¡Habla memoria!

2005. Sangre de potrero

Por Redacción EG · 10 de abril de 2019

Con tan sólo 17 años, Lionel Messi enamoró a Barcelona, la Selección Española quiso seducirlo para que juegue para ellos, pero el joven rosarino decidió jugar para Argentina donde ya había empezado a demostrar su calidad en la Sub-20.

La fi­nal de fut­bol del Cam­peo­na­to de Es­pa­ña pa­ra la ca­te­go­ría Ca­de­tes, Di­vi­sión de Ho­nor, es­ta­ba por co­men­zar. A un cos­ta­do de los an­sio­sos jó­ve­nes blau­gra­nas que pre­ca­len­ta­ban de ca­ra al gran de­sa­fío, dos chi­cos mi­ra­ban de­sa­ni­ma­dos los mo­vi­mien­tos de sus com­pa­ñe­ros. En un cho­que ex­clu­si­vo pa­ra es­pa­ño­les, el ex­tre­mo ca­me­ru­nés Frank Son­go’o –hi­jo del re­co­no­ci­do ar­que­ro Jac­ques– y el ar­gen­ti­no Lio­nel Mes­si es­ta­ban con­de­na­dos a alen­tar a sus co­le­gas del Bar­ce­lo­na des­de afue­ra.

El áni­mo no era el me­jor pa­ra los dos ex­tran­je­ros y me­nos que me­nos pa­ra la fi­gu­ra de un equi­po que por su fút­bol lu­jo­so se ha­bía ga­na­do el apo­do de Dream Team (pa­va­da de elo­gio en el Bar­sa). El par­ti­do pa­só y sus com­pa­ñe­ros lo­gra­ron el tí­tu­lo, pe­ro pa­ra Mes­si la fe­li­ci­dad se­gu­ra­men­te no era com­ple­ta, al no ha­ber si­do par­tí­ci­pe di­rec­to. Sin em­bar­go, de un mo­men­to a otro, una per­so­na se acer­có pa­ra ha­cer­le un co­men­ta­rio y cam­biar­le el hu­mor. “Un téc­ni­co vi­no y me pre­gun­tó si me gus­ta­ría ju­gar pa­ra Es­pa­ña y le con­tes­té que pre­fe­ría es­pe­rar un lla­ma­do de mi país, aun­que me pu­so muy con­ten­to”, ad­mi­te Leo, co­mo le gus­ta que lo lla­men.

 

Lionel Andrés Messi.

Lionel Andrés Messi.

 

Tiem­po des­pués, Gi­nés Me­lén­dez, téc­ni­co de la Sub-16 de Es­pa­ña, le re­co­no­ció a El Grá­fi­co ser quien dia­lo­gó con el ro­sa­ri­no. Eran tiem­pos en los que la ce­les­te y blan­ca era só­lo una ilu­sión pa­ra ese cha­va­li­to. “Vien­do al Ca­de­te del Bar­ce­lo­na, nos en­te­ra­mos de la exis­ten­cia de ‘Leo­nel’ (N. de R. : así lo lla­man en Es­pa­ña) y nos di­mos cuen­ta de que es un ju­ga­dor fan­tás­ti­co. No lo pu­di­mos lla­mar a la se­lec­ción es­pa­ño­la por­que es ar­gen­ti­no y aún no tie­ne la do­ble na­cio­na­li­dad, pe­ro in­du­da­ble­men­te, si fue­ra es­pa­ñol es­ta­ría con­vo­ca­do, nos hu­bie­ra ve­ni­do muy bien. Por eso, aquel día no le plan­tea­mos la po­si­bi­li­dad de que pue­da ju­gar con no­so­tros. Yo só­lo le di­je: ‘Oja­lá fue­ras es­pa­ñol pa­ra con­vo­car­te’. Fue una pa­la­bra ca­ri­ño­sa”.

Co­rrían tiem­pos en los que Leo era un des­co­no­ci­do en la Ar­gen­ti­na (a ex­cep­ción de Ro­sa­rio), pe­ro no en Bar­ce­lo­na, don­de los en­can­tos de su zur­da em­pe­za­ban a pro­vo­car com­pa­ra­cio­nes con el me­jor de to­dos los tiem­pos. “Cuan­do yo lle­gué, él ya es­ta­ba –cuen­ta el ex Bar­sa, Ro­ber­to Bo­na­no, hoy en el Ala­vés–, y en el club de­cían que era el pró­xi­mo Ma­ra­do­na, el pró­xi­mo crack, aun­que siem­pre se ha­bla­ba muy a fu­tu­ro.”

Era una epo­ca en la que des­de su nue­vo ho­gar Leo no ha­cía más que so­ñar con ves­tir de ce­les­te y blan­co, al igual que aquel pi­be de Vi­lla Fio­ri­to que ha­cía jue­gui­tos en una ima­gen en blan­co y ne­gro. Su pa­pá, Jor­ge, re­cuer­da que “le hi­ce lle­gar vi­deos a Hu­go To­ca­lli. Fue en la pre­via del úl­ti­mo Sub-17. Era la épo­ca en la que Leo es­ta­ba co­men­zan­do a ex­plo­tar”.

