¡Habla memoria!

2006. Detrás de escena

Por Redacción EG · 09 de agosto de 2019

Alejandro Sabella no había tomado la decisión de independizarse, seguía siendo ayudante de Passarella, a quien considera un amigo. Años más tarde demostraría todo su potencial como director técnico.

Ha­bra si­do por el azar en al­gu­na me­di­da, por una elec­ción pro­pia de có­mo en­ca­rar la vi­da en otra, se­gu­ra­men­te por las ca­rac­te­rís­ti­cas al­go re­traí­das de su per­so­na­li­dad que Ale­jan­dro Sa­be­lla de­sa­rro­lló bue­na par­te de su re­co­rri­do fut­bo­le­ro en un lla­ma­ti­vo se­gun­do pla­no, a la som­bra de las es­tre­llas de pri­mer car­tel, ca­si en pun­tas de pie, sin le­van­tar la voz.

Al zur­do mo­de­la­do en la fá­bri­ca dis­tin­gui­da de Nú­ñez le to­có en el re­par­to ser el eter­no su­plen­te de Alon­so en el Ri­ver do­ra­do de los 70, coin­ci­dir con Ma­ra­do­na y Bo­chi­ni en las ho­ras pre­vias al Mun­dial 86 y ser el es­cu­de­ro fiel de Da­niel Pas­sa­re­lla des­de 1990 has­ta es­tos días.

 

Con Alonso, en la Selección de Bilardo.

Con Alonso, en la Selección de Bilardo.

 

Re­sul­ta lla­ma­ti­vo: ca­si no exis­ten en­tre­vis­tas a Sa­be­lla en el me­ti­cu­lo­so ar­chi­vo de El Grá­fi­co, es­pe­cial­men­te a par­tir de su re­ti­ro. Y es­ta­mos ha­blan­do de un per­so­na­je del fút­bol que fue dos ve­ces cam­peón con Es­tu­dian­tes, que ju­gó en In­gla­te­rra cuan­do eran muy po­qui­tos los que daban el sal­to a Eu­ro­pa y que usó la ce­les­te y blan­ca de la Se­lec­ción. Sus pen­sa­mien­tos, sin em­bar­go, ca­si no tie­nen re­gis­tro es­cri­to.

La con­cre­ción del re­por­ta­je, en coin­ci­den­cia con es­tos an­te­ce­den­tes, en­con­tró al­gu­nas di­la­cio­nes, un par de ro­deos, no por ma­la pre­dis­po­si­ción del en­tre­vis­ta­do, si­no por ti­mi­dez, o por acos­tum­bra­mien­to a ese se­gun­do pla­no en el que se ins­ta­ló. Gran­de fue la sor­pre­sa cuan­do una vez ca­len­ta­dos los mo­to­res, apa­re­ció un Sa­be­lla lo­cuaz, apa­sio­na­do por el fút­bol y por la irra­dia­ción de sus con­cep­tos, al que ca­si hu­bo que atar­le la len­gua pa­ra po­der me­ter una re­pre­gun­ta o un nue­vo te­ma.

Va­le co­mo ejem­plo su des­car­go, ca­si a mo­do de ca­tar­sis, cuan­do pro­me­dian­do la charla, se lo con­sul­tó por los erro­res co­me­ti­dos en el Mun­dial 98. Del pe­lo­ta­zo en el pa­lo de Ba­tis­tu­ta con­tra Ho­lan­da, sal­tó en­se­gui­da al fun­da­men­ta­lis­mo re­sul­ta­dis­ta que go­bier­na al fút­bol.

“Si mi equi­po lle­ga una vez al ar­co y el tu­yo lle­ga diez ve­ces –arran­ca, en la con­fi­te­ría del pri­mer pi­so del Mo­nu­men­tal–, pe­ro el par­ti­do lo ga­no yo 1-0, ¿sa­bés có­mo se jus­ti­fi­ca mi triun­fo? Fá­cil: se di­ce que no­so­tros fui­mos efi­ca­ces y us­te­des, no. Y yo en eso no creo, por­que si no em­pe­za­mos con la efi­ca­cia de los ocho de­fen­so­res. Por eso a veces discrepo de los pun­ta­jes del pe­rio­dis­mo. En el úl­ti­mo Ra­cing-Ri­ver, el pingpong contó 12-4 para nosotros, des­pués mi­ro los pun­ta­jes de los ju­ga­do­res y los de Ri­ver son to­dos 4 y 3 y los de Ra­cing, 7 y 8. No es así, pe­ro le ven­den a la gen­te de Ra­cing, que es­tá con­ten­ta, que ju­ga­ron to­dos bien y a los de Ri­ver los cru­ci­fi­jan, por­que el hin­cha es­tá con bronca con sus ju­ga­do­res y quie­re leer eso”.

