Las Entrevistas de El Gráfico

2004. Son de Fierro

Por Redacción EG · 06 de mayo de 2019

Mascherano y ¨Lucho¨ González compartían la mitad de la cancha en River y en la Selección. Ambos triunfaron en sus carreras, pero sus comienzos no fueron nada fáciles. Dos pibes que nacieron para triunfar.

La ima­gen, la pri­me­ra que vie­ne a la men­te cuan­do uno ya se ha can­sa­do de ver­los en cuan­to par­ti­do se dis­pu­ta por el mun­do y al­re­de­do­res, es la del co­ne­ji­to de las pi­las Du­ra­cell. Jue­gan, jue­gan y jue­gan. Na­da pa­re­ce ago­tar­los.

Des­de ha­ce ca­si un año van de la ma­no por to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta, plan­tan­do ban­de­ra en el cen­tro de los cam­pos de jue­go que les to­ca en suer­te. Siem­pre ti­tu­la­res, siem­pre de­ci­si­vos; en el me­dio, por de­re­cha, iz­quier­da o don­de gus­te man­dar; con la ce­les­te y blan­ca o la ban­da ro­ja en dia­go­nal, Lu­cho y Mas­che van re­don­dean­do en es­te 2004 un re­co­rri­do fut­bo­le­ro di­fí­cil de em­par­dar. Se ju­ga­ron to­do (más que los top de Eu­ro­pa), ga­na­ron ca­si to­do (tres tí­tu­los que pue­den ser cua­tro), man­tu­vie­ron una re­gu­la­ri­dad in­fre­cuen­te en es­te fút­bol tan cam­bian­te y se trans­for­ma­ron –por de­ci­sión uná­ni­me de los crí­ti­cos– en los “ju­ga­do­res del año”, a tal pun­to que se ga­na­ron un lu­gar en la Se­lec­ción ma­yor des­de el fút­bol do­més­ti­co, una ver­da­de­ra ra­re­za pa­ra es­tos tiem­pos. Y to­do sin co­no­cer el sig­ni­fi­ca­do de las pa­la­bras “va­ca­cio­nes” y “pre­tem­po­ra­da”.

“De­ja­te de jo­der, es­te año te vi más que a mi hi­jo”, lan­za la pri­me­ra pie­dra Lu­cho, bro­mean­do pe­ro sin aban­do­nar el más es­tric­to sen­ti­do del ca­len­da­rio, ya que el po­bre To­más Gon­zá­lez ape­nas pa­só el año de edad, jus­to el más pro­lí­fi­co y ac­ti­vo de su pa­dre. “Ca­lla­te, que en­ci­ma te ten­go que aguan­tar en la ha­bi­ta­ción de la con­cen­tra­ción”, con­traa­ta­ca el Je­fe­ci­to. No de­be ser sen­ci­llo, por lo me­nos en el ám­bi­to mu­si­cal: en un rin­cón, el de Mas­che, la poe­sía ro­mán­ti­ca de Joa­quín Sa­bi­na y Sil­vio Ro­drí­guez; en el otro, el de Lu­cho, la pe­ga­di­za cum­bia de Nue­va Lu­na.

Ocho y cinco, imposible no identificarlos, en el Monumental. Compartieron un año excepcional.

Ocho y cinco, imposible no identificarlos, en el Monumental. Compartieron un año excepcional.

“No, la ver­dad es que no­so­tros ele­gi­mos com­par­tir la pie­za tras vol­ver de los Jue­gos –se sin­ce­ra Lu­cho–. An­tes, yo es­ta­ba con Rol­fi, pe­ro se fue y con Ja­vier nos hi­ci­mos muy ami­gos. Yo lo sien­to co­mo uno de los ami­gos que me dio el fút­bol, co­mo Ga­ri­pe y un par más. Es lin­do tam­bién cuan­do uno va a la Se­lec­ción y hay un com­pa­ñe­ro de su club con el que com­par­te tan­tas co­sas”.

