¡Habla memoria!

2007. Industria argentina

Por Redacción EG · 09 de enero de 2020

San Antonio Spurs se consagró en la NBA con decisiva presencia compatriota. El bahiense Manu Ginóbili fue imprescindible y el cordobés Fabricio Oberto encontró su lugar como titular.

La in­ti­mi­dad de San An­to­nio Spurs es per­fo­ra­da muy se­gui­do por es­te la­men­to de sus pro­pios ju­ga­do­res: “En los Es­ta­dos Uni­dos no nos va­lo­ri­zan co­mo me­re­ce­mos; les cues­ta des­ta­car nues­tra je­rar­quía…” A con­ti­nua­ción ex­pli­can: “Otro can­tar se­ría si nos lla­má­ra­mos New York Spurs o Los An­ge­les Spurs: ten­dría­mos más con­si­de­ra­ción y es­ta­ría­mos en to­dos los me­dios. So­mos los cam­peo­nes, pe­ro es di­fí­cil que nos den la ho­ra…”

Es que en las úl­ti­mas nue­ve tem­po­ra­das San An­to­nio Spurs lo­gró cua­tro ani­llos (1999, 2003, 2005 y 2007) y, sin em­bar­go, no con­si­gue con­mo­ver al mar­ke­ting de la NBA, ni a la re­per­cu­sión me­diá­ti­ca ni a las lu­ces de co­lo­res de un mun­do so­fis­ti­ca­do. No ha­ce rui­do y, ade­más, le en­dil­ga­ron una fal­sa eti­que­ta que ló­gi­ca­men­te no ayu­da: “Es un equi­po abu­rri­do”.  Pe­se a ser el me­jor de to­dos.

Pro­vie­ne de una apa­ci­ble ciu­dad te­xa­na que re­don­dea 1.500.000 ha­bi­tan­tes con gran ma­yo­ría des­cen­dien­te de me­xi­ca­nos, tan­to que el 72% pre­fie­re ha­blar es­pa­ñol en ca­sa. Tie­ne un ai­re pro­vin­cia­no fren­te a la ru­ti­lan­cia de las ur­bes nor­tea­me­ri­ca­nas, con fuer­te raíz his­pa­na des­de que la ciu­dad fue fun­da­da en 1731 por co­lo­nos de las Is­las Ca­na­rias. Cuan­do Te­xas era te­rri­to­rio me­xi­ca­no, allí ocu­rrió la le­yen­da de la ca­pi­lla de la mi­sión El Ala­mo el 6 de mar­zo de 1836, con 184 re­bel­des nor­tea­me­ri­ca­nos que bus­ca­ban su in­de­pen­den­cia y fue­ron ase­si­na­dos por las fuer­zas me­xi­ca­nas del ge­ne­ral An­to­nio Ló­pez de San­ta An­na. Ter­mi­na­ba tan fe­roz­men­te así el ase­dio de 13 días.

ABRAZO. Dos argentinos se estrechan con el alma, Emanuel Ginóbili y Fabricio Oberto. Excelso: campeones olímpicos y de la NBA.

ABRAZO. Dos argentinos se estrechan con el alma, Emanuel Ginóbili y Fabricio Oberto. Excelso: campeones olímpicos y de la NBA.

En esos la­res na­ció en 1967 en la ABA –la en­ti­dad que pre­ten­dió com­pe­tir con la NBA– el equi­po pre­cur­sor de los hoy Spurs: Da­llas Cha­pa­rrals. Tras tres tem­po­ra­das ya co­mo San An­to­nio Spurs en la ci­ta­da ABA, des­de la 1976/77 com­pi­te en la NBA.

 

RU­BRI­CA EN CE­LES­TE Y BLAN­CO

La se­rie fi­nal an­te Cle­ve­land Ca­va­liers co­men­zó el jue­ves 7 de ju­nio pre­ci­sa­men­te en me­dio de ese eclip­se que de­sen­can­ta a su plan­tel: to­do el mun­do ha­bla­ba de Le­Bron Ja­mes, el lla­ma­do “The King”un­gi­do pa­ra su­ce­der a Mi­chael Jor­dan. To­da­vía ale­tea­ba la on­da ex­pan­si­va de la fan­tás­ti­ca ac­tua­ción de la su­perstar de los Cavs y sus 48 pun­tos a De­troit Pis­tons en el quin­to par­ti­do de las fi­na­les del Es­te.

