Las Entrevistas de El Gráfico

2004. Tiempo de revancha, la Gata y Lisandro

Por Redacción EG · 23 de mayo de 2019

A poco de empezar sus carreras en primera, Gastón Fernández y Lisandro López parecían hermanos en Racing. Los unían las buenas pero también un pasado con grietas en el pecho.

López y Fer­nán­dez de­ben con­vi­vir a me­nu­do y no siem­pre re­sul­ta pla­cen­te­ro pa­ra am­bos, por­que es­te Ló­pez tie­ne on­da, se ríe a car­ca­ja­das y pa­re­ce di­ver­ti­do, pe­ro no es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra son­reír an­tes del me­dio­día. Fer­nán­dez lo sa­be, es el ti­po que so­por­ta esos de­tes­ta­bles fas­ti­dios ma­ti­na­les. Su­fi­cien­te mar­ti­rio ver a su cón­yu­ge de con­cen­tra­ción re­fun­fu­ñan­do en­tre la­ga­ñas y bos­te­zos, pe­ro en­ci­ma el po­bre Fer­nán­dez re­ci­be a dia­rio un si­len­cio ca­te­drá­ti­co co­mo res­pues­ta a sus “bue­nos días”. Ya lo co­no­ce y se lo ban­ca, pe­ro una pre­gun­ta de­sa­ta el talk show.

–¿Qué le mo­di­fi­ca­rían al otro?

–Cri, cri…

Só­lo se oye un gri­llo en el fon­do de la quin­ta de Ma­rín. “¡Da­le, con­tes­tá al­go, ca­gón!”, exi­ge La Ga­ta, aga­za­pa­da. “Ya sé, al­gu­na vez en la vi­da po­drías ce­bar un ma­te”, de­vuel­ve Li­san­dro. Y Fer­nán­dez se son­ríe, ali­via­do, con ges­to de ‘aho­ra vas a ver’: “¡Vos, ca­ra­du­ra, le­van­ta­te al­gu­na vez de buen hu­mor! Te­nés ca­da ma­ña­ni­ta, que­ri­do… Ni me sa­lu­dás”, sen­ten­cia Gas­tón, y hay más: “Pa­ra col­mo, si le de­cís al­go, se eno­ja y no te con­tes­ta. Es me­dio his­té­ri­co”, agre­ga.

No se es­tán pe­lean­do, se es­tán rien­do mien­tras se pe­gan, se gas­tan y se dis­pu­tan el lu­gar pro­ta­gó­ni­co en la fo­to. “Reí­te, bo­lu­do”, or­de­na La Ga­ta. Y Ló­pez lo mo­les­ta, lo em­pu­ja, le to­ca la pier­na. “¡No me to­ques, ne­ne!”, se que­ja Gas­tón. Has­ta que una voz po­ne los pun­tos: “Mu­cha­chos, por fa­vor no se ma­no­seen, que has­ta aho­ra te­ne­mos un equi­po de hom­bres”, irrum­pe el Pi­pa Hi­guaín, fis­ca­li­zan­do el com­por­ta­mien­to de las pe­li­gro­sas cria­tu­ras. Pa­re­cen her­ma­nos, una es­pe­cie de Mar­que­si, en­tre el fút­bol y la mú­si­ca: “A mí me gus­ta Is­mael Se­rra­no –di­ce Fer­nán­dez– o al­go de rock na­cio­nal”. Y Ló­pez des­ta­ca que, al me­nos en es­te ru­bro, no hay dis­pu­tas: “So­le­mos es­cu­char te­mas tran­qui­los, sal­vo cuan­do sa­li­mos, que po­ne­mos al­gu­na cum­bia”.

La velocidad de López es el complemento ideal para las habilitaciones de La Gata.

La velocidad de López es el complemento ideal para las habilitaciones de La Gata.

