¡Habla memoria!

1975. Kempes llenó el domingo de gol

Por Redacción EG · 23 de abril de 2019

El Gráfico destacaba la actuación descomunal del joven artllero cordobés que convirtió cuatro de los cinco goles de Rosario Central a Ferro. Fue antes de que lo llamaran El Matador.

Kempes, gol. Dos palabras para la exacta definición. Porque aquí también la matemática sirve por su exacta e indiscutible precisión. En un año (desde que comenzó el Nacional pasado) ha convertido 40 goles, fue scorer de aquél con 25 tantos y en el '75 ya lleva marcados 15. En su campaña total (Instituto de Córdoba y Rosario Central) en los torneos de la AFA tiene señalados 55. Cincuenta y cinco emociones, cincuenta y cinco estruendos. Kempes, gol. Kempes goleador... Un goleador que volvió a reencontrarse con su camiseta, la que lleva en las espaldas el "9" del centreforward, el "9" del que tradicionalmente tiene una especial y decisiva misión: marcar goles. Con ella jugó el domingo ante Ferro y con ella anotó cuatro sacudones en la red de Luraschi. Vale la pena contarlos.

EL PRIMERO: tras pared con Zavagno, el latigazo desde 25 metros con el empeine izquierdo, el latigazo terrible que no deja siquiera ver la trayectoria de la pelota. Entró por el ángulo superior allá en lo alto donde se juntan poste y travesaño.

EL SEGUNDO: un amague, otro y otro más. El remate seco y bajo para otro deleite en forma de gol...

EL TERCERO: la entrega corta de García Sangenis a Luraschi y el instinto, ese que tienen los grandes goleadores, sirvió  para robarla en el anticipo; después, el gol.

EL CUARTO: arrancando desde lejos; eludiendo a Rocchia, Iéllamo y De Filippo, la descarga del polvorín de su zurda que explota en otro estallido de gol.

Kempes, gol... Varias ya han sido las tardes con "repetición" de conquistas. En el último Nacional, 3 a Estudiantes, 3 a All Boys y 4 a Puerto Comercial de Bahía Blanca. Y este año ya le había hecho 4 en la sexta fecha a Banfield y 3 a Argentinos Juniors. El domingo, otra vez 4. El primero: un latigazo. El segundo: mil amagues. El tercero: el instinto. El cuarto: una explosión. Mario Alberto Kempes, goleador…

Mario Alberto Kempes celebra con otra gloria de Rosario Central, Carlos Aimar.

Mario Alberto Kempes celebra con otra gloria de Rosario Central, Carlos Aimar.

  
Kempes jugó en Rosario Central entre 1974 y 1976. Fue gran figura de aquel equipo.

Kempes jugó en Rosario Central entre 1974 y 1976. Fue gran figura de aquel equipo.

El partido:

13 de Julio de 1975.  Fecha 30 Campeonato Metropolitano 1975
ROSARIO CENTRAL: 5 Kempes (30', 59', 61' y 66'); Bóveda (87.).
FERRO C. OESTE: 1 Eiras (89').
Cancha: Rosario Central. Total $ 141.389.
Rosario Central: Biastato (6); Van Tuyne (6), Craiyacich (7), Daniel P. Killer (6), Mario E Killer (6); Aimar (7). Solari (6), Zavagno (5); Bóveda (6), Kempes (10), Julio Cáceres (8). DT: Francisco Erauzquin.
Ferro Carril Oeste: Luraschi (4); Garcia Sangenis (4) (x), léllamo (4), Rocchia (4), De Filippo (6); Héctor A. Arregui (5). Eiras (4), Carlos A. Arregu¡ (4); Lotee (5), Vidal (4), Horacio R. Ibáñez (4) (xx). DT: Victorio Spinetto. (x) Reemplazado por Carlos A. Torres (4) a los 68'. (xx) Exp. a los 85'.
Aceptable: Kempes y su devastadora presencia y estirpe de ata-cante para superar el orden de las marcas y el reparto de los relevos, llegando a reventar cuatro veces la red del arco de Luraschi, más la compañía del zurdo Cáceres para imponer habilidad, ingenio y toque se robaron el espectáculo. La tibieza y cautela del planteo que presuntamente Intentó establecer Ferro se vieron desbordadas por los nuevos socios del ataque rosarino.
Campo: malo.
Juez: Gnecco (correcto).

 

EL GRÁFICO (1975).

 

Imagen de Recuerdos de Chaca Campeón
¡Habla memoria!

Recuerdos de Chaca Campeón

En 2004 El Gráfico reúne en San Martín a Frassoldati, Petrocelli, Bargas, Puntorero, Neumann y Palacios, para que nos cuenten la historia de la cincuentenaria proeza funebrera de 1969.

Imagen de 2005. El Pocho de la gente
¡Habla memoria!

2005. El Pocho de la gente

Se gestó en el baby, nació en Argentinos, creció en España, maduró en Independiente y Boca lo compró en 2005. A los 25 años, Federico Insúa recorría con El Gráfico su historia.

DEJÁ TU COMENTARIO