¡Habla memoria!

1959. Un retoño de Guernica

Por Redacción EG · 03 de mayo de 2019

Por Frascara . Vicente del Río, 50 años jugando a la pelota en todos los frontones del país y el extranjero. Dentro de su especialidad, el sare, fue la personificación absoluta del deporte que practica.

 

Conversador amenísimo, espíritu cultivado, el doctor Vicente Del Río nos hizo vivir momentos gratísimos en la charla que sostuvimos en "su casa", el Club Vasco-Argentino Gure Echea, del cual es fundador.

Conversador amenísimo, espíritu cultivado, el doctor Vicente Del Río nos hizo vivir momentos gratísimos en la charla que sostuvimos en "su casa", el Club Vasco-Argentino Gure Echea, del cual es fundador.

 

Amanecer del siglo. Nacer del deporte. Unos cuantos señores de cilindro y levita trajeron al pueblo una palabra extraña que se recibió con recelo pero que se difundió con entusiasmo. Deporte era fiesta de juventud. Carreras, saltos, esgrima, lucha, gimnasia, pesas, natación, atletismo... Los muchachos todos, hacían de todo. Los nombres se conocen: Newbery, Delcasse, Thompson, Mascías, Lagleyse... Al mismo tiempo llegaba otra novedad sin término de espacio: aviación...

 

"Decir sare es decir pureza en el juego de pelota." Y esa pureza se transmite a través de las sucesivas generaciones. Del Río imparte sabias indicaciones a uno de sus muchos "nietos" antes de ir a la práctica en el frontón.

"Decir sare es decir pureza en el juego de pelota." Y esa pureza se transmite a través de las sucesivas generaciones. Del Río imparte sabias indicaciones a uno de sus muchos "nietos" antes de ir a la práctica en el frontón.

 

Y ya retumbaban los frontones con el fragoroso vaivén de la pelota dura en la mano limpia, en el guante de cesta o de remonta, en la pala ancha y la pala angosta... ¡O en el sare! (Que pronunciamos "share", con “sh”, nada más que para establecer una pequeña diferencia idiomática que carece de toda importancia, puesto que el juego es el mismo, así como la herramienta que se emplea. Diga usted "share" o "sare", pronúncielo como quiera. No interesa. Juéguelo, que es lo importante.)

Y ya retumban los frontones, desde Barracas hasta Belgrano.

Y ya estaba ahí Vicente Del Río. Ha cumplido cincuenta años con el sare. Medio siglo jugando a la pelota en todos los frontones del país y varios del extranjero, tanto en América del Sur como en Europa. Es, dentro de su especialidad, la personificación absoluta del deporte que practica. Decir Del Río es decir sare, como Andrada es polo, como Firpo es boxeo, como Riganti es automovilismo, como Bidoglio es fútbol...

 

¡Cuántas copas como ésta y de todos los tamaños habrá ganado Vicente Del Río en sus cincuenta años de campeón! En esta foto lo acompaña otro vasco de ley, Amundarain, que muchas veces hizo pareja con Del Río, así como en otras ocasiones lo hicieron Balda, Labat, Urrbistondo, Ezcurra...

¡Cuántas copas como ésta y de todos los tamaños habrá ganado Vicente Del Río en sus cincuenta años de campeón! En esta foto lo acompaña otro vasco de ley, Amundarain, que muchas veces hizo pareja con Del Río, así como en otras ocasiones lo hicieron Balda, Labat, Urrbistondo, Ezcurra...

 

Fundador del Club Vasco-Argentino Gure Echea y antiguo socio de nuestra máxima institución deportiva, el Club de Gimnasia y Esgrima, cuya comisión directiva integró en varias oportunidades; presidente de la Confederación y de la Asociación de Pelota Vasca, delegado en campeonatos mundiales, Vicente Del Río es médico por vocación y en tal actividad tiene ganado un sólido prestigio que se robustece con su desempeño al frente del "Hogar General Gobernador Viamonte", hoy asilo de ancianos que antes fuera lazareto, hospital de sangre durante las invasiones inglesas, manicomio y cárcel de indios infieles...

 

Esta fotografía es una pintura de la época. Boinas, fajas, mostachos, calzones... Y mucha seriedad. Ahí están: San Martín, Amorós, Del Rio y Bordabehere. (Obsérvese la línea modernista —entonces futurista— en la vestimenta de Del Río.)

Esta fotografía es una pintura de la época. Boinas, fajas, mostachos, calzones... Y mucha seriedad. Ahí están: San Martín, Amorós, Del Rio y Bordabehere. (Obsérvese la línea modernista —entonces futurista— en la vestimenta de Del Río.)