 

Ahí van, en au­to, dos fa­che­ri­tos de la Pri­me­ra de Ra­cing, dos se­dan­tes pa­ra tan­ta fa­ná­ti­ca exas­pe­ra­da: “No, los dos es­ta­mos de no­vios”, acla­ra Li­san­dro. Y La Ga­ta se com­pe­ne­tra pa­ra su­mar unos pun­tos: “Aho­ra es­toy muy tran­qui­lo, ya se me pa­só la épo­ca en la que te­nía ga­nas de jo­der. Ha­ce cua­tro me­ses que en­con­tré a la per­so­na que ne­ce­si­ta­ba. Con ella, me sien­to muy bien, fe­liz”. El que sa­be, sa­be. Ni le ha­blen de ga­tos a La Ga­ta, pe­ro tan­tas ad­mi­ra­do­ras al­te­ran ine­vi­ta­ble­men­te la ar­mo­nía de una pa­re­ja es­ta­ble, a pun­to tal que Gas­tón con­si­de­ra “más fá­cil trans­mi­tir­le con­fian­za al Pa­to Fi­llol que a mi no­via”. No es pa­ra me­nos. Sus fans le cons­tru­ye­ron una pá­gi­na en In­ter­net, “www­.la­ga­ta­fer­nan­de­z.ar.gs”, en la que fi­gu­ra el día que le cre­ció ca­da dien­te, des­de sus da­tos es­ta­dís­ti­cos has­ta re­ve­la­cio­nes co­mo: “Es muy tí­mi­do y tar­da mu­cho en en­ca­rar a una chi­ca”. Ya no tar­da, ni mu­cho ni po­co. Se re­ti­ró del mer­ca­do: “Aho­ra só­lo tra­to de ha­cer sen­tir bien a mi no­via y de no dar­le mo­ti­vos pa­ra que es­té mal, por­que sé que si las co­sas fue­ran al re­vés no me gus­ta­rían”.

Pa­ra Li­san­dro se ha­ce un po­co más fá­cil con­tro­lar los ce­los, por­que “yo ha­ce mu­cho que co­noz­co a mi chi­ca, y ya lle­va­mos co­mo cin­co años jun­tos. En­ton­ces, nos co­no­ce­mos y mar­cha to­do muy bien”. Ca­si ca­sa­do, Ló­pez po­ne al equi­po en el hom­bro de Fer­nán­dez: “La Ga­ta, sin du­das, es mu­cho más per­se­gui­do por las mu­je­res. Yo, ce­ro…”. Al ins­tan­te, Gas­tón cru­za una mi­ra­da iró­ni­ca y ase­ve­ra: “Es­te se ha­ce el hu­mil­de…”

Los unen las bue­nas, el éxi­to con el ar­co y con las chi­cas. Pe­ro tam­bién los une un pa­sa­do con grie­tas en el pe­cho, y un in­ten­to de col­gar los bo­ti­nes re­cién es­tre­na­dos. “Tu­ve le­sio­nes en mo­men­tos muy im­por­tan­tes –se la­men­ta Li­san­dro–. La pri­me­ra fue en Cuar­ta, des­pués de ha­ber si­do go­lea­dor, y la otra fue jus­to cuan­do Mer­lo me su­bió a Pri­me­ra. Me frac­tu­ré el quin­to me­ta­tar­sia­no el día que nos íba­mos de gi­ra… eso no se me bo­rra nun­ca más de la ca­be­za. Sen­tí una de­si­lu­sión tre­men­da y no que­ría sa­ber más na­da. Des­pués de esa se­gun­da le­sión, es­ta­ba ba­jo­nea­do, fu­rio­so y ce­rra­do en mi de­ci­sión de aban­do­nar. Me iba a dor­mir llo­ran­do y me pre­gun­ta­ba mil ve­ces ‘por qué a mí y aho­ra’. Pe­ro al fi­nal de­ci­dí arran­car de nue­vo y, por suer­te, va­lió la pe­na. No me que­da­ron mie­dos y, a raíz de eso, hoy dis­fru­to el do­ble de to­do lo que con­si­go”.

Fer­nán­dez asien­te con la ca­be­za al rit­mo de las pa­la­bras en­tre­cor­ta­das que va es­cu­pien­do Li­san­dro. Se des­va­ne­ce por un ins­tan­te la ca­ra de pi­car­día, y aho­ra Gas­tón no pa­re­ce La Ga­ta: “Yo tam­bién su­frí un ba­jón gran­de mientras estaba en Pri­me­ra, pe­ro só­lo por lo fut­bo­lís­ti­co. Ba­jé a re­ser­va y tu­ve mo­men­tos di­fí­ci­les, de re­plan­tear­me las co­sas. Sen­tía im­po­ten­cia y bron­ca por no po­der de­mos­trar en Pri­me­ra lo que po­día dar”.

