¡Habla memoria!

2001. ¿Quilmes está embrujado?

Por Redacción EG · 15 de noviembre de 2019

En 1994 dirigentes de Quilmes recurrieron a una manosanta para lograr el ascenso. Pero le quedaron debiendo la mitad del dinero pactado. Por eso la mujer se vengó con una sentencia: “No ascenderán por 13 años”.

¨Seño­res, es­ta­mos an­te un te­ma muy se­rio y te­ne­mos que tra­tar­lo de una bue­na vez¨.

Se hi­zo un si­len­cio en la sa­la de reu­nio­nes del Co­mi­té de Con­trol de Ges­tión. Es­te or­ga­nis­mo es­tá con­for­ma­do por di­ri­gen­tes del club Quil­mes y por in­te­gran­tes del Gru­po De­sa­rro­llo Fut­bo­lís­ti­co Ar­gen­ti­no, un bra­zo del po­de­ro­so Ex­xel Group, que ge­ren­cia el fút­bol de la en­ti­dad. La voz de En­ri­que Stru­bo­li­ni, re­pre­sen­tan­te de Quil­mes en ese co­mi­té, dio cuen­ta de la si­tua­ción. Ge­rar­do León, quien pre­si­de el Co­mi­té y vie­ne del ri­ñón de la mul­ti­na­cio­nal, lo es­cu­chó aten­ta­men­te. Tras la ex­po­si­ción de Stru­bo­li­ni, de­ci­dió cor­tar por lo sa­no.

–Se­ño­res, apro­ba­do: den­le pa­ra ade­lan­te. Bus­quen la so­lu­ción a es­te asun­to.

No era un te­ma me­nor. Des­pués de to­do, Quil­mes ve­nía atra­ve­san­do un pe­río­do de ma­la­ria ca­paz de ha­cer­le ba­jar los bra­zos al más pin­ta­do. A lo lar­go de seis años y me­dio, las po­si­bi­li­da­des de as­cen­der a Pri­me­ra Di­vi­sión siem­pre ter­mi­na­ban en fra­ca­so. Y el tiem­po pa­re­cía apre­miar más que nun­ca, ya que se es­ta­ba acer­can­do otro mo­men­to de­fi­ni­to­rio. El equi­po ve­nía de per­der la pri­me­ra chan­ce fren­te a Ban­field. En­ci­ma, el en­cuen­tro de ida con­tra Nue­va Chi­ca­go, por la fi­nal del re­du­ci­do, ha­bía fi­na­li­za­do 1–0 a fa­vor de los de Ma­ta­de­ros.

An­tes de la re­van­cha co­men­zó una bús­que­da afa­no­sa de un da­to que pa­ra ellos era fun­da­men­tal. En Chas­co­mús ha­bía que lo­ca­li­zar sí o sí a Do­ra Ber­tuc­ci. Ape­la­ron pri­me­ro a una vie­ja agen­da pe­ro en­con­tra­ron, de­so­la­dos, que na­die aten­día. En­ton­ces se re­mi­tie­ron a la más vie­ja de las tác­ti­cas: bus­car su pa­ra­de­ro en la guía te­le­fó­ni­ca. Allí só­lo fi­gu­ra­ba una per­so­na con el mis­mo nom­bre.

Ma­rio De Be­llis, ge­ren­te ad­mi­nis­tra­ti­vo del club, tra­tan­do de que su voz pa­re­cie­se se­re­na, pre­gun­tó:

–¿Es­tá la se­ño­ra Do­ra?

–Sí, soy yo –fue la res­pues­ta del otro la­do del te­lé­fo­no.

–Bue­no, es­te... lla­mo des­de Bue­nos Ai­res –em­pe­zó De Be­llis: la con­sig­na era no re­ve­lar que eran gen­te de Quil­mes–. Eh... me di­je­ron que us­ted ha­cía tra­ba­jos...

