¡Habla memoria!

El toro de las pampas

Por Redacción EG · 08 de abril de 2019

Andrés Nocioni es un referente absoluto de la Generación Dorada. En esta brillante nota se puede conocer más sobre sus inicios, su paso por la Selección y su llegada a la NBA para brillar en Chicago Bulls.

El en­tre­na­dor León Da­vid Naj­nu­del, cuan­do te­nía el da­to de un ju­ga­dor, no aho­rra­ba es­fuer­zos en pos de su ob­je­ti­vo. Ac­tua­ba de in­me­dia­to y sin de­mo­ras. El “da­to” se lo ha­bía da­do un ex ju­ga­dor su­yo de Fe­rro­ Ca­rril Oes­te, muy gra­vi­tan­te pa­ra ga­nar la pri­me­ra Li­ga Na­cio­nal en 1985 ju­gan­do co­mo “ba­se bis” a la par del gran Mi­guel Cor­ti­jo: el san­ta­fe­si­no Ga­briel Da­rrás.

Pa­ra la tem­po­ra­da 1995 / 96, Gaby acor­dó con Va­lle In­fe­rior de Vied­ma y en uno de sus via­jes pre­vios, ha­cien­do es­ca­la en Bue­nos Ai­res, fue a sa­lu­dar a su an­te­rior di­rec­tor téc­ni­co. Ob­via­men­te que el en­cuen­tro fue en “El Dan­di” (así es­cri­to en el car­tel, ter­mi­nan­do en “i” en lu­gar de “y”). Es­ta­ba en­cla­va­do en la es­qui­na de Co­rrien­tes y Tha­mes, ba­rrio de Vi­lla Cres­po, y en ese bar León fue un in­fal­ta­ble ha­bi­tué has­ta con­ver­tir­lo en le­yen­da por sus ci­tas con gen­te del bás­quet­bol.

“Esos ca­fés fue­ron inol­vi­da­bles pa­ra mí –evo­ca hoy Gaby–. León me pre­gun­tó por ju­ga­do­res bue­nos de San­ta Fe. Le con­té de quie­nes co­no­cía, pe­ro tam­bién le di­je que te­nía re­fe­ren­cias de un tal No­cio­ni, que fí­si­ca­men­te era un ver­da­de­ro atle­ta. Muy fuer­te. Le con­té que es­ta­ba en Unión San­to To­mé, que yo to­da­vía no lo ha­bía vis­to ju­gar, pe­ro que me die­ron el me­jor con­cep­to. Di­ga­mos que fue un tí­pi­co da­teo.

En mi club, Gim­na­sia y Es­gri­ma de San­ta Fe, Gon­za­lo Pe­ra de Jor­di, un ami­go, me ha­bía co­men­ta­do que Unión San­to To­mé ha­bía ar­ma­do su Pri­me­ra con un equi­po de pi­bes que la es­ta­ban rom­pien­do. En­tre ellos: va­rios ju­ve­ni­les y uno con edad de ca­de­te, el No­cio­ni en cues­tión. An­tes de ir­me, me pre­gun­tó:

“¿Có­mo era el ape­lli­do del pi­be?”.

 ¡¡¡No se le iba a es­ca­par!!!”.

OPE­RA­TI­VO NO­CIO­NI EN SAN­TO TO­ME

Pa­ra esa mis­ma tem­po­ra­da el Ra­cing Club de Ave­lla­ne­da le en­co­men­dó a Naj­nu­del la di­rec­ción téc­ni­ca de su equi­po.

La ciu­dad de San­to To­mé es­tá pe­ga­da a la ca­pi­tal san­ta­fe­si­na, se­pa­ra­das so­la­men­te por el río Sa­la­do, el que pro­vo­có la úl­ti­ma y te­rri­ble inun­da­ción. No­cio­ni ha­bía pa­sa­do a prés­ta­mo de Ce­ci de Gál­vez a Unión San­to To­mé, por­que se ha­bía que­da­do sin com­pe­ten­cia.