El vér­ti­go del pre­ci­pi­cio en el fút­bol no fue la sen­sa­ción más ate­rra­do­ra en la úl­ti­ma dé­ca­da de Fer­nán­dez, que tu­vo la­gu­nas de lá­gri­mas, pi­cos de do­lor y no­ches ne­gras de ver­dad: “Mi vie­jo era muy fut­bo­le­ro y fa­lle­ció cuan­do yo te­nía diez años. Ju­ga­ba de ‘10’ o de ‘8’ en li­gas pro­vin­cia­les y aho­ra es mi án­gel. To­do lo que ha­go tie­ne que ver con mi pa­pá, por­que ac­túo se­gún lo que él me di­ría si es­tu­vie­ra acá. Por eso cuan­do me­to un gol mi­ro al cie­lo”. Era un ti­po de cam­po, pa­pá Fer­nán­dez. Y pa­pá Ló­pez tam­bién, aun­que Li­san­dro con­fie­sa que za­fó de la eta­pa de peón: “Mi vie­jo em­pe­zó con esa ac­ti­vi­dad cuan­do yo te­nía 18 años, y jus­to me vi­ne pa­ra Bue­nos Ai­res, así que nun­ca tu­ve que la­bu­rar en el cam­po con él”.

Ha­blan de fa­mi­lias, y Li­san­dro men­cio­na de pa­so a “mi her­ma­na Ro­cío, mi vie­ja Ma­ría Ele­na y mi pa­pá Mi­guel”. Luz ver­de pa­ra que La Ga­ta em­pie­ce a enu­me­rar a los su­yos con to­tal na­tu­ra­li­dad: “Mis abue­los, Ri­car­do y Pi­ru­cha; mis tíos, Ru­bén y Ale­jan­dra; mis pri­mos, Aye­lén y Ca­triel; mi her­ma­na Na­dia, mi ma­má Adria­na…”. Nom­bró a to­dos de co­rri­do, co­mo si se tra­ta­ra del nú­cleo pri­ma­rio de la fa­mi­lia, o co­mo si ha­bla­ra un Ben­ve­nut­to: “No, no­so­tros so­mos los Rol­dán, la par­te qui­lom­be­ra de los Rol­dán. Siem­pre an­da­mos jun­tos, y me gus­ta es­tar con ellos, por­que fue­ron los que es­tu­vie­ron en el mo­men­to más du­ro. Cuan­do fue lo de mi pa­pá, mi ma­má no te­nía tra­ba­jo, y ellos nos ayu­da­ron mu­chí­si­mo. Eso no lo pue­do ol­vi­dar”. Pa­ra com­pro­bar­lo, bas­ta con le­van­tar la mi­ra­da a la pla­tea B del Ci­lin­dro, al la­do de la po­pu­lar vi­si­tan­te. Ahí es­tán los su­yos, oriun­dos de Ave­lla­ne­da, es­pe­ran­do que Gas­ti sal­ga a la can­cha, de la ma­no de Agus­tín, “el hi­jo de la so­bri­na de mi ma­má, que tie­ne tres años y pa­ra mí es un her­ma­ni­to”.

Co­mo an­tí­te­sis de esa mul­ti­tu­di­na­ria fa­mi­lia, sur­gen los pri­me­ros días de Li­san­dro en Ca­pi­tal. En ab­so­lu­ta so­le­dad, re­cién lle­ga­do del in­te­rior, se re­fu­gió en la pen­sión. Y se le hi­zo muy di­fí­cil… de­jar­la: “La pen­sión me en­can­ta­ba. Las ron­das de ma­te, las char­las del par­ti­do, las anéc­do­tas de los pue­blos… Era her­mo­so. Ade­más, se apren­de mu­chí­si­mo ahí. Al com­par­tir to­do con 30 o 40 per­so­nas, uno va­lo­ra mu­cho las sim­ples co­sas co­ti­dia­nas y lo­gra en­ten­der por qué hay que res­pe­tar a los otros”.

 

Gastón Fernández con la 10 de la Academia.

Gastón Fernández con la 10 de la Academia.

 

Sus Ló­pez que­da­ron en Ra­fael Obli­ga­do, don­de es ciu­da­da­no ilus­tre: “To­dos me sa­lu­dan, me fe­li­ci­tan y me pre­gun­tan de to­do. Se ex­tra­ña la tran­qui­li­dad, por­que en Ca­pi­tal to­do va a 200 ki­ló­me­tros por ho­ra y allá na­da que ver”.