–Sí, cla­ro, yo cui­do ne­nes, los bus­co en el co­le­gio... ¿Qué ne­ce­si­ta?

Se pro­du­jo una pau­sa. El hom­bre du­dó. ¿Es­ta­ría ha­blan­do con la per­so­na co­rrec­ta?…

–Per­dón, se­ño­ra, ¿cuán­tos años tie­ne us­ted?

–Al­re­de­dor de cin­cuen­ta, ¿por qué?

–Ah, en rea­li­dad es­toy bus­can­do a una per­so­na ma­yor que us­ted, de­be an­dar por los se­ten­ta años o al­go más.

–En­ton­ces us­ted es­tá ha­blan­do de mi tía, que tam­bién se lla­ma­ba Do­ra.

–Sí, así es. Vea, el asun­to es así: yo es­toy lla­man­do des­de Quil­mes, el club Quil­mes. ¿Nun­ca le nom­bró ella a Quil­mes o a un se­ñor lla­ma­do Zu­ca­re­lli?

–Sí, mi tía siem­pre lo te­nía pre­sen­te a esa per­so­na. To­ma­ban ma­tes jun­tos... Dis­cúl­pe­me, ¿us­ted sa­be lo que le pa­só a mi tía?

–No, pa­ra na­da.

–Mi tía se mu­rió. Es­tá en­te­rra­da en el ce­men­te­rio de Chas­co­mús.

El hom­bre, de­so­la­do, pi­dió dis­cul­pas y cor­tó. Do­ra Ber­tuc­ci era la úni­ca per­so­na ca­paz de sa­car a Quil­mes de su de­ses­pe­ra­da si­tua­ción.

Muchos dicen que el estadio Centenario está embrujado, y que por eso Quilmes no puede llegar a Primera.

Muchos dicen que el estadio Centenario está embrujado, y que por eso Quilmes no puede llegar a Primera.

 

De fút­bol y bru­je­rías

El vín­cu­lo con lo eso­té­ri­co co­men­zó ha­ce mu­cho tiem­po. Que se se­pa, más de vein­te años. Allá por 1980, Quil­mes atra­ve­sa­ba por una ma­la pro­duc­ción fut­bo­lís­ti­ca que lo pu­so al bor­de del des­cen­so. En­ton­ces a un so­cio se le ha­bría ocu­rri­do ha­cer con­tac­to con una ma­no­san­ta. Aun­que la mu­jer na­da sa­bía de fút­bol, de­ci­dió dar­le una ma­no al club, co­mu­ni­cán­do­se con los di­rec­ti­vos a tra­vés de un in­te­gran­te de la Co­mi­sión Di­rec­ti­va. De esa for­ma se es­ta­ble­ció que to­dos los ju­ga­do­res de­be­rían uti­li­zar una cin­ta ro­ja ata­da a un to­bi­llo. Cuen­ta la le­yen­da que Ho­ra­cio Mi­loz­zi de­so­be­de­ció la con­si­ga por un pro­ble­ma me­nor: le mo­les­ta­ba la cin­ti­ta. Pe­ro él, 21 años des­pués, lo des­mi­ti­fi­ca: “Yo la usé du­ran­te 13 días, pe­ro hu­bo otros ju­ga­do­res que se can­sa­ron an­tes. Más que una co­sa de bru­je­rías se tra­ta­ba de una cá­ba­la que ha­bía em­pe­za­do co­mo una bro­ma”. Cá­ba­la o bru­je­ría, ese año Quil­mes se fue al des­cen­so. 