Mas­che­ra­no apor­ta un gra­ni­to más: “Nos lle­va­mos muy bien y jo­de­mos to­do el tiem­po en la ha­bi­ta­ción. Y co­mo si fue­ra po­co, tam­bién me lo ten­go que ban­car afue­ra, por­que aho­ra nues­tras no­vias se hi­cie­ron ami­gas y sa­li­mos los cua­tro a co­mer o nos jun­ta­mos en una ca­sa”.

Vuel­ven las mi­ra­das cóm­pli­ces a la ho­ra de las fo­tos. Lu­cho es ex­tra­ver­ti­do, re­ga­la son­ri­sas, lle­va la pos­ta pa­ra ani­mar la pro­duc­ción, mues­tra los dien­tes con do­tes ac­to­ra­les y exi­ge lo mis­mo de su com­pa­ñe­ro. “No pue­do, no me sa­le”, se de­fien­de con re­sig­na­cion Mas­che­ra­no, quien in­ten­ta po­ner ges­to de du­ro en la dis­pu­ta por el ba­lón y no lo con­si­gue.

Jue­gan, jue­gan y jue­gan Gon­zá­lez y Mas­che­ra­no. Aso­mar­se a sus his­to­rias per­mi­ti­rá en­ten­der un po­co más el se­cre­to de sus éxi­tos.

De­ma­sia­do fla­co pa­ra creer

Hi­jo de pa­dre uru­gua­yo y ma­dre chi­le­na, Luis Os­car Gon­zá­lez na­ció ha­ce 23 años en Par­que Pa­tri­cios. Ini­cia­do en el Baby de Uni­dos de Pom­pe­ya, su DT le con­si­guió una prue­ba en Hu­ra­cán cuan­do te­nía 9 años. La rom­pió. “Nun­ca ha­bía ju­ga­do en can­cha de on­ce. En el pi­so ha­bía pie­dras y vi­drios. En una ju­ga­da me hi­cie­ron foul y me cor­ta­ron to­da la ro­di­lla. Di­je chau, no vuel­vo más”. Ob­vio: lo fue­ron a bus­car a su ca­sa y le pro­me­tie­ron cu­ri­tas eter­nas.

En la Copa América, con la camiseta de la Selección, enfrentando a Alex, de Brasil. Fueron figuras, y el título se escapó en el último segundo.

En la Copa América, con la camiseta de la Selección, enfrentando a Alex, de Brasil. Fueron figuras, y el título se escapó en el último segundo.

En la No­ve­na de Hu­ra­cán em­pe­zó de en­gan­che, en Oc­ta­va fue ca­rri­le­ro iz­quier­do y en Sép­ti­ma Luis So­ler lo pu­so de cin­co. Mo­rre­si lo su­bió a la re­ser­va a prin­ci­pios del 99 en ese pues­to y de­bu­tó el 29 de abril de 1999 con­tra Ra­cing, el club del que es hin­cha. Ju­gó seis par­ti­dos más an­tes de des­cen­der y en el Na­cio­nal B Ba­bing­ton lo pu­so de ocho y fue uno de los es­tan­dar­tes del as­cen­so, con 36 par­ti­dos. Por esos días cum­plió uno de sus gran­des sue­ños: sa­có a sus pa­dres y sus dos her­ma­nos de la pie­ci­ta que al­qui­la­ban en Per­driel y Us­pa­lla­ta pa­ra lle­var­los a un cua­tro am­bien­tes.

“De chi­co no tu­ve la po­si­bi­li­dad de dar­me al­gu­nos lu­jos –re­vi­ve hoy Lu­cho, con in­di­si­mu­la­ble or­gu­llo–, co­mo com­prar­me ro­pa, pe­ro gra­cias a Dios mis vie­jos siem­pre se es­for­za­ron pa­ra te­ner­nos bien a los tres, pa­ra dar­nos de co­mer. Mi pa­pá mu­chas ve­ces se iba ca­mi­nan­do al tra­ba­jo pa­ra que yo pu­die­ra ir en co­lec­ti­vo a en­tre­nar­me y no lle­ga­ra can­sa­do a las prác­ti­cas. Y esas co­sas a uno lo mar­can. No vi­vía en una ca­sa lu­jo­sa, pe­ro te­nía un lu­gar don­de dor­mir. Lo úni­co que me da­ba un po­co de ver­güen­za era lle­var a los ami­gos a mi ca­sa, te­nían que ser ami­gos-ami­gos, co­no­cer­me bien pa­ra que no me die­ra ver­güen­za”.

