¡Habla memoria!

Grandes duelos de la historia del tenis

Por Redacción EG · 22 de agosto de 2019

En 2009, El Gráfico destacó las rivalidades más importantes del tenis moderno. En esa época la más marcada era entre Federer y Nadal, pero también aparecen otras como Vilas – Borg y Sampras – Agassi.

Rafael Nadal 13 – Roger Federer 6

 

Federer - Nadal

Federer - Nadal

 

El gran duelo de la actualidad. Por ahora el español lleva la delantera, pero a este choque le queda mucho recorrido. Llevan tres finales consecutivas de Roland Garros y Wimbledon, algo sólo reservado para los elegidos.

Los momentos previos son especiales, la motivación es otra y ganar ese match da un plus diferente, porque el que está del otro lado de la red no es un jugador más. Es El Rival, con mayúsculas. Los mejores tenistas de la historia han protagonizado inolvidables encuentros, que fueron llenando las páginas de una leyenda única. Esa que contiene a los grandes duelos de la historia de este deporte y que en la actualidad se acrecienta con cada choque que pone cara a cara a Rafael Nadal y Roger Federer.

A los pocos años de haberse abierto al profesionalismo, hecho ocurrido en 1968, tres jóvenes provenientes de distintas partes del planeta comenzaron a cambiar el mundo del tenis: Guillermo Vilas, Björn Borg y Jimmy Connors. Los dos primeros, aplicando en sus juegos un top spin devastador para sus rivales con un gran despliegue físico; el norteamericano, con una modalidad casi salvaje dentro de la cancha, a partir de una actitud arrolladora y un estilo que se iría imponiendo con los años, tomando la pelota apenas se levantaba, volcándole toda la potencia del cuerpo en cada golpe. 

Vilas y Borg fueron los dueños casi absolutos del polvo de ladrillo entre 1974 y 1982 y como prueba de ello quedaron dos finales de Roland Garros ganadas por el sueco (1975 y 1978). Entre este último y Connors se apreciaba un gran contraste de contraataque y ataque, donde casi siempre prevaleció el “hombre de hielo” en todas las superficies. A pesar de sus diferencias, Vilas y Connors tuvieron bastantes similitudes: una extensa carrera, una resurrección tenística a los 30 años y el hecho de haber protagonizado el que para muchos fue uno de los mejores partidos de la historia: triunfo del argentino en el Masters 1977 por 6-4, 3-6 y 7-5 en el Madison Square Garden de Nueva York.

Los albores de la década del 80 vieron los últimos destellos de Borg, el surgimiento fantástico de John McEnroe y a ambos como protagonistas de dos memorables finales de Wimbledon. En 1980 se impuso el sueco por 8-6 en el quinto set y un año más tarde fue el irascible norteamericano quien alzó el trofeo, cortando la magnífica serie de su rival, de cinco coronas sucesivas sobre el césped inglés.

McEnroe fue uno de los mayores genios de la historia, con un juego que era toda improvisación, talento y magia. Iván Lendl fue su antítesis perfecta: concentración, despliegue y estrategia. Animaron nada menos que 36 partidos oficiales en 13 temporadas.

Lendl fue el rey del último lustro de aquella década, pero le quedó Wimbledon como asignatura pendiente y en ello mucho tuvo que ver Boris Becker. Con su excelente servicio y su velocidad, el alemán complicaba y desbordaba al checo, sobre todo en superficies rápidas.

Precisamente, La Catedral fue el escenario de las mejores representaciones de un choque brillante: Boris Becker vs. Stefan Edberg. Bastará mencionar que disputaron tres finales consecutivas de Wimbledon (dos de ellas fueron para el sueco), para tomar la dimensión de ese duelo.

Dos norteamericanos dejaron su marca indeleble para todos los tiempos, en 34 partidos  inolvidables de una calidad y paridad únicas. La referencia es para Pete Sampras y André Agassi; el primero con un servicio impecable y su rival con una devolución perfecta, quizás, la mejor de toda la historia.

Desde el momento en que Sampras comenzó a tener un andar más irregular, muchos tenistas se sucedieron en el número 1 del ránking durante cinco años (Ríos, Moyá, Kafelnikov, Rafter, Safin, Kuerten, Hewitt, Ferrero, Roddick), sin llegar a producir grandes duelos. En 2004 se encaramó en ese preciado sitio Roger Federer, con su juego exquisito. Parecía que nadie podría moverlo de allí, hasta que Rafael Nadal, a fuerza de convicción, temperamento y un mejoramiento paulatino de su tenis, le dio alcance, lo superó, hasta aventajarlo con claridad en los enfrentamientos personales. Una historia que por ahora se ha escrito en 19 episodios, pero que promete mejores capítulos.

