¡Habla memoria!

2006. El semillero de Lanús

Por Redacción EG · 04 de octubre de 2019

La clave del éxito en el Granate fueron sus divisiones inferiores, el club del Sur invirtió en su cantera y tuvo sus frutos. Esta fue la base del equipo campeón de 2007, que tuvo como padre futbolístico a Ramón Cabrero.

Es­ta­dio El Cam­pin, de Bo­go­ta, 4 de di­ciem­bre de 1996. “El Gra­na ya sa­lió cam­peón / El Gra­na ya sa­lió cam­peón…”, se en­to­nó –se ru­gió– por úni­ca vez en la his­to­ria. Aque­lla no­che, el La­nús de Héc­tor Cú­per al­can­za­ba el má­xi­mo lo­gro del club. A pe­sar de per­der 1-0 en Co­lom­bia fren­te a In­de­pen­dien­te San­ta Fe, le­van­ta­ba la Co­pa Con­me­bol gra­cias al 2-0 que ha­bía con­se­gui­do una se­ma­na atrás en el Sur del Gran Bue­nos Ai­res. Ese úni­co tí­tu­lo in­ter­na­cio­nal fue el pun­to cum­bre de un pro­ce­so que se ex­ten­dió du­ran­te gran par­te de la dé­ca­da del 90 y que en la ac­tua­li­dad, des­pués de un pe­río­do en el que el pro­yec­to ori­gi­nal que­dó re­le­ga­do, re­vi­ve con fuer­za. Al igual que el plan­tel cam­peón de ha­ce diez años, és­te que hoy sor­pren­de en el Clau­su­ra es­tá in­te­gra­do en su ma­yo­ría por ju­ga­do­res sur­gi­dos de las in­fe­rio­res. 

Los Iba­ga­za, Chu­pa Ló­pez, Co­yet­te, Juan Jo­sé Se­rri­zue­la de aque­lla épo­ca son los Bi­glie­ri, Fab­bia­ni, Ar­chu­bi y Gio­da del pre­sen­te. Y aun­que pue­da pa­re­cer muy le­ja­no en el tiem­po, tan­to el pri­mer gru­po co­mo el se­gun­do for­man par­te de una mis­ma apues­ta. “El club pu­so sus in­fe­rio­res en Pri­me­ra Di­vi­sión y por suer­te es­tá dan­do re­sul­ta­dos”, afir­ma el cen­tral Lean­dro Gio­da. “Las ca­sua­li­da­des no exis­ten”, agre­ga en es­te sen­ti­do Agus­tín Pe­lle­tie­ri, otro de los pi­bes que des­de el me­dio­cam­po le da vi­da a es­te pre­sen­te de La­nús. Mien­tras que el pre­si­den­te del Con­se­jo de Fút­bol, Ni­co­lás Rus­so, am­plía es­ta idea: “Has­ta ha­ce al­re­de­dor de quin­ce años no ha­bía un pro­yec­to de club y el pre­su­pues­to del fút­bol ama­teur se con­si­de­ra­ba un gas­to. A par­tir del 92 se co­men­zó a in­ver­tir en es­truc­tu­ra y en for­mar y pro­mo­ver a los chi­cos del club”.

La hora granate. En el sentido de las agujas del reloj: Fabbiani (gorrito), Gioda, Pelletieri, Leto, Lautaro Acosta y Archubi.

La hora granate. En el sentido de las agujas del reloj: Fabbiani (gorrito), Gioda, Pelletieri, Leto, Lautaro Acosta y Archubi.