El sá­ba­do 5 de agos­to de 1995 León se en­con­tra­ba en Tor­tu­gas, el pue­blo de su se­gun­da es­po­sa Mó­ni­ca Ma­rin­sal­da. Des­pués del me­diodía pu­so su Re­nault 21 gris en la Ru­ta 9 y en­fi­ló ha­cia su ob­je­ti­vo. Sil­via, una ami­ga, acom­pa­ña­ba al ma­tri­mo­nio en el via­je.

Documento. Aquí asomó la historia grande: Unión Santo Tomé, 1995. Desde la izquierda, arriba: Peirone, Peralta, Agudo, Gatti, Nocioni, Facello, Ortolá, DT Ferrari. Abajo: Rotschy, Canteros, Casabianca, Negri, Tallafer, Francisco Calvelli.

Documento. Aquí asomó la historia grande: Unión Santo Tomé, 1995. Desde la izquierda, arriba: Peirone, Peralta, Agudo, Gatti, Nocioni, Facello, Ortolá, DT Ferrari. Abajo: Rotschy, Canteros, Casabianca, Negri, Tallafer, Francisco Calvelli.

Du­ran­te la se­ma­na ha­bía he­cho un con­tac­to te­le­fó­ni­co con los pa­dres del “Cha­pu” en Gál­vez: Pe­dro Jo­sé No­cio­ni (“Pi­lo”), un ex ju­ga­dor que pa­só por el bás­quet­bol de San­ta Fe y Cin­co Sal­tos, y An­ge­la Pal­mi­ra Roux. Que­ría che­quear el pró­xi­mo par­ti­do pa­ra ir a ver­lo. Los pa­dres le con­fir­ma­ron el pro­gra­ma­do pa­ra el sá­ba­do 5, pe­ro real­men­te no cre­ye­ron mu­cho en que el fa­mo­so León Naj­nu­del, a quien só­lo co­no­cían por fo­tos de dia­rios y re­vis­tas y por la te­le­vi­sión, se po­día apa­re­cer. Pen­sa­ban que se tra­ta­ba de una jo­da. Sin em­bar­go, por las du­das, to­ma­ron una pre­cau­ción: no de­cir­le na­da a An­drés pa­ra no po­ner­lo ner­vio­so.

“ME BAS­TA Y SO­BRA, YA VI TO­DO...”

Unión San­to To­mé, con An­drés Mar­ce­lo No­cio­ni (sien­do ca­de­te), en­fren­tó a Ri­va­da­via Ju­niors en su gim­na­sio “Pay Zu­mé” por el Cam­peo­na­to Ofi­cial de Ju­ve­ni­les (una ca­te­go­ría ma­yor) de la Aso­cia­ción San­ta­fe­si­na. Ho­ra: 18.40. Gru­po 1, se­gun­da fa­se, pri­me­ra rue­da, 4ª. fe­cha. Ar­bi­tra­je de Juan Fer­nán­dez (ac­tual­men­te en el TNA) y Ser­gio Quin­te­ros.

Na­die iden­ti­fi­có a Naj­nu­del en su lle­ga­da, tan­to que Die­go Vi­ci­no, de la Sub­co­mi­sión, le co­bró ri­gu­ro­sa­men­te las en­tra­das a es­te per­so­na­je cé­le­bre del bás­quet­bol. To­da­vía hoy lo car­gan, por­que su ac­ti­tud hi­zo po­ner co­lo­ra­do a más de uno...

León se sen­tó fren­te a la me­sa de con­trol, en la se­gun­da fi­la, des­de la mi­tad de la can­cha ape­nas a la de­re­cha. No sa­có la vis­ta del nú­me­ro 15 de Unión, cu­yo car­net de ju­ga­dor era el N° 15.245.

En la fi­la de aba­jo se sen­tó quien sí lo iden­ti­fi­có por co­no­cer­lo de su fre­cuen­te asis­ten­cia a las clí­ni­cas. Era la pro­fe­so­ra y en­tre­na­do­ra Mar­ce­la Bis­so, fa­ná­ti­ca del bás­quet­bol.