Igual, na­da re­sul­tó sen­ci­llo en su vi­da. “En un mo­men­to hu­bo un pro­ble­ma con mi vie­jo y se fue a Uru­guay, y co­mo la gen­te de Hu­ra­cán que­ría que si­guie­ra en­tre­nán­do­me bien y me des­pe­ja­ra, me lle­vó a la pen­sión. Fue una gran ex­pe­rien­cia”.

Tan lin­da e inol­vi­da­ble co­mo los via­jes a La Que­mi­ta en el co­lec­ti­vo 46, pa­ra ir cur­tién­do­se la piel en las in­fe­rio­res del Glo­bi­to: “Ha­cía un re­co­rri­do me­dio com­pli­ca­do, una ho­ri­ta de via­je. Yo me su­bía an­tes de la can­cha de Hu­ra­cán y des­pués el bon­di se me­tía por la vi­lla que es­tá atrás de la can­cha. Al fi­nal su­bían los chi­cos de San Lo­ren­zo, en­ton­ces ha­bía un po­co de ri­va­li­dad, aun­que nun­ca pa­só na­da. Des­pués, cuan­do es­ta­ba en Pri­me­ra y en­tre­na­ba en la can­cha, me iba ca­mi­nan­do, eran unas diez cua­dras. Y me en­te­ra­ba un po­co lo que pen­sa­ban to­dos los hin­chas”.

Clau­dio Mo­rre­si, que lo te­nía bien iden­ti­fi­ca­do por ser el coor­di­na­dor ge­ne­ral del fút­bol ama­teur, con­tó al­gu­na vez: “Lu­cho de­bió so­por­tar du­ran­te mu­cho tiem­po que le di­je­ran que por ser tan fla­qui­to no se po­dría adap­tar a un fút­bol con tan­to ro­ce. Qui­zás en otro club ni si­quie­ra le hu­bie­ran da­do una opor­tu­ni­dad, por­que hoy se prio­ri­zan otras va­ria­bles. No­so­tros le hi­ci­mos al­gu­nos es­tu­dios por el te­ma de su fí­si­co, pe­ro nos la ju­ga­mos por él por­que tie­ne in­men­sas cua­li­da­des téc­ni­cas”. Va­ya si las de­mos­tró en el tiem­po.

Lu­cho ad­mi­ra­ba al Tur­co Gar­cía por su ca­ris­ma y por­que era el ído­lo de Ra­cing. Más de una vez se lo cru­zó en la agen­cia de au­tos que te­nía en Par­que Pa­tri­cios y se fue fe­liz con el au­tó­gra­fo. Chi­la­vert era su otro gran ído­lo. Has­ta que le to­có ser al­can­za­pe­lo­tas en un Hu­ra­cán-Vé­lez que el Glo­bi­to iba ga­nan­do. Le or­de­na­ron que hi­cie­ra tiem­po. Cum­plió. Y Chi­la no se la ban­có: pri­me­ro lo pu­teó y des­pués le ti­ró un pe­lo­ta­zo. “Mi vie­ja ha­bía vis­to to­do eso por la te­le y al lle­gar a ca­sa, ya ha­bía ti­ra­do a la ba­su­ra to­dos los pós­ters que te­nía de él en la pie­za”, evo­ca Lu­cho.