 

Los bo­ti­nes má­gi­cos

Allá por 1991 la his­to­ria tu­vo un fi­nal fe­liz: el equi­po te­nía un par­ti­do de­ci­si­vo an­te Al­mi­ran­te Brown. Si ga­na­ba, vol­ve­ría a Pri­me­ra, al­go que no con­se­guía des­de el Na­cio­nal 1982. Co­mo sue­le de­cir­se, el fin jus­ti­fi­ca los me­dios. Des­de la uti­le­ría del club sa­lió el da­to que a la pos­tre trae­ría la ben­di­ción. “Yo co­noz­co a un tal Al­do, quien es un re­co­no­ci­do bru­jo de la zo­na, que nos pue­de ayu­dar con un tra­ba­ji­to. Es muy bue­no”, le ha­bría co­men­ta­do uno de los uti­le­ros apo­da­do Ber­tín –que has­ta el mo­men­to si­gue tra­ba­jan­do en la ins­ti­tu­ción– a un al­to di­ri­gen­te quil­me­ño, que tam­bién per­ma­ne­ce en fun­cio­nes.

Fi­nal­men­te, se dio vía li­bre y, efec­ti­va­men­te, Al­do re­ti­ró de la uti­le­ría los bo­ti­nes que uti­li­za­ba ha­bi­tual­men­te Ma­rio Gó­mez, la Tor­tu­ga, ha­bi­li­do­so vo­lan­te pe­ro al­go va­go (de ahí su apo­do). A los dos días, el hom­bre vol­vió con di­chos bo­ti­nes.

Di­cho y he­cho. No se sa­be por qué ac­to de ma­gia, pe­ro Quil­mes le ga­nó a Al­mi­ran­te Brown con un gol de ti­ro li­bre. ¿Ha­ce fal­ta de­cir quién lo hi­zo? Ma­rio Gó­mez con­vir­tió y los cer­ve­ce­ros as­cen­die­ron a Pri­me­ra.

QUILMES-HURACÁN, en el 2000. La primera de las cinco oportunidades que desperdiciaron para ascender.

QUILMES-HURACÁN, en el 2000. La primera de las cinco oportunidades que desperdiciaron para ascender.

  

Bru­ji­ta mía

El in­fier­no tan te­mi­do re­gre­sa­ría al año si­guien­te, con un nue­vo des­cen­so. En una nue­va tem­po­ra­da en la B, Quil­mes no dio pie con bo­la. La his­to­ria se en­ca­mi­na­ba muy pa­re­ci­da a la del 93–94, ya con Hum­ber­to Zuc­ca­re­lli co­mo en­tre­na­dor. Por tal mo­ti­vo, el téc­ni­co le plan­teó a Jo­sé Luis Meisz­ner, por en­ton­ces pre­si­den­te del club, y a Ja­cin­to Po­rro­ni, ti­tu­lar del Con­se­jo de Fút­bol, la ne­ce­si­dad de ape­lar a al­gún ata­jo en la ca­rre­ra por el as­cen­so.

–Yo co­noz­co a una se­ño­ra –ha­bría di­cho– que pue­de ayu­dar al club.

La idea era fa­vo­re­cer es­pi­ri­tual­men­te a los quil­me­ños pa­ra que as­cen­die­ran. Pe­ro ade­más, ha­bía que tra­bar a Gim­na­sia y Es­gri­ma de Ju­juy, su com­pe­ti­dor más di­rec­to.

Fue así que Po­rro­ni, jun­to a Ma­rio De Be­llis, di­ri­gen­te cer­ca­no a la Co­mi­sión Di­rec­ti­va, fue­ron a ver a es­ta mu­jer. Les lle­va­ron va­rias fo­tos de los ju­ga­do­res, tan­to del equi­po ju­je­ño co­mo del pro­pio. El pac­to se arre­gló de la si­guien­te ma­ne­ra: “Acep­to. Yo les co­bro cua­tro mil pe­sos”, ha­bría di­cho la mu­jer. “Dos mil de an­ti­ci­po y el res­to cuan­do ter­mi­ne el tra­ba­jo.”