Esa ve­lo­ci­dad se la de­be a Mi­guel Mi­có, el res­pon­sa­ble de que Li­san­dro Ló­pez sea un ju­ga­dor de fút­bol: “Ju­gué los Bo­nae­ren­ses con una pre­se­lec­ción de Ro­jas, en ene­ro de 2001, y me vio él, que me brin­dó su apo­yo y me lle­vó a Ra­cing”. Has­ta en­ton­ces se en­tre­te­nía co­lec­cio­nan­do por­ta­zos de di­fe­ren­tes es­ta­dios: Vé­lez, Bo­ca, Ne­well’s y Cen­tral le agra­de­cie­ron su es­fuer­zo an­tes de mos­trar­le la sa­li­da. “Yo odia­ba las prue­bas –con­fie­sa Li­san­dro–, por­que es­ta­ba acos­tum­bra­do a ju­gar con mis ami­gos, que siem­pre me pa­sa­ban la pe­lo­ta. En cam­bio, ahí na­die me la da­ba y eso me fas­ti­dia­ba mu­cho. Tan­to, que ha­bía pro­me­ti­do no pro­bar­me más”. La Ga­ta lo mi­ra, achi­na los ojos, no di­ce na­da, y Li­san­dro le con­tes­ta el si­len­cio: “No, no es que me fas­ti­dio fá­cil, che. Ten­go mis días… Por ahí, aden­tro de la can­cha sí me ex­ce­do y ten­go que co­rre­gir­lo, por­que me eno­jo cuan­do no me lle­ga la pe­lo­ta y es peor. Me en­cie­rro y no me sa­len las co­sas”.

Fas­ti­dio al mar­gen, si aban­do­na­ba las prue­bas, Li­san­dro de­bía pen­sar en otra ac­ti­vi­dad: “Y con­ta­bi­li­dad era lo que me­nos me cos­ta­ba en el co­le­gio –di­ce–, así que me ano­té en Cien­cias Eco­nó­mi­cas en la fa­cul­tad de Ju­nín, pe­ro gra­cias a Dios sa­lió lo de Ra­cing y me fui co­rrien­do. De ha­ber si­do eco­no­mis­ta, aho­ra es­ta­ría tra­ba­jan­do en el cam­po, se­gu­ro”.

A la Ga­ta le to­co en­su­ciar­se un po­co en el cam­po de su pa­dre, pe­ro su ima­gen hoy es to­tal­men­te ur­ba­na. Ro­pa fas­hion, ani­llos “de mi no­via y de mi tía”, y cin­co ta­tua­jes: “En la co­lum­na, las ini­cia­les de mi ma­má, mi pa­pá y mi her­ma­na; en el to­bi­llo, un tri­bal; en la es­pal­da, un sol az­te­ca; y dos en el bra­zo: un di­bu­jo que nos hi­ci­mos con mi me­jor ami­go y un águi­la pa­re­ci­da a una que te­nía ta­tua­da mi pa­pá”. Por esa iden­ti­fi­ca­ción eter­na con su vie­jo, ad­mi­te que nun­ca se plan­teó una po­si­bi­li­dad que no fue­ra ser fut­bo­lis­ta. “Em­pe­cé ju­gan­do al baby en Es­tre­lla de Eche­nagu­cía y, a los 14 años, arran­qué en Ra­cing en can­cha de on­ce, pe­ro no me en­gan­ché. De­jé y vol­ví cuan­do co­no­cí a Gal­vi­no Lu­ras­chi, que me lle­vó a Hu­ra­cán y des­pués a Ri­ver. Se por­tó co­mo un se­gun­do pa­dre con­mi­go. Me al­can­za­ba a las prác­ti­cas, me con­se­guía be­cas… Si hoy es­toy acá, en gran par­te se lo de­bo a él y a Ti­ti Mon­tes, dos per­so­nas que me ban­ca­ron mu­cho”.

Así em­pie­za la his­to­ria ofi­cial, aun­que exis­tió un con­tac­to pre­vio en­tre Fer­nán­dez y Ri­ver, cuan­do Gas­tón te­nía on­ce años y de­ci­dió ir a pro­bar­se. Que­dó, ob­vio, pe­ro de “4”: “Co­mo ha­bía mu­chos chi­cos pa­ra pro­bar­se de de­lan­te­ros, me pu­sie­ron de mar­ca­dor de pun­ta. ¡Y me di­je­ron que vol­vie­ra! Vol­ví… tres años des­pués”.

