¡Habla memoria!

Hijos de Bielsa

Por Redacción EG · 04 de agosto de 2019

Ya en el año 2006, se hablaba del legado de Marcelo Bielsa. Muchos de los jugadores dirigidos por él en Newell’s comenzaban a dar sus primeros pasos en la dirección técnica.

“Nos hacía par­ti­ci­par mu­cho con dis­tin­tos ejer­ci­cios y nos es­ti­mu­la­ba a pen­sar. Nos trans­mi­tió pa­sión por es­te jue­go, por la pro­fe­sión. Sin du­das, in­flu­yó en no­so­tros pa­ra des­per­tar es­ta vo­ca­ción”.

Uno es­cu­cha ha­blar a Eduar­do Be­riz­zo, le ad­vier­te el to­no, la pau­sa, el vo­ca­bu­la­rio y tam­bién la cla­ri­dad con­cep­tual, cie­rra los ojos y cree es­tar oyen­do a Mar­ce­lo Biel­sa en aque­llas ma­ra­tó­ni­cas con­fe­ren­cias de pren­sa en el pre­dio de la AFA.

Uno re­pi­te el diá­lo­go con Al­fre­do Ber­ti y la sen­sa­ción es igual. Y pro­lon­ga la char­la con Mau­ri­cio Po­chet­ti­no, con Ri­car­do Lu­na­ri, con Da­río Fran­co, con Cris­tian Do­mi­zi (sal­van­do su voz ras­po­sa, con freno de mano puesto) has­ta lle­gar al ex­tre­mo de Ge­rar­do Mar­ti­no, que es idén­ti­co al Lo­co en el an­dar, en la si­lue­ta, en el ben­di­to jog­ging, “in­clu­so en la pe­la­da”, co­mo ase­gu­ra el mis­mo Ta­ta, y la per­cep­ción re­sul­ta cal­ca­da: to­dos llevan un Biel­sa me­ti­do aden­tro.

El técnico y sus discípulos hora cero. Bielsa los marcó a fuego; la mayoría lo siguió en la profesión y lo considera el DT más influyente.

El técnico y sus discípulos hora cero. Bielsa los marcó a fuego; la mayoría lo siguió en la profesión y lo considera el DT más influyente.

Y to­dos le rin­den tri­bu­to co­mo pa­dre es­pi­ri­tual de su idea­rio fut­bo­le­ro. Y to­dos man­tie­nen lí­nea abier­ta (una lí­nea ha­bi­tual­men­te ce­rra­da pa­ra el res­to de los mor­ta­les) an­te cual­quier du­da o in­quie­tud, pa­ra que el bue­no de Mar­ce­lo les acer­que su con­se­jo de­sin­te­re­sa­do.

Aquí es­tán, es­tos son los hi­jos del Lo­co. La ma­yo­ría conoció al DT apenas salidos del cas­ca­rón, en las in­fe­rio­res de Ne­well’s, jus­to en la eta­pa en la que es­tán más ca­pa­ci­ta­dos pa­ra ab­sor­ber co­no­ci­mien­tos. Y con él de­bu­ta­ron en la Pri­me­ra, fue­ron cam­peo­nes, y has­ta le si­guie­ron los pa­sos en el ex­te­rior. Otros, co­mo el Ta­ta o co­mo el Cho­cho Llop, se lo en­con­tra­ron ya ma­du­ros. Igual, des­ta­can su in­fluen­cia de­ci­si­va.

Aquí es­tán, es­tos son los hi­jos del Lo­co. Al­gu­nos ya di­ri­gen, co­mo Do­mi­zi y Fran­co. Otros es­tán a pun­to ca­ra­me­lo pa­ra in­gre­sar en el mun­do insalubre de los di­rec­to­res téc­ni­cos. Y aquí des­ci­fran los fun­da­men­tos de su gé­ne­sis biel­sis­ta.

 

TUS MAR­CAS EN MI PIEL

“Fue el que más me mar­có, el que me de­jó más co­no­ci­mien­tos. Mar­ce­lo es una per­so­na di­dác­ti­ca; el me­jor en­tre­na­dor de cam­po, le­jos”, des­ta­ca Al­fre­do Ber­ti, el cin­co de aquel glo­rio­so Ne­well’s, que es­pe­ra la se­ñal de lar­ga­da pa­ra sen­tar­se en el ban­qui­llo jun­to a su ami­go Be­riz­zo.

