¡Habla memoria!

2003. Decálogo del DT sorpresa

Por Redacción EG · 28 de febrero de 2020

Los diez mandamientos de Gustavo Alfaro, el Director Técnico que había conseguido el ascenso con Quilmes y era de una nueva generación de entrenadores que daban que hablar.

1. MO­DE­LOS

“El fút­bol pro­fe­sio­nal me lle­gó de gran­de. Yo es­tu­dia­ba in­ge­nie­ría quí­mi­ca, ju­ga­ba los re­gio­na­les, y a los 26 años as­cen­di­mos al Na­cio­nal B con Ra­fae­la. Me re­ti­ré a los 29 y al año em­pe­cé a di­ri­gir. Al no ha­ber ju­ga­do en la A, no tu­ve un pa­dre es­pi­ri­tual que mar­ca­ra mi ca­mi­no. Eso me ini­ció en una bús­que­da so­li­ta­ria de mi pro­pio per­fil. Ade­más, va­rios téc­ni­cos so­mos hi­jos de una épo­ca muy ri­ca del fút­bol ar­gen­ti­no: la de las dis­cu­sio­nes ideo­ló­gi­cas que ge­ne­ra­ron Bi­lar­do y Me­not­ti. Yo creo que los téc­ni­cos de­be­mos ser un po­qui­to la­dro­nes pro­fe­sio­na­les: ro­bar­les bue­nas ideas a los de­más y ha­cer­las nues­tras, sin co­piar, sa­bien­do que una fo­to­co­pia, por más per­fec­ta, nun­ca se­rá igual que el ori­gi­nal. Por eso, al em­pe­zar en es­to, co­mo no sa­bía bien dón­de es­ta­ba pa­ra­do, me reu­ní con Bi­lar­do, Me­not­ti, Ba­si­le, Gri­guol, Pas­sa­re­lla, fui a ver en­tre­na­mien­tos. Ha­ce un tiem­po hi­ce lo mis­mo con Bian­chi, que pa­ra mí es el que re­pre­sen­ta me­jor lo que quie­ro ser co­mo téc­ni­co. To­dos me tra­ta­ron muy bien.”

 

2. FOR­MA­CION

“La fa­cul­tad me en­se­ñó a pen­sar, a di­fe­ren­ciar lo ne­ce­sa­rio de lo se­cun­da­rio. Un pro­fe­sor me de­cía que lo más im­por­tan­te es el co­no­ci­mien­to y que el sa­ber no ocu­pa lu­gar. A ve­ces les ci­to a los ju­ga­do­res pá­rra­fos de li­bros. Quien es­cri­be un li­bro tie­ne la lu­ci­dez de ex­pre­sar un pen­sa­mien­to que a uno no le sa­le. An­tes de un Ta­lle­res-Bel­gra­no, le co­men­té al plan­tel un pá­rra­fo de ‘La Re­sis­ten­cia’, de Er­nes­to Sa­ba­to. Ta­lle­res ve­nía in­vic­to, ju­ga­ba la Co­pa y pa­ra Bel­gra­no era un mo­men­to crí­ti­co, de de­sin­te­gra­ción. Les di­je que el hom­bre en­cuen­tra en las mis­mas cri­sis la fuer­za pa­ra la su­pe­ra­ción. Así lo han de­mos­tra­do hom­bres y mu­je­res que, con el úni­co ar­gu­men­to de la te­na­ci­dad y del va­lor, de­rro­ta­ron a las dic­ta­du­ras más abe­rran­tes. Sa­ba­to des­ta­ca que el hom­bre sa­be ha­cer de los obs­tá­cu­los nue­vos ca­mi­nos y a la vi­da le bas­ta el es­pa­cio de una grie­ta pa­ra re­na­cer. Al fi­nal, les ga­na­ron a Ta­lle­res dos clá­si­cos en diez días. Me gus­tan Sa­ba­to, Var­gas Llo­sa, Be­ne­det­ti, Gar­cía Már­quez, pen­sa­do­res muy lú­ci­dos. Cuan­do leo al­go in­te­re­san­te, lo pa­so a la com­pu­ta­do­ra, sa­co un ex­trac­to y a ve­ces se lo ci­to a los ju­ga­do­res”.

