¡Habla memoria!

2001. El Superpibe

Por Redacción EG · 12 de noviembre de 2019

La temporada consagratoria de Manu Ginóbili en Bologna, donde ganó la triple corona y ya empezaba a ser visto desde la NBA. Donde finalmente fue y triunfó.

Lucia­no Ca­pic­chio­ni es un per­so­na­je po­pu­lar del bás­quet eu­ro­peo. Es re­pre­sen­tan­te de ju­ga­do­res y vi­ve en la Re­pú­bli­ca de San Ma­ri­no. Hi­zo es­te co­men­ta­rio:

–En trein­ta años que lle­vo tra­ba­jan­do en el bás­quet co­mo agen­te de ju­ga­do­res de to­do el mun­do, Ema­nuel Gi­nó­bi­li es el me­jor clien­te que he te­ni­do. Ha sa­bi­do equi­li­brar su cua­li­dad de buen ju­ga­dor e ído­lo con su ca­li­dad de per­so­na. To­ni Ku­koc, el croa­ta, es­ta­ba por ahí cer­ca...

Val­ga es­ta re­fle­xión pa­ra em­pe­zar a ex­pli­car el fe­nó­me­no.

Ema­nuel Gi­nó­bi­li, ba­hien­se, hoy ca­si 24 años, lle­gó a Ita­lia en 1998 al Vio­la Reg­gio Ca­la­bria, en­ton­ces en la se­rie A–2, la se­gun­da ca­te­go­ría de Ita­lia, lue­go de só­lo tres tem­po­ra­das en la Li­ga Na­cio­nal de Ar­gen­ti­na. En el 2000 pa­só a una de las so­cie­da­des gran­des, la Kin­der Bo­log­na. Y en su pri­mer año, sin es­pe­rar na­da, fue fi­gu­ra de un jo­ven equi­po que ga­nó su­ce­si­va­men­te to­do: la Co­pa Ita­lia, la Eu­ro­li­ga y la Li­ga Ita­lia­na. No­ta­ble. Y ade­más fue ele­gi­do el Ju­ga­dor Más Va­lio­so (MVP) de las dos prin­ci­pa­les com­pe­ten­cias. Bri­llan­te.

Una so­la vez lle­gó tar­de a los en­tre­na­mien­tos en Bo­log­na, cuan­do el res­to ya se en­con­tra­ba elon­gan­do. En la le­gen­da­ria Vir­tus, to­da­vía es­ta­ba el ser­bio Pre­dag Da­ni­lo­vic, enor­me ído­lo “bian­co­ne­ro”. Le pe­gó un gri­to:

–¡Guar­da que ques­to non e mi­ca Reg­gio Ca­la­bria, eh! (¡Aten­to que aquí no es­ta­mos en Reg­gio Ca­la­bria!)

Fue su­fi­cien­te co­mo lec­ción, por­que  aquel chi­co que lle­ga­ba con ti­mi­dez a la Vir­tus no era aún el ído­lo que en una so­la tem­po­ra­da se pu­so a los ti­fo­si en el bol­si­llo. Tan­to que ate­nuó el re­ti­ro de una fi­gu­ra ado­ra­da co­mo el pro­pio Sas­ha Da­ni­lo­vic.

El Hue­vo Sán­chez, en­tre­na­dor ar­gen­ti­no y ami­go de la fa­mi­lia Gi­nó­bi­li, que co­no­ce a Ma­nu des­de que na­ció el 28 de ju­lio de 1977, fue a vi­si­tar­lo ha­ce po­co a la re­co­no­ci­da Ca­pi­tal del Bás­quet de Ita­lia:

“Vol­ví con­mo­vi­do por la ido­la­tría que hay por Ema­nuel. No se pue­de ir con él a nin­gún res­tau­ran­te, no se pue­de ca­mi­nar por la ca­lle. El ase­dio no pa­ra. Le que­ría com­prar su ca­mi­se­ta N° 6 ne­gra de la Kin­der –la del mer­chan­di­sing– a mi hi­jo Ale­jo, pe­ro no pu­de. Es­tá ago­ta­da, por­que to­dos la pi­den”, con­tó.

Clásico de Bologna contra la Paf. “Air” Ginóbili dejó al norteamericano Anthony Bowie en el piso.

