Memoria emotiva

FÉLIX ORTE, GOLES Y CARISMA

Por Pablo Bomarito · 25 de octubre de 2020

A los 33 años y en la puerta de su casa, el “Pampa” encontró una muerte miserable e inesperada. Un hombre lo ultimó de un disparo en la cara, causando un crimen que nunca fue resuelto. Repasamos la historia de un futbolista demasiado joven para morir.

La redada

El calor de noviembre siempre aprieta en Buenos Aires; suele ser más que una primavera. El año 1989 no fue la excepción. Más allá de lo climático, el país transitaba su enésima crisis. Carlos Menem había asumido la presidencia antes de tiempo y en la Argentina se hablaba de la gran inflación, el dólar y las colas para comprar pan dulce. Nada nuevo.
Sin embargo, una noticia interrumpió la hegemonía de los vaivenes económicos el 29 de noviembre: el asesinato de Felix Orte.
El barrio de San Cristóbal, rápidamente, se alborotó ante la presencia de un par de autos particulares de la policía. En un operativo conjunto, detuvieron en una pensión a Miguel Quintana, de 28 años, cuya fisonomía coincidía con el identikit confeccionado por Marisa Sanfilippo, mujer de Orte.
En la ronda de reconocimiento, al verlo entre otros sospechosos no lo dudó: "¡Es él, es él!", mientras la mujer del sospechoso declaraba que había pasado la noche con su marido, exculpándolo del asesinato.
El juez Amoroso, encargado de la causa, no pudo encontrar las pruebas suficientes y dictó la falta de mérito. Veinte días después, Miguel Quintana recuperó su libertad.

Félix Orte y su esposa, su asesinato nunca tuvo un responsable.

Félix Orte y su esposa, su asesinato nunca tuvo un responsable.

El soñador

Félix Orte había llegado al gran Buenos Aires proveniente de su Catriló natal en la provincia de La Pampa, de ahí el apodo que lo acompañó toda su vida. De pibe había trabajado en una panadería y soñaba con jugar al fútbol. Aunque lo habían rechazado en Independiente, Racing, Banfield y Temperley, en una segunda prueba en el “Taladro”  tuvo su oportunidad.

Banfield, su lugar en el mundo.

Banfield, su lugar en el mundo.

Debutó en el año 1976 -frente a Colón de Santa Fe- y lentamente se fue afianzando en primera, apoyándose en un hombre que le cambió la vida: Adolfo Pedernera. Don Adolfo fue quién lo apuntaló, le enseñó, lo protegió y hasta lo llevaba a almorzar a su casa. Ese equipo que lo tuvo como protagonista, logró que César Menotti lo convocara en 1977 para la Selección Argentina.

El primer pase fue a Rosario Central, allí se consagró campeón.

El primer pase fue a Rosario Central, allí se consagró campeón.


Hacia 1978, fue transferido a Rosario Central. La vida le sonreía y era una pieza fundamental en el equipo de Angel Tulio Zof, que un año más tarde disputó las semifinales tanto en el Metropolitano como en el Nacional, quedando eliminado, primero por Vélez y luego por River Plate.
En 1980, se consagró campeón del torneo Nacional y se dio el gusto de jugar la Copa Libertadores, donde anotó tres goles en seis partidos.
Producción para El Gráfico, Orte en la selección Argentina

Producción para El Gráfico, Orte en la selección Argentina

Una ponchada de dólares

“Todas nuestras fábricas tienen su club: Barker, Zapala, Neuquén… Y yo quiero que cada uno de ellos sea manejado por los obreros. En Olavarría siempre tuvimos los mejores jugadores, no se olviden que aquí salieron los hermanos Alves, por ejemplo. A mí el fútbol me gusta de toda la vida y sé bastante. Quizás por eso en enero vino gente de la fábrica a verme, para pedirme colaboración porque querían reforzar un poco el equipo. Y lo hemos hecho a través de la Fundación Fortabat”.
Amalia Lacroze de Fortabat tenía poder, dinero y decisión. En Olavarría, provincia de Buenos Aires, estaba una de sus cementeras, Loma Negra, homónima del club de fútbol del pueblo “Loma Negra”.

Felix Orte, pelo al viento, enganchando ante un rival. Siempre dejaba todo en la cancha.

Felix Orte, pelo al viento, enganchando ante un rival. Siempre dejaba todo en la cancha.

Felix Orte pasó de Rosario Central al club de Olavarría por U$S 100.000, una fortuna para la época. El equipo alternó buenas y malas, hasta jugó un amistoso que ganó ante la selección de la Unión Soviética.
La aventura de Amalia Fortabat y su dream team se fueron desinflando y Orte iba a lograr la tan ansiada transferencia a un club de los denominados grandes: Racing Club de Avellaneda.
Su llegada no logró evitar el descenso de la “Academia”, pero sí fue fundamental en el ascenso, luego de permanecer dos años en la Primera B. El “Pampa” fue la figura excluyente del octogonal final.
Orte en la intimidad del vestuario, figura fundamental para el ascenso de Racing.

Orte en la intimidad del vestuario, figura fundamental para el ascenso de Racing.

Los últimos años

Banfield, que militaba en la segunda división desde su partida en 1978, necesitaba de sus goles y su temperamento y lo repatrió hacia mediados de1986. Fue fundamental en la campaña del ascenso en la temporada 1986/87, pero la alegría duraría solo un año y su club volvería al Nacional B. Allí ofició de técnico-jugador sobre el cierre de su carrera, disputando su último partido contra Deportivo Maipú de Mendoza. En 1989, intentó jugar un año más en el Porvenir, pero una lesión muscular lo hizo desistir y decidió dejar el fútbol definitivamente.

Las paredes no olvidan, eternamente en el recuerdo de la gente de Banfield

Las paredes no olvidan, eternamente en el recuerdo de la gente de Banfield

Son las 5:15 de la madrugada del 19 de noviembre, el “Pampa” y su familia llegan de un cumpleaños de 15 y mientras su mujer amamanta a su hija, él sale a tomar el fresco de la mañanita. Las casas bajas, los árboles y el trinar de los gorriones se mancharon con una frenada, un estallido y una luz que se apaga. Félix Orte yace en el piso, sin que nunca nadie pueda saber quién fue y por qué.

 

Diseño y edición de fotografía
Matias Di Julio

 

 

Imagen de 1982: "MARADONA Y LOS HÉROES" POR VARGAS LLOSA
Memoria emotiva

1982: "MARADONA Y LOS HÉROES" POR VARGAS LLOSA

Tras la primera ronda del Mundial 82, El Gráfico publica un texto del peruano Mario Vargas Llosa, futuro Premio Nobel de Literatura, dedicado a la irrupción de Diego Maradona en el futbol mundial.

Imagen de SONRISAS EN LA TEMPESTAD
Memoria emotiva

SONRISAS EN LA TEMPESTAD

Victorio Casa fue un “wing” de un futuro promisorio que vio frustrada su carrera por un incidente con un centinela de la ESMA. Repasamos la historia del “Manco”, la que tuvo y la que no pudo ser. Memorias de un “tipo” alegre.

DEJÁ TU COMENTARIO