 

3. LOS OB­JE­TI­VOS

“Cuan­do voy a un club, en­fo­co con dos ojos: uno lo ten­go pues­to en que se me ter­mi­na el con­tra­to ma­ña­na y el otro en que me voy a que­dar to­da la vi­da ahí. Pa­ra cum­plir las dos rea­li­da­des, ten­go que acer­tar en el día a día. Y pa­ra eso me ten­go que plan­tear ob­je­ti­vos. Cuan­do fui a Olim­po, por ejem­plo, mi diag­nós­ti­co fue el si­guien­te: des­cen­dían sie­te equi­pos y, por nues­tro pro­me­dio, no­so­tros te­nía­mos que es­tar en­tre los seis pri­me­ros pa­ra no ba­jar. Pa­ra eso ne­ce­si­tás un plan­tel con una per­so­na­li­dad de­fi­ni­da, qui­zá no vis­to­so. Una bue­na cam­pa­ña de lo­cal no al­can­za­ba pa­ra za­far. Des­pués, la di­fe­ren­cia en­tre el pri­me­ro y el sex­to en el Na­cio­nal B es de 4 o 5 pun­tos. O sea que si za­fá­ba­mos del des­cen­so, po­día­mos ser cam­peo­nes. La cla­ve es­tu­vo en el ar­ma­do del plan­tel. Al lle­gar a Quil­mes, di­je: el cie­lo o el in­fier­no, no hay tér­mi­no me­dio. Sa­bía­mos que la cues­ta arri­ba iba a ser ca­da vez más du­ra por las fi­na­les per­di­das, y que el um­bral de to­le­ran­cia se­ría ca­da vez me­nor. For­ma­mos un ves­tua­rio sa­no y fuer­te y nos cos­tó, por eso siem­pre vi­vi­mos en la cor­ni­sa. Por suer­te, los di­ri­gen­tes de Quil­mes apos­ta­ron a ter­mi­nar con el “pan y cir­co” y se pro­pu­sie­ron ha­cer el ba­lan­ce al ter­mi­nar el año. Pa­ra es­ta tem­po­ra­da, la idea es con­so­li­dar a Quil­mes en Pri­me­ra, por eso nos plan­tea­mos los 23 pun­tos por tor­neo. El éxi­to en el fút­bol no es sa­lir cam­peón, si­no cum­plir un ob­je­ti­vo. Y el ca­mi­no al éxi­to no es una lí­nea rec­ta, no des­car­ta te­ner pe­que­ños fra­ca­sos par­cia­les. De he­cho, los equi­pos que em­pie­zan un tor­neo no son los que sue­len ter­mi­nar­lo.”

 

En su casa de Rafaela, con sus dos hijas.

En su casa de Rafaela, con sus dos hijas.

 

 

