¡Habla memoria!

1992. La vigencia de una escuela

Por Redacción EG · 02 de septiembre de 2019

El final de la década del 80 y los comienzos de la del 90 fueron momentos inolvidables para Newell´s, Yudica y Bielsa comandaron equipos que quedaron en la memoria colectiva. Newell´s y su sentido de pertenencia.

Los jóvenes muchachos del viejo y querido Newell's venían dando la vuelta olímpica frente al delirio de los hinchas rosarinos y nuestra memoria fue registrando datos, figuras, momentos, como cuando uno repasa las páginas del álbum familiar.

El equipo campeón. Arriba: Berizzo, Domizzi, Scoponi, Gamboa, Pochettino y Raggio. Abajo: Berti, Saldaña, Llop, Zamora y Mendoza.

El equipo campeón. Arriba: Berizzo, Domizzi, Scoponi, Gamboa, Pochettino y Raggio. Abajo: Berti, Saldaña, Llop, Zamora y Mendoza.

 

Bien protegidos. Los jugadores se conocen hace tanto, que las prácticas son con un clima distendido.

Bien protegidos. Los jugadores se conocen hace tanto, que las prácticas son con un clima distendido.

En 1974, cuando Mario Zanabria clavó aquel zurdazo campeón en el arco centralista, en el banco rojinegro estaba sentado un entrenador que hasta hacía muy poco tiempo era compañero de Marito y el Mono Obberti: Juan Carlos Montes. Para entonces, Jorge Bernardo Griffa, zaguero central del Newell's de los años cincuenta, ya estaba preparando las futuras camadas futbolísticas del club en un trabajo que era toda una apuesta al futuro. Más adelante, entrando en los años ochenta, el entrenador de la primera fue también un ex integrante del cuadro sangre y luto: el Indio Solari. Llegó la formidable campaña de 1987-88, con Newell's sembrando de fútbol y goles las canchas argentinas y en la conducción técnica estaba el Piojo Yudica, jugador del club treinta años antes. Y ahora que viene pasando Juan Manuel Llop al frente de los nuevos vencedores, sabemos que en el banco, en el trabajo de la semana, en la obsesiva búsqueda de motivaciones anímicas y variantes tácticas, en la exigencia permanente de nuevas y más ambiciosas metas, también está un hombre de la casa, alguien que defendió sus colores en la cancha: Marcelo Alberto Bielsa.

Plantel y cuerpo técnico posan en la Casa Rosada. Newell´s marcó una época.

Plantel y cuerpo técnico posan en la Casa Rosada. Newell´s marcó una época.

 

 

El pueblo leproso festeja la obtención de un nuevo título.

El pueblo leproso festeja la obtención de un nuevo título.

 

Ahí está la gran clave de Newell's campeón del Clausura '92, como sucedió en el Apertura '90 y en la temporada '90-'91: en la renovada fortaleza espiritual de su escuela deportiva. En la vigencia de un estilo, que es una forma de vivir, un modo de sentir y de vibrar ante el hecho deportivo. El del Parque Independencia es un club con historia... Quienes dirigen sus planteles se lo hacen sentir así a quienes juegan. Y en todos ha prendido la llama sagrada de los que siempre quieren superarse.

Existieron otras claves, lógicamente, que le agregaron conceptos técnicos y tácticos a esa fuerza vital que les transmitió la historia. El equipo de Bielsa ha sido justamente eso: UN EQUIPO. Unido, compacto, solidario. Por encima de las aptitudes técnicas de sus componentes ha concretado el desdoblamiento defensivo-ofensivo que viene quitándoles el sueño a los directores técnicos desde que Rinus Michels pudo lograrlo con Holanda 1974: pasar de la defensa al ataque y del ataque a la defensa —que es mucho más difícil— en no más de seis segundos. Es posible que Newell's tarde un par de segundos más. No es grave considerando que nuestra velocidad no es la que rige la competencia internacional... Y marca un logro importantísimo en cuanto a mecánica funcional de conjunto.

Se conocen de hace años, tienen sentido de pertenencia. Newell´s Old Boys es una escuela futbolística fácil de reconocer.

Se conocen de hace años, tienen sentido de pertenencia. Newell´s Old Boys es una escuela futbolística fácil de reconocer.

 

La tan ansiada vuelta olímpica.

La tan ansiada vuelta olímpica.

 

El secreto comienza a develarse, hasta donde sea posible extraerlo de una representación gráfica, en los dos cuadros que publicamos y que muestran cómo se escalona el campeón cuando ataca y cuando se defiende. Los dos esquemas siguen fielmente las ideas de Bielsa, y en ellos aparecen los jugadores que más asiduamente integraron el equipo. Dos actitudes surgen con nitidez de ambos diagramas: apoyo constante y cercano en el ataque; coberturas aseguradas desde la media cancha hacia atrás. Y una intención común en ambos casos: cuando la tiene Newell's atacan los once; cuando la pierde, defienden los once. Por eso, el cuadro rosarino puede gustar o no a la óptica de las tribunas. Ahí adentro, en ese rectángulo de 110 por 70, hay que ganarle. Marcelo Bielsa es más directo: "Newell's no es lujoso. Pero como rival, resulta muy difícil."

 

 

Por JUVENAL (1992).

Fotos: HOROVITZ, NORBERTO MOSTEIRIN, MAURI, POZZI, LEGARRETA, SOLARI y FARRE.

Temas en esta nota:

Imagen de 1974. Eduardo Commisso: ¡Silenciosamente!
¡Habla memoria!

1974. Eduardo Commisso: ¡Silenciosamente!

Eduardo Antonio Commisso y un recorrido por sus años de gloria en Independiente, donde alcanzó lo máximo al ganar la Copa Intercontinental de 1973. Una leyenda del Rojo recibió a El Gráfico.

Imagen de 1987. 25 años de Hugo Gatti en el fútbol
¡Habla memoria!

1987. 25 años de Hugo Gatti en el fútbol

El Loco cumplía sus primeros veinticinco años como jugador profesional, sus inicios en Atlanta, la llegada a Boca, su paso por River. La ¨boda de plata¨ entre un referente de los tres palos y el fútbol.

DEJÁ TU COMENTARIO