Clásico de Bologna contra la Paf. “Air” Ginóbili dejó al norteamericano Anthony Bowie en el piso.

 

Ju­gar co­mo los dio­ses

Su tem­po­ra­da –que ter­mi­nó sien­do es­pec­ta­cu­lar– arran­có con una op­ción di­fí­cil de de­ci­dir pa­ra se­guir su ca­rre­ra: Olym­pia­kos Pi­raeus, de Gre­cia, o Kin­der Bo­log­na. En 1999 ha­bía lo­gra­do el as­cen­so con la Reg­gio Ca­la­bria al gru­po A–1 y fue ele­gi­do en el draft de la NBA por San An­to­nio Spurs.

–¿Qué pen­sa­bas, qué que­rías?

–En rea­li­dad, yo te­nía mu­chas du­das al lle­gar a Bo­log­na, más allá de la de­ci­sión so­bre Gre­cia o Ita­lia.

–¿Cuál era tu preo­cu­pa­ción?

–Ha­bía mu­chos ju­ga­do­res en mi pues­to de es­col­ta y el en­tre­na­dor Et­to­re Mes­si­na es muy exi­gen­te. Mi ob­je­ti­vo era sim­ple­men­te cum­plir un año acep­ta­ble, ir adap­tán­do­me a las com­pe­ti­cio­nes eu­ro­peas y pre­pa­rar­me pa­ra te­ner co­mo ma­yor as­pi­ra­ción una tem­po­ra­da co­mo és­ta re­cién el año si­guien­te. Hoy por hoy no ten­go nin­gu­na du­da de que ele­gí bien y de que el he­cho de que­dar­me en Ita­lia, don­de lle­va­ba dos tem­po­ra­das, fa­ci­li­tó mu­chí­si­mo mi adap­ta­ción a una nue­va ciu­dad y a un ti­po de equi­po to­tal­men­te dis­tin­to al Reg­gio Ca­la­bria, ya sea por fi­gu­ras, pre­sio­nes y mu­chas co­sas más.

–¿Por qué ga­na­ron to­do?

–Por­que mos­tra­mos un gran jue­go de equi­po, sin egoís­mos y con gran es­pí­ri­tu de lu­cha y mu­cho ham­bre de vic­to­rias. En un mo­men­to su­má­ba­mos más de 30 triun­fos  con­se­cu­ti­vos y se­guía­mos ju­gan­do co­mo des­pués de una de­rro­ta. No es fá­cil man­te­ner la con­cen­tra­ción cuan­do se lle­van más de tres me­ses sin per­der un par­ti­do.

–¿Qué otro ele­men­to in­flu­yó en la gran cam­pa­ña?

–Más allá de te­ner muy bue­nos ju­ga­do­res en to­dos los pues­tos, hu­bo un mé­ri­to im­por­tan­te del cuer­po téc­ni­co de Mes­si­na en el plan­teo tác­ti­co. Tam­bién con­tó el as­pec­to fí­si­co que ma­ne­jó el pre­pa­ra­dor Fran­ces­co Cuz­zo­lin, ya que so­mos el equi­po más jo­ven de Ita­lia y el se­gun­do de Eu­ro­pa des­pués del Olim­pi­ja de Ljubl­ja­na, mien­tras que mu­chos te­nían ve­te­ra­nos que no nos aguan­ta­ban el rit­mo to­do el par­ti­do.

–¿Hay mu­cha pre­sión ju­gan­do en la Vir­tus?

–Siem­pre hay, a pe­sar de que es­te año nos fue muy bien. En la ter­ce­ra fe­cha per­di­mos con un equi­po re­cién as­cen­di­do, el Snai­de­ro Udi­ne, y hu­bo reu­nio­nes, ame­na­zas de mul­tas y los dia­rios nos ma­ta­ron.

–¿Y en tu ca­so par­ti­cu­lar?

–En el pri­mer par­ti­do de la Eu­ro­li­ga per­di­mos con­tra el AEK en Ate­nas y yo hi­ce úni­ca­men­te dos pun­tos de ti­ro li­bre. Me ata­ca­ron di­cien­do que no es­ta­ba lis­to pa­ra es­te ni­vel, que me fal­ta­ba re­gu­la­ri­dad, que de vi­si­tan­te no ju­ga­ba igual que en Bo­log­na y mu­chas otras co­sas. Des­pués, cuan­do em­pe­za­mos a ga­nar tan se­gui­do, se fue­ron di­si­pan­do las du­das. Lo que no sen­tí fue, eso sí, nin­gu­na pre­sión por mi con­tra­to.