4. LA VO­LUN­TAD

“Cum­plir el ob­je­ti­vo de­pen­de en gran me­di­da de los ju­ga­do­res, de su vo­lun­tad. Y co­mo la vo­lun­tad del hom­bre es fa­li­ble, hay que tra­ba­jar so­bre ella. Mi pre­mi­sa bá­si­ca es que no hay na­da más im­por­tan­te que el equi­po ga­ne, que el con­jun­to va a ser siem­pre más im­por­tan­te que las par­tes. El ju­ga­dor de­be en­ten­der que to­dos son ne­ce­sa­rios, pe­ro nin­gu­no es im­pres­cin­di­ble. So­bre la con­duc­ta de los ju­ga­do­res hay que tra­ba­jar per­ma­nen­te­men­te; el prin­ci­pal opo­nen­te del ju­ga­dor de fút­bol es él mis­mo. El ju­ga­dor es ego­cén­tri­co por na­tu­ra­le­za y de­be te­ner la ca­pa­ci­dad de re­sig­nar al­go pro­pio, pe­ro no to­dos es­tán dis­pues­tos a re­sig­nar algo. Cuan­do hay un sen­ti­do de per­te­nen­cia del gru­po, el que tie­ne que re­sig­nar, re­sig­na. Y los ta­len­tos no se opa­can, si­no que se po­ten­cian. Soy un con­ven­ci­do de la im­por­tan­cia de la es­truc­tu­ra del equi­po. Por­que si vos de­pen­dés de las in­di­vi­dua­li­da­des, pren­dé una ve­la y re­zá: el día que la in­di­vi­dua­li­dad es­tá mal, per­dis­te. La es­ta­tu­ra de un equi­po se mi­de por tres co­sas: 1) su hu­mil­dad y sen­ci­llez; 2) su sen­ti­do de au­to­crí­ti­ca y 3) la ca­pa­ci­dad pa­ra so­bre­po­ner­se a la ad­ver­si­dad. La au­to­crí­ti­ca se tra­ba­ja to­dos los días. Las co­sas se di­cen y se les di­cen a to­dos. Si ten­go que mar­car una si­tua­ción in­gra­ta, lo ha­go de­lan­te de to­dos. Ahí to­dos tie­nen la chan­ce de ha­blar. La úni­ca ver­dad es­tá ahí aden­tro, don­de se tie­nen que de­fi­nir to­das las co­sas.”

 

5. DIAG­NOS­TI­CO Y AR­MA­DO

“For­mar un plan­tel es cla­ve pa­ra cum­plir el ob­je­ti­vo. Y pa­ra eso es de­ci­si­vo el diag­nós­ti­co del téc­ni­co. Si vos no te­nés un diag­nós­ti­co pre­ci­so de lo que es el club, de lo que vos sos, de qué ne­ce­si­tás o qué te fal­ta, es muy di­fí­cil cum­plir el ob­je­ti­vo des­pués. Es lo mis­mo que el mé­di­co: pa­ra sa­ber qué to­mar hay que sa­ber de qué es­tás en­fer­mo. Pa­ra mí, el me­jor mé­di­co es el clí­ni­co, que es el que te de­ri­va. Des­pués pa­sa por sa­ber ele­gir las he­rra­mien­tas, las vo­lun­ta­des, que son los ju­ga­do­res. Y más tar­de vie­ne la fle­xi­bi­li­dad, tu ca­pa­ci­dad pa­ra adap­tar­te a las cir­cuns­tan­cias. Y el tra­ba­jo. Pa­ra de­fi­nir el plan­tel es bá­si­co com­pa­ti­bi­li­zar pre­su­pues­to con ne­ce­si­da­des. Por­que si yo quie­ro un ju­ga­dor y ese ju­ga­dor me va a con­su­mir to­do el pre­su­pues­to, no sir­ve. Ha­go una pla­ni­lla, con dos ju­ga­do­res por pues­to, y es im­por­tan­te bus­car tres o cuatro que jue­guen en un par de pues­tos, así te­nés un plan­tel de 22 que, en rea­li­dad, son 28. Ave­ri­gua­mos vi­da y obra de ca­da uno, ha­bla­mos con en­tre­na­do­res que los di­ri­gie­ron. Y tam­bién char­lo con el ju­ga­dor ca­ra a ca­ra, le ex­pli­co lo que pre­ten­do, có­mo tra­ba­jo, las co­sas po­si­ti­vas y ne­ga­ti­vas que va a vi­vir en el año y lo in­vi­to a un de­sa­fío. Nun­ca le pro­me­to que va a ju­gar sí o sí. Si vie­ne, ya sa­be lo que le es­pe­ra.”

