¡Habla memoria!

2004. El trío de La Plata

Por Redacción EG · 09 de mayo de 2019

De pibes cualquier laburo era bueno para ganarse unos mangos, en 2004 Marcelo Carrusca (21), Mariano Pavone (22) y José Sosa (19) ,eran amigos y compinches y las joyas de Estudiantes.

Oto­ño, 1994. Mar­ce­li­to ba­ja del ca­mión de re­par­to, con mu­cho cui­da­do, no sea co­sa de que se rom­pan los hue­vos, y pa­pá Car­los pier­da me­dio día de tra­ba­jo. Al mis­mo tiem­po, a unos ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, Jo­se­si­to le da du­ro a la le­ña con su ha­cha, con pre­cau­ción, pa­ra no errar­le al tron­co y que­dar­se sin el pul­gar. Ma­ria­ni­to, des­de Tres Sar­gen­tos, re­co­rre las ca­lles de su pue­blo in­ten­tan­do ven­der aun­que sea un bi­lle­te de Sú­bi­to y des­pués jun­ta unos ca­jo­nes de Co­ca-Co­la pa­ra lle­gar al mos­tra­dor y aten­der el quios­co de la fa­mi­lia.

Pri­ma­ve­ra, 2004. Pa­sa­ron diez años, y Mar­ce­li­to hoy es Ca­rrus­ca, Jo­se­ci­to es So­sa y Ma­ria­ni­to es Pa­vo­ne. Los tres se jun­tan en La Pla­ta pa­ra ha­cer de las su­yas, to­dos los días. El ex re­par­ti­dor de hue­vos es la ma­ni­ja de Es­tu­dian­tes. “Ojo con eso de ‘ex’, por­que el otro día fui a vi­si­tar a mi vie­jo y ter­mi­né ha­cien­do el re­par­to con él, to­da­vía me ha­ce la­bu­rar. Mi fa­mi­lia tie­ne ga­lli­nas po­ne­do­ras ha­ce mu­cho tiem­po y, co­mo yo ne­ce­si­ta­ba al­go de pla­ta, lle­va­ba los hue­vos a Be­ra­za­te­gui, a Ca­ñue­las... Es­ta­ba bue­no, pe­ro cuan­do em­pe­cé con el fút­bol, di­ga­mos que me re­ti­ré”, cuen­ta Ca­rrus­ca. El ex ta­la­dor de le­ña es So­si­ta, el ni­ño ha­bi­li­do­so del equi­po de Mos­ta­za. “Un año an­tes de ir­ a La Pla­ta, un ami­go del co­le­gio me ofre­ció tra­ba­jar con él. Yo que­ría la gui­ta pa­ra po­der sa­lir, pa­ra com­prar­me co­sas, co­mo to­do chi­co. Me acuer­do de que tra­ba­jaba a la ma­ña­na, cor­ta­ba le­ña, des­pués me iba al co­le­gio y, a la tar­de­ci­ta, a en­tre­narme. Vol­vía a mi ca­sa y me que­da­ba plan­cha­do, es­ta­ba muer­to”, re­cuer­da. El ex ven­de­dor de lo­te­ría es el Tan­que, el go­lea­dor que in­ten­ta ha­cer ol­vi­dar al ído­lo Fa­rías. “De chi­co tu­ve dos la­bu­ros: ven­día la lo­te­ría Sú­bi­to, to­can­do to­das las puer­tas de las ca­sas de Tres Sar­gen­tos, don­de vi­ven unas 400 per­so­nas. Y si­ no, le ayu­da­ba a mi pa­pá y aten­día su quios­co. Una vez le afa­né co­mo 50 pe­sos en cho­co­la­tes, y me co­rrió por to­da una pla­ya de es­ta­cio­na­mien­to. Yo le iba ti­ran­do los cho­co­la­ti­nes por la ca­be­za pa­ra que no me aga­rra­ra…”, se ríe Ma­ria­no.

Pavone hace el aguante, Sosa está en el entrepiso y Carrusca disfruta de la cima. La frescura del ataque de Estudiantes.

Pavone hace el aguante, Sosa está en el entrepiso y Carrusca disfruta de la cima. La frescura del ataque de Estudiantes.