La se­rie por los ani­llos aso­ma­ba en­ton­ces con es­ta con­tien­da: “el equi­po” con­tra “la es­tre­lla”. Pe­ro los Spurs con­si­guie­ron de­sac­ti­var la alar­ma de LeBron Ja­mes apo­ya­dos en el fac­tor más de­ci­si­vo de es­ta de­fi­ni­ción: su de­fen­sa, que por al­go es la me­jor de la NBA. In­ten­sa, agre­si­va, in­ti­mi­da­to­ria, ce­rra­da, se­gu­ra, amor­da­zan­te con sus cons­tan­tes do­bla­jes. Lo­gra­ron la octava ba­rri­da de la his­to­ria en una se­rie fi­nal.

El re­ma­te de la con­sa­gra­ción tu­vo apo­teo­sis ce­les­te y blan­ca: de los úl­ti­mos 17 pun­tos de San An­to­nio, los de­ter­mi­nan­tes en un trá­mi­te que ines­pe­ra­da­men­te se ha­bía com­pli­ca­do, ¡16! fue­ron con­ver­ti­dos en­tre Ma­nu Gi­nó­bi­li (11) y Fa­bri­cio Ober­to (5), de­mos­tran­do en los mo­men­tos ca­lien­tes que no es­tán de re­lle­no. Só­lo se co­ló Fin­ley con un ti­ro li­bre.

 

MO­NO­PO­LIO DEL OES­TE

El jue­ves 3 de ma­yo se vi­vió un shock en es­ta 61ª. tem­po­ra­da de la NBA. Gol­den Sta­te Wa­rriors (el oc­ta­vo de la se­rie re­gu­lar), de Oa­kland, eli­mi­nó por 4-2 triun­fos a Da­llas Ma­ve­ricks (el pri­me­ro y fa­vo­ri­to). Se pro­du­cía así un he­cho con­mo­cio­nan­te po­co fre­cuen­te en la his­to­ria de la NBA: por ter­ce­ra vez el nú­me­ro uno de la com­pe­ten­cia era eli­mi­na­do en la pri­me­ra vuel­ta de los pla­yoffs. Los ca­sos an­te­rio­res fue­ron en 1994 (Den­ver Nug­gets de­jó en el ca­mi­no a Seat­tle Su­per­so­nics) y 1999 (New Yorks Knicks sa­có a Mia­mi Heat).

Só­lo sie­te de los trein­ta equi­pos par­ti­ci­pan­tes su­pe­ra­ron el 60% de vic­to­rias en la pri­me­ra par­te de 82 par­ti­dos ju­gan­do ca­da uno. El Oes­te aca­pa­ró los me­jo­res ren­di­mien­tos con es­te or­den: Da­llas Ma­ve­ricks del ale­mán Dirk No­witz­ki (81,7 %), Phoe­nix Suns del ca­na­dien­se Ste­ve Nash (74,4 %) y el cam­peón San An­to­nio Spurs del ar­gen­ti­no Ema­nuel Gi­nó­bi­li (70,7 %). El Es­te re­cién apa­re­ció en el cuar­to pues­to con De­troit Pis­tons de otro ar­gen­ti­no, Car­los Del­fi­no (64,6%).

Si­guie­ron dos del Oes­te: Hous­ton Roc­kets del chi­no Yao Ming (63,4%) y Utah Jazz del ru­so An­drei Ki­ri­len­ko (62,2%). Cle­ve­land Ca­va­liers, fi­na­lis­ta, del bra­si­le­ño An­der­son Va­re­jao (61,0%), el res­tan­te del Es­te, ce­rró es­ta eli­te ac­tual de la NBA.

