¡Habla memoria!

1971. Bianchi: el señor gol

Por Redacción EG · 04 de octubre de 2018

Por la fecha 16 del Metropolitano, Vélez goleó por 5 a 0 a Platense con 3 anotaciones de Carlos. La grata sorpresa de su irrupción en Primera empezaba a ser “cosa seria”. Y por eso, esta página para él.

Ya es ídolo. Ya está hondamente metido en esa hinchada que lo sigue, que lo estimula, que lo defiende "a muerte". Sin alcanzar esa máxima escala de aptitudes que definen al crack, sin agotar los ojos de la tribuna con las sutilezas del profundamente dotado, pero llenando de goles los resultados. Yendo siempre a la disputa de la pelota dentro del área con la mente despierta y los músculos preparados para la carrera que busca el camino más corto que conduce a la red.

Y el domingo fue nuevamente decisivo en el resultado, porque marcó un desnivel que no existió en el juego. Volvió la imagen del goleador. La que todos queremos para que los partidos tengan el voltaje emotivo que llena estadios. ¿Que le falta el manejo armonioso y elegante que da la perfección técnica? ¿Que no tiene una pegada perfecta? De acuerdo. Pero eso lo compensa con otras condiciones que definen al atacante neto. Pujanza, prodigalidad para picar y llegar como el más fiel exponente del hombre que siempre está ahí para darle a su equipo la cuota de gol que necesita.

Bianchi en busca del arco frente a Platense. Cottón, Lamberti y 3 conquistas suyas para la goleada por 5 a 0.Bianchi en busca del arco frente a Platense. Cottón, Lamberti y 3 conquistas suyas para la goleada por 5 a 0.



Y esta vez fueron tres. El primero con un frentazo de pique al suelo. El segundo con un zurdazo rasante al palo opuesto que había salido a tapar Barboza. Y el tercero, logrado con el fundamento de su olfato para encontrarla y mandarla adentro cuando está cerca, evitando la estirada del arquero y el cruce de Cardaci. Todo con fervor, con esfuerzo, con decisión y con sensibilidad de goleador. Es jugador de resultados, como nos dijera en los vestuarios después de terminado el partido.

No tiene nada que ver con los exquisitos, pero es fundamental donde concluye la capacidad de los habilidosos. Muy importante en esa generosa inclinación para entrar por los laterales, por el medio o por donde sea. En ese infatigable tesón para ir arriba a buscar pelotas que llegan a la aglomeración. En esa enorme riqueza física para enfrentar las marcas más duras y defender la posesión de la pelota para aparecer bruscamente y con singular fulgor en neta posición de gol. Sí, Carlos Bianchi es sinónimo de gol. Un profesional que domingo a domingo demuestra que su firme presente se proyecta hacia un rutilante futuro de ovaciones. Un profesional que ya entró de nuevo pisando firme en 1971. Siga así, Carlitos. Su fútbol potente y agresivo tiene que servir de ejemplo. . .Tiene que contagiarse. ..
Más de ¡Habla memoria!
Imagen de Detrás de estos colores hay una historia…
¡Habla memoria!

Detrás de estos colores hay una historia…

Amor por lo colores: EL GRAFICO investigó sobre las razones que llevaron a estos equipos a tener sus camisetas con estos colores, casi ninguno mantiene los que tuvo en sus orígenes.

Imagen de Anecdotario: broncas y entreveros
¡Habla memoria!

Anecdotario: broncas y entreveros

Algunas situaciones desopilantes que protagonizaron aquellos árbitros de ayer, que se bancaban las paradas más bravas. Había que ser guapo con tipos como Nai Foino, o el uruguayo Esteban Marino.

Imagen de Figurita difícil: Naohiro Takahara
¡Habla memoria!

Figurita difícil: Naohiro Takahara

Mauricio Macri, por entonces presidente de Boca, creyó que la mejor manera de vender la marca Boca al mundo asiático era contratando a un jugador de esas latitudes. Takahara fue el elegido y llegó al Xeneize en 2001.

DEJÁ TU COMENTARIO