Son ami­gos y com­pin­ches. Los tres tu­vie­ron tra­ba­jos atí­pi­cos, y hoy son las jo­yas del equi­po de Mer­lo. ¿Qué me­jo­res pro­fe­sio­na­les pa­ra es­te Es­tu­dian­tes? Ra­pi­dez pa­ra re­par­tir hue­vos o fút­bol, pre­ci­sión pa­ra cla­var el ha­cha o un pa­se gol, y pi­car­día y ve­lo­ci­dad pa­ra ven­der un bi­lle­te de lo­te­ría o, sim­ple­men­te, de­fi­nir por arri­ba del ar­que­ro…

PIN­CHA­RRA­TAS A FULL

Ca­rrus­ca lle­gó a Es­tu­dian­tes a los on­ce años, des­pués de ju­gar des­de los cin­co en el club 12 de Sep­tiem­bre, en La Pla­ta, y de caer­se del trac­tor del abue­lo y ha­cer­se una ci­ca­triz arri­ba de la bo­ca, que to­da­vía con­ser­va. Aun­que era muy ha­bi­li­do­so, es­tu­vo a pun­to de que­dar­se afue­ra del Pin­cha. “No me que­rían po­ner por­que de­cían que era muy flaquito pa­ra ju­gar en AFA. Des­pués, se me hi­zo muy di­fí­cil en No­ve­na y Oc­ta­va, só­lo en­tra­ba quince mi­nu­tos, nun­ca ju­ga­ba un par­ti­do en­te­ro.” Las co­sas em­pe­za­ron a fun­cio­nar con los años y, en re­ser­va, el lla­ma­do de la ce­les­te y blan­ca no tar­dó en lle­gar. En la Se­lec­ción, Che­lo se hi­zo fa­mo­so en la Sub-20 que ga­nó el Su­da­me­ri­ca­no de Uru­guay, con com­pa­ñe­ros co­mo Te­vez, Mas­che­ra­no, Ma­xi Ló­pez y Ca­ve­nag­hi, con quien cha­tea siem­pre, aun­que el hu­so ho­ra­rio ru­so no ayu­de mu­cho.

“Con Fer­nan­do ha­bla­mos bas­tan­te. Se ca­ga de ri­sa, no les en­tien­de na­da a los ru­sos. Nos co­no­ci­mos en ese gru­po que fue cam­peón. Nun­ca me di­ver­tí tan­to en una can­cha co­mo con ese equi­po”, re­cuer­da. Los en­tre­na­mien­tos en Ezei­za con­ti­nua­ron, y Ca­rrus­ca for­mó par­te del plan­tel que dis­pu­tó el Mun­dial de Emi­ra­tos Ara­bes, en 2003, don­de la Ar­gen­ti­na fi­na­li­zó cuar­ta. Du­ran­te el tor­neo, Che­lo se hi­zo com­pin­che del que hoy lo vuel­ve lo­co en la ha­bi­ta­ción: Jo­sé So­sa. El Prin­ci­pi­to, co­mo lo apo­dó el técnico Gus­ta­vo Rez­za, por su pa­re­ci­do en el jue­go con Fran­ces­co­li, lle­gó a Es­tu­dian­tes en el 2000, des­pués de va­rias prue­bas y de ser fi­gu­ra en su club de ba­rrio, Cre­me­ría. “El club es­ta­ba bue­no, era ti­po un country, con pi­le­ta y to­do. Iba­mos a en­tre­narnos to­das las tar­des y ju­gá­ba­mos con mis ami­gos. Arran­qué ahí a los siete años. En rea­li­dad, el fút­bol siem­pre me gus­tó por­que atrás de ca­sa te­nía­mos un cam­pi­to y me que­da­ba has­ta la no­che ju­gan­do. Pe­ro en Es­tu­dian­tes no la pa­sé bien al prin­ci­pio, era muy di­fí­cil, por­que los chi­cos que ya es­ta­ban nos ha­cían la vi­da im­po­si­ble a los nue­vos. Cui­da­ban su lu­gar y no ha­bía muy bue­na on­da que di­ga­mos”, re­co­no­ce, y le ti­ra flo­res a su com­pa­ñe­ro en la crea­ción: “El Che­lo es un fe­nó­me­no, so­mos ami­gos des­de que nos co­no­ci­mos. Siem­pre me ayu­dó a adap­tar­me a la ciu­dad. Me in­vi­ta­ba a su ca­sa, y nuestros vie­jos se hicieron amigos”.