 

6. EL MEN­SA­JE

“El equi­po es siem­pre de los ju­ga­do­res. Si yo ven­do un men­sa­je sin sus­ten­to, no sir­ve. El téc­ni­co eli­ge a los ju­ga­do­res y les de­ja el men­sa­je. El men­sa­je es to­ma­do por los ju­ga­do­res, y ellos se ha­cen due­ños del equi­po. El téc­ni­co tie­ne que ser un cen­ti­ne­la de esos ar­gu­men­tos pa­ra que ellos no se duer­man y re­suel­van las co­sas. Si al ju­ga­dor lo obli­gás, en al­gún mo­men­to va a fa­llar, por­que no es­tá con­ven­ci­do de lo que ha­ce. En de­fi­ni­ti­va, el ju­ga­dor que es­tá con­ven­ci­do es in­ven­ci­ble. Y de­fien­de su ver­dad a muer­te, no la ne­go­cia ni con la gen­te, ni con el di­ri­gen­te ni con el pe­rio­dis­ta, por­que sien­te que lo re­pre­sen­ta. Al plan­tel le ex­pre­sé: ‘Mu­cha­chos, te­ne­mos que sal­var­nos del des­cen­so y hay dos for­mas. A la he­roi­ca, to­dos atrás, o asu­mien­do el de­sa­fío de ju­gar­les a to­dos de igual a igual con nues­tras he­rra­mien­tas. ¿Es­tán con­ven­ci­dos de que po­de­mos?’. Co­mo me con­tes­ta­ron que sí, los de­sa­fié a in­ten­tar­lo. Hoy el plan­tel to­mó esa doc­tri­na y ya es de ellos, no mía. En la se­ma­na, tra­ba­jo pa­ra dar­les he­rra­mien­tas y ar­gu­men­tos a los ju­ga­do­res, pe­ro des­pués de­ci­den ellos. Tam­bién les ha­blo de las cá­ba­las, por­que me ha to­ca­do ver có­mo los ju­ga­do­res pier­den la fe rá­pi­da­men­te y van a la es­tam­pi­ta o a la cin­ta co­lo­ra­da. Les di­go: ‘Mu­cha­chos, yo soy ca­tó­li­co y re­zo, pe­ro si el que es­tá en el ves­tua­rio de en­fren­te re­za más que no­so­tros, ¿qué? ¿ga­nan ellos?’. Por eso no ten­go nin­gu­na cá­ba­la. No creo en el des­ti­no, creo en la vo­lun­tad del hom­bre. Ade­más, si me que­do pen­san­do en las cá­ba­las, me ol­vi­do de mar­car al nue­ve.”

 

7. CHAR­LAS TEC­NI­CAS

“No las doy en un so­lo día, si­no en to­da la se­ma­na. El mar­tes, des­pués del aná­li­sis de lo que pa­só, ha­ce­mos la pre­via de lo que vie­ne. En la se­gun­da prác­ti­ca, ya ve­mos há­bi­tos del ri­val. Y el úl­ti­mo día tra­ba­ja­mos pe­lo­tas pa­ra­das. Una ho­ra an­tes del par­ti­do, en el ves­tua­rio, doy la char­la fi­nal con tres ele­men­tos: aná­li­sis glo­bal del par­ti­do, una cues­tión mo­ti­va­cio­nal y el re­pa­so de pe­lo­tas pa­ra­das. Ahí uso el pi­za­rrón: lo bue­no del pi­za­rrón es que no per­dés nun­ca. Lo mo­ti­va­cio­nal es lo úl­ti­mo. Res­ca­to una ima­gen y la po­ten­cio. Por ejem­plo, des­pués de ga­nar­le a San Lo­ren­zo y an­tes de Gim­na­sia, les ha­blé del re­la­ja­mien­to. Les mos­tré có­mo San Lo­ren­zo, des­pués de ven­cer a In­de­pen­dien­te y a Ri­ver, tal vez cre­yó que nos te­nía que ga­nar por con­se­cuen­cia. Y per­die­ron. Les di­je que nues­tra am­bi­ción y ga­nas de triun­far no ter­mi­na­ban con una vic­to­ria so­bre un equi­po gran­de. El te­ma es ge­ne­rar­le un de­sa­fío al plan­tel. Siem­pre hay que ge­ne­rar­les de­sa­fíos. Con­tra Cen­tral les di­je que ellos iban a me­dir el ni­vel de con­cen­tra­ción del equi­po. ¿Por qué? Por­que es uno de los equi­pos más ri­cos téc­ni­ca­men­te y por­que el 70 por cien­to del tiem­po iban a ma­ne­jar la pe­lo­ta. Tie­nen tres en­gan­ches  y to­dos con mu­cho pa­se gol. Ter­mi­nan to­das las ju­ga­das por aden­tro, con asis­ten­cias ver­ti­ca­les a la zo­na de gol. Cen­tral no me­te go­les por asis­ten­cias la­te­ra­les, si­no por aden­tro. En­ton­ces ha­bía que ce­rrar el cen­tro de cam­po y man­te­ner el ni­vel de con­cen­tra­ción pa­ra es­tar siem­pre re­le­va­do, com­ple­men­ta­do y coor­di­na­do. Eso es lo que yo lla­mo la es­tra­te­gia de un par­ti­do.”