El la­bu­ro, que fue acep­ta­do y con­sis­tió en pin­char las imá­ge­nes de los ju­je­ños y ben­de­cir a los de Quil­mes, se cris­ta­li­za­ría, se­gún di­jo la mu­jer, en que se lo­gra­rían es­tos re­sul­ta­dos. “Gim­na­sia per­de­rá por 3 a 0 en Per­ga­mi­no. Y Quil­mes le ga­na­rá a De­por­ti­vo Mo­rón”, sen­ten­ció la mu­jer, aun­que sin dar a co­no­cer el se­gun­do re­sul­ta­do. Sa­tis­fe­chos, los hom­bres se vol­vie­ron. Só­lo res­ta­ba es­pe­rar al sá­ba­do si­guien­te. Pe­ro las co­sas no se da­rían tal cual se ha­bía ha­bla­do.

Golpe de nocaut en la final de la B Nacional 2001. Gol de Del Río, de Banfield, y una nueva frustración.

Golpe de nocaut en la final de la B Nacional 2001. Gol de Del Río, de Banfield, y una nueva frustración.

Efec­ti­va­men­te, los ju­je­ños fue­ron go­lea­dos por la ci­fra anun­cia­da. En cam­bio, el par­ti­do de Quil­mes se sus­pen­dió por una bom­ba de es­truen­do que no le per­mi­tió ju­gar a Cuen­ca Sal­dí­var, de Mo­rón. Es­ta si­tua­ción apa­re­cía com­pli­ca­da por­que el equi­po su­re­ño po­día ser san­cio­na­do con la qui­ta de pun­tos. Mien­tras en las ofi­ci­nas de la AFA se re­sol­vía la po­si­ble san­ción, por el club apa­re­ció es­ta se­ño­ra exi­gien­do que le pa­ga­ran el res­to de lo pac­ta­do. Al­te­ra­dos por la fal­ta de de­fi­ni­ción y preo­cu­pa­dos por lo que fa­lla­ría la AFA, los di­rec­ti­vos se ne­ga­ron a pa­gar­le. Ai­ra­da, la mu­jer se re­ti­ró, pe­ro an­tes, mi­rán­do­los ame­na­za­do­ra­men­te, ex­cla­mó: “Por 13 años, Quil­mes nun­ca va a as­cen­der”. Fi­nal­men­te, el en­cuen­tro se ju­gó y los quil­me­ños lo per­die­ron por 3–2. No fue un me­ro re­sul­ta­do ya que te­nían en sus ma­nos la chan­ce de apro­piar­se de la pun­ta (Gim­na­sia su­ma­ba 54 pun­tos, uno más que Quil­mes). A la fe­cha si­guien­te, el cer­ve­ce­ro vol­vió a per­der y los ju­je­ños, gra­cias a su vic­to­ria fren­te a Atlé­ti­co Tu­cu­mán, se con­sa­gra­ron cam­peo­nes.

Esa mu­jer en­fu­re­ci­da se lla­ma­ba Do­ra Ber­tuc­ci y ha­bía co­no­ci­do a Zu­ca­re­lli cuan­do és­te, ya en su úl­ti­ma épo­ca co­mo fut­bo­lis­ta, ju­gó en Chas­co­mús. 

Por esa ra­zón, la peor no­ti­cia que pu­die­ron re­ci­bir los hom­bres del club fue que esa mu­jer ha­bía muer­to.

 

“A Quil­mes se lo lle­vó a la tum­ba“

En rea­li­dad se lla­ma Hil­da Ber­tuc­ci de Iri­ba­rren y su tum­ba es la nú­me­ro 760 en el ce­men­te­rio de Chas­co­mús. Na­ció el 20 de di­ciem­bre de 1931 y mu­rió un día des­pués de cum­plir 65 años, el 21 de di­ciem­bre de 1996. Es­tá en tie­rra y so­bre su lá­pi­da hay al­gu­nas flo­res ar­ti­fi­cia­les, una ve­li­ta con la ima­gen de la Vir­gen de Lu­ján y, des­de ha­ce po­co más de un mes, un ban­de­rín del club Quil­mes. Aun­que lo tra­ta­mos, fue inú­til: la so­bri­na de la di­fun­ta, mis­te­rio­sa­men­te, de­sa­pa­re­ció. En nin­gún mo­men­to se pu­do ha­blar con ella, sal­vo por te­lé­fo­no cuan­do afir­mó: “De eso no sé ab­so­lu­ta­men­te na­da”. 