En la ac­tua­li­dad, con otro de sus sue­ños cum­pli­dos, Mes­si da a en­ten­der que nun­ca se to­mó en se­rio aquel acer­ca­mien­to de La Fu­ria. “Lo de la se­lec­ción de Es­pa­ña fue al­go que se di­jo en bro­ma y que yo nun­ca hu­bie­se acep­ta­do. Siem­pre qui­se ju­gar pa­ra Ar­gen­ti­na, así que fue tan só­lo una anéc­do­ta.”

Del otro la­do del Atlán­ti­co se que­da­ron con las ga­nas y, en ju­nio de 2004, To­ca­lli le ta­tuó pa­ra siem­pre la ca­mi­se­ta en la piel al con­vo­car­lo pa­ra un amis­to­so an­te Pa­ra­guay, con la Sub-20. En aquel amis­to­so, el zur­do co­men­zó a mos­trar­le su im­pre­sio­nan­te cam­bio de rit­mo y su eléc­tri­ca ex­plo­sión a to­dos los ar­gen­ti­nos, que con só­lo dos par­ti­dos del Su­da­me­ri­ca­no Co­lom­bia 2005 se rin­die­ron a sus pies. “La ver­dad, es al­go im­pre­sio­nan­te –ad­mi­te el en­gan­che–. Po­der in­te­grar la Se­lec­ción es un sue­ño. Siem­pre di­je que me en­can­ta­ría es­tar acá y aho­ra que es­toy vi­vien­do es­to es al­go her­mo­so. Es­pe­ro que las co­sas si­gan muy bien. Es­toy dis­fru­tan­do mu­cho. To­do es­to es nue­vo pa­ra mí”.

Sus go­les ma­ra­do­nia­nos an­te Ve­ne­zue­la y Bo­li­via des­per­ta­ron en el hin­cha ar­gen­ti­no la eu­fo­ria por vol­ver a ver otra zur­da pro­di­gio­sa que re­gre­se a la Ar­gen­ti­na a lo más al­to. In­clu­so, an­te Pe­rú, apa­re­ció en la tri­bu­na un car­tel con la le­yen­da Ma­ra­do­na-Mes­si, con los dos ape­lli­dos con la mis­ma M. “Die­go es­tá en lo más al­to pa­ra cual­quier ju­ga­dor –con­fie­sa Leo–. El es y se­rá úni­co. Yo ten­go re­fe­ren­cias su­yas por vi­deos y por lo que me contó mi pa­pá. Que di­gan que ten­go co­sas de él es her­mo­so. Me emo­cio­na mu­cho esa com­pa­ra­ción, pe­ro soy cons­cien­te de que ten­go que apren­der un mon­tón”.

En Co­lom­bia, arran­có el cam­peo­na­to en el ban­co por­que To­ca­lli no qui­so car­gar­lo de pre­sión: “Te­ner­lo co­mo su­plen­te fue una ma­ne­ra de que no se le ven­gan to­das las co­sas en­ci­ma des­de el pri­mer mi­nu­to. Lo que pre­ten­de­mos es que dé to­dos los pa­sos en for­ma co­rrec­ta y se sien­ta có­mo­do ju­gan­do en es­te equi­po. Es un chi­co con fu­tu­ro en la ma­yor”.

Sus en­gan­ches, gam­be­tas y go­la­zos de­jan en cla­ro que es­tá más que có­mo­do: “La ver­dad, los chi­cos me in­te­graron muy bien al gru­po. Des­de el prin­ci­pio me tra­ta­ron co­mo uno más y por eso fue to­do más fá­cil. Has­ta que me su­mé al plan­tel, só­lo co­no­cía a For­mi­ca, ya que de chi­qui­tos ha­bía­mos ju­ga­do jun­tos en Ne­well’s. Si bien él es un año más gran­de, nos veía­mos to­dos los días por­que éra­mos com­pa­ñe­ros. A To­ca­lli lo tra­té por pri­me­ra vez cuan­do me lla­mó pa­ra los amis­to­sos an­te Pa­ra­guay y Uru­guay, el año pa­sa­do. Siem­pre me pi­de que jue­gue, que pi­da la pe­lo­ta y que ha­ga lo que sé. Es muy cla­ro y afec­ti­vo. Me gus­ta mu­cho”.

Con sus ac­tua­cio­nes en el Su­da­me­ri­ca­no, Leo cum­ple con el mis­mo ob­je­ti­vo que te­nía su pa­dre a la ho­ra de en­viar­les los vi­deos al téc­ni­co de las ju­ve­ni­les. “Es­te tor­neo es la chan­ce pa­ra que me co­noz­can en mi país. Has­ta ha­ce po­co, en Ar­gen­ti­na no me ha­bían vis­to ju­gar nun­ca. Es­pe­ro que las co­sas ter­mi­nen bien en es­te Su­da­me­ri­ca­no y po­da­mos cla­si­fi­carnos pa­ra el Mun­dial de Ho­lan­da”, se ilu­sio­na el “Pi­bi­to de Oro”, apo­do que se ga­nó en Es­pa­ña.

