¡Habla memoria!

Rattín: 12 años de frente

Por Redacción EG · 21 de octubre de 2019

El ídolo Xeneize cumplía doce años ininterrumpidos con la camiseta de Boca, el Rata habla de su debut contra un rival muy particular y también del respeto y la honestidad que siempre lo caracterizaron.

Este año, en el mes de setiembre, Antonio Ubaldo Rattin cumplirá 12 años de actuación ininterrumpida en la primera de Boca. Desde aquella tarde de 1956, en que debutó sorpresivamente en un clásico contra River, marcando a Labruna, enfrentando a su ídolo de pibe —"Pipo" Rossi—, hasta hoy hay una trayectoria que es símbolo y ejemplo. Para los que están en el candelero. Para quienes podrían estar y no terminan de ubicarse allí, en el sitio de los ídolos. Para aquellos que pretenden llegar algún día a ser como Rattín...

9 de setiembre de 1956. Debuta nada menos que frente a River. Ganó Boca 2-1 con goles de Zubeldía y Senés. “Cuando entré a la cancha, lo primero que hice fue pedirle a un fotógrafo de El Gráfico que me sacara una foto con Pipo Rossi. En una de esas era debut y despedida en primera pero ya tenía la foto con mi ídolo para colgarla al lado de la cama”. En una de esos cruces fuertes con Pipo, me dedico estas palabras: ¿Qué haces flaco? Mirá que le digo al fotógrafo que rompa el negativo”.

9 de setiembre de 1956. Debuta nada menos que frente a River. Ganó Boca 2-1 con goles de Zubeldía y Senés. “Cuando entré a la cancha, lo primero que hice fue pedirle a un fotógrafo de El Gráfico que me sacara una foto con Pipo Rossi. En una de esas era debut y despedida en primera pero ya tenía la foto con mi ídolo para colgarla al lado de la cama”. En una de esos cruces fuertes con Pipo, me dedico estas palabras: ¿Qué haces flaco? Mirá que le digo al fotógrafo que rompa el negativo”.

Un símbolo de AUTENTICIDAD. De ser siempre él mismo. Sin poses, sin disimulos, sin querer pasar por lo que no es ni siente.

Un ejemplo de INTEGRIDAD. De darse plenamente, sin guardarse nada, sin especular, sin escudarse en el esfuerzo ajeno. DE SER RATTIN AUN EN LAS TARDE MAS NEGRAS. Esas en que «no la agarro ni con un medio mundo..." De luchar sin bajar nunca los brazos. Primero, contra la sombra enorme de un ídolo boquense como Eliseo Mouriño. Después, contra "todos los 5 que trajeron a Boca para ser titulares..." Hoy, contra un pasado triunfal que es su adversario más temible, más implacable, cada vez que sale a la cancha...

Rattín peleó siempre. Por subir, por llegar y por mantenerse. Y, esto es lo reconfortante, lo ejemplar, lo que define y significa al ídolo, SIEMPRE "DE FRENTE". En el campo, en el vestuario, en la calle, en los reportajes, en la vida.

 

RESPETAR, QUE ME RESPETEN

—Muchas veces salí solo del vestuario, en el estadio de River, pasando entre toda la hinchada local. Sin mirar a nadie, Nunca me dijeron nada. Ni un insulto, ni una "cargada", ni una palabra... Y eso me ha pasado en todas las canchas. He salido lastimado de la cancha de Independiente y me aplaudió toda la tribuna local... Yo pienso que la gente, hasta la más fanática, tiene buena memoria. Y sabe que yo nunca hice declaraciones pedantes. Nunca dije: "SOY UN FENOMENO..." o "EL DOMINGO LOS MATAMOS..." Nunca "sobré" a un rival en el juego. Primero, porque no me da el cuero, para qué nos vamos a engañar... Segundo, porque no me gusta que me lo hagan a mí. Y no tengo ningún derecho a hacérselo a otros... Además, ya se sabe cómo es esto: cuando usted anda en la buena las caza todas. Entonces se agranda. Pero cuando llega "la malaria" y no caza una..., ¿qué hace? ¿Se esconde para que no lo conozcan, para que no lo vean achicado?... Yo fui siempre igual. En la buena o en la mala. Respeté y me respetaron. Una vez, contra Vélez, nos iban ganando fácil en la cancha de Boca. Carone y Willington empezaron a tocarla de taquito, pasando un pie por detrás del otro, haciendo lujos, "sobrando". Y entonces les dije: "Jueguen para adelante y metan diez goles si pueden, pero no "carguen" porque los reviento a patadas..." Comprendieron. "Pichino" me palmeó y me lo dijo: "Tenés razón... A vos no podemos cargarte..." No es que yo pretenda un trato especial. Creo que me lo gané con mi trayectoria, con mi honestidad, con mi respeto por los demás dentro y fuera de la cancha..."

