¡Habla memoria!

2007. Industria argentina

Por Redacción EG · 09 de enero de 2020

San Antonio Spurs se consagró en la NBA con decisiva presencia compatriota. El bahiense Manu Ginóbili fue imprescindible y el cordobés Fabricio Oberto encontró su lugar como titular.

La in­ti­mi­dad de San An­to­nio Spurs es per­fo­ra­da muy se­gui­do por es­te la­men­to de sus pro­pios ju­ga­do­res: “En los Es­ta­dos Uni­dos no nos va­lo­ri­zan co­mo me­re­ce­mos; les cues­ta des­ta­car nues­tra je­rar­quía…” A con­ti­nua­ción ex­pli­can: “Otro can­tar se­ría si nos lla­má­ra­mos New York Spurs o Los An­ge­les Spurs: ten­dría­mos más con­si­de­ra­ción y es­ta­ría­mos en to­dos los me­dios. So­mos los cam­peo­nes, pe­ro es di­fí­cil que nos den la ho­ra…”

Es que en las úl­ti­mas nue­ve tem­po­ra­das San An­to­nio Spurs lo­gró cua­tro ani­llos (1999, 2003, 2005 y 2007) y, sin em­bar­go, no con­si­gue con­mo­ver al mar­ke­ting de la NBA, ni a la re­per­cu­sión me­diá­ti­ca ni a las lu­ces de co­lo­res de un mun­do so­fis­ti­ca­do. No ha­ce rui­do y, ade­más, le en­dil­ga­ron una fal­sa eti­que­ta que ló­gi­ca­men­te no ayu­da: “Es un equi­po abu­rri­do”.  Pe­se a ser el me­jor de to­dos.

Pro­vie­ne de una apa­ci­ble ciu­dad te­xa­na que re­don­dea 1.500.000 ha­bi­tan­tes con gran ma­yo­ría des­cen­dien­te de me­xi­ca­nos, tan­to que el 72% pre­fie­re ha­blar es­pa­ñol en ca­sa. Tie­ne un ai­re pro­vin­cia­no fren­te a la ru­ti­lan­cia de las ur­bes nor­tea­me­ri­ca­nas, con fuer­te raíz his­pa­na des­de que la ciu­dad fue fun­da­da en 1731 por co­lo­nos de las Is­las Ca­na­rias. Cuan­do Te­xas era te­rri­to­rio me­xi­ca­no, allí ocu­rrió la le­yen­da de la ca­pi­lla de la mi­sión El Ala­mo el 6 de mar­zo de 1836, con 184 re­bel­des nor­tea­me­ri­ca­nos que bus­ca­ban su in­de­pen­den­cia y fue­ron ase­si­na­dos por las fuer­zas me­xi­ca­nas del ge­ne­ral An­to­nio Ló­pez de San­ta An­na. Ter­mi­na­ba tan fe­roz­men­te así el ase­dio de 13 días.

ABRAZO. Dos argentinos se estrechan con el alma, Emanuel Ginóbili y Fabricio Oberto. Excelso: campeones olímpicos y de la NBA.

ABRAZO. Dos argentinos se estrechan con el alma, Emanuel Ginóbili y Fabricio Oberto. Excelso: campeones olímpicos y de la NBA.

En esos la­res na­ció en 1967 en la ABA –la en­ti­dad que pre­ten­dió com­pe­tir con la NBA– el equi­po pre­cur­sor de los hoy Spurs: Da­llas Cha­pa­rrals. Tras tres tem­po­ra­das ya co­mo San An­to­nio Spurs en la ci­ta­da ABA, des­de la 1976/77 com­pi­te en la NBA.

 

RU­BRI­CA EN CE­LES­TE Y BLAN­CO

La se­rie fi­nal an­te Cle­ve­land Ca­va­liers co­men­zó el jue­ves 7 de ju­nio pre­ci­sa­men­te en me­dio de ese eclip­se que de­sen­can­ta a su plan­tel: to­do el mun­do ha­bla­ba de Le­Bron Ja­mes, el lla­ma­do “The King”un­gi­do pa­ra su­ce­der a Mi­chael Jor­dan. To­da­vía ale­tea­ba la on­da ex­pan­si­va de la fan­tás­ti­ca ac­tua­ción de la su­perstar de los Cavs y sus 48 pun­tos a De­troit Pis­tons en el quin­to par­ti­do de las fi­na­les del Es­te.