–¿Qué apren­dis­te en Ita­lia?

–De­por­ti­va­men­te, a ju­gar más en equi­po y a tra­tar de ha­cer me­jo­res a mis com­pa­ñe­ros, de­fen­der más in­ten­so y res­pon­sa­ble­men­te, y no tan­to más... Sim­ple­men­te, me fui de­sa­rro­llan­do en cuan­to a las exi­gen­cias y por el so­lo he­cho de ju­gar con gen­te que lo ha­ce bien y te exi­ge día a día. Bá­si­ca­men­te, mi es­ti­lo de jue­go cam­bió po­co. 

–¿Te fal­ta apren­der al­go?

–¿Apren­der? Mmmm, qué se yo... tan­tas co­sas, se­gu­ro. So­bre to­do, me fal­ta me­jo­rar mu­cho en to­das las fa­ce­tas del jue­go, creo que pue­do ha­cer un po­co más en to­dos la­dos de la can­cha; siem­pre hay al­go pa­ra me­jo­rar, ya sea una po­si­ción de­fen­si­va, se­lec­ción y por­cen­ta­jes de lan­za­mien­tos, vi­sión de jue­go, en fin... mu­chas co­sas.

 

Un chi­co de la ca­sa

La ma­yor par­te del tiem­po se la pa­sa en el de­par­ta­men­to que al­qui­la en via Don Min­zo­ni de Bo­log­na. Es un adic­to fa­ná­ti­co a la com­pu­ta­do­ra (a los 13 años se gas­tó to­dos sus aho­rros en com­prar­se una). Es­cu­char mú­si­ca, ver pe­lí­cu­las y es­tar con su no­via Ma­ria­ne­la ocu­pan la ma­yor par­te del tiem­po si no jue­ga o se en­tre­na. Es la hi­ja del ex ju­ga­dor Luis Oro­ño y Ema­nuel di­ce: “Es tem­pra­no pa­ra ha­blar de ca­sa­mien­to, pe­ro es­toy prác­ti­ca­men­te se­gu­ro de que ella se­rá la fu­tu­ra ma­dre de mis hi­jos. Tam­po­co creo que sea ne­ce­sa­rio fir­mar pa­pe­les por el mo­men­to. Es­ta­mos de­ma­sia­do bien así co­mo pa­ra cam­biar las co­sas. ¿No es cier­to, Many?”.

Por In­ter­net se co­mu­ni­ca con to­do el mun­do. Bas­quet­bo­lis­ta ar­gen­ti­no que cha­tee, se­gu­ro que ten­drá el en­la­ce con el ci­ber­né­ti­co Ma­nu. “Se­ría una lo­cu­ra em­pe­zar a nom­brar a to­dos”, di­ce. Pe­ro sa­be­mos que los pri­me­ros a lla­mar son Luis Sco­la, Lu­cas Vic­to­ria­no, Lean­dro Pa­lla­di­no y Fa­bri­cio Ober­to. Con sus pa­dres Jor­ge y Ra­quel en Ba­hía Blan­ca, ob­via­men­te, tie­ne el ma­yor con­tac­to.

En los días li­bres le en­can­ta sa­lir a pa­sear y co­no­cer lu­ga­res nue­vos. Así hi­zo con Ro­ma, Ve­ne­cia, Flo­ren­cia, San Ma­ri­no, Ve­ro­na y has­ta Ma­drid. Se ríe: “La gen­te que lee pen­sa­rá que es­toy de jo­da, pe­ro to­do es­to lo hi­ce en tres años y es­tu­ve só­lo uno o dos días en ca­da lu­gar”.