El se­mi­lle­ro dio sus fru­tos en los 90 y ade­más de la con­quis­ta con­ti­nen­tal, se ob­tu­vie­ron tres ter­ce­ros pues­tos con­se­cu­ti­vos (Aper­tu­ra 95 y 96 y Clau­su­ra 96), un sub­cam­peo­na­to (Clau­su­ra 98) y una cuar­ta po­si­ción (Aper­tu­ra 98). La­nús co­se­cha­ba en la se­gun­da mi­tad de la dé­ca­da lo que ha­bía sem­bra­do en la pri­me­ra. Era un mo­de­lo de ins­ti­tu­ción de­por­ti­va sin fi­nes de lu­cro y que le da­ba lu­gar a la gen­te del club por so­bre los re­fuer­zos que se po­drían in­cor­po­rar. Por eso, al ver que te­nían po­si­bi­li­da­des de cre­cer de­por­ti­va­men­te, los pi­bes lle­ga­ban en can­ti­da­des, por ini­cia­ti­va pro­pia o por al­gún re­pre­sen­tan­te. “Yo vi­vía en Ciu­dad Evi­ta y ju­ga­ba en un po­tre­ro cer­ca de mi ca­sa –cuen­ta el atre­vi­do de­lan­te­ro Cris­tian Fab­bia­ni–, y un se­ñor me pre­sen­tó a un em­pre­sa­rio que des­pués de un tiem­po me tra­jo pa­ra acá. Hi­ce cin­co prue­bas y me que­dé. En­tré en la Sép­ti­ma cuan­do te­nía ca­tor­ce años y vi­ví en la pen­sión has­ta los die­cio­cho”. Otros co­mo Pe­let­tie­ri se acer­ca­ron so­los y en años más re­cien­tes, cuan­do los éxi­tos de­por­ti­vos no apa­re­cían, aun­que no lle­ga­ban a opa­car la ima­gen de bue­na ins­ti­tu­ción de La­nús: “El pri­mer mo­ti­vo por el que vi­ne es que des­de que ten­go me­mo­ria és­te es un club mo­de­lo. A ni­vel ins­ti­tu­ción siem­pre fue un ejem­plo, y por suer­te aho­ra lo pue­do com­pro­bar des­de aden­tro. Vi­vo re­la­ti­va­men­te cer­ca, y cuan­do ter­mi­né la se­cun­da­ria vi­ne a pro­bar­me y afor­tu­na­da­men­te pu­de que­dar­me”.

Pa­ra lle­gar a es­te pre­sen­te de ilu­sio­nes nue­vas y sue­ños gran­des, en el cual las as­pi­ra­cio­nes apun­tan al­to, an­tes hu­bo que pa­sar por una eta­pa de su­fri­mien­to. Ban­car­se la ma­la, pa­ra po­der vi­vir aho­ra to­do lo bue­no. En­tre aque­llos que hi­cie­ron his­to­ria y es­tos que hoy vuel­ven a en­tu­sias­mar al pue­blo Gra­na­te se pro­du­jo un va­cío im­por­tan­te en cuan­to a la pro­duc­ción del se­mi­lle­ro. Eze­quiel Car­bo­ni y Luis Zu­bel­día –hoy ayu­dan­te de cam­po de Ca­bre­ro tras ver­se obli­ga­do a aban­do­nar el fút­bol por una le­sión cró­ni­ca en una ro­di­lla– son al­gu­nas de las po­cas ex­cep­cio­nes, pe­ro la rea­li­dad es que hu­bo un pe­río­do en el que la po­lí­ti­ca del club apun­tó a in­cor­po­rar ju­ga­do­res a prés­ta­mo y así de­ja­ron de sa­lir pi­bes en can­ti­dad. Sin em­bar­go, hay un por­qué pa­ra ese pro­ce­so: “Ade­más de los lo­gros de­por­ti­vos tam­bién se cre­ció mu­cho en cuan­to a la in­fraes­truc­tu­ra: hoy te­ne­mos 11 can­chas de fút­bol, un gim­na­sio y una pen­sión pa­ra 60 pi­bes. To­do eso lle­va un gas­to, y ese gas­to ge­ne­ró una deu­da que en el año 2000 era muy im­por­tan­te. Lo que hi­ci­mos, a di­fe­ren­cia de otros, fue tra­tar de cum­plir con to­do el mun­do. Nos plan­tea­mos dos ob­je­ti­vos: co­mo pri­me­ra me­di­da, de­jar al club en deu­da ce­ro, y co­mo se­gun­da, ya más a lar­go pla­zo, lo­grar un cam­peo­na­to. El pri­me­ro es­tá ca­si cum­pli­do. Con una so­la ven­ta que­da­mos en ce­ro en to­do sen­ti­do”, ex­pli­ca Rus­so.