“Acá, en rea­li­dad, no la co­no­ci­mos por ma­no­san­ta”, di­cen los ve­ci­nos. “La más fa­mo­sa fue la se­ño­ra Zal­dúa, pe­ro mu­rió ha­ce ya mu­chos años.”

La tumba de Dora Bertucci, la bruja de Quilmes, en el cementerio de Chascomús. Murió en 1996.

La tumba de Dora Bertucci, la bruja de Quilmes, en el cementerio de Chascomús. Murió en 1996.

Sin em­bar­go, tres hom­bres, a bor­do de un Peu­geot 306 gris, con­cu­rrie­ron an­te esa tum­ba el miér­co­les 30 de ma­yo. Ha­bían par­ti­do a las 8.30 de la ma­ña­na y re­co­rrie­ron en una ho­ra y vein­te mi­nu­tos los 120 ki­ló­me­tros que se­pa­ran a Quil­mes de Chas­co­mús. Co­mo una ma­ne­ra de com­pen­sar la fal­ta –o sea el no ha­ber­le pa­ga­do el to­tal de lo pac­ta­do–, los hom­bres de­po­si­ta­ron una ofren­da flo­ral y un ban­de­rín del club. Los tres re­za­ron en me­mo­ria de la di­fun­ta y uno de ellos, en voz ba­ja, le pi­dió per­dón y has­ta le su­pli­có que ayu­da­ra a Quil­mes.

Fue inú­til y has­ta mis­te­rio­so, por­que cuan­do lle­ga­ron al lu­gar ha­bía un so­la­zo im­pre­sio­nan­te. Sin em­bar­go, ho­ras des­pués, y en me­dio de un agua­ce­ro tre­men­do, Quil­mes em­pa­tó sin go­les con Nue­va Chi­ca­go, que de esa ma­ne­ra se cla­si­fi­có pa­ra ju­gar la fi­nal con Ins­ti­tu­to por el as­cen­so.

Los que se lle­ga­ron has­ta esa tum­ba fue­ron En­ri­que Stru­bo­lli­ni, Ma­rio De Be­llis y Gus­ta­vo Schen­no­ne. Cuan­do fue­ron con­sul­ta­dos, el pri­me­ro dio al­gu­na pre­ci­sión. “Es cier­to que exis­tió esa bru­ja y que tra­ta­mos de lo­ca­li­zar­la. Via­ja­mos a Chas­co­mús, pe­ro no me pi­das pre­ci­sio­nes por­que no quie­ro te­ner pro­ble­mas con na­die”, afir­mó Stru­bo­li­ni. Por su par­te, tan­to De Be­llis co­mo Schen­no­ne des­min­tie­ron to­do.

A pe­sar de es­to, quien tra­jo a co­la­ción el nom­bre de Do­ra Ber­tuc­ci ha­bría si­do De Be­llis, quien la co­no­ció en su pri­me­ra vi­si­ta a Chas­co­mús y ha­bría si­do él quien po­seía el an­ti­guo nú­me­ro te­le­fó­ni­co. “¿No nos es­ta­rá pa­san­do es­ta ma­la­ria por­que no se le pa­gó a es­ta bru­ja en el 94? Va­mos a lla­mar­la, yo ten­go el te­lé­fo­no”, ha­bría co­men­ta­do Ma­rio en la ofi­ci­na del es­ta­dio Cen­te­na­rio.