Ema­nuel destaca una gran ex­pe­rien­cia: “Apren­dí a vi­vir so­lo, a ma­ne­jar­me en una so­cie­dad que pri­me­ro pa­re­ce muy dis­tin­ta, aun­que al fin y al ca­bo es si­mi­lar a la nues­tra en cuan­to a la gen­te, pe­ro no en lo eco­nó­mi­co. Y a la dis­tan­cia apren­dí a va­lo­rar más las co­sas sim­ples de mi Ba­hía Blan­ca, co­mo mi fa­mi­lia, mis ami­gos, mi ca­sa, el club (Ba­hien­se del Nor­te, por su­pues­to), mi pe­rro Oto­ño, los asa­dos con gen­te que­ri­da y tan­tas otras co­sas que, cuan­do uno es­tá allí, lo vi­ve co­mo al­go to­tal­men­te na­tu­ral, pe­ro es­tan­do a 12 mil ki­ló­me­tros se ex­tra­ñan y mu­cho”.

El gesto lo dice todo: ¡Forza, Kinder! Manu fue el único argentino que logró la triple corona de Italia.

El gesto lo dice todo: ¡Forza, Kinder! Manu fue el único argentino que logró la triple corona de Italia.

 

Ex­clu­si­vo pa­ra ar­gen­ti­nos

La char­la va del bás­quet ita­lia­no al ar­gen­ti­no.

–Nom­brá a tres per­so­nas que con­tri­bu­ye­ron a tu cre­ci­mien­to co­mo ju­ga­dor.

–Os­car Sán­chez, por­que fue el que me lle­vó a un equi­po de Li­ga (An­di­no de La Rio­ja a los 18 años) y me dio la pri­me­ra po­si­bi­li­dad de ju­gar y es­tá con­ti­nua­men­te acon­se­ján­do­me. To­da­vía hoy lo si­gue ha­cien­do. Da­niel Ro­drí­guez, por­que fue el que me dio una con­fian­za cie­ga pa­ra en­trar a la can­cha y ha­cer lo que sen­tía (Es­tu­dian­tes de Ba­hía Blan­ca), equi­vo­car­me, ti­rar, pro­du­cir co­sas en ge­ne­ral. El es­ti­lo de jue­go que pro­pu­so, atlé­ti­co y rá­pi­do, fue el ideal pa­ra mí. Y ya en Ita­lia, mi ac­tual en­tre­na­dor Mes­si­na, por­que me hi­zo cre­cer mu­cho co­mo ju­ga­dor de equi­po gran­de, en­ten­der si­tua­cio­nes de jue­go que por ahí no veía, aun­que a ve­ces uno den­tro de la can­cha lo quie­re ma­tar por su ca­rác­ter tem­pe­ra­men­tal y exi­gen­te. Es un gran co­no­ce­dor y se pue­de sa­car mu­chí­si­mo de to­do lo que di­ce.

–Se­gu­ra­men­te ha­brá otros...

–Sí, los tres fue­ron los que más con­tri­bu­ye­ron en cuan­to a téc­ni­ca. Pe­ro otra gen­te, aun­que me­nos di­rec­ta­men­te, in­flu­yó en mi ca­rre­ra de­por­ti­va o en mi jue­go. Mi pa­pá Jor­ge, mis her­ma­nos Lean­dro y Se­bas­tián (Se­po), Danny Fa­ra­be­llo en An­di­no, los nor­tea­me­ri­ca­nos Grant Gon­dre­zick en Es­tu­dian­tes y Brent Scott en Reg­gio Ca­la­bria, Juan Es­pil y Ale­jan­dro Mon­tec­chia en la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na, el fran­cés An­toi­ne Ri­ga­deau y el vi­ce­pre­si­den­te y ex ju­ga­dor Ro­ber­to Bru­na­mon­ti en la Kin­der Bo­log­na. Quien más quien me­nos de to­dos sa­qué co­sas y me ayu­da­ron mu­cho en su mo­men­to. Mi pa­pá en las dis­cu­sio­nes y a los de­más vién­do­los ju­gar o sim­ple­men­te es­cu­chan­do lo que te­nían que de­cir.

–¿Qué es lo pri­me­ro que re­cor­dás de tu cor­ta tra­yec­to­ria por la Li­ga Na­cio­nal?

