¡Habla memoria!

Letra redonda: Miguel de Unamuno

Por Redacción EG · 02 de enero de 2020

BOYS-SCOUTS Y FOOT-BALLISTAS se llama este artículo del lúcido escritor español publicado en 1923, donde contrapone la pedagogía facistoide de los scouts con la espontánea y libre de los futbolistas.

Filósofo, catedrático y filólogo, fugaz novelista, poeta y dramaturgo, pero sobre todo ensayista volcado hacia la realidad viva de las cosas y principalmente de España, Don MIGUEL DE UNAMUNO puso un estilo vigoroso, capaz de la diatriba pero también de la emoción, al servicio de un pensamiento lúcido y original. De su obra numerosa y perdurable, citaremos: El Sentimiento Trágico de la 'Vida, Vida de Don Quijote y Sancho Panza, Contra Esto y Aquello, Niebla, Tres Novelas Ejemplares y un Prólogo, La Agonía del Cristianismo.*


Este artículo se publicó en la Navidad de  1923 en el periódico Sports de Barcelona. Unamuno firmó el artículo como “Rector de Salamanca”. Cabe agregar que tanto el Rey Alfonso XIII como el dictador Primo de Rivera, enemigos naturales de Unamuno, promovían el escautismo como actividad saludable y pedagógica  para los niños.


 

Miguel de Unamuno (1864-1936).

Miguel de Unamuno (1864-1936).

 
 

BOYS-SCOUTS y FOOT-BALLISTAS


 ¿No os parece bien, lectores liberales, que, dejando por una vez de comentar la candente actualidad política, nos entretengamos en pedagogía? Que es actualidad, perpetua y hasta eterna actualidad, y es política - ¡y tanto! - y es también candente. De pedagogía fundamental, de fondo, no formal, no de forma.

. Porque eso que de ordinario se llama pedagogía es algo meramente formal, de encasillado, de categorías jerárquicas, de... ¡liturgia! Suele ser - hemos de repetirlo- como una colección de moldes de quesos, de todos tamaños y formas, y bien clasificados, pero no habiendo leche, ni cuajo, no se hace quesos con ellos, mientras que habiendo leche y cuajo puede dársele forma al queso en un pañuelo o hasta con la mano desnuda. Y así es la pedagogía.

La fundamental, la de fondo, se propone la educación del hombre, del ciudadano, y la otra, la formal, lo que llaman, mal llamado, disciplina. Porque disciplina – “discipulina" - dice relación a discípulo y éste a "discere", aprender y con eso que llaman disciplina misma, pura forma, inanidad, vacío o liturgia. Si alguna vez se informan nunca ahondan.

Y vamos a verlo en un caso, caso de juego. (No, por supuesto, de ese que está prohibido por la Ley y protegido por las autoridades y por ciertas clases del Estado, señor fiscal). El juego es lo más educador, y por eso los pedagogos se preocupan de él y estudian el modo de introducir entre los niños juegos... educativos. Sin pensar que lo son todos y tanto más cuanto más espontáneos y menos intervenidos por los mayores. Pues cuando el mayor, cuando el pedagogo, piensa enseñar jugando suele jugar a la enseñanza y no enseña nada que lo valga.

Aquí tenemos dos juegos de niños, el de boys-scouts y el foot-ball, ambos con nombre inglés ¿y con qué esencia?

Eso de los boys-scouts "escultismo" (!!!) hemos leído fue una introducción de mayores, pedantesca y tendenciosa, de pedagogía puramente formal, de disciplina vacía y de... liturgia. No podía prosperar y no ha prosperado. Se tradujo lo de boys-scouts por exploradores, pero estos exploradores no exploraban nada. El nervio de ello se reducía a uniforme más o menos pintoresco, a hurras, a saludos, a divisa - "¡siempre adelante/" -, a jerarquía, a ... liturgia. Y los chicos, ¡claro!/, se aburrían. Se aburrían y no aprendían nada, no se educaban. Porque después de cargarles con una mochila llena de moldes de quesos, de todos los tamaños .y formas, como no les daban - ni les podían dar- ni leche ni cuajo, no hacían quesos. Era como en aquella escena de "Fausto" -¡Oh la erudición!- en que Mefistófeles le explica al estudiante como le enseñaron a tejer.