En la Ar­gen­ti­na, la eu­fo­ria es­tá en au­ge, pe­ro en Bar­ce­lo­na ex­plo­tó ha­ce ra­to. Pa­ra ser jus­tos, esa lo­cu­ra em­pe­zó en Ro­sa­rio, en el club Gran­do­li, don­de Leo co­men­zó su ro­man­ce con la pe­lo­ta a los “cua­tro o cin­co años”, con su pa­pá sen­ta­do en el ban­co dan­do in­di­ca­cio­nes.

Mu­cho an­tes que los ri­va­les del Su­da­me­ri­ca­no, Ro­dri­go y Ma­tías, sus her­ma­nos ma­yo­res, fue­ron los pri­me­ros en su­frir el ta­len­to de Lio­nel. “A los cua­tro años dor­mía la pe­lo­ta en la pun­ta del bo­tín. Un po­co más gran­de, ju­ga­ba con los dos va­ro­nes y los bai­la­ba, a pe­sar de que le lle­van sie­te y cin­co años”, re­cuer­da Jor­ge.

Las in­fe­rio­res de Ne­well’s fue­ron una nue­va es­ca­la pa­ra su fút­bol. Lle­gó a los sie­te años, si­guien­do los pa­sos de Ro­dri­go. En un equi­po que com­par­tía con Lau­ta­ro For­mi­ca y Gus­ta­vo Ro­das, en­tre otros, Mes­si emo­cio­na­ba. El Billy, de pre­tem­po­ra­da con la Le­pra, lo re­cuer­da muy bien. “Em­pe­cé en Ne­well’s a los 9, 10 años y co­mo no ha­bía mu­chos chi­cos ca­te­go­ría 86, a Leo, que es 87, lo po­nían con no­so­tros. Es­tu­vi­mos un año jun­tos y la rom­pía. Se gam­be­tea­ba a to­dos, ha­cía lo que que­ría, pe­ro no era egoís­ta, da­ba gus­to ju­gar con él. En esa épo­ca, en el club ya se ha­bla­ba de él, ya se lo co­no­cía. Me acuer­do de que en un tor­neo en Bal­car­ce, en can­cha de on­ce, em­pe­zó a gam­be­tear des­de mi­tad de can­cha, pa­só a seis ju­ga­do­res y de­fi­nió a un cos­ta­do del ar­que­ro. Te­rri­ble go­la­zo. Ha­cía­mos un do­ble en­gan­che y nos en­ten­día­mos muy bien. El era muy chi­qui­to de cuer­po, pe­ro en la can­cha no se no­ta­ba pa­ra na­da.”

Messi tira la gambeta y pasa. Ante Perú fue titular por primera vez y gritó su tercer gol.

Messi tira la gambeta y pasa. Ante Perú fue titular por primera vez y gritó su tercer gol.

Su fi­si­co me­nu­do no era un pro­ble­ma a la ho­ra de gam­be­tear ri­va­les, pe­ro po­dría lle­gar a ser­lo en su vi­da fu­tu­ra. “A los on­ce años se le de­tec­tó un pro­ble­ma con las hor­mo­nas de cre­ci­mien­to: te­nía po­cas y por eso es­ta­ba re­tra­sa­do su de­sa­rro­llo óseo. El tra­ta­mien­to era ca­rí­si­mo, cos­ta­ba 1800 dó­la­res ca­da dos me­ses. Por un año y me­dio nos ayu­da­ron la obra so­cial y la Fun­da­ción Acin­dar, em­pre­sa en la que yo tra­ba­ja­ba. Sin em­bar­go, des­pués el pa­no­ra­ma se com­pli­có. Po­dría­mos ha­ber­lo de­ja­do, pe­ro me di­je­ron que no era muy con­ve­nien­te”, re­la­ta Jor­ge.

La si­tua­ción pin­ta­ba os­cu­ra, pe­ro apa­re­ció una chan­ce de no que­dar en ban­da. “Ne­well’s no me ayu­da­ba, en­ton­ces lle­vé a Leo a pro­bar a Ri­ver. Pa­só, pe­ro nos vol­vi­mos por­que que­rían que no­so­tros pe­leá­ra­mos pa­ra con­se­guir los pa­pe­les. Me lla­ma­ban to­dos los días, pe­ro yo no que­ría sa­ber na­da.” An­te la po­si­bi­li­dad de per­der se­me­jan­te ta­len­to, en la Le­pra ac­ce­die­ron a pa­gar las in­yec­cio­nes. Sin em­bar­go… “Tu­ve que ir co­mo 40 ve­ces pa­ra que me die­ran 200 pe­sos y me can­sé”, ad­mi­te el pa­dre.

La si­tua­ción no da­ba pa­ra más. Una ma­no de la fa­mi­lia des­de el otro la­do del océa­no sur­gió co­mo la me­jor op­ción. “Ha­blé con los pri­mos de mi mu­jer en Lé­ri­da, una co­mu­ni­dad cer­ca­na a Bar­ce­lo­na, pe­dí li­cen­cia en el tra­ba­jo y de­ci­dí via­jar pa­ra pro­bar suer­te.”

