len­té, pe­ro só­lo mi­ré el par­ti­do y el mar­co. En un pri­mer Mun­dial, uno mi­ra los de­ta­lles pa­ra guar­dár­se­lo y poder contarlo”.

Y si eso fue in­creí­ble, ni ha­blar del re­gre­so…

–Me hi­cie­ron un ho­me­na­je en Pi­ra­yú, el pue­blo de mi pa­pá. Me re­ga­la­ron una me­da­lla de pla­ta, me de­cla­ra­ron hi­jo di­lec­to. Es un pue­blo de 15.000 per­so­nas y ese día se jun­ta­ron unas 5.000. Ha­bía se­ño­ras que llo­ra­ban só­lo por mi­rar­me. Eso me hi­zo la­gri­mear. No pen­sé que tan­ta gen­te te pu­die­ra ad­mi­rar por ir a un Mun­dial. Les di­je que me sen­tía muy or­gu­llo­so y que es­ta­ba muy agra­de­ci­do. Uno tie­ne que ser agra­de­ci­do en la vi­da, por­que si uno no es agra­de­ci­do, le pue­den pa­sar mu­chas co­sas.

A River se le complicaba el Clausura. Era 0-0 con Racing, el 28 de abril de 2002. A los 16’ del ST, Cuevas entró por Husain y puso el 1-0 en el descuento.

A River se le complicaba el Clausura. Era 0-0 con Racing, el 28 de abril de 2002. A los 16’ del ST, Cuevas entró por Husain y puso el 1-0 en el descuento.

–Por eso cuan­do te quie­ren pin­char con Ra­món Díaz vos no le ti­rás con bron­ca, aun­que la de­be­rás te­ner por­que no te po­nían ni de su­plen­te.

–Ten­go mis co­sas, pe­ro me las guar­do bien so­lo. No an­do di­vul­gan­do por ahí. Tra­to de no per­ju­di­car a na­die ni que na­die me per­ju­di­que a mí; no quie­ro pro­ble­mas. Por eso de­cía que no soy tan lo­co en Ri­ver, más bien me tie­nen co­mo bo­lu­di­to. Pe­ro pre­fie­ro que me ten­gan así y no co­mo un agran­da­do. El agran­da­do, tar­de o tem­pra­no, se cae.

 

EL RE­GRE­SO INES­PE­RA­DO

Ene­ro de 2002. Dos char­las te­le­fó­ni­cas pa­ra­le­las e in­de­pen­dien­tes.

Charla I. Bra­ca ha­bla des­de Es­pa­ña con su ma­má y bro­mea: “Se­gu­ro que me que­do acá, ma... Só­lo vol­ve­ría si me lla­ma Ta­bá­rez pa­ra Bo­ca, ja, ja...”

Charla II. Un tal Mar­ce­lo Biel­sa ha­bla de bue­yes per­di­dos con su vie­jo maes­tro, Jor­ge Grif­fa, y re­cuer­da de al­go al pa­sar: “Ah, Jor­ge... ¿Ese mu­cha­cho Bra­ca­mon­te to­da­vía es de us­te­des, no? Es­tu­ve vien­do unos vi­deos de Es­pa­ña y an­da bas­tan­te bien. Qué ra­ro que no lo tie­nen en cuen­ta...”

Una se­ma­na des­pués, aca­so tras una char­la en­tre el ca­po de in­fe­rio­res y el Maes­tro, que an­da­ba a la pes­ca de un nue­ve, so­nó el te­lé­fo­no de Bra­ca: “Te­nés que pre­sen­tar­te en Bo­ca cuan­to an­tes.”

–¿Te sor­pren­dió?

–¡Y cla­ro! Qué me iba a ima­gi­nar... En­ci­ma allá es­ta­ba en la in­cer­ti­dum­bre to­tal. Ti­ne­lli se ha­bía ido y em­pe­za­ron a ma­ne­jar el club unos em­pre­sa­rios por­tu­gue­ses que to­da­vía es­tán. Al téc­ni­co nue­vo no le caí mu­cho en gra­cia y me pin­tó en el ban­co du­ran­te 6 o 7 par­ti­dos. Qué sé yo, me em­pe­cé a preo­cu­par. Y ahí lla­ma­ron de Bo­ca. Fue gros­so.

