¡Habla memoria!

CUANDO DIEGO EMPEZÓ A SER MARADONA

Por Pablo Bomarito · 04 de junio de 2021

Hace 39 años, se terminaba de cerrar una operación histórica para el fútbol mundial: Diego, el pibe de oro y su pase record al Barcelona.

1982

 

En esos años, internet, celulares y redes sociales eran ciencia ficción. Sin embargo, un nombre real ya recorría el mundo: Diego Maradona.

 

Cuenta la leyenda

 

En secreto, una delegación de dirigentes del Barcelona aterrizó en Buenos Aires el 28 de mayo de aquel año. Josep Lluís Núñez, presidente; Joan Gaspart, alto directivo; y Joan Ignasi Brugueras, abogado. Este último era muy importante: había que arreglar con Boca y con Argentinos; con Diego, su contrato; y convencer a la AFA de que, el 10 argentino, no se distraeria de su objetivo principal, el mundial que estaba en el horizonte. La cifra total de la operación redondeó las 1.200 millones de pesetas (hoy 7,2 millones de euros). Hoy, “nada”; entonces, una cifra récord.

Diego y la "Tota", amor eterno.

Diego y la "Tota", amor eterno.

La selección argentina, por entonces, estaba concentrada en Alicante, a la espera del comienzo del mundial 1982. El 4 de junio, Maradona se tomó un avión desde allí hacia Barcelona, para firmar el contrato. Con 21 años, se cumplía el sueño del pibe: jugar en Europa, donde por entonces no era tan fácil llegar. La ilusión de darle a su familia la vida que se merecía. Sobre todo, a La Tota, que simulaba dolor de estómago para no comer y que la comida alcance, y a Don Diego, el padre laburante que todo lo podía.

Maradona lucha con Claudio Gentile, poco le salió a Diego en España 82'.

Maradona lucha con Claudio Gentile, poco le salió a Diego en España 82'.

Maradona llegó al aeropuerto de “El Prat” 10:20 de la mañana, para ser presentado en el Camp Nou cerca del mediodia. Recién volvería después del fracaso en el Mundial, el 27 de julio a tierras catalanas. Su debut fue el 4 de agosto frente al S.V. Meppen en Alemanía, el Barcelona gano 5 a 0, Diego fue "genio y figura" del partido.
Diego pensativo, ceño fruncido. Aparecía Maradona.

Diego pensativo, ceño fruncido. Aparecía Maradona.

 

Esa es la breve historia de un fichaje que se construyó durante cuatro años, con idas y vueltas. Boca, Argentinos, la AFA, el Mundial de por medio. Eran otras épocas, sin internet, sin celulares y sin redes sociales. Pero igual, hace 38 años, el nombre de Maradona ya daba la vuelta al mundo.

 

Diseño y edición de fotografía
Matias Di Julio

 

Temas en esta nota:

DEJÁ TU COMENTARIO