LOS PRIMEROS PARTIDOS EN PRIMERA. “Aquí una foto del equipo de Noviembre de 1956 en un Boca - San Lorenzo: Lombardo, Fiaño, Castro, yo, Otero y Pescia; Pérsico, Zubeldia, Angelillo, Rodriguez y Senes”.

LOS PRIMEROS PARTIDOS EN PRIMERA. “Aquí una foto del equipo de Noviembre de 1956 en un Boca - San Lorenzo: Lombardo, Fiaño, Castro, yo, Otero y Pescia; Pérsico, Zubeldia, Angelillo, Rodriguez y Senes”.

 

 

MURA Y "LOS OTROS"

Inevitablemente surge la comparación con otros que no hacen lo mismo. Que en la buena "sobran" y en la mala, "arrugan". Rattin no esquiva el tema. Sigue yendo "de frente".

—Hay jugadores que siempre tienen problemas con las hinchadas. Pero no tienen derecho a quejarse. Ellos mismos se lo buscaron con sus actitudes y con sus declaraciones. Cuando les toca perder tienen que aguantarse lo que venga... Por eso me gusta el petiso Mura. Mete "planchas", pelea siempre, es "fulero" como contrario; pero cuando le meten no se queja nunca... Así debe ser. Hay otros que pegan siempre y cuando los tocan empiezan a llorar... ¿Qué derecho tienen? También está el caso de los que sobran a los contrarios en la cancha, se "agrandan" cuando las cosas les salen bien, parece que se comen los chicos crudos, y después, cuando se sientan frente al dirigente para renovar contrato, casi no pueden hablar. Tartamudean, no saben qué decir, parecen criaturas... y firman por "chauchas". Conozco muchos de esos... Allí, cuando se tienen que "agrandar", se "achican"...

JUGANDO AL GOLF CON JOSÉ. “Mi debut en la Selección fue en 1956, un partido amistoso contra Brasil a beneficio de la lucha contra la poliomielitis, en Río de Janeiro y me pusieron en la habitación con Sanfilippo. “Pibe, cuando digas que dormiste conmigo, en tu barrio no te va a querer nadie”, me dijo el Nene. Ya era bravo desde joven. La imagen es de 1963 antes de un partido por Libertadores con la Universidad de Chile.

JUGANDO AL GOLF CON JOSÉ. “Mi debut en la Selección fue en 1956, un partido amistoso contra Brasil a beneficio de la lucha contra la poliomielitis, en Río de Janeiro y me pusieron en la habitación con Sanfilippo. “Pibe, cuando digas que dormiste conmigo, en tu barrio no te va a querer nadie”, me dijo el Nene. Ya era bravo desde joven. La imagen es de 1963 antes de un partido por Libertadores con la Universidad de Chile.

 

LA AUTENTICIDAD DEL "RATA"

Conversando mano a mano con Rattin podemos palpar la misma autenticidad que trasmite su juego desde la cancha a las tribunas. No es el timorato que siempre quiere quedar bien, que pretende pasar por la vida sin hacerse notar para que no le compliquen la existencia. No es el jugador que "trabaja de caballero" para sacar ventajas del buen concepto cuando el juez no mira. Y eso se lo hemos escuchado a un árbitro, uno de los mejores de nuestro medio: "Rattin es un hombre de juego fuerte, que incluso puede llegar hasta merecer la expulsión... Pero es un hombre LEAL No es artero ni ventajero. Va con todo, pero sin segundas intenciones. Con franqueza, con nobleza..."

La autenticidad es una de las formas que adquiere la dignidad del hombre. Un hombre es digno porque es auténtico. Y es honrado porque es auténtico. Rattin es honrado porque en la cancha LO DA TODO. Recordamos lo que nos dijo una noche Pentrelli, después de un clásico Boca-Racing: "¡Qué mal jugó el flaco Rattin!... ¡Qué desastre! Pero, ¡cómo lucha! ¡Cómo se brinda! A mí, personalmente, no me gusta el tipo de volante que encarna Rattin. Creo que así no se puede jugar más... Pero EN MI EQUIPO QUIERO UN HOMBRE COMO RATTIN..."

Las opiniones, las predilecciones y hasta los prejuicios de Rattín revelan ese fondo auténtico, derecho, lineal, honesto. —A mí me gusta Estudiantes. Tiene jugadores que no me gustan como personas. Pero el conjunto es bárbaro. Allí cada uno sabe lo que tiene que hacer, cómo lo tiene que hacer. Allí nadie "encana" al compañero, nadie se esconde, trabajan todos. Hay que reconocer la importancia de Zubeldía. Allí se adivina un trabajo semanal bárbaro...