–Mi pa­so por Es­tu­dian­tes de Ba­hía, so­bre to­do la se­gun­da tem­po­ra­da don­de pro­me­dié 24,9 pun­tos. Ju­gar con mi her­ma­no Se­po por pri­me­ra vez, con Pan­cho Ja­sen, Pa­blo Gil y Juan Mi­guel Vig­na, real­men­te ami­gos. Un gru­po muy lin­do con el que se lo­gra­ron mu­chas co­sas po­si­ti­vas, fui­mos oc­ta­vos en 1997 y cuar­tos en 1998 con el Ze­ta Ro­drí­guez co­mo téc­ni­co. Ha­ber lle­na­do la can­cha de Es­tu­dian­tes y que se co­rea­ra mi nom­bre no tie­ne com­pa­ra­ción con na­da. Nues­tro es­ti­lo era muy lin­do de ju­gar y de ver. Dis­fru­ta­mos to­dos.

–Fuis­te com­pa­ñe­ro de Pe­pe Sán­chez en Ba­hien­se del Nor­te, ¿có­mo lo veías en­ton­ces?

–Ya era un ju­ga­dor dis­tin­to des­de que lo en­fren­ta­ba en mi­ni, cuan­do él es­ta­ba en El Na­cio­nal. Creo no ha­ber vis­to a un chi­co de 8 o 10 años pi­car y ju­gar co­mo lo ha­cía Pe­pe. Siem­pre fue muy in­te­li­gen­te y gran co­no­ce­dor del jue­go, su­mán­do­le una do­sis de per­so­na­li­dad po­co co­mún en chi­cos de esa edad. Co­mo com­pa­ñe­ros tu­vi­mos mi­llo­nes de pe­leas, por­que no me la pa­sa­ba nun­ca, los dos que­ría­mos ti­rar to­das las ve­ces, así que ima­gí­nen­se los otros diez có­mo se que­da­ban, ¡po­bres! No, real­men­te no nos lle­vá­ba­mos tan bien con Pe­pe, pe­ro ha­bía un res­pe­to mu­tuo. Siem­pre lo ad­mi­ré y hoy tam­bién lo ha­go. Tie­ne una con­trac­ción al tra­ba­jo que no tie­ne ca­si na­die, y en eso me in­clu­yo, y las ideas bien cla­ras.

 

Amor en ce­les­te y blan­co

Su de­but en la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na en com­pe­ten­cias ofi­cia­les fue en el Cam­peo­na­to Mun­dial de 1998 rea­li­za­do en Gre­cia y don­de se lo­gró el oc­ta­vo pues­to. Des­de en­ton­ces es­tá en el equi­po na­cio­nal. Co­mo Sub-22 ha­bía si­do cuar­to en el Mun­dial de Aus­tra­lia de 1997.

–¿To­da­vía te­nés in­te­rés en ju­gar en la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na?

–Sí, ob­via­men­te. Es al­go muy lin­do y a to­dos nos gus­ta, so­bre to­do por­que real­men­te la pa­sa­mos bien es­tan­do jun­tos y lu­chan­do por un ob­je­ti­vo co­mún. Jue­go en Ita­lia, pe­ro ex­tra­ño a los chi­cos de la Se­lec­ción (el Pu­ma Mon­tec­chia, Pe­pe Sán­chez, Leo Pa­lla­di­no, Gaby Fer­nán­dez, Lu­cas Vic­to­ria­no, Lui­si­to Sco­la, Fa­bri Ober­to, to­dos), me gus­ta­ría te­ner a al­gu­no en mi equi­po.

–¿No hay pro­ble­mas en­ton­ces?

–El úni­co es que no de­ja tiem­po pa­ra las va­ca­cio­nes des­pués de una lar­ga tem­po­ra­da. Mu­cha gen­te pue­de cri­ti­car a los ju­ga­do­res cuan­do re­nun­cian a una con­vo­ca­to­ria, co­mo ha ocu­rri­do en 1999, en el ci­clo de Ju­lio La­mas, pe­ro hay que po­ner­se en la piel del ju­ga­dor a ve­ces y so­por­tar los diez me­ses de com­pe­ten­cia con más de 75 par­ti­dos, en­tre­na­mien­tos real­men­te du­ros, pre­sio­nes, le­sio­nes y tan­tas otras co­sas y des­pués de­jar de la­do el ochen­ta por cien­to de tus va­ca­cio­nes y, en lu­gar de dis­fru­tar con la fa­mi­lia, ir a ven­dar­se otra vez to­dos los días y em­pe­zar otro cam­peo­na­to. No es pa­ra na­da fá­cil, por­que ade­más lle­gás can­sa­do pa­ra co­men­zar otros 75 par­ti­dos de la nue­va tem­po­ra­da. Es una rue­da de la que es di­fí­cil sa­lir.