 

EL AL­TO NI­VEL DE MA­NU

“Ma­nu Gi­nó­bi­li es el ju­ga­dor más com­pe­ti­ti­vo que di­ri­gí en mi ca­rre­ra”. Es­ta afir­ma­ción con­tun­den­te so­bre Ema­nuel Da­vid Gi­nó­bi­li, 29 años, fue di­cha por el en­tre­na­dor nor­tea­me­ri­ca­no Gregg Char­les Po­po­vich, 58, con 11 cam­peo­na­tos di­ri­gien­do en la NBA.

A par­tir de ahí se com­pren­de­rá por qué ru­gían de ale­gría los 18.797 es­pec­ta­do­res del es­ta­dio AT&T Cen­ter ca­da vez que Po­po­vich le hi­zo la se­ña en el ban­co pa­ra que en­tra­ra in­di­can­do el pri­mer cam­bio de San An­to­nio. Otra vez tras­cen­den­te, in­flu­yen­te, pro­vi­den­cial. ¡Go­lea­dor, con 27 pun­tos, de un par­ti­do de­fi­ni­to­rio de la NBA! Es el mis­mo pú­bli­co que ova­cio­nó has­ta el de­li­rio el ins­tin­to fut­bo­le­ro de Ma­nu en la pri­me­ra fi­nal, tras­la­dan­do la fres­cu­ra del po­tre­ro a un es­ce­na­rio que cos­tó 186 millones de dó­la­res, cuan­do le me­tió un “ca­ño” a Da­niel Gib­son pa­ra ter­mi­nar lle­gan­do so­lo y de­fi­nien­do en ban­de­ja con ma­no de­re­cha.

EN FAMILIA. Desfile por el precioso Riverwalk. Fabricio con el trofeo. Màs atrás sacan fotos Bruno Lábaque y su señora Lorena. Manu señala. Detrás, su esposa Marianela y sus padres, Raquel y Yuyo. Adelante, Leandro, el comentarista de Canal 7.

EN FAMILIA. Desfile por el precioso Riverwalk. Fabricio con el trofeo. Màs atrás sacan fotos Bruno Lábaque y su señora Lorena. Manu señala. Detrás, su esposa Marianela y sus padres, Raquel y Yuyo. Adelante, Leandro, el comentarista de Canal 7.

–¿Qué fue lo que más te gus­tó es­ta vez?

–Ser go­lea­dor es un he­cho cir­cuns­tan­cial, pe­ro ser im­por­tan­te de­fi­nien­do un par­ti­do de­ci­si­vo, es fan­tás­ti­co. Es lo más her­mo­so del bás­quet­bol.

–Cua­tro tí­tu­los NBA en nue­ve cam­peo­na­tos… ¿Cuál es el se­cre­to de los Spurs?

–La ex­pli­ca­ción es bas­tan­te sen­ci­lla: el equi­po reú­ne a un gru­po de gran­des ju­ga­do­res que no pien­san en el bri­llo per­so­nal, si­no en el ob­je­ti­vo co­mún de ser cam­peón. Lú­ci­dos pro­pie­ta­rios de una fran­qui­cia de la que cons­tan­te­men­te se ha­bla bien. Un muy ca­paz cuer­po téc­ni­co, que tam­bién se preo­cu­pa mu­cho por la sa­lud fí­si­ca y men­tal de sus di­ri­gi­dos. Un hom­bre co­mo Tim Dun­can que ha­ce las co­sas más fá­ci­les a to­do el mun­do. To­das es­tas ra­zo­nes se­gu­ra­men­te en­tre mu­chas más. Fui tre­men­da­men­te afor­tu­na­do en ha­ber si­do draf­tea­do por los Spurs y ha­ber en­tra­do a un equi­po ga­na­dor.

