¡Habla memoria!

2007. La leyenda continúa

Por Redacción EG · 07 de enero de 2020

Boca reverdeció su estirpe copera y se quedó con la sexta Libertadores de su historia. Un Riquelme sublime, más la convicción de un equipo que apostó al fútbol como principal argumento en todas las canchas.

Afuera el calor de­rre­tía las bal­do­sas. Fe­bre­ro era una bra­sa y los tres hom­bres –jun­tos por pri­me­ra vez– es­ta­ban sen­ta­dos a una me­sa char­lan­do de ilu­sio­nes. A Mau­ri­cio Ma­cri le ex­plo­ta­ba la son­ri­sa en la ca­ra. Co­mo si nun­ca hu­bie­ra si­do el “Car­to­ne­ro Báez” que tan­to in­dig­nó a Ma­ra­do­na, ha­bía re­suel­to la in­ge­nie­ría pa­ra acor­dar una in­cor­po­ra­ción de ri­be­tes ex­tra­te­rres­tres pa­ra la eco­no­mía de los clu­bes ar­gen­ti­nos: dos mi­llo­nes de dó­la­res por 138 días de prés­ta­mo de Juan Ro­mán Ri­quel­me, el in­te­gran­te más es­te­lar de la me­sa. A Ro­mán tam­bién se le di­bu­ja­ba una mue­ca de ali­vio. Y no era pa­ra me­nos: se eyec­ta­ba de la cri­sis que lo ja­quea­ba en Vi­lla­rreal y se su­mer­gía en la ca­li­dez de Bo­ca, con un in­men­so mar­co de con­ten­ción afec­ti­va. A Mi­guel An­gel Rus­so, el ter­cer ani­ma­dor del cón­cla­ve, lo bar­ni­za­ba una pro­fun­da sen­sa­ción de tran­qui­li­dad. Si al­go ha­bía apren­di­do en las ge­ne­ro­sas char­las que ha­bía man­te­ni­do con Co­co Ba­si­le en Pun­ta del Es­te, pug­nan­do por in­ser­tar­se en el Mun­do Bo­ca con el me­nor mar­gen de error po­si­ble, eso era que “en Bo­ca se jue­ga con en­gan­che”. Y quien aca­ba­ba de in­cor­po­rar­se al plan­tel era “EL” en­gan­che, con ma­yús­cu­las.

Aque­lla reu­nión, tri­par­ti­ta y fun­da­cio­nal, se clau­su­ró con una pre­gun­ta de Ro­mán al en­tre­na­dor. Una pre­gun­ta que en­ce­rra­ba la avi­dez por sa­tis­fa­cer un de­seo, la an­sie­dad por no de­frau­dar.

La hora del festejo. El plantel xeneize y la foto para la historia, con la Copa Libertadores presidiendo la escena.

La hora del festejo. El plantel xeneize y la foto para la historia, con la Copa Libertadores presidiendo la escena.

–¿Va­mos a ga­nar al­go?

–Que­da­te tran­qui­lo. Va­mos a pe­lear en los dos fren­tes has­ta el fi­nal. Y al­go va­mos a ga­nar...

Tres pa­tas de con­ju­ga­ron en aque­lla reu­nión de bien­ve­ni­da a Ro­mán: di­ri­gen­tes, cuer­po téc­ni­co y ju­ga­do­res. Tres pa­tas que, en ar­mo­nía, vi­ta­mi­ni­za­ron el an­dar de Bo­ca pa­ra ce­rrar el se­mes­tre con el lo­gro de la sex­ta Co­pa Li­ber­ta­do­res de su his­to­ria, ese tí­tu­lo aún ti­bio que lo ubi­ca en la ci­ma de las ins­ti­tu­cio­nes con tí­tu­los in­ter­na­cio­na­les (17) y lo ca­ta­pul­ta ha­cia el pró­xi­mo Mun­dial de Clu­bes, en Ja­pón, país que vi­si­ta­rá por cuar­ta vez en ocho años en bús­que­da del re­co­no­ci­mien­to má­xi­mo.