So­sa, a quien de chi­co su pa­sa­tiem­po le tra­jo más de un gol­pe –era “ba­ja­dor de es­ca­lo­nes so­bre bi­ci­cle­ta”–, pre­fie­re que­dar­se en­ce­rra­do en su ca­sa cuan­do vuel­ve a Car­ca­ra­ñá, por­que el pue­blo se le vie­ne en­ci­ma ca­da vez que “el fa­mo­so” se to­ma un día pa­ra es­tar con su fa­mi­lia. No tie­ne au­to ni pro­ble­mas pa­ra lle­gar al en­tre­na­mien­to. Uno de los cho­fe­res del plan­tel lo pa­sa a bus­car, con el equi­po de au­dio a full, re­ga­lan­do mú­si­ca a to­do el ba­rrio: el Tan­que Pa­vo­ne. “Sí, pri­me­ro bus­co a Mar­cos An­ge­le­ri y des­pués pa­sa­mos por lo de Jo­sé. Lle­ga­mos al en­tre­na­mien­to con el vo­lu­men al man­go pa­ra car­gar las pi­las. En­tre­narte to­dos los días no es fá­cil, pe­ro si lle­gás can­tan­do con ami­gos, es otra co­sa”, ex­pli­ca. Ma­ria­no –fa­ná­ti­co de Los Simp­son– se pu­so la de Es­tu­dian­tes des­pués de un pa­so en in­fe­rio­res por Sar­mien­to, de Ju­nín, y Bo­ca, don­de fue cam­peón en No­ve­na y Oc­ta­va, jun­to a Co­loc­ci­ni, Ma­ri­ne­lli, Co­laut­ti & Cía. Al club xe­nei­ze via­ja­ba dos ve­ces por se­ma­na y ju­ga­ba los sá­ba­dos, pe­ro no se pu­do adap­tar a Ca­sa Ama­ri­lla y vol­vió a sus pa­gos, aun­que en el ca­mi­no lo in­ter­cep­tó la gen­te de Es­tu­dian­tes y ni tu­vo que someterse a una prue­ba: lo hi­cie­ron fir­mar en el mo­men­to. “En in­fe­rio­res me iba bas­tan­te bien, pe­ro na­da que ver con lo que fue de­bu­tar en Pri­me­ra. Lo que ha­cía en re­ser­va no lo po­día ha­cer cuan­do me su­bían, y en­ton­ces me vol­vían a ba­jar. En re­ser­va ti­ra­ba un ca­ño y en Pri­me­ra me caía, era así. Me apu­ra­ba, tra­ta­ba de gi­rar siem­pre y no des­car­ga­ba. Por suer­te pu­de en­ten­der que me es­ta­ba equi­vo­can­do, y aho­ra las co­sas van me­jor”, acla­ra el go­lea­dor. El Tan­que –“un Pan­zer ale­mán”, se­gún el Pro­fe Val­go­ni­– en­ten­dió, apro­ve­chó una gi­ra por Ale­ma­nia y la rom­pió an­te Schal­ke, Hilds­heim y el Saar­bruc­ken. Te­nía só­lo 20 años…

BUE­NOS ES­TU­DIAN­TES

No po­dían ser ma­los alum­nos ju­gan­do en el club en el que son fi­gu­ras. O al me­nos eso es lo que con­fie­san, me­dio en se­rio, me­dio en bro­ma. “En el co­le­gio me iba bien –re­cuer­da Ca­rrus­ca–. En el se­cun­da­rio, se po­dría de­cir que za­fa­ba. Pa­sa que, en­tre los en­tre­na­mien­tos de Es­tu­dian­tes y la se­lec­ción ju­ve­nil, no me da­ban los ho­ra­rios pa­ra es­tu­diar. Por suer­te, en la es­cue­la me de­ja­ron cam­biar al­gu­nos tur­nos y pu­de dar dos años li­bres. Ter­mi­né quin­to año sin lle­var­me ni una ma­te­ria. ¿Qué tal, eh?”. El Tan­que, al igual que en el fút­bol, tu­vo un pa­so por va­rios lu­ga­res, nun­ca se pu­do afir­mar: “El se­cun­da­rio lo hi­ce re­par­ti­do: los pri­me­ros dos años los di en Car­men de Areco, el ter­ce­ro lo hi­ce en Bue­nos Ai­res y, des­pués, re­to­mé en La Pla­ta. El co­le­gio no era mi fuer­te, aunque tam­po­co era un bu­rro. Di­ga­mos que me fue bien, sin des­ta­car­me…”, di­ce con­ven­ci­do Pa­vo­ne. “Yo no voy a de­cir que era un crack, pe­ro vi­vien­do en Car­ca­ra­ñá nun­ca me lle­vé una. Des­pués, cuan­do me fui pa­ra La Pla­ta, las co­sas se me hi­cie­ron di­fí­ci­les y bue­no… Di­ga­mos que me que­dan once ma­te­rias pa­ra ter­mi­nar. Igual, en al­gún mo­men­to las voy a dar. Si­ no, mi vie­ja me ma­ta”, acla­ra So­si­ta, que tie­ne el co­ra­zón mi­tad Pin­cha y mi­tad azul y oro, a pe­sar de la in­sis­ten­cia de su pa­dri­no le­pro­so. “Cuan­do era chi­co, él vi­vía en Ro­sa­rio y me que­ría ha­cer de Ne­well’s; me sa­ca­ba fo­tos con la ca­mi­se­ta y to­do. Al fi­nal, me de­ci­dí por Bo­ca, aun­que mi vie­ja era de Ri­ver y nun­ca me lo per­do­nó, je. Pe­ro aho­ra, con el tiem­po que lle­vo en Es­tu­dian­tes, se pue­de de­cir que soy un hin­cha más; el club es lo más gran­de que hay”, acla­ra.