No da res­pi­ro Sa­be­lla: “Si Argentina pierde, el hincha está con bronca y quiere que su bronca esté reflejada en los medios. Quiere que le den la razón. Si ve a otro ana­li­zan­do mo­de­ra­da­men­te, co­mo cor­rres­pon­de, no lo com­pra. Pa­ra mí, es cla­ro. El fút­bol, al mar­gen de ser una pa­sión de chi­cos, hoy es mi tra­ba­jo y mi ne­go­cio, pa­ra tu re­vis­ta y pa­ra los dia­rios tam­bién, pa­ra el úni­co que no es un ne­go­cio es pa­ra el hin­cha. Des­pués es­tá el te­ma de la men­ta­li­dad de la gen­te, que es co­mo el hue­vo o la ga­lli­na, no sa­bés qué vie­ne pri­me­ro: si la gen­te es la que pi­de esa crítica exagerada, despiadada, o vos el que a tra­vés del tiem­po le fuis­te cam­bian­do la men­ta­li­dad a la gen­te. No sé. Yo es­cu­cho 2 o 3 ve­ces una can­ción y me va gus­tan­do ca­da vez más con las re­pe­ti­cio­nes, tal vez al­go de eso hay”.

Lis­to, así pre­sen­ta su idea­rio es­te pa­ra­dó­ji­co per­so­na­je –tí­mi­do y ver­bo­rrá­gi­co a la vez– al que su­pie­ron apo­dar Pa­cho­rra, por su ape­go a la al­mo­ha­da, y Ma­go, por su ca­pa­ci­dad pa­ra in­ven­tar­le tru­cos a su ami­ga, la pe­lo­ta.

Su par­ti­cu­lar ca­rác­ter con­si­gue de­co­di­fi­car­se des­de el mis­mí­si­mo ins­tan­te en que re­cuer­da có­mo ini­ció su ca­rre­ra co­mo fut­bo­lis­ta.

“Yo era so­cio de GE­BA, ju­ga­ba los cam­peo­na­tos in­ter­nos, siem­pre me que­rían lle­var a un club y yo no que­ría sa­ber na­da, has­ta que un de­le­ga­do de Ri­ver me con­ven­ció. Fue en 1970. Y hay una anéc­do­ta di­ver­ti­da. Yo soy del 54, y te­nía fí­si­co chi­qui­to, en­ton­ces un co­no­ci­do me di­jo que me pre­sen­ta­ra co­mo si fue­ra del 55. An­du­ve bien y me acep­ta­ron pa­ra la prue­ba fi­nal del año si­guien­te. Lle­gó el día y no me qui­se pre­sen­tar, te­nía ver­güen­za, no sa­bía có­mo de­cir la ver­dad. Tu­vie­ron que ve­nir a bus­car­me a mi ca­sa un par de ami­gos, y cuan­do che­quea­ron mis da­tos y di­je que era del 54, el de­le­ga­do ca­si me ma­ta. Me pu­se pá­li­do. Al fi­nal pa­só co­mo un error, an­du­ve bien en la prue­ba y que­dé”.

Pachorra, en el Monumental que conoce a fondo. Hizo las inferiores en River y debutó en 1974, el mismo año que Passarella.

Pachorra, en el Monumental que conoce a fondo. Hizo las inferiores en River y debutó en 1974, el mismo año que Passarella.

En la Pri­me­ra de Ri­ver mos­tró des­te­llos de su ta­len­to, pe­ro que­dó opa­ca­do por uno de los mons­truos sa­gra­dos del club, un tal Alon­so, jus­to en los tiem­pos en que no pa­ra­ban de llo­ver cam­peo­na­tos. El Ma­go só­lo ju­ga­ba si al Be­to le do­lía al­go. “Yo era jo­ven, es­ta­ba en Ri­ver, así que no me acom­ple­ja­ba es­tar de­trás de Alon­so –ad­mi­te–, por­que ade­más el Be­to era un gran ju­ga­dor, un ído­lo. Tam­bién la ca­mi­se­ta de Ri­ver pe­sa, yo tu­ve una eta­pa co­mo ti­tu­lar cuan­do se fue Alon­so a Fran­cia y no al­can­cé a con­so­li­dar­me. Qui­zás ju­gó la pre­sión, des­pués cre­cí co­mo ju­ga­dor, ma­du­ré in­te­lec­tual­men­te, fui a Eu­ro­pa y tu­ve otra vi­sión del jue­go”.