Lo cier­to es que ese in­ten­to fue efí­me­ro. Las cua­tro fi­na­les per­di­das en el úl­ti­mo año y me­dio des­per­ta­ron la me­mo­ria de aquel in­ci­den­te en los tres hin­chas. Y en­ton­ces sur­gió esa idea. Lo de­más ya fue con­ta­do: la ges­tión an­te la gen­te del ge­ren­cia­mien­to, el vis­to bue­no pa­ra co­men­zar con la bús­que­da, la lla­ma­da inú­til, la no­ti­cia de la muer­te de do­ña Do­ra y el via­je, ca­si de­ses­pe­ra­do, a la tum­ba de Chas­co­mús.

Es más, la des­pe­di­da que ha­brían te­ni­do de Chas­co­mús fue la­pi­da­ria. Es que, al ir a sa­lu­dar a la so­bri­na de la di­fun­ta, és­ta, mien­tras to­ma­ba un ma­te bien ca­lien­te, les di­jo con frial­dad: “Mi tía se mu­rió; pe­ro con mi tía tam­bién se mu­rió Quil­mes. Suer­te y buen via­je”.

 

El úl­ti­mo in­ten­to

La eli­mi­na­ción an­te el equi­po de Ma­ta­de­ros (y una nue­va frus­tra­ción) le da­rían el pun­ta­pié ini­cial a una nue­va bús­que­da: en­con­trar a don Al­do, aquel de los bo­ti­nes del Tor­tu­ga Gó­mez, que tan bien le ha­bía he­cho al club. Te­nía que des­tra­bar el he­chi­zo.

En­con­trar­lo no fue muy di­fí­cil. Los en­car­ga­dos de ubi­car­los fue­ron los mis­mos hom­bres que lo ha­bían traí­do ha­cía 10 años. Don Al­do, quien na­ció en En­tre Ríos pe­ro ha­ce dé­ca­das que vi­ve por la zo­na sur, lle­gó la se­ma­na pre­via al pri­mer cho­que con Bel­gra­no, por la Pro­mo­ción. Con­tra­ria­men­te a lo que ha­bía rea­li­za­do en su pri­me­ra in­cur­sión, pren­dió en el ves­tua­rio una ve­la gi­gan­te y re­ti­ró tres ca­mi­se­tas: la 2 de Ala­yes, la 6 de Schia­vi y la 9 de Bor­di.

El hom­bre vol­vió a los dos días con las ca­mi­se­tas, y sen­ten­ció: “Quil­mes ga­na­rá el pri­mer par­ti­do y em­pa­ta­rá el otro”. Sus ho­no­ra­rios fue­ron de 365 pe­sos.

Los quil­me­ños su­pe­ra­ron a los cor­do­be­ses en el pri­mer cho­que con un tan­to jus­ta­men­te de Ala­yes. To­do pa­re­cía que se en­ca­mi­na­ba ha­cia des­tra­bar ese em­bru­jo. Pe­ro na­die con­tó con la me­dia vuel­ta de Ju­lio Mug­nai­ni, na­da me­nos que a los 42 mi­nu­tos del se­gun­do tiem­po… An­te la igual­dad de pun­tos, los pi­ra­tas se que­da­ron en Pri­me­ra y Al­do se per­dió los 1500 pe­sos que le ha­bían pro­me­ti­do si el cuen­to te­nía un fi­nal fe­liz.

“Na­die pue­de du­dar que las bru­jas exis­ten…”, afir­mó Ale­jan­dro, hom­bre muy cer­ca­no al plan­tel quil­me­ño. Lo con­cre­to es que las co­sas an­dan mal por Quil­mes en los úl­ti­mos tiem­pos. Por lo pron­to, el Ex­xel Group ya to­mó la de­ci­sión de que en 60 días se re­ti­ra del ge­ren­cia­mien­to del club, con una deu­da que as­cien­de a 12 mi­llo­nes de dó­la­res. Y co­mo si fue­ra po­co lle­gó la gra­ve le­sión del Cho­ri Do­mín­guez, que po­ne un sig­no de in­te­rro­gan­te a su ven­ta a Ita­lia, la cual ga­ran­ti­za­ba dos mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra el club por el 50% del pa­se. Asi­mis­mo, to­da­vía que­da pen­dien­te en­con­trar un bru­jo que pue­da so­lu­cio­nar el ma­le­fi­cio que, se­gún la mal­di­ción for­mu­la­da por do­ña Do­ra en 1994, per­ma­ne­ce­rá vi­gen­te has­ta el 2007, cuan­do se cum­plan los 13 años de aque­lla in­for­tu­na­da pro­fe­cía.