–Pa­ra los hin­chas fue gros­so des­cu­brir que ibas al en­tre­namiento en tren des­de Es­ca­la­da. No es co­mún que el nue­ve de Bo­ca an­de en tren...

–Fue al prin­ci­pio, no­más, cuan­do pa­ré en la ca­sa de mis sue­gros has­ta ins­ta­lar­nos en un de­par­ta­men­to en Ba­rra­cas, cer­qui­ta del club. No te­nía na­da de ma­lo ir en tren. Soy un ti­po sim­ple y me gus­tan las co­sas sim­ples. La gen­te no me co­no­cía tan­to.

Su día inolvidable: 12 de mayo de 1998. Debuta en Primera reemplazando al Melli Guillermo, en Racing 0-Boca 2. El técnico era Carlos María García Cambón.

Su día inolvidable: 12 de mayo de 1998. Debuta en Primera reemplazando al Melli Guillermo, en Racing 0-Boca 2. El técnico era Carlos María García Cambón.

–¿Y aho­ra? ¿Te cam­bió de­ma­sia­do la vi­da?

–Uh... la re­per­cu­sión de Bo­ca es im­pre­sio­nan­te. Por suer­te, pue­do dis­fru­tar­lo. No me ma­rea. Es­toy bien con­te­ni­do por mi fa­mi­lia y por los con­se­jos de mi re­pre­sen­tan­te, Eduar­do Ga­mar­nik.

–¿Sos un bi­cho ra­ro pa­ra el me­dio? Aque­llo del tren, no usás ce­lu­lar, no sa­bés ma­ne­jar...

–No. ¿Qué bi­cho ra­ro? Ya di­je: soy un ti­po co­mún. Y ya voy a apren­der a ma­ne­jar, ¿eh? Pro­fe­so­res me so­bran. To­dos quie­ren en­se­ñar­me. El asun­to es que el alum­no to­da­vía no quie­re apren­der... Por el mo­men­to ten­go al­qui­la­do a los ar­que­ros co­mo re­mi­se­ros. An­tes me lle­va­ba Mau­ro As­tra­da, aho­ra me pa­sa a bus­car Willy Ca­ba­lle­ro.

–¿Qué lu­gar ocu­pa el fút­bol en tu vida?

–El se­gun­do. Pri­me­ro es­tá mi fa­mi­lia. Pe­ro pa­ra es­tar bien con mi fa­mi­lia tam­bién ne­ce­si­to an­dar bien en el la­bu­ro. Hay una es­ca­la, pe­ro es­tán li­ga­dos.

–¿Y la mú­si­ca?

–Es al­go que vie­ne de fa­mi­lia. Un tío es mú­si­co de al­ma y tie­ne un gru­po, mis vie­jos siem­pre can­ta­ron, mi her­ma­no tam­bién es­tu­vo en una ban­da... Juan Jo­sé sa­be to­car la gui­ta­rra, el ba­jo, te­cla­dos. Le das una lla­ve y tam­bién te la to­ca... Yo apren­dí so­li­to, ma­no­tean­do la gui­ta­rra cuan­do él la sol­ta­ba, bien au­to­di­dac­ta. Bah... los dos so­mos así, nun­ca es­tu­dia­mos un acor­de.

–¿Al­gún día vas a te­ner tu ban­da, co­mo el Mo­no Bur­gos o el Ri­fle Pan­dol­fi?

–No... To­co en­tre ami­gos pa­ra di­ver­tir­me. Pro­fe­sio­nal­men­te se­ría de­ma­sia­do. Me con­for­mo con ha­ber es­ta­do con la Ber­suit y La Man­cha por in­vi­ta­ción. Ya es­tá. Lo mío es Bo­ca, el fút­bol.

–A pro­pó­si­to, ¿por qué creés que la gen­te es­tá tan en­gan­cha­da con vos?

–Ha­bría que ver si pa­san cin­co o seis par­ti­dos y no la me­to, ¿no? Pe­ro es ver­dad, no­to que me tie­nen un ca­ri­ño es­pe­cial. A ve­ces me re­co­no­cen una asis­ten­cia o que me hi­cie­ron la fal­ta pre­via al gol, co­sas así... Ha­ga o no ha­ga go­les, me rom­po el al­ma co­rrien­do. Si me que­da un po­qui­to aden­tro, sal­go eno­ja­do de la can­cha. Qui­zá la gen­te per­ci­ba ese sa­cri­fi­cio y le gus­te.