¿Có­mo es eso de ser el me­jor en­tre­na­dor de cam­po? Contesta Ber­ti: “Cuan­do va a en­tre­nar­se, to­do ju­ga­dor quie­re que el téc­ni­co lo en­ri­quez­ca con con­cep­tos, con co­sas nue­vas, y él es una per­so­na muy ta­len­to­sa, que tra­ta de re­sol­ver los dé­fi­cit que ve en los par­ti­dos, ge­ne­ran­do sus pro­pios ejer­ci­cios. Se ve fá­cil, pe­ro se re­quie­re de gran ta­len­to y pre­pa­ra­ción pa­ra que los ejer­ci­cios sir­van”.

Mar­ti­no, el de más ex­pe­rien­cia, re­sal­ta un fac­tor tan im­por­tan­te co­mo el fut­bo­lís­ti­co: “Yo no soy ex­clu­si­vo de su ca­ma­da, por­que ve­nía de te­ner al In­dio Solari y a Yu­di­ca, en to­tal me ha­brán di­ri­gi­do 12 en­tre­na­do­res, pe­ro siem­pre se­ña­lo a Mar­ce­lo co­mo mi gran re­fe­ren­te. Mar­celo te mar­ca por una lí­nea de con­duc­ta, que tie­ne que ver con la se­rie­dad, el tra­ba­jo, la éti­ca y la ho­nes­ti­dad. Son va­lo­res que uno de­sea­ría en­con­trar en cual­quier per­so­na pe­ro en es­te am­bien­te ca­da vez es más di­fí­cil hacer­lo. Por eso, lo pri­me­ro que re­sal­tás de Mar­ce­lo, lo que se­du­ce de él, son los com­po­nen­tes de per­so­na. Y apar­te es un ex­ce­len­te en­tre­na­dor de fút­bol”.

Newell’s 92, sin vallas en Plaza de Mayo. Desde la izquierda, arriba: Quiroga, Bielsa, Picerni, Raggio, Romero, Martino, Berizzo, Pochettino, Scoponi, Llop, Gamboa, Garfagnoli, Tudor, Valgoni, Bóttoli. Abajo: Barro, Berti, Domizi, Saldaña, Lunari, Zamora, Mendoza, Lambertuchi.

Newell’s 92, sin vallas en Plaza de Mayo. Desde la izquierda, arriba: Quiroga, Bielsa, Picerni, Raggio, Romero, Martino, Berizzo, Pochettino, Scoponi, Llop, Gamboa, Garfagnoli, Tudor, Valgoni, Bóttoli. Abajo: Barro, Berti, Domizi, Saldaña, Lunari, Zamora, Mendoza, Lambertuchi.

Cris­tian Do­mi­zi, hoy DT de la re­ser­va de Ar­se­nal, aña­de un par de ele­men­tos que ex­pli­can por qué eli­ge a Biel­sa co­mo el téc­ni­co más in­flu­yen­te en su ca­rre­ra. “Por la tác­ti­ca, por su li­de­raz­go, por có­mo ana­li­za los par­ti­dos y por­que nos en­se­ñó có­mo hay que vi­vir en el fút­bol”, ex­pli­ca el Pá­ja­ro, y le da con­te­ni­do a sus pa­la­bras: “Mar­ce­lo li­de­ra por con­ven­ci­mien­to. El te con­ven­cía de una for­ma que vos ter­mi­na­bas ha­cien­do lo que él que­ría. Si veías al­go ma­rrón y él de­cía que era ver­de, lo ter­mi­na­bas vien­do ver­de. El con­ven­ci­mien­to es fun­da­men­tal en esta pro­fe­sión. Y la fron­ta­li­dad, tam­bién. El te de­cía: no po­dés ju­gar por es­to, es­to y es­to, no te fra­ne­lea­ba. Un día, en el Atlas, Ubal­di me con­fe­só: ‘No lo aguan­to más’. Yo lo tran­qui­li­cé. Al fi­nal, ter­mi­nó sien­do el me­jor asis­ti­dor del tor­neo de­trás de Agui­na­ga”.

