¡Habla memoria!

Vedere Diego e dopo morire

Por Redacción EG · 25 de octubre de 2019

Nápoli no atravesaba su mejor momento, era doloroso ver al equipo que de la mano de Maradona le había mojado la oreja a los poderosos, podía llegar a desaparecer.

Aca­lo­ra­do tras su pri­me­ra re­co­rri­da por un de­so­la­do San Pao­lo que en po­co tiem­po re­ba­sa­ría con el fút­bol de su zur­da, in­gre­só en el ves­tua­rio pa­ra re­fres­car­se y des­de esas du­chas, en las que unos años más tar­de fes­te­ja­ría ba­ña­do en glo­ria, Die­go Ma­ra­do­na lan­zó un co­men­ta­rio que mar­có el co­mien­zo de su re­cí­pro­co idi­lio con Na­po­li: “Ca­be­zón, es­to es Ar­gen­ti­nos Ju­niors”. Las pa­la­bras di­ri­gi­das a su re­pre­sen­tan­te, Jor­ge Cy­tersz­pi­ler, ese 4 de ju­lio de 1984, dan una acer­ta­da di­men­sión del des­ti­no que aca­ba­ba de in­cor­po­rar­se a la vi­da del Diez.

Que­bra­do por el des­pre­cio y la dis­cri­mi­na­ción de una por­ción de los cu­lés del Bar­ce­lo­na, con el re­cuer­do la­ten­te de una ino­por­tu­na he­pa­ti­tis, y con su zur­da va­ri­ta asi­mi­lan­do nue­vos tru­cos mer­ced a la cri­mi­nal pa­ta­da de La Bes­tia Ne­gra del Ath­le­tic, An­do­ni Goi­coe­chea, el as­tro arri­bó a Ná­po­les pa­ra con­ver­tir­se él mis­mo en los ci­mien­tos de una mo­le que se cons­tru­yó por obra y gra­cia de sus pa­ses má­gi­cos.

Fue ins­tan­tá­neo. Un flash. Amor eter­no con só­lo una mi­ra­da o ni si­quie­ra eso. Har­to de cier­ta aris­to­cra­cia ca­ta­la­na, Na­po­li sig­ni­fi­có pa­ra Die­go un vol­ver al pa­sa­do, a sus orí­ge­nes. Des­de aquel 5 de ju­lio en el que 80.000 na­po­li­ta­nos se die­ron ci­ta só­lo pa­ra ver­lo ju­gue­tear con su in­se­pa­ra­ble so­cia, en ese es­ta­dio San Pao­lo que un día an­tes ha­bía ele­gi­do co­mo su tem­plo, Ma­ra­do­na se eri­gió co­mo el me­sías de una ciu­dad hu­mil­de, po­pu­lar y la­bu­ra­do­ra, con sus ca­lle­jo­nes em­pe­dra­dos, su pa­sa­do nos­tál­gi­co y ese cos­ta­do mar­gi­nal tan ca­rac­te­rís­ti­co en For­ce­lla y Vi­ca­ria. Con tan­to aro­ma a Vi­lla Fio­ri­to.

Die­go se sin­tió en ca­sa. Se en­con­tró con la sen­ci­llez de Ar­gen­ti­nos Ju­niors y la pa­sión fer­vo­ro­sa de Bo­ca. To­do Ná­po­les lo ele­vó al al­tar de san Gen­na­ro, pa­ra mu­chos, el au­tor del mi­la­gro del arri­bo del Diez. Pro­fe­ta en su tie­rra adop­ti­va, Ma­ra­do­na con­du­jo al equi­po del Sur a to­car el cie­lo con am­bas ma­nos. Na­po­li se les plan­tó sin ti­tu­bear a los gi­gan­tes del Nor­te y, guia­do por su san­to en la can­cha, co­se­chó al­go que ja­más ha­bía so­ña­do en su te­rre­nal vi­da: dos scu­det­tos, una Co­pa Ita­lia, una Co­pa UE­FA y una Su­per­co­pa de Ita­lia. Du­ran­te 6 años y 9 me­ses, el San Pao­lo fue el tem­plo del as­tro. El adiós a su tie­rra pro­me­ti­da lle­gó el 1º de abril de 1991. En esa pri­ma­ve­ra ita­lia­na, la mo­le del Sur per­dió sus ci­mien­tos y esa es­truc­tu­ra gi­gan­te y ma­ra­vi­llo­sa co­men­zó a in­cli­nar­se y a res­que­bra­jar­se co­mo si fue­ra la To­rre de Pi­sa.

Do­ce tem­po­ra­das des­pués de la par­ti­da de Die­go, Na­po­li se en­cuen­tra an­teúl­ti­mo en la Se­rie B, con el te­mi­do pri­mer des­cen­so de su his­to­ria a la C1 a la vuel­ta de la es­qui­na, con gra­ví­si­mos pro­ble­mas eco­nó­mi­cos que pue­den ha­cer­le co­rrer el mis­mo des­ti­no que la de­sapa­re­ci­da Fio­ren­ti­na y con sus ti­fo­si con el al­ma he­ri­da año­ran­do la vuel­ta del pro­fe­ta.

 

No hay dudas que Maradona es el rey de Nápoles.

No hay dudas que Maradona es el rey de Nápoles.

 

EL BUE­NO. “Ma­ra­do­na pro­vo­có el cam­bio fun­da­men­tal en Na­po­li. En el fút­bol y en to­do. Le dio una ca­te­go­ría dis­tin­ta, otro per­fil de im­por­tan­cia. Has­ta ese mo­men­to ha­bía ju­ga­do­res que no que­rían ir a los equi­pos del Sur.” Da­niel Ber­to­ni de­sem­bar­có en el club par­te­no­peo en la mis­ma tem­po­ra­da que Die­go y du­ran­te dos cam­pa­ñas fue tes­ti­go de lo que sig­ni­fi­có el as­tro pa­ra los na­po­li­ta­nos. “En su mo­men­to era más que san Gen­na­ro. Por esa pa­sión y ese amor de sus hin­chas, Na­po­li es el lu­gar en el mun­do pa­ra Die­go”, cuen­ta el ex de­lan­te­ro de la Fio­re, quien se pe­lea­ba con el Diez a la ho­ra de pa­tear los ti­ros li­bres.

