¡Habla memoria!

Anecdotario: la damajuana milagrosa

Por Redacción EG · 27 de noviembre de 2018

De los extranjeros que actuaron en Colombia, uno de los más pintorescos fue el uruguayo Cleto Castillo. Cuando llegó para jugar en Cúcuta, quiso pasar una damajuana por la aduana. Esta es la historia…

Ocupando el mediocampo Cleto Castillo jugó desde mediados de los 60 en los equipos colombianos de Cúcuta Deportivo, Santa Fe, Medellín y Bucaramanga.Ocupando el mediocampo Cleto Castillo jugó desde mediados de los 60 en los equipos colombianos de Cúcuta Deportivo, Santa Fe, Medellín y Bucaramanga.



Después del 49, cuando "El Dorado", cuentan en Colombia que llegaban muchos que con decir que eran argentinos, brasileños y uruguayos le ponían una camiseta de fútbol y salían al campo. Hubo algunos que ni siquiera habían visto una pelota en su vida. Otros sabían jugar, pero eran personajes de Ripley. Uno fue Cleto Castillo, un uruguayo que llegó contratado por el Cúcuta. Castillo arribó al aeropuerto de Bogotá y se dirigió inmediatamente a la aduana. Llevaba en sus manos una damajuana de vino. El hombre que hizo el control le dijo:

— Señor, no puede entrar con ese vino...

— Perdón... Se ha equivocado usted. Esto es agua...

— ¿Cómo agua...? Ahí dice vino...

 —No, pero es agua. Es un agua milagrosa que hay en Montevideo. La traigo para mi mamá porque el agua de Cúcuta le hace muy mal. Es agua, señor, agua medicinal.

—No, es vino...

Así estuvieron un largo rato. Que es vino que es agua. Hasta que al final Castillo le dijo al empleado de aduana:

— Pruébela. Va a ver que es agua.

El hombre abrió la damajuana, la probó y gritó:

— Señor, esto es vino y está detenido por querer burlarse de la autoridad.

Castillo, perdido por perdido, lo miró serio al hombre y dijo:

— ¡Cómo es vino! ¡¡¡Es vino!!! ¡MILAGRO, MILAGRO. MILAGRO!",

Y Cleto  se arrodilló delante de la damajuana.

Al aduanero le dio tanta risa que lo dejó pasar...

 
Imagen de 1945. Remigio y Mathieu
¡Habla memoria!

1945. Remigio y Mathieu

Remigio Saavedra, mendocino. Mario Mathieu, entrerriano. Como compañeros de equipo o adversarios fueron los ases del ciclismo nacional en caminos y pistas en los ’30 y 40. Un homenaje de Borocotó

Imagen de 2004. Cómo me voy a olvidar
¡Habla memoria!

2004. Cómo me voy a olvidar

Calderón y Mazzoni surgieron del ascenso, fueron compañeros en Independiente con Burruchaga quien después los dirigió en Arsenal. Los caminos paralelos de dos ídolos de Estudiantes.

Imagen de Alfredo Garassini era Boca
¡Habla memoria!

Alfredo Garassini era Boca

Nació en la Boca, vivió para Boca y murió estando con Boca. Garassa fue centro, nervio, acción, amistad, uno de esos tipos únicos, de esos que cuando nacen se rompe el molde para que no haya otro igual.

DEJÁ TU COMENTARIO