Las es­ta­dís­ti­cas de los úl­ti­mos años son de­vas­ta­do­ras. En las nue­ve tem­po­ra­das trans­cu­rri­das en­tre me­dia­dos de 1998 e igual pe­río­do de 2007, Bo­ca ob­tu­vo 16 tí­tu­los (6 lo­ca­les y 10 in­ter­na­cio­na­les). Dio vuel­tas olím­pi­cas to­dos los años me­nos el 2002 –¿re­cuer­dan el ca­be­za­zo de Pu­si­ne­ri?– e in­ser­tó su nom­bre co­mo una mar­ca en los cin­co con­ti­nen­tes.

Un look particular de Boca para jugar en Porto Alegre. La Libertadores 2007 quedará marcada como la mejor competición que jugó Riquelme en su carrera.

Un look particular de Boca para jugar en Porto Alegre. La Libertadores 2007 quedará marcada como la mejor competición que jugó Riquelme en su carrera.

“Cuan­do ini­cia­mos nues­tra ges­tión –ex­pli­ca Mau­ri­cio Ma­cri– nos pro­pu­si­mos ins­ta­lar a Bo­ca en­tre los cin­co equi­pos más im­por­tan­tes del mun­do, que es el lu­gar que me­re­ce por his­to­ria y por glo­ria de­por­ti­va. Hoy po­de­mos de­cir con or­gu­llo que no só­lo se ubi­có allí, si­no que se man­tie­ne en ese pe­des­tal gra­cias al tra­ba­jo y al con­ven­ci­mien­to de to­dos los que han par­ti­ci­pa­do en el club du­ran­te es­te tiem­po. Téc­ni­cos de pri­mer ni­vel, ju­ga­do­res es­pec­ta­cu­la­res que han trans­fe­ri­do la mís­ti­ca ga­na­do­ra de ca­ma­da en ca­ma­da y una po­lí­ti­ca di­ri­gen­cial cla­ra, que po­ten­cia el tra­ba­jo en equi­po por en­ci­ma de cual­quier in­di­vi­dua­li­dad, son las ra­zo­nes de es­te fe­nó­me­no. Hoy Bo­ca es sa­na­men­te en­vi­dia­do por to­dos. Es un re­fe­ren­te Mun­dial co­mo el Mi­lan, el Man­ches­ter o el Real Ma­drid. Y ese es el gran or­gu­llo de to­dos los bo­quen­ses.”    

Des­de Co­lum­bus, Es­ta­dos Uni­dos, Gui­ller­mo Ba­rros Sche­lot­to di­ce que “la per­so­na que ins­ta­ló la men­ta­li­dad ga­na­do­ra en el club fue Car­los Bian­chi. A par­tir de él, to­dos fui­mos ela­bo­ran­do una mís­ti­ca que se fue trans­mi­tien­do año a año. Los ju­ga­do­res que se in­cor­po­ra­ron se su­ma­ron a esa on­da y en­ten­die­ron que es­ta­ban en uno de los cin­co me­jo­res equi­pos del mun­do. Más allá del di­ne­ro, Bo­ca te brin­da la po­si­bi­li­dad de­por­ti­va de com­pe­tir al má­xi­mo ni­vel, de en­fren­tar a los me­jo­res. Y eso no tie­ne pre­cio. No ha­ce fal­ta ir a Eu­ro­pa pa­ra ju­gar con­tra Real Ma­drid, Mi­lan o Ba­yern Mu­nich. Bo­ca te lle­va.”

“En Es­pa­ña –cuen­ta el Pa­to Ab­bon­dan­zie­ri– to­dos me pre­gun­tan lo mis­mo: ¿có­mo ha­ce Bo­ca pa­ra ga­nar tan­to? Ellos si­guen mu­cho el fút­bol nues­tro y les asom­bra que Bo­ca ten­ga tan­ta efec­ti­vi­dad en las co­pas in­ter­na­cio­na­les.”