En la des­pa­re­ja lu­cha ra­cial en­tre el Sur em­po­bre­ci­do y ol­vi­da­do y la abun­dan­cia as­fi­xian­te del Nor­te, Ma­ra­do­na ju­gó un par­ti­do fun­da­men­tal. No era ex­tra­ño que cuan­do el Na­po­li vi­si­ta­ba a la Ju­ven­tus o al In­ter, los hin­chas lo­ca­les re­ci­bie­ran a los ti­fo­si cam­pa­nos con ban­de­ras que in­cluían le­yen­das del ti­po “bien­ve­ni­dos a Ita­lia” o al gri­to de “te­rro­nes”, al­go que a Die­go nun­ca le afec­tó. “Jus­to a mí me quie­ren co­rrer con eso. Yo na­cí ca­be­ci­ta ne­gra y a mu­cha hon­ra”, de­cía. Con sus pa­la­bras y sus pin­ce­la­das en la can­cha, el pro­fe­ta fue con­ven­cien­do a sus fe­li­gre­ses de que los po­bres tam­bién pue­den pe­lear y so­ñar. “Ese or­gu­llo se em­pe­zó a ma­ni­fes­tar lue­go de la vic­to­ria 1-0 an­te Ju­ven­tus, en la tem­po­ra­da 85/86, con un go­la­zo de Die­go”, re­cuer­da el pe­rio­dis­ta y ex je­fe de pren­sa del as­tro, Gui­ller­mo Blan­co.

Po­co im­por­ta­ban las dis­tan­cias, los ti­fo­si su­re­ños acom­pa­ña­ban siem­pre en ca­ra­va­nas mul­ti­tu­di­na­rias, con el buen au­gu­rio y la pro­tec­ción de su san­to en la Tie­rra. Ese or­gu­llo que en épo­cas ma­ra­do­nia­nas en­tra­ba en erup­ción co­mo el Ve­su­bio, se fue apa­gan­do al son del ale­ja­mien­to de su fuen­te de ins­pi­ra­ción. “¿Cuán­to in­flu­ye es­te pre­sen­te en el or­gu­llo del na­po­li­ta­no? ¡Mu­chí­si­mo! Si de­jan de co­mer pa­ra ver a su equi­po. De­be ser un gran do­lor pa­ra ellos”, in­tu­ye Ber­to­ni.

Has­ta la lle­ga­da de Die­go, Na­po­li ha­bía es­ta­do cer­ca del scu­det­to en con­ta­das opor­tu­ni­da­des y sus úni­cos dos fes­te­jos ha­bían si­do en la Co­pa Ita­lia. “Cuan­do lle­gué pa­re­cía que era un equi­po gran­de, pe­ro, a me­di­da que fue pa­san­do el tiem­po, me di cuen­ta de que no era así. Na­po­li era un equi­po chi­co al que Ma­ra­do­na hi­zo gran­de. La gen­te se que­dó con la ima­gen del club po­de­ro­so y exi­gía cam­peo­na­tos.” El aná­li­sis de Jo­sé Luis Cal­de­rón, quien pa­só por el club en la tem­po­ra­da 97/98, tras la cual Na­po­li des­cen­dió a la Se­rie B, pin­ta de lle­no la mag­ni­fi­cen­cia del ído­lo. “Creo que nin­gún ju­ga­dor sig­ni­fi­có tan­to pa­ra un club co­mo Ma­ra­do­na pa­ra Na­po­li”, afir­ma.

Por eso, son más que en­ten­di­bles las de­mos­tra­cio­nes de afec­to pa­ra el as­tro que se die­ron des­de su par­ti­da. En las ma­las, so­bre to­do, y en las po­cas bue­nas. “Lo que me lla­ma­ba la aten­ción es que le can­ta­ban a Ma­ra­do­na. Se me po­nía la piel de ga­lli­na, no lo po­día creer. La pre­fe­ri­da de los hin­chas y la que a mí me emo­cio­na­ba mu­chí­si­mo era la que di­ce ‘oh, ma, ma, ma, Ma­ra­do­na’”. El him­no al que Lu­cia­no Ga­llet­ti ha­ce re­fe­ren­cia fue el pre­di­lec­to de los ti­fo­si du­ran­te el rei­na­do del Diez. “Ho vis­to Ma­ra­do­na/ in­na­mo­ra­to sto.”

El Hue­si­to, hoy de­lan­te­ro del Za­ra­go­za, ju­gó en el Na­po­li en la tem­po­ra­da 99/2000 y lo­gró el as­cen­so a la Se­rie A, la úl­ti­ma ale­gría del pue­blo par­te­no­peo. “Cuan­do es­tá­ba­mos por su­bir se ru­mo­rea­ba que el Die­go iba a ver el par­ti­do con­tra el Bres­cia y se lle­nó el es­ta­dio. Al fi­nal no fue, pe­ro se ago­ta­ron las en­tra­das y las ban­de­ras ocu­pa­ron to­da la can­cha. Ojo, siem­pre ha­bía tra­pos de su épo­ca, pe­ro ese día fue im­pre­sio­nan­te”, re­cuer­da el ex ju­ga­dor de Es­tu­dian­tes. Tras el as­cen­so se re­ti­ró la ca­mi­se­ta nú­me­ro 10 en ho­me­na­je al Die­go y da la sen­sa­ción de que lo que co­men­zó co­mo un ho­me­na­je ter­mi­nó qui­tán­do­le al Na­po­li las úl­ti­mas chis­pas de ma­gia, ya que des­de allí no ha­ce más que su­mar pá­li­das.

