¡Habla memoria!

2006. Peligro de gol

Por Redacción EG · 23 de diciembre de 2019

Santiago Salcedo y Oscar Cardozo revolucionaron el fútbol argentino con su llegada a Newell´s, convirtieron muchos goles y de esa manera ilusionaron a la mitad de Rosario.

Ha­blan ra­ro. No se en­tien­de na­da de lo que di­cen. Uno le co­men­ta al­go al otro en un to­no ape­nas per­cep­ti­ble y se ríen. En ese mo­men­to, un com­pa­ñe­ro les gri­ta: “¡Eh, ‘pa­ra­guas’, de­jen de jo­der­nos, ha­blen en cas­te­lla­no!”. Los “pa­ra­guas” (que no es­tán car­gan­do a na­die cuan­do con­ver­san) son San­tia­go Sal­ce­do y Os­car Car­do­zo y –co­mo to­dos los pa­ra­gua­yos– en­tre ellos se ha­blan en gua­ra­ní. Son nue­vos en la ciu­dad (Ro­sa­rio) y en el club (Ne­well’s), pe­ro ya se me­tie­ron en la con­si­de­ra­ción de to­dos con des­ta­ca­das ac­tua­cio­nes en su de­but en el fút­bol ar­gen­ti­no.

La co­ne­xión ro­sa­ri­no-pa­ra­gua­ya em­pe­zó en 2004, con el arri­bo de Jus­to Vi­llar al ar­co le­pro­so, quien con gran­des ta­pa­das se me­tió a la hin­cha­da en el bol­si­llo y fue cam­peón en su pri­mer tor­neo. Más tar­de ven­dría Die­go Ga­vi­lán pa­ra po­ner or­den en la mi­tad de la can­cha, y tam­bién apa­re­ce­ría Nery Pum­pi­do, quien pe­se a ser ar­gen­ti­no di­ri­gió va­rios años en el Pa­ra­guay e in­clu­so fue cam­peón de la Co­pa Li­ber­ta­do­res 2002 con Olim­pia. Con es­tos an­te­ce­den­tes, era de su­po­ner que al­gún otro gua­ra­ní de­sem­bar­ca­ría en el Par­que de la In­de­pen­den­cia.

Así fue co­mo a días de em­pe­zar es­te Aper­tu­ra fir­ma­ron Os­car Re­né Car­do­zo y San­tia­go Sal­ce­do. Am­bos son de­lan­te­ros. Un bre­ve cu­rrícu­lum de ca­da uno di­ría que Car­do­zo mi­de 1,93 y tie­ne 23 años. Vie­ne de Na­cio­nal, de Pa­ra­guay, y la tem­po­ra­da pa­sa­da me­tió 15 go­les, sien­do el se­gun­do ar­ti­lle­ro de su país. Ha­bía ju­ga­do dos fe­chas en Pa­ra­guay (con­vir­tien­do dos tan­tos) cuan­do pa­só a Ne­well’s. Sal­ce­do mi­de 1,85 y tie­ne 25. Ya es­tu­vo por el An­ka­ra­gü­cu, de Tur­quía, en 2003, y por el FC To­kio, de Ja­pón, has­ta mi­tad de año. Además, fue el go­lea­dor de la Li­ber­ta­do­res 2005, con 9 go­les en 8 par­ti­dos pa­ra Ce­rro Por­te­ño.

Dos nom­bres más, dos fut­bo­lis­tas más que so­ña­ban con triun­far en un tor­neo po­de­ro­so co­mo el ar­gen­ti­no. Ese era el de­seo de Ta­cua­ra (así le pu­so un pe­rio­dis­ta a Car­do­zo cuan­do lle­gó a 3 de Fe­bre­ro, por­que es al­to y fla­co co­mo la plan­ta que lle­va ese nom­bre, que es pa­re­ci­da a la ca­ña de azú­car) y Sa-Sa, que se vio rá­pi­da­men­te mo­di­fi­ca­do: en las dos pri­me­ras fe­chas ha­bían mar­ca­do tres go­les ca­da uno y fue­ron fi­gu­ras de los par­ti­dos an­te Vé­lez y Ri­ver. Na­die los te­nía… sal­vo Pum­pi­do.

