¡Habla memoria!

Hijos Nuestros

Por Redacción EG · 30 de julio de 2019

Casi tan traumático como divertido resulta el recorrido por las historias, las anécdotas y los martirios que hicieron a la vida de muchos hijos de futbolistas, árbitros y dirigentes.

–¿Vos te­nes al­go que ver con el ju­ga­dor de fút­bol?

–Eh...

Si los pa­dres son el prin­ci­pal te­ma de di­ván y tan­to in­flu­yen en la vi­da, ni qué ha­blar ser hi­jo de un fut­bo­lis­ta re­co­no­ci­do.

–Eh...

His­to­rias de quie­nes car­gan una mo­chi­la co­mo ape­lli­do.

 

Luis Islas con su familia.

Luis Islas con su familia.

 

“A mí me mo­les­ta que es­tén to­do el tiem­po pre­gun­tan­do si soy la hi­ja de Luis. A ve­ces les di­go que no”, cuen­ta Fá­ti­ma Is­las, no por ca­sua­li­dad fa­ná­ti­ca de In­de­pen­dien­te. “Aun­que es­tá bue­no ir a la te­le y que te pre­gun­ten co­sas de tu vie­jo, es­ta­ría me­jor que no só­lo apa­re­cie­ra mi voz en las en­tre­vis­tas en las que po­nen imá­ge­nes de mi pa­pá”, re­cla­ma con 12 años la hi­ja del ex ar­que­ro y so­bri­na de dos fut­bo­lis­tas. Na­huel Vi­vas tam­bién se po­ne con­ten­to cuan­do su pa­pá, Nel­son, va a la te­le o sa­le en los dia­rios, aun­que pre­fe­ri­ría ver­lo más en vi­vo y en di­rec­to: “Me gus­ta­ría que es­tu­vie­ra más en ca­sa”, pro­tes­ta el res­pon­sa­ble de aquel re­pen­ti­no re­ti­ro del aho­ra ayu­dan­te de cam­po del Cho­lo Si­meo­ne. Al Vi­vas de diez años, a los ocho, le pi­die­ron en el co­le­gio que di­bu­ja­ra a su fa­mi­lia y plas­mó en el pa­pel la ima­gen su­ya, de su her­ma­na y de su ma­má. ¿Y pa­pá? “Lo que pa­sa es que no me en­tra­ba en la ho­ja”, fue la res­pues­ta pa­ra na­da ino­cen­te que en­se­gui­da tu­vo su pre­mio: sin fút­bol, pa­pá más tiem­po en ca­sa. El tiem­po y va­rias char­las per­mi­tie­ron re­bo­bi­nar un tiem­po des­pués.

Na­huel no sa­be qué va a ser cuan­do sea gran­de, pe­ro sí sa­be lo que no: “No me gus­ta­ría ser fut­bo­lis­ta, no me lla­ma mu­cho la aten­ción el fút­bol”. Muy di­fe­ren­te es el ca­so de Nor­ber­to Alon­so, que no só­lo he­re­dó el mis­mo ape­lli­do y el mis­mo nom­bre, si­no tam­bién la mis­ma pa­sión. Eso sí, en el di­mi­nu­ti­vo del apo­do se lo di­fe­ren­cia de su pa­dre. “Lo que ocu­rrió es que em­pe­cé a los nue­ve años en Ri­ver, y re­cién con el tiem­po fui to­man­do con­cien­cia de lo que ha­bía he­cho mi pa­dre en el club. Si yo ha­cía las co­sas mal sen­tía que po­día en­te­rrar o en­su­ciar to­do lo bue­no que él ha­bía con­se­gui­do. Yo que­ría ir­me a otro club, es­cri­bir mi his­to­ria en otro la­do, y me fui, pe­ro se me com­pli­có mu­cho ju­gar en otra par­te y al fi­nal aban­do­né”, re­cuer­da el Be­ti­to, que ade­más da lec­ción so­bre sus años es­co­la­res co­mo hi­jo de un ído­lo: “Lo que más me afec­ta­ba era que yo que­ría un pa­pá co­mo cual­quie­ra, que tu­vie­ra un tiem­po pa­ra ir de va­ca­cio­nes co­mo los pa­dres de los otros chi­cos”.

 

Norberto Osvaldo Alonso y sus hijos.

Norberto Osvaldo Alonso y sus hijos.