 

Hechizos y antídotos

La mentalista nacida en Quilmes –que entre otras cosas pronosticó el bicampeonato de Boca en la Libertadores, la vuelta de Cavallo y la renuncia de Chacho Alvarez– dice que una maldición siempre se puede revertir.

 

Blanca Curi

No hay dudas de que los trabajos en contra de alguien existen. Pero también es cierto que no son eternos y que hay fórmulas para poder cortarlos de raíz. Tienen siempre solución.

Lo que no creo es que esta persona haya tenido la fuerza para maldecir a un equipo. Se pudo haber enojado mucho, pero de ahí a hacer un maleficio por 13 años es imposible. ¡Qué es eso!

Lo que se hace habitualmente es contratar a un mentor que trabaja seguido con una situación y le baja la línea a los que tienen que mejorar. Hay que estar bajo un contacto permanente con los que se quiere ayudar, y en este caso sólo se trató de un vínculo por un solo partido. Por eso, además, me extraña que se piense que ese maleficio pueda tener tanto poder.

Considero que no hay malos espíritus en contra de Quilmes, dado que los trabajos que se hacen habitualmente son a largo plazo. Se arregla, por ejemplo, para que un equipo salga campeón. Y se trabaja constantemente con los chicos y con el cuerpo técnico, que son los que tienen que bajarle línea al plantel.

Siempre se pueden sacar frutos de una maldición. Creo que lo que les puede haber pasado a los de Quilmes es que todavía no encontraron la persona indicada. Deberán seguir buscando hasta que se topen con un mentor que tenga la energía necesaria para destrabar algo que, para mí, no es eterno y que no tiene tanto peso como ellos suponen.

 

El calvario cervecero

La maldición trajo infinitas desavenencias. Quilmes no sólo perdió cinco finales desde 1999. Hay que sumar la eliminación frente a Instituto en las semifinales del Reducido 94, la salida del Octogonal 97 en manos de Belgrano, la derrota por 2–0 como local contra Aldosivi, que lo sacó del torneo en las semifinales del Reducido 98, y un 3–3 increíble en Rafaela. Superaba 3–1 a Atlético y a los 44 y 47 del segundo tiempo le empató y lo dejó afuera en cuartos del Reducido 99.

 

 

Por Carlos Irusta y Christian Mellara (2001).

Temas en esta nota:

Imagen de 1991. Guillermo Vilas se convirtió en leyenda
¡Habla memoria!

1991. Guillermo Vilas se convirtió en leyenda

El tenista más emblemático argentino acababa de ingresar en el Salón de la fama del tenis, una distinción por su gloriosa carrera pero también por el aporte para el desarrollo del deporte donde brilló.

Imagen de Campeones del 78: héroes Olvidados
¡Habla memoria!

Campeones del 78: héroes Olvidados

En 2003, veinticinco años después de alcanzar la gloria máxima al ganar el Mundial de 1978, El Gráfico reunió a varios campeones del Mundo que contaron como vivieron aquella gesta.

Imagen de 1991. Latorre sacó patente de crack
¡Habla memoria!

1991. Latorre sacó patente de crack

La era de los grandes jugadores de la década del 80 había terminado, comenzaban a surgir algunos talentosos que ilusionaban a todo aquel que gusta del fútbol exquisito. Diego Latorre tenía todas las condiciones para romperla.

DEJÁ TU COMENTARIO