“Des­pués del par­ti­do con­tra Vé­lez fui­mos a mi ha­bi­ta­ción y co­men­ta­mos que fue el de­but so­ña­do. Uno siem­pre ima­gi­na em­pe­zar bien, ga­nar y ha­cer un gol, pe­ro no tan­to co­mo lo que pa­só”, arran­ca Sal­ce­do, au­tor de dos go­les esa tar­de y el más ha­bla­dor de los dos. “Yo tam­po­co lo es­pe­ra­ba –agre­ga Car­do­zo–. Lle­gué una se­ma­na an­tes de em­pe­zar el cam­peo­na­to y la pri­me­ra fe­cha fui ti­tu­lar, me­tí un go­la­zo y ga­na­mos 3-0. Fue im­por­tan­tí­si­mo em­pe­zar así pa­ra to­mar con­fian­za”. Sie­te días des­pués ha­rían trans­pi­rar a Ri­ver pa­ra em­pa­tar­les 3-3, con dos de San­tia­go y uno de Os­car. La mi­tad de Ro­sa­rio los po­nía en un pe­des­tal. “Des­de ese día, sa­lir a la ca­lle se pu­so com­pli­ca­do”, cuen­tan los dos con ale­gría.

 

Salcedo y Cardozo, la sociedad destinada a someter arqueros.

Salcedo y Cardozo, la sociedad destinada a someter arqueros.

 

De­fen­so­res a ul­tran­za del te­re­ré con­tra el ma­te (“in­clu­so cuan­do ha­ce frío me­te­mos te­re­ré”, ex­pli­ca Sa-Sa) y aman­tes de la cum­bia  y el reg­ue­tón, el pri­mer mes en Ro­sa­rio se hi­cie­ron com­pin­ches, ya que lo com­par­tie­ron en un ho­tel has­ta que ca­da uno tu­vo su de­par­ta­men­to. “Cuan­do me fui a Ja­pón, Ta­cua­ra em­pe­za­ba en Pri­me­ra. Lo co­no­cía por se­guir la li­ga por in­ter­net, pe­ro nun­ca ha­bía­mos ha­bla­do”, di­ce San­tia­go. “Yo es­ta­ba en 3 de Fe­bre­ro y lo tenía a él de ver­lo ju­gar pa­ra Ce­rro”, re­tru­ca Os­car. Su amis­tad se dio na­tu­ral­men­te, igual que la rá­pi­da in­ser­ción en el plan­tel, ayu­da­da por la pre­sen­cia de sus com­pa­trio­tas Vi­llar y Ga­vi­lán. “Cuan­do lle­ga­mos, con­ver­sa­mos con los dos y nos pin­ta­ron el pa­no­ra­ma. Nos con­ta­ron –re­cuer­dan am­bos ca­si a co­ro– de la gen­te, la hin­cha­da, los ju­ga­do­res. En­con­tra­mos un gru­po muy bue­no, con gen­te jo­ven. Nos re­la­cio­na­mos en se­gui­da. Gra­cias a Dios caí­mos en un buen plan­tel”.

–¿In­flu­yó que en el equi­po hu­bie­ra dos pa­ra­gua­yos pa­ra que fir­ma­ran?

Sal­ce­do: Sí, in­flu­yó. El buen pa­pel de Jus­to aquí te abre mu­chas puer­tas. Vi­llar es uno de los gran­des ha­ce­do­res de es­ta po­si­bi­li­dad. La gen­te lo quie­re. El abrió el mer­ca­do de los pa­ra­gua­yos pa­ra Ne­well’s. Lo­gró un cam­peo­na­to, es­tá ha­cien­do bien las co­sas y oja­lá no­so­tros po­da­mos re­pe­tir.

–¿Qué sa­bían del equi­po an­tes de ve­nir?

Car­do­zo: Mau­ro Mon­ges era mi com­pa­ñe­ro en Pa­ra­guay, y él ju­gó en Cen­tral y me con­tó al­go, pe­ro no mu­cho.

Sal­ce­do: Yo sa­bía que ha­bían sa­li­do cam­peo­nes ha­ce dos años, que ju­ga­ron Ma­ra­do­na y el Bu­rri­to, y cuan­do Jus­to lle­gó se em­pe­zó a se­guir al­go de la cam­pa­ña.