 

Otro de los que se dis­tin­guen de su an­te­ce­sor, al me­nos en el ape­la­ti­vo, por el “ito” de su so­bre­nom­bre, y que tam­bién eli­gió cal­zar­se los  bo­ti­nes pa­ra ca­mi­nar en la vi­da, es el Ru­si­to Ri­bol­zi, quien es­tá ju­gan­do en Pla­ten­se y pa­só por Atlan­ta, don­de su pa­dre fue sím­bo­lo. Pe­ro en es­te ca­so no fue él quien se car­gó el ape­lli­do al hom­bro, si­no que se lo ti­ra­ron en­ci­ma: “El gri­to de ‘¡sos un bu­rro!’, lo su­frí. Y el ‘¡tu vie­jo era me­jor!’, tam­bién,  pe­ro siem­pre me lo gri­ta­ban des­de las tri­bu­nas ri­va­les. Igual, yo soy un ti­po que no me ha­go mu­cho pro­ble­ma por es­tas co­sas”.

A Mau­ro Poy no lo tra­jo la ci­güe­ña al mun­do, pe­ro tam­po­co una pa­lo­mi­ta. Sin em­bar­go, al ha­ber he­cho sus pri­me­ros pa­sos en el fút­bol en Ro­sa­rio Cen­tral se le com­pli­có evi­tar que lo com­pa­ra­ran con Al­do Pe­dro: “La gen­te, en jo­da, me pe­día que hi­cie­ra un gol de pa­lo­mi­ta... En Ro­sa­rio to­dos me de­cían eso. Acá, en Go­doy Cruz, no, por­que no se co­no­ce tan­to esa his­to­ria. Pe­ro en mi ciu­dad sí, y yo les res­pon­día que iba a ha­cer un gol de cual­quier co­sa me­nos de pa­lo­mi­ta”. Y aun­que ase­gu­ra no ha­ber que­ri­do nun­ca sa­car­se de en­ci­ma el “ser hi­jo de”, acep­ta que en Ro­sa­rio “siem­pre se es­pe­ra­ba que hi­cie­ra al­go más por el ape­lli­do”. Al­go más en la can­cha, y al­go más en el co­le­gio, es­pe­cial­men­te con él, ese ins­truc­tor cí­vi­co que po­co co­no­cía so­bre los de­re­chos de la gen­te de La Aca­de­mia, ca­na­lla: “Me lla­ma­ba a dar lec­ción to­das las cla­ses. Me te­nía al­qui­la­do. A fa­vor, en la es­cue­la, na­da. La ma­yo­ría eran pro­fe­so­ras mu­je­res y no les in­te­re­sa­ba”. Aho­ra, don­de vi­ve, tam­po­co a mu­chos les in­te­re­sa: “En Men­do­za, soy Mau­ro”.

No só­lo Poy de­bió exi­liar­se pa­ra no su­frir ese mar­ti­rio. Al­go más o me­nos pa­re­ci­do le su­ce­dió al Lui­fa Ar­ti­me, quien tu­vo que ir­se de Bue­nos Ai­res a Cór­do­ba pa­ra que no lo con­si­de­ra­ran la som­bra de su pa­dre. “El ape­lli­do –ex­pli­ca el ído­lo de Bel­gra­no– al prin­ci­pio me abrió una puer­ta pa­ra que la gen­te di­je­ra: ‘El grin­go que es­tá ahí, el gran­do­te ese, es el hi­jo de Luis Ar­ti­me’. Pe­ro des­pués, el ape­lli­do fue más pe­sa­do que la cruz que lle­vó Cris­to. Más en Bue­nos Ai­res y en In­de­pen­dien­te, don­de mi pa­dre ha­bía he­cho his­to­ria, y don­de lue­go me to­có ju­gar a mí. En Cór­do­ba a mi vie­jo lo veían un par de ve­ces por año na­da más y no era lo mis­mo. Por eso, yo di­go que mi lu­gar en el mun­do es Cór­do­ba. Y Bel­gra­no, por­que nun­ca hu­bie­ra po­di­do ha­cer lo que hi­ce, que fue pa­sar a ser el Lui­fa y no el hi­jo de Luis”. Sin em­bar­go el am­bi­cio­so de­lan­te­ro no se con­for­mó con eso y se to­mó re­van­cha: “A mi vie­jo acá, en Cór­do­ba, le han di­cho ‘us­ted es el pa­dre del Lui­fa’. Eso pa­ra mí es un or­gu­llo enor­me y pa­ra él ni te cuen­to. Le de­ben ha­ber tem­bla­do las pa­tas, por­que eso se­gu­ra­men­te lo tras­la­de a lo que vi­vió él. Si al­gún día me lle­ga a su­ce­der eso con mis hi­jos, me lar­go a llo­rar co­mo un pa­vo... Que tu hi­jo se ha­ya po­di­do abrir ca­mi­no en la vi­da por lo que es, de­be ser el or­gu­llo más gran­de”. Por lo pron­to, los hi­jos del Lui­fa se en­car­ga­ron de abrir­le ca­mi­no a él: “Sí, cuan­do se jun­ta­ba mu­cha gen­te a mi al­re­de­dor, en Cór­do­ba, Ro­dri­go e Iván iban ade­lan­te y le de­cían a la gen­te que yo era el pa­pá de ellos, por­que te­nían mie­do de que me fue­ra. Eso no tie­ne pre­cio”, ase­gu­ra. Y hoy, ma­du­ro, mu­cho más Lui­fa que Ar­ti­me, elo­gia al pú­bli­co ar­gen­ti­no. Quién lo hu­bie­ra pen­sa­do, en 1989, cuan­do Clau­dio Ma­ran­go­ni le es­cri­bió una car­ta pú­bli­ca co­mo con­sue­lo por un pe­nal erra­do, que le dio la Su­per­co­pa a Bo­ca y lo pu­so de fren­te con la hin­cha­da de In­de­pen­dien­te, y con su pro­pio ape­lli­do. “El fút­bol ar­gen­ti­no es un po­co más co­mer­cial aho­ra, pe­ro a la vez se ova­cio­na mu­cho a los ju­ga­do­res y esos gri­tos del al­ma no tie­nen pre­cio. Yo lo vi­ví con pa­pá, a la sa­li­da del Cen­te­na­rio. Me afe­rra­ba a su pier­na pa­ra que la gen­te no me lo ro­ba­ra”.