Los pedagogos de los boys-scouts eran, con toda su buena intención y excelente ánimo -que no podemos poner en duda- los menos calificados para educar fundamentalmente a niños y en una disciplina que lo sea y no mera liturgia. Su absurdo sentimiento de la jerarquía no natural les estorbaba para ello. No eran pedagogos realistas, de realidades, de "res", esto es: de cosas, sino pedagogos formalistas, de formalidades, de formas, esto es: de sombras de cosas. Y sombras sin cosa. Habría que haberlos educado antes a ellos, deseducándolos previamente. Uno de esos pedagogos escultistas, excelente sujeto, de óptimo corazón, generoso, amante de la juventud, liberal de verdad y no escaso de inteligencia -aunque deformada esta profesionalmente- nos decía, para convertirnos, que la instituci6n de ese juego era escuela de patriotismo. Y tocamos hablando con él serenamente, eso del patriotismo, del real y del formal, del patriotismo de flor -y de raíz y de fruto- y del de trapo, de ·flor de trapo o de trapo en flor. Y le decíamos: "patriotismo, sí pero fundamental y no formal. La patria no es un fin, es un medio y hay que saber a qué fin de justicia sirve la patria. Porque un padre no tiene siempre, por serlo, razón. Y en cuanto a educación patriótica ¿cree usted -le decíamos- que vamos a educar en ella a nuestros hijos poniéndoles de sobrecama, mientras duermen una bandera española y ejercitando a la vez, y a su vista, la más inexorable injusticia? Eso sería peor que idiotizar a nuestros hijos. Porque la bandera no se ha hecho para dormir bajo ella y es cosa terrible que la convirtamos en un símbolo del sueño. No, amigo mío, no, eso no sería educar. Mejor enseñarles a criar espárragos o a freírlos...

Nuestro excelente amigo, en quien la profesión no había matado la hombría y la humanidad - ¡cosa terrible para todo hombre su profesión técnica! - comprendía nuestra razón, pero... Estaba lleno de no sabemos qué temores a lo desconocido, al salto en las tinieblas, a la anarquía, al caos. Hombres de poca fe, en fin. Y de poco valor... civil. Porque del otro no le falta. Afrontaría impávido a cuarenta enemigos pero tiembla ante la mirada de la Esfinge. Con toda su inteligencia -que no es poca- le falta valor intelectual.

Y nos fuimos a ver una partida de foot-ball, un juego sin protección de R. O.(Real Orden)/8, sin pedagogos profesionales, sin tendenciosidad de patriotismo de trapo y no de fibra viva, sin otra disciplina que la que surge del juego mismo. Y como más espontáneo y más libre y menos intervenido, más educador y más... divertido.

¿No os parece, lectores liberales y civiles, esto de candente actualidad política? el que esto escribe no está ya en edad de andar a puntapiés con balones - o con otros chirimbolos cualesquiera-; pero antes lo haría que ponerse un uniforme de "explorador" para no explorar nada, aprenderse cuatro hurras y siete saludos, y plantarse en la solapa un "¡siempre adelante!" para estarse quieto como aquellos coros de zarzuela que cantan "¡marchemos! ¡marchemos!" marcando el paso delante de las candilejas, pero sin avanzar ni uno.

MIGUEL DE UNAMUNO(1923)

*Notas biográficas de Rodolfo Walsh

 

 



 



 

Imagen de NACE ÁNGEL LABRUNA, VIVE RIVER PLATE
¡Habla memoria!

NACE ÁNGEL LABRUNA, VIVE RIVER PLATE

Todos los 28 de septiembre se festeja el día internacional del hincha de River Plate, debido al nacimiento de Ángel Labruna. Recopilamos anécdotas y recuerdos de las históricas charlas con Juvenal. Historia viva, de un legado eterno.

Imagen de FANTASMAS DE CARNE Y HUESO
¡Habla memoria!

FANTASMAS DE CARNE Y HUESO

Hoy se cumplen 47 años de aquella victoria 1 a 0 contra Bolivia en la altura de La Paz, que prácticamente cerró la clasificación para el Mundial 1974. Repasamos la historia de la selección “fantasma” y su periplo para llegar al objetivo planeado.

Imagen de EL GESTOR DEL CAMBIO
¡Habla memoria!

EL GESTOR DEL CAMBIO

Hoy se cumplen 26 años de la firma de José Pekerman a cargo de las selecciones juveniles de Argentina. Un hombre prácticamente desconocido para el gran público, pero que con capacidad, docencia y trabajo, cambió la historia para siempre.

DEJÁ TU COMENTARIO