–O tal vez seas un ti­po ca­ris­má­ti­co.

–¿Yo, ca­ris­má­ti­co? No sé qué es ca­ris­má­ti­co. Fa­cha no ten­go. Soy ex­tro­ver­ti­do, di­go lo que pien­so, tra­to de ser ama­ble...

–¿Cuál es tu ma­yor vir­tud fut­bo­lís­ti­ca?

–La en­tre­ga. Con en­tre­ga y un po­qui­to de ap­ti­tu­des te tie­ne que ir bien.

 

Braca tuvo dos ciclos en Boca.

Braca tuvo dos ciclos en Boca.

 

–¿Una ap­ti­tud se­ría me­ter go­les de ro­di­lla?

–Ja, ja, po­dría ser... ¿Sa­bés qué pa­sa? A esa al­tu­ra es em­bro­ma­do dar­le con la ca­be­za y con el pie. Y co­mo con la ro­di­lla va­le... Eso sí, no siem­pre sa­le tan bien co­mo con Unión y Gim­na­sia.

–Pe­ro sos un es­pe­cia­lis­ta. Ya hi­cis­te cua­tro.

–Esos dos, uno en Ba­da­joz y otro en in­fe­rio­res. Pe­ro ojo: pue­de en­trar o ir al ban­de­rín del cór­ner.

–¿Quié­nes son tus re­fe­ren­tes fut­bo­lís­ti­cos?

–Ba­ti es uno, aun­que es di­fí­cil de imi­tar... Y el que más me gus­ta es Tre­ze­guet. Es opor­tu­nis­ta, ca­be­cea fe­nó­me­no, apa­re­ce por to­do el fren­te...

–¿Có­mo es eso de pe­lear el pues­to con al­guien con quien te lle­vas bien co­mo el Pam­pa So­sa?

–Es al­go nor­mal que pa­sa en to­dos los plan­te­les. En Ba­da­joz com­pe­tí con To­rres, Lean­dro y Mo­lis, acá con el Pam­pa... Pa­ra mí es fá­cil: una co­sa es lo de­por­ti­vo y otra lo hu­ma­no. El pro­ble­ma lo tie­ne el téc­ni­co. Com­pi­to leal­men­te con un com­pa­ñe­ro, no con­tra un ene­mi­go. El Pam­pa pien­sa igual. Po­ne­mos el bien del equi­po por en­ci­ma de to­do.

–¿Te po­dés di­ver­tir ju­gan­do en la Pri­me­ra de Bo­ca, con to­das las pre­sio­nes en­ci­ma?

–Se­gu­ro. No pier­do de vis­ta la cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad que im­pli­ca Bo­ca, pe­ro tam­po­co que el fút­bol es esen­cial­men­te un jue­go. Me di­vier­to cuan­do me sa­le bien una ju­ga­da. O vién­do­lo de cer­ca a Car­li­tos Té­vez.

–¿Cuál es tu sue­ño?

–Se­guir dón­de es­toy. Mi sue­ño es Bo­ca. Dis­fru­to mu­cho el pre­sen­te y es­toy pre­pa­ra­do pa­ra lo que ven­ga, sea bue­no o ma­lo.

 

Bra­ca y Pi­pi­no. Pi­pi­no y Bra­ca. Ama­dos in­con­di­cio­nal­men­te por los hin­chas, em­pe­zan­do por sus pro­pios pre­si­den­tes…

Di­ce Mau­ri­cio Ma­cri: “Bra­ca­mon­te de­be ser un es­pe­jo pa­ra los pi­bes del club. No te­nía lu­gar, hi­zo ex­pe­rien­cia afue­ra y vol­vió pa­ra triun­far.”

Di­ce Jo­sé Ma­ría Agui­lar: “¿Cue­vi­tas? Top fi­ve. Pro­ble­ma de los téc­ni­cos si no ven que la na­tu­ra­le­za les brindó un ju­ga­dor ex­cep­cio­nal. Si Mal­di­ni hu­bie­ra ac­tua­do co­mo co­rres­pon­día, Pa­ra­guay lle­ga­ba a la se­mi­fi­nal del Mun­dial. Pi­pi­no es un gran­de.”

