¡Habla memoria!

Las frases de Cherro

Por Redacción EG · 15 de marzo de 2010

Revivimos algunas respuestas jugosas que Cherro le hizo a El Gráfico en 1939, cuando se acercaba su retiro. Paralelismos con la vida y obra del goleador que lo emuló, Martín Palermo.

Por causa de la capacidad ofensiva de Martín Palermo, se nombra en todos los medios a Roberto Cherro, el jugador que por décadas había liderado en absoluto la tabla histórica de goleadores del equipo xeneize. Aquí los invitamos a revivir la entrevista que uno de los periodistas señeros de El Gráfico, Borocotó, le hizo a Roberto Cherro días antes de su retiro. Nos permite encontrar semejantes y diferencias entre la vida de los goleadores del ayer y hoy.














“Se va haciendo tarde”
Por Borocotó
3 de marzo de 1939
 

REPORTAJE A FONDO. Se lo hizo Borocotó en 1939, aunque el género de la entrevista no era muy usado en El Gráfico.REPORTAJE A FONDO. Se lo hizo Borocotó en 1939, aunque el género de la entrevista no era muy usado en El Gráfico.

“Boca se entrenaba en la cancha de Barracas Central. La pequeña y pobre tribunita estaba plena de hinchas. De allí partió, imprevistamente, un fuerte aplauso que premiaba una jugada clásica. Y alguien expresó: ‘Todavía es Cherro el mejor insider de Boca’. El Apilador nos había regalado una de aquellas jugadas de 1927. Hostigado por un half le dio la espalda. Hizo picar la pelota. La levantó tomándola de empeine y enviándola hacia atrás por sobre su cabeza en matemático pase al winger, que la recibió limpia de rivales. Igual que antes: como en aquellos tiempos en que construía a wingers, en que llevó a la cumbre jugadores que al salir de su lado se perdieron prontamente en el olvido”

“Mirá, viejo, todos tenemos algo de vanidad o de esa íntima satisfacción de haber sido algo dentro del ambiente en que nos tocó actuar. Algunas amarguras también se cosecharon, acaso, para resaltar las alegrías. Y ya ves: ahora que se va haciendo tarde en mi vida de jugador, cuando escucho al pasar un adiós amable o un tenue ‘ahí va Cherro’, experimento una alegría, una cosa que me llega muy adentro. Será vanidad; puede que lo sea, ero si lo es, entiendo que es muy humana”

Ante la pregunta de Borocotó sobre si volvería a jugar luego del paréntesis del verano del 38-39, respondió:
“No depende de mí. Entrenado estoy. Peso 74 kilos. Pero, si Boca no me renueva el contrato, pienso no jugar en otro club. Por lo menos, aquí en mi patria. Llevo trece años consecutivos en Boca. Ahora se cumpliría el catorce. ¿Adónde iría? Solamente podría actuar en un equipo grande donde la calidad defiende. Y tampoco creo en esa posibilidad. Podría jugar en un team mediocre, pero no tendría la voluntad que se posee a la edad en que uno aspira a subir y hasta es probable que enturbiara el buen recuerdo que puedo dejar. Una ya se debe al cariño de los demás, a esos mismos que me saludan al pasar. Ir a un team chico, obtener la pelota, pasarla y que se pierda; conseguir otra con esfuerzo, volverla a pasar y que torne a perderse; no, viejo, no; si los dirigentes actuales de mi club consideran que ya no son necesarios mis servicios dejaré el fútbol, por lo menos en mi patria. ¡Lástima el esfuerzo realizado! Muchas noches sin cenar, innumerables sacrificios contra la obesidad, inconveniente que tuve siempre y contra el cual peleo desde muchachito.”

“Si no me renuevan el contrato, no jugaré más. Tampoco iría a segunda. Nunca fui. Me llevaré esa gran satisfacción: la de no haber sido descendido en tan largo tiempo y la de haberme mantenido en un alto nivel a través de todos esos años. “

TAPA EN EL GRAFICO. Fue en septiembre de 1929. En total apareció en 8 portadas.TAPA EN EL GRAFICO. Fue en septiembre de 1929. En total apareció en 8 portadas.

“He tenido mucha suerte. La de haber ido a Boca, la de no haberme lesionado seriamente como aconteció a otros que vieron su vida futbolística imprevistamente truncada, la de haber nacido con cierta habilidad para el fútbol, la de haber llegado a ser lo que soy. Mucha suerte, Borocotó, mucha suerte. Claro que yo quería jugar un año más, pero necesitaría hacerlo seguido. La inactividad es el mayor perjuicio para mí. Jugar un match cada tres o cuatro meses no es posible. Un hombre de mi edad (N. de la R.: 33 años) debe actuar seguido. Precisa ese fogueo, ese estímulo, esa chance de borrar una regular performance con una buena. A los veinte años puedo pararse. A los treinta hay que seguir corriendo.”

“Tengo un baúl repleto de recuerdos gratos, pero algo que he conquistado con el fútbol y que constituye una de mis grandes satisfacciones es el de haber subido un escalón, el no haberme quedado únicamente en un futboler. Los viajes instruyen. Fui a Europa siendo jovencito. No obstante, creo haber asimilado algo. Tengo amigos, doctores, etc. Con ellos converso y muchas veces de cosas ajenas al deporte. Sé que me quieren no porque yo sea el futboler. Eso me conmueve hondamente. Son muchas las satisfacciones cosechadas en tantos años. Mirá: cuando el equipo argentino iba a jugar el Campeonato Mundial disputado el año pasado en París Hirschl estaba designado entrenador. Es de River Plate. Sin embargo, pedía que yo fuera incluido. Y eso que decían que yo estaba en decadencia … Bueno, hace mucho que me dicen eso … No deja de ser una satisfacción que el entrenador del team tradicional adversario de Boca haya pensado en mí, pese a que yo estaba considerado como veterano.”


Producción: Néstor Saavedra.







Imagen de Anecdotario: El problema es el “pedal”
¡Habla memoria!

Anecdotario: El problema es el “pedal”

Borocotó repasa divertidas historias de sus tiempos de cronista de ciclismo, cuando los ases de las dos ruedas llevaban las caramañolas llenas con agua, tinto, blanco o moscato.

Imagen de 2004. Tira para tres
¡Habla memoria!

2004. Tira para tres

La historia poco conocida de Rodrigo Palacio, quien supo jugar al básquet en Primera y también en algunos picados con Pepe Sánchez, en ese momento la estaba rompiendo en un Banfield para el recuerdo.

DEJÁ TU COMENTARIO