–Ha­cé una com­pa­ra­ción de tus tres fi­na­les…

–Fue­ron bas­tan­te di­fe­ren­tes. En 2003, an­te New Jer­sey Nets, yo era nue­vo, no en­ten­día mu­cho to­do lo que ocu­rría, ni lo du­ro que era. En 2005 ju­ga­mos con­tra un gran equi­po (De­troit Pis­tons) y fue más du­ro aún. Lle­gué muer­to: si ha­bía­mos dis­pu­ta­do 100 par­ti­dos, me pa­re­cía que fue­ron 200… Fue des­bor­dan­te en lo emo­cio­nal. Es­ta vez fren­te a Cle­ve­land Ca­va­liers yo ya te­nía po­der de de­ci­sión den­tro del es­que­ma ge­ne­ral del equi­po. Fui­mos cla­ra­men­te su­pe­rio­res por ca­rác­ter y per­so­na­li­dad. Es­tu­ve más des­can­sa­do, a to­dos les pa­só lo mis­mo, y me sen­tí muy bien. Jun­to a mi se­gun­da tem­po­ra­da, es cuan­do fí­si­ca­men­te me en­con­tré me­jor. Me sen­tí fuer­te pa­ra ir ha­cia aden­tro y en­ca­rar el aro. Tu­ve la sen­sa­ción de que lle­ga­ba más rá­pi­do. En cuan­to al jue­go, Tim (Dun­can), Tony (Par­ker) y yo fui­mos más pre­pon­de­ran­tes por­que man­tu­vi­mos un buen ni­vel du­ran­te más tiem­po. En 2003 nos apo­ya­mos en Tim y en 2005 los tres no fui­mos pa­re­jos. Por ahí ju­ga­ba muy bien uno y no tan­to el otro. 

–¿Los pla­yoffs son un cam­peo­na­to apar­te?

–To­do el año se jue­ga pa­ra cla­si­fi­car­se y al­can­zar es­ta ins­tan­cia, que es la que por eli­mi­na­ción de­fi­ne la tem­po­ra­da. El ai­re que se res­pi­ra den­tro de la fran­qui­cia y en to­da la NBA es di­fe­ren­te. Hay más ten­sión y emo­ción. Ni ha­blar si el equi­po avan­za… La adre­na­li­na cre­ce. Na­da de lo que ocu­rre du­ran­te la se­rie re­gu­lar es com­pa­ra­ble con lo que se sien­te en los pla­yoffs. Es una co­sa apar­te de lo que su­ce­dió an­tes. To­do pue­de pa­sar.

Yo tam­bién cam­bio. Ten­go más ga­nas que nun­ca, es­toy más aten­to, es co­mo que ten­go las pi­las a full. No se tra­ta de ner­vio­sis­mo, pe­ro cre­ce la ten­sión. Mi vi­da so­cial tam­bién es dis­tin­ta: sal­go me­nos de ca­sa y no quie­ro ha­blar de bás­quet­bol con na­die, ex­cep­to los del equi­po.

–¿Qué que­rés de­cir de Fa­bri­cio?

–Me pu­so muy fe­liz ver­lo tan con­ten­to en su pri­me­ra fi­nal en la NBA. Y ver­lo cam­peón. Tu­vo una re­per­cu­sión tre­men­da que lo hi­zo sen­tir im­por­tan­te. La se­rie con­tra Utah, que de­fi­nió el Oes­te, le vi­no bár­ba­ra por­que fren­te a un equi­po con ju­ga­do­res al­tos y ás­pe­ros, fue ideal pa­ra su es­ti­lo de fa­jar­se.

A MUERTE. La dupla en acción combinada en la final dos: enérgico forcejeo contra los 2,21 m. del lituano Zydrunas Ilgauskas.

A MUERTE. La dupla en acción combinada en la final dos: enérgico forcejeo contra los 2,21 m. del lituano Zydrunas Ilgauskas.

EL GRAN SAL­TO DE FA­BRI­CIO

Des­pa­ci­to. De a po­qui­to. En si­len­cio. De no en­trar nun­ca a ju­gar to­do. Así trans­cu­rrie­ron las dos pri­me­ras tem­po­ra­das del cor­do­bés Fa­bri­cio Raúl Je­sús Ober­to, 32 años, en la ci­ma del bás­quet­bol has­ta ex­plo­tar y afir­mar­se co­mo ti­tu­lar des­de que los Spurs anun­cia­ron su con­tra­ta­ción el mar­tes 2 de agos­to de 2005. Pe­ro tra­tán­do­se de él, fue con per­se­ve­ran­cia y con­vic­ción. Con su ha­bi­tual en­tre­ga, afe­rra­do a su pro­ver­bial sa­cri­fi­cio.