Alfaro y algunas de sus herramientas de trabajo. Aunque considera a la táctica sólo un punto de partido, estudia con obsesión a los rivales.

Alfaro y algunas de sus herramientas de trabajo. Aunque considera a la táctica sólo un punto de partido, estudia con obsesión a los rivales.

 

8. EL RI­VAL

“La tác­ti­ca no es la so­lu­ción a to­dos los pro­ble­mas, es un pun­to de par­ti­da. Le doy mu­cha im­por­tan­cia al ri­val, yo quie­ro co­no­cer dón­de me va a gol­pear, por­que si le doy esa in­for­ma­ción al ju­ga­dor, va a es­tar más li­be­ra­do. Con Mar­ce­lo Fuen­tes, mi ayu­dan­te, ana­li­za­mos a los ri­va­les des­de cua­tro par­ti­dos an­tes. Me lle­va dos días com­ple­tos. En es­te tor­neo, Quil­mes aga­rra a los ri­va­les que jue­gan con Es­tu­dian­tes, des­pués con Ne­well’s, In­de­pen­dien­te y Ri­ver. Ten­go una per­so­na que me gra­ba esos cua­tro par­ti­dos con una cá­ma­ra des­de arri­ba, con vi­sión pa­no­rá­mi­ca, por­que la te­le si­gue a la pe­lo­ta, y si no no pue­do ver có­mo es­tá pa­ra­do el ri­val cuan­do ata­ca y de­fien­de. Con la cá­ma­ra de la TV veo bien las pe­lo­tas pa­ra­das, quié­nes en­tran al área, quié­nes no. Cuan­do pue­do voy a la can­cha. Ob­ser­vo há­bi­tos y cos­tum­bres; en ge­ne­ral se re­pi­ten los ju­ga­do­res y tam­bién los téc­ni­cos. Hay de­fen­so­res que cie­rran de una ma­ne­ra con la zur­da y de otra con la de­re­cha, hay de­fen­sas que jue­gan en lí­nea o no re­tro­ce­den, hay de­lan­te­ros que ti­ran dia­go­na­les, otros que aguan­tan de es­pal­das. No es lo mis­mo mar­car a Acos­ta, Ca­ve­nag­hi y Te­vez. Acos­ta me­te el 80 por cien­to de sus go­les des­de el cen­tro a la iz­quier­da, por una cues­tión de per­fil; en­ton­ces si evi­tás que San Lo­ren­zo des­bor­de por la de­re­cha, a Acos­ta se le va a com­pli­car. Ca­ve­nag­hi se aso­cia muy bien al cir­cui­to co­lec­ti­vo, en­ton­ces te­nés dos op­cio­nes: achi­car­le los es­pa­cios cuan­do ba­ja al me­dio a em­pe­zar la ju­ga­da, ma­tar­la ahí, o no per­der­lo has­ta el fi­nal. Los go­les de Ca­ve­nag­hi no son es­pec­ta­cu­la­res, si­no asis­ten­cias en el área chi­ca, por­que él ter­mi­na ce­rran­do ju­ga­das que en mu­chos ca­sos em­pe­zó. Y Te­vez pro­po­ne un jue­go de fric­ción al no to­car de pri­me­ra, por eso lo gol­pean tan­to. El se ha­ce fuer­te en el con­tac­to. Pe­ro co­mo tie­ne la ha­bi­li­dad pa­ra sa­lir con los dos per­fi­les de la mis­ma ma­ne­ra, en­ton­ces lo te­nés que mar­car con dos. Uno pa­ra an­ti­ci­par­lo y otro pa­ra que so­bre si no le po­dés ga­nar la po­si­ción.”