A pro­pó­si­to, va­le el re­pa­so: de las 13 fi­na­les in­ter­na­cio­na­les ju­ga­das de 2000 has­ta el pre­sen­te, Bo­ca ga­nó 10: 4 Li­ber­ta­do­res, 2 In­ter­con­ti­nen­ta­les, 2 Su­da­me­ri­ca­nas y 2 Re­co­pas. Só­lo per­dió la In­ter­con­ti­nen­tal 01 con­tra el Ba­yern Mu­nich, la Li­ber­ta­do­res 04 fren­te a On­ce Cal­das y la Re­co­pa 04 an­te Cien­cia­no. Os­ten­ta un 76,92% de efec­ti­vi­dad en fi­na­les.

A Mau­ri­cio Ca­ran­ta, uno de los que se su­mó a la fa­mi­lia re­cien­te­men­te, lo sor­pren­die­ron un par de co­sas: “En Bo­ca has­ta la gen­te es­tá acos­tum­bra­da a ju­gar la Co­pa Li­ber­ta­do­res. Fi­ja­te que sa­ben cuán­do gri­tar pa­ra api­cho­nar al con­tra­rio, cuán­do aflo­jar pa­ra que nuestro equi­po en­cuen­tre el rum­bo, cuán­do vol­ver a pre­sio­nar pa­ra ayu­dar­nos a li­qui­dar un par­ti­do... Y lo otro que me sor­pren­dió fue la men­ta­li­dad ga­na­do­ra del gru­po. Nun­ca ha­bía es­ta­do en un equi­po tan con­ven­ci­do de que iba a ga­nar to­dos los par­ti­dos, fue­ran don­de fue­sen.” 

La emoción del Negro Ibarra y Juan Román Riquelme, abrazados a la Copa Libertadores.

La emoción del Negro Ibarra y Juan Román Riquelme, abrazados a la Copa Libertadores.

Co­mo Ri­quel­me e Iba­rra, Mar­tín Pa­ler­mo es­tá en­rai­za­do en la gé­ne­sis de es­te ci­clo do­ra­do. Es­ta vez, la evo­lu­ción na­tu­ral lo si­tuó en el rol de ca­pi­tán. Co­mo Ber­mú­dez (2000 y 2001) y Cag­na (2003), le­van­tó la Co­pa de 2007 en el ins­tan­te su­pre­mo. Y con pa­la­bras sen­ci­llas des­cri­bió la tras­cen­den­cia de un tí­tu­lo que no es uno más. “Ca­da Co­pa –de­fi­ne Mar­tín– tie­ne un sa­bor es­pe­cial. Y es­ta tie­ne un sa­bor úni­co, por­que el gru­po la ne­ce­si­ta­ba mu­chí­si­mo.” ¿A qué ne­ce­si­dad apun­ta el go­lea­dor? Fun­da­men­tal­men­te, a la sal­va­guar­da de esa mís­ti­ca ga­na­do­ra, en­ca­ño­na­da por un par de de­cep­cio­nes con­se­cu­ti­vas en los úl­ti­mos seis me­ses. A la in­creí­ble pér­di­da del tri­cam­peo­na­to lo­cal se le ha­bía ado­sa­do la im­po­si­bi­li­dad de su­pe­rar a San Lo­ren­zo en el Clau­su­ra. Pe­se a acu­mu­lar más pun­tos que na­die en la tem­po­ra­da –83 uni­da­des, dos más que Es­tu­dian­tes–, se ha­bía que­da­do con las ma­nos va­cías de tí­tu­los. Y una frus­tra­ción en la Co­pa hu­bie­ra sig­ni­fi­ca­do la ter­ce­ra de­rro­ta con­se­cu­ti­va, el en­quis­ta­mien­to de una on­da ne­ga­ti­va y su po­ten­cial efec­to do­mi­nó, jus­to en el um­bral del ale­ja­mien­to de Mau­ri­cio Ma­cri, el má­xi­mo re­fe­ren­te di­ri­gen­cial del éxi­to. Es­ta Li­ber­ta­do­res abor­tó ese re­bro­te y reins­tau­ró el au­ra ven­ce­do­ra, aque­llo que en su mo­men­to diag­nos­ti­ca­ra Car­los Bian­chi: “Si te acos­tum­brás a ga­nar, ga­nás, ga­nás y ga­nás.”