–¿Có­mo es­ta­mos en el mun­do?

–No ten­go du­das de que en una com­pe­ten­cia, en cuan­to a ta­len­to in­di­vi­dual, no es­ta­mos de­trás de ca­si na­die, sal­vo Yu­gos­la­via, si va con to­dos sus ju­ga­do­res es­tre­llas, y Es­ta­dos Uni­dos, que siem­pre es­tá en otra di­men­sión. Se di­ce que Ar­gen­ti­na tie­ne un buen equi­po, pe­ro creo que no es to­do el res­pe­to que nos po­de­mos ga­nar con un re­sul­ta­do po­si­ti­vo. Se­rá cues­tión de es­pe­rar el Cam­peo­na­to Mun­dial de In­dia­ná­po­lis 2002 y ver si real­men­te me­re­ce­mos ser tan res­pe­ta­dos o se­gui­re­mos sien­do só­lo un lin­do equi­po.

Emanuel, con la camiseta argentina, pica frente al brasileño Caio.

Emanuel, con la camiseta argentina, pica frente al brasileño Caio.

Fu­tu­ro de NBA

Los pre­mios tam­bién fue­ron una cons­tan­te. En su pri­me­ra tem­po­ra­da ar­gen­ti­na de 1995/96 fue ele­gi­do co­mo re­ve­la­ción de la Li­ga Na­cio­nal en la en­cues­ta del pe­rio­dis­mo es­pe­cia­li­za­do. En el Jue­go de las Es­tre­llas de Ita­lia de es­te año ob­tu­vo el Con­rad McRae que se otor­ga a la me­jor vol­ca­da del par­ti­do. A los trein­ta se­gun­dos de ha­ber en­tra­do se la en­te­rró a De­nis Mar­co­na­to y ga­nó un her­mo­so pla­to de pla­ta que ador­na su ca­sa. En la Eu­ro­li­ga fue ele­gi­do el Ju­ga­dor Más Va­lio­so de las fi­na­les por el vo­to del pe­rio­dis­mo reu­nien­do 11 so­bre 11.

–Y aho­ra la co­se­cha si­guió con el MVP de la Li­ga Ita­lia­na.

–Sí, vo­ta­ron los téc­ni­cos y los ca­pi­ta­nes de to­dos los equi­po de la Se­rie “A” más al­gu­nos pe­rio­dis­tas es­pe­cia­li­za­dos. No sa­lie­ron los cóm­pu­tos, pe­ro el re­co­no­ci­mien­to de co­le­gas y téc­ni­cos es el más im­por­tan­te de to­dos. A un en­tre­na­dor, por ejem­plo, lo en­fren­tas­te va­rias ve­ces e hi­zo scou­tings pa­ra de­fen­der­te. Los otros can­di­da­tos se­gu­ra­men­te fue­ron Gre­gor Fuc­ka (Paf), Ras­hard Grif­fith (Kin­der) y Gian­mar­co Poz­zec­co (Va­re­se) y creo que bas­ta. Sin du­das me ayu­da­ron to­das las vic­to­rias que con­se­gui­mos.

 

En 1999 Ema­nuel ya ha­bía pro­du­ci­do otra con­mo­ción: fue ele­gi­do por San An­to­nio Spurs en el draft de la NBA. Fue el nú­me­ro 57 en­tre los 58 se­lec­cio­na­dos.

El en­tre­na­dor del equi­po te­xa­no, Gregg Po­po­vich, ex­pli­có su elec­ción: “Es un gran ano­ta­dor. Sa­be sa­lir bien de las cor­ti­nas y cuen­ta con un ti­ro ex­te­rior muy ve­loz. Lo vi ju­gar y creo que po­de­mos agre­gar­le va­rias ha­bi­li­da­des. Se­rá más ade­lan­te...”.

–¿Que­rés se­guir en Eu­ro­pa o in­ten­tar en la NBA?