Las ma­las gol­pea­ban la puer­ta, pe­ro an­tes de que Mes­si pa­dre su­bie­ra al avión, la suer­te apa­re­ció con su pa­sa­por­te es­pa­ñol en la ma­no. “Un ami­go me con­tó que a Leo lo ve­nía si­guien­do un ojea­dor, que lo co­no­cían y que ha­bía un in­te­rés del Bar­sa. Coincidió con el momento en que decidí cambiar de trabajo. Así que tu­ve un ali­cien­te más pa­ra via­jar”.

Con 13 años y 1,40 me­tro de es­ta­tu­ra, Leo se pre­sen­tó a la prue­ba an­te la aten­ta mi­ra­da de una fi­gu­ra his­tó­ri­ca del Bar­sa co­mo Car­lès Re­xach, a quien ca­si se le sa­len los ojos de la sor­pre­sa: “Só­lo me hi­zo fal­ta ver­lo an­dar por el cam­po y to­car un par de ba­lo­nes y en me­dio mi­nu­to lo ha­bía fi­cha­do. La pri­me­ra im­pre­sión fue de­fi­ni­ti­va. En mis 40 años en el fút­bol no ha­bía ob­ser­va­do a un chi­co con tan­tas con­di­cio­nes”.

Con el vis­to bue­no del ca­ta­lán, la ecua­ción ce­rró per­fec­ta. “Co­mo yo te­nía to­do ar­ma­do pa­ra tra­ba­jar en Es­pa­ña y en el club se ha­cían car­go del tra­ta­mien­to, les di­je: ‘No hay pro­ble­ma’”, re­me­mo­ra Jor­ge. Con lá­gri­mas en los ojos, los Mes­si par­tie­ron ha­cia Es­pa­ña, don­de se ra­di­ca­ron en mar­zo de 2001. Los pri­me­ros tiem­pos fue­ron du­ros, no só­lo por to­do lo que im­pli­ca adap­tar­se a un nue­vo país, si­no por­que Ne­well’s no man­da­ba el trans­fer y Leo no po­día sa­lir a la can­cha. “A par­tir de ahí me­dió la FI­FA, que al po­co tiem­po lo ha­bi­li­tó. La de­ci­sión se ba­só en que un chi­co de 14 años te­nía que es­tar con el pa­dre. Y yo me fui a vi­vir a Es­pa­ña”, con­ti­núa Jor­ge.

Allí pu­do ter­mi­nar su tra­ta­mien­to –tras dos años de po­ner­se in­yec­cio­nes to­das las no­ches– y con­quis­tar a los ca­ta­la­nes. En su pri­me­ra tem­po­ra­da su­frió una frac­tu­ra de pe­ro­né iz­quier­do que le com­pli­có las co­sas, por lo que su gran ex­plo­sión se pro­du­jo en la se­gun­da cam­pa­ña. Ano­tó 37 go­les en 30 par­ti­dos y, en la fi­nal del Cam­peo­na­to de Ca­ta­lun­ya, mar­có dos tan­tos en diez mi­nu­tos, más allá de ju­gar con una frac­tu­ra en el pó­mu­lo de­re­cho. Su zur­da es­ta­ba en mar­cha y ya na­da iba a de­te­ner­la. El Ar­se­nal, a tra­vés de un ayu­dan­te del DT fran­cés Ar­sè­ne Wen­ger, ten­tó a los Mes­si pa­ra lle­var el dia­man­te a In­gla­te­rra, pe­ro la fa­mi­lia de­ci­dió se­guir en el Bar­sa.

Po­co tiem­po des­pués, los Gun­ners le so­pla­ron a los ca­ta­la­nes a Fran­cesc Fà­bre­gas, com­pa­ñe­ro de Leo en la can­te­ra blau­gra­na y fi­gu­ra del Sub-17 es­pa­ñol que eli­mi­nó a la Ar­gen­ti­na del Mun­dial de Fin­lan­dia. Ins­tan­tá­nea­men­te, en aquel oc­tu­bre de 2003, el Bar­ce­lo­na se ase­gu­ró al Pi­bi­to has­ta 2012. El pri­mer con­tra­to pro­fe­sio­nal del ro­sa­ri­no con­tó con una cláu­su­la de res­ci­sión de 30 mi­llo­nes de eu­ros, la cual au­men­tó a 80 cuan­do pa­só de ca­te­go­ría y su­bió has­ta 150 mi­llo­nes no bien Leo se con­vir­tió en una jo­ven es­tre­lla de la Pri­me­ra. De mo­do que si al­gún club es­tá in­te­re­sa­do en lle­var­se al ro­sa­ri­no tie­ne que sa­car de sus ar­cas los mis­mos bi­lle­tes que por un tal Ro­nal­din­ho.