Clau­dio Hu­sain, el tes­ti­go ar­gen­ti­no más pró­xi­mo del pun­to cum­bre de la de­ca­den­cia na­po­li­ta­na, da el ve­re­dic­to ac­tual. “Lo tie­nen allá arri­ba. No hay un ta­xis­ta o un bar que no ten­ga fo­tos de él. Die­go es con­si­de­ra­do un san­to. Y más en es­te mo­men­to que es­tá atra­ve­san­do el equi­po.” La pé­si­ma cam­pa­ña que el club es­tá rea­li­zan­do hoy en la Se­rie B le cos­tó la ca­be­za al téc­ni­co Fran­co Co­lom­ba, quien se des­pi­dió tras la de­rro­ta 4-0 an­te As­co­li, y al di­rec­tor de­por­ti­vo Pie­tro Mar­chet­ti. 

El he­cho de se­guir en se­gun­da fue mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra que el in­te­rés de los ti­fo­si dis­mi­nu­ye­ra. “Pa­ra es­ta tem­po­ra­da se ven­die­ron 6.500 abo­nos. ¿En la épo­ca de es­plen­dor? Y... 50.000.” ¡Mam­ma mia! Ob­via­men­te, es­plen­dor es igual a Ma­ra­do­na, sin em­bar­go, el abo­ga­do Gian­lu­ca Vi­gliot­ti, di­rec­ti­vo del Na­po­li, tie­ne otras ra­zo­nes. “To­dos los clu­bes ita­lia­nos per­die­ron abo­na­dos, fun­da­men­tal­men­te por las trans­mi­sio­nes de par­ti­dos por te­le­vi­sión.” Don­de no hay du­das que no de­be ha­ber in­flui­do la te­vé es en la can­ti­dad de hin­chas que acom­pa­ña al equi­po. “La squa­dra es­tá bas­tan­te mal. De lo­cal em­pe­za­ron vi­nien­do 30.000 per­so­nas y aho­ra son unas 15.000. Y de vi­si­tan­te via­jan en­tre 500 y 1000”, aña­de Vi­gliot­ti.

No hay du­das, la con­cu­rren­cia de los ti­fo­si es in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal a la ca­len­tu­ra de los mis­mos. Tes­ti­go irre­fu­ta­ble de es­ta ecua­ción es el ca­pi­tán del equi­po, Fran­ces­co Bal­di­ni, quien tras el em­pa­te 0-0 an­te Pa­ler­mo fue in­ter­cep­ta­do por un gru­po de ván­da­los que lo gol­pea­ron con ba­tes de béis­bol, des­tru­ye­ron su au­to y lo de­ja­ron in­ter­na­do en el hos­pi­tal por una no­che. “A mí tam­bién me si­guie­ron unos ti­pos arri­ba de unos scoo­ters, pe­ro no me aga­rra­ron. Lo que pa­sa es que ya van tres años en Na­po­li y a los ca­lle­jo­nes me los co­noz­co to­dos”, co­men­ta con en­vi­dia­ble san­gre fría el Tur­co Hu­sain. 

Des­de aquel co­bar­de ata­que, la vi­da de los ju­ga­do­res del Na­po­li cam­bió ra­di­cal­men­te. “Te­ne­mos cus­to­dia. Yo no sal­go de mi ca­sa des­de ha­ce un tiem­po. Y la ver­dad es que me dan ga­nas de vi­vir de otra ma­ne­ra”, afir­ma el ju­ga­dor de la Se­lec­ción.

Jus­ta­men­te, el he­cho de ha­ber par­ti­ci­pa­do del Mun­dial de Co­rea-Ja­pón con el equi­po de Mar­ce­lo Biel­sa pro­vo­có que los hin­chas y la pren­sa na­po­li­ta­na de­po­si­ta­ran en el Tur­co bue­na par­te de la es­pe­ran­za de sal­va­ción. “Por ser ar­gen­ti­no vi­vo so­me­ti­do a una prue­ba cons­tan­te. Siem­pre es­pe­ran que ha­ga al­go de lo que ha­cía el mons­truo, pe­ro no en­tien­den que mons­truo hu­bo uno so­lo. Pre­ten­den que me­ta 10 go­les por cam­peo­na­to o em­pie­ce a ti­rar ca­ños y yo jue­go igual que lo ha­cía en la Ar­gen­ti­na”, cuen­ta el ex vo­lan­te de Vé­lez.

 

EL MA­LO. “Gra­zie Fer­lai­no, gra­zie Na­po­li.” So­bre esa ban­de­ra azul con le­tras blan­cas, en agra­de­ci­mien­to al ges­tor de su lle­ga­da a Ita­lia, Die­go rea­li­zó sus pri­me­ros chi­ches en su pre­sen­ta­ción en el San Pao­lo. En 1984, Co­rra­do Fer­lai­no dio el gol­pe maes­tro de su ges­tión, más allá de que no es­tu­vie­ra muy con­ven­ci­do: “Ma­ra­do­na es un buen ju­ga­dor, pe­ro yo pre­fe­ri­ría que vi­nie­ra Só­cra­tes”. Apa­ren­te­men­te, la ima­gen de su man­sión ape­drea­da por los ti­fo­si lo hi­zo cam­biar rá­pi­do de pa­re­cer. En­ton­ces, sí, a cam­bio de 7.500.000 dó­la­res, Die­go de­jó Bar­ce­lo­na.