–Me gus­ta­ría in­ten­tar la NBA aun­que sea por un año y des­pués de­ci­dir si vuel­vo o me que­do. Sa­ber si pue­do ju­gar allí o no. Creo que es una opor­tu­ni­dad que se pre­sen­ta po­cas ve­ces, pe­ro tam­bién creo en la pa­cien­cia. Si te­nés ca­pa­ci­dad y ca­li­dad, un po­co an­tes o un po­co des­pués vas a es­tar allí.

–¿Có­mo es­tá el con­tac­to con los Spurs?

–Muy bien. Se mues­tran muy in­te­re­sa­dos y bas­tan­te se­gu­ros de que el año que vie­ne me van a te­ner con ellos. Mi re­la­ción más que na­da es con el vi­ce­pre­si­den­te y asis­ten­te del ge­ne­ral ma­na­ger, Bu­ford, vía mail, que fue el que siem­pre lo hi­zo. Hu­bo ve­ces que has­ta me pa­só fe­li­ci­ta­cio­nes tan­to del en­tre­na­dor y ge­ne­ral ma­na­ger Gregg Po­po­vich co­mo del pro­pie­ta­rio Pe­ter Holt. Por aho­ra no hay fe­chas de prue­ba ni na­da. Den­tro de un año, es­pe­ro que sí.

¿Se­rá el ter­cer ar­gen­ti­no en la NBA?

 

En Bologna alcanzó el nivel que lo catapultó en San Anotnio.

En Bologna alcanzó el nivel que lo catapultó en San Anotnio.

 

 

Frente al espejo

Es un jugador 10 y un chico 10. Asombra como jugador en la cancha y sobresale como persona en la vida. Esta es la visión desde adentro y desde afuera de su joven personalidad.

Autoanálisis de Emanuel Ginóbili:

“Entre mis virtudes creo que se puede destacar que soy muy ambicioso, competitivo y con ganas de aprender. Escucho cuando hay alguien que vale la pena escuchar y tengo mucha confianza en mis medios. Hoy por hoy, físicamente, saco ventajas. Seguramente tendré alguna virtud más, pero no me gusta hablar de eso.

Entre los defectos, anoto: mejorar el juego sin pelota y aprender a no depender de mi físico, ya que no dura para siempre. Hay momentos en que vivo completamente del instinto y necesito dominarlo.

Sólo un poco más: hay veces que me tengo demasiada confianza y siento que puedo solucionar problemas yo solo. No puede ser. Defensivamente, si bien mejoré marcando sobre la pelota, me distraigo mucho lejos de la misma. Si hablan con mi entrenador, encontrarán alguno más”.

Apunte de su entrenador Ettore Messina, considerado el Nº 1 de Italia: “Manu tiene  su cuenta bancaria resuelta, pero siempre está atento para escuchar porque quiere aprender más. No es común”.

 

El cuarto argentino

Emanuel Ginóbili es el cuarto jugador argentino en ser campeón de Italia, después de Carlos D’Aquila y Alberto De Simone (ambos con Oransoda Cantú en 1968) y Hugo Sconochini (también con Kinder Bologna en 1998). Manu y  Sconochini son los únicos que lograron el título de campeón de Europa.

En esta Liga Italiana jugó 43 partidos, con 38 victorias y solamente 5 derrotas.

 

 

El Gráfico (2001)

Imagen de MARADONA: DOS CARAS, UN GENIO DEL FUTBOL
¡Habla memoria!

MARADONA: DOS CARAS, UN GENIO DEL FUTBOL

Sin dudas, al menos para el pueblo Argentino, el mundial de Italia 1990 quedó marcado en el corazón del hincha. La FIFA nos regala un hermoso raconto de un equipo y un líder, que lo dieron todo y se quedaron sin nada. Biografía de la última gran epopeya del fútbol Argentino.

Imagen de Cuando Diego empezó a ser Maradona
¡Habla memoria!

Cuando Diego empezó a ser Maradona

Hace 38 años, se terminaba de cerrar una operación histórica para el fútbol mundial: Diego, el pibe de oro y su pase record al Barcelona.

Imagen de Simeone, el hombre selección
¡Habla memoria!

Simeone, el hombre selección

Símbolo de la década del 90 y un referente de entrega por los colores argentinos, el Cholo disputó tres Mundiales y ganó dos Copas América. Y todo empezó con esta foto.

DEJÁ TU COMENTARIO