Por aque­llos días de sue­ños que em­pe­za­ban a con­cre­tar­se, hu­bo un gol­pe que a Sa­be­lla le re­tum­bó con re­tra­so, y que se trans­for­mó en in­so­por­ta­ble ob­se­sión pa­ra la co­mu­ni­dad que in­te­gra­ba y que aún hoy in­te­gra: “Ju­gué la fi­nal de la Li­ber­ta­do­res 76 con­tra el Cru­zei­ro en San­tia­go, el equi­po era una en­fer­me­ría, de la de­fen­sa no que­daba na­die. Del ves­tua­rio no me acuer­do, sí ten­go cla­ro que re­cién to­mé con­cien­cia de lo que ha­bía­mos per­di­do un año des­pués, cuan­do Bo­ca le ga­nó la fi­nal a Cru­zei­ro, en ese mo­men­to hi­ce el clic y me dio to­da la bron­ca”.

Con el boom del Mun­dial 78, se su­bió al bar­co del fút­bol in­glés, de­trás de Ar­di­les y Vi­lla. Jugó en el Shef­field y en el Leeds has­ta que el hom­bre de la na­riz más famosa lo fue a bus­car con diez mil dó­la­res. Se lo tra­jo en la va­li­ja, pa­ra que le die­ra vi­da a uno de los me­dio­cam­pos más ad­mi­ra­dos de la his­toria: el de Es­tu­dian­tes bi­cam­peón 82-83, con tres ma­la­ba­ris­tas para crear.

Típica postal inglesa. El London Bridge en la producción de El Gráfico. Allí, los cuatro argentinos que jugaban en Inglaterra: Ardiles, Marangoni, Sabella y Villa.

Típica postal inglesa. El London Bridge en la producción de El Gráfico. Allí, los cuatro argentinos que jugaban en Inglaterra: Ardiles, Marangoni, Sabella y Villa.

“El pro­ble­ma de los tres 10 es que coor­di­nen mo­vi­mien­tos. En nues­tro ca­so se dio la con­jun­ción de te­ner un diez-ocho por iz­quier­da, co­mo Pon­ce, que traía bien la pe­lo­ta des­de atrás, un diez-diez co­mo yo, que me mo­vía li­bre, y un diez-nue­ve ti­ra­do atrás que sa­bía ju­gar bien de es­pal­das y que aguan­ta­ba to­das, co­mo Trob­bia­ni. Y un cin­co tác­ti­co co­mo Mi­guel Rus­so, que ya era un téc­ni­co den­tro de la can­cha, y que sa­bía or­de­nar el equi­po. Hoy es di­fí­cil que se dé”.

De La Pla­ta via­jó a Por­to Ale­gre pa­ra jugar en el Grê­mio, tam­bién lo hizo en Fe­rro y el Ira­pua­to, de Mé­xi­co. Y de gol­pe, el abis­mo.

“Aban­do­nar la ca­rre­ra es al­go trau­má­ti­co pa­ra el fut­bo­lis­ta. De­pen­de de ca­da per­so­na, pe­ro no sa­bés qué ha­cer, te so­bra el tiem­po por to­dos la­dos, te de­pri­mís. A mí me aga­rró de gol­pe, mal pre­pa­ra­do, cuan­do te­nía pen­sa­do ju­gar dos años más. Tu­ve la suer­te de que un ami­go se acor­da­ra de mí y la suer­te si­gue has­ta aho­ra”.

El ami­go es Pas­sa­re­lla, ló­gi­co.

“A Da­niel lo co­no­cí en la Pri­me­ra de Ri­ver, los dos de­bu­ta­mos en 1974. Con­cen­trá­ba­mos jun­tos, te­nía­mos afi­ni­dad. Cuan­do se re­ti­ró, ha­bla­mos y a los 6 meses me su­mé a la re­ser­va de Ri­ver, des­pués a la Se­lec­ción co­mo ayudante. Y des­de que se fue el To­lo, se­guí con Da­niel: en Uru­guay, Par­ma, Mon­te­rrey y Co­rint­hians”.