Fer­lai­no, po­de­ro­so em­pre­sa­rio de la cons­truc­ción, ha­bía lo­gra­do ha­cer­se de los des­ti­nos del Na­po­li en ene­ro de 1969, con só­lo 37 años. “Era un di­ri­gen­te muy há­bil”, re­cuer­da Ber­to­ni. A pe­sar de es­to, has­ta la lle­ga­da de Ma­ra­do­na, los scu­det­tos le die­ron la es­pal­da. To­do mar­chó so­bre rue­das has­ta me­dia­dos de 1989. Allí, la tá­ci­ta tre­gua sus­ten­ta­da por los múl­ti­ples tí­tu­los de la squa­dra, no so­por­tó la ero­sión de las ten­sio­nes acu­mu­la­das en­tre as­tro y pre­si­den­te y la re­la­ción nun­ca vol­vió a ser la mis­ma. El con­flic­to fi­nal se ha­bía ini­cia­do unos días an­tes de que el Na­po­li ga­na­ra la Co­pa UE­FA. Ca­si sin que­rer, Die­go fal­tó al par­ti­do fren­te a Bo­log­na por la Li­ga. A cau­sa de un cró­ni­co do­lor lum­bar no via­jó jun­to con el plan­tel y cuan­do qui­so ha­cer­lo se en­con­tró con que Fer­lai­no ha­bía can­ce­la­do la re­ser­va del ho­tel. Las pri­me­ras sos­pe­chas so­bre la pro­fe­sio­na­li­dad de Ma­ra­do­na pro­vo­ca­ron su es­ta­lli­do: “El año pró­xi­mo me voy. Es­toy muy can­sa­do”.

La sil­ba­ti­na de una pe­que­ña por­ción del San Pao­lo cuan­do Die­go pi­dió el cam­bio, a los 17 mi­nu­tos del par­ti­do an­te Pi­sa, a raíz de un es­ti­ra­mien­to del bí­ceps fe­mo­ral de la pier­na de­re­cha, no hi­zo más que agu­di­zar la si­tua­ción. Pa­ra agre­gar­le más le­ña al fue­go, Fer­lai­no de­se­chó la ofer­ta del Olym­pi­que de Mar­se­lla pa­ra com­prar al Diez, sin si­quie­ra con­sul­tar­lo. En­fu­re­ci­do, Ma­ra­do­na par­tió con la Se­lec­ción a ju­gar la Co­pa Amé­ri­ca 89, en Bra­sil. Lle­ga­ron las va­ca­cio­nes y Die­go se to­mó 48 días pa­ra vol­ver a Ita­lia.

En ese pe­río­do, las dis­cu­sio­nes y ame­na­zas es­tu­vie­ron a la or­den del día, pe­ro el pro­fe­ta re­tor­nó dis­pues­to a se­guir pre­di­can­do. La ob­ten­ción del se­gun­do scu­det­to y de la Su­per­co­pa no lo­gra­ron ci­ca­tri­zar las he­ri­das pro­vo­ca­das por la ten­sa re­la­ción con Fer­lai­no y la con­vi­ven­cia se hi­zo in­sos­te­ni­ble, mu­cho más lue­go de la eli­mi­na­ción de la Co­pa de Cam­peo­nes. El fi­nal lle­gó rá­pi­do. Se hi­zo rea­li­dad el día que sal­tó el con­trol an­ti­do­ping del par­ti­do ju­ga­do el 17 de mar­zo de 1991 an­te Ba­ri. Die­go de­nun­ció que le ha­bían he­cho la ca­ma, pe­ro la cues­tión es que ya no ha­bía re­tor­no: el 1° de abril de 1991 Ma­ra­do­na aban­do­nó su tie­rra pro­me­ti­da apun­tan­do to­da su mu­ni­ción ha­cia la ca­be­za de Fer­lai­no, quien que­dó en el ojo de la tor­men­ta.

No fue­ron fá­ci­les los años si­guien­tes pa­ra el man­da­más y no só­lo por el pro­fun­do des­pre­cio de los ti­fo­si. “Los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos de Na­po­li co­men­za­ron en 1993, jun­to con los de su pre­si­den­te –cuen­ta An­ge­lo Ca­ro­te­nu­to, pe­rio­dis­ta de La Gaz­zet­ta de­llo Sport-. En Ita­lia es­ta­lló un es­cán­da­lo de coi­mas en la po­lí­ti­ca y en el em­pre­sa­ria­do, y Fer­lai­no es­ta­ba em­bro­lla­do en una pe­que­ña par­te. Es­to le tra­jo pro­ble­mas co­mo in­ge­nie­ro y em­pre­sa­rio. Y co­mo el Na­po­li no te­nía a sus es­pal­das una gran em­pre­sa in­dus­trial, co­mo pue­de ser Fiat pa­ra la Ju­ven­tus o Pi­re­lli pa­ra el In­ter, Fer­lai­no de­bió co­men­zar a ven­der a sus me­jo­res ju­ga­do­res.”

Con el equi­po en li­qui­da­ción, el ren­di­mien­to de­por­ti­vo mer­mó os­ten­si­ble­men­te. “En el 95, Na­po­li tu­vo pro­ble­mas pa­ra ins­cri­bir­se en el cam­peo­na­to. Así que de­bió pe­dir a los clu­bes gran­des que le ce­die­ran por un año a los ju­ga­do­res que no uti­li­za­rían. Por su­pues­to, es­to ge­ne­ró gran­des pro­ble­mas”, re­la­ta Ca­ro­te­nu­to. El de­sen­la­ce de es­ta his­to­ria fue el des­cen­so a Se­rie B, en 1998, lo que agra­vó mu­cho más el pa­no­ra­ma.

