¡Habla memoria!

Cuando Cruyff jugó en la Doble Visera

Por Redacción EG · 05 de septiembre de 2016

Se cumplen 44 años de la única vez que Johan Cruyff disputó un partido en el país: fue contra Independiente, por la Copa Intercontinental del año 1972.

Esta foto pertenece al partido de revancha.Esta foto pertenece al partido de revancha.

Mañana se cumplirán 44 años del paso por la Argentina de quien es considerado uno de los mejores futbolistas de la historia, el holandés Johan Cruyff, que formó parte del club Ajax en un partido contra Independiente válido por la ida de la Copa Intercontinental.

 

Apenas 23 minutos en el campo de juego estuvo Cruyff aquel 6 de septiembre de 1972 en el estadio de la Doble Visera de Avellaneda, por cuanto le produjo un esguince de tobillo una violenta patada de Dante Mírcoli, un polifuncional jugador italiano que alternaba en aquel Independiente multicampeón de la Copa Libertadores de América, ya que la ganó en forma consecutiva entre 1972 y 1975.

 

Antes de salir lesionado Cruyff había destacado por una dinámica infrecuente para la época, muy mediocampista para delantero y muy delantero para mediocampista, con el añadido de un gol propio de un exquisito: dejó parado a un muy buen defensor como el cordobés Miguel Ángel López y definió por arriba ante la apresurada salida del arquero Miguel Ángel Santoro, integrante mundialista de la Selección nacional en Inglaterra '66, y también en Alemania '74.

 

Originario de Amsterdam, donde había nacido el 25 de abril de 1947, Cruyff jugaba en Primera División desde los 17 años, hizo un gol el día de su debut y brilló en ese 1972 que significó el gran espaldarazo de Ajax cuando venció al Internazionale de Milan y se quedó con la Copa de Campeones de Europa, hoy Champions League.

 

Independiente, que venía de ganar su tercera Copa Libertadores a expensas de Universitario de Lima, disponía de un espléndido equipo que amén de Santoro constaba de defensores de la talla del uruguayo Ricardo Elvio Pavoni y del correntino Francisco Sa (autor del gol del empate 1-1 en Avellaneda); mediocampistas como José Omar Pastoriza y Miguel Ángel Raimondo; y delanteros de la talla de Agustín Balbuena, entre otros.

 



 

Aquel Ajax dirigido por el húngaro Stefan Kovács y de un notable Cruyff, que en la revancha en Amsterdam aplastó al Rojo con dos goles de Johan Neeskens y uno de Johnny Rep, prefiguró la célebre selección holandesa subcampeona del Mundial de Alemania '74 que se dio en llamar La Naranja Mecánica.

 

Cruyff se retiró de la práctica activa del fútbol en 1984 pero no jugó para Holanda en el Mundial 78 que tuvo lugar en la Argentina: durante muchos años se sostuvo la hipótesis de que se negó a venir en repudio a la dictadura militar que por entonces gobernaba al país, pero más de una investigación periodística arrojó que, en realidad, su ausencia derivó de problemas personales.

 

 

Fuente: Télam
Más de ¡Habla memoria!
Imagen de Detrás de estos colores hay una historia…
¡Habla memoria!

Detrás de estos colores hay una historia…

Amor por lo colores: EL GRAFICO investigó sobre las razones que llevaron a estos equipos a tener sus camisetas con estos colores, casi ninguno mantiene los que tuvo en sus orígenes.

Imagen de Anecdotario: broncas y entreveros
¡Habla memoria!

Anecdotario: broncas y entreveros

Algunas situaciones desopilantes que protagonizaron aquellos árbitros de ayer, que se bancaban las paradas más bravas. Había que ser guapo con tipos como Nai Foino, o el uruguayo Esteban Marino.

Imagen de Figurita difícil: Naohiro Takahara
¡Habla memoria!

Figurita difícil: Naohiro Takahara

Mauricio Macri, por entonces presidente de Boca, creyó que la mejor manera de vender la marca Boca al mundo asiático era contratando a un jugador de esas latitudes. Takahara fue el elegido y llegó al Xeneize en 2001.

DEJÁ TU COMENTARIO