 

Miguel Ángel Russo con la Copa Libertadores en la mano.

Miguel Ángel Russo con la Copa Libertadores en la mano.

 

El arquitecto de es­ta vic­to­ria pun­tual es Mi­guel An­gel Rus­so. A los 50 años, y con va­rios ki­ló­me­tros re­co­rri­dos en la di­rec­ción téc­ni­ca, ate­rri­zó en el Mun­do Bo­ca con­ven­ci­do de que ca­da una de sus de­ci­sio­nes ten­dría un efec­to “tri­di­men­sio­nal”, pe­ro dis­pues­to a to­mar­las con ma­no fir­me, con­sen­suan­do si­tua­cio­nes con los re­fe­ren­tes, abre­van­do en la ex­pe­rien­cia de sus co­la­bo­ra­do­res cer­ca­nos y tam­bién en la que es­gri­men los in­te­gran­tes de la es­truc­tu­ra fi­ja del club, co­mo el cuer­po mé­di­co y la ge­ren­cia de fút­bol. “Ha­blé mu­cho con to­dos y ca­da uno. Es­cu­ché, in­cor­po­ré y asi­mi­lé. Yo de­bía adap­tar­me lo más rá­pi­do po­si­ble al club y no el club a mí. Co­mo el gru­po es­ta­ba he­ri­do por lo del tri­cam­peo­na­to, con­si­de­ra­mos que de­bía­mos en­ca­rar a fon­do las dos com­pe­ten­cias. No es­tá­ba­mos pa­ra de­ses­ti­mar a nin­gu­na. Y los ju­ga­do­res de­mos­tra­ron que es­ta­ban con­ven­ci­dos, dis­pues­tos a en­tre­gar to­do”, sos­tie­ne Rus­so, or­gu­llo­so por la res­pues­ta in­di­vi­dual y co­lec­ti­va.

“Es­te Bo­ca lo tu­vo to­do”, re­su­me el téc­ni­co sin anes­te­sia. Y re­pa­sa: “Tu­vo fút­bol, tem­pe­ra­men­to, in­te­li­gen­cia tác­ti­ca, au­da­cia, es­pí­ri­tu ofen­si­vo. Siem­pre de­bió re­mon­tar si­tua­cio­nes ad­ver­sas y di­jo ‘acá es­toy’. Yo no me ol­vi­do que fui­mos tres ve­ces a la al­tu­ra, que no pu­di­mos usar la Bom­bo­ne­ra en la pri­me­ra fa­se o que en Por­to Ale­gre su­fri­mos hos­ti­ga­mien­tos propios de otras épo­cas. Pe­ro ahí di­ji­mos ‘más bom­bas me ti­rás, más va­mos a ju­gar’. Y se vio en la can­cha. Soy un afor­tu­na­do de ha­ber pa­sa­do por es­te club con se­me­jan­tes ju­ga­do­res. A ma­yor com­ple­ji­dad, más ju­ga­ban. Dis­fru­ta­ban de esa si­tua­ción lí­mi­te, don­de a otros tal vez se les nu­bla to­do. Su­pie­ron su­frir y su­pie­ron go­zar. Res­pon­die­ron con fút­bol, sin res­pon­der a las agre­sio­nes. Es im­pac­tan­te ver co­mo Bo­ca se re­ci­cla. Siem­pre hay un par de his­tó­ri­cos que es­tán vol­vien­do pa­ra rear­mar la his­to­ria, co­mo pa­só aho­ra con Ri­quel­me y Cle­men­te, que sa­bían de qué se tra­ta­ba y fue­ron im­por­tan­tí­si­mos. Los gran­des es­tu­vie­ron muy bien y ba­ja­ron el men­sa­je, la ge­ne­ra­ción in­ter­me­dia lo in­ter­pre­tó a la per­fec­ción y los más chi­cos apren­die­ron las lec­cio­nes. To­dos sin­to­ni­za­ron la mis­ma idea y por eso lle­ga­mos a la cús­pi­de de Amé­ri­ca.”