Cla­ro, con­vi­vir con se­me­jan­te fran­que­za no de­be re­sul­tar sen­ci­llo. “Biel­sa te mar­ca por to­do –ase­gu­ra Ri­car­do Lu­na­ri, a pun­to de arran­car co­mo DT–, por lo dul­ce y lo amar­go. Cuan­do te re­ta­ba con mu­cha ve­he­men­cia te ha­cía sen­tir in­có­mo­do y frus­tra­do, pe­ro lo cier­to es que veía la fa­lla y sa­bía có­mo te­nía que ha­cer pa­ra que uno me­jo­ra­ra. Lo que pa­sa es que el fut­bo­lis­ta no es­tá dis­pues­to a acep­tar la su­ge­ren­cia del téc­ni­co. Cuan­do sos ju­ga­dor te ha­cen sen­tir rey en to­dos la­dos, en­ton­ces no le das bo­la a na­die. En el mo­men­to re­ne­gá­ba­mos, de­cía­mos: el día que me re­ti­re nun­ca voy a ver un vi­deo. Y aho­ra es­ta­mos to­dos en­gan­cha­dos con esa on­da. De al­gu­na ma­ne­ra lo fui­mos in­cor­po­ran­do”.

Juan Ma­nuel Llop, que al igual que Mar­ti­no no es ex­clu­si­vo del se­mi­lle­ro Biel­sa, va­lo­ra el con­ven­ci­mien­to y la me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo del Lo­co. “Lo tu­ve a los 31 años y su con­trac­ción al tra­ba­jo y la con­vic­ción pa­ra plas­mar sus ideas, la ma­ne­ra de ex­pre­sar lo que pre­ten­día pa­ra el equi­po me lla­ma­ron mu­cho la aten­ción. Fue muy di­fe­ren­te a lo que ha­bía te­ni­do an­tes”, eva­lúa el Cho­cho.

 

Juan Manuel Llop.

Juan Manuel Llop.

 

“To­dos los ju­ga­do­res res­pe­tan dos co­sas en los en­tre­na­do­res: el co­no­ci­mien­to y la va­len­tía al eje­cu­tar­lo. Y Biel­sa reú­ne los dos atributos”, de­fi­ne Be­riz­zo que, al igual que Si­meo­ne, des­de su eta­pa co­mo ju­ga­dor se per­fi­la co­mo un in­te­re­san­te pro­yec­to de DT.

“Co­mo téc­ni­co qui­sie­ra pa­re­cer­me a Biel­sa. Tra­to de im­po­ner su sis­te­ma, plan­tear un par­ti­do des­de los en­tre­na­mien­tos y pre­sio­nar, ser ofen­si­vo”, rea­fir­ma Da­río Fran­co, que de­san­da su pri­mer año co­mo en­tre­na­dor de Pri­me­ra en Mé­xi­co.

 

TA­REA PA­RA EL HO­GAR

Pa­ra for­mar­los, pa­ra com­pro­me­ter­los, pa­ra ini­ciar­los y pa­ra tan­tos otros fi­nes que Biel­sa de­be ha­ber ela­bo­ra­do en su men­te, siem­pre ha­bía a ma­no un apun­te o un vi­deo.

“En el Atlas –no ol­vi­da Do­mi­zi–, a mí y a Be­riz­zo nos da­ba un casete y nos pe­día: ana­li­cen es­tos par­ti­dos del Mi­lan. Al To­to có­mo achi­ca­ba atrás y a mí có­mo ata­ca­ba, y otros ru­bros, co­mo quién iba al pri­mer pa­lo, dón­de arran­ca­ba cierto ju­ga­dor. No­so­tros le pa­sá­ba­mos el in­for­me es­cri­to, con can­chi­tas y to­do, y él ya lo te­nía he­cho. Un día me pa­só un vi­deo de Lit­ma­nen, cuan­do to­da­vía no ha­bía ju­ga­do en el Ajax, pa­ra que vie­ra sus mo­vi­mien­tos. Hi­ce lo que pu­de: él ter­mi­nó en el Bar­ce­lo­na y yo en el Atlas”. Des­pués de lan­zar una car­ca­ja­da, el Pá­ja­ro se po­ne otra vez se­rio. “Es­to se per­dió, la­men­ta­ble­men­te, a mu­chos ju­ga­do­res si les pre­gun­tás quién es és­te o el otro, no sa­ben na­da, no les in­te­re­sa, y así pier­den unos da­tos que a la ho­ra del ma­no a ma­no te po­drían ayu­dar”.