La se­rie por los ani­llos aso­ma­ba en­ton­ces con es­ta con­tien­da: “el equi­po” con­tra “la es­tre­lla”. Pe­ro los Spurs con­si­guie­ron de­sac­ti­var la alar­ma de LeBron Ja­mes apo­ya­dos en el fac­tor más de­ci­si­vo de es­ta de­fi­ni­ción: su de­fen­sa, que por al­go es la me­jor de la NBA. In­ten­sa, agre­si­va, in­ti­mi­da­to­ria, ce­rra­da, se­gu­ra, amor­da­zan­te con sus cons­tan­tes do­bla­jes. Lo­gra­ron la octava ba­rri­da de la his­to­ria en una se­rie fi­nal.

El re­ma­te de la con­sa­gra­ción tu­vo apo­teo­sis ce­les­te y blan­ca: de los úl­ti­mos 17 pun­tos de San An­to­nio, los de­ter­mi­nan­tes en un trá­mi­te que ines­pe­ra­da­men­te se ha­bía com­pli­ca­do, ¡16! fue­ron con­ver­ti­dos en­tre Ma­nu Gi­nó­bi­li (11) y Fa­bri­cio Ober­to (5), de­mos­tran­do en los mo­men­tos ca­lien­tes que no es­tán de re­lle­no. Só­lo se co­ló Fin­ley con un ti­ro li­bre.

 

MO­NO­PO­LIO DEL OES­TE

El jue­ves 3 de ma­yo se vi­vió un shock en es­ta 61ª. tem­po­ra­da de la NBA. Gol­den Sta­te Wa­rriors (el oc­ta­vo de la se­rie re­gu­lar), de Oa­kland, eli­mi­nó por 4-2 triun­fos a Da­llas Ma­ve­ricks (el pri­me­ro y fa­vo­ri­to). Se pro­du­cía así un he­cho con­mo­cio­nan­te po­co fre­cuen­te en la his­to­ria de la NBA: por ter­ce­ra vez el nú­me­ro uno de la com­pe­ten­cia era eli­mi­na­do en la pri­me­ra vuel­ta de los pla­yoffs. Los ca­sos an­te­rio­res fue­ron en 1994 (Den­ver Nug­gets de­jó en el ca­mi­no a Seat­tle Su­per­so­nics) y 1999 (New Yorks Knicks sa­có a Mia­mi Heat).

Só­lo sie­te de los trein­ta equi­pos par­ti­ci­pan­tes su­pe­ra­ron el 60% de vic­to­rias en la pri­me­ra par­te de 82 par­ti­dos ju­gan­do ca­da uno. El Oes­te aca­pa­ró los me­jo­res ren­di­mien­tos con es­te or­den: Da­llas Ma­ve­ricks del ale­mán Dirk No­witz­ki (81,7 %), Phoe­nix Suns del ca­na­dien­se Ste­ve Nash (74,4 %) y el cam­peón San An­to­nio Spurs del ar­gen­ti­no Ema­nuel Gi­nó­bi­li (70,7 %). El Es­te re­cién apa­re­ció en el cuar­to pues­to con De­troit Pis­tons de otro ar­gen­ti­no, Car­los Del­fi­no (64,6%).

Si­guie­ron dos del Oes­te: Hous­ton Roc­kets del chi­no Yao Ming (63,4%) y Utah Jazz del ru­so An­drei Ki­ri­len­ko (62,2%). Cle­ve­land Ca­va­liers, fi­na­lis­ta, del bra­si­le­ño An­der­son Va­re­jao (61,0%), el res­tan­te del Es­te, ce­rró es­ta eli­te ac­tual de la NBA.

