Las fotos de El Gráfico

1940. Como se ahoga la gente

Por Redacción EG · 28 de enero de 2020

Hace 80 años El Gráfico detallaba importantes advertencias, imprudencias y peligros a los lectores que gustan de las diversiones en el río y quieren conservar la vida. Útiles consejos para tener en cuenta hoy.

 

Atender las exigencias del estómago, pero sin descuidar la digestión. Sólo se debe entrar en el agua tres horas después de haber comido. Quienes no lo hacen corren un riesgo gravísimo. Esa despreocupación motivó muchas tragedias.

Atender las exigencias del estómago, pero sin descuidar la digestión. Sólo se debe entrar en el agua tres horas después de haber comido. Quienes no lo hacen corren un riesgo gravísimo. Esa despreocupación motivó muchas tragedias.

Causa de accidentes dramáticos son las caídas en los canales y en las hondonadas de los arroyos. El bañista confiado resbala por la pendiente, pierde pie y se ahoga. Es imprescindible conocer bien el lugar elegido para bañarse.

Causa de accidentes dramáticos son las caídas en los canales y en las hondonadas de los arroyos. El bañista confiado resbala por la pendiente, pierde pie y se ahoga. Es imprescindible conocer bien el lugar elegido para bañarse.

 

Cuando se sale a pasear en bote es peligroso aventurarse mucho en río abierto si un fuerte viento de tierra empuja la embarcación hacia afuera, porque el retorno se hace dificilísimo. De agotarse las fuerzas, el bote queda a merced de los elementos.

Cuando se sale a pasear en bote es peligroso aventurarse mucho en río abierto si un fuerte viento de tierra empuja la embarcación hacia afuera, porque el retorno se hace dificilísimo. De agotarse las fuerzas, el bote queda a merced de los elementos.

 

Este accidente que reproducimos en el grabado es muy común en el yachting. Al pasar la vela mayor de un lado para otro (trabuchada) puede empujar a quien está distraído, ajeno a la maniobra, y arrojarlo al agua con fuerte golpe en la cabeza, bajo los efectos de un aturdimiento.

Este accidente que reproducimos en el grabado es muy común en el yachting. Al pasar la vela mayor de un lado para otro (trabuchada) puede empujar a quien está distraído, ajeno a la maniobra, y arrojarlo al agua con fuerte golpe en la cabeza, bajo los efectos de un aturdimiento.

 

 

 Cuando el tripulante de un yate ha caído al agua, debe arrojársele de inmediato salvavidas, en vez de maniobrar con el barco procurando recogerlo, operación difícil de ejecutar aún sin la nerviosidad que se sufre en estos casos. Teniendo el accidentado el salvavidas se procede a rescatarlo tranquilamente.

Cuando el tripulante de un yate ha caído al agua, debe arrojársele de inmediato salvavidas, en vez de maniobrar con el barco procurando recogerlo, operación difícil de ejecutar aún sin la nerviosidad que se sufre en estos casos. Teniendo el accidentado el salvavidas se procede a rescatarlo tranquilamente.

 

Se producen casos de insolación, aunque se esté en el agua, pues se comete el error de no mojarse la cabeza, permaneciendo mucho tiempo expuesto al sol. Son los que se ahogan en poca profundidad.

Se producen casos de insolación, aunque se esté en el agua, pues se comete el error de no mojarse la cabeza, permaneciendo mucho tiempo expuesto al sol. Son los que se ahogan en poca profundidad.

 

Abundan los bañistas que se toman en el agua demasiada libertad. Nadie debe ponerse a jugar con pelotas u otros objetos, si no se nada bien. Suele ocurrir que de pronto a la pelota se la lleva la corriente y se pierde pie en el afán de alcanzarla. Accidente común en los balnearios populares.

Abundan los bañistas que se toman en el agua demasiada libertad. Nadie debe ponerse a jugar con pelotas u otros objetos, si no se nada bien. Suele ocurrir que de pronto a la pelota se la lleva la corriente y se pierde pie en el afán de alcanzarla. Accidente común en los balnearios populares.