Mar­ti­no tam­bién se lle­va­ba ta­rea a la ha­bi­ta­ción. “A un gru­po de mu­cha­chos nos pe­día que ana­li­záramos los co­men­ta­rios de los úl­ti­mos par­ti­dos del ri­val de tur­no. Nos da­ba los su­ple­men­tos de cuatro dia­rios y de El Grá­fi­co y nos pe­día que su­bra­yá­ra­mos las ca­rac­te­rís­ti­cas más sa­lien­tes del ri­val. Era un ele­men­to más que él te­nía en cuen­ta a la ho­ra de pre­pa­rar un par­ti­do”, evo­ca el Ta­ta.

 

Gerardo Martino en Instituto.

Gerardo Martino en Instituto.

 

“Bus­ca­ba in­vo­lu­crar­nos de lle­no en nues­tro tra­ba­jo –diag­nos­ti­ca Po­chet­ti­no–, com­pro­me­ter­nos con el pro­yec­to. No era muy nor­mal, al prin­ci­pio nos pa­re­cía un po­co pe­sa­do, pe­ro des­pués el do­min­go en­con­trá­ba­mos so­lu­cio­nes. En el fút­bol hay pa­tro­nes mar­ca­dos y si te sa­lís de eso, lle­ga la crí­ti­ca. Mar­ce­lo lle­gó con ideas nue­vas y cos­tó acep­tar­lo. Es una men­ta­li­dad muy ce­rra­da la de es­te am­bien­te”.

Lu­na­ri con­fir­ma los pre­con­cep­tos: “Al prin­ci­pio pen­sa­ba có­mo Biel­sa po­día ver tan­tos vi­deos, pe­ro hoy me doy cuen­ta de que es una prác­ti­ca es­pec­ta­cu­lar. Biel­sa me acon­se­jó que an­tes de em­pe­zar a tra­ba­jar le gus­ta­ría que yo tu­vie­ra una ba­se de 100 o 120 vi­deos vis­tos. Su ge­ne­ro­si­dad es tan gran­de, que él mis­mo me pres­tó los del Ne­well’s 90-92”.

Por su­pues­to que el Lo­co con un vi­deo cer­ca pue­de ha­cer de­sas­tres. “Ju­ga­mos un amis­to­so en Te­ne­ri­fe –re­vi­ve Lu­na­ri–, yo era nue­ve y ni la to­qué. Me sa­có en el en­tre­tiem­po. A la ma­ña­na si­guien­te me lla­mó a la ha­bi­ta­ción y me mos­tró el vi­deo. En una ju­ga­da, se me ve a mí en el cen­tro del cam­po con un de­fen­sor, aga­rró la pe­lo­ta Za­mo­ra y yo de­sa­pa­re­cí de la pan­ta­lla. El Ne­gro si­guió, ti­ró el cen­tro, y lle­gó el de­fen­sor que me mar­ca­ba a mí; yo ni apa­re­cí. En­ton­ces me di­jo: ‘Si us­ted hu­bie­ra co­rri­do a la mis­ma ve­lo­ci­dad del cen­tral habría pe­lea­do esa pe­lo­ta’. Yo creo que él veía los once ju­ga­do­res, aun­que no apa­re­cie­ran. Uno ro­ga­ba no sa­lir en cá­ma­ra, pe­ro él igual sa­bía to­do”.