 

EL AL­TO NI­VEL DE MA­NU

“Ma­nu Gi­nó­bi­li es el ju­ga­dor más com­pe­ti­ti­vo que di­ri­gí en mi ca­rre­ra”. Es­ta afir­ma­ción con­tun­den­te so­bre Ema­nuel Da­vid Gi­nó­bi­li, 29 años, fue di­cha por el en­tre­na­dor nor­tea­me­ri­ca­no Gregg Char­les Po­po­vich, 58, con 11 cam­peo­na­tos di­ri­gien­do en la NBA.

A par­tir de ahí se com­pren­de­rá por qué ru­gían de ale­gría los 18.797 es­pec­ta­do­res del es­ta­dio AT&T Cen­ter ca­da vez que Po­po­vich le hi­zo la se­ña en el ban­co pa­ra que en­tra­ra in­di­can­do el pri­mer cam­bio de San An­to­nio. Otra vez tras­cen­den­te, in­flu­yen­te, pro­vi­den­cial. ¡Go­lea­dor, con 27 pun­tos, de un par­ti­do de­fi­ni­to­rio de la NBA! Es el mis­mo pú­bli­co que ova­cio­nó has­ta el de­li­rio el ins­tin­to fut­bo­le­ro de Ma­nu en la pri­me­ra fi­nal, tras­la­dan­do la fres­cu­ra del po­tre­ro a un es­ce­na­rio que cos­tó 186 millones de dó­la­res, cuan­do le me­tió un “ca­ño” a Da­niel Gib­son pa­ra ter­mi­nar lle­gan­do so­lo y de­fi­nien­do en ban­de­ja con ma­no de­re­cha.

EN FAMILIA. Desfile por el precioso Riverwalk. Fabricio con el trofeo. Màs atrás sacan fotos Bruno Lábaque y su señora Lorena. Manu señala. Detrás, su esposa Marianela y sus padres, Raquel y Yuyo. Adelante, Leandro, el comentarista de Canal 7.

EN FAMILIA. Desfile por el precioso Riverwalk. Fabricio con el trofeo. Màs atrás sacan fotos Bruno Lábaque y su señora Lorena. Manu señala. Detrás, su esposa Marianela y sus padres, Raquel y Yuyo. Adelante, Leandro, el comentarista de Canal 7.

–¿Qué fue lo que más te gus­tó es­ta vez?

–Ser go­lea­dor es un he­cho cir­cuns­tan­cial, pe­ro ser im­por­tan­te de­fi­nien­do un par­ti­do de­ci­si­vo, es fan­tás­ti­co. Es lo más her­mo­so del bás­quet­bol.

–Cua­tro tí­tu­los NBA en nue­ve cam­peo­na­tos… ¿Cuál es el se­cre­to de los Spurs?

–La ex­pli­ca­ción es bas­tan­te sen­ci­lla: el equi­po reú­ne a un gru­po de gran­des ju­ga­do­res que no pien­san en el bri­llo per­so­nal, si­no en el ob­je­ti­vo co­mún de ser cam­peón. Lú­ci­dos pro­pie­ta­rios de una fran­qui­cia de la que cons­tan­te­men­te se ha­bla bien. Un muy ca­paz cuer­po téc­ni­co, que tam­bién se preo­cu­pa mu­cho por la sa­lud fí­si­ca y men­tal de sus di­ri­gi­dos. Un hom­bre co­mo Tim Dun­can que ha­ce las co­sas más fá­ci­les a to­do el mun­do. To­das es­tas ra­zo­nes se­gu­ra­men­te en­tre mu­chas más. Fui tre­men­da­men­te afor­tu­na­do en ha­ber si­do draf­tea­do por los Spurs y ha­ber en­tra­do a un equi­po ga­na­dor.