Ri­ver lo­gró en­ce­rrar a La Ga­ta a los 14 y el año úl­ti­mo de­ci­dió pres­tár­se­lo a Ra­cing. “Es­tu­ve con Ra­món Díaz y me hu­bie­ra gus­ta­do te­ner­lo un tiem­po más, aun­que no pu­do ser. Y des­pués lle­gó Pe­lle­gri­ni, a quien siem­pre le es­ta­ré agra­de­ci­do por­que me hi­zo de­bu­tar en Pri­me­ra. Pe­ro por cues­tio­nes de re­sul­ta­dos nun­ca pu­do tra­ba­jar tran­qui­lo, y yo no tu­ve las chan­ces que que­ría. En­ton­ces, al fi­nal, co­mo lle­ga­ban Sa­las y Ga­llar­do, y ya es­ta­ban Ca­ve­nag­hi y Mon­te­ne­gro, con­si­de­ré que no iba a te­ner chan­ces de ju­gar y, en cuan­to sur­gió lo de Ra­cing, ni lo du­dé”. Tam­po­co tam­ba­leó al re­cha­zar los bi­lle­tes del Wolfs­bur­go, que lo que­ría jun­to a D’A­les­san­dro: “Di­je que no y no me arre­pien­to, por­que pa­ra mí es más im­por­tan­te de­mos­trar acá mis con­di­cio­nes. Si des­pués vie­nen ofer­tas de Eu­ro­pa, me­jor, pe­ro no me ob­se­sio­na  ju­gar afue­ra. Pri­me­ro quie­ro dis­fru­tar de la pa­sión con la que vi­ven el fút­bol los hin­chas de la Ar­gen­ti­na”.

No la pu­do dis­fru­tar mu­cho tiem­po jun­to a Mar­ce­lo Sa­las, quien le de­jó un sou­ve­nir y los ojos bri­llan­do: “Por suer­te participé de un par de prác­ti­cas con él y cum­plí mi sue­ño de pi­be. Mien­tras me ha­bla­ba, sen­tía que to­ca­ba las nu­bes… Ten­go guar­da­da una pe­che­ra que me re­ga­ló. Pe­ro las co­sas se die­ron así. Oja­lá en al­gún mo­men­to pue­da ju­gar con él y con Ca­ve. En ju­nio los di­ri­gen­tes de­ci­di­rán qué pa­sa con­mi­go. Es al­go que no de­pen­de de mí y, de to­dos mo­dos, lo que yo pre­fie­ro no lo voy a de­cir…”.

La Gata y Lisandro, dos de los preferidos por las chicas del Cilindro, se pelean y se ríen posando con ese gestito de gol.

La Gata y Lisandro, dos de los preferidos por las chicas del Cilindro, se pelean y se ríen posando con ese gestito de gol.

”Ca­ve” es su ami­go Fer­nan­do Ca­ve­nag­hi, pe­ro hoy al cos­ta­do lo tie­ne a Li­san­dro y, si tie­ne que ele­gir, no du­da: “Los dos, y jue­go con tres de­lan­te­ros”. To­dos de Se­lec­ción, por­que aun­que só­lo pa­só por el pro­ba­dor, Li­san­dro tam­bién se pu­so pil­cha de AFA: “Es­tu­ve en­tre­nán­do­me en Ezei­za quin­ce días an­tes del Mun­dial de Emi­ra­tos Ara­bes y, al fi­nal, me di­je­ron que no iba a via­jar. No fue una de­si­lu­sión, por­que yo sa­bía que es­ta­ba ahí por la si­tua­ción de otros ju­ga­do­res. Fue una ex­pe­rien­cia lin­da y muy im­por­tan­te”. Gas­tón es­tu­vo más tiem­po ves­ti­do con ro­pa de AFA, pri­me­ro ta­lles chi­cos y des­pués se­gun­da se­lec­ción. “Me en­tre­né con el Sub-20 que des­pués fue cam­peón mun­dial en Ar­gen­ti­na, ju­gué el tor­neo de Tou­lon y tra­ba­jé co­mo spa­rring de la Se­lec­ción ma­yor los cua­tro años pre­vios al Mun­dial de Co­rea y Ja­pón”, re­pa­sa Fer­nán­dez, un ju­ga­dor de Lo­co. “Ese tiem­po con Biel­sa fue im­por­-tan­tí­si­mo –des­ta­ca–, por­que sen­tí que ahí me pre­pa­ra­ron pa­ra que yo ju­gara en Pri­me­ra”. Na­da tí­mi­dos a la ho­ra de bur­lar a las pier­nas más pe­lu­das, los atre­vi­dos bo­ti­nes de Fer­nán­dez su­frie­ron cen­su­ras en los en­tre­na­mien­tos “por­que te­nía una gran an­sie­dad de que me ellos me vie­ran. Igual­men­te, nun­ca nos pe­ga­ban de ma­la le­che, to­do lo con­tra­rio. Nos car­ga­ban y se ca­ga­ban de ri­sa”, ase­gu­ra, mor­dien­do una las­ti­ma­du­ra que no se se­có: “Llo­ré mu­cho cuan­do Ar­gen­ti­na que­dó afue­ra del Mun­dial, por­que era un sue­ño pa­ra to­dos no­so­tros. Fue muy do­lo­ro­so y yo lo vi­ví co­mo un in­te­gran­te del plan­tel, por­que así nos ha­cían sen­tir”.