Cla­ro que el vi­deo no era su úni­ca he­rra­mien­ta. “To­dos sus en­tre­na­mien­tos tie­nen una ela­bo­ra­ción di­fe­ren­te, es muy di­fí­cil el lu­gar co­mún, no hay ru­ti­na, no te abu­rrís, an­tes de él ha­bía una se­ma­na mu­cho más es­tán­dar”, ase­gu­ra Mar­ti­no. Hoy, mu­chos de esos ejer­ci­cios (de téc­ni­ca in­di­vi­dual, de tác­ti­ca, de to­do) cir­cu­lan de dis­cí­pu­lo en dis­cí­pu­lo co­mo aque­llos in­dis­pen­sa­bles re­sú­me­nes que el “tra­ga” del co­le­gio pre­pa­ra­ba pa­ra que des­pués fue­ran di­rec­to a la fo­to­co­pia­do­ra.

“Pa­ra sin­te­ti­zar­lo –gra­fi­ca Po­chet­ti­no–: te po­ne en las prác­ti­cas en si­tua­cio­nes rea­les de partido muy es­pe­cí­fi­cas. Mu­chos lo cri­ti­can di­cien­do que in­ten­ta­ con­tro­lar el azar, pe­ro lo cier­to es que si con­tro­lás to­do los de­más fac­to­res, es más po­si­ble que el azar es­té de tu par­te”.

 

Mauricio Pochettino.

Mauricio Pochettino.

 

¿Ves­tir con equi­po de gim­na­sia tam­bién es un re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra lle­nar el for­mu­la­rio de bielsista químicamente puro?

“Yo me vis­to así por­que es­tá re­la­cio­na­do con la ac­ti­vi­dad que ha­go, el fút­bol es un de­por­te”, sim­pli­fi­ca Llop. “Pa­ra es­tos 90 mi­nu­tos que úl­ti­ma­men­te son tan trá­gi­cos, ima­gi­no que uno de­be que­rer es­tar lo más có­mo­do po­si­ble”, pro­yec­ta Ber­ti. “Yo trans­pi­ro mu­cho, es­tar ti­po ca­sa­mien­to no me cie­rra –de­ta­lla Mar­ti­no–. Es cu­rio­so pe­ro mu­chos di­cen que soy un cal­co de Mar­ce­lo, has­ta en la pe­la­da. No sé, creo que si te sen­tís tan iden­ti­fi­ca­do con un ti­po, es pro­ba­ble que in­cor­po­res has­ta tér­mi­nos o for­mas de ex­pre­sarse de él; sin co­piar, pe­ro lo su­más. Por otro la­do, no es ca­sua­li­dad que ten­ga tan­tos dis­cí­pu­los, al­go si­mi­lar pa­só con la ca­ma­da del Fe­rro de Gri­guol en los ochen­ta”.

Co­mo es un for­ma­dor full ti­me, el 0-800-Biel­sa pue­de so­nar en cual­quier mo­men­to. Y allí es­ta­rá el Lo­co pa­ra aten­der a sus pa­cien­tes.

“Si ten­go al­gu­na du­da, yo lo con­sul­to –ase­gu­ra Do­mi­zi–. Una co­sa que apren­dí de él es que hay mo­men­tos pa­ra to­do: pa­ra en­fren­tar­se, pa­ra ser di­plo­má­ti­co y pa­ra no dar con­ce­sio­nes. Un ejem­plo, el ma­ne­jo con re­pre­sen­tan­tes. El no que­ría con­ce­sio­nes ahí, le de­cía al di­ri­gen­te: quie­ro a és­te, és­te y éste. Y lis­to. Eso lo veo ex­ce­len­te, por­que si le das a uno, le te­nés que dar a to­dos y des­pués ha­blan cual­quier co­sa”. Clarito.

“Nos ha­bía­mos per­di­do un po­co en el ca­mi­no, y cuan­do se fue de la Se­lec­ción le de­jé un men­sa­je en el con­tes­ta­dor pa­ra sa­lu­dar­lo –cuen­ta Lu­na­ri–. A los 15 mi­nu­tos me lla­mó a ca­sa. Me de­mos­tró ser una per­so­na to­tal­men­te de­sin­te­re­sa­da, me brin­da gra­tui­ta­men­te sus co­no­ci­mien­to, apren­dí más en esas char­las que en el cur­so de en­tre­na­dor”.

–¿Y có­mo lo vis­te a Mar­ce­lo?

