¡Habla memoria!

Figurita difícil: Alberto Meo

Por Redacción EG · 13 de mayo de 2019

A pesar del sesgo humorístico de su apellido, Alberto José Meo integró a principios de los ’80 un equipo de notables en Newell´s, donde jugó 26 partidos convirtiendo un gol.

 

Surgió de la cantera de Newell’s en 1977, pero su mejor campaña la realizó en 1981. Marcaba la punta derecha rival con rigor, pero, como dominaba bastante bien la pelota y pateaba fuerte, se animaba a llegar hasta el arco de enfrente. Así logró convertir el único gol de su carrera profesional que abarcó 26 partidos.

 

Alberto José MeoAlberto José Meo

 

Integró un equipo de notables junto a Américo Gallego, Roque Alfaro, Juan Simón y Héctor Yazalde, entre otros. Dejó el Parque de la Independencia a fines de 1982 tratando de que se lo recordara por su aporte futbolístico más que por el sesgo humorístico de su apellido, corto y proclive a las rimas tribuneras.

Más allá de su poca participación en primera división, Meo fue conocido en el ambiente del fútbol, ya que luego de su travesía como futbolista se convirtió en representante de jugadores .
Como bonus track, Alberto Meo fue el encargado de la negociación que estuvo a punto de traer al holandés Edgar Davids a Argentina. En enero de 2009, el representante dijo: “(Davids) Tiene muchas ganas de jugar en el país”. Además, agregó : “me contacté con él a través de un amigo portugués”. El principal objetivo del empresario era colocar al crack en River Plate (en aquel momento presidido por Aguilar) o en uno de los equipos rosarinos.

Temas en esta nota:

Imagen de 1997. Todo tiempo futuro será mejor
¡Habla memoria!

1997. Todo tiempo futuro será mejor

El Mundial Sub-22 de básquet en Melbourne fue la semilla de lo que sería la Generación Dorada. Scola, Oberto y el propio Ginóbili, entre otros, jugaron este torneo donde comenzaron a mostrarse ante el mundo.

Imagen de La muerte del Gasómetro
¡Habla memoria!

La muerte del Gasómetro

En 2004, El Gráfico expresaba con tristeza lo sucedido años atrás con el cierre de un estadio emblemático como lo fue el Gasómetro. Quince años más tarde la vuelta de San Lorenzo a Boedo está cada vez más cerca.

Imagen de 1934. Callado, silencioso, tristón…
¡Habla memoria!

1934. Callado, silencioso, tristón…

Borocotó indaga en la vida de Arturo Arrieta, emblema de San Lorenzo de la década del 30, al cual la vida no le fue nada fácil, pero que aún con tanto dolor siempre dejó todo dentro de la cancha.

DEJÁ TU COMENTARIO