Uno de ellos era el Pio­jo Ló­pez, quien por Ra­cing, po­si­ción y ape­lli­do, fue com­pa­ra­do más de una vez con Li­san­dro. “No me mo­les­ta, pa­ra na­da, pe­ro no creo que ha­ya si­mi­li­tu­des en nues­tro jue­go”, acla­ra. Y La Ga­ta, un Gus­ta­vo Ló­pez se­gún De­lem y un Die­go La­to­rre se­gún An­gel Cap­pa, ob­je­ta: “No me gus­ta que me com­pa­ren, pe­ro si tu­vie­ra que co­piar­me al­go de al­guien, pre­fie­ro co­piar­me de Sa­las”.

No co­pian las ju­ga­das y mu­cho me­nos los fes­te­jos. De fa­bri­ca­ción ca­se­ra, Li­san­dro con­fie­sa la re­ce­ta: “Sa­len en la con­cen­tra­ción, de pa­si­tos que ha­ce­mos mien­tras es­ta­mos es­cu­chan­do mú­si­ca. Des­pués, ese sa­lu­di­to en­tre no­so­tros se me ocu­rrió ha­ce un tiem­po y que­dó”.

Aho­ra lo ha­cen se­gui­do, muy se­gui­do, ca­da vez más se­gui­do. “Yo to­da­vía no cai­go –re­co­no­ce Ló­pez–. Me cues­ta creer el mo­men­to que es­toy vi­vien­do, por­que ha­ce seis me­ses es­ta­ba en la re­ser­va, con mu­chos ju­ga­do­res ade­lan­te de mí, y pen­sa­ba que se­ría más lar­go el ca­mi­no pa­ra lle­gar a Pri­me­ra. Por suer­te, un día Cap­pa me pu­so y, cuan­do aga­rré con­ti­nui­dad, me ma­té pa­ra man­te­ner­la. Con la lle­ga­da del Pa­to, cam­bié la ca­mi­se­ta por una ti­tu­lar y aho­ra no la cam­bio más. Es­pe­ro se­guir cre­cien­do”. En lo fut­bo­lís­ti­co so­bran las flo­res y, se­gún La Ga­ta, el ta­llo pa­sa por aden­tro: “Lo fun­da­men­tal es la amis­tad que te­ne­mos y que nun­ca sen­ti­mos en­vi­dia del otro. Com­par­ti­mos mu­chas co­sas afue­ra de la can­cha que nos ayu­dan a co­no­cer­nos y en­ten­der­nos a la ho­ra de ju­gar. En­ton­ces, den­tro de la can­cha nos bus­ca­mos siem­pre. Por ejem­plo, co­mo yo sé que Li­san­dro tie­ne mu­cha ve­lo­ci­dad, tra­to de ti­rar­le la pe­lo­ta siem­pre a es­pal­das de los de­fen­so­res. Y real­men­te me gus­ta mu­cho ju­gar con él, por­que lim­pia ju­ga­do­res y eso me fa­ci­li­ta mu­cho las co­sas. El sa­be per­fec­ta­men­te que lo con­si­de­ro un gran ami­go y un gran ju­ga­dor”. Aho­ra Ló­pez de­vuel­ve la pa­red: “La Ga­ta es un ti­po que tra­ta muy bien a la pe­lo­ta y cuan­do la tie­ne, uno sa­be que le lle­ga­rá lim­pia a los pies, ya sea pa­ra se­guir to­can­do o pa­ra pa­tear al ar­co”.