 

Luis Artime (padre) en la Selección Argentina.

Luis Artime (padre) en la Selección Argentina.

 

Al ver a tan­tos he­re­de­ros de la pro­fe­sión de sus pa­dres, po­dría ima­gi­nar­se que aque­llos fue­ron alen­ta­dos por es­tos. Sin em­bar­go, eso no siem­pre su­ce­dió así. “Que mi vie­jo fue­ra fut­bo­lis­ta no in­flu­yó en na­da pa­ra que yo tam­bién eli­gie­ra ser­lo. Em­pe­cé a ju­gar a los cua­tro años y el que me lle­va­ba a las prác­ti­cas era mi abue­lo. El me en­se­ña­ba a pa­tear con la zur­da. Mi vie­jo nun­ca se me­tió, no me de­cía na­da”, afir­ma Poy, el de Go­doy Cruz. Y el Ru­si­to Ri­bol­zi co­rro­bo­ra que la ex­pe­rien­cia de Mau­ro no es un ca­so ais­la­do: “A los 15 ha­bía de­ja­do el fút­bol y cuan­do ter­mi­né el se­cun­da­rio em­pe­cé a es­tu­diar ho­te­le­ría. Des­pués me di cuen­ta de que lo que más me gus­ta­ba era ju­gar, pe­ro mi vie­jo siem­pre me pi­dió que es­tu­dia­ra. De fút­bol no me de­cía na­da”. Tal vez, al por­qué de la per­pe­tui­dad ge­ne­ra­cio­nal de la adic­ción al fút­bol ha­ya que bus­car­lo por otro la­do. “Lo que pa­sa es que en tu ca­sa vi­vís lo que ha­ce tu vie­jo –ex­pli­ca el Lui­fa–. Si es obre­ro o doc­tor sa­bés lo que ha­ce, vie­ne con el ma­me­lu­co o con el guar­da­pol­vo. Qui­zá, si mi vie­jo hu­bie­ra si­do me­cá­ni­co, tal vez hoy el Lui­fa es­ta­ría de­ba­jo de un au­to arre­glan­do un cár­ter”.