–¿En Pa­ra­guay aho­ra hay mu­chos hin­chas de Ne­well's?

Sal­ce­do: En mi ba­rrio por lo me­nos sí, ja. Ya man­dé va­rias ca­mi­se­tas pa­ra allá. Tu­ve que ha­cer­le un pe­di­do es­pe­cial a Pan­cho, el uti­le­ro. ¡El pri­mer suel­do se me va ir en ca­mi­se­tas!, por­que to­dos me apo­yan y me pi­den que les re­ga­le una.

Car­do­zo: En Cam­po Nue­ve, mi pue­blo, tam­bién. To­dos me man­guean ca­mi­se­tas y me apo­yan.

–¿Y la pren­sa pa­ra­gua­ya ha­bla de us­te­des?

Sal­ce­do: Sí, por el he­cho de que so­mos cua­tro pa­ra­gua­yos ti­tu­la­res en un equi­po ar­gen­ti­no. La gen­te nos apo­ya y quie­re in­for­ma­ción, en­ton­ces sa­len los co­men­ta­rios de los par­ti­dos y có­mo nos va a no­so­tros.

Inolvidable: el festejo loco en el Monumental cuando le hicieron sentir a River su poder de fuego.

Inolvidable: el festejo loco en el Monumental cuando le hicieron sentir a River su poder de fuego.

La his­to­ria ha­bría si­do dis­tin­ta si la di­ri­gen­cia de Ri­ver hu­bie­ra acep­ta­do a Os­car des­pués de ver un vi­deo su­yo. Pe­ro le ba­ja­ron el pul­gar y re­ca­ló en Ro­sa­rio, y Ta­cua­ra se des­qui­tó de ese “no” con dos go­les –uno de ca­be­za y otro de ti­ro li­bre– an­te el Mi­llo­na­rio. “De lo de mi vi­deo en Ri­ver me en­te­ré por los pe­rio­dis­tas, no sa­bía na­da de na­da”, co­men­ta Car­do­zo, quien con­si­de­ra lin­da la ca­mi­se­ta con la ban­da co­lo­ra­da cru­za­da. “Pe­ro la de Ne­well’s es mu­cho más bo­ni­ta”, avi­sa es­te hi­jo de cam­pe­si­nos del in­te­rior de Pa­ra­guay y her­ma­no de cua­tro va­ro­nes (Arnaldo, de 17, jue­ga en el Club Atlántida, de la ter­ce­ra di­vi­sión gua­ra­ní) y una mu­jer. Bus­can­do re­fe­ren­tes, re­co­no­ce que uno de sus es­pe­jos es el bra­si­le­ño Adria­no, “zur­do co­mo yo”. Y tam­bién elo­gia al otro Car­do­zo pa­ra­gua­yo, Jo­sé Sa­tur­ni­no.

San­tia­go tie­ne una his­to­ria más pe­cu­liar. Na­ció en Asun­ción, en una fa­mi­lia don­de ma­má es ama de ca­sa y pa­pá es cho­fer de co­lec­ti­vos. A los 20 años ya era fi­gu­ra de Ce­rro Por­te­ño y le lle­gó una ofer­ta del fút­bol tur­co. “Que­ría pro­bar ir­me a otro la­do –ex­pli­ca–. Los pri­me­ros seis me­ses ju­gué siem­pre, pe­ro cuan­do cam­bia­ron de téc­ni­co tu­ve al­gu­nas di­fe­ren­cias. Allá una vez par­ti­ci­pé de un sa­cri­fi­cio. Ata­ron un cor­de­ro y to­dos re­za­ban; no te­nía idea qué po­día pa­sar. En­ton­ces un ti­po aga­rró un cu­chi­llo y le cor­tó el cue­llo. Los ju­ga­do­res se acer­ca­ban y se pa­sa­ban la san­gre por las ro­di­llas, los to­bi­llos. Me di­je­ron que lo hi­cie­ra, pe­ro ni lo­co me acer­qué. En­ci­ma en el par­ti­do em­pa­ta­mos…” Un par de años des­pués, mien­tras ju­ga­ba nue­va­men­te en Ce­rro, otro des­ti­no po­co fre­cuen­te apa­re­ce­ría en su vi­da: Ja­pón. “Eso sí que fue bue­no. Es­ta­ba con­ten­to allá, pe­ro ex­tra­ña­ba el ca­lor de la gen­te, de la hin­cha­da, las pu­tea­das –se ríe–. Y cuan­do sur­gió el in­te­rés de Ne­well's acep­té sin pen­sar­lo”. En lo es­tric­ta­men­te fut­bo­lís­ti­co, Sal­ce­do re­co­no­ce que tie­ne un pe­que­ño pro­ble­ma: “No sé si es un de­fec­to o una vir­tud, pe­ro cuan­do no me lle­gan mu­chas pe­lo­tas me aga­rra me­dio la de­ses­pe­ra­ción y me ti­ro va­rios me­tros atrás. A ve­ces le di­go: ‘Ta­cua­ra, me voy al me­dio, más de en­gan­che’. Por suer­te, Pum­pi­do me di­ce que me mue­va mu­cho y que Os­car se que­de arri­ba”.