Si se tra­ta de con­vo­car a la nos­tal­gia, por su­pues­to que no pue­den fal­tar los pi­ca­dos en la Pla­za Es­pa­ña, co­ra­zón de Pa­tri­cios. ¡Cuán­tas his­to­rias de és­tas, pe­ro con fi­nal anó­ni­mo exis­ti­rán en nues­tros sa­gra­dos po­tre­ros!

“Mi vie­jo la­bu­ra­ba de se­re­no en el Me­són Es­pa­ñol –se emo­cio­na–, era un res­tau­ran­te con po­nies y ca­ba­llos don­de iba mu­cha gen­te a co­mer y sa­car­se fo­tos los do­min­gos. No­so­tros vi­vía­mos a la vuel­ta  y por ahí nos que­dá­ba­mos a dor­mir ahí, to­dos los días al me­dio­día ve­nía un gru­po de obre­ros a la pla­za a ju­gar a la pe­lo­ta y nos pren­día­mos. Des­pués nos que­dá­ba­mos ju­gan­do a los pe­na­les en pa­re­ja con Ma­xi, mi her­ma­no, por uno o dos pe­sos, que en ese mo­men­to era bue­na pla­ta… ma­ta­ba el me­dio­día y des­pués iba al co­le­gio”.

El co­le­gio de­bió es­pe­rar por­que el fút­bol lo cap­tó de­fi­ni­ti­va­men­te y exi­gió ex­clu­si­vi­dad. Tras bri­llar tres años en Hu­ra­cán, a me­dia­dos del 2002 via­jó a Fran­cia pa­ra su­mar­se al Cha­teau­roux, de Se­gun­da Di­vi­sión. Prac­ti­có con sus nue­vos com­pa­ñe­ros, pe­ro fi­nal­men­te el pa­se se ca­yó. Por suer­te pa­ra él. Ape­nas vol­vió, lo com­pró Ri­ver cuan­do tam­bién lo pre­ten­dían Bo­ca y Ra­cing. Seis me­ses con la Ban­da le al­can­za­ron pa­ra ga­nar­se un lu­gar en la se­lec­ción lo­cal que via­jó a la gi­ra por Cen­troa­mé­ri­ca a prin­ci­pios del 2003. Me­tió un gol en su de­but an­te Hon­du­ras y otro –un go­la­zo– a Es­ta­dos Uni­dos. Y el pre­mio lle­gó por de­can­ta­ción: fue el úni­co de ese plan­tel que via­jó a Ho­lan­da a ju­gar con los eu­ro­peos. Ca­si dos años des­pués, na­die ima­gi­na a Lu­cho le­jos de la ce­les­te y blan­ca.

Na­ci­do pa­ra la ba­ta­lla

Tie­ne 20 años y co­mo hi­jo pró­di­go de San Lo­ren­zo, in­mor­ta­li­za­da por Ca­bral –sol­da­do he­roi­co–, na­ció pre­pa­ra­do pa­ra el com­ba­te. En sus ini­cios era de­lan­te­ro, igual que pa­pá Os­car, que ju­ga­ba de nue­ve en la re­ser­va del Ne­well’s cam­peón del Me­tro 74. Pe­ro Os­car co­no­cía bien a su hi­jo y en su rol de téc­ni­co de Ba­rrio Vi­la, el club de los pri­me­ros pa­sos, lo pa­só al cen­tro del cam­po.

Como siempre, Mascherano dejando hasta la último gota de sudor para quedarse con la pelota. En esta oportunidad con la camiseta de la Selección frente a Venezuela.

Como siempre, Mascherano dejando hasta la último gota de sudor para quedarse con la pelota. En esta oportunidad con la camiseta de la Selección frente a Venezuela.

A los 13 años, Ja­vier Ale­jan­dro Mas­che­ra­no fue a pro­bar­se a Re­na­to Ce­sa­ri­ni. El In­dio So­la­ri, en­car­ga­do de dar el ve­re­dic­to, diag­nos­ti­có sin du­dar: “Es­te va a ser el cin­co de la Se­lec­ción”. Y Os­car se lar­gó a reír. Ya en su nue­vo club, el pa­pá le ad­vir­tió que ese equi­po ju­ga­ba los tor­neos de la li­ga ro­sa­ri­na, no los de la AFA. “No im­por­ta, por­que si jue­go bien acá, al­guien me va a ver”, ima­gi­nó el pi­be. Per­so­na­li­dad que le di­cen.