En la 2005/06 ju­gó en 59 en­cuen­tros, pe­ro nun­ca fue ti­tu­lar. Aho­ra lo hi­zo en 79 y en 33 es­tu­vo en el cin­co abri­dor. De tí­mi­dos 4,9 mi­nu­tos en los pla­yoffs y la eli­mi­na­ción con Da­llas Ma­ve­ricks en las se­mi­fi­na­les del Oes­te del año pa­sa­do sal­tó es­ta vez a im­por­tan­tes 31 mi­nu­tos en las fi­na­les del Oes­te an­te Utah Jazz, que sig­ni­fi­ca­ron su es­pal­da­ra­zo.

Fue un uti­lí­si­mo es­cu­de­ro en la zo­na pin­ta­da pa­ra Tim Dun­can, el eje del equi­po. De 1 pun­to y 0,9 re­bo­tes tre­pó a 5,6 y 5,0. En la ron­da que con­sa­gró a San An­to­nio fue el sex­to hom­bre con más tiem­po en la can­cha. En el par­ti­do de la con­sa­gra­ción ju­gó un me­mo­ra­ble úl­ti­mo cuar­to.

Los ex­per­tos se asom­bra­ron: “En el jue­go de equi­po Ober­to ha­ce lo que ha­ga fal­ta pa­ra co­la­bo­rar con sus com­pa­ñe­ros. Siem­pre es­tá en el lu­gar in­di­ca­do”. Al­gu­nos me­dios nor­tea­me­ri­ca­nos re­cién lo des­cu­brie­ron y re­sal­ta­ron el “des­ta­pe Ober­to”. En rea­li­dad, con más opor­tu­ni­da­des, pu­do de­mos­trar su va­lor y ter­mi­nar de ga­nar­se la con­fian­za del di­rec­tor téc­ni­co. Po­po­vich ya lo sa­bía: “Ha­ce el tra­ba­jo du­ro en la can­cha: po­ner cor­ti­nas, re­bo­tear, pe­lear las pe­lo­tas di­vi­di­das. Sim­ple­men­te, en­tre­ga su co­ra­zón por el equi­po”.

–¿Al­gún re­cuer­do es­pe­cial en es­te mo­men­to?

–Sí, pa­ra Gaby Rio­frío, mi me­jor ami­go. Des­de el cie­lo siem­pre me acom­pa­ña, en to­dos los cam­peo­na­tos ha es­ta­do con­mi­go.

–¡Có­mo fes­te­jó Tim Dun­can, que es inex­pre­si­vo, tu do­ble y foul en el úl­ti­mo par­ti­do!

–Es que esa ju­ga­da creo que de­se­qui­li­bró el jue­go a nues­tro fa­vor. Nos fui­mos seis pun­tos arri­ba (72-66 a 2 m 29 s).

–Tu­vis­te una gran pa­cien­cia…

–No es una car­ga pa­ra mí. Siem­pre tra­ba­jé, nun­ca me aban­do­né, pa­ra que es­tu­vie­ra pre­pa­ra­do cuan­do me to­ca­ra es­tar en la can­cha. Mi fi­lo­so­fía es su­mar en lo que pue­da, ju­gan­do 10 o los 48 mi­nu­tos. Ade­más, sa­bía que un en­tre­na­dor co­mo Pop siem­pre es­tá bus­can­do la me­jor com­bi­na­ción pa­ra el equi­po en ese mo­men­to.

–¿Hay al­gu­na re­ce­ta pa­ra es­tar tan bien?

–Yo lle­gué a la NBA con 30 años, pe­ro ca­da día que pa­sa me sien­to co­mo de 23 por­que, co­mo di­ría una can­ción de los Ro­lling Sto­nes: “Tie­nes que se­guir ro­dan­do pa­ra que el mus­go no se te pe­gue”.