CON­CEN­TRA­CION DES­CON­TRO­LA­DA

Ha­cía mu­cho tiem­po que de es­te la­do de La Pla­ta no se sen­tía la tran­qui­li­dad que re­pre­sen­ta es­tar ais­la­do de los equi­pos que lu­chan por no per­der. Mos­ta­za da las in­di­ca­cio­nes, mientras los chi­cos y los vie­jos es­cu­chan aten­ta­men­te. La ma­yo­ría mues­tra esa tran­qui­li­dad que se res­pi­ra en City Bell, pe­ro hay al­guien que, aun­que es el go­lea­dor y una de las fi­gu­ras, to­da­vía se muer­de los la­bios. “Yo sé quién y por ­qué…”, sor­pren­de el Che­lo Ca­rrus­ca. “¿Lo di­go? Pa­vo­ne se pa­sa to­do el día ju­gan­do al PlayS­ta­tion y to­da­vía no ga­nó ni un tor­neo. Siem­pre pier­de en la con­cen­tra­ción”, dis­pa­ra. “Es ver­dad, el Che­lo vie­ne ga­nan­do por aho­ra, pe­ro yo, aun­que sea, me lle­vé uno de los cam­peo­na­tos. No co­mo otros…”, re­ma­ta So­sa. “Qué me im­por­ta quién ga­na los tor­neos, los equi­pos que me­jor jue­gan son los míos. No me im­por­tan los re­sul­ta­dos”, ape­la Pa­vo­ne al me­not­tis­mo, to­do un pe­ca­do...

No só­lo los jue­gui­tos elec­tró­ni­cos co­pan las con­cen­tra­cio­nes, el pool tam­bién tie­ne su lu­gar. Y, otra vez, sur­ge el en­fren­ta­mien­to. Arran­ca So­sa: “Con Ca­rrus­ca ha­ce­mos par­ti­dos, pe­ro ya es abu­rri­do: lo ten­go de hi­jo”. Con­traa­ta­que: “No ha­blés, que ca­da vez que aga­rrás el te­lé­fo­no en la ha­bi­ta­ción te que­dás dos ho­ras char­lan­do, y no me pue­do dor­mir. Ade­más, vas treinta ve­ces por no­che a la co­ci­na a pi­co­tear al­go de la he­la­de­ra, ya te la sa­be to­do el mun­do ésa”, lo man­da al fren­te su “ami­go”. Cuan­do el te­ma es la mú­si­ca, tam­bién sur­gen las bro­mas, en un plan­tel don­de man­da la cum­bia, pe­ro tam­bién tie­nen su lu­gar el rock y la mú­si­ca elec­tró­ni­ca. El que de­sen­to­na un po­co con el gus­to tro­pi­cal del trío Ca­rrus­ca-So­sa-Pa­vo­ne es An­ge­le­ri, al que siem­pre le co­pan la ha­bi­ta­ción y, co­mo a él le gus­ta el rock, no le queda más re­me­dio que ir­se. “Cuan­do po­ne­mos Pa­sión de Sá­ba­do en la te­le, nos sa­ca ca­gan­do, di­ce que so­mos unos cum­bie­ros -cuen­ta So­sa–. Siem­pre se que­ja por dos co­sas: por la cum­bia y por­que no le de­ja­mos ver la no­ve­la de la tar­de, ¡ja, ja!”. “Sí, ha­blan­do de cum­bia, Ca­rrus­ca me pa­re­ce que tie­ne in­ten­cio­nes de cu­rrar –di­ce Pa­vo­ne–. El otro día nos tra­jo el dis­co de unos ami­gos su­yos que ha­cen co­vers de la Nue­va Lu­na. Nos lo ven­dió co­mo un gru­pa­zo, lo úni­co que fal­ta es que aho­ra nos quie­ra ven­der los com­pacts de sus ami­gos pa­ra ha­cer unos man­gos.”