–Bien, muy en­tu­sias­ma­do, con más ga­nas de tra­ba­jar que an­tes. Creo que si le sa­le al­go bue­no,  vuelve pron­to.

El cie­rre de­ja plan­tea­da la in­quie­tud exis­ten­cial: “ser o no ser”... biel­sis­ta.

“No te­nés que pen­sar el cien por cien­to co­mo él –de­fi­ne Lu­na­ri–. Yo soy biel­sis­ta por­que com­par­to el amor por el ata­que, oja­lá pue­da te­ner la ca­pa­ci­dad de trans­mi­tir la pa­sión por es­te jue­go co­mo él, que mis ju­ga­do­res se lle­guen a en­tu­sias­mar co­mo lo ha­cía­mos no­so­tros”.

“Es in­du­da­ble que nos trans­mi­tió pa­sión, ener­gía, sa­bi­du­ría –agre­ga Po­chet­ti­no–. Muy po­ca gen­te vi­ve el fút­bol co­mo él. Es un privilegio y un orgullo ha­ber­lo te­ni­do. Cuan­do ha­blo con gen­te del fút­bol, les di­go que les de­sea­ría a mis ami­gos que lo co­no­cie­ran aun­que sea un uno por cien­to de lo que lo co­noz­co yo”.

Y cie­rra Po­che, re­vo­lean­do una ca­mi­se­ta ima­gi­na­ria: “¿Qué es ser biel­sis­ta? Un sen­ti­mien­to,  una pa­sión, co­mo la del hin­cha cuan­do des­cri­be por qué de­fien­de sus co­lo­res, es lo mismo”.

 

Aquí estan, estos son

El listado de los alumnos que crecieron con El Loco en Newell’s y su ocupación actual.

 

EDUARDO BERIZZO. Se retiró a mediados de este año tras jugar en el Cádiz. Hizo el curso de entrenador en México y España y está para arrancar como DT en dupla con Alfredo Berti.

DARIO FRANCO. Empezó como DT en las inferiores del Morelia (México) en 2004, este año tomó al primer equipo y ahora dirige a los Tecos de Guadalajara.

RICARDO LUNARI. Se retiró a fines de 2005 jugando en su pueblo, San José de la Esquina. Se dio un año de tregua (2006) para separar su etapa de futbolista de la nueva como DT, que podría ser con juveniles en Chile.

GERARDO MARTINO. El de más experiencia y el más exitoso. Dirigió Brown de Arrecifes, Platense, Instituto, Libertad, Cerro Porteño y Colón. Ganó 7 títulos en el fútbol paraguayo y fue postulado para ser el DT de la selección guaraní y de Boca.

CRISTIAN DOMIZI. Fue DT de Central Córdoba en el ascenso, de La Piedad (Segunda de México) y ayudante del Zurdo López en Arsenal. Hoy dirige la reserva del club de Sarandí.

ALFREDO BERTI. No volvió a jugar tras su lesión en Boca (1997) y desde el 2000 vive en su campo de Empalme Villa Constitución. DT recibido, espera arrancar en dupla con Berizzo.

JUAN MANUEL LLOP. Entrenador de Godoy Cruz, al que ascendió a Primera este año. Fue ayudante de Insua en San Lorenzo y dirigió a Newell’s y a Tacuary y Libertad, de Paraguay.

MAURICIO POCHETTINO. Se retiró a mediados de este año en el Espanyol, siendo el segundo futbolista con más partidos en los 106 años del club. Vive en Barcelona y estudia gestión y administración de empresas deportivas. El año próximo hará el curso para DT.

NORBERTO SCOPONI. Empezó como entrenador de arqueros, hoy es ayudante de campo de Rubén Romano en el Atlas de Guadalajara.