De palomita a la gloria. Una tradición festiva que Boca adoptó desde la época de Carlos Bianchi.

De palomita a la gloria. Una tradición festiva que Boca adoptó desde la época de Carlos Bianchi.

Aque­lla in­quie­tud pri­ma­ria de Ri­quel­me –“¿Va­mos a ga­nar al­go?”– tu­vo una res­pues­ta dul­ce y con­tun­den­te. Bo­ca se reen­con­tró a sí mis­mo y re­cu­pe­ró el li­de­raz­go con­ti­nen­tal. La re­ce­ta má­gi­ca in­clu­ye or­den ins­ti­tu­cio­nal, una po­lí­ti­ca de re­ten­ción de ta­len­tos an­te la ten­ta­ción de los mer­ca­dos ex­ter­nos, ac­ti­tud pro­ta­gó­ni­ca fer­ti­li­za­da con ju­ga­do­res de buen pie y la con­vo­ca­to­ria de en­tre­na­do­res con tem­ple de ace­ro, ca­pa­ces de ab­sor­ber pre­sio­nes des­de el ba­jo per­fil y, a la vez, mo­to­ri­zar un equi­po de al­ta ex­po­si­ción fut­bo­lís­ti­ca. Se di­ce fá­cil, pe­ro plas­mar­lo es muy di­fí­cil. Y ese es el mé­ri­to de es­te Bo­ca con au­ra de inal­can­za­ble...

 

Japón, allá vamos

Boca sera el primer equipo argentino que participará del Mundial de Clubes de la FIFA, certamen que reemplazó a la tradicional disputa de la Copa Intercontinental. Aunque las fechas recién se confirmarán en agosto, este año se desarrollaría entre el 9 y el 16 de diciembre, en las ciudades japonesas de Tokio, Nagoya y Yokohama.

En 2007 se sumará un séptimo equipo a los seis tradicionales participantes. Se trata del campeón de Japón (certamen en plena disputa), que en la ronda preliminar se eliminará con el conjunto neocelandés Waitakere, ganador de la Champions de Oceanía. Milan, representante del continente europeo como vencedor de la Champions League, y Boca, que obtuvo el cupo de Sudamérica al ganar la Copa Libertadores, ingresarán directamente en semifinales y, por lo menos, jugarán dos partidos en tierra japonesa: la semifinal y la final o el encuentro por el tercer puesto, según el resultado que obtengan en semifinales.

Los cuartos de final serán animados por los mexicanos de Pachuca (campeón de la Concacaf), los vencedores de las copas asiática y africana de clubes (en proceso de disputa) y el ganador del choque entre el Waitakere y el campeón japonés. Generalmente se utilizan tres escenarios: el estadio Nacional (Tokio), el estadio Toyota (Nagoya) y el campo del Yokohama Marinos (Yokohama).

Los organizadores locales celebraron la clasificación xeneize, ya que Boca fue el club que más hinchas desplazó a Japón (10 mil en el 2000). Además, podría reeditarse la final del 2003 con el Milan.

Este será el cuarto Mundial de Clubes. Los tres anteriores fueron ganados por equipos brasileños. Corinthians se impuso en la edición de 2000, celebrada en San Pablo y Río de Janeiro, mientras que San Pablo (2005) e Inter (2006) festejaron en Japón.

 

 

Por Elías Perugino (2007).

Fotos: Alejandro Del Bosco.

Imagen de Yo fui Maradona. Por Enrique Medina
¡Habla memoria!

Yo fui Maradona. Por Enrique Medina

En 1984, a propósito del fenómeno de Maradona en Italia, Enrique Medina se pone en el papel de Diego e imagina las cosas que sintió, antes de salir a la cancha, el día que debutó en el Napoli.

DEJÁ TU COMENTARIO