Con los tec­ni­cos se si­guió la mis­ma me­to­do­lo­gía. Nom­bres co­mo Vei­ra, Ai­mar, Cór­do­ba, Chi­che So­sa, Brin­di­si, Ra­ma­ciot­ti y Go­ro­si­to pa­sa­ron sin glo­ria y con pe­na. En­tre 1999 y 2005, La­nús só­lo al­can­zó un oc­ta­vo pues­to en el úl­ti­mo Clau­su­ra. Ra­món Ca­bre­ro, un hom­bre de la ca­sa que al mo­men­to de la re­nun­cia de Pi­po es­ta­ba al fren­te de la Cuar­ta Di­vi­sión, to­mó las rien­das en prin­ci­pio in­te­ri­na­men­te. Los bue­nos re­sul­ta­dos se su­ce­die­ron y al fi­na­li­zar el tor­neo pa­sa­do la di­ri­gen­cia de­ci­dió con­fir­mar­lo en el car­go. Aho­ra también el en­tre­na­dor ve­nía de las ca­te­go­rías me­no­res.

Aun­que la ma­yo­ría de los pi­bes ya es­ta­ban en el plan­tel de Pri­me­ra, la vir­tud de Ca­bre­ro fue dar­les con­ti­nui­dad. “A Ra­món no lo tu­ve en in­fe­rio­res, pe­ro a di­fe­ren­cia de otro que vie­ne de afue­ra, él tie­ne la ven­ta­ja de co­no­cer­nos por­que nos veía to­dos los días en el club”, co­men­ta Lau­ta­ro Acos­ta, quien fue con­vo­ca­do por Fe­rra­ro pa­ra el Sub-20 y es uno de los más chi­cos de es­te gru­po. Con­tra lo que mu­chos pue­dan pen­sar a pri­me­ra vis­ta, só­lo Se­bas­tián Le­to y Mar­cos Agui­rre pa­sa­ron por las ma­nos de Ca­bre­ro en la eta­pa for­ma­ti­va, y ape­nas por un cor­to pe­río­do.

Otro as­pec­to que jue­ga a fa­vor de es­te gru­po, es pre­ci­sa­men­te el gru­po, que se con­so­li­dó co­mo tal con mu­chos chi­cos que te­nían re­la­ción des­de tiem­po an­tes de lle­gar a Pri­me­ra. Se los no­ta afian­za­dos y lla­ma la aten­ción ver­los tan uni­dos, tan com­pin­ches, tan ale­gres. Las bro­mas no pa­ran y la bue­na on­da se per­ci­be a ca­da ins­tan­te. Mien­tras El Grá­fi­co es­pe­ra a que ter­mi­ne el asa­do de ca­da se­ma­na pa­ra con­ti­nuar con la pro­duc­ción fo­to­grá­fi­ca, es tes­ti­go de los gri­tos, las car­ca­ja­das y los can­ti­tos que sa­len del quin­cho. “Qui­zá no sea una re­la­ción de ami­gos, pe­ro to­do es­to que es­ta­mos ha­cien­do se dis­fru­ta más por­que nos co­no­ce­mos des­de ha­ce tiem­po. Por ahí an­tes de lle­gar a Pri­me­ra ya sa­lía­mos to­dos jun­tos”, cuen­ta el vo­lan­te Ro­dri­go Ar­chu­bi, in­te­gran­te del Sub-20 que el año pa­sa­do ga­nó el Mun­dial en Ho­lan­da. “Con va­rios vi­ví en la pen­sión y nos lle­va­mos muy bien”, se su­ma el ta­len­to­so cor­do­bés Mar­cos Agui­rre. “Por eso se dis­fru­ta mu­cho más es­te mo­men­to”, con­clu­ye Se­bas­tián Sa­lo­món, otro de los que se for­mó en la can­te­ra Gra­na­te, aun­que ya tie­ne al­gu­nos años más de ex­pe­rien­cia que el res­to.