Una vez en ca­rre­ra, el chi­qui­lín se de­di­có a pul­ve­ri­zar ré­cords, a sal­tar de ca­te­go­ría en ba­se a go­les, go­la­zos, lu­jos, ca­ños, gam­be­tas y más go­la­zos. La rom­pió en el Ju­ve­nil (21 go­les en 14 par­ti­dos), en el Bar­ce­lo­na C (5 en 8) y en el B, has­ta que lle­gó a Pri­me­ra pa­ra que­dar­se. De­bu­tó con los gran­des el 16 de no­viem­bre de 2003, en un amis­to­so an­te Por­to, con só­lo 16 años. En­tró en el se­gun­do tiem­po y an­du­vo muy cer­ca de con­ver­tir. El 16 de oc­tu­bre de 2004, an­te Es­pan­yol, en el clá­si­co ca­ta­lán, en­tró en la his­to­ria por ser el ju­ga­dor más jo­ven del club en de­bu­tar en un cam­peo­na­to ofi­cial, con 17 años, 3 me­ses y 22 días. “Cuan­do lle­gué al club, a los 13 años, lo hi­ce con el sue­ño de ju­gar en Pri­me­ra en el Camp Nou. Cla­ro, por los nom­bres que hay en el plan­tel, mu­chas ve­ces se me cru­zó por la ca­be­za que iba a ser di­fí­cil y que no iba a lograrlo, pe­ro tra­ba­jé siem­pre pa­ra tra­tar de conseguirlo. La ver­dad, no pen­sé que se iba a dar to­do tan rá­pi­do. En el mo­men­to en que Rij­kaard me di­jo que ca­len­ta­ra me pu­se muy fe­liz, y cuan­do es­ta­ba a pun­to de sa­lir a la can­cha sim­ple­men­te te­nía ga­nas de en­trar y em­pe­zar a ju­gar, no es­ta­ba ner­vio­so. Des­pués tu­ve una opor­tu­ni­dad de gol, pe­ro no pu­do ser. Soy cons­cien­te de que to­da­vía ten­go mu­cho que apren­der, to­da­vía soy chi­co”, cuen­ta muy fe­liz.

A Leo todavía le da pudor posar para las fotos. Se siente más cómodo en la cancha.

A Leo todavía le da pudor posar para las fotos. Se siente más cómodo en la cancha.

Has­ta es­te Su­da­me­ri­ca­no Sub-20, Leo era un re­cam­bio can­ta­do pa­ra el téc­ni­co ho­lan­dés, quien, al igual que los com­pa­ñe­ros del ro­sa­ri­no, ya lo ex­tra­ña. “Con Rij­kaard me lle­vo muy bien, aun­que no ha­bla­mos mu­cho. Cuan­do me di­jo que iba a de­bu­tar fue muy lin­do. Ha­ce va­rios años que es­toy le­jos de Ro­sa­rio, y se me vi­no a la ca­be­za to­do ese tiem­po y me dí cuen­ta de que va­lió la pe­na el sa­cri­fi­cio. Por suer­te, el téc­ni­co me dio la opor­tu­ni­dad y no la de­sa­pro­ve­ché. Al­gu­na vez me hi­zo en­trar de nue­ve, en otras de sie­te, y tam­bién de on­ce. Es­ta­mos ju­gan­do con tres de­lan­te­ros y en cual­quie­ra de esas po­si­cio­nes me sien­to có­mo­do. Igual, don­de más me gus­ta es por la de­re­cha”, ad­mi­te Leo, quien en la Sub-20 se mue­ve co­mo me­dia pun­ta, al igual que su ído­lo Pa­blo Ai­mar. “Siem­pre lo ad­mi­ré, des­de chi­co. Me pa­re­ce un ju­ga­dor gi­gan­te. Me en­can­ta ver­lo co­rrer con la pe­lo­ta. Por suer­te, ha­ce po­co, cuan­do en­fren­ta­mos al Va­len­cia, pu­de cam­biar la ca­mi­se­ta con él.”

Con el crack con el que no cam­bió la ca­sa­ca, pe­ro tie­ne una re­la­ción más flui­da que con el Pa­yi­to, es con Ro­nal­din­ho, al pun­to que en la pre­tem­po­ra­da el bra­si­le­ño lo bau­ti­zó co­mo su her­ma­ni­to. “Siem­pre di­je que con to­dos me lle­vo muy bien, que a to­dos les ten­go que agra­de­cer por­que, des­de el pri­mer mo­men­to en el que em­pe­cé a en­tre­nar­me con el plan­tel su­pe­rior, me tra­ta­ron bár­ba­ro. Soy el más chi­co de to­dos y me mi­man mu­cho. A lo me­jor, con los bra­si­le­ños es con los que más cer­ca­nía ten­go. Con Ro­nal­din­ho, De­co, Be­let­ti, Sil­vin­ho… To­dos ellos son los que más me apo­yan y acon­se­jan. Es­ta­mos mu­cho jun­tos y jo­de­mos bas­tan­te. Siem­pre ha­ce­mos jue­gos con la pe­lo­ta an­tes de las prác­ti­cas. Ahí es muy di­fí­cil com­pe­tir con Ro­nal­din­ho. Una vez so­la pu­de ga­nar­le. Ellos es­tán siem­pre ale­gres y te ha­cen pa­sar­la bien”, con­fie­sa el ro­sa­ri­no, quien tam­bién rom­pió el ré­cord de de­but más jo­ven en la Cham­pions pa­ra el Bar­sa al sa­lir a la can­cha an­te el Shakh­tar, de Ucra­nia, con 17 años y 153 días.