–¡¿Qué tal León?! ¿Qué an­da ha­cien­do por acá? –lo sa­lu­dó con cu­rio­si­dad.

–Vi­ne a ver bás­quet... –fue la res­pues­ta ge­né­ri­ca pa­ra ocul­tar su ver­da­de­ra fi­na­li­dad.

Mar­ce­la, ca­sual­men­te, es po­pu­lar­men­te co­no­ci­da por “La Cha­pu”, “por­que me gus­ta­ba ves­tir­me de ro­jo”. A No­cio­ni tam­bién le di­cen “Cha­pu”. Cuen­ta su ma­má An­ge­la que, des­de chi­qui­to, era ca­len­tón y, cuan­do dis­cu­tía, se po­nía co­lo­ra­do. Un día un di­ri­gen­te del Ce­ci lo vio así y le di­jo: “¡Pa­re­cés el Cha­pu­lín Co­lo­ra­do!”. Le que­dó co­mo apo­do, que des­pués Naj­nu­del lo acor­tó a “Cha­pu”.

En­ri­que Tol­ca­chier en esa épo­ca era el asis­ten­te de León en el Ra­cing Club y se le grabó  es­te tes­ti­mo­nio con­ta­do por su di­rec­tor téc­ni­co: “En la en­tra­da en ca­lor vio que vol­ca­ba la pe­lo­ta de ma­ne­ra im­pre­sio­nan­te y con la fa­ci­li­dad de un ame­ri­ca­no”.

An­tes de ter­mi­nar el pri­mer tiem­po, que Unión ga­nó 43-38 con 7 pun­tos de An­drés, León ya em­pren­dió la re­ti­ra­da. Se ha­brían ju­ga­do so­la­men­te 5 o 6 mi­nu­tos. “Pi­lo” No­cio­ni, que fue con su es­po­sa y su hi­jo ma­yor, al re­ci­bir el anun­cio de León de que se iba, tra­tó de pa­rar­lo:

–No, es­pe­re, si­ no vio na­da. ¡¿Có­mo se va a ir?! Por lo me­nos qué­de­se un tiem­po...

–Me bas­ta y so­bra, ya vi to­do lo ne­ce­sa­rio...

De todos modos, las úl­ti­mas pa­la­bras del en­tre­na­dor fue­ron el me­jor dic­ta­men pa­ra los pa­dres: “Si lo de­jan, lo lle­vo...”

En el se­gun­do tiem­po, Ri­va­da­via Ju­niors, im­pul­sa­do por los 30 pun­tos de Mar­cos Bar­be­ris, dio vuel­ta el par­ti­do y ter­mi­nó ga­nan­do 80-66. No­cio­ni sa­lió por cin­co fouls a los ca­tor­ce mi­nu­tos del se­gun­do tiem­po y su pla­ni­lla to­ta­li­zó 13 pun­tos (5 do­bles y 3 li­bres).

An­to­nio “Ga­chi” Fe­rra­ri, pro­fe­sor de edu­ca­ción fí­si­ca, hoy 45 años y ayu­dan­te de Se­bas­tián Uran­ga en el equi­po de Pri­me­ra “B” de Unión de San­ta Fe, fue el téc­ni­co de No­cio­ni en esa épo­ca. Lo re­cuer­da así: “An­drés era un chi­co muy apa­sio­na­do por el bás­quet­bol. Le gus­ta­ba mu­cho. Era ex­ce­len­te afue­ra, pe­ro muy ca­lien­te de ca­rác­ter cuan­do ju­ga­ba, muy di­fí­cil de con­tro­lar. Muy res­pe­tuo­so, ha­cía ca­so en to­do, aun­que su tem­pe­ra­men­to lo su­pe­ra­ba...”