No se to­ma­ba el 46 co­mo Lu­cho, si­no el “le­che­ro” que pa­ra­ba en to­dos los pue­blos. En­ton­ces cum­plía una jor­na­da bas­tan­te par­ti­cu­lar: ma­ña­na en la es­cue­la, un sánd­wich en el co­lec­ti­vo mien­tras de­san­da­ba las dos ho­ras de via­je has­ta Re­na­to, el en­tre­na­mien­to a la tar­de y re­cién a las nue­ve de la no­che otra vez en ca­sa.

Pa­só por cuan­ta se­lec­ción ju­ve­nil se for­mó y no fal­tó a nin­gu­na ci­ta. Ya co­men­za­ba a to­mar for­ma de co­ne­ji­to Du­ra­cell. De­bu­tó en la ma­yor an­tes que en Ri­ver y fue ele­gi­do ca­pi­tán por sus com­pa­ñe­ros del Sub-20 en el Su­da­me­ri­ca­no de Uru­guay 03 cuan­do era uno de los cua­tro que aún no ha­bían de­bu­ta­do en su club, to­dos in­di­cios del tem­pe­ra­men­to que lo dis­tin­gue.

Fue spa­rring en el Mun­dial 2002 y allí ha­bló mu­cho con Al­mey­da. “Ver­los llo­rar tras la eli­mi­na­ción cuan­do jue­gan en los me­jo­res clu­bes del mun­do, cuan­do ya han ga­na­do un mon­tón de co­sas en sus ca­rre­ras, me con­mo­vió”, se sin­ce­ra.

A Ri­ver lle­gó a pun­to de cum­plir 14 años y a los 16 se lo qui­so lle­var el Ajax, pe­ro ter­mi­nó de­sis­tien­do por­que de­bía mar­char­se con la pa­tria po­tes­tad y no le pa­re­cía co­rrec­to. Ex­plo­tó en el se­gun­do se­mes­tre del 2003, cuan­do ya lo em­pe­za­ba a car­co­mer la an­sie­dad, y la idea de ir a prés­ta­mo a otro club le mar­ti­lla­ba la ca­be­za: “Cuan­do veía que mis com­pa­ñe­ros iban a la Pri­me­ra y con­mi­go no pa­sa­ba na­da, em­pe­zó a bro­tar­me la in­cer­ti­dum­bre, me pre­gun­ta­ba si iba a te­ner al­gu­na chan­ce”.

Al igual que Lu­cho, el des­ti­no le hi­zo un gui­ño. Pe­se a las du­das, se que­dó en Ri­ver, Pe­lle­gri­ni lo hi­zo de­bu­tar en el Aper­tu­ra 03 y a par­tir de allí fue pro­ta­go­nis­ta de un via­je ver­ti­gi­no­so que lo eri­gió en ti­tu­lar in­dis­cu­ti­ble de Ri­ver, en cam­peón olím­pi­co y en pie­za cla­ve de la Se­lec­ción ma­yor.

Hoy, en Ri­ver tie­ne co­mo en­tre­na­dor a quien fue por mu­chos años su es­pe­jo. ¿To­ma la pos­ta del apo­do? “El es el Je­fe, pe­ro yo, ¿el Je­fe­ci­to? Nooooo –se ríe Mas­che–, son co­sas que in­ven­ta la pren­sa, me fal­ta mu­cho pa­ra me­re­cer un ró­tu­lo así. Es muy bue­na la re­la­ción con Leo, es im­por­tan­te que ten­ga bue­na on­da con los ju­ga­do­res por­que una con­vi­ven­cia así afian­za al gru­po. Me ha­bla mu­cho, me mar­ca lo que ten­go que me­jo­rar. Y yo quie­ro apren­der los se­cre­tos que él sa­be. Siem­pre me fi­jé en él de pi­be, no só­lo por lo que ju­ga­ba, si­no por có­mo lo que­ría la gen­te, el res­pe­to que irra­dia­ba”.

