Las Entrevistas de El Gráfico

Francisco Varallo, en primera persona

Por Redacción EG · 30 de agosto de 2010

Pancho inauguró la sección "Confieso que he aprendido" con estos recuerdos. La foto de archivo que la acompañó fue de otro grande, el Zoilo Horovitz.

Nota publicada en la edición de mayo de 2007.

PANCHO VARALLO retratado por El Zoilo Horovitz. Una foto con todo el clima.PANCHO VARALLO retratado por El Zoilo Horovitz. Una foto con todo el clima.

EL NUEVE DEBE SER EGOISTA. En la Copa Lipton de 1934 le íbamos ganando a Uruguay con gol mío. De la emoción, me desmayé en el festejo. Ya veía los títulos: "Varallo le dio el título a Argentina". Faltando poco, Zito, que me reemplazó, erró un gol increíble. Yo me agarraba la cabeza en el banco, pero de contento. Quería que ganáramos solamente con el gol mío.

ES FUNDAMENTAL QUE EL técnico tenga gran poder de convencimiento sobre el jugador. En Boca me dirigió Mario Fortunato, que era un fenómeno. Yo le creía todo. Una vez le pedí no jugar porque me molestaba la rodilla: "Son los meniscos", le aseguré, mortificado. Fortunato me preguntó qué rodilla me dolía: "La derecha", le respondí. "No te hagás problema, Panchito, que los meniscos están en la izquierda", me dijo. Yo le creí y jugué como los dioses.

EN BOCA, goles son amores. Yo lo sé bien, porque me han querido mucho. A veces me puteaban durante 88 minutos, pero la metía en los últimos 2 y me sacaban en andas.

PARA TRIUNFAR EN el fútbol hay que ser pícaro. Yo era famoso por "la renquera del perro". Se me daba por hacerme el rengo, cosa de que los defensores me descuidaran un poco. Cuando me metían el pase, salía corriendo como si nada y ya no me podían alcanzar.

PARA TRIUNFAR EN BOCA, se necesita sangre. Si no la tenés, chau, estás sonado.

EL NUEVE Y EL DIEZ deben ser un matrimonio, necesitan afinidad. Lo digo sin falsa modestia: yo no hubiera sido lo que fui sin haber tenido a Cherro. De mis 181 goles, 150 se los debo a èl. Me conocía como si fuera una madre. Sabía meterme la pelota entre los backs, para que yo quedara bien perfilado y le diera al arco con todo. Con Bazterrica -una gran persona- me pasaba lo contrario porque gambeteaba demasiado y me la pasaba cuando ya estaba en offside. El error era suyo, pero la gente me puteaba a mí.

EN EL FUTBOL se invirtieron los valores. Antes pensábamos más que nada en el gole, ahora meten uno y el técnico los manda enseguida para atrás. Antes los equipos se formaban con nueve jugadores buenos y dos que acompañaban, ahora es al revés.

PARA JUGAR VALE mucho el talento, pero también el trabajo. Minetras mis compaeros de Gimnasia entrenaban solamente los jueves, yo lo hacía todos los días. En Boca se practicaba tres veces por semana, pero o quería seguir, el técnico tenía que echarme para que me fuera a casa.

A LOS JUGADORES DE ahora habría que decirles que no tengan miedo de patear al arco. Para mí, no se animan. Qué importa tirarla diez veces a las nubes si uno se mete en el arco... Yo me sorprendía con mis propios tiros. "Qué bárbaro, Panchito, la pusiste en el ángulo", me felicitaban, y me había salido de casualidad.

EL FUTBOL DE AHORA es más difícil que el mío. El que armaba juego recibía tranquilo y le daba la pelota al nuevo, al que tampoco marcaban de cerca. Los pibes de hoy no pueden ni respirar. Los presionan como locos.

EL JUGADOR DEBE SER vivo para aprovechar sus virtudes. Yo pateaba fuerte, pero era chiquito para ser nueve. Entonces no tenía sentido que fuera a cabecear en los córners. Prefería quedarme afuera del área para agarrar el rebote. Hice 181 goles, aunque muy pocos de cabeza. Si metí cinco, es mucho.

LA MEJOR INVERSION son los ladrillos. Están a salvo de cualquier devaluación. Cuando pasé de Gimnasia a Boca, el contrato lo firmó mi padre porque yo era menor. Con los 8000 pesos que me dieron pude construirme la casa donde viví gran parte de mi vida. De sueldo me daban 800 pesos. Gastaba 100 y los 700 restantes se los daba a mi padre para que me los guardara. Gracias a eso pude vivir dignamente después del retiro.


 
Imagen de Loco Montenegro: infierno y paraíso
Las Entrevistas de El Gráfico

Loco Montenegro: infierno y paraíso

Es el personaje más carismático del básquet argentino. Garantía de espectáculo, dueño de una historia fascinante y el referente de una generación.

Imagen de 2006. Carrario 100x100
Las Entrevistas de El Gráfico

2006. Carrario 100x100

Silvio Carrario jugó en innumerable cantidad de equipos, dice que volvería a todos, cuenta sus pasos por los grandes como Boca y Racing y también por el resto de los clubes.

DEJÁ TU COMENTARIO