–Ha­cé una com­pa­ra­ción de tus tres fi­na­les…

–Fue­ron bas­tan­te di­fe­ren­tes. En 2003, an­te New Jer­sey Nets, yo era nue­vo, no en­ten­día mu­cho to­do lo que ocu­rría, ni lo du­ro que era. En 2005 ju­ga­mos con­tra un gran equi­po (De­troit Pis­tons) y fue más du­ro aún. Lle­gué muer­to: si ha­bía­mos dis­pu­ta­do 100 par­ti­dos, me pa­re­cía que fue­ron 200… Fue des­bor­dan­te en lo emo­cio­nal. Es­ta vez fren­te a Cle­ve­land Ca­va­liers yo ya te­nía po­der de de­ci­sión den­tro del es­que­ma ge­ne­ral del equi­po. Fui­mos cla­ra­men­te su­pe­rio­res por ca­rác­ter y per­so­na­li­dad. Es­tu­ve más des­can­sa­do, a to­dos les pa­só lo mis­mo, y me sen­tí muy bien. Jun­to a mi se­gun­da tem­po­ra­da, es cuan­do fí­si­ca­men­te me en­con­tré me­jor. Me sen­tí fuer­te pa­ra ir ha­cia aden­tro y en­ca­rar el aro. Tu­ve la sen­sa­ción de que lle­ga­ba más rá­pi­do. En cuan­to al jue­go, Tim (Dun­can), Tony (Par­ker) y yo fui­mos más pre­pon­de­ran­tes por­que man­tu­vi­mos un buen ni­vel du­ran­te más tiem­po. En 2003 nos apo­ya­mos en Tim y en 2005 los tres no fui­mos pa­re­jos. Por ahí ju­ga­ba muy bien uno y no tan­to el otro. 

–¿Los pla­yoffs son un cam­peo­na­to apar­te?

–To­do el año se jue­ga pa­ra cla­si­fi­car­se y al­can­zar es­ta ins­tan­cia, que es la que por eli­mi­na­ción de­fi­ne la tem­po­ra­da. El ai­re que se res­pi­ra den­tro de la fran­qui­cia y en to­da la NBA es di­fe­ren­te. Hay más ten­sión y emo­ción. Ni ha­blar si el equi­po avan­za… La adre­na­li­na cre­ce. Na­da de lo que ocu­rre du­ran­te la se­rie re­gu­lar es com­pa­ra­ble con lo que se sien­te en los pla­yoffs. Es una co­sa apar­te de lo que su­ce­dió an­tes. To­do pue­de pa­sar.

Yo tam­bién cam­bio. Ten­go más ga­nas que nun­ca, es­toy más aten­to, es co­mo que ten­go las pi­las a full. No se tra­ta de ner­vio­sis­mo, pe­ro cre­ce la ten­sión. Mi vi­da so­cial tam­bién es dis­tin­ta: sal­go me­nos de ca­sa y no quie­ro ha­blar de bás­quet­bol con na­die, ex­cep­to los del equi­po.

–¿Qué que­rés de­cir de Fa­bri­cio?

–Me pu­so muy fe­liz ver­lo tan con­ten­to en su pri­me­ra fi­nal en la NBA. Y ver­lo cam­peón. Tu­vo una re­per­cu­sión tre­men­da que lo hi­zo sen­tir im­por­tan­te. La se­rie con­tra Utah, que de­fi­nió el Oes­te, le vi­no bár­ba­ra por­que fren­te a un equi­po con ju­ga­do­res al­tos y ás­pe­ros, fue ideal pa­ra su es­ti­lo de fa­jar­se.

A MUERTE. La dupla en acción combinada en la final dos: enérgico forcejeo contra los 2,21 m. del lituano Zydrunas Ilgauskas.

A MUERTE. La dupla en acción combinada en la final dos: enérgico forcejeo contra los 2,21 m. del lituano Zydrunas Ilgauskas.

EL GRAN SAL­TO DE FA­BRI­CIO

Des­pa­ci­to. De a po­qui­to. En si­len­cio. De no en­trar nun­ca a ju­gar to­do. Así trans­cu­rrie­ron las dos pri­me­ras tem­po­ra­das del cor­do­bés Fa­bri­cio Raúl Je­sús Ober­to, 32 años, en la ci­ma del bás­quet­bol has­ta ex­plo­tar y afir­mar­se co­mo ti­tu­lar des­de que los Spurs anun­cia­ron su con­tra­ta­ción el mar­tes 2 de agos­to de 2005. Pe­ro tra­tán­do­se de él, fue con per­se­ve­ran­cia y con­vic­ción. Con su ha­bi­tual en­tre­ga, afe­rra­do a su pro­ver­bial sa­cri­fi­cio.