 

9. PE­LO­TA PA­RA­DA

“San Lo­ren­zo ha­ce una zo­na com­bi­na­da pa­ra de­fen­der en los cen­tros: uno sa­le a mar­car a un hom­bre y el res­to, a una po­si­ción de­ter­mi­na­da del área. No­so­tros te­nía­mos que ti­rar la pe­lo­ta a cier­tos sec­to­res que San Lo­ren­zo des­pro­te­gía o que no­so­tros blo­queá­ba­mos, yen­do al cho­que pa­ra que cier­tos hom­bres nues­tros en­tra­ran li­bres. Si te­nés pre­ci­sión en el ser­vi­cio, la po­dés me­ter. Así fue el gol de Ger­lo que nos dio el triun­fo: en­tró so­lo, por­que blo­quea­mos a los hom­bres que te­nían que de­fen­der ese es­pa­cio. Y ca­si me­te­mos otro, pe­ro Ala­yes ca­be­ceó y se fue por po­qui­to. Con­tra Cen­tral, sa­bía­mos que Gao­na tie­ne buen jue­go áe­reo, en­ton­ces ha­bía que ti­rar los cen­tros le­jos de su in­fluen­cia, por­que si no le re­ga­lá­ba­mos mu­chos con­tra­gol­pes. De ti­ros li­bres te­ne­mos ocho va­rian­tes, de­pen­de si es fron­tal o de tres cuar­tos. El día pre­vio al par­ti­do se prac­ti­can to­das las ju­ga­das: a fa­vor y en con­tra, se­rán unos 40 mi­nu­tos.”

 