 

Marcos Aguirre en acción.

Marcos Aguirre en acción.

 

“Es­te tor­neo, que pa­ra mu­chos fue el pri­me­ro, no lo va­mos a ol­vi­dar nun­ca, y so­ña­mos con su­pe­rar­nos y lle­gar más le­jos to­da­vía”, se ilu­sio­na Le­to. Y hay ra­zo­nes pa­ra ava­lar lo que di­ce el ha­bi­li­do­so vo­lan­te: “Es­ta­mos muy tran­qui­los –ase­gu­ra Rus­so–. Lo que vie­ne atrás es tan bue­no o in­clu­so me­jor que lo que hay aho­ra”. Co­mo en tan­tos ám­bi­tos de la so­cie­dad, las po­si­bi­li­da­des de que los que po­seen me­nos re­cur­sos eco­nó­mi­cos les dis­pu­ten el lu­gar a los po­de­ro­sos re­si­de en la or­ga­ni­za­ción des­de las ba­ses. Des­de aba­jo, con­si­guió ha­cer­lo La­nús en los 90, y en la con­ti­nua­ción de aquel pro­yec­to si­gue in­ten­tan­do su­pe­rar­se. En el Sur, sa­ben cuál es el ca­mi­no, y es por eso que el pre­si­den­te del Con­se­jo de Fút­bol no les te­me a los de­sa­fíos: “Es­ta­mos en con­di­cio­nes de man­te­ner el plan­tel y pue­do ase­gu­rar que an­tes de 2009 La­nús sa­le cam­peón”.

El Gra­na de­mos­tró y si­gue de­mos­tran­do que el Sur tam­bién exis­te, y pa­ra ser muy co­he­ren­te con es­ta sen­ten­cia la for­ma de lo­grar­lo no po­día ser otra que la de mi­rar ha­cia aba­jo.

El semillero dio sus frutos en los 90 y además de la conquista continental hubo otros logros. Se cosechó lo que se había sembrado.

Buena madera. De izquierda a derecha, Biglieri, Lagos, Hoyos, Aguirre, Salomón y el rubio Manicero. Una camada de jóvenes con mucho futuro local e internacional.

Buena madera. De izquierda a derecha, Biglieri, Lagos, Hoyos, Aguirre, Salomón y el rubio Manicero. Una camada de jóvenes con mucho futuro local e internacional.

 

El respaldo de los mayores

Si bien el apor­te de la ge­ne­ra­ción jo­ven es fun­da­men­tal en es­te pro­yec­to, se sa­be que “só­lo con los pi­bes no se pue­de”. En La­nús, eso lo tie­nen bien cla­ro des­de el téc­ni­co has­ta el úl­ti­mo in­te­gran­te del plan­tel. Por eso, to­dos coin­ci­den en re­sal­tar lo im­por­tan­te que son pa­ra es­te gru­po los ex­pe­ri­men­ta­dos Car­los Bos­sio, Clau­dio Graf, Ro­dol­fo Graieb, Da­niel Quin­te­ros y Ma­xi Cu­be­ras. Sin ellos, la gran cam­pa­ña del Gra­na en el Clau­su­ra no po­día ha­ber si­do tal. “Por su­pues­to que los pi­bes son im­por­tan­tes, pe­ro se­ría in­jus­to no re­co­no­cer el al­to por­cen­ta­je de res­pon­sa­bi­li­dad que tie­nen los re­fe­ren­tes. Ellos los acon­se­jan muy bien y sa­ben có­mo lle­var­los”, co­men­ta el DT Ca­bre­ro. Y Se­bas­tián Le­to agre­ga: “La gran vir­tud que tu­vie­ron fue que se su­pie­ron adap­tar a no­so­tros y no es­pe­ra­ron que no­so­tros nos adap­te­mos a ellos”.