En la 2005/06 ju­gó en 59 en­cuen­tros, pe­ro nun­ca fue ti­tu­lar. Aho­ra lo hi­zo en 79 y en 33 es­tu­vo en el cin­co abri­dor. De tí­mi­dos 4,9 mi­nu­tos en los pla­yoffs y la eli­mi­na­ción con Da­llas Ma­ve­ricks en las se­mi­fi­na­les del Oes­te del año pa­sa­do sal­tó es­ta vez a im­por­tan­tes 31 mi­nu­tos en las fi­na­les del Oes­te an­te Utah Jazz, que sig­ni­fi­ca­ron su es­pal­da­ra­zo.

Fue un uti­lí­si­mo es­cu­de­ro en la zo­na pin­ta­da pa­ra Tim Dun­can, el eje del equi­po. De 1 pun­to y 0,9 re­bo­tes tre­pó a 5,6 y 5,0. En la ron­da que con­sa­gró a San An­to­nio fue el sex­to hom­bre con más tiem­po en la can­cha. En el par­ti­do de la con­sa­gra­ción ju­gó un me­mo­ra­ble úl­ti­mo cuar­to.

Los ex­per­tos se asom­bra­ron: “En el jue­go de equi­po Ober­to ha­ce lo que ha­ga fal­ta pa­ra co­la­bo­rar con sus com­pa­ñe­ros. Siem­pre es­tá en el lu­gar in­di­ca­do”. Al­gu­nos me­dios nor­tea­me­ri­ca­nos re­cién lo des­cu­brie­ron y re­sal­ta­ron el “des­ta­pe Ober­to”. En rea­li­dad, con más opor­tu­ni­da­des, pu­do de­mos­trar su va­lor y ter­mi­nar de ga­nar­se la con­fian­za del di­rec­tor téc­ni­co. Po­po­vich ya lo sa­bía: “Ha­ce el tra­ba­jo du­ro en la can­cha: po­ner cor­ti­nas, re­bo­tear, pe­lear las pe­lo­tas di­vi­di­das. Sim­ple­men­te, en­tre­ga su co­ra­zón por el equi­po”.

–¿Al­gún re­cuer­do es­pe­cial en es­te mo­men­to?

–Sí, pa­ra Gaby Rio­frío, mi me­jor ami­go. Des­de el cie­lo siem­pre me acom­pa­ña, en to­dos los cam­peo­na­tos ha es­ta­do con­mi­go.

–¡Có­mo fes­te­jó Tim Dun­can, que es inex­pre­si­vo, tu do­ble y foul en el úl­ti­mo par­ti­do!

–Es que esa ju­ga­da creo que de­se­qui­li­bró el jue­go a nues­tro fa­vor. Nos fui­mos seis pun­tos arri­ba (72-66 a 2 m 29 s).

–Tu­vis­te una gran pa­cien­cia…

–No es una car­ga pa­ra mí. Siem­pre tra­ba­jé, nun­ca me aban­do­né, pa­ra que es­tu­vie­ra pre­pa­ra­do cuan­do me to­ca­ra es­tar en la can­cha. Mi fi­lo­so­fía es su­mar en lo que pue­da, ju­gan­do 10 o los 48 mi­nu­tos. Ade­más, sa­bía que un en­tre­na­dor co­mo Pop siem­pre es­tá bus­can­do la me­jor com­bi­na­ción pa­ra el equi­po en ese mo­men­to.

–¿Hay al­gu­na re­ce­ta pa­ra es­tar tan bien?

–Yo lle­gué a la NBA con 30 años, pe­ro ca­da día que pa­sa me sien­to co­mo de 23 por­que, co­mo di­ría una can­ción de los Ro­lling Sto­nes: “Tie­nes que se­guir ro­dan­do pa­ra que el mus­go no se te pe­gue”.

–¿Pu­dis­te dor­mir es­ta vez an­tes de los par­ti­dos fi­na­les?