Se su­ma a esa ló­gi­ca la vi­sión de Gus­ta­vi­to Gron­do­na, un ta­len­to­so que hi­zo his­to­ria en Pe­rú, y de­jó su mar­ca en In­de­pen­dien­te y Es­pa­ñol, aun­que en la Ar­gen­ti­na de­jó sa­bor a po­co. O a que pu­do ser más. Pe­ro en su ca­so, la mo­chi­la era un con­tai­ner. De res­pon­sa­bi­li­da­des y de pre­sio­nes, pe­ro tam­bién de fút­bol, fút­bol y más fút­bol. “Yo na­cí prác­ti­ca­men­te aden­tro de la can­cha, por­que mi vie­jo fue ju­ga­dor, téc­ni­co y di­ri­gen­te, ade­más del res­to de mi fa­mi­lia que tam­bién se de­di­có al fút­bol. Y en mi épo­ca no ha­bía ju­gue­tes ni in­ter­net. En­ton­ces, la can­cha era to­da mi di­ver­sión. En al­go, to­do eso ha­brá in­flui­do...”, iro­ni­za Gus­ta­vi­to. Y el per­fil ba­jo que siem­pre man­tu­vo, lo sos­tie­ne hoy pa­ra ana­li­zar sus pa­sos por el fút­bol. “La ex­pe­rien­cia es un pei­ne que te da la vi­da cuan­do te que­dás pe­la­do, y real­men­te es así. To­do lo que apren­dí acá, lo pu­de apli­car en un fút­bol sin tan­ta je­rar­quía, pe­ro com­pe­ti­ti­vo, co­mo el pe­rua­no... Se­gu­ra­men­te, al­gu­no hu­bo que me pu­teó cuan­do de­bu­té, sin co­no­cer­me, y es ver­dad que uno de­be de­mos­trar siem­pre al­go más que el res­to, por­que si no es por­que sos ‘el hi­jo de’. Pe­ro yo con­si­de­ro que uno va ha­cien­do ca­mi­no al an­dar”.

 

Julio Grondona con sus hijos.

Julio Grondona con sus hijos.

 

Alan Sán­chez es­tá an­dan­do en Pla­ten­se, y es el hi­jo de Juan Ama­dor, el ca­pi­tán de su bar­co: “Me mar­có mu­cho y me ayu­dó. Siem­pre se­guí su ca­rre­ra. Yo fui mas­co­ta des­de los tres años e iba a to­dos la­dos, a Cha­co, a Co­rrien­tes... So­bre to­do en la épo­ca en que él ju­ga­ba en Pla­ten­se. Siem­pre lo se­guí muy de cer­ca”.

Si hay un fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal en ca­sa, nun­ca es­tá cla­ro dón­de es ca­sa, por­que mu­chas ve­ces no al­can­za con tan só­lo acom­pa­ñar­lo a un par­ti­do. Y se pue­de que­dar ais­la­do. “Mi in­fan­cia no la com­par­tí mu­cho con mi pa­pá por­que, des­pués de se­pa­rar­se de mi ma­má, se fue a ju­gar a Mé­xi­co. No­so­tros nos te­nía­mos que que­dar acá por el co­le­gio y lo ex­tra­ñá­ba­mos mu­cho”, re­cuer­da Fá­ti­ma, la más gran­de de las Is­las. Y Alan Sán­chez coin­ci­de: “Lo que re­sig­né fue, por ahí, no ver mu­cho a mi vie­jo cuan­do él es­tu­vo afue­ra. Tal vez, lo veía tres ve­ces en un año... Pe­ro el sa­cri­fi­cio se tie­ne que ha­cer. Por ejem­plo aho­ra, él es­tá di­ri­gien­do en el Au­cas de Ecua­dor y qui­zás has­ta fin de año no lo vea­mos. Cuan­do él ju­ga­ba afue­ra, yo nun­ca via­ja­ba por el te­ma del co­le­gio. No­so­tros nos que­dá­ba­mos con mi ma­má. Eso es muy jo­di­do, pe­ro con el tiem­po uno se va acos­tum­bran­do”.

A lo que di­fí­cil­men­te se acos­tum­bre uno es a es­cu­char in­sul­tos a su pa­dre. Ni­co­lás Hi­guaín pue­de dar fe. “Un día, vi un ti­po aga­rra­do al alam­bra­do, en Atlé­ti­co de Tu­cu­mán, pu­tean­do a mi vie­jo: ‘¡Por­te­ño, cu­leao, la con­cha de tu ma­dre!’. Me la ban­qué y, al fi­nal, ga­nó 3 a 2. En­ton­ces, lo fui a bus­car, lo aga­rré y le di­je: ‘¿Por qué no le de­cís to­do eso a mi vie­jo en la ca­ra?’ Ca­si lo ma­to, pe­ro nos se­pa­ra­ron...”. De fa­mi­lia ha­brá he­re­da­do la im­pul­si­vi­dad que lu­cía el Pi­pa en la can­cha. O tal vez, la que lu­cía su abue­lo San­tos Za­ca­rías en la tri­bu­na: “En un par­ti­do, otro ti­po es­ta­ba pu­tean­do a mi pa­pá, y mi abue­lo le fue a de­cir que no lo pu­tea­ra más, por­que era su yer­no. Pa­ró, y a los diez mi­nu­tos, em­pe­zó a in­sul­tar a Za­ca­rías, ¡que es el hi­jo de mi abue­lo! ¡Pa­ra qué...! Se tu­vo que ir, por­que si no lo ma­ta­ba”.