Bra­ca y Pi­pi­no. Pi­pi­no y Bra­ca. Dos his­to­rias que­ri­bles pa­ra de­san­dar el mes del su­per­clá­si­co…

 

Pipino tiene banca

Todos sus números. Lleva casi cuatro años en el club y su máximo es de 2 partidos consecutivos como titular. Pellegrini es el que más lo usa.

35%

El por­cen­ta­je de par­ti­dos en los que Cue­vas es­tu­vo al me­nos un mi­nu­to en el cam­po. Des­de que lle­gó al club, en fe­bre­ro de 1999, Ri­ver dis­pu­tó 208 par­ti­dos (144 por tor­neos lo­ca­les y 64 por co­pas su­da­me­ri­ca­nas) y Cue­vas dio el pre­sen­te en 72 de ellos. Si se com­pu­tan los mi­nu­tos, Cue­vas só­lo ju­gó el 16% de los dis­pu­ta­dos por Ri­ver (3.057 so­bre 18.720).

19

Los par­ti­dos en los que Cue­vas arran­có co­mo ti­tu­lar des­de que es­tá en Ri­ver. Di­cho sin­té­ti­ca­men­te: mien­tras su equipo ju­gó 208 par­ti­dos, Cue­vas es­tu­vo apenas en 72 y só­lo fue ti­tu­lar en 19 (3 por tor­neos lo­ca­les y 16 por Co­pas). Y só­lo 14 ve­ces ter­mi­nó el par­ti­do sin ser reem­pla­za­do. En to­tal, me­tió 9 go­les: 5 por torneos locales y 4 por Copas.

11

La se­rie de ma­yor can­ti­dad de pre­sen­cias con­se­cu­ti­vas, aunque sea con un minuto en la cancha, la es­tá vi­vien­do aho­ra: dio el pre­sen­te des­de la se­gun­da fe­cha del Aper­tu­ra (9 par­ti­dos) más dos por la Su­da­me­ri­ca­na. La an­te­rior fue con Ga­lle­go, de 10 pre­sen­cias con­se­cu­ti­vas en el 2001, cuan­do dis­pu­tó 5 par­ti­dos por el Clau­su­ra y 5 por la Li­ber­ta­do­res.

2

Su me­jor ra­cha de par­ti­dos con­se­cu­ti­vos co­mo ti­tu­lar. Fue por el Clau­su­ra 99: 3-0 a Pla­ten­se (V) y 1-1 an­te Co­lón (L), aun­que en el pri­me­ro fue reem­pla­za­do. Nun­ca lle­gó a ju­gar dos par­ti­dos com­ple­tos en for­ma con­se­cu­ti­va.

127

Fue­ron los par­ti­dos que dis­pu­tó Ri­ver en los que Cue­vas no es­tu­vo ni en el ban­co de su­plen­tes. El téc­ni­co que más lo uti­li­zó, has­ta aho­ra, fue Pe­lle­gri­ni: es­tu­vo en 11 de los 12 par­ti­dos en que di­ri­gió el chi­le­no, hasta el 5-2 a Central (sólo faltó con Newell‘s). El que me­nos lo usó fue Ra­món Díaz: con él, Pi­pi­no es­tu­vo en 22 de los 109 par­ti­dos (20%).

17

La ma­yor can­ti­dad de par­ti­dos que Pi­pi­no es­tu­vo sin ju­gar (to­dos con Ra­món): 2 por el Aper­tu­ra 2001, 10 por el Clau­su­ra 2002 y 5 por la Li­ber­ta­do­res de ese año. Lue­go de esos 17 partidos, en­tró 12 mi­nu­tos y vol­vió a es­tar otros 6 par­ti­dos sin ju­gar has­ta re­gre­sar en el re­cor­da­do par­ti­do fren­te a Ra­cing en el que mar­có el gol del cam­peo­na­to.

 

Braca, un personaje

Apodos, looks, hobbies y números del centrodelantero de Boca, que volvió al club cuatro años después de su debut oficial en Primera.

5

Son los apo­dos re­co­no­ci­bles a tra­vés del tiem­po. Po­pi, pa­ra los vie­jos co­no­ci­dos de Río Cuar­to; Ti­to, pa­ra los ami­gos; Bra­ca pa­ra los hin­chas que lo cru­zan por la ca­lle; Bra­ca­gol pa­ra los que re­vien­tan la po­pu­lar y Gu­ga –ya en de­su­so, se lo pu­so el Ne­gro Mar­tí­nez– cuan­do te­nía un look pa­re­ci­do al del te­nis­ta bra­si­le­ño Kuer­ten.

