Las fotos de El Gráfico

1967. Cuente su historia, Roberto…

Por Redacción EG · 26 de agosto de 2019

Después que Roberto De Vicenzo ganará el Abierto Británico, El Gráfico llega a su casa con dos sobres repletos de fotos para que el Maestro de 44 años trate de darle vida con su relato. Por El Veco.

 

AGOSTO DE 1940. “17 años, mi primer torneo. Todavía se mezclaba el caddie con el golfista que nacía. No me clasifiqué. Era mi época de pobreza: fíjese en ese agujero en el zapato derecho. Nosotros vivíamos a unos 100 metros del club Central Argentino, en Miguelete. Mi padre, Elías, era pintor; mi mamá, Rosa Baglivo, italiana, de Génova. Éramos siete varones y una mujer..., ¡ocho hijos! Mis hermanos mayores ya trabajaban en el campo de golf, y al igual que en mi caso no puedo hablar de vocación, porque quedaría muy bien, pero sería falso. Había que ganar "mangos"... y el campo de golf estaba cerca. Yo tenía inclinación por el fútbol, jugaba de centrodelantero y estuve a punto de practicar en la cuarta de Platense. Ya era hincha de Boca. Pero... había que ganar pesos, ayudar a los viejos, y empecé como caddie. Doña Amelia Gardino me llamaba a casa gritándome de fondo a fondo: "Beto, vení que hay gente..." Dos saltos y a trabajar. Poco a poco me fue copando el ambiente, me fue atrayendo cada día más, pero la primera vez que tomé un "fierro" lo hice pensando en que allí estaba la salvación de mi vi-da, mi posibilidad de levantar cabeza. Era muy pobre, ¿me entiende?”.

AGOSTO DE 1940. “17 años, mi primer torneo. Todavía se mezclaba el caddie con el golfista que nacía. No me clasifiqué. Era mi época de pobreza: fíjese en ese agujero en el zapato derecho. Nosotros vivíamos a unos 100 metros del club Central Argentino, en Miguelete. Mi padre, Elías, era pintor; mi mamá, Rosa Baglivo, italiana, de Génova. Éramos siete varones y una mujer..., ¡ocho hijos! Mis hermanos mayores ya trabajaban en el campo de golf, y al igual que en mi caso no puedo hablar de vocación, porque quedaría muy bien, pero sería falso. Había que ganar "mangos"... y el campo de golf estaba cerca. Yo tenía inclinación por el fútbol, jugaba de centrodelantero y estuve a punto de practicar en la cuarta de Platense. Ya era hincha de Boca. Pero... había que ganar pesos, ayudar a los viejos, y empecé como caddie. Doña Amelia Gardino me llamaba a casa gritándome de fondo a fondo: "Beto, vení que hay gente..." Dos saltos y a trabajar. Poco a poco me fue copando el ambiente, me fue atrayendo cada día más, pero la primera vez que tomé un "fierro" lo hice pensando en que allí estaba la salvación de mi vi-da, mi posibilidad de levantar cabeza. Era muy pobre, ¿me entiende?”.

 

1942. "Esta foto me la sacó Garabito (Alberto Palazzo, primer fotógrafo de El Gráfico) cuando gané por primera vez en Rosario. Hice record en el Fisherton con 277 golpes. Frente al green había un arroyo semiseco... y la pelota fue a dar en la orilla barrosa. El público me pidió que la jugara, y le hice caso. Yo no quería mancharme los pantalones ni ensuciarme los zapatos, que eran los únicos que tenía. Pero el público lo exigió y la jugué. El record se mantiene todavía. Las manchas de barro ya volaron".

1942. "Esta foto me la sacó Garabito (Alberto Palazzo, primer fotógrafo de El Gráfico) cuando gané por primera vez en Rosario. Hice record en el Fisherton con 277 golpes. Frente al green había un arroyo semiseco... y la pelota fue a dar en la orilla barrosa. El público me pidió que la jugara, y le hice caso. Yo no quería mancharme los pantalones ni ensuciarme los zapatos, que eran los únicos que tenía. Pero el público lo exigió y la jugué. El record se mantiene todavía. Las manchas de barro ya volaron".

