¡Habla memoria!

1955. Cae parte de la cancha de Huracán

Por Redacción EG · 09 de enero de 2020

River tenía la cancha suspendida y debía enfrentar a San Lorenzo en el Tomás Ducó. A los tres minutos de iniciado el partido se desplomó un pedazo de tribuna. El saldo fueron 79 heridos.

Cuando una hinchada visitante quiere ofender a los "colegas" que tienen enfrente por la cancha en la que juegan, entonan un estribillo que ya es marca registrada: "Yo tengo un cagazo, que esta cancha de mierda se venga para abajo". La premonición se cumplió en 1955. El Palacio Tomás A. Ducó, casa de Huracán, era uno de los estadios de cemento más modernos de la época, inaugurado ocho años antes. Aquel día había doble función: River (que tenía su estadio suspendido) con San Lorenzo, por la mañana, y Huracán-Platense por la tarde. Se jugaron apenas tres minutos del primer encuentro cuando un estruendo retumbó en Patricios: se cayó un pedazo de tribuna, exactamente dos paneles de once escalones, una superficie de 20 metros por 10. Por suerte no hubo muertos, "apenas" 79 heridos. "Desgracia afortunada", tituló El Gráfico. Obviamente, la jornada se suspendió. Quedó como una señal irónica la bandera que se ve en la foto: "Bienvenidos River y San Lorenzo".

 

El derrumbe provocó 79 heridos.

El derrumbe provocó 79 heridos.

 

 

El Gráfico (2002).

Imagen de Pelé, el genio complaciente
¡Habla memoria!

Pelé, el genio complaciente

Edson Arantes do Nascimento es un hombre clave para su tiempo. Por su fútbol inolvidable y también por el lugar que decidió ocupar en un mundo que exigía tomar posición. Y él lo hizo articulando deporte y poder.

Imagen de 1960. Diez títulos para cinco campeones
¡Habla memoria!

1960. Diez títulos para cinco campeones

Un resumen de los diez Campeonatos del Mundo de Conductores disputados durante la década del 50. Los portadores de los títulos fueron Farina, Fangio, Ascari, Hawthorn y Brabham.

Imagen de 1929. El tipo no afloja ni abajo del agua
¡Habla memoria!

1929. El tipo no afloja ni abajo del agua

Borocotó se detiene en la vida de Juan Maglio, futbolista referente de la época. Se narran hechos puntuales de su carrera, su elegancia, sus gustos gastronómicos y su pasión por el básquet.

DEJÁ TU COMENTARIO