¡Habla memoria!

1979. ¿Quién se queda con el Metro?

Por Redacción EG · 30 de enero de 2020

Julio César Jiménez de Vélez y Daniel Passarella de River se encontraron en la previa de las finales del Metropolitano. Una charla futbolera, con alguna chicana. Finalmente la balanza se inclinaría a favor de River.

Se encontraron en los últimos centímetros del Metro, en la recta final del, camino que conduce al título, iluminados por los mismos focos de las esperanzas. Frente a frente, mano a mano, se anticiparon al futuro y jugaron la "avant premiere" de las finales.

El de River, Daniel Alberto Passarella, hizo la "presentación oficial" como para ir metiéndose en clima:

—¿Sabés una cosa? Cada vez que me junto con un rival antes de un partido salimos campeones. Es una cábala bárbara, no falla nunca.

El de Vélez, Julio César Jiménez, no se achicó.

—¿Sabés una cosa? ¡Miró qué increíble! A mí me pasa exactamente lo mismo. Me parece que a alguno se le va a cortar esta vez. Y no creo que sea a mí.

Después compensaron con algunos lugares comunes ("Ustedes tienen buen equipo, si llegaron a la final por algo debe ser, yo a River lo respeto, ojalá que salga un buen partido, espero que la gente se vaya conforme, etc, etc.), hasta que entraron en el pica-pica" directo.

PASSARELLA: —¿Querés que te diga la verdad? Yo creía que se clasificaba Rosario Central. Se lo dije el otro día en Brasil a Pedrito Larraquy y él se reía, decía que estaba loco. Él tenía razón, pero por lo que me enteré ustedes no anduvieron muy bien. Mereció ganar Central, ¿no?

JIMENEZ: —No, no te vayas a creer. Nosotros anduvimos técnicamente mal, pero lo reemplazamos con un gran despliegue físico. Creo que eso es lo mejor del equipo, que si no funciona técnica-mente no se queda parado. Te confieso que yo quería que ganara River.

PASSARELLA: —¿De veras? No hagas chistes.

JIMENEZ: —En serio, porque ustedes si andan bien le pasan por arriba a cualquiera, pero si no les sale pueden llegar a ser un desastre. Hoy jugaron muy bien, ¿no?

Frente a frente en la cancha. El uruguayo Jiménez con la pelota. Passarella en la marca. De las semifinales del Nacional, cuando Vélez ganó 2 a 1 aunque igual no le alcanzó.

Frente a frente en la cancha. El uruguayo Jiménez con la pelota. Passarella en la marca. De las semifinales del Nacional, cuando Vélez ganó 2 a 1 aunque igual no le alcanzó.

PASSARELLA: —Sí, sobre todo en el primer tiempo. Les ganamos la pelota, los marcarnos muy bien, les metimos un montón de situaciones de gol. De las innovaciones tácticas no te cuento nada.

JIMENEZ: —Dale, si ya lo sabe todo el mundo: jugó Alonso de punta, Luque sobre la izquierda y Commisso de volante. Yo también estoy jugando ahora más de punta así, pero con la obligación de tapar la salida del marcador de punta. ¿Cómo anda Saporiti?

PASSARELLA: —Un .fenómeno andamos todos diez plintos. ¿Querés que te diga el secreto para jugarle a River? Hay que dejarle la pelota.

JIMENEZ: —Dale, no se agranden, mira que nosotros con la pelota no andamos mal, ¿eh?

PASSARELLA: —No, en serio, ustedes tienen buenos jugadores: Carlitos Ischia, Pedro Larraquy, Roldán, me enteré que además los delanteros hacen bien el pressing...

JIMENEZ: —Lo que pasa es que lo empezó a hacer Ischia y después los seguimos todos, por contagio te diría. Iba él, los corría a todos y a los demás nos daba vergüenza quedarnos parados. Ahora ya lo hacemos automáticamente.

PASSARELLA: —Lo escuché a Castro por radio. Dijo que hubiera preferido jugar primero en River. Mirá, al fin de cuentas no tiene nada que ver. A mí no me preocupaba ir a fugar contra Central en Rosario ni jugar, con ustedes primero en Núñez o en Liniers.