Amis­tad, pa­ra Sa­be­lla, no se con­fun­de con abu­so de con­fian­za. Por eso se­rá di­fí­cil verlo al bor­de del cam­po gri­tan­do ór­de­nes, co­mo se ob­ser­va en otros ayu­dan­tes, que ac­túan pa­ra la TV.

–So­mos co­la­bo­ra­do­res del téc­ni­co, y cuan­do nos pi­de una opi­nión se la da­mos. Y cuan­do nos so­li­ci­ta cierto trabajo, lo ha­ce­mos, pe­ro pa­ra mí no co­rres­pon­de que el ayu­dan­te se pon­ga a gri­tar y a dar in­di­ca­cio­nes des­de el ban­co.

 

Con Héctor Pitarch, en la Bombonera.

Con Héctor Pitarch, en la Bombonera.

 

–¿El se­gun­do pla­no en el que te ubi­cás es por elec­ción pro­pia o por­que el car­go te obli­ga?

–Las dos co­sas. Pri­me­ro, te lo pi­de el car­go y se­gun­do, coin­ci­de con mi ma­ne­ra de ser.

–¿Nun­ca pen­sas­te en in­de­pen­di­zar­te?

–Ser en­tre­na­dor es muy di­fí­cil, es­tás en el me­dio de to­das las pre­sio­nes. Co­mo ju­ga­dor, en­tre­na­bas y te ibas a tu ca­sa, pen­sa­bas en co­mer bien, en des­can­sar, y só­lo te­nías la pre­sión de si ju­ga­bas o no. Co­mo téc­ni­co hay que li­diar con los di­ri­gen­tes, la hin­cha­da, los me­dios, los ju­ga­do­res, te ti­ro­nean de to­dos la­dos. No es fá­cil ha­cer equi­li­brio. Es un car­go que re­quie­re de mu­cha per­so­na­li­dad y au­to­ri­dad. Cuan­do el fut­bo­lis­ta ter­mi­na su ca­rre­ra quie­re se­guir en el am­bien­te, por­que sien­te que no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra otra co­sa; por eso hay téc­ni­cos que no tie­nen per­so­na­li­dad, pe­ro la ne­ce­si­dad los lle­va a es­tar ahí.

–¿Y vos por qué no que­rés?

–Por un la­do quie­ro ser téc­ni­co, me sien­to un edu­ca­dor, ten­go pa­sión por el fút­bol y me gus­ta­ría ver re­fle­ja­do en la can­cha lo que pien­so. Co­mo ayu­dan­te, esa vo­ca­ción no se pue­de de­sa­rro­llar tan­to, por más que Da­niel nos dé mu­cha li­ber­tad. También es­tán las pre­sio­nes que se re­ci­ben y lo cier­to es que for­mo par­te de un cuer­po téc­ni­co de enor­me pres­ti­gio mundial.

–¿Nun­ca te ofre­cie­ron ser téc­ni­co?

–Cuan­do se fue Bi­lar­do de Es­tu­dian­tes me lla­ma­ron, pero en ese momento teníamos un acuerdo verbal con el América de México. Igual, es di­fí­cil, uno de­be ma­ne­jar el ego, que to­dos te­ne­mos en ma­yor o me­nor me­di­da, hay que ma­ne­jar el de­seo de la en­se­ñan­za di­rec­ta pe­ro tam­bién hay otras co­sas en la vi­da, co­mo la leal­tad.

 

Mostrando su clase en Estudiantes, donde ganó dos títulos.

Mostrando su clase en Estudiantes, donde ganó dos títulos.

 

–¿Cam­bió tan­to Pas­sa­re­lla como se dice?

–Con la pren­sa lo veo cam­bia­do; con los ju­ga­do­res siem­pre fue igual, nun­ca fue ce­rra­do. Lo que pa­sa que Pas­sa­re­lla es Pas­sa­re­lla, una de las fi­gu­ras má­xi­mas del fút­bol ar­gen­ti­no, y te im­po­ne un res­pe­to de en­tra­da, aun­que no sea su in­ten­ción. Y el res­pe­to pue­de pa­sar a ser mie­do, aun­que no es un pro­ble­ma del téc­ni­co si­no del ju­ga­dor. Con la pren­sa es­tá re­la­ja­do, pero tam­po­co hay que ser chu­pa­me­dias; a ve­ces, si le po­nés una cier­ta dis­tan­cia, a la pren­sa no le gus­ta, y Da­niel la po­nía. La prensa prefiere técnicos que den muchas notas y que sean polémicos.