–Me cos­tó mu­cho, por la an­sie­dad y la ten­sión, pe­ro es al­go pro­pio de mí. No fue la pri­me­ra vez. En el úl­ti­mo Mun­dial de Ja­pón, co­mo mu­cho, dor­mí tres ho­ras an­tes de la se­mi­fi­nal que con la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na ju­ga­mos con­tra Es­pa­ña. Igual cua­tro años an­tes en el Mun­dial de In­dia­ná­po­lis, fue­ron so­la­men­te dos o tres ho­ras tra­tan­do de con­ci­liar el sue­ño… Aun­que, eso sí, nun­ca me afec­tó en mi ren­di­mien­to en la can­cha. Cuan­do es­tás en el jue­go, tu men­te se en­cuen­tra en blan­co y ni te acor­dás si dor­mis­te o no.

–¿Qué que­rés de­cir de Ma­nu?

–Na­ció pa­ra los mo­men­tos de de­fi­ni­ción co­mo son los pla­yoffs, por al­go fue tres ve­ces cam­peón so­bre cin­co tem­po­ra­das… Le en­can­ta ju­gar ba­jo pre­sión. No le es­ca­pa a te­ner la pe­lo­ta en sus ma­nos en ins­tan­cias de­ci­si­vas. Tam­bién es el ju­ga­dor que ca­da vez ha evo­lu­cio­na­do un po­co más. No le al­can­zó con ga­nar el pri­mer ani­llo en la NBA. Lo vi­vo to­dos los días en los Spurs y es tre­men­do co­mo man­tie­ne ese ham­bre de ga­nar. Es una suer­te ser su com­pa­ñe­ro de equi­po.

 

LA DI­NAS­TIA SPURS

Cua­tro ve­ces cam­peón en nue­ve años ame­ri­tan pa­ra que se acep­te que San An­to­nio Spurs ins­tau­ró una nue­va di­nas­tía en la his­to­ria de la NBA, que arran­có el 6 de ju­nio de 1946.

La pri­me­ra vez fue Geor­ge Mi­kan quien le­van­tó la ban­de­ra de Min­nea­po­lis La­kers ga­nan­do 5 tí­tu­los en­tre 1949 y 1954. Lue­go si­guió el ci­clo más ilus­tre de una fran­qui­cia con Bill Rus­sell co­mo em­ble­ma pa­ra que Bos­ton Cel­tics, des­de 1957 a 1969, con­quis­ta­ra 11 de sus 16 lau­ros de cam­peón. Des­pués fue tiem­po de Ma­gic John­son y el “show ti­me” de Los An­ge­les La­kers: 5 ani­llos de 1980 a 1988. La úl­ti­ma fa­mi­lia real re­sul­tó Chi­ca­go Bulls con un rey de otra ga­la­xia: Mi­chael Jor­dan. Co­se­chó 6 con­sa­gra­cio­nes en­tre 1991 y 1998.

Los tres ani­llos ob­te­ni­dos por Ma­nu Gi­nó­bi­li le dan el ho­nor de in­gre­sar a un cír­cu­lo muy se­lec­to de cam­peo­nes con se­me­jan­te y en­vi­dia­ble cu­rrí­cu­lum. A ma­ne­ra de con­fron­ta­ción, va­le es­te de­ta­lle de glo­rias ve­ne­ra­das que fue­ron ele­gi­das en­tre los me­jo­res 50 ju­ga­do­res de la his­to­ria en 1996, en oca­sión del cin­cuen­te­na­rio de la NBA. Diez nun­ca fue­ron cam­peo­nes: Char­les Bar­kley, El­gin Bay­lor, Da­ve Bing, Pa­trick Ewing, Geor­ge Ger­vin (su in­fa­bi­li­dad ano­ta­do­ra se des­ta­có en San An­to­nio), Karl Ma­lo­ne (pe­se a ha­ber ju­ga­do 19 tem­po­ra­das), Pe­te Ma­ra­vich, John Stock­ton, Na­te Thur­mond y Lenny Wil­kens.

PODIO. Con Tony Parker (MVP de la serie final) y Gregg Popovich. Arriba: Fabricio, feliz. Abajo: Manu, inseparable con la bandera argentina.

PODIO. Con Tony Parker (MVP de la serie final) y Gregg Popovich. Arriba: Fabricio, feliz. Abajo: Manu, inseparable con la bandera argentina.