Con 20 años, el que irra­dia res­pe­to aho­ra es él. A tal pun­to que fi­gu­ra en las car­pe­tas del Real Ma­drid, el Bar­ce­lo­na y La Co­ru­ña. Se­gu­ra­men­te, no pa­sa­rá del 2005 en Ri­ver.

Ida y vuel­ta

Preo­lím­pi­co, Clau­su­ra, Li­ber­ta­do­res, Co­pa Amé­ri­ca, Jue­gos Olím­pi­cos, eli­mi­na­to­rias, Su­da­me­ri­ca­na, Aper­tu­ra. Ocho tor­neos en me­nos de un año los tu­vie­ron co­mo pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les. Siem­pre uno al la­do del otro.

“El Preo­lím­pi­co nos ayu­dó pa­ra sa­ber lo que era la Se­lec­ción ma­yor, o al­go pa­re­ci­do, y se ar­mó un gru­po es­pec­ta­cu­lar”, arran­ca Mas­che. Y Lu­cho se pe­ga con un re­cuer­do de sa­bor am­bi­guo: “La Co­pa Amé­ri­ca es una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble, fue mi pri­me­ra opor­tu­ni­dad de ju­gar un tor­neo de esa tras­cen­den­cia. Es­tar con ju­ga­do­res ya con­sa­gra­dos y sa­ber lo que sien­ten por la ca­mi­se­ta de la Se­lec­ción de­ja una en­se­ñan­za muy gran­de, aun­que se ha­ya per­di­do en el úl­ti­mo se­gun­do”.

Dos amigos, que además, se complementan muy bien en la cancha.

Dos amigos, que además, se complementan muy bien en la cancha.

Hu­bo fi­nal de ca­be­zas ga­chas, Adria­no me­dian­te, pe­ro al­go hi­zo clic. “Yo creo que en la Co­pa se dio la re­con­ci­lia­ción con la gen­te –eva­lúa el Je­fe­ci­to–, em­pe­za­mos a cam­biar la ma­ne­ra de ju­gar. En ese tor­neo em­pe­cé a sen­tir­me ju­ga­dor de Se­lec­ción. Y al to­que se die­ron los Jue­gos, que fue la con­sa­gra­ción de un gru­po que ve­nía muy gol­pea­do por per­der esa Co­pa. Fue una ex­pe­rien­cia her­mo­sa, la me­jor de mi cor­ta ca­rre­ra. Yo me que­dé im­pac­ta­do cuan­do iba ca­mi­nan­do por la Vi­lla y me en­con­tré con Ro­ger Fe­de­rer. Ahí éra­mos to­dos igua­les, no nos co­no­cía na­die. A la vuel­ta de los Jue­gos, la Mu­ni­ci­pa­li­dad me man­dó un jeep y me pa­sea­ron por las ca­lles, pa­re­cía un es­tre­lla de rock”.

“A mí me pa­sa de re­cor­dar mo­men­tos a ni­vel gru­pal –se pren­de Lu­cho–, anéc­do­tas que no te ol­vi­das más: ir a la Acró­po­lis, co­mer to­dos jun­tos, es­tar en el co­lec­ti­vo con dis­tin­tos atle­tas, co­sas que no co­no­cía­mos.”

Co­pa Amé­ri­ca y Jue­gos, ese mes y me­dio de com­pe­ten­cia exi­gen­te, los en­con­tró en su pi­co de ren­di­mien­to. Los dos coin­ci­den en la eva­lua­ción.

–¿Sien­ten que la gen­te ya los con­si­de­ra ju­ga­do­res de Se­lec­ción, que es­tán más allá de Ri­ver?