El Lui­fa, de chi­qui­to y con­tra los pu­tea­do­res que hi­cie­ra fal­ta, via­ja­ba con su pa­pá a ca­si to­dos los des­ti­nos. Mal no la pa­sa­ba. “Vi­ví co­mo unas va­ca­cio­nes en to­da mi in­fan­cia. Es­tu­vi­mos en Río, San Pa­blo y Mon­te­vi­deo. Has­ta los nue­ve años me la pa­sé en el ex­te­rior. El úni­co pro­ble­ma de ha­ber ido al jar­dín en Bra­sil fue el idio­ma, pe­ro es­tu­vi­mos só­lo dos años. Y cuan­do es­tu­vi­mos en Uru­guay, es­tu­vo bue­no por­que cuan­do mi vie­jo ju­ga­ba los vier­nes o los sá­ba­dos, el res­to del fin de se­ma­na nos íba­mos a la pla­ya de Atlán­ti­da. In­clu­so, has­ta cuan­do él se iba de gi­ra nos gus­ta­ba, por­que aun­que lo ex­tra­ñá­ba­mos, con mi her­ma­na de­cía­mos: ‘Pa­pá se­gu­ro que nos va a traer al­gún re­ga­lo’”.

Ro­mi­na, en cam­bio, no dis­fru­tó tan­to ser la hi­ja de un ju­ga­dor fa­mo­so. Lo que pa­sa es que cuan­do ella na­ció, el Tos­ca­no Ren­do ya se ha­bía re­ti­ra­do. Que pa­ra­dó­ji­ca­men­te, en ca­sa, re­ti­rar­se sig­ni­fi­ca vol­ver. “A mí no me gus­ta el fút­bol –afir­ma Ro­mi­na–, por­que el te­ma siem­pre es­tu­vo en mi fa­mi­lia y me acuer­do que de chi­qui­ta en la te­le ha­bía fút­bol to­do el tiem­po. Mi pa­pá veía cual­quier par­ti­do”. De to­das ma­ne­ras, por lla­mar­se Ren­do, tam­bién go­zó de va­rios be­ne­fi­cios: “Con­se­guí dos la­bu­ros por mi pa­pá, pe­ro ojo que tam­bién en­tré en otros lu­ga­res por mis mé­ri­tos. Ha­ce unos días tam­bién pe­dí un tur­no pa­ra una eco­gra­fía en el Hos­pi­tal Ita­lia­no y me pre­gun­ta­ron: ‘¿Vos te­nés al­go que ver con el ju­ga­dor?’. ‘Sí, soy la hi­ja’. Me die­ron el tur­no y me di­je­ron: ‘Mi vie­jo es re-fa­ná­ti­co del tu­yo, ¿no me po­dés con­se­guir al­go, un au­tó­gra­fo, una ca­mi­se­ta...?’”.

Ese ti­po de pe­di­dos son un clá­si­co. “Cuan­do mi pa­pá ju­ga­ba, mis com­pa­ñe­ros me pe­dían ca­mi­se­tas o fo­tos fir­ma­das. Yo tra­ta­ba de con­se­guir pa­ra to­dos pe­ro con las ca­mi­se­tas se me com­pli­ca­ba. Al­gu­nos se or­ti­va­ban cuan­do no se las lle­va­ba, pe­ro igual es­ta­ba to­do bien”, re­ve­la Fanny Is­las. Por su par­te, el más chi­qui­to de los hi­jos del Pi­pa Hi­guaín, Lau­ta­ro, se en­car­ga de jus­ti­fi­car­la: “Yo ten­go 14 años, así que era muy chi­co cuan­do mi pa­pá era ju­ga­dor. En el co­le­gio me pi­den co­sas de mis her­ma­nos y los au­tó­gra­fos se los lle­vo siem­pre, pe­ro las ca­mi­se­tas no, por­que es muy di­fí­cil con­se­guir­las”.

 

Luis Islas atajando para Estudiantes.

Luis Islas atajando para Estudiantes.