Con un ga­lar­dón se que­da­ron otros pró­ce­res: Bob Pet­tit, Jerry West Os­car Ro­bert­son, Earl Mon­roe, Ju­lius Ir­ving y Mo­ses Ma­lo­ne.

Ma­nu, con tres tí­tu­los ga­na­dos, es­tá jun­to a una le­yen­da: Larry Bird.

Pa­ra los ar­gen­ti­nos, to­do es­to nos pa­re­ce una adap­ta­ción mo­der­na de un cuen­to fan­tás­ti­co es­ca­pa­do de Las Mil y una No­ches.

 

ORIGENES

El es­ce­na­rio de Fa­bri fue Las Va­ri­llas, en la pro­vin­cia de Cór­do­ba. Apren­dió a los 7 años. Se hi­zo ju­ga­dor en la can­chi­ta del Co­le­gio “Gus­ta­vo Mar­tí­nez Zu­vi­ría”, don­de cur­só el se­cun­da­rio. To­das las tar­des allí se ar­ma­ban par­ti­dos has­ta que no hu­bie­ra más luz. Cuan­do se iban, le po­nían can­da­dos a las re­des pa­ra que na­die usa­ra los aros. Arran­có en Hu­ra­cán de su ciu­dad na­tal (derecha, 10 años).

 

Los primeros pasos de Oberto en el básquet.

Los primeros pasos de Oberto en el básquet.

 

El es­ce­na­rio de Ma­nu fue Ba­hía Blan­ca, en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Apren­dió a pi­car la pe­lo­ta en la co­ci­na de su ca­sa del Pa­sa­je Ver­ga­ra en­se­ña­do por el en­tre­na­dor “Hue­vo” Sán­chez. Te­nía 3 años. Co­men­zó a ju­gar en Ba­hien­se del Nor­te, el club que es la se­gun­da ca­sa de los Gi­nó­bi­li. Su fi­cha de fe­de­ra­do, la Nº 11.414, fue re­gis­tra­da en 1984 (izquierda,  11 años).

 

Manu en el club que lo formó.

Manu en el club que lo formó.

 

Jun­tos por pri­me­ra vez com­par­tie­ron equi­po ju­gan­do pa­ra Ar­gen­ti­na en agos­to de 1996 en el Tor­neo de las Amé­ri­cas Sub-22 rea­li­za­do en Ca­guas, Puer­to Ri­co. Jun­tos, tu­vie­ron el bau­tis­mo cam­peón, tam­bién con Ar­gen­ti­na, en el Pre­mun­dial de Neu­quén 2001.

 

INVENTARIO SPURS

CAM­PA­ÑA. Se­rie re­gu­lar. Par­ti­dos: 82. Fue­ron 58 triun­fos (70,7%) y 24 de­rro­tas. Co­mo lo­cal: 31 y 10. Co­mo vi­si­tan­te: 27 y 14. Se cla­si­fi­có ter­ce­ro en la Con­fe­ren­cia Oes­te. Co­mo nú­me­ro uno ter­mi­nó Da­llas Ma­ve­ricks.

Es­ta eta­pa se dis­pu­tó en­tre el jue­ves 2 de no­viem­bre de 2006 y el miér­co­les 18 de abril de 2007, com­pren­dien­do 168 días.

Pla­yoffs. Par­ti­dos: 20. Triun­fos: 16 (80%). De­rro­tas: 4. Cam­peón de la NBA. Fue en­tre el do­min­go 22 de abril y el jue­ves 14 de ju­nio, con 54 días de com­pe­ten­cia.

Re­su­men ge­ne­ral de la tem­po­ra­da: Par­ti­dos: 102. Triun­fos: 74 (72,5%). De­rro­tas: 28. Días: 222. Es­to sig­ni­fi­ca que los Spurs ju­ga­ron un en­cuen­tro ca­da 2,2 días.

FI­NA­LES. San An­to­nio Spurs 4 - Cle­ve­land Ca­va­liers 0. En San An­to­nio (Te­xas): 85-76 (par­ti­do 1) y 103-92 (par­ti­do 2). En Cle­ve­land (Ohio): 72-75 (par­ti­do 3) y 82-83 (par­ti­do 4). En pri­mer tér­mi­no se con­sig­na al lo­cal.