Ha­blar de ti­tu­la­ri­dad en el cor­to pla­zo en un equi­po pla­ga­do de fi­gu­ras co­mo el Bar­ce­lo­na no es fá­cil, aun­que con la ra­cha de le­sio­nes que es­tá atra­ve­san­do el con­jun­to di­ri­gi­do por Rij­kaard, nun­ca se sa­be. “Yo es­toy muy con­for­me con mi ac­tua­li­dad en el Bar­sa. Me es­tán pa­san­do co­sas muy lin­das, así que es­toy dis­fru­tan­do mu­cho de es­te pre­sen­te. En­tre­nar­me con esas es­tre­llas es al­go ma­ra­vi­llo­so. Ver de cer­ca las ge­nia­li­da­des que ha­cen Ro­nal­din­ho y com­pa­ñía es muy lin­do. No sé si al la­do de ellos se jue­ga me­jor o no, pe­ro qui­zás es un po­co más fá­cil. Te ha­cen ren­dir más”.

En la Se­lec­ción no jue­ga con cracks de tan­to re­nom­bre, pe­ro igual la rom­pe. Leo man­tie­ne la mis­ma te­sis. “Hay fut­bo­lis­tas de gran ca­li­dad, de buen ni­vel, y por eso se pu­do ar­mar un gran equi­po. Ju­gar con ellos me fa­ci­li­ta mu­cho las co­sas. No sé qué tan bue­nos son los go­les que hi­ce has­ta el mo­men­to, por­que cuan­do ten­go la pe­lo­ta en los pies en lo úni­co que pien­so es en ju­gar y di­ver­tir­me”, sos­tie­ne, hu­mil­de.

Con esa re­ce­ta, a los 17 años, po­co a po­co, cum­ple sus me­tas. “Por un la­do, no me sor­pren­de es­ta ex­plo­sión –ad­mi­te Ti­to Bo­na­no–. Aun­que por otro sí, por­que Bar­ce­lo­na tie­ne mu­chos ju­ga­do­res y siem­pre trae va­rios re­fuer­zos. Ade­más, Leo es muy jo­ven. En Es­pa­ña ha sor­pren­di­do lo rá­pi­do que su­bió al plan­tel. Lo su­yo pa­sa por la ca­li­dad.”

Más allá de la eu­fo­ria ca­ta­la­na, hoy en día la vis­ta del ele­gi­do apun­ta a otro la­do. “Ju­gar en Bar­ce­lo­na es al­go muy lin­do, pe­ro ves­tir la ca­mi­se­ta de la Se­lec­ción es es­pe­cial. Siem­pre so­ñé con to­do es­to, por eso es­toy con­ten­tí­si­mo”.

Los ar­gen­ti­nos, tam­bién.

 

EL ESTRENO EUROPEO DE LOS CRACKS ARGENTINOS

Messi debutó oficialmente en Primera a los 17 años, 3 meses y 22 días. Ni siquiera Diego pudo lograrlo tan rápido.

Diego Maradona

  

El 21 de agos­to de 1982, Bar­ce­lo­na le ga­nó 2-0 al Ma­llor­ca, en el pri­mer par­ti­do del más gran­de de to­dos. Te­nía ca­si 22 años.

 

Diego Armando Maradona.

Diego Armando Maradona.

 

Al­fre­do Di Ste­fa­no

Em­pe­zó a con­quis­tar Real Madrid el 23 de sep­tiem­bre de 1953, con 26 años. En po­co tiem­po se trans­for­mó en el ído­lo má­xi­mo.

Enrique Sivori

Nació el 2 de octubre de 1935 y en 1954 hizo su estreno en la Primera de River. En 1957, con casi 22 años, se sumó a la Juventus.

Ga­briel Ba­tis­tu­ta

Se co­lo­có la ca­mi­se­ta de la Fio­ren­ti­na por pri­me­ra vez an­te la Ju­ve, el 1º de sep­tiem­bre de 1991. Te­nía 22 años.

 

Gabriel Omar Batistuta

Gabriel Omar Batistuta

 

Clau­dio Ca­nig­gia

Ha­bía de­bu­ta­do en Ri­ver el 14 de di­ciem­bre de 1985 y en sep­tiem­bre de 1988 arran­có su ca­rre­ra en Eu­ro­pa. Fue en el Ve­ro­na, a los 21.

 

Claudio Paul Caniggia

Claudio Paul Caniggia

 

Ja­vier Sa­vio­la

En agos­to de 2001, a los 19 años, se cal­zó la ca­mi­se­ta del Bar­ce­lo­na por pri­me­ra vez. En Ri­ver ha­bía sal­ta­do a la can­cha a los 16.

 

Javier Pedro Saviola.