–¿Pu­dis­te dor­mir es­ta vez an­tes de los par­ti­dos fi­na­les?

–Me cos­tó mu­cho, por la an­sie­dad y la ten­sión, pe­ro es al­go pro­pio de mí. No fue la pri­me­ra vez. En el úl­ti­mo Mun­dial de Ja­pón, co­mo mu­cho, dor­mí tres ho­ras an­tes de la se­mi­fi­nal que con la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na ju­ga­mos con­tra Es­pa­ña. Igual cua­tro años an­tes en el Mun­dial de In­dia­ná­po­lis, fue­ron so­la­men­te dos o tres ho­ras tra­tan­do de con­ci­liar el sue­ño… Aun­que, eso sí, nun­ca me afec­tó en mi ren­di­mien­to en la can­cha. Cuan­do es­tás en el jue­go, tu men­te se en­cuen­tra en blan­co y ni te acor­dás si dor­mis­te o no.

–¿Qué que­rés de­cir de Ma­nu?

–Na­ció pa­ra los mo­men­tos de de­fi­ni­ción co­mo son los pla­yoffs, por al­go fue tres ve­ces cam­peón so­bre cin­co tem­po­ra­das… Le en­can­ta ju­gar ba­jo pre­sión. No le es­ca­pa a te­ner la pe­lo­ta en sus ma­nos en ins­tan­cias de­ci­si­vas. Tam­bién es el ju­ga­dor que ca­da vez ha evo­lu­cio­na­do un po­co más. No le al­can­zó con ga­nar el pri­mer ani­llo en la NBA. Lo vi­vo to­dos los días en los Spurs y es tre­men­do co­mo man­tie­ne ese ham­bre de ga­nar. Es una suer­te ser su com­pa­ñe­ro de equi­po.

 

LA DI­NAS­TIA SPURS

Cua­tro ve­ces cam­peón en nue­ve años ame­ri­tan pa­ra que se acep­te que San An­to­nio Spurs ins­tau­ró una nue­va di­nas­tía en la his­to­ria de la NBA, que arran­có el 6 de ju­nio de 1946.

La pri­me­ra vez fue Geor­ge Mi­kan quien le­van­tó la ban­de­ra de Min­nea­po­lis La­kers ga­nan­do 5 tí­tu­los en­tre 1949 y 1954. Lue­go si­guió el ci­clo más ilus­tre de una fran­qui­cia con Bill Rus­sell co­mo em­ble­ma pa­ra que Bos­ton Cel­tics, des­de 1957 a 1969, con­quis­ta­ra 11 de sus 16 lau­ros de cam­peón. Des­pués fue tiem­po de Ma­gic John­son y el “show ti­me” de Los An­ge­les La­kers: 5 ani­llos de 1980 a 1988. La úl­ti­ma fa­mi­lia real re­sul­tó Chi­ca­go Bulls con un rey de otra ga­la­xia: Mi­chael Jor­dan. Co­se­chó 6 con­sa­gra­cio­nes en­tre 1991 y 1998.

Los tres ani­llos ob­te­ni­dos por Ma­nu Gi­nó­bi­li le dan el ho­nor de in­gre­sar a un cír­cu­lo muy se­lec­to de cam­peo­nes con se­me­jan­te y en­vi­dia­ble cu­rrí­cu­lum. A ma­ne­ra de con­fron­ta­ción, va­le es­te de­ta­lle de glo­rias ve­ne­ra­das que fue­ron ele­gi­das en­tre los me­jo­res 50 ju­ga­do­res de la his­to­ria en 1996, en oca­sión del cin­cuen­te­na­rio de la NBA. Diez nun­ca fue­ron cam­peo­nes: Char­les Bar­kley, El­gin Bay­lor, Da­ve Bing, Pa­trick Ewing, Geor­ge Ger­vin (su in­fa­bi­li­dad ano­ta­do­ra se des­ta­có en San An­to­nio), Karl Ma­lo­ne (pe­se a ha­ber ju­ga­do 19 tem­po­ra­das), Pe­te Ma­ra­vich, John Stock­ton, Na­te Thur­mond y Lenny Wil­kens.