A las 20.20 ho­ras es­tá asen­ta­do que ter­mi­nó ese par­ti­do ya le­gen­da­rio en San­to To­mé. An­drés No­cio­ni se reen­con­tró con su fa­mi­lia con es­te co­men­ta­rio: “Lo vi­mos a León Naj­nu­del en la can­cha... ¿Sa­ben qué vi­no a ha­cer?”

Irre­sis­ti­ble ca­da vez que iba a la ca­pi­tal san­ta­fe­si­na, el en­tre­na­dor en ese mo­men­to ya es­ta­ba, an­tes de re­gre­sar, muy cer­ca de la Cos­ta­ne­ra, pe­ga­do a la la­gu­na Se­tú­bal: co­mien­do pes­ca­do en “El Quin­cho de Chi­qui­to”, el mis­mo que in­mor­ta­li­za­ra Car­los Mon­zón. Mien­tras tan­to, su men­te idea­li­za­ba al ju­ga­dor que aca­ba­ba de ver vis­tien­do la ca­mi­se­ta de Ra­cing.

DO­CE PE­LO­TAS Y CA­MI­SE­TAS

La ges­tión si­guien­te fue con­cre­tar el pa­se, que per­te­ne­cía al club Ce­ci.

Con esa mi­sión, en un re­mi­se, se tras­la­da­ron has­ta Gál­vez los di­ri­gen­tes ra­cin­guis­tas Al­do San Mar­tín, que era el de­le­ga­do an­te la AdC, y el pro­fe­sor Emi­lio Roit­man.

San Mar­tín, an­te los di­rec­ti­vos lo­ca­les, hi­zo una ad­ver­ten­cia: “Ra­cing só­lo pue­de dar ele­men­tos de­por­ti­vos...” No hu­bo dis­cu­sión y la ope­ra­ción se arre­gló en ¡¡¡do­ce pe­lo­tas de bás­quet­bol mar­ca “Mol­ten” y un jue­go de ca­mi­se­tas!!!

Es­to ocu­rrió ha­ce una dé­ca­da. Tras­la­da­da la anéc­do­ta a nues­tros días, es pa­ra no creer, pe­ro fue así. Más: al­gu­nos me­mo­rio­sos re­cuer­dan que, de las do­ce pe­lo­tas, so­la­men­te seis lle­ga­ron a Gál­vez...

Iván, el se­gun­do hi­jo de Naj­nu­del, no se ol­vi­da de lo que de­cía su pa­dre en ese mo­men­to: “Es­te pi­be es un crack, ya es­tá pa­ra ju­gar...” Y ju­gó, con só­lo 16 años, 31 par­ti­dos en su pri­me­ra tem­po­ra­da en nues­tra Li­ga Na­cio­nal “A”. Pro­me­dió 6,0 pun­tos y 1,5 re­bo­tes.

Des­pués se fue una tem­po­ra­da a Olim­pia de Ve­na­do Tuer­to y disputó, an­tes de sal­tar a Es­pa­ña, dos más en In­de­pen­dien­te de Ge­ne­ral Pi­co. Allí se puso de novio. Es­ta vi­drie­ra na­cio­nal, ape­nas No­cio­ni fue cre­cien­do, le hi­zo ga­nar ya un tí­tu­lo en la con­si­de­ra­ción de la gen­te: “El ju­ga­dor de más ga­rra del bás­quet­bol ar­gen­ti­no”.

Nocioni, a toda potencia, contra los italianos en Atenas 2004. Chiacig no lo puede frenar.

Nocioni, a toda potencia, contra los italianos en Atenas 2004. Chiacig no lo puede frenar.

“Te­ner co­ra­zón” es un atri­bu­to va­lo­ra­do por los en­tre­na­do­res. ¡Ni qué de­cir por la gen­te! La en­tre­ga vis­ce­ral­men­te a fon­do, el ju­gar­se a muer­te, la pu­jan­za pa­ra apun­ta­lar reac­cio­nes, el con­ta­giar es­pí­ri­tu y fe a sus com­pa­ñe­ros, la bra­vu­ra pa­ra pe­lear ca­da pe­lo­ta, el co­ra­je pa­ra lu­char, el no dar­se por ven­ci­do. Son, pre­ci­sa­men­te, las in­sig­nias dis­tin­ti­vas del jue­go de An­drés No­cio­ni, las mis­mas que lle­vó a nues­tra Se­lec­ción Na­cio­nal y las que hi­cie­ron que se pon­ga a todos los pú­bli­cos en su bol­si­llo, in­clu­so al de Chi­ca­go cuan­do lle­gó a la NBA.