Ju­ga­dor mas Va­lio­so (MVP): Tony Par­ker.

JU­GA­DO­RES. En la se­rie re­gu­lar par­ti­ci­pa­ron 15 ju­ga­do­res en los Spurs. De ellos, 6 es­tán re­gis­tra­dos co­mo “in­ter­na­cio­na­les”: Tim Dun­can (Is­las Vír­ge­nes), Fran­cis­co El­son (Ho­lan­da), Ema­nuel Gi­nó­bi­li y Fa­bri­cio Ober­to (Ar­gen­ti­na), Tony Par­ker (Fran­cia) y Be­no Udrih (Es­lo­ve­nia). En los pla­yoffs lo hi­cie­ron 12.

AR­GEN­TI­NOS. Pro­me­dios. Se­rie re­gu­lar. Ema­nuel Gi­nó­bi­li: 75 par­ti­dos (36 en la for­ma­ción ini­cial), 27,5 mi­nu­tos, 16,5 pun­tos, 4,4 re­bo­tes y 3,5 asis­ten­cias. En el equi­po es quien más ro­bos de pe­lo­ta lo­gró por en­cuen­tro (1,45). Fa­bri­cio Ober­to: 79 par­ti­dos (33 en el cin­co de sa­li­da), 17,3 mi­nu­tos, 4,4 pun­tos, 4,7 re­bo­tes y 0,9 asis­ten­cias.    

Pla­yoffs. Ema­nuel Gi­nó­bi­li: 20 par­ti­dos (nin­gu­na ti­tu­la­ri­dad), 30,1 mi­nu­tos, 16,7 pun­tos, 5,5 re­bo­tes, y 3,7 asis­ten­cias. Fa­bri­cio Ober­to: 20 par­ti­dos (12 em­pe­zan­do), 20,8 mi­nu­tos, 5,6 pun­tos, 4,9 re­bo­tes y 0,7 asis­ten­cias.

FI­GU­RA­CIÓN. Por ter­ce­ra vez en la his­to­ria dos ju­ga­do­res de un mis­mo país, que no es Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, par­ti­ci­pa­ron en una se­rie fi­nal de la NBA. Son Ma­nu Gi­nó­bi­li y Fa­bri­cio Ober­to, de Ar­gen­ti­na. Los an­te­rio­res fue­ron los ca­na­dien­ses Rick Fox (Los An­ge­les La­kers) y Todd Mc Cu­lloch (New Jer­sey Nets), que se en­fren­ta­ron en 2002, y los es­lo­ve­nos Be­no Udrih y Ras­ho Nes­te­ro­vic, com­pa­ñe­ros en los Spurs en 2005

TI­TU­LOS NBA. San An­to­nio Spurs (4) se ubi­có co­mo el cuar­to equi­po más cam­peón de la historia, de­trás de Bos­ton Cel­tics (16), Min­nea­po­lis­/Los An­ge­les La­kers (14) y Chi­ca­go Bulls (6).

 

 

Por  O.R.O. (2007).

Fotos: AFP.

Imagen de RETIRO INVOLUNTARIO
¡Habla memoria!

RETIRO INVOLUNTARIO

La pandemia causada por el virus Covid-19 a nivel mundial, no solo nos dejó sin fútbol, sino también sin algunos jugadores que adelantaron su retiro. Cuando el tiempo deja de ser un aliado, para convertirse en un impiadoso enemigo.

Imagen de ÁFRICA MÍA
¡Habla memoria!

ÁFRICA MÍA

Un 6 de agosto de 1995, Theophilus Doctorson Khumalo se presentó con gol en Ferro Carril Oeste frente a Independiente y se convirtió así en el primer futbolista sudafricano en jugar en nuestro país. Entre tantas historias que cobija el fútbol argentino, existe la de los migrantes africanos que arribaron a la Argentina con el sueño de conquistar américa.

Imagen de LOS INTOCABLES
¡Habla memoria!

LOS INTOCABLES

Hoy se cumplen 52 años del primer campeón invicto del profesionalismo: San Lorenzo de Almagro. Repasamos el andar de los otros que lo lograron, después de los "matadores".

DEJÁ TU COMENTARIO