¡Habla memoria!

Anecdotario: Miguel y Carlitos

Por Redacción EG · 25 de febrero de 2019

Tres historias cortitas que tienen de protagonistas a dos compinches inolvidables del barrio, del Globo y la Selección: Miguel Brindisi y Carlos Babington.

Cuando Carlos Babington asomaba en la primera de Huracán, a fines de 1969, Horangel lo invitó a su programa de televisión, "Los doce del signo". Allí, fuera de cámara, le dijo que los astros le eran favorables y que 1970 iba a ser su gran año.

— ¿Y cómo te fue? —inquirió un amigo, tiempo después.

—i Fenómeno! Me pasé todo el año haciendo banco. Cuando entré, me echaron y me ligué diez fechas de suspensión. iY para colmo me tocó hacer la conscripción!

Una dupla que quedó en la historia del fútbol argentino.

Una dupla que quedó en la historia del fútbol argentino.

iCómo cambiaron los tiempos! Cuando Miguel Angel Brindisi apareció como la gran revelación, tenía 17 años y la mayor crítica que le hacían hoy sería el mejor elogio. A Miguelito le reprochaban que corría mucho. "Corre más que la pelota", decían algunos. Otros sostenían que no tenía freno. Por eso, cuando un periodista quiso saber la razón y se lo preguntó, recibió esta respuesta:

—Porque me dan cuerda antes de empezar el partido. .

 

Miguelito Brindisi y Carlos Babington eran amigos desde la infancia. Amigos de barrio —Parque Patricios—y después, en las inferiores y en la primera de Huracán, se hicieron tan compinches en el juego que, cuando al Inglés lo transfirieron a Alemania, la hinchada decía que Brindisi era la viuda de Babington...

Temas en esta nota:

Imagen de 1997. Todo tiempo futuro será mejor
¡Habla memoria!

1997. Todo tiempo futuro será mejor

El Mundial Sub-22 de básquet en Melbourne fue la semilla de lo que sería la Generación Dorada. Scola, Oberto y el propio Ginóbili, entre otros, jugaron este torneo donde comenzaron a mostrarse ante el mundo.

Imagen de La muerte del Gasómetro
¡Habla memoria!

La muerte del Gasómetro

En 2004, El Gráfico expresaba con tristeza lo sucedido años atrás con el cierre de un estadio emblemático como lo fue el Gasómetro. Quince años más tarde la vuelta de San Lorenzo a Boedo está cada vez más cerca.

Imagen de 1934. Callado, silencioso, tristón…
¡Habla memoria!

1934. Callado, silencioso, tristón…

Borocotó indaga en la vida de Arturo Arrieta, emblema de San Lorenzo de la década del 30, al cual la vida no le fue nada fácil, pero que aún con tanto dolor siempre dejó todo dentro de la cancha.

DEJÁ TU COMENTARIO