 

 

Por Aquiles Furlone y Pablo Lechuga (2006).

Fotos: Jorge Dominelli.

 

 

Un técnico que conoce el paño

Por su trabajo en las inferiores, el entrenador actual de la Primera supo darle a cada jugador un lugar y apoyarlo.

 

Ramón Cabrero.

Ramón Cabrero.

 

Cuan­do asu­mi co­mo DT del pri­mer equi­po, ya ha­bía mu­chos chi­cos en el plan­tel que ve­nían de las in­fe­rio­res. El tra­ba­jo nues­tro fue apos­tar a dar­les con­ti­nui­dad.

Ese fue un pro­yec­to que acor­da­mos en­ca­rar en con­jun­to con los di­ri­gen­tes, y que im­pli­ca­ba asu­mir el ries­go de ban­car a los chi­cos y dar­les la tran­qui­li­dad de que iban a te­ner la chan­ce de ga­nar­se un lu­gar. En par­te, la ini­cia­ti­va sur­gió por­que no ha­bía mu­chos re­fuer­zos pa­ra traer. Pe­ro tam­bién por­que cree­mos que lo im­por­tan­te es dar­les prio­ri­dad a los ju­ga­do­res del club, que los hay y muy bue­nos. Por eso el ob­je­ti­vo es tra­tar de con­so­li­dar a la ma­yor can­ti­dad y man­te­ner­los. De to­dos mo­dos, pien­so que si La­nús tie­ne la opor­tu­ni­dad de ven­der a al­gu­no, lo va a ha­cer, pe­ro la in­ten­ción es no de­sar­mar el equi­po.

La idea es siem­pre apos­tar a los chi­cos del club, aun­que en los pues­tos que nos ha­ga fal­ta un ju­ga­dor, va­mos a tra­tar de traer­lo. En el fút­bol no se ga­na só­lo con chi­cos, se­ría ri­dí­cu­lo pen­sar­lo. En es­te ci­clo los pi­bes son muy im­por­tan­tes, pe­ro se­ría in­jus­to no re­co­no­cer la ta­rea de los más gran­des.

Creo que es­ta­mos ha­cien­do las co­sas bien y, por eso, tan­to los di­ri­gen­tes co­mo yo que­re­mos se­guir tra­ba­jan­do en es­te pro­ce­so. Hoy pue­do afir­mar que voy a con­ti­nuar, aun­que sé que en el fút­bol los que man­dan son los re­sul­ta­dos. Has­ta aho­ra se vie­nen dan­do, y el plan a fu­tu­ro es ter­mi­nar es­te cam­peo­na­to lo más al­to po­si­ble pa­ra te­ner la tran­qui­li­dad de en­ca­rar los que ven­gan con una can­ti­dad im­por­tan­te de pun­tos y po­der mi­rar la ta­bla de arri­ba y no la de los pro­me­dios.

 

 

Por Ramón Cabrero.

Temas en esta nota:

Imagen de Racing 100x100 (1903-2003)
¡Habla memoria!

Racing 100x100 (1903-2003)

En 2003 con motivo del centenario de Racing, El Gráfico homenajeó al club de Avellaneda repasando un centenar de hechos y figuras de su historia vinculándolos con nombres de películas.

Imagen de Lo que nadie contó del 78 y el 86
¡Habla memoria!

Lo que nadie contó del 78 y el 86

Las historias inéditas, las anécdotas desconocidas, los boicots, las peleas, las afinidades. Todo lo que jamás se supo de dos grupos que entraron en la leyenda y que hasta los días que corren siguen siendo los únicos Campeones del Mundo, el orgullo argentino.

DEJÁ TU COMENTARIO