25

Ve­ces se pu­so la ca­mi­se­ta mil­ra­yi­tas de Los An­des, don­de fes­te­jó 9 go­les du­ran­te la tem­po­ra­da 1998/99 de la B Na­cio­nal. “Ten­go un re­cuer­do bár­ba­ro de esa ex­pe­rien­cia. Ju­gué to­dos los par­ti­dos, sal­vo por le­sión o ex­pul­sión. Fue im­por­tan­te pa­ra mi cre­ci­mien­to fut­bo­lís­ti­co, con­se­guí la re­gu­la­ri­dad que me ha­cía fal­ta”, ad­mi­te Bra­ca.

  2

Ha­bi­li­da­des fue­ra del fút­bol: to­car la gui­ta­rra y ha­cer imi­ta­cio­nes.

Con la vio­la se le ani­ma a cual­quier gé­ne­ro. Lo otro es me­nos fre­cuen­te y co­no­ci­do. Di­cen que en las fies­tas fa­mi­lia­res ha­ce de­rre­tir de ri­sa con su tea­tra­li­za­ción de Do­ña Jo­vi­ta, per­so­na­je em­ble­má­ti­co del hu­mor cor­do­bés.

19

Son los go­les que con­vir­tió en los 87 par­ti­dos que vis­tió la ca­mi­se­ta blan­qui­ne­gra del Ba­da­joz, en la Se­gun­da Di­vi­sión es­pa­ño­la. Allí los hinchas lo premiaban cantándole algo así co­mo “Héc­-tor, Bra-­ca-­mon-­te / oh, oh, oh…”, con los acor­des de la mú­si­ca de Los Pi­ca­pie­dras. Lo que ha­brá si­do ese co­ro de án­ge­les…

2

Ac­ti­vi­da­des bá­si­cas a la ho­ra de na­ve­gar por In­ter­net, ade­más de man­dar y res­pon­der mails: ba­jar par­ti­tu­ras in­te­re­san­tes pa­ra in­ter­pre­tar en el tiem­po li­bre y ju­gar al pool ci­ber­né­ti­co “aun­que to­da­vía soy muy pe­ro muy ma­lo; me ga­nan fá­cil.”

4

Looks utilizó du­ran­te su ca­rre­ra fut­bo­lís­ti­ca: 1) Pe­lo cor­ti­to, bien pro­li­jo, co­mo cuan­do de­bu­tó en la Pri­me­ra de Bo­ca. 2) Lar­go y con los ru­los al vien­to, co­mo en la úl­ti­ma eta­pa en Ba­da­joz y la vuel­ta a Bo­ca. 3) Pe­lo cor­ti­to con bar­bi­ta can­da­do. 4) Pe­lo cor­ti­to con bar­bi­ta “on­da Ber­suit”, por el lí­der de una de las ban­das que le en­can­tan a Bra­ca.

 

 

Por Elias Perugino y Diego Borinsky

Fotos: Martín Sorter y Alejandro Chaskielberg.

Imagen de 2009. Caruso 100x100
Las Entrevistas de El Gráfico

2009. Caruso 100x100

Ricardo Caruso Lombardi atraviesa toda su carrera, como jugador y como DT, donde repasa su vínculo con Maradona, sus peleas y afirma que a Messi lo dejaría en el banco.

Imagen de 1992. "Si nosotros no hablamos... ¿Quién va a hablar?"
Las Entrevistas de El Gráfico

1992. "Si nosotros no hablamos... ¿Quién va a hablar?"

La publicación reunió a Gatti, Alonso y Bochini en un potrero. Junto a un arco y con una pelota, volvieron a su pasión y analizaron el fútbol del momento con el ojo crítico que los caracterizó siempre.

Imagen de 1969. Malbernat, ejemplo de amor propio
Las Entrevistas de El Gráfico

1969. Malbernat, ejemplo de amor propio

Oscar “Cacho” Malbernat abre su corazón y cuenta cómo fue su vida abnegada de estudiante hasta llegar a ser el marcador que no sabe dar ventajas, “el carcelero”, el eterno capitán de Estudiantes campeón del mundo.

DEJÁ TU COMENTARIO