 

Con Gallego y Passarella en la Selección.

Con Gallego y Passarella en la Selección.

 

–¿No es ava­sa­llan­te la per­so­na­li­dad de Pas­sa­re­lla, no fre­na el de­sa­rro­llo de los cau­di­llos?

–A ver, nom­bra­me quié­nes eran los cau­di­llos de la Se­lec­ción en el úl­ti­mo mun­dial. Nom­bra­me uno. Pe­ro cau­di­llo cau­di­llo, eh, un Pas­sa­re­lla, un Rug­ge­ri, un Rat­tín. No hay. Y el téc­ni­co era Pe­ker­man, que no es­tá ca­ta­lo­ga­do co­mo un téc­ni­co que influya so­bre la per­so­na­li­dad de los ju­ga­do­res. Pe­ker­man me pa­re­ce un ex­ce­len­te téc­ni­co, pe­ro el te­ma acá es que no hay cau­di­llos por­que la so­cie­dad cam­bió, no es un pro­ble­ma del en­tre­na­dor. Y co­mo el fút­bol es una par­te de la so­cie­dad, se ve re­fle­ja­do ahí tam­bién. La so­cie­dad hoy es más in­di­vi­dua­lis­ta y eso aten­ta con­tra la for­ma­ción del cau­di­llo. Pue­de ha­ber un cau­di­llo fut­bo­lís­ti­co, co­mo un Ga­llar­do o un Ve­rón, pe­ro no un Pas­sa­re­lla. Eso se aca­bó.

Lo que no se aca­ba es la pa­sión por el fút­bol, aun­que Alejandro Sa­be­lla lo ven­ga di­si­mu­lan­do bas­tan­te bien des­de ha­ce 20 años.

 

Por culpa de Maradona

Un tar­de, Sa­be­lla fue a Ezei­za a practicar con la Se­lec­ción. “Es­ta­ba ahí y apa­re­ció Ma­ra­do­na. Ese día, la pri­me­ra vez que me en­tre­né con Ma­ra­do­na, me fui a mi ca­sa sin­tién­do­me un pé­si­mo ju­ga­dor de fút­bol. Y eso que es­ta­ba en un buen mo­men­to de mi ca­rre­ra. Vol­ví ba­jo­nea­do, to­tal­men­te de­pri­mi­do”. Ma­ra­do­na es el epi­cen­tro de su ex­pli­ca­ción de las úl­ti­mas par­ti­ci­pa­cio­nes mun­dia­lis­tas de Ar­gen­ti­na: “Siem­pre tu­vi­mos ex­ce­len­tes ju­ga­do­res, y a par­tir de que el fút­bol ar­gen­ti­no se or­ga­ni­zó y tu­vo es­ta­bi­li­dad, una cier­ta pre­vi­si­bi­li­dad, em­pe­za­mos a ser una po­ten­cia. Tu­vi­mos una ca­ma­da ex­ce­len­te a la que se le su­mó un ju­ga­dor ex­traor­di­na­rio y ahí lle­ga­mos al te­cho. Cuan­do el ju­ga­dor ex­traor­di­na­rio se fue, ba­ja­mos al es­ca­lón in­fe­rior, que es don­de es­ta­mos hoy: so­mos una po­ten­cia, y po­de­mos ga­nar o per­der con otras po­ten­cias”.

 

 

Por Diego Borinsky (2006).

Fotos: Maxi Didari y Archivo El Gráfico.

Imagen de La leyenda del origen de Bochini. Por Ardizzone
¡Habla memoria!

La leyenda del origen de Bochini. Por Ardizzone

Queríamos compartir el prólogo de una nota del ’75 de Osvaldo Ardizzone donde nos cuenta el nacimiento mitológico de un hombre que poseía "la magia de una herencia inextinguible".

Imagen de El día de los 44 penales
¡Habla memoria!

El día de los 44 penales

En 1988 la AFA dispuso que los partidos igualados se desempataran por penales. Argentinos y Racing entraron en la historia: patearon durante 45 minutos. Ganaron los de La Paternal, 20 a 19.

DEJÁ TU COMENTARIO