–Los de Bo­ca, por lo me­nos –se an­ti­ci­pa Mas­che–, no me pu­tean ni na­da, si­no que me re­co­no­cen lo que ha­go en la Se­lec­ción. Eso es­tá bue­no.

–Siem­pre su­ce­de en dis­tin­tos pro­ce­sos –com­ple­ta Lu­cho–. Es­te año hu­bo un re­cam­bio de ju­ga­do­res, tu­vi­mos la chan­ce de ju­gar y ren­dir­le al téc­ni­co. A Mar­ce­lo le voy a es­tar siem­pre agra­de­ci­do por dar­me la po­si­bi­li­dad de ju­gar en la Se­lec­ción.

–Nun­ca me ima­gi­né que po­día ir­se –si­gue Mas­che–. Ni yo ni na­die en el equi­po. Fue un bal­da­zo de agua fría. Pe­ro aho­ra es­tá Jo­sé, un gran téc­ni­co, ga­na­dor, y al que mu­chos co­no­ce­mos.

–Yo es­tu­ve con Jo­sé en la eta­pa pre­via al Mun­dial 2001 –se su­ma Lu­cho–, des­pués me le­sio­né y no me lla­ma­ron más. Es­ta­ba muy ilu­sio­na­do, pe­ro sa­bía que no an­da­ba en un buen ni­vel y la de­ci­sión que to­mó Jo­sé fue jus­ta. No me que­dó nin­gún ren­cor, hoy me doy cuen­ta de que en ese mo­men­to no su­pe apro­ve­char la opor­tu­ni­dad. Aho­ra me reen­con­tré con él y me hi­zo un co­men­ta­rio pe­que­ño que que­da pa­ra uno…

–Si se hu­bie­ra da­do tu pa­se al Cha­teau­roux…

–No es­ta­ría vi­vien­do es­ta ac­tua­li­dad, se­gu­ro. Uno nun­ca sa­be lo que po­dría lle­gar a pa­sar, pe­ro aho­ra se dio to­do rá­pi­do, muy de gol­pe, mu­chas co­sas lin­das jun­tas, que es di­fí­cil vol­ver a vi­vir­las. Por eso tra­to de dis­fru­tar­las al má­xi­mo.

–Te vi­no bien en­ton­ces que se ca­ye­ra el pa­se.

–Bien no, me vi­no bár­ba­ro. Agra­dez­co no sé a quién que el pa­se no se ha­ya he­cho. Y des­pués que me to­ca­ra Ri­ver.

–¿No sien­ten el ago­ta­mien­to por una tem­po­ra­da tan ex­te­nuan­te?

–En la can­cha no –ase­gu­ra Mas­che–, pe­ro en la se­ma­na… (ri­sas), ahí sí cues­ta un po­co. Sien­to mu­chos do­lo­res, pe­ro fal­ta po­qui­to y des­pués voy a po­der des­can­sar. No me arre­pien­to de no ha­ber­me to­ma­do va­ca­cio­nes, por­que creo que gra­cias a eso pu­de ga­nar­me un lu­gar en Ri­ver. Ju­gar es lo que más me gus­ta ha­cer. Por eso no me que­jo, al con­tra­rio.

–Por aho­ra se aguan­ta –si­gue Lu­cho–, los pro­fes te tra­tan de una ma­ne­ra es­pe­cial y sa­ben que lo im­por­tan­te es lle­gar bien al par­ti­do.

–Lu­cho, ha­ce un tiem­po di­jis­te que te fal­ta­ba ser más egoís­ta, dar­le más al ar­co, ¿lo co­rre­gis­te?

–Sí, aho­ra soy un po­co más atre­vi­do. Re­cuer­do mu­cho una fra­se de Ba­bing­ton en un en­tre­na­mien­to: “Pa­ra que pa­sen co­sas, pa­ra ar­mar al­gún lío, hay que pa­tear al ar­co”. En in­fe­rio­res no era de pa­tear mu­cho, veía a los ju­ga­do­res de Pri­me­ra y pen­sa­ba ¡có­mo le pue­den pe­gar con tan­ta fuer­za! ¿Có­mo pue­den ha­cer esos cam­bios de fren­te?