 

Is­las e Hi­guaín no son ape­lli­dos de­ma­sia­do co­mu­nes. Se­gu­ra­men­te por eso, ape­nas se los men­cio­na, la re­mi­sión al fa­mo­so es ine­vi­ta­ble, pe­ro no su­ce­de lo mis­mo con de­no­mi­na­do­res co­mu­nes, del ti­po de Sán­chez. Tal vez sea por eso que Alan ha­ya in­vo­ca­do, en al­gu­na oca­sión, ser “el hi­jo de” pa­ra ob­te­ner un tra­to pre­fe­ren­cial. “En ge­ne­ral no lo ha­go –cuen­ta el vo­lan­te de Pla­ten­se–, pe­ro a ve­ces cuan­do lla­mo a un lu­gar, en don­de sé que lo co­no­cen, di­go que mi pa­pá es Juan Ama­dor, y me ha­cen pa­sar. En Pa­ra­guay, don­de mi vie­jo es muy que­ri­do, me ha su­ce­di­do fre­cuen­te­men­te eso de ir a co­mer o a to­mar al­go y que no me quie­ran co­brar”.

Esas pe­que­ñas ven­ta­jas afue­ra de la can­cha mu­chas ve­ces se trans­for­man en gran­des des­ven­ta­jas aden­tro. In­clu­so, cuan­do el ape­lli­do se con­vier­te en una gran lla­ve, ca­paz de abrir una in­men­sa puer­ta, sue­le su­ce­der que, al tras­pa­sar­la, em­pie­ce a sen­tir­se el pe­so del bron­ce. De acuer­do o no, cuan­do la lla­ve es­tá, hay que lle­var­la. O car­gar­la.

 

Heredó todos los insultos, por Matías Biscay

No sólo lo padecen varios hijos de jugadores. Como árbitro o futbolista, no le fue fácil llevar el apellido de Juan Carlos.

 

Matias Biscay.

Matias Biscay.

 

A me­di­da que avan­za­ba mi ca­rre­ra, en oca­sio­nes, que mi vie­jo fue­ra ár­bi­tro no me be­ne­fi­cia­ba, por­que en to­da pro­fe­sión hay gen­te que no es del agra­do de sus co­le­gas. En­ton­ces, ha­bía com­pa­ñe­ros su­yos que no te­nían afi­ni­dad con él y la pa­ga­ba yo. Eso se dio más que na­da en in­fe­rio­res, por­que cuan­do lle­gué a Pri­me­ra, mi vie­jo de­jó su ca­rre­ra pa­ra que no hu­bie­ra ma­los pen­sa­mien­tos.

En Pri­me­ra tam­bién tu­ve pro­ble­mas. Los que eran sus ami­gos no me be­ne­fi­cia­ban y otros te­nían ma­la pre­dis­po­si­ción con­mi­go. Creo que no ju­gué mu­cho en Pri­me­ra en Ar­gen­ti­na por eso. Me vi­ne a Eu­ro­pa (Sui­za y Es­pa­ña) pa­ra evi­tar in­con­ve­nien­tes. Un ejem­plo es que una vez un DT no me pu­so por­que mi vie­jo di­ri­gió mal un par­ti­do.

Es di­fí­cil ser el hi­jo de al­guien que es­tá en el fút­bol por­que hay que te­ner per­so­na­li­dad fuer­te. Te pue­de in­fluir mu­cho. Nos lla­ma­ban pa­ra ame­na­zar­nos; en un par­ti­do que lo fui a ver nos rom­pie­ron a pie­dra­zos el au­to... Des­de chi­co fui cre­cien­do con to­do eso.

En ge­ne­ral, yo te­nía bue­na re­la­ción con los ár­bi­tros. Tra­ta­ba de en­ten­der­los por­que sa­bía lo que sig­ni­fi­ca­ba y, por­que me re­ci­bí de re­fe­rí. Hi­ce el cur­so cuan­do en In­fe­rio­res me sus­pen­die­ron por dos años por pe­gar­le a un ár­bi­tro co­lom­bia­no. Lo que pa­sa es que cuan­do uno co­no­ce mu­cho de un te­ma es per­ju­di­cial: si lo en­ga­ñan, lo sa­be. Cuan­do un juez que­ría com­pen­sar un fa­llo con otro, yo sen­tía im­po­ten­cia y mu­chas ve­ces me lle­vó a que me sa­ca­ran tar­je­ta. A ve­ces, hu­bie­ra si­do me­jor no co­no­cer las re­glas.

Creo que mi vie­jo se vio re­fle­ja­do en mí cuan­do yo ju­gué en Pri­me­ra, por­que él ha­bía que­ri­do ser fut­bo­lis­ta de eli­te. Me sien­to fe­liz por ha­ber he­cho lo que él no pu­do y que dis­fru­ta­ra a tra­vés de mí.