 

Pero Vicente Del Río es, antes que nada, por lo menos para nosotros, el más grande jugador de pelota a sare que haya dado este país. Lo ha dado, sí, en tal aspecto, ya que su campaña de pelotari la realizó íntegramente en la Argentina, adonde llegó siendo niño, aunque su partida de nacimiento esté nada menos que en la muy querida y heroica Guernica. Él también es un retoño del viejo árbol simbólico, jamás desarraigado. Pero es "nuestro" porque vivió su adolescencia en Coronel Vidal y éste es para él, en alto grado, su terruño.)

 

El centro Laurak-Bat, representado por los aficionados Basilio Balda y Vicente del Río, ha obtenido en propiedad definitiva el trofeo “La Nación”, en concurso de pelota a sare organizado por el Club Hindú.

El centro Laurak-Bat, representado por los aficionados Basilio Balda y Vicente del Río, ha obtenido en propiedad definitiva el trofeo “La Nación”, en concurso de pelota a sare organizado por el Club Hindú.

 

Fue en el año 1909 y en la cancha del Laurak Bat, que Vicente Del Río —brazo fuerte, fina percepción— conquistó su primer título de campeón, acompañado entonces por Ibarrola. Y ha sido ahora, en 1959, cuando en compañía de Elías Ramírez se impuso también en el certamen de sare. Con esta, su especialidad, alternó Del Río la práctica de pala (angosta y ancha), el guante o la cesta, ya chica, o de remonta. No son, pues, cincuenta años alegóricos. Es medio siglo de actividad efectiva. Y ejemplar. No sólo en sale, sino también en esgrima y natación.

Espíritu cultivado, conversador amenísimo, Vicente Del Río nos hablaba hace pocos días "en su casa", es decir en el Gure Echea, de esos cincuenta años vividos en los frontones, Claro que no le pedimos un relato detallado... Y tuvimos que interrumpirlo cuando por ahí nos dijo: "En mis tiempos..." Ahí lo paramos: "Perdón, Del Rio, Pero ¿A qué le llama "sus tiempos", si usted es de todos los tiempos... o, mejor dicho, si todos los tiempos son suyos?".

 

Vicente del Río, el más grande jugador de Pelota a Sare que ha tenido la Argentina.

Vicente del Río, el más grande jugador de Pelota a Sare que ha tenido la Argentina.

 

Entonces, como para respondernos, sin aludir a los muchachos que hoy surgen, trajo al recuerdo los nombres de Urbistondo, Spinetto, Escurra, Loyola, Albizu, Amundarain, Laurenz, Peyrelongue, Amorós, Bordalejo. Galup Lanús, Yurrita, Bocea, Olhagaray... Más cerca, Balda, Labat, Ríos, Oliven, Raffaele, etc. Evocó partidos memorables, apuestas curiosas, tipos extravagantes... hasta llegar a lo más sorprendente para cualquiera que haya visto y sepa lo difícil y muy masculino que es el juego del sare. Nos dijo Del Río: "Uno de los jugadores más completos que he conocido fue... una chica. Sí. Una mujercita, en las afueras de Dolores. Debe de haber sido un caso único", (Nos quedamos con las ganas de preguntarle al doctor Del Río si aquél no hubiera sido un caso digno de estudio...)

1909-1959, Vicente Del Río. El hombre, el deportista, el dirigente propulsor, el campeón, el cirujano, el educador. Y siempre el gran señor. Sirva esta somera crónica para rendir homenaje a una figura ejemplar en el deporte y a un envidiable modelo de buena salud.

Imagen de 2005. El Pocho de la gente
¡Habla memoria!

2005. El Pocho de la gente

Se gestó en el baby, nació en Argentinos, creció en España, maduró en Independiente y Boca lo compró en 2005. A los 25 años, Federico Insúa recorría con El Gráfico su historia.

Imagen de 1988. Los duendes de la raya viven en Caniggia
¡Habla memoria!

1988. Los duendes de la raya viven en Caniggia

El fútbol argentino lo estaba esperando, era necesario que vuelvan los wines y finalmente apareció Caniggia. El Gráfico reúne a la nueva joya con dos de los grandes: Houseman y Bernao, expertos en el puesto.

Imagen de Ni al arco iris
¡Habla memoria!

Ni al arco iris

En el año 2004, EL GRÁFICO se detuvo en un grupo selecto de jugadores, en aquellos que estaban peleados con el arco de enfrente, los que o nunca hicieron un gol en primera o solo unos pocos.

DEJÁ TU COMENTARIO