¡Habla memoria!

1978 - La mayor tristeza futbolística de Diego Maradona

Por Daniel Arcucci · 19 de mayo de 2020

César Menotti debió entregar la lista definitiva rumbo a la Copa del Mundo del '78 en nuestro país. El joven talentoso -que ya llamaba la atención de todos- recibió la noticia más dura de su carrera hasta ese momento. No habría Mundial para él. A 42 años de aquel episodio, Daniel Arcucci nos cuenta la historia detrás de la historia y cómo ese golpe marcó para siempre el temple de Maradona. (Fotos: Ricardo Alfieri)

 

“Ahí, cuando quedé afuera de la lista ´porque era muy joven´, empecé a darme cuenta de que la bronca era como un combustible para mí. Me ponía en marcha el motor a la máxima potencia. Cuando buscaba revancha, mejor jugaba. Dos días después de la nefasta noticia que me comunicó el Flaco, me puse la camiseta de Argentinos y salí a la cancha: le ganamos a Chacarita 5 a 0, hice dos goles y serví otros dos. Me acuerdo de que después de hacer uno se me acercó Pena, Huguito Pena, un tipo extraordinario, que en paz descanse, que jugaba para ellos, me pasó el brazo por arriba del hombro y me dijo, al oído: Dieguito, si no fuera porque tengo otra camiseta, lo festejaría con vos... Quédate tranquilo, nene, que vas a jugar muchos Mundiales y les vas a tapar la boca a todos”.

Diego Maradona en acción con Argentinos. Tras quedar fuera de la lista, fue figura estelar ante Chacarita por el campeonato

Diego Maradona en acción con Argentinos. Tras quedar fuera de la lista, fue figura estelar ante Chacarita por el campeonato

“Ahí, cuando quedé afuera de la lista ´porque era muy joven´, empecé a darme cuenta de que la bronca era como un combustible para mí. Me ponía en marcha el motor a la máxima potencia. Cuando buscaba revancha, mejor jugaba."


El recuerdo en primera persona de Diego Armando Maradona, tal cual fue dictado para su autobiografía “Yo soy el Diego de la gente”, no sólo remite a lo que sucedió en aquel 19 de mayo de 1978, cuando César Luis Menotti decidió dejarlo fuera de la lista de 22 para el Mundial 78, sino que hoy recupera el brillo de la actualidad gracias a la idea que Michael Jordan ha logrado instalar gracias a su también autobiográfica serie, The Last Dance. La furia, la rabia, el enojo, el resentimiento y hasta la decepción como disparadores. “Es lo que necesitaba para motivarme”, dice todo el tiempo Jordan, a un nivel de repetición capaz de volverlo exagerado, y es lo mismo que hizo, o dijo, Diego desde entonces, cuando sólo tenía 17 años, 6 meses y unos días. Chacarita, entonces, fue su víctima. Como podría haber sido cualquiera que se le cruzara en el camino, tal como sucedió después más de una vez, a lo largo de su carrera…

“Pero lo peor de todo fue cuando volví a mi casa. Parecía un velorio. Lloraba mi vieja, lloraba mi viejo, lloraban mis hermanos y mis hermanas. Me decían que yo era el mejor de todos, que no me preocupara porque iba a jugar cinco mundiales... Pero lloraban. Eso fue lo peor. Ese día, el más triste de mi carrera, juré que iría por la revancha. Fue la desilusión más grande mi vida, lo que me marcó para siempre, lo que me definió. Yo sentía en mis piernas y en mi corazón y en mi mente que yo les iba a demostrar que iba a jugar muchos mundiales. Eso mismo me decía Menotti, pero yo en ese momento no entendía razones. Igual yo viví el Mundial como un argentino más. Hasta fui a la cancha y todo. Fui contra Italia y también en la final contra Holanda; después salí en la furgoneta de mi suegro a festejar por todo Buenos Aires. Yo pensaba que podía haber estado ahí adentro, estaba seguro de que hubiera aportado mucho”.

Así contó El Gráfico el día en que Menotti debió desafectar a Maradona y otros jugadores de la lista del Mundial

Así contó El Gráfico el día en que Menotti debió desafectar a Maradona y otros jugadores de la lista del Mundial

"Fue la desilusión más grande mi vida, lo que me marcó para siempre, lo que me definió. Yo sentía en mis piernas y en mi corazón y en mi mente que yo les iba a demostrar que iba a jugar muchos mundiales."