 

Deja ya de joder con esos guantes

Federico Gatti. “De chico ata­ja­ba y mi her­ma­no tam­bién, pe­ro mi vie­jo no qui­so que con­ti­nuá­ra­mos ju­gan­do en ese pues­to. ‘Es pa­ra bo­lu­dos –de­cía–, y pa­ra bo­lu­do ya es­toy yo’. Tan­to Lu­cas co­mo yo ata­já­ba­mos muy bien, pe­ro ca­da vez que él nos veía nos sa­ca­ba. Igual a los dos nos gus­ta­ba más ju­gar que ir al ar­co”.

 

Federico Gatti.

Federico Gatti.

 

 

Se comio trece en media hora

Sebastian Fillol. “Llegué a jugar de cin­co en Al­ma­gro, pe­ro des­pués de una pre­tem­po­ra­da lar­gué. Tam­bién qui­se ser ar­que­ro en Ra­cing, pe­ro en la prue­ba, me hi­cie­ron 13 go­les en me­dia ho­ra. Me ha­bían pues­to en un equi­po ho­rri­ble, y nos lle­ga­ron 13 ve­ces y me hi­cie­ron 13 go­les. Cuan­do le con­té a mi vie­jo me di­jo ‘esas co­sas pa­san. A mí me hi­cie­ron seis cuan­do de­bu­té’. El siem­pre me apo­yó en lo que yo que­ría ha­cer”.

 

Cuando un padre cambia al hijo

Lau­ta­ro Tru­llet: “Ser di­ri­gi­do por mi pa­dre ha si­do po­si­ti­vo, pe­ro tam­bién me ge­ne­ró si­tua­cio­nes in­có­mo­das... Mis com­pa­ñe­ros que no ju­ga­ban no po­dían pu­tear al téc­ni­co ade­lan­te mío. Y pa­ra de­mos­trar que no ha­cía di­fe­ren­cias, mi vie­jo me te­nía co­mo un cam­bio can­ta­do. Has­ta mi vie­ja se can­só y le di­jo: ”Che, ¡siem­pre sa­cás a Lau­ta­ro!”.

 

Lautaro Trullet.

Lautaro Trullet.

 

 

Dos goles dedicados a Freud

Alan San­chez. “Has­ta que mi vie­jo me di­ri­gió no tu­ve nin­gún pe­so por ser su hi­jo, pe­ro cuan­do lle­gó a Pla­ten­se, va­rios de los que de­cían que yo te­nía que es­tar, em­pe­za­ron a de­cir que yo ju­ga­ba por ser el hi­jo de Juan Amador, y eso nos las­ti­mó a los dos. Mien­tras me di­ri­gió, creí que no me es­ta­ba afec­tan­do, pe­ro en cuan­to se fue, pu­de con­ver­tir go­les en los dos par­ti­dos si­guien­tes... O sea que in­cons­cien­te­men­te, in­flu­yó”.

 

Mejor, nos vemos en casa

Jor­di Cruyff. “Gran par­te de la gen­te de Bar­ce­lo­na nun­ca su­po res­pe­tar ni di­fe­ren­ciar quién era Johan Cruyff y quién era Jor­di. En la épo­ca en que me en­tre­na­ba mi pa­dre, yo era jo­ven y vul­ne­ra­ble, y por mu­cho que in­ten­té pro­te­ger­me, me ca­ye­ron los pa­los. Es una si­tua­ción que no qui­sie­ra vi­vir nun­ca más en mi vi­da”.

 

Jordi Cruyff.

Jordi Cruyff.

 

 

 

Pibes que no venden humo

Los hijos del Pipa Higuaín no sólo han tomado la profesión de su padre, sino que además se han reconciliado con la pelota de fútbol. Tres siguieron sus pasos y el cuarto, lo está analizando. Anécdotas de una familia bien redonda.

 

Los Higuain.

Los Higuain.

 

Al­gu­nos no lo creen, sim­ple­men­te por­que sos­tie­nen que Jor­ge Hi­guaín ha­cía cual­quier co­sa me­nos ju­gar al fút­bol. Sin lle­gar a hi­lar tan fi­no, hay que re­co­no­cer­le al Pi­pa el mé­ri­to de que to­dos sus hi­jos sa­lie­ron fut­bo­lis­tas, aun­que él mis­mo, mu­chas ve­ces du­de an­te cier­tas gam­be­tas. “Mi­rá, Gon­za­lo, voy a pe­dir un exa­men de ADN por­que no pue­do en­ten­der que seas mi hi­jo”, re­pi­te a dia­rio Hi­guaín pa­dre. Ten­ta­do, el ac­tual de­lan­te­ro de Ri­ver re­ve­la que “en la can­cha y por la ca­lle, to­do el mun­do me pre­gun­ta có­mo pue­de ser que yo sea el hi­jo del Pi­pa, ja. Lo que no sa­ben es que pa­pá un día me di­jo: ‘Ha­cé to­do lo con­tra­rio de lo que ves en mis vi­deos’”.