A pe­sar de que el equi­po vol­vió a la A lue­go de dos años, la cri­sis se tor­nó in­sos­te­ni­ble pa­ra el pre­si­den­te, quien de­bió bus­car so­cios pa­ra po­der evi­tar la quie­bra de sus em­pre­sas. “En ju­lio de 2000, Fer­lai­no, quien por 30 años fue el pro­pie­ta­rio úni­co del Na­po­li, le ven­dió el 50 por cien­to de sus ac­cio­nes a un em­pre­sa­rio lla­ma­do Gior­gio Cor­be­lli”, cuen­ta el pe­rio­dis­ta. Sin em­bar­go, la lle­ga­da del nue­vo man­da­más fue só­lo una so­lu­ción mo­men­tá­nea. Los gra­ves pro­ble­mas mo­ne­ta­rios, que em­peo­ra­ron con el nue­vo des­cen­so, si­guie­ron aco­san­do al club par­te­no­peo y la ne­ce­si­dad de su­mar un nue­vo so­cio se hi­zo in­me­dia­ta. Las múl­ti­ples ma­nio­bras pa­ra man­te­ner vi­vo al Na­po­li de­ja­ron co­mo sal­do el ale­ja­mien­to de­fi­ni­ti­vo de Fer­lai­no en fe­bre­ro de 2002 y le die­ron pa­so a Sal­va­to­re Nal­di, el ac­tual pre­si­den­te, quien en ma­yo pa­sa­do se com­pro­me­tió a com­prar el 100 por cien­to del Na­po­li.

La locura que despertó y despierta Maradona para los hinchas es difícil de describir.

La locura que despertó y despierta Maradona para los hinchas es difícil de describir.

EL FEO. A pe­sar del pe­li­gro de des­cen­so a la C1, los pro­ble­mas de­por­ti­vos com­par­ten car­tel de gra­ve­dad con los eco­nó­mi­cos. “El to­tal de lo que de­be la so­cie­dad se cal­cu­la en 76.000.000 de eu­ros”, afir­ma Ca­ro­te­nu­to. “De ese mon­to, 20.000.000 adeu­da Na­po­li y el res­to el pre­si­den­te Nal­di”, acla­ra Fran­ces­co Ma­rol­da, pe­rio­dis­ta de Il Mat­ti­no. Ojo, la su­ma ame­na­za con se­guir au­men­tan­do por­que al plan­tel le de­ben 4 me­ses de suel­dos. Es de­cir, en es­ta tem­po­ra­da, el club só­lo le abo­nó un mes y me­dio de sa­la­rio a sus ju­ga­do­res. Por su­pues­to, a eso hay que su­mar­les los im­pues­tos y el pa­go del al­qui­ler del San Pao­lo al mu­ni­ci­pio, al que en oc­tu­bre pa­sa­do la so­cie­dad pi­dió lla­mar Die­go Ma­ra­do­na. “Ade­más, Na­po­li de­be abo­nar­le al Spor­ting Lis­boa 2.500.000 eu­ros, que to­da­vía no se han pa­ga­do, por Sa­ber y Vi­di­gal, quie­nes lle­ga­ron en el año 2000”, co­men­ta el pe­rio­dis­ta.

Más allá de es­ta rea­li­dad, Nal­di se mues­tra con­fia­do en ha­llar un so­cio pa­ra sa­lir del mal pa­so. Sin em­bar­go, la ecua­ción no re­sul­ta tan sen­ci­lla. “Co­mo los re­sul­ta­dos de­por­ti­vos son ma­los, pa­ra un in­dus­trial o un em­pre­sa­rio es más fá­cil es­pe­rar a que la so­cie­dad ten­ga más di­fi­cul­ta­des, co­mo su­ce­dió con la Fio­ren­ti­na. Por­que cuan­do el pre­si­den­te Cec­chi Go­ri bus­ca­ba so­cios pa­ra sal­var­la, to­dos los que que­rían com­prar el club es­pe­ra­ron la quie­bra pa­ra ha­cer­lo por me­nos di­ne­ro, en la se­rie C.”

Los pla­zos in­di­can que a Na­po­li no le que­da mu­cho tiem­po pa­ra ha­cer fren­te a los 20.000.000 de eu­ros, aun­que al­gu­nos con­fían en la ven­ta sal­va­do­ra de al­gún ju­ga­dor. “En ju­nio, la Fe­de­ra­ción y la Li­ga de Cal­cio le im­pon­drán que sa­nee sus cuen­tas. Si aún no les pa­gó el suel­do a sus ju­ga­do­res y no tie­ne su ba­lan­ce en lí­nea con las re­glas de la Li­ga y Fe­der­cal­cio, no po­drá ins­cri­bir­se en el cam­peo­na­to. Así es­té en la Se­rie A, se ha­ya que­da­do en la B o ha­ya des­cen­di­do a la C1, se­rá ex­clui­do del fút­bol pro­fe­sio­nal y de­be­rá co­men­zar a ju­gar por las ca­te­go­rías ama­teurs”, con­fir­ma el pe­rio­dis­ta.

En ca­so de to­car fon­do, lo más pro­ba­ble es que, co­mo pa­só con la Fio­re, en re­co­no­ci­mien­to a sus mé­ri­tos de­por­ti­vos y co­mo pre­mio a su glo­rio­so pa­sa­do, el Na­po­li pue­da em­pe­zar des­de la Se­rie C2, la úl­ti­ma ca­te­go­ría pro­fe­sio­nal, aun­que con otro nom­bre y, sin du­das, con otra iden­ti­dad. ¿Ver a Die­go y des­pués mo­rir? Por lo pron­to, esa es­truc­tu­ra que su­po ser enor­me, ga­na­do­ra y be­llí­si­ma, se man­tie­ne en pie a du­ras pe­nas, he­cha una rui­na y al bor­de del de­rrum­be. Sin po­der com­pren­der su des­ti­no, sus fe­li­gre­ses, con el al­ma en pe­na, le re­zan a san Gen­na­ro pa­ra que su san­to en tie­rra re­gre­se a in­ten­tar re­cons­truir­la y así evi­tar un fi­nal que pa­re­ce­ría es­tar es­cri­to y ya lle­va do­ce lar­gas tem­po­ra­das de una tris­te y cruel ago­nía.

 

las tres estaciones del Napoli

EL PUR­GA­TO­RIO (1926-1984)

Si a los clu­bes los ha­ce gran­des su gen­te, Na­po­li fue gros­so des­de siem­pre. Igual, pre­vio a la lle­ga­da del Diez, sus vi­tri­nas pe­na­ron por su am­plio es­pa­cio li­bre. El club par­te­no­peo só­lo ga­nó la Co­pa Ita­lia en 1961/62, tras ven­cer 2-1 a Spal en la fi­nal, con la par­ti­ci­pa­ción del ar­gen­ti­no Juan Car­los Tac­chi, y en 1975/76, tras go­lear 4-0 a Ve­ro­na, con el apor­te del rús­ti­co la­te­ral Or­lan­di­ni.