Aquel partido de la furia también tiene su costado de leyenda, cómo no. Si se apela a la memoria emotiva, “Diego pidió jugar dos días después de quedar afuera de la selección y le metió cuatro goles a Chacarita. Pero cuando uno va al archivo, se encuentra con que incluso allí hay datos en los que la memoria es difusa. Muchos medios le atribuyen tres goles. Pero uno, el cuarto, lleva a otros a afirmar que lo convirtió Favret, después de un remate de Diego que se desvió en el arquero. Para Diego, en su memoria y en sus memorias, fueron dos. Aunque participó de casi todos. De hecho, el de López, de penal, fue después de una falta del propio Pena al propio Maradona.  

“El Flaco nos llamó a todos, a los 25, al centro de la cancha donde hacíamos fútbol. Yo me la veía venir, me la veía venir. El plantel tenía cinco que jugábamos de diez: Villa, Alonso, Valencia, Bochini y yo. Creo que el que más le gustaba al Flaco era Valencia, porque lo había descubierto él; después, Villa; a Alonso lo sumó porque hubo una campaña tremenda del periodismo y de no sé quién más; al Bocha le dio el toque antes que a nadie. Y a mí, bueno, me llegó la hora”.

MARADONA el día de su debut con la Selección. Fue el 27 de febrero de 1977, contra Hungría, en la Bombonera, con tan solo 16 años.

MARADONA el día de su debut con la Selección. Fue el 27 de febrero de 1977, contra Hungría, en la Bombonera, con tan solo 16 años.

Muchos años después, justo en el tiempo en que se estaba terminando de escribir el libro de Diego y también él de visita en La Habana, Mario Kempes dijo que la decisión había sido lógica, en aquel momento. Había una sobreabundancia de número 10 en el equipo, y las preferencias de Menotti pasaban por la observación que Diego hizo al recordar el momento, también con sus entrelíneas. El recorrido posterior de Maradona, obviamente, permite pensar en aquella decisión como un error. Aunque en su momento su ausencia no provocó el escándalo mediático y popular que si hubiera provocado apenas cuatro años más tarde. El que siempre tuvo una mirada diferente fue el propio Diego.

“Yo creo que podría haber jugado en el Mundial 78... Estaba afilado, estaba como nunca, como nunca estuve. Pero bueno, son cosas que pasan, qué sé yo. Lloré mucho, lloré tanto que... no sé. Ni siquiera cuando pasó lo del '94, lloré tanto. Yo las siento hoy como dos injusticias. Son distintas, pero injusticias las dos. Yo a Menotti no lo perdoné ni lo voy a perdonar nunca por aquello, pero nunca lo odié. Odiar es distinto a no perdonar. Por eso digo que, a pesar de todo, a mí no se me borra la imagen que yo tengo del Flaco, de su sabiduría para saberme llevar”.

Al día de hoy, refrenda sus palabras con hechos: César Luis Menotti, el entrenador que le provocó su mayor tristeza en el fútbol, tiene un lugar preferencial en su corazón.

Imagen de Uby Sacco, un campeón inolvidable
¡Habla memoria!

Uby Sacco, un campeón inolvidable

Fue un boxeador de técnica exquisita. Los excesos de su vida privada –alcohol y drogas– lo bajaron del ring antes de tiempo. El cuerpo le pasó factura y murió hace 23 años.

Imagen de 1985 - El inicio del camino a México '86
¡Habla memoria!

1985 - El inicio del camino a México '86

Así empezó el recorrido del seleccionado argentino rumbo a la conquista de su segundo título mundial. El regreso oficial de Diego Maradona, quien durante ese mayo del '85 viajó casi doce mil kilómetros para poder estar presente en el ciclo Bilardo.

Imagen de 2000 - Cuando Martín Palermo se recibió de "Titán"
¡Habla memoria!

2000 - Cuando Martín Palermo se recibió de "Titán"

Noche inolvidable. El histórico goleador de Boca Juniors regresaba a jugar luego de la operación de ligamentos y lo hacía nada más y nada menos que en un partido trascendetal, que daría paso a lo que los hinchas "xeneizes" llamaron el "Muletazo de Palermo".

DEJÁ TU COMENTARIO