Javier Pedro Saviola.

 

Algo que se llama olfato

En agos­to de 2003, cuan­do nin­gún me­dio ar­gen­ti­no lo ha­bía de­tec­ta­do y Hu­go To­ca­lli es­pe­ra­ba vi­deos pa­ra co­no­cer­lo a fon­do, El Grá­fi­co pre­sen­tó a es­ta gran pro­me­sa del fút­bol ar­gen­ti­no y mun­dial. Des­pués, mu­cho des­pués, vi­no su ex­plo­sión de­por­ti­va y me­diá­ti­ca.

 

PA­RE­DES CON BILLY

“Yo ya es­toy acos­tum­bra­do a su fút­bol des­de que ju­ga­mos jun­tos a los 9, 10 años, pe­ro todavía me sor­pren­de. Pue­de ser un nue­vo Ma­ra­do­na. Jue­ga muy bien, es un maes­tro, co­mo fut­bo­lis­ta y per­so­na. Y gran com­pa­ñe­ro.” (Gus­ta­vo Billy Ro­das, de Ne­well’s).

 

DES­DE LA CU­NA

“Cuan­do lo di­ri­gí, no te­nía que gri­tar­le na­da, él sa­bía to­do. Te­nía 11 años y so­bre la mar­cha co­rre­gía e in­ven­ta­ba otra co­sa, como Ma­ra­do­na. Te­nía un sen­ti­do co­lec­ti­vo a un nivel que, pa­ra mí, es­tá Die­go y des­pués él.” (En­ri­que Do­mín­guez, ex DT de in­fantiles).

 

LA PRUE­BA EN BAR­CE­LO­NA

 

Carles Rexach

Carles Rexach

 

“El pri­mer con­tra­to se lo fir­mé, sim­bó­li­ca­men­te, en una ser­vi­lle­ta. Sal­van­do las dis­tan­cias y sin que­rer me­ter­le pre­sión, es com­pa­ra­ble con Ma­ra­do­na. Se­rá una sú­per es­tre­lla mun­dial.” (Car­lès Re­xach).

 

EL DU­RO ADIOS

“Cuan­do me fui a Bar­ce­lo­na llo­ré mu­cho. De­jar a mis pa­rien­tes y ami­gos en la Ar­gen­ti­na fue muy du­ro. Pe­ro yo sa­bía que era pa­ra me­jor. Por suer­te, co­mo es­ta­ba con mi fa­mi­lia el pe­río­do de adap­ta­ción en Es­pa­ña pa­só bas­tan­te rá­pi­do.” (Lio­nel Mes­si).

 

El rosarino celebra su primer gol en el Sub-20, ante Venezuela.

El rosarino celebra su primer gol en el Sub-20, ante Venezuela.

 

RE­VO­LU­CION CA­TA­LA­NA

“Es un ju­ga­dor fan­tás­ti­co que toma el ba­lón y dri­bblea mu­chos ri­va­les sin pro­ble­mas. Pien­so que po­dría ser un nue­vo Ma­ra­do­na, pe­ro hay que ir con cau­te­la, con cal­ma.” (Alex Gar­cía, ex ju­ga­dor del Dream Team del Bar­sa y ex téc­ni­co del ar­gen­ti­no en la can­te­ra).

 

CON­FIAN­ZA DE PI­CHI­CHI

An­te la du­da de fi­char o no re­fuer­zos pa­ra afron­tar la se­gun­da ron­da de la Li­ga, el goleador Eto’o no dio vuel­tas: “Ha­cen fal­ta ju­ga­do­res con ex­pe­rien­cia, aun­que fut­bo­lis­tas co­mo Mes­si tie­nen mu­cha ca­li­dad.

 

Samuel Eto´o

Samuel Eto´o

 

Un largo camino a casa

En muchos aspectos, Lionel Messi construyó su camino a contramano del estereotipo del futbolista argentino. Más allá de esta realidad, el enganche o delantero de 17 años confiesa que le hubiera encantado hacer su debut en el fútbol argentino. “De chico siempre soñaba con jugar en la Primera de Newell’s o en cualquier equipo de mi país, pero bueno, las cosas se dieron así y estoy bárbaro en España. La verdad es que no me puedo quejar por nada. Gracias a Dios, me están saliendo las cosas muy bien en Barcelona y estoy más que feliz. A pesar de todo esto, reconozco que en un futuro me gustaría volver a la Argentina y jugar”.

 

LAS GA­NAS DE LA FU­RIA

“Si bien creo que com­pa­rar­lo con Ma­ra­do­na es una aven­tu­ra arries­ga­da pa­ra un chi­co tan jo­ven, Leo tie­ne co­sas muy bue­nas, fran­ca­men­te ex­cep­cio­na­les pa­ra un chi­co. De su edad, es de lo me­jor que he vis­to en mi vi­da.” (Gi­nés Me­lén­dez, DT del Sub-16 de Es­pa­ña).