10. CON­DUC­CION

“El rol del DT co­mo con­duc­tor de gru­po es fun­da­men­tal. La cla­ve pa­sa por la sen­sa­ción de jus­ti­cia que de­be sen­tir el ju­ga­dor: tra­tar­los a to­dos igual y de­mos­trar­les que las po­si­bi­li­da­des se ga­nan y se pier­den en la can­cha, que no te atás a un nom­bre. Un en­tre­na­dor que fa­lla ahí y co­me­te in­jus­ti­cias pier­de la con­fian­za del plan­tel. Y si per­dés esa con­fian­za es­tás de más, no du­rás ni un se­gun­do. Con los ju­ga­do­res, sue­lo ha­blar de la in­fluen­cia que tie­nen los me­dios, ya que el ni­vel de ex­po­si­ción es muy gran­de. Es fá­cil caer en las ten­ta­cio­nes. Lo más sen­ci­llo es que te ha­la­guen, en­ton­ces el ju­ga­dor se de­ses­pe­ra y com­pra to­dos los dia­rios y re­vis­tas. Yo les di­go: ‘An­dá a com­prar­lo cuan­do per­dés y te cri­ti­can, apren­dé a mi­rar lo bue­no y lo ma­lo’. Con es­to les quie­ro mos­trar que no pue­den vi­vir en los ex­tre­mos, que no hay que creer to­do lo que se di­ce, por­que cons­truir un equi­po só­li­do, una ca­rre­ra, no se ha­ce del día a la ma­ña­na, se ne­ce­si­tan mu­chos años de sa­cri­fi­cio. Y se pier­den en un se­gun­do, eh. Por eso re­mar­co la di­fe­ren­cia en­tre el exi­to­so y el exi­tis­ta: si bien los dos de­ri­van del éxi­to, pa­ra ser exi­to­so hay que te­ner cons­tan­cia, per­se­ve­ran­cia, de­jar de la­do mu­chas co­sas. El exi­tis­ta ba­sa to­do en el cor­to pla­zo, apues­ta al re­co­no­ci­mien­to ya. La so­cie­dad es exi­tis­ta y por eso apues­ta a con­su­mir y des­car­tar, con­su­mir y des­car­tar. Yo no quie­ro que el ju­ga­dor se me­ta en esa vo­rá­gi­ne, por­que lo ter­mi­nan des­tro­zan­do. Siem­pre con­clu­yo di­cién­do­les que el pe­rio­dis­mo es una ne­ce­si­dad por­que nos da una di­fu­sión gran­de. Pe­ro les agre­go que hay una so­la manera de que Dios nos per­mi­ta el ac­ce­so al pa­raí­so min­tien­do. ¿Có­mo? En­ga­ñan­do a un pe­rio­dis­ta. Por­que no­so­tros nos en­ga­ña­mos por to­das las co­sas que se di­cen. Es muy di­fí­cil man­te­ner el equi­li­brio. Ga­na­mos y ‘Quil­mes va a pe­lear el cam­peo­na­to’. No, no es­ta­mos pa­ra eso, por es­to, es­to y es­to. Te­nés que pre­pa­rar­te pa­ra eso por­que lo que pa­sa es muy fuer­te. Es­to lo ha­bla­mos mu­cho con los ju­ga­do­res. Yo creo que el fút­bol te exi­ge un mon­tón de co­sas, pe­ro si vos sos ge­ne­ro­so con el fút­bol, el fút­bol te da mu­chí­si­mo más de lo que te pi­de. Te­nés que dar­le pro­fe­sio­na­lis­mo, res­pon­sa­bi­li­dad, de­di­ca­ción, y el fút­bol te de­vuel­ve fa­ma, pres­ti­gio, di­ne­ro. Eso es lo que de­be en­ten­der el ju­ga­dor”.

 

 

Por Diego Borinsky y Carlos Poggi (2003).

Fotos: Alejandro Del Bosco.

Temas en esta nota:

Imagen de LA AMÉRICA PERDIDA
¡Habla memoria!

LA AMÉRICA PERDIDA

La máxima competencia continental de selecciones, tiene historias de glorias, epopeyas y alegrías. Cómo dice la canción “Si la historia la escriben los que ganan, eso quiere decir que hay otra historia, la verdadera historia”. En El Gráfico, te contamos cuáles fueron las grandes figuras que no pudieron ganarla.

Imagen de DE VUELTA HIGUAÍN
¡Habla memoria!

DE VUELTA HIGUAÍN

¿Llegó la hora de volver a Argentina tras la exitosa aventura europea? Mientras los hinchas de River se ilusionan con su regreso, en El Gráfico, analizamos sus opciones a futuro y repasamos la gran carrera del Pipita, de Real Madrid a Juventus, pasando por Napoli, Milan y Chelsea.

Imagen de HOY TE CONVERTÍS EN HÉROE
¡Habla memoria!

HOY TE CONVERTÍS EN HÉROE

Por lesión o expulsión muchas fueron las veces en el fútbol argentino, que un jugador de campo ocupó el arco de su equipo. Arrancamos el repaso en el tiempo, comenzando en un superclásico, cuando no… Arqueros improvisados, solo para aventureros y confiados.

DEJÁ TU COMENTARIO