EN LOS BULLS DE MI­CHAEL JOR­DAN

La afi­ción per­ci­bió en­se­gui­da la ac­ti­tud mar­ca re­gis­tra­da del ar­gen­ti­no.

Lo cuen­ta el pe­rio­dis­ta K. C. John­son, del Chi­ca­go Tri­bu­ne: “Un par de imá­ge­nes contra New Orleans Hornets bas­ta­ron pa­ra sa­ber quién es No­cio­ni: un vol­ca­dón so­bre Ch­ris An­der­sen y una co­rri­da pa­ra evi­tar un do­ble de con­traa­ta­que pe­se a co­me­ter su sex­ta fal­ta. La re­com­pen­sa fue una ova­ción de pie de la mul­ti­tud en el Uni­ted Cen­ter. Chi­ca­go ama a es­tos ju­ga­do­res com­pe­ti­ti­vos y con san­gre”. No­cio­ni ya ha­bía atra­pa­do a los hin­chas ape­nas iniciada la pre­tem­po­ra­da, gra­cias a su tre­men­da in­ten­si­dad pa­ra ju­gar.

El cuer­po téc­ni­co de Scott Ski­les que­dó ma­ra­vi­lla­do tam­bién por una si­tua­ción su­ce­di­da le­jos de las lu­ces y que de­fi­nió el ca­rác­ter de No­cio­ni. An­tes de en­fren­tar a Cle­ve­land, cua­tro de los cin­co ti­tu­la­res de los Bulls cho­ca­ron sus ma­nos y abra­za­ron a un ad­ver­sa­rio: Le­Bron Ja­mes. An­drés, que te­nía que mar­car­lo, en cam­bio, ape­nas lo mi­ró y ni lo sa­lu­dó...

Ramillete de brazos. El Chapu emerge entre Corliss Williamson y Marc Jackson, de los Sixers.

Ramillete de brazos. El Chapu emerge entre Corliss Williamson y Marc Jackson, de los Sixers.

Los Bulls iniciaron ofi­cial­men­te el 59° Cam­peo­na­to de la NBA el  5 de no­viem­bre de 2004 co­mo lo­cales per­dien­do 111-106 an­te New Jer­sey Nets en dos tiem­pos su­ple­men­ta­rios. No­cio­ni es­tu­vo en la for­ma­ción ini­cial co­mo tres (con Kirk Hin­rich, Ben Gor­don, Ot­he­lla Ha­rring­ton y Ty­son Chand­ler) y así se cons­ti­tu­yó en el pri­mer ar­gen­ti­no en de­bu­tar en la NBA co­mo ti­tu­lar.

“No me voy con­ten­to pa­ra na­da, por­que no ga­na­mos. Tam­po­co ha­go un ba­lan­ce per­so­nal: és­te es un de­por­te de equi­po y no de in­di­vi­dua­li­da­des”, fue la re­fle­xión que An­drés le de­jó al pe­rio­dis­mo.

Chi­ca­go Bulls mi­li­ta en la di­vi­sión Cen­tral de la Con­fe­ren­cia del Es­te. Has­ta el miér­co­les 24 de no­viem­bre el pa­no­ra­ma era muy ne­gro, por­que no pu­do ga­nar. En se­gui­di­lla per­dió nue­ve par­ti­dos con­se­cu­ti­vos.