 

Fútbol, achuras y videos

La ma­yo­ria pi­de dis­cre­ción y no en­tra en de­ta­lles. “Sí, pe­ro es­po­rá­di­ca­men­te”, res­pon­den, cuan­do se los con­sul­ta si lo ven a Biel­sa. La ra­zón es cla­ra: por su ba­jo per­fil, al Lo­co no le gus­ta que se pu­bli­ci­ten esos en­cuen­tros, pe­ro lo cier­to es que ca­si to­dos con­sul­tan a su guía y en mu­chos ca­sos has­ta se pren­den en ma­ra­tó­ni­cas se­sio­nes de fút­bol, achu­ras y vi­deos. “Nos jun­ta­mos en su ca­sa, en una sa­la her­mo­sa y co­me­mos unos ri­cos asa­dos –re­co­no­ce sin fil­tro uno de sus pi­cho­nes, al que brin­da­mos la pro­tec­ción del ano­ni­ma­to pa­ra que no su­fra las re­pre­sa­lias biel­sis­tas–. Por ahí es­ta­mos ocho ho­ras ha­blan­do, el tiem­po se va vo­lan­do. Les pre­gun­ta­mos de to­do y Marcelo se brin­da con una ge­ne­ro­si­dad in­fre­cuen­te. Las reu­nio­nes ter­mi­nan en for­ma abrup­ta, cuan­do al­gu­no mi­ra el re­loj y di­ce: ‘qué tar­de se hi­zo’. Al­guien que por lo ge­ne­ral es Mar­ce­lo. Nos acom­pa­ña a la puer­ta y se des­pi­de has­ta la pró­xi­ma”.

 

EL DECALOGO

Una síntesis del cre­do biel­sis­ta, cons­trui­do por sus dis­cí­pu­los. 1) In­vo­lu­crar al fut­bo­lis­ta, es­ti­mu­lán­do­lo con ta­reas, y en­ri­que­cer­lo con tra­ba­jos in­no­va­do­res. 2) Li­de­rar por con­ven­ci­mien­to. 3) Bús­que­da de va­rian­tes tác­ti­cas. 4) Di­ná­mi­ca: un equi­po en mo­vi­mien­to per­ma­nen­te. 5) Va­len­tía: un equi­po que bus­ca el re­sul­ta­do en to­das par­tes. 6) Agre­si­vi­dad: un equi­po que pre­sio­na en cam­po ri­val. 7) So­li­da­ri­dad: to­dos se in­vo­lu­cran en la pro­ble­má­ti­ca del equi­po, aun­que se tra­te de otro sec­tor del cam­po. 8) Ocu­pa­ción de los es­pa­cios: lle­gar siem­pre an­tes que el ri­val y la pe­lo­ta. 9) Con­cen­tra­ción y apli­ca­ción en pe­lo­tas pa­ra­das: el pa­tea­dor de­be sa­ber dón­de tie­ne que caer ca­da pe­lo­ta y el ca­be­cea­dor a qué si­tio exac­to ir. 10) La ac­ti­tud co­mo va­lor esen­cial pa­ra cum­plir el le­ma “te agre­do (te qui­to la pe­lo­ta), te do­mi­no y te ga­no”.

 

 

Por Diego Borinsky (2006)

Fotos: Archivo El Gráfico.

Imagen de REPORTAJE AL VIEJO GASÓMETRO. POR JUVENAL
¡Habla memoria!

REPORTAJE AL VIEJO GASÓMETRO. POR JUVENAL

Hace 41 años, un 2 de diciembre pero de 1979, San Lorenzo disputaba su último partido en Avenida La Plata. En épocas del sueño posible de la vuelta a Boedo, recordamos un hermoso artículo de Juvenal. Cuervos, pasen y lean.

Imagen de 1979: EL DÍA QUE MARADONA CONOCIÓ A PELÉ
¡Habla memoria!

1979: EL DÍA QUE MARADONA CONOCIÓ A PELÉ

Antes de las idas y vueltas de nuestro "10" con "o Rei", existió un encuentro cumbre propiciado por El Gráfico; Diego Maradona viajo a Brasil a conocer a Pelé. La crónica y las imágenes de un momento histórico del fútbol universal.

Imagen de FRANZ BECKENBAUER: "MARADONA ES UN LIDER"
¡Habla memoria!

FRANZ BECKENBAUER: "MARADONA ES UN LIDER"

En agosto de 2009, El gráfico entrevistó a uno de los dos hombres que ganó Mundiales como jugador y como entrenador, en ese momento aseguraba que Diego le podía seguir los pasos. Otra joya de nuestro archivo, para recordar al más grande de la historia.

DEJÁ TU COMENTARIO