PELÉ. “En el 63 jugué mi primera Copa Libertadores, llegamos a la final con el Santos, cuando estaba en la época de oro. En el partido de vuelta (la primera final la ganó el Santos 3-2 en Brasil) a Pelé lo agarramos con Orlando, y cuando en una oportunidad se iba a meter al área nos tiramos a los pies y le arrancamos el botín…Pareció que cambiaba de color… Blanco se puso…Pero ese negro es un fenómeno; el tipo más difícil que me tocó enfrentar”.

PELÉ. “En el 63 jugué mi primera Copa Libertadores, llegamos a la final con el Santos, cuando estaba en la época de oro. En el partido de vuelta (la primera final la ganó el Santos 3-2 en Brasil) a Pelé lo agarramos con Orlando, y cuando en una oportunidad se iba a meter al área nos tiramos a los pies y le arrancamos el botín…Pareció que cambiaba de color… Blanco se puso…Pero ese negro es un fenómeno; el tipo más difícil que me tocó enfrentar”.

Y con la misma honradez agrega: "Es claro que tiene gente que sabe adaptarse al trabajo, que le responde en todo lo que practican. A mí me hubiera gustado estar en un cuadro como Estudiantes. Eso sí: hace unos cuantos años, cuando empecé... Pero hoy, si Osvaldo me dijera que le dé contra una pared para mejorar el toque, para usar mejor la zurda, o que practique esta o aquella jugada, yo le contestaría que ya estoy viejo, que ya no estoy para esas cosas. Si ya llegué donde llegué con todos mis defectos..., ¿ahora voy a empezar a aprender...?

 

HONESTO HASTA EL FIN

Nunca hay pose en Rattin. Aunque Rattin se perjudique. Y recuerda su expulsión de Wembley:

—Al final, Kreitlein nos salvó a todos. A mí, más que a ninguno... Si en el mundial fui un desastre... El partido que mejor estaba jugando fue contra Inglaterra el rato que estuve en la cancha. Después lo volví a ver por televisión y lo confirmé... Al echarme, el alemán nos hizo una gauchada, porque nos dio una excusa bárbara... Para qué nos vamos a engañar... Eso sí: esa tarde, con el cuadro completo, Inglaterra no nos ganaba. No sé si nosotros podíamos hacerle un gol. Pero ellos tampoco iban a poder llegar...

¡QUÉ COBRAS! Esta imagen fue en un lio que tuve en Bolivia en un partido que perdimos con Botafogo 2-1. El referee dirigió malísimamente y yo tenía una bronca que volaba. Por ahí cobró algo mal y lo corrí por toda la cancha. Cuando lo alcancé lo agarré de la nariz y se la pellizqué”.

¡QUÉ COBRAS! Esta imagen fue en un lio que tuve en Bolivia en un partido que perdimos con Botafogo 2-1. El referee dirigió malísimamente y yo tenía una bronca que volaba. Por ahí cobró algo mal y lo corrí por toda la cancha. Cuando lo alcancé lo agarré de la nariz y se la pellizqué”.

Y le creemos. Sabemos que es así PORQUE RATTÍN LO DICE. Y cuando lo dice un hombre que nunca "ventajeó", nunca especuló, nunca dejó de ser auténtico, un hombre que siempre fue DE FRENTE como Rattín, respetamos su verdad. Como lo respeta todo el fútbol argentino. Hasta los hinchas de River, que lo han visto salir muchas veces solo y le han abierto paso sin molestarlo. Porque entre ellos estaba pasando UN HOMBRE Y UNA TRAYECTORIA...

 

 

Por Juvenal (1968).

Fotos: Archivo El Gráfico.

Temas en esta nota:

Imagen de LA AMÉRICA PERDIDA
¡Habla memoria!

LA AMÉRICA PERDIDA

La máxima competencia continental de selecciones, tiene historias de glorias, epopeyas y alegrías. Cómo dice la canción “Si la historia la escriben los que ganan, eso quiere decir que hay otra historia, la verdadera historia”. En El Gráfico, te contamos cuáles fueron las grandes figuras que no pudieron ganarla.

Imagen de DE VUELTA HIGUAÍN
¡Habla memoria!

DE VUELTA HIGUAÍN

¿Llegó la hora de volver a Argentina tras la exitosa aventura europea? Mientras los hinchas de River se ilusionan con su regreso, en El Gráfico, analizamos sus opciones a futuro y repasamos la gran carrera del Pipita, de Real Madrid a Juventus, pasando por Napoli, Milan y Chelsea.

Imagen de HOY TE CONVERTÍS EN HÉROE
¡Habla memoria!

HOY TE CONVERTÍS EN HÉROE

Por lesión o expulsión muchas fueron las veces en el fútbol argentino, que un jugador de campo ocupó el arco de su equipo. Arrancamos el repaso en el tiempo, comenzando en un superclásico, cuando no… Arqueros improvisados, solo para aventureros y confiados.

DEJÁ TU COMENTARIO