Siem­pre en mo­vi­mien­to, así vi­ven y así los quie­re el Pa­to. “Fi­llol nos di­ce que ha­ga­mos va­ler nues­tra ha­bi­li­dad y ve­lo­ci­dad, ha­cien­do dia­go­na­les y sin que­dar­nos quie­tos en nin­gún mo­men­to, por­que no so­mos gran­des fí­si­ca­men­te”, re­sal­ta Li­san­dro, con la guar­dia en al­to: “Has­ta que no es­te­mos ma­te­má­ti­ca­men­te afue­ra de la pe­lea por el tí­tu­lo, yo voy a so­ñar con que po­de­mos sa­lir cam­peo­nes, por­que so­mos un gran equi­po, aun­que ten­ga­mos mu­chos jó­ve­nes”. Jus­ta­men­te, por ex­ce­so de ju­ven­tud, al­gu­nos les ba­jan el pul­gar. A ésos, La Ga­ta les le­van­ta el ma­yor: “Que di­gan que so­mos un plan­tel de­ma­sia­do jo­ven pa­ra pe­lear el tí­tu­lo nos da bron­ca, pe­ro tam­bién nos da más ga­nas de sa­lir a ga­nar. El tor­neo re­cién es­tá por la mi­tad, y no­so­tros so­ña­mos con el tí­tu­lo”.

Son chi­cos y la fa­ma a ve­ces em­bo­rra­cha los sen­ti­dos, pe­ro los dos se to­man en se­rio las res­pon­sa­bi­li­da­des: “No son tan gra­ves los sa­cri­fi­cios que de­be­mos ha­cer… O sea, tam­po­co se tra­ta de no sa­lir nun­ca. Bas­ta con ma­ne­jar­se res­pon­sa­ble­men­te”. Y La Ga­ta ad­hie­re: “Cla­ro, só­lo hay que ele­gir los días pa­ra di­ver­tir­nos, por­que al fin de cuen­tas so­mos jó­ve­nes y tam­po­co se­ría sa­no no te­ner mo­men­tos de dis­trac­ción”. Me­jor te­ner­los, pa­ra no pen­sar en la di­men­sión del pre­sen­te, tan gran­de y en­can­di­lan­te que no lo pue­den ver en­te­ro. “To­do es­to lo es­ta­mos vi­vien­do sin dar­nos cuen­ta –ad­mi­te La Ga­ta–, por­que si nos po­ne­mos a pen­sar que es­ta­mos en Pri­me­ra y en un club tan im­por­tan­te co­mo Ra­cing, qui­zá nos ma­rea­mos”. Y Li­san­dro lo sos­tie­ne: “Tal cual. Uno vi­ve el pre­sen­te, pe­ro no es cons­cien­te de lo que es­tá pa­san­do en rea­li­dad”. Sin dar­se cuen­ta, pa­tea­ron la ma­la­ria y rom­pie­ron el ano­ni­ma­to. Eran Ló­pez y Fer­nán­dez. Aho­ra son Li­san­dro y La Ga­ta, pa­ra to­do el mun­do.

 

Por Ignacio Levy (2004)

Fotos: Alejandro Del Bosco

Imagen de 2009. Siempre listo
Las Entrevistas de El Gráfico

2009. Siempre listo

Rodrigo Braña estuvo a punto de dejar el fútbol porque no jugaba en inferiores. Padeció la peor racha de Quilmes, pero ascendió y luego se convirtió en símbolo del Pincha campeón.

Imagen de 2009. Caruso 100x100
Las Entrevistas de El Gráfico

2009. Caruso 100x100

Ricardo Caruso Lombardi atraviesa toda su carrera, como jugador y como DT, donde repasa su vínculo con Maradona, sus peleas y afirma que a Messi lo dejaría en el banco.

Imagen de 1992. "Si nosotros no hablamos... ¿Quién va a hablar?"
Las Entrevistas de El Gráfico

1992. "Si nosotros no hablamos... ¿Quién va a hablar?"

La publicación reunió a Gatti, Alonso y Bochini en un potrero. Junto a un arco y con una pelota, volvieron a su pasión y analizaron el fútbol del momento con el ojo crítico que los caracterizó siempre.

DEJÁ TU COMENTARIO