Memoria emotiva

DARÍO GENOLET, EL HINCHA VIRAL DE COLÓN QUE EMOCIONÓ A TODOS AL RITMO DE LOS PALMERAS

Por Panqui Molina · 09 de noviembre de 2021

A 2 años del “Éxodo Sabalero”, la cara de la gesta internacional reconstruye la historia: 300 mensajes, saludos desde todos los rincones del mundo y el contacto con los jugadores.

¿Cómo salió Argentinos-Talleres el día del debut de Maradona? ¿Cómo salió Argentina contra Nigeria el día que a Diego le cortaron las piernas? ¿Cómo salió Vélez-Boca el día que Castrilli no le contestó a “Armando”? ¿Cómo salió River-San Lorenzo el día de la legendaria vaselina del Burrito Ortega? ¿Cómo salió el Superclásico el día del icónico Topo Gigio de Riquelme?  ¿Cómo salió Flamengo-Vélez el día de la memorable piña de Zandoná a Edmundo?

Puede que la memoria del futbolero promedio tenga algunas lagunas para responder a esas preguntas. Todos los antes mencionados cuentan con una singularidad: hubo un hecho particular que hace que se lo recuerde más que el resultado del partido en cuestión.

Hace 2 años se produjo la movilización de una hinchada sudamericana al exterior más grande de la historia y Darío Genolet se convirtió en el hincha de Colón más famoso del mundo. Fue uno de los 40 mil fanáticos que cruzaron a Paraguay para ver la definición de la Copa Sudamericana contra Independiente del Valle en el estadio La Nueva Olla de Cerro Porteño, en la primera final internacional del Sabalero en sus 114 años de historia.

 

 

 

En el show que dieron Los Palmeras en la previa al partido, el estadio explotó al ritmo de “Soy sabalero”, una adaptación del original “Soy parrandero”. En ese momento las cámaras de televisión captaron a Genolet, desbordado por la emoción y hecho un mar de lágrimas. Su imagen conmovió a propios y extraños. Sin pensarlo pasó a ser un referente Sabalero y su pasión le permitió a más de un hincha sentirse identificado con su forma de vivir el fútbol.

El boom también fue para Los Palmeras, vigente con su cumbia santafesina desde 1968 y con un pico de popularidad como nunca antes. El “Soy sabalero” pasó a ser el hit musical del año 2019. Estuvieron en el top 10 de más escuchados en Spotify por los argentinos. El video oficial de Conmebol con el show tuvo 5.7 millones de visualizaciones en Youtube. Los seguidores en Instagram crecieron en un 25% durante el mes de ese noviembre, la variación más alta hasta la fecha. El líder Cacho Deicas fue invitado a lo de Mirtha Legrand y cerró el programa con un show junto a toda la banda. Trascendieron fronteras. Sonaron en un programa de entretenimientos de España y fueron tapa de Billboard, la prestigiosa revista estadounidense especializada en música.

 

 

Genolet, con la camiseta de Colón a todas partes (IG: darioag_padg)

Genolet, con la camiseta de Colón a todas partes (IG: darioag_padg)

 

Dos años después, El Gráfico logró dar con Genolet y reconstruir aquella situación. El hincha viral de Colón tiene 40 años, trabaja en análisis criminal para la Policía de Santa Fe y se encarga del tema de estadísticas de delitos. Tiene un hijo, Agustín, a quien supo transmitirle su pasión por el Sabalero y por la pesca.

“En la cancha no tenía señal. Salí, me empecé a mover y tenía un montón de mensajes. No podía descargar las fotos por la poca señal. Me escribió gente que ni conocía, aproximadamente 300 mensajes”, detalla Genolet, que más allá de haberse visto emocionado en la pantalla durante el show de Los Palmeras nunca tomó dimensión de lo que estaba ocurriendo: “Estaba en mi mundo viviendo la final, un partido soñado que nunca habíamos vivido. Estaba apasionado y con la locura de cualquier hincha fanático”.

A la final fue solo, con un tour de Santa Fe: “Fue muy lindo y organizado. La gente cruzaba en balsa, llegar a Paraguay fue sentir como si estuvieras en Santa Fe, son cosas que no se olvidan”, recuerda. En el anecdotario de su historia como hincha rememora el día que fue a Jujuy en colectivo de línea, las veces que se escapaba del colegio para ir a la cancha, cuando fue a Paraguay en micro y volvió con todos los vidrios rotos y una vez que viajó con documentos que no eran de él.

La vida le cambió al punto de ser reconocido por la calle al día de hoy. “Represento la pasión del hincha de Colón. Somos una hinchada muy sufrida que ahora nos ha tocado vivir cosas buenas. Soy un representante de esa pasión que uno tiene por el club, su escudo y su camiseta. Pero esto trascendió camisetas. Me hicieron sentir que es la pasión del hincha argentino. Me escribieron personas de distintos clubes, hinchas de Real Madrid, Barcelona, de Italia, de Ecuador, de Colombia, de Estados Unidos y de México. Al día de hoy me siguen sorprendiendo. Me paran, me piden una foto. Me divierte, pero todavía no caigo de lo que represento. No paso desaparecibido. Siempre alguien me reconoce, me tocan bocina, me gritan ´vamos Colón´”

Su pasión conmovió a los propios jugadores de Colón. La mujer de Marcelo Estigarribia lo contactó para conocerlo. Con el Pulga Rodríguez dio una nota en el Cementerio de los Elefantes. También quedó en contacto con Los Palmeras, con quien tenía planeado compartir escenario en un show que luego fue suspendido por lluvia. Cantar con ellos es una cuenta pendiente.

 

 

Genolet conoció a Estigarribia luego del video viral

Genolet conoció a Estigarribia luego del video viral

 

 

La otra era ser campeón, algo que consiguió en la pasada Copa de la Liga Profesional, tras vencer a Racing 3-0 en la final: “Fue algo soñado. Al día de hoy no lo creo. El domingo hice un asado en la casa de mi hermana y estaba el diario de Colón campeón. Pasaron muchísimas generaciones que no lo vieron y nosotros somos los afortunados. Todavía no lo creo. Tenemos la final en Santiago del Estero y la posibilidad de sumar una estrella más y tenemos Copa Libertadores el año que viene. Lo vivo de forma muy intensa, no caigo. Son un montón de emociones todas juntas, lo disfruto de forma plena.  Tengo pensado ir a Santiago del Estero, tengo una prima que vive ahí y que me espera, le mando un saludo”, dice entre risas Genolet para El Gráfico.

El “Éxodo Sabalero”, con Darío Genolet como abanderado, permitió que el resultado pase a un segundo plano. “Venimos a romper la regla de que del segundo no se acuerda nadie. América habló de nosotros, cada vez que pasa el 9 de noviembre se va a hablar de Colón y no de Independiente del Valle. Todo el movimiento que hubo fue increíble, cada vez que lo recuerdo. Eso va a quedar en la retina siempre”.  

Como para completar la sucesión de preguntas que da inicio a la nota en el primer párrafo, Colón perdió 3-1 contra Independiente del Valle aquella final de la Copa Sudamericana.

 

DISEÑO DE PORTADA: MATÍAS DI JULIO

DEJÁ TU COMENTARIO