Historias y sueños en común. Sosa, Pavone, Carrusca y la gran ilusión de Estudiantes.

Historias y sueños en común. Sosa, Pavone, Carrusca y la gran ilusión de Estudiantes.

Igual­men­te, el Tan­que Pavone se es­tá pa­san­do, de a po­co, al ban­do de An­ge­le­ri. “No só­lo es­cu­cho cum­bia, aho­ra es­toy des­cu­brien­do un po­co to­do lo que es mú­si­ca dan­ce, mar­cha, rock. Por ejem­plo, el otro día me com­pré el CD de Ca­lle­je­ros, es­tá bue­ní­si­mo”, di­ce Ma­ria­no, el nuevo po­li­mu­si­cal.

CA­MI­NO A LA GLO­RIA

La de­rro­ta en Ro­sa­rio, con­tra Ne­well’s, en la no­ve­na fe­cha, amar­gó el mo­men­to dul­ce de un Es­tu­dian­tes in­vic­to has­ta ese mo­men­to. Des­pués vi­no la vic­to­ria con Al­ma­gro y la es­ca­la­da. La pre­gun­ta es: ¿Es­te equi­po pue­de dar­les pe­lea, en al­gún mo­men­to, a los gran­des? “Se pue­de lu­char, y más por có­mo es­tán ju­gan­do úl­ti­ma­men­te –con­fir­ma So­sa–. No­so­tros es­ta­mos muy con­ten­tos con lo que ve­ni­mos ha­cien­do, sa­be­mos que te­ne­mos un buen equi­li­brio.” Y Ca­rrus­ca ­la ter­mi­na: “Si no tu­vié­ra­mos es­pe­ran­za, no sal­dría­mos a ju­gar. La idea es ha­cer el me­jor pa­pel has­ta el fi­nal”.

Has­ta el fi­nal, los tres van a de­jar to­do en la can­cha. Al igual que lo ha­cían diez años atrás cuan­do re­par­tían hue­vos, cor­ta­ban le­ña y ven­dían bi­lle­tes de lo­te­ría. Con esas mis­mas ga­nas

TIRO DE GRACIA

Sin du­das, uno de los triun­fos más fes­te­ja­dos del torneo fue la vic­to­ria en Ave­lla­ne­da con­tra Ra­cing. Ese día, Pa­vo­ne hi­zo un go­la­zo, por arri­ba de Lu­chet­ti. “Ti­ró el cen­tro y la me­tió de pe­do”, coin­ci­den Ca­rrus­ca y So­sa. “¿Qué cen­tro?, están lo­cos. Le pe­gué al ar­co. Si apun­té y to­do, je”

 

Por Tomas Ohanian

Fotos: Jorge Dominelli

Estadísticas: Roberto Glucksmann

 

Imagen de 2005. El Pocho de la gente
¡Habla memoria!

2005. El Pocho de la gente

Se gestó en el baby, nació en Argentinos, creció en España, maduró en Independiente y Boca lo compró en 2005. A los 25 años, Federico Insúa recorría con El Gráfico su historia.

Imagen de 1988. Los duendes de la raya viven en Caniggia
¡Habla memoria!

1988. Los duendes de la raya viven en Caniggia

El fútbol argentino lo estaba esperando, era necesario que vuelvan los wines y finalmente apareció Caniggia. El Gráfico reúne a la nueva joya con dos de los grandes: Houseman y Bernao, expertos en el puesto.

Imagen de Ni al arco iris
¡Habla memoria!

Ni al arco iris

En el año 2004, EL GRÁFICO se detuvo en un grupo selecto de jugadores, en aquellos que estaban peleados con el arco de enfrente, los que o nunca hicieron un gol en primera o solo unos pocos.

DEJÁ TU COMENTARIO