 

Hoy los ha­ce co­mo si no tu­vie­ra que es­for­zar­se, con na­tu­ra­li­dad, con su­ti­le­za, con una ca­te­go­ría que no de­ja de asom­brar. De ca­li­dad com­pro­ba­da, si al­gu­no te­nía al­gu­na mí­ni­ma du­da de la tem­pe­ra­tu­ra pec­to­ral de Lu­cho, el úl­ti­mo clá­si­co por la Li­ber­ta­do­res en el Mo­nu­men­tal le pu­so pun­to fi­nal a cual­quier dis­cu­sión. Por su fer­vor, por el go­la­zo que me­tió, por có­mo el fes­te­jo le na­ció en las en­tra­ñas y se hi­zo ala­ri­do in­con­te­ni­ble, esa no­che Lu­cho ter­mi­nó de con­quis­tar­se los co­ra­zo­nes mi­llo­na­rios. Mas­che, en cam­bio, ya era jo­yi­ta de la ca­sa an­tes de de­bu­tar con la Pri­me­ra. Mi­ma­do y ad­mi­ra­do por los hin­chas, su re­co­no­ci­mien­to ad­quie­re to­da­vía más va­lor por­que lo con­si­gue des­de la lu­cha, en un club que his­tó­ri­ca­men­te se in­cli­nó por la ge­né­ti­ca de los crea­ti­vos.

Lu­cho y Mas­che, ta­len­tos com­ple­men­ta­rios, ami­gos y com­pin­ches, tan­to aden­tro co­mo afue­ra. Cam­peo­na­zos del año, du­pla de fie­rro, si cual­quier día de és­tos los ve en un pi­ca­do pla­ye­ro, no se asus­te: to­da­vía tie­nen pi­las pa­ra ra­to.

 

FUTBOL EN LA SANGRE

Dos vivencias, un mismo sentimiento. “Cuando pongo muchas energías en un objetivo determinado, después, aunque gane o pierda, no puedo contener las lágrimas. Lo asumo: los partidos los vivo con una carga sentimental muy fuerte”, se sincera Mascherano. Y Lucho se prende con una historia curiosa que marca cómo el fútbol estaba predestinado en su vida antes de nacer: “Mi viejo es de Montevideo y mi vieja, de Santiago de Chile. Mi mamá trabajaba de empleada en una casa y tuvo que ir a la casa de mi papá a llevarle una radio para que pudiera escuchar el Mundial 78. Así que se conocieron por el fútbol. Y un par de años más tarde llegué yo. La verdad, jamás imaginé que iba vivir algo de lo que viví en el fútbol”.

 

Por Diego Borinsky y Tomas Ohanian  

Estadisticas: Roberto Glucksmann

Fotos: Alejandro Chaskielberg

Imagen de 1999. El hombre que regaló todo
Las Entrevistas de El Gráfico

1999. El hombre que regaló todo

El cordobés Juan Carlos “Milonguita” Heredia nos cuenta su increíble historia. Quien regó de fuerza y coraje el Camp Nou siendo ídolo en Barcelona, fue millonario y terminó manejando un taxi.

Imagen de 2004. Zárate está que explota
Las Entrevistas de El Gráfico

2004. Zárate está que explota

La historia poco conocida de Roly Zárate y su paso por el Real Madrid, un pibe que nació en Vélez y no tuvo muchas oportunidades allí hasta que cayó en el club más grande del mundo, luego volvió a Liniers para ganar todo.

Imagen de 1939. Ayer y hoy de Bernabé Ferreyra. Por Borocotó
Las Entrevistas de El Gráfico

1939. Ayer y hoy de Bernabé Ferreyra. Por Borocotó

Una charla cargada de nostalgia se pudo dar entre el prestigioso periodista y el notable deportista. Esa que se genera con el paso del tiempo y que acumula recuerdos. Los lindos y los no tanto.

DEJÁ TU COMENTARIO