Du­ran­te esa ra­cha ne­ga­ti­va, An­drés acla­ra­ba: “Es­te equi­po no es ma­lo, tie­ne mu­cho ta­len­to y per­so­na­li­dad, pe­ro es muy jo­ven. Has­ta el ter­cer cuar­to ha­ce­mos par­ti­do, des­pués nos cae­mos...”

Des­de ese 101-99 so­bre Utah Jazz co­men­zó la le­van­ta­da y, cuan­do lle­ga­ron a la mi­tad exac­ta de la tem­po­ra­da re­gu­lar, el 27 de ene­ro, ya te­nían ré­cord po­si­ti­vo con 22 triun­fos y 19 de­rro­tas.

El pri­mer pro­pó­si­to del lar­go ca­mi­no de los 82 par­ti­dos es es­tar en­tre los ocho pri­me­ros del Es­te. Así se ac­ce­de a los pla­yoffs que con­du­cen al ani­llo de cam­peón.

LA NBA, CHI­CA­GO Y LAU­REA­NO

Fra­ses que pintan su mun­do de hoy:

“Mi sue­ño en la Ar­gen­ti­na siem­pre fue ir a ju­gar a Eu­ro­pa. La NBA no me qui­ta­ba el sue­ño. Cuan­do vi una bue­na op­ción, me vi­ne”.

“Aho­ra me im­por­ta ha­cer­me un lu­gar en la NBA. Sa­ber que a los tres años, al ter­mi­nar mi con­tra­to con Chi­ca­go, pue­do te­ner igua­les o me­jo­res ofer­tas. Vi­ne pa­ra que­dar­me”.

“Hay mu­chos de­ta­lles en la NBA que mues­tran que al ju­ga­dor se lo va­lo­ra más que en otras li­gas: la in­fraes­truc­tu­ra, los ho­te­les, el avión pri­va­do. Es in­creí­ble”.

“El jue­go es igual en to­dos la­dos, pe­ro las di­fe­ren­cias son mu­chas. Aquí es más rá­pi­do, más fí­si­co y más atlé­ti­co. Uno es­tá obli­ga­do a adap­tar­se. Por ejem­plo, cuan­do me pa­ro pa­ra ti­rar un tri­ple, ni me doy cuen­ta de que la lí­nea es­tá más le­jos del aro”.

“Hay una so­la ma­ne­ra pa­ra que los Bulls jue­guen bien: pa­cien­te”.

El mar­tes 9 de no­viem­bre de 2004, el día que ju­ga­ron co­mo lo­cal con Phoe­nix Suns, An­drés fue una má­qui­na de ha­blar por te­lé­fo­no a Ge­ne­ral Pi­co, en la pro­vin­cia de La Pam­pa. Lla­ma­ba a ca­da ra­to, mien­tras su es­po­sa Pau­la Ra­quel Ai­mo­net­to es­pe­ra­ba dar a luz al pri­mer hi­jo del ma­tri­mo­nio. Has­ta que a las 19.20 ho­ras se pro­du­jo lo que tan­to es­pe­ra­ba y su sue­gra Ra­quel le co­mu­ni­có la no­ti­cia: na­ció Lau­rea­no. A los vein­te días los Bulls le die­ron per­mi­so pa­ra co­no­cer­lo. Lle­gó a Bue­nos Ai­res un lu­nes a la ma­ña­na y re­gre­só al día si­guien­te a la no­che.

¿Otro To­ro de las Pam­pas es­tá en ca­mi­no?

 

Por O. R. O. (2005)

Agradecimiento: Marcela Bisso

 

SORPRENDIO SIEMPRE

Jun­tos fue­ron cam­peo­nes su­da­me­ri­ca­nos de ca­de­tes en 1995. Jun­tos hoy son campeones olímpicos.

Pa­ra oc­tu­bre del año 1995, los ju­ga­do­res me­no­res de 16 años te­nía­mos una com­pe­ten­cia que nos en­tu­sias­ma­ba: el 9° Cam­peo­na­to Su­da­me­ri­ca­no de Ca­de­tes. Se iba a rea­li­zar en Are­qui­pa, Pe­rú.

