¡Habla memoria!

1991. Argentina campeón, sinfonía de buen fútbol

Por Redacción EG · 20 de marzo de 2018

Argentina logra la Copa América después de 32 años. El equipo de Basile logró una identidad futbolera que se prolongaría tres años más, con otra Copa en el 93 y hasta la herida del Mundial 94.

Arriba: Basualdo, Altamirano, S.Vázquez, Goycochea, Franco, Ruggeri. Abajo: Caniggia, Simeone, Batistuta, L. Rodríguez, Astrada.

Arriba: Basualdo, Altamirano, S.Vázquez, Goycochea, Franco, Ruggeri. Abajo: Caniggia, Simeone, Batistuta, L. Rodríguez, Astrada.



Cuando el capitán Ruggeri levantó la Copa América en el estadio Nacional, la Selección no sólo coronó una campaña fantástica, sino que se reencontró con el preciado título continental después de 32 años. Desde el Sudamericano 59 en Buenos Aires que Argentina no se abrazaba a la Copa. Semejante hito ya era razón más que suficiente para ubicar en la historia a aquel grupo de jugadores, pero ese equipo dirigido por Coco Basile también cobró entidad a partir de un fútbol muy seductor. Una propuesta ofensiva que tenía en Caniggia y Batistuta a sus máximos intérpretes. Una identidad futbolera que arrancaría en ese torneo y se prolongaría tres años más, con una nueva coronación en la Copa América 93 y hasta la herida del Mundial 94.

Minuto 1. Darío Franco convierte el primero de Argentina contra Brasil. con un tremendo cabezazo. El seleccionado nacional  venció 3 a 2 con goles de Batistuta y Franco (2).

Minuto 1. Darío Franco convierte el primero de Argentina contra Brasil. con un tremendo cabezazo. El seleccionado nacional venció 3 a 2 con goles de Batistuta y Franco (2).



Con un joven Cholo Simeone como motor del mediocampo y Leo Rodríguez en el rol consagratorio de organizador, Argentina ganó seis de sus siete partidos. Se mostró superior al resto hasta cuando apeló a suplentes para cerrar la primera fase porque la clasificación ya estaba abrochada. También fue un torneo inolvidable para Darío Franco, autor de dos goles en el clásico ante Brasil, y para Gabriel Batistuta, artillero del campeonato con seis goles en seis partidos, el último para sellar la victoria en el partido decisivo ante Colombia. Allí, en Chile, Batistuta empezó a ser Batigol, quien luego se convertiría en el máximo goleador histórico albiceleste.

El 9 argentino saca un cañonazo "batitusteano" para superar el vuelo de Higuita y poner el 2 a 0 frente a Colombia en el último partido.

El 9 argentino saca un cañonazo "batitusteano" para superar el vuelo de Higuita y poner el 2 a 0 frente a Colombia en el último partido.



“Esta Selección estimula y sienta bien”, escribió nuestro enviado Natalio Gorin en medio de la competencia. Una sensación que se ratificó y se amplificó en la recta final. “Esta Copa América –señaló Gorin en su nota de cierre– la ganaron los Pontoni, los Di Stéfano, los Eliseo Mouriño, los Tucho Méndez, los Masantonio, los Moreno, los Chueco García. Nada es casualidad; por aquellos campeones, estos campeones”. Y remató el texto con una sentencia inapelable: “Esta Selección juega el fútbol que el país argentino ama y quiere”. Un elogio a la medida de un equipo sensacional.

Elías Perugino (2015).
Imagen de 2004. Cómo me voy a olvidar
¡Habla memoria!

2004. Cómo me voy a olvidar

Calderón y Mazzoni surgieron del ascenso, fueron compañeros en Independiente con Burruchaga quien después los dirigió en Arsenal. Los caminos paralelos de dos ídolos de Estudiantes.

Imagen de Alfredo Garassini era Boca
¡Habla memoria!

Alfredo Garassini era Boca

Nació en la Boca, vivió para Boca y murió estando con Boca. Garassa fue centro, nervio, acción, amistad, uno de esos tipos únicos, de esos que cuando nacen se rompe el molde para que no haya otro igual.

Imagen de Figurita difícil: Manuel De Saa
¡Habla memoria!

Figurita difícil: Manuel De Saa

En los años ‘30 en Vélez brillaba un zaguero macizo con clase, intuición y espíritu de lucha. No se entregó jamás, no aflojó ni abajo del agua. Nacido en España, en Argentina le decían con acierto “Gallego”.

DEJÁ TU COMENTARIO