El se­gun­do de la di­nas­tía Hi­guaín, Fe­de­ri­co, ac­tual me­dia­pun­ta de Chi­ca­go, tam­bién ha­ce hin­ca­pié en los VHS. “A mi vie­jo lo jo­de­mos bas­tan­te, pe­ro por lo que vi en sus vi­deos no era un bu­rro”. Pro­ba­ble­men­te, en su ca­sa el Pi­pa ten­ga un edi­ta­do de sus me­jo­res par­ti­dos. En fin, Ni­co­lás, ex za­gue­ro de San Tel­mo, ad­mi­te que era el más pa­re­ci­do a pa­pá. “No bien me co­no­cían, no po­dían creer que era el hi­jo del Pi­pa por­que fí­si­ca­men­te no me pa­rez­co. Aho­ra, ape­nas me veían ju­gar, de­cían: ‘Sí, sí, no hay du­das, es un Hi­guaín de ley’. Yo ju­ga­ba en el mis­mo pues­to que mi vie­jo y, le­jos, fui el que más lo su­frí. Por eso me re­ti­ré jo­ven”, re­ve­la el ex de­fen­sor, de 26 años. Co­mo no pu­do cum­plir el sue­ño de lle­gar a Pri­me­ra Di­vi­sión, co­mo su pa­pá o sus her­ma­nos, eli­gió otro de los ca­mi­nos del fút­bo­l: la re­pre­sen­ta­ción de ju­ga­do­res. “Tra­ba­jo con Nor­ber­to Re­cas­sens, que por ser muy ami­go de mi vie­jo era el que me re­pre­sen­ta­ba cuan­do era fut­bo­lis­ta. Pe­ro no lle­gué, y mi ca­so sir­ve pa­ra de­mos­trar que con ser ‘el hi­jo de’ no al­can­za. Hay que te­ner al­go más”.

El úl­ti­mo es­la­bón de la di­nas­tía Hi­guaín, Lau­ta­ro, tie­ne 14 años y es de­lan­te­ro en su es­cue­la. ¿Que­rrá pa­re­cer­se a Gon­za­lo? “En rea­li­dad –re­ve­la Fe­de­ri­co–, se pa­re­ce más a Pi­po Pes­ca­dor, ja­já. Es un va­go”.

Con o sin ta­len­to, con más o me­nos ca­pa­ci­da­des pa­ra la gam­be­ta, no hay du­das de que el Pi­pa pa­dre, en­tre sus ge­nes les tras­mi­tió a sus hi­jos una pe­lo­ta.

 

Sobrevivir al apellido Maradona

Su ca­so no es igual a nin­gu­no. Ella no es la ”hi­ja de”. Es ”la hi­ja de Die­go Ar­man­do Ma­ra­do­na”. Y así lo lle­va: “Cuan­do me pre­gun­ta­ban el nom­bre de mi ma­má, con­tes­ta­ba sin pro­ble­mas Clau­dia, pe­ro cuan­do que­rían sa­ber có­mo se lla­ma­ba mi vie­jo, res­pon­día: ‘No te lo di­go’”. Aun­que asu­me que es “fa­mo­sa des­de que es­ta­ba en la pan­za” y ya es­tá acos­tum­bra­da, le si­gue mo­les­tan­do que la re­co­noz­can en to­dos la­dos y que le pre­gun­ten “¿qué se sien­te ser la hi­ja de Dios?”. Y en­tre los be­ne­fi­cios de ser una Ma­ra­do­na, que son mu­chos, re­mar­ca el que le per­mi­tió cum­plir un sue­ño: “Fes­te­jar mi cum­plea­ños de 15 en la Bom­bo­ne­ra”. Fa­ná­ti­ca de Bo­ca, en al­gún mo­men­to pen­só en ju­gar al fút­bol: “Mi pa­pá de­cía que era bue­na, pe­ro yo no que­ría que di­je­ran que ju­ga­ba por­que era la hi­ja de Ma­ra­do­na”.

 

 

Por Pablo Lechuga, Maxi Goldschmidt y Nacho Levy.

Imagen de La leyenda negra del descenso
¡Habla memoria!

La leyenda negra del descenso

Un compilado sobre los casos más resonantes de sobornos y coimas en el fútbol argentino. Historias de quienes buscaron “comprar” voluntades para obtener los resultados que no lograban deportivamente.

DEJÁ TU COMENTARIO