En la Li­ga ter­mi­nó se­gun­do en las tem­po­ra­das 1967/68 y 74/75. Y des­cen­dió a la Se­rie B en  1941/42, 47/48, 60/61 y 1962/63.

Las prin­ci­pa­les fi­gu­ras de esos tiem­pos fue­ron En­ri­que Omar Sí­vo­ri, el ho­lan­dés Krol y los bra­si­le­ños Dir­ceu y Vi­ni­cio.

 

EL PA­RAI­SO (1984-1991)

Más de 85.000 ti­fo­si re­ven­ta­ban el San Pao­lo y de vi­si­tan­te ha­bía ex­cur­sio­nes mul­ti­tu­di­na­rias. Por el fer­vor po­pu­lar, Die­go no po­día sa­lir de su ca­sa.

El pri­mer scu­det­to y la Co­pa Ita­lia lle­ga­ron 1986/87. Has­ta ahí, só­lo To­ri­no (42/43) y Ju­ven­tus (60/61) ha­bían ga­na­do los dos tor­neos en una tem­po­ra­da. En 1988/89 se ganó la Co­pa UE­FA. Lue­go de dos se­gun­dos pues­tos en la Li­ga, en la 89/90 lle­gó otro scu­det­to y la Su­per­co­pa de Ita­lia, el úl­ti­mo tro­feo del club y de Die­go. Ah, en 1987/88 fue go­lea­dor del tor­neo con 15.

Maradona bri­lló con 115 go­les en 259 par­ti­dos, pe­ro Gior­da­no, Ca­re­ca ( la Fór­mu­la Ma-Gi-Ca), De Na­po­li, Fe­rra­ra y Car­ne­va­le, en­tre otros, se des­ta­caron.

 

EL INFIERNO (1991-2003)

En la actual temporada, como mucho, 15.000 personas alientan al Napoli en el San Paolo. Y de visitante, entre 500 y 1.000, dependiendo de la distancia. Se les escapó la tortuga.

Mejor que los jugadores no salgan mucho de sus casas porque los tifosi están que trinan. Ya la ligó Francesco Baldini.

Tras el adiós de Diego, el momento más feliz fue el ascenso a la Serie A en 1999/2000. Lo mejor en Primera fue el cuarto puesto en 1991/92. Por otro lado, en 1996/97 llegó a la final de la Copa Italia, pero perdió ante Vicenza.

Los top de esta etapa oscura fueron Daniel Fonseca, Gianfranco Zola y Fabio Cannavaro, en los comienzos, y Di Canio.

El mejor diego llegaba para crear el mejor Napoli de todos. Una imagen para erizar la piel.

El mejor diego llegaba para crear el mejor Napoli de todos. Una imagen para erizar la piel.

 

La difícil herencia

Cuen­tan que Gian­fran­co Zo­la fue ele­gi­do por Ma­ra­do­na co­mo su su­ce­sor y que, en un par­ti­do an­te Pi­sa, Die­go le ce­dió la 10. Tras el adiós del as­tro, “Ma­ra­zo­la” ju­gó 67 par­ti­dos y mar­có 24 go­les.

 

Faus­to Piz­zi se in­cor­po­ró al Na­po­li en la tem­po­ra­da 1995/96, lue­go de mar­car 11 go­les en 36 par­ti­dos y ser im­por­tan­te en el as­cen­so de Udi­ne­se. En la Se­rie A hi­zo 3 en 32. ¡¡¡Mam­ma mia!!! Hu­yó al Pe­ru­gi.

 

Ca­si un abu­so, el bra­si­le­ño Be­to se cal­zó la 10 en la tem­po­ra­da 1996/97. Ju­gó 22 par­ti­dos y ano­tó 4 go­les, pe­ro la nos­tal­gia por su tie­rra y el car­na­val (qué ra­ro, ¿no?) lo ale­jó del cal­cio y de las tie­rras na­po­li­ta­nas.

 

En 1995/96, Igor Prot­ti hi­zo 24 go­les en 33 par­ti­dos pa­ra Ba­ri. Ahí pa­só a la La­zio don­de mar­có 7 en 27. Con esos an­te­ce­den­tes, en la 97/98 se pu­so la ma­gliet­ta di Die­có y de­cep­cio­nó: 4 en 27. ¡Fi­glio di...!

 

Clau­dio Be­lluc­ci tu­vo el ho­nor de ser el úl­ti­mo en usar de ma­ne­ra ofi­cial la 10. Fue en el as­cen­so de Na­po­li a Pri­me­ra, en 1999/2000. Esa tem­po­ra­da ju­gó 20 par­ti­dos y ano­tó só­lo 6 go­les. Y bue, por lo me­nos as­cen­dio.

 

DISPUESTO A PONER EL HOMBRO

El manager de Diego dijo que El Diez está triste por Napoli, que quiere ayudar y espera un llamado.

 

Toda esta situación que está atravesando Napoli, Diego la está sintiendo muchísimo. Hace unos días vio la derrota 4-0 con el Ascoli, después de mucho tiempo sin mirar un partido, y se quería matar. Yo me enteré por él que el equipo está muy cerca de la Serie C y no lo podía creer. Su sensación es que dejaron caer al club. En su época, Napoli era uno de los equipos más importantes de Italia y ahora tocó fondo. Por supuesto, Diego está dispuesto a ponerle el hombro a esta complicadísima situación. Lo que no se puede creer es que Napoli todavía no haya reaccionado para convocarlo de algún modo, de asesor, de manager, de técnico, de lo que sea.