JIMENEZ: —Tenés razón. Pero eso sí, a mí la cancha de River no me gusta, parece una estancia, me hace acordar al Estadio Centenario, la gente está demasiado lejos, pero ¡qué le vamos a hacer!, tendremos que dar la vuelta olímpica allí...

PASSARELLA: —No te agrandés, miró que últimamente los tenemos de hijos. Les ganamos en cualquier cancha aun jugando mejor ustedes.

JIMENEZ: —Mirá, yo al que le tengo miedo es a Luque, ése es un fenómeno. Si yo fuera defensor y tuviera que marcarlo a Luque creo que no duermo un par de noches antes. A vos te respeto mucho porque sos muy ganador. Siempre te admiré por eso, porque te tenés mucha confianza.

PASSARELLA: —¿Vos ya jugaste varios partidos en Vélez contra River?

JIMENEZ: —Sí y también para Peñarol. Un día, en el '76, en la cancha de River me pegaste un patadón que todavía me duele.

Julio César Jimenez y Daniel Alberto Passarella en la previa de la definición del Metropolitano de 1979.

Julio César Jimenez y Daniel Alberto Passarella en la previa de la definición del Metropolitano de 1979.

PASSARELLA: —Ese día nos jugábamos la vida, porque necesitábamos el triunfo para clasificarnos en la Copa. Además de eso, vos andabas un fenómeno, no te podíamos parar. Me acuerdo de todo, pero de la patada no.

JIMENEZ: —Antes de los partidos contra River me ocurren cosas increíbles. En las semifinales del Nacional, cuando ustedes ganaron 2-0 y en el comienzo del Metro, cuando nos ganaron 3-2, me pasó exactamente lo mismo: vomité, se me partía la cabeza del dolor, pero igualmente jugué. A raíz de eso la gente del club lo echó a un empleado porque sospecharon que en lugar de aspirinas me había dado una pastilla que me hizo mal, pero para mí que este hombre no tenía nada que ver. Yo sé que en el fútbol a veces pasan algunas cosas "raras", pero esto fue pura casualidad.

PASSARELLA: —¿No habrá sido por la responsabilidad?

JIMENEZ: —Pará, pará... aunque eso de la responsabilidad es otra cosa. Ahora la gente me exige más, creo que me aprecian mucho y eso me obliga a romperme todo.

PASSARELLA: —Sí, sé que andás un balazó, pero espero que hagas un paréntesis los domingos que vienen.

JIMENEZ: —Chau, Daniel, suerte.

PASSARELLA: —Chau, perdóname, pero yo no te puedo desear suerte. A ver si salís metiendo un par de goles...

 

 

Producción: JUAN JOSE PANNO, PEDRO DURRELS Y CARLOS BONELLI (1979).

Fotos: GUILLERMO GRUBEN.

Imagen de LA AMÉRICA PERDIDA
¡Habla memoria!

LA AMÉRICA PERDIDA

La máxima competencia continental de selecciones, tiene historias de glorias, epopeyas y alegrías. Cómo dice la canción “Si la historia la escriben los que ganan, eso quiere decir que hay otra historia, la verdadera historia”. En El Gráfico, te contamos cuáles fueron las grandes figuras que no pudieron ganarla.

Imagen de DE VUELTA HIGUAÍN
¡Habla memoria!

DE VUELTA HIGUAÍN

¿Llegó la hora de volver a Argentina tras la exitosa aventura europea? Mientras los hinchas de River se ilusionan con su regreso, en El Gráfico, analizamos sus opciones a futuro y repasamos la gran carrera del Pipita, de Real Madrid a Juventus, pasando por Napoli, Milan y Chelsea.

Imagen de HOY TE CONVERTÍS EN HÉROE
¡Habla memoria!

HOY TE CONVERTÍS EN HÉROE

Por lesión o expulsión muchas fueron las veces en el fútbol argentino, que un jugador de campo ocupó el arco de su equipo. Arrancamos el repaso en el tiempo, comenzando en un superclásico, cuando no… Arqueros improvisados, solo para aventureros y confiados.

DEJÁ TU COMENTARIO