El arran­que pro­me­te­dor del equi­po (y de ellos en par­ti­cu­lar) ha­ce que se sien­tan más que a gus­to en Ro­sa­rio. Sa-Sa destaca la ca­li­dez de la gen­te y la be­lle­za de la ciu­dad, mien­tras que Ta­cua­ra ha­ce lo mis­mo… pe­ro con las mu­je­res. Am­bos se ilu­sio­nan con es­tar en la pe­lea y ga­nar al­go en Ne­well’s, y sa­ben que si las co­sas les sa­len bien se abri­rán otras puer­tas. “Uno siem­pre ima­gi­na ju­gar en Ri­ver o en Bo­ca, por­que son clu­bes gran­des que ga­na­ron mu­chas co­sas”, di­ce Car­do­zo. “Pe­ro acá es­ta­mos bár­ba­ro”, avi­san los dos jun­tos, de­jan­do en cla­ro que, si de ellos de­pen­de, en Ne­well’s ha­brá “pa­ra­guas” pa­ra ra­to…

 

UN TEMA “CENTRAL”

Desde su llegada, los dos paraguayos quedaron sorprendidos por una sola cosa: el clásico contra Central. Sa-Sa cuenta que “por la calle te dicen que podemos perder contra cualquiera, pero esa fecha hay que ganar sí o sí”. Oscar comenta que “me llama mucho la atención que te digan que ante Central no hay que perder. Tengo curiosidad por saber qué pasará”. El misterio se develará en la fecha 13, en el Gigante de Arroyito. Hay un dato anecdótico: jugando para Cerro Porteño, un hermano de Salcedo -Domingo- le hizo un gol a Central en la Libertadores de este año. ¿Repetirá Santiago?

 

 

Por Santiago Martella (2006).

Fotos: Marcelo Bustamante.

Imagen de LA AMÉRICA PERDIDA
¡Habla memoria!

LA AMÉRICA PERDIDA

La máxima competencia continental de selecciones, tiene historias de glorias, epopeyas y alegrías. Cómo dice la canción “Si la historia la escriben los que ganan, eso quiere decir que hay otra historia, la verdadera historia”. En El Gráfico, te contamos cuáles fueron las grandes figuras que no pudieron ganarla.

Imagen de DE VUELTA HIGUAÍN
¡Habla memoria!

DE VUELTA HIGUAÍN

¿Llegó la hora de volver a Argentina tras la exitosa aventura europea? Mientras los hinchas de River se ilusionan con su regreso, en El Gráfico, analizamos sus opciones a futuro y repasamos la gran carrera del Pipita, de Real Madrid a Juventus, pasando por Napoli, Milan y Chelsea.

Imagen de HOY TE CONVERTÍS EN HÉROE
¡Habla memoria!

HOY TE CONVERTÍS EN HÉROE

Por lesión o expulsión muchas fueron las veces en el fútbol argentino, que un jugador de campo ocupó el arco de su equipo. Arrancamos el repaso en el tiempo, comenzando en un superclásico, cuando no… Arqueros improvisados, solo para aventureros y confiados.

DEJÁ TU COMENTARIO