 

CON TO­DO CLA­RO

“Me di­je­ron que es muy hu­mil­de, bue­na gen­te y nun­ca hi­zo dra­ma. En Es­pa­ña se fi­jan mu­cho en eso. Si te lle­van, lo mí­ni­mo que po­dés ha­cer no só­lo es tra­ba­jar, si­no por­tar­te bien. Y él cum­plió.” (Ti­to Bo­na­no).

 

Roberto Bonano.

Roberto Bonano.

 

EL RES­PAL­DO DEL MIS­TER

“Mes­si es­tá en el ban­qui­llo a pe­sar de su edad por­que se tra­ta de un ju­ga­dor con ca­li­dad. Tie­ne un buen dri­bbling y un po­ten­te dis­pa­ro. Es un de­lan­te­ro con mu­cho fu­tu­ro. Nos ha sor­pren­di­do gra­ta­men­te. Se lo no­ta fe­liz con un ba­lón.” (Frank Rij­kaard).

 

Por Marcelo Orlandini

 

YA LE ECHAMOS DE MENOS

 

SilvinhoSilvinho

 

Leo se lle­va muy bien no só­lo con­mi­go, si­no con to­dos los bra­si­le­ños: Ro­nal­din­ho lo quie­re mu­cho. No­so­tros lle­ga­mos tem­pra­no y nos jun­ta­mos pa­ra ju­gar unos to­ques. In­clu­so, in­ven­ta­mos un par de re­glas, y Mes­si se pren­de siempre. Le en­can­ta el fút­bol-te­nis. A ve­ces so­mos du­pla y a veces nos en­fren­ta­mos. Ga­no ca­si siem­pre yo, pe­ro él jue­ga muy bien. Es un sin­ver­güen­za.

Ade­más de un gran­dí­si­mo ju­ga­dor, Mes­si es un chi­co muy lis­to. Con 17 años se po­si­cio­na bien den­tro y fue­ra de la cancha. Sa­be que es un gran fut­bo­lis­ta y cuan­do le to­ca com­par­tir la can­cha con Ro­nal­din­ho, De­co, Xa­vi o Eto’o se pone en su si­tio. No quie­re competir, apren­de mu­cho. De la ca­be­za es­tá muy bien, es muy ma­du­ro.

Con Mes­si nos iden­ti­fi­ca­mos mu­cho en la gi­ra por Ja­pón, Co­rea y Chi­na. Ce­na­mos jun­tos y, co­mo yo ha­blo un po­co de in­glés, lo ayu­dé a cam­biar di­ne­ro. Es un chi­co sim­ple y hu­mil­de. No ha­ce fal­ta aconsejarlo mu­cho, tiene todo cla­ro. Sa­be lo que quie­re.

En cuan­to a lo fut­bo­lís­ti­co, tie­ne mu­cha fuer­za, ca­li­dad y téc­ni­ca. Ha­bla­mos con el cuer­po téc­ni­co y los di­rec­ti­vos y coin­ci­di­mos en que la gen­te es­tá en­can­ta­da. En un fu­tu­ro pró­xi­mo va a dar que ha­blar. Me en­te­ré de que le es­tá yen­do bien en el Su­da­me­ri­ca­no y que lo po­nen a la al­tu­ra de Ma­ra­do­na. In­clu­so, leí que pa­ra él era un ho­nor in­creí­ble, pe­ro una com­pa­ra­ción co­mo ésa es di­fí­cil. Con­fron­tar un ju­ga­dor con otro ya es com­pli­ca­do. Y por lo que fue Die­go, más. Lo que pa­sa es que es pe­que­ñi­to, zur­do ce­rra­do, tie­ne po­ten­cia, así que es ine­vi­ta­ble... No hay que apu­rar­se, y me­nos al ha­blar de Diego, que lo­gró to­do.

No es fá­cil de­cir en cuán­to tiem­po pue­de  ser ti­tu­lar, por su ju­ven­tud y por todas las fi­gu­ras, pe­ro ya le echa­mos de me­nos. An­tes de Na­vi­dad es­ta­ba en­tran­do mu­cho. El Mís­ter lo con­ta­ba co­mo un re­cam­bio im­por­tan­te. El ca­mi­no que lle­va re­co­rri­do has­ta aho­ra es muy bue­no.

Por Silvinho

Imagen de 1921. Los primeros criollos campeones
¡Habla memoria!

1921. Los primeros criollos campeones

En Bs. As., Argentina vence a uruguayos, brasileros y paraguayos, sin recibir goles, y conquista su primer campeonato sudamericano. Las fotos y la evocación de un gol mitológico del futbol nacional.

Imagen de Raras casacas viejas
¡Habla memoria!

Raras casacas viejas

De qué hablamos cuando hablamos de defender los colores de un equipo. En esta nota lo llevamos a una recorrida por nuestro archivo para que vea que la respuesta no es tan simple.

Imagen de 1934. ¿Influye el deporte sobre el carácter?
¡Habla memoria!

1934. ¿Influye el deporte sobre el carácter?

Por Félix Frascara. El periodista realiza una especie de ensayo tratando de vincular patrones de personalidad y conductas de los deportistas con las características de las disciplinas que practican.

DEJÁ TU COMENTARIO