 

Otro grave error es el de cargar el bote de excursión con exceso de pasajeros. Si pasa junto a él un barco veloz, el oleaje que produce puede motivar el vuelco de la pequeña embarcación.

Otro grave error es el de cargar el bote de excursión con exceso de pasajeros. Si pasa junto a él un barco veloz, el oleaje que produce puede motivar el vuelco de la pequeña embarcación.

 

El desequilibrio del pescador que sigue el movimiento hacia afuera de la boya ha costado más de una vida. Por eso, conviene no entusiasmarse hasta el punto de olvidarse del serio peligro que lo acecha en un desplazamiento forzado.

El desequilibrio del pescador que sigue el movimiento hacia afuera de la boya ha costado más de una vida. Por eso, conviene no entusiasmarse hasta el punto de olvidarse del serio peligro que lo acecha en un desplazamiento forzado.

 

Las damas deben desconfiar de los profesores improvisados, pues muchos de éstos apenas si saben sostenerse en el agua y al menor peligro — como ser caída en un pozo — se asustan y las dejan solas.

Las damas deben desconfiar de los profesores improvisados, pues muchos de éstos apenas si saben sostenerse en el agua y al menor peligro — como ser caída en un pozo — se asustan y las dejan solas.

 

No arriesgarse en lugares peligrosos ni alejarse de la costa en las primeras nadadas, pues algo muy distinto es el río abierto a una piscina. Esta imprudencia ha costado muchas vidas.

No arriesgarse en lugares peligrosos ni alejarse de la costa en las primeras nadadas, pues algo muy distinto es el río abierto a una piscina. Esta imprudencia ha costado muchas vidas.

 

La pérdida del remo encontrándose río afuera es un episodio que también se produce con frecuencia. El bote, sin gobierno, es llevado a la deriva, pues no cualquiera navega con un solo remo. Únicamente la providencia puede salvarlo en esas angustiosas circunstancias.

La pérdida del remo encontrándose río afuera es un episodio que también se produce con frecuencia. El bote, sin gobierno, es llevado a la deriva, pues no cualquiera navega con un solo remo. Únicamente la providencia puede salvarlo en esas angustiosas circunstancias.

 

El cambio de asientos, sobre todo en los botes de tolete afuera, son sumamente peligrosos, dado que el menor desequilibrio motiva la tumbada de la embarcación. Si no se nada muy bien es preferible evitar estos cambios. Este accidente suele ocurrir en el río Luján.

El cambio de asientos, sobre todo en los botes de tolete afuera, son sumamente peligrosos, dado que el menor desequilibrio motiva la tumbada de la embarcación. Si no se nada muy bien es preferible evitar estos cambios. Este accidente suele ocurrir en el río Luján.

  

EL GRÁFICO (1940)

Temas en esta nota:

Imagen de Imágenes de la final del Córdoba Open
Las fotos de El Gráfico

Imágenes de la final del Córdoba Open

Alejandro Del Bosco estuvo en Córdoba para retratar lo mejor de la final del Abierto de Córdoba 2020, el cual quedó en manos del chileno Christian Garín al vencer en la final a Diego Schwartzman.

Imagen de 1940. Como se ahoga la gente
Las fotos de El Gráfico

1940. Como se ahoga la gente

Hace 80 años El Gráfico detallaba importantes advertencias, imprudencias y peligros a los lectores que gustan de las diversiones en el río y quieren conservar la vida. Útiles consejos para tener en cuenta hoy.

Imagen de Las fotos del clásico del domingo
Las fotos de El Gráfico

Las fotos del clásico del domingo

Alejandro Del Bosco estuvo en La Bombonera para capturar los mejores momentos de la visita del Rojo a Boca. La platea renovada, el palco de Riquelme con Bochini como invitado y el regreso de Russo al Xeneize.

DEJÁ TU COMENTARIO