En ese en­ton­ces las Se­lec­cio­nes Na­cio­na­les de Ar­gen­ti­na es­ta­ban con­du­ci­das por Gui­ller­mo Ed­gar­do Vec­chio, pe­ro pa­ra es­ta oca­sión de­le­gó la di­rec­ción téc­ni­ca en el ba­hien­se Gui­ller­mo Ló­pez. Su asis­ten­te fue Fa­bián Cu­bi­to.

 

Luis Scola.

Luis Scola.

 

Re­cuer­do que, con el plan­tel, es­tá­ba­mos en­tre­nan­do en Carmen de Patagones. A mi­tad de la con­cen­tra­ción, pe­di­do por León Naj­nu­del pa­ra que lo vie­ran, tra­je­ron al que su­pues­ta­men­te iba a ser el ale­ro al­to. De­bo ad­mi­tir que, cuan­do lle­gó, to­dos lo mi­ra­mos con un po­co de re­ce­lo. Na­die lo co­no­cía pa­ra na­da. Era An­drés No­cio­ni.

La cues­tión fue que el Cha­pu en­tró y nos em­pe­zó a pa­sar por en­ci­ma a to­dos. A los po­cos días nos di­mos cuen­ta de que era el úni­co que ha­bía sa­li­do en la guía de la re­vis­ta “Só­lo Bás­quet” (se pu­bli­có en­tre 1989 y 1997), en la nó­mi­na del Ra­cing Club, pa­ra la tem­po­ra­da de la Li­ga Na­cio­nal que ha­bía em­pe­za­do ha­cía muy po­co. Eso sig­ni­fi­ca­ba un gran sta­tus pa­ra chi­cos co­mo éra­mos to­dos no­so­tros.

La his­to­ria ter­mi­nó con él de ti­tu­lar ju­gan­do un par­ti­da­zo en la fi­nal que le ga­na­mos (93-88) a Bra­sil y nos dio el tí­tu­lo de cam­peón su­da­me­ri­ca­no. Tam­bién me acuer­do que, en el de­but con­tra Ve­ne­zue­la (69-52), fiel a su ca­rác­ter, se pe­leó con to­do el mun­do y ter­mi­nó con un ojo em­par­cha­do. La gen­te lo sil­bó mu­chí­si­mo cuan­do sa­lió y él no po­día pa­rar de reír­se.

Su evo­lu­ción es tan cons­tan­te co­mo sor­pren­den­te. No pa­ró de llamar la atención  a to­da Eu­ro­pa, aun ju­gan­do cin­co años al me­jor ni­vel. Aho­ra le to­ca se­guir su pro­yec­ción en la NBA. No ten­go du­das de que se­gui­rá sien­do as­cen­den­te y per­ma­nen­te.

Es un pi­lar fun­da­men­tal de la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na. Un es­tan­dar­te in­sus­ti­tui­ble por pre­sen­te y por fu­tu­ro. Sin el Cha­pu, nues­tro equi­po na­cio­nal no se­ría el mis­mo.

 

Por Luis Scola.

Imagen de 2000. La gran pepe
¡Habla memoria!

2000. La gran pepe

José Basualdo, un ganador nato, integró planteles con los mejores del mundo, supo estar en momentos icónicos del fútbol argentino. Revela la historia del injusto penal cobrado por Codesal en Italia 90.

Imagen de Sabella: el hombre detrás del técnico
¡Habla memoria!

Sabella: el hombre detrás del técnico

Un repaso por imágenes inéditas del riquísimo archivo de El Gráfico y por historias poco conocidas que retratan el carácter y la esencia de Alejandro Sabella.

Imagen de 1993. Copa América: el camino a la final
¡Habla memoria!

1993. Copa América: el camino a la final

Las fotos, las síntesis y los videos de los partidos frente a Colombia, México y Bolivia, en fase de grupos, y las definiciones por penales en 4° con Brasil y en semifinal frente a Colombia en la última Copa que ganó Argentina.

DEJÁ TU COMENTARIO