Pasan los años y con ellos aumentan las ganancias y evolucionan las tácticas, las técnicas, las pelotas y las raquetas. Pero algo se mantiene inalterable en la cima del tenis mundial: dos grandes contendientes con un único deseo. Derrotar al Rival y ser el vencedor del Duelo.

(*) La estadística actual es de 24 triunfos para Rafael Nadal y 16 para Roger Federer.

 

 

John McEnroe 15 – Ivan Lendl 21

 

Lendl - Mc Enroe

Lendl - Mc Enroe

 

En 1984, “Supermac” llegó a la final Roland Garros con un récord de 39-0 en la temporada y ahí vencía a Lendl dos sets a cero. Pero el checo modificó la mentalidad que lo llevó a ganar el título y consolidarse por mucho tiempo en lo más alto. Ese partido cambió la historia de ambos.

 

 

Pete Sampras 20 – Andre Agassi 14

 

Sampras - Agassi

Sampras - Agassi

 

Enorme clásico que marcó la década del 90. Siempre jugaron en un altísimo nivel: más del 50 por ciento de sus enfrentamientos fueron en finales y cinco de ellas de Grand Slam. En los cuartos del U.S. Open 2001, Sampras ganó un partido casi perfecto 6-7, 7-6, 7-6 y 7-6 sin ningún quiebre de servicio. Fue fantástico, inolvidable, se mataron a palos.

 

 

Björn Borg 17 – Guilermo Vilas 5

 

Vilas - Borg

Vilas - Borg

 

Fueron los grandes responsables de haber masificado el uso de los efectos en el tenis. Dueños totales del polvo de ladrillo durante una década, el pronto retiro de Borg dejó trunco un duelo que aguardaba por más batallas.

 

 

Stefan Edberg 10 – Boris Becker 25

 

Edberg - Becker

Edberg - Becker

 

La ventaja del alemán en los cruces no coincide con lo equilibrados que fueron. Más parecidos que diferentes, se enfrentaron en tres finales de Wimbledon. Tenis para admirar.

 

 

Jimmy Connors 5 – Guillermo Vilas 4

 

Vilas - Connors

Vilas - Connors

 

Jugaron sólo nueve veces pero fueron acérrimos rivales. Para Vilas queda por siempre el recuerdo del U.S. Open 77, en Forest Hills, que lo consagró como el mejor del planeta. 

 

 

Bjorn Borg 15 – Jimmy Connors 8

 

Borg - Connors

Borg - Connors

 

Distintos en todo (carácter, juego, estilo) animaron una era del tenis. Borg lo superó en enfrentamientos, pero Connors fue responsable de que el sueco nunca ganara el U.S. Open.

 

 

Boris Becker 10 – Ivan Lendl 11

 

Becker - Lendl

Becker - Lendl

 

Gran paridad entre dos cracks de distintas generaciones. Lendl se quedó con el historial, pero Becker le ganó dos finales clave: U. S. Open 89 y Australian Open 1991.

 

 

Björn Borg 7 – John McEnroe 7

 

Borg - Mc Enroe

Borg - Mc Enroe

 

En tres años, jugaron 14 partidos vibrantes. McEnroe admiraba a Borg. Al vencerlo en Wimbledon reprimió su instinto de arrodillarse en el césped: ese era el sello del sueco.

 

 

El Gráfico (2009).

Fotos: Archivo El Gráfico.

Imagen de FANTASMAS DE CARNE Y HUESO
¡Habla memoria!

FANTASMAS DE CARNE Y HUESO

Hoy se cumplen 47 años de aquella victoria 1 a 0 contra Bolivia en la altura de La Paz, que prácticamente cerró la clasificación para el Mundial 1974. Repasamos la historia de la selección “fantasma” y su periplo para llegar al objetivo planeado.

Imagen de EL GESTOR DEL CAMBIO
¡Habla memoria!

EL GESTOR DEL CAMBIO

Hoy se cumplen 26 años de la firma de José Pekerman a cargo de las selecciones juveniles de Argentina. Un hombre prácticamente desconocido para el gran público, pero que con capacidad, docencia y trabajo, cambió la historia para siempre.

Imagen de EL CIUDADANO KUN
¡Habla memoria!

EL CIUDADANO KUN

Un día como hoy pero en 2006, Sergio Agüero convirtió su primer gol en el Atlético de Madrid, abriendo asi su historia goleadora en Europa. Repasamos la carrera del “Kun” en el viejo mundo, plagada de gritos, títulos y sueños cumplidos.

DEJÁ TU COMENTARIO