Hay que darle importancia a Diego. El era un equipo solo. Pasaron tres presidentes distintos y a pesar de que la gente ama a Diego no lo llamaron. Algo hay. Con Ferlaino no había vuelta que darle porque le inventó un doping para sacárselo de encima después de que había ganado todo. Pero con los demás habría que ver. Tanto Corbelli en su momento, como ahora Naldi, llegaron con la bandera de convocarlo, pero ¿quién hizo la oferta?, ninguno.

En Boca pasó lo mismo. Cuando se fue Bianchi, el teléfono no paraba de sonar. Que el vocal, que un dirigente, que otro. Es una constante de poner su nombre para ganar adeptos. La cuestión es que en septiembre, Diego era el candidato obligado. Después, en la nómina de diciembre no figuraba. Cómo se puede explicar. Acá somos así. A los ídolos los escupimos, los insultamos, somos críticos, decimos que está gordo y no pensamos que Diego fue el más grande de todos los tiempos. Hubo gente que con la foto de Diego pasó fronteras y que hasta salvó su vida. Hay que tener esas cosas en cuenta.

Volviendo a la situación de Napoli, Diego le mandó decir a los napolitanos que “este es un escollo más que hay que superar”

 

Por Guillermo Coppola.

 

 

Los sueños del otro Maradona

Es in­vier­no en Ná­po­les, pe­ro la voz de Cris­tia­na Si­na­gra se sien­te cá­li­da. An­te el lla­ma­do de El Grá­fi­co des­de la Ar­gen­ti­na, ac­ce­de gus­to­sa al diá­lo­go te­le­fó­ni­co: “Die­go es­tá muy con­ten­to por­que aca­ba de pa­sar al equi­po Pri­ma­ve­ra, la ca­te­go­ría pre­via a la squa­dra”. Die­go es Die­go Ma­ra­do­na Ju­nior, de 16 años, hi­jo del as­tro y la na­po­li­ta­na, quien se trans­for­ma en el cen­tro de la char­la. “El vi­ve la si­tua­ción ac­tual co­mo to­dos los na­po­li­ta­nos ena­mo­ra­dos de su club: muy tris­te. Siem­pre va a la can­cha y por ser hu­mil­de es ado­ra­do por la gen­te, que es­pe­ra ver­lo ju­gar pron­to en la ma­yor.” 

A la ho­ra de ha­blar de sus sue­ños, el jo­ven vo­lan­te “con vo­ca­ción ofen­si­va” des­cri­be sus an­he­los: “Quie­ro lle­gar a la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na, pe­ro es di­fí­cil, por­que só­lo me co­no­cen en Ita­lia”, ad­mi­te el ju­ve­nil que, va­ya ca­pri­cho del des­ti­no, es dies­tro. Ojo, no hay que ol­vi­dar que tu­vo un pa­so por la Sub-17 az­zu­rra. “Mi an­he­lo es ju­gar en Na­po­li, en Ita­lia no iría a otro equi­po –con­fie­sa–. Ade­más me gus­ta­ría ayu­dar a los chi­cos ar­gen­ti­nos que pa­san ham­bre por­que me sien­to me­dio ar­gen­ti­no y me­dio ita­lia­no. Amo mu­cho su tie­rra.” Con res­pec­to a la re­la­ción con su pa­dre, su ma­má sos­tie­ne: “Die­go quie­re mu­cho a su pa­pá. Lo en­tien­de y tie­ne com­pa­sión y com­pren­sión por él. Es gran­de y ya su­pe­ró el he­cho de que su pa­pá no es­té.

El recuerdo imborrable. Todos juntos profesando un amor, que será eterno, por el jugador que se convirtió en mito para los napolitanos.

El recuerdo imborrable. Todos juntos profesando un amor, que será eterno, por el jugador que se convirtió en mito para los napolitanos.

 

Casi un lustro atrás, hubo un aviso de la crisis por venir    

El principio del fin

Quien vivió al lado de Diego Armando Maradona en la época dorada, con su agudez periodística escribió un artículo que, lejos de estar desactualizado, podría haber sido escrito hoy y reflejaría cabalmente lo que ocurre en el club partenopeo y lo que sufre una hinchada que supo llenar estadios y ahora se deprime por el futuro.

Por Guillermo Blanco.

 

Una trou­pe de la te­le­vi­sión fran­ce­sa rea­li­zó un vi­deo ex­cep­cio­nal so­bre Die­go Ma­ra­do­na y el pri­mer scu­det­to lo­gra­do pa­ra el Na­po­li du­ran­te la tem­po­ra­da 1986/87. Ca­li­dad su­per­la­ti­va, des­crip­ción jus­ta de la co­ti­dia­ni­dad del pue­blo par­te­no­peo, imá­ge­nes acer­ta­das pa­ra mos­trar el es­fuer­zo fí­si­co de Die­go –por en­ton­ces pe­lean­do en se­cre­to con­tra la co­caí­na–, y la di­men­sión ex­tra­te­rres­tre de su fút­bol aún vi­vo.

Co­mo el chan chan de un tan­go de Gar­del y Le Pe­ra, la pe­lí­cu­la ter­mi­na­ba con un na­po­li­ta­no trein­ta­ñe­ro to­can­do el trom­bón, cuan­do el des­me­su­ra­do fes­te­jo ha­bía con­cluido. El mu­cha­cho ha­cía so­nar una mú­si­ca lán­gui­da en me­dio de la os­cu­ri­dad de una im­po­nen­te y va­cía ga­le­ría, cuan­do de pron­to ba­jó el ins­tru­men­to y ce­rró la obra con un sim­ple “chi sia­mo” (so­mos así), ele­van­do los hom­bros so­bre el cue­llo.

