¡Habla memoria!

1934. Figuras típicas de nuestro fútbol: Bernabé Ferreyra

Por Redacción EG · 03 de enero de 2020

Por Frascara. El temible goleador de Rufino, cuya brillante temporada en Tigre lo llevara a triunfar en River Plate, es analizado, valorado y reconocido en el texto que le dedica el periodista.

BERNABÉ

Bernabé Ferreyra será, dentro de unos años, el eco de un estampido que sacuda las redes de la evocación.

El Mortero, La Fiera, Balazo... Distintos nombres para una sola emoción: la del goal. Bernabé Ferreyra, que con todos sus defectos habrá de quedar como la figura del momento, tiene poderosa personalidad.

Bernabé es el rojo vivo, el color detonante en el cuadro del fútbol actual.

Nervio, voluntad, pujanza, peligro. Derroche de codicia, espectáculo indispensable para las tribunas, fuerza de metralla, estallido de voces enronquecidas.

 

Bernabé Ferreyra, "El mortero de Rufino"

Bernabé Ferreyra, "El mortero de Rufino"

 

Caudillo de las sensaciones, apareció él y todos corrieron a buscar ejemplares del mismo tenor. Búsqueda inútil. Con su gran virtud, con su imperfección, Bernabé Ferreyra es único. Ídolo insuperable para unos; valor negativo para otros. Nada de términos medios. Rudos los conceptos hacia él, como es rudo su juego.

Pasarán los años y veremos la figura de Bernabé desarticulándose sobre el césped, imprimiendo a sus ataques una impresionante velocidad arrolladora, tropezando, deshaciéndose, pero llevando siempre en la cara el gesto de afán y en los pies el peligro constante del shot definitivo, furibundo, inatajable.

Imagen de El día que secuestraron a Fangio
¡Habla memoria!

El día que secuestraron a Fangio

Antes del Gran Premio de Cuba de 1958, un movimiento revolucionario tuvo cautivo al Quíntuple durante 48 horas. El Chueco cuenta uno de los hechos más increíbles de su vida.

Imagen de El destino, la pelota y yo - Capítulo II
¡Habla memoria!

El destino, la pelota y yo - Capítulo II

Por José Manuel Moreno. El crack del fútbol, considerado uno de los mejores jugadores de la historia, vuelve a sorprender relatando, con gran calidez, intimidades de su vida. En este capítulo nos cuenta su “tremendo fracaso”.

Imagen de El destino, la pelota y yo - Capítulo I
¡Habla memoria!

El destino, la pelota y yo - Capítulo I

En 1959 El Gráfico publica por entregas, la maravillosa autobiografía del legendario Charro, uno de los mejores de todos los tiempos. Compartimos nuevamente esta joya.

DEJÁ TU COMENTARIO