PODIO. Con Tony Parker (MVP de la serie final) y Gregg Popovich. Arriba: Fabricio, feliz. Abajo: Manu, inseparable con la bandera argentina.

PODIO. Con Tony Parker (MVP de la serie final) y Gregg Popovich. Arriba: Fabricio, feliz. Abajo: Manu, inseparable con la bandera argentina.

Con un ga­lar­dón se que­da­ron otros pró­ce­res: Bob Pet­tit, Jerry West Os­car Ro­bert­son, Earl Mon­roe, Ju­lius Ir­ving y Mo­ses Ma­lo­ne.

Ma­nu, con tres tí­tu­los ga­na­dos, es­tá jun­to a una le­yen­da: Larry Bird.

Pa­ra los ar­gen­ti­nos, to­do es­to nos pa­re­ce una adap­ta­ción mo­der­na de un cuen­to fan­tás­ti­co es­ca­pa­do de Las Mil y una No­ches.

 

ORIGENES

El es­ce­na­rio de Fa­bri fue Las Va­ri­llas, en la pro­vin­cia de Cór­do­ba. Apren­dió a los 7 años. Se hi­zo ju­ga­dor en la can­chi­ta del Co­le­gio “Gus­ta­vo Mar­tí­nez Zu­vi­ría”, don­de cur­só el se­cun­da­rio. To­das las tar­des allí se ar­ma­ban par­ti­dos has­ta que no hu­bie­ra más luz. Cuan­do se iban, le po­nían can­da­dos a las re­des pa­ra que na­die usa­ra los aros. Arran­có en Hu­ra­cán de su ciu­dad na­tal (derecha, 10 años).

 

Los primeros pasos de Oberto en el básquet.

Los primeros pasos de Oberto en el básquet.

 

El es­ce­na­rio de Ma­nu fue Ba­hía Blan­ca, en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Apren­dió a pi­car la pe­lo­ta en la co­ci­na de su ca­sa del Pa­sa­je Ver­ga­ra en­se­ña­do por el en­tre­na­dor “Hue­vo” Sán­chez. Te­nía 3 años. Co­men­zó a ju­gar en Ba­hien­se del Nor­te, el club que es la se­gun­da ca­sa de los Gi­nó­bi­li. Su fi­cha de fe­de­ra­do, la Nº 11.414, fue re­gis­tra­da en 1984 (izquierda,  11 años).

 

Manu en el club que lo formó.

Manu en el club que lo formó.

 

Jun­tos por pri­me­ra vez com­par­tie­ron equi­po ju­gan­do pa­ra Ar­gen­ti­na en agos­to de 1996 en el Tor­neo de las Amé­ri­cas Sub-22 rea­li­za­do en Ca­guas, Puer­to Ri­co. Jun­tos, tu­vie­ron el bau­tis­mo cam­peón, tam­bién con Ar­gen­ti­na, en el Pre­mun­dial de Neu­quén 2001.

 

INVENTARIO SPURS

CAM­PA­ÑA. Se­rie re­gu­lar. Par­ti­dos: 82. Fue­ron 58 triun­fos (70,7%) y 24 de­rro­tas. Co­mo lo­cal: 31 y 10. Co­mo vi­si­tan­te: 27 y 14. Se cla­si­fi­có ter­ce­ro en la Con­fe­ren­cia Oes­te. Co­mo nú­me­ro uno ter­mi­nó Da­llas Ma­ve­ricks.

Es­ta eta­pa se dis­pu­tó en­tre el jue­ves 2 de no­viem­bre de 2006 y el miér­co­les 18 de abril de 2007, com­pren­dien­do 168 días.

Pla­yoffs. Par­ti­dos: 20. Triun­fos: 16 (80%). De­rro­tas: 4. Cam­peón de la NBA. Fue en­tre el do­min­go 22 de abril y el jue­ves 14 de ju­nio, con 54 días de com­pe­ten­cia.