Aca­so hom­bre y trom­bón ha­yan vuel­to a la mis­ma es­ce­na es­te sá­ba­do a me­dia­no­che –sin TV fran­ce­sa de por me­dio, por­que ya no es­tá Ma­ra­do­na–, lue­go de que sus co­te­rrá­neos ha­yan re­ga­do las on­du­lan­tes ca­lles del Vó­me­ro, de For­ce­lla, de la Sa­ni­tá y de la fi­na Poi­lli­po, con las lá­gri­mas del adiós a la Se­rie A del fút­bol ita­lia­no. Ha­brán es­ta­do Gen­na­ro Mon­tuo­ri –ca­po vi­ta­li­cio de gran par­te de la hin­cha­da–, tal vez el ar­gen­ti­no Jo­sé Al­ber­ti –quien aca­ba de vol­ver de Bue­nos Ai­res, don­de ges­tio­nó la fan­ta­sio­sa “re­pa­tria­ción” de Die­go al Na­po­li co­mo ju­ga­dor, ma­na­ger, pre­si­den­te, agua­te­ro o lo que fue­se–. Y se­gu­ra­men­te sen­ti­rá un do­lor en el pe­cho, de esos que só­lo pue­de lle­gar a su­frir la gen­te sen­si­ble, ese ex sím­bo­lo del equi­po lla­ma­do An­to­nio Jiu­lia­no, ni más ni me­nos quien di­ri­gió la ci­cló­pea ta­rea de com­prar­le al Bar­ce­lo­na a Ma­ra­do­na, jun­to al ma­na­ger de Ma­ra­do­na, Jor­ge Cy­tersz­pi­ler.

El Na­po­li se fue al des­cen­so es la no­ti­cia que due­le a aque­llos que he­mos com­par­ti­do tan­to par­ti­do, tan­to en­tre­na­mien­to, tan­ta vi­da en co­mún con ese pun­to del mun­do sin­gu­lar, don­de to­do es ele­va­do a la ené­si­ma po­ten­cia. La ale­gría, la tris­te­za, el or­gu­llo, la im­pro­vi­sa­ción, la tra­ge­dia que plas­mó el ac­tor Pe­pi­no De Fi­lip­po.

Aca­so co­mo ocu­rrie­ra con el mis­mí­si­mo Die­go en los tiem­pos en que el pe­rio­dis­mo del mun­do no le qui­ta­ba los ojos de en­ci­ma. A vi­vir to­do de mo­do su­per­la­ti­vo y ex­te­rio­ri­zar­lo co­mo una erup­ción ve­su­bia­na. El ego, la bon­dad, la mal­dad, la ob­se­sión, la ilu­sión, y esa ago­nía que la des­fa­lle­cien­te no­via na­po­li­ta­na re­fle­jó cán­tan­do­le al sol­da­do ama­do que se ale­ja len­ta­men­te por el Mar Ti­rre­no rum­bo a la gue­rra.

No ocu­rría es­to de ir­se a la Se­rie B des­de la tem­po­ra­da 1962/65, pe­ro aque­llo per­te­ne­ció a otra eta­pa en la his­to­ria. Sim­ple­men­te por­que no ha­bía pa­sa­do por allí na­die lla­ma­do Ma­ra­do­na, y Sí­vo­ri to­da­vía no asom­bra­ba en la Ju­ve, an­tes de ga­ra­ba­tear en el San Pao­lo los úl­ti­mos di­bu­jos de su ta­len­to con las me­dias ba­jas y su fút­bol al­to.

Aho­ra hay una re­fe­ren­cia dis­tin­ta pa­ra me­dir la caí­da. Y es el pa­so de Die­go Ma­ra­do­na, quien más allá de tan­to tí­tu­lo ofren­da­do a Ná­po­les y por ex­ten­sión al Sur de Ita­lia (dos Li­gas, una Co­pa UE­FA , otra de Ita­lia), se co­ló en la red del co­ra­zón de la gen­te; del ven­de­dor de ci­ga­rri­llos de con­tra­ban­do, de ­las vie­ji­tas mi­ran­do des­de las ven­ta­nas, de los “scug­niz­zos” o “guauaio­nes” (pi­bes, si fuesen ar­gen­ti­nos), de aque­llos de cual­quier se­xo o edad que ven el fút­bol co­mo una ex­pre­sión es­té­ti­ca, ele­va­da tam­bién a la ené­si­ma po­ten­cia.

“Chi sia­mo”, ha­brá di­cho el mú­si­co con su trom­bón, co­mo a me­dia­dos de 1987. Tan­to él co­mo los de­más ha­brán usa­do el do­min­go pa­ra pro­lon­gar el due­lo, y es­ta ma­ña­na de lu­nes ya es­ta­rán de nue­vo a los gri­tos en la ca­lle, ca­da cual en lo su­yo, con sus ade­ma­nes inen­ten­di­bles, su co­lor, su lo­cu­ra ca­lle­je­ra ma­ne­jan­do au­tos y mo­tos, su sin­gu­lar ma­ne­ra de vi­vir. Y can­tan­do, por­que, aun­que ya no ten­gan a Ma­ra­do­na pa­ra ju­gar­les a los del Nor­te, sa­ben que se los pue­de sen­tar de cu­lo, co­mo ya ocu­rrie­ra una no tan le­ja­na dé­ca­da atrás.

 

 

Por Marcelo Orlandini (2003).

Fotos: Archivo El Gráfico.

Temas en esta nota:

Imagen de El día de los 44 penales
¡Habla memoria!

El día de los 44 penales

En 1988 la AFA dispuso que los partidos igualados se desempataran por penales. Argentinos y Racing entraron en la historia: patearon durante 45 minutos. Ganaron los de La Paternal, 20 a 19.

Imagen de 1963. El día que San Lorenzo hizo huelga en la cancha
¡Habla memoria!

1963. El día que San Lorenzo hizo huelga en la cancha

Independiente quería ser campeón en 1963. Pero en la última fecha San Lorenzo lo hizo sufrir. El Rojo ponía pierna fuerte y el referí se hacía el sota. Los de Boedo dejaron de jugar y hasta se hicieron un memorable gol en contra.

DEJÁ TU COMENTARIO