Re­su­men ge­ne­ral de la tem­po­ra­da: Par­ti­dos: 102. Triun­fos: 74 (72,5%). De­rro­tas: 28. Días: 222. Es­to sig­ni­fi­ca que los Spurs ju­ga­ron un en­cuen­tro ca­da 2,2 días.

FI­NA­LES. San An­to­nio Spurs 4 - Cle­ve­land Ca­va­liers 0. En San An­to­nio (Te­xas): 85-76 (par­ti­do 1) y 103-92 (par­ti­do 2). En Cle­ve­land (Ohio): 72-75 (par­ti­do 3) y 82-83 (par­ti­do 4). En pri­mer tér­mi­no se con­sig­na al lo­cal.

Ju­ga­dor mas Va­lio­so (MVP): Tony Par­ker.

JU­GA­DO­RES. En la se­rie re­gu­lar par­ti­ci­pa­ron 15 ju­ga­do­res en los Spurs. De ellos, 6 es­tán re­gis­tra­dos co­mo “in­ter­na­cio­na­les”: Tim Dun­can (Is­las Vír­ge­nes), Fran­cis­co El­son (Ho­lan­da), Ema­nuel Gi­nó­bi­li y Fa­bri­cio Ober­to (Ar­gen­ti­na), Tony Par­ker (Fran­cia) y Be­no Udrih (Es­lo­ve­nia). En los pla­yoffs lo hi­cie­ron 12.

AR­GEN­TI­NOS. Pro­me­dios. Se­rie re­gu­lar. Ema­nuel Gi­nó­bi­li: 75 par­ti­dos (36 en la for­ma­ción ini­cial), 27,5 mi­nu­tos, 16,5 pun­tos, 4,4 re­bo­tes y 3,5 asis­ten­cias. En el equi­po es quien más ro­bos de pe­lo­ta lo­gró por en­cuen­tro (1,45). Fa­bri­cio Ober­to: 79 par­ti­dos (33 en el cin­co de sa­li­da), 17,3 mi­nu­tos, 4,4 pun­tos, 4,7 re­bo­tes y 0,9 asis­ten­cias.    

Pla­yoffs. Ema­nuel Gi­nó­bi­li: 20 par­ti­dos (nin­gu­na ti­tu­la­ri­dad), 30,1 mi­nu­tos, 16,7 pun­tos, 5,5 re­bo­tes, y 3,7 asis­ten­cias. Fa­bri­cio Ober­to: 20 par­ti­dos (12 em­pe­zan­do), 20,8 mi­nu­tos, 5,6 pun­tos, 4,9 re­bo­tes y 0,7 asis­ten­cias.

FI­GU­RA­CIÓN. Por ter­ce­ra vez en la his­to­ria dos ju­ga­do­res de un mis­mo país, que no es Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, par­ti­ci­pa­ron en una se­rie fi­nal de la NBA. Son Ma­nu Gi­nó­bi­li y Fa­bri­cio Ober­to, de Ar­gen­ti­na. Los an­te­rio­res fue­ron los ca­na­dien­ses Rick Fox (Los An­ge­les La­kers) y Todd Mc Cu­lloch (New Jer­sey Nets), que se en­fren­ta­ron en 2002, y los es­lo­ve­nos Be­no Udrih y Ras­ho Nes­te­ro­vic, com­pa­ñe­ros en los Spurs en 2005

TI­TU­LOS NBA. San An­to­nio Spurs (4) se ubi­có co­mo el cuar­to equi­po más cam­peón de la historia, de­trás de Bos­ton Cel­tics (16), Min­nea­po­lis­/Los An­ge­les La­kers (14) y Chi­ca­go Bulls (6).

 

 

Por  O.R.O. (2007).

Fotos: AFP.

Imagen de Yo fui Maradona. Por Enrique Medina
¡Habla memoria!

Yo fui Maradona. Por Enrique Medina

En 1984, a propósito del fenómeno de Maradona en Italia, Enrique Medina se pone en el papel de Diego e imagina las cosas que sintió, antes de salir a la cancha, el día que debutó en el Napoli.

DEJÁ TU COMENTARIO