 

ABRIL DE 1944 . “El servicio militar lo cumplí en la Marina. Dos años entre limpiar cubiertas y palos de golf. La foto viene bien para aclarar por qué me llamaban "Spaghetti". Muchos piensan que obedece a una presunta preferencia por las espinacas. Falso. La verdad es ésta: en el diario "El Mundo" había una columna (Desde el bunker) firmada por Gregorio Milderman, donde se bautizaba periódicamente a cada golfista. Como en más de una oportunidad Milderman me vio llegar a la cancha con el traje de marinero, y en esos tiempos era el auge de la tira cómica de "Popeye", el paralelo fue inmediato: "Ahí está Spaghetti". y lanzó el bautismo desde su columna. Nadie lo pudo borrar hasta hoy... “

ABRIL DE 1944 . “El servicio militar lo cumplí en la Marina. Dos años entre limpiar cubiertas y palos de golf. La foto viene bien para aclarar por qué me llamaban "Spaghetti". Muchos piensan que obedece a una presunta preferencia por las espinacas. Falso. La verdad es ésta: en el diario "El Mundo" había una columna (Desde el bunker) firmada por Gregorio Milderman, donde se bautizaba periódicamente a cada golfista. Como en más de una oportunidad Milderman me vio llegar a la cancha con el traje de marinero, y en esos tiempos era el auge de la tira cómica de "Popeye", el paralelo fue inmediato: "Ahí está Spaghetti". y lanzó el bautismo desde su columna. Nadie lo pudo borrar hasta hoy... “

 
DICIEMBRE 1945 “Campeón de profesionales (copa más alta) y campeón del Abierto. Ocho medallas. Todo mi haber deportivo hasta ese momento. ¿Cuándo me hice profesional? Yo nací profesional. Ya se lo dije”.

DICIEMBRE 1945 “Campeón de profesionales (copa más alta) y campeón del Abierto. Ocho medallas. Todo mi haber deportivo hasta ese momento. ¿Cuándo me hice profesional? Yo nací profesional. Ya se lo dije”.

 

22 DE MARZO DE 1946. “Fui como profesional al Ranelagh y allí conocí a la hija del encargado de los vestuarios (Dalia Castex) , que vivía al lado del club. Para qué seguir hablando... La foto le da el final de la historia. Nos casamos en el mismo club Ranelagh y aquí nos despiden con los "fierros" en alto".

22 DE MARZO DE 1946. “Fui como profesional al Ranelagh y allí conocí a la hija del encargado de los vestuarios (Dalia Castex) , que vivía al lado del club. Para qué seguir hablando... La foto le da el final de la historia. Nos casamos en el mismo club Ranelagh y aquí nos despiden con los "fierros" en alto".

 

Campeón en el Abierto del Sur. En la cancha del Mar del Plata Golf Club, Marzo de 1947.

Campeón en el Abierto del Sur. En la cancha del Mar del Plata Golf Club, Marzo de 1947.

  

"Mi primer viaje a los Estados Unidos, con Martín Pose y Enrique Bertolino. El único que hablaba inglés era Pose, pero sólo para defenderse él... Nosotros nos movíamos por señas. Fue una aventura. Con más audacia que pesos, pero había que largarse. Allá me regalaron un reloj que todavía anda: lo usa mi señora."

"Mi primer viaje a los Estados Unidos, con Martín Pose y Enrique Bertolino. El único que hablaba inglés era Pose, pero sólo para defenderse él... Nosotros nos movíamos por señas. Fue una aventura. Con más audacia que pesos, pero había que largarse. Allá me regalaron un reloj que todavía anda: lo usa mi señora."

 

1947 “Mi primer hijo: Ricardo Roberto. Después vendría otro, Osvaldo Alfredo. Cuando hoy los veo comer me dan ganas de colgar los palos. Yo con mi dieta, y ellos siempre "a fondo". Tal vez pronto los iguale, digo cuando me retire...”

1947 “Mi primer hijo: Ricardo Roberto. Después vendría otro, Osvaldo Alfredo. Cuando hoy los veo comer me dan ganas de colgar los palos. Yo con mi dieta, y ellos siempre "a fondo". Tal vez pronto los iguale, digo cuando me retire...”

 

1948. “Mi primer viaje a Inglaterra... y mi primer torneo ganado en aquel país. Fue la copa "North British", en la cancha de Oakdale. Hice una vuelta final de 65 golpes. Este es el instante en que emboco el último putt. ¡Qué linda foto! “.

1948. “Mi primer viaje a Inglaterra... y mi primer torneo ganado en aquel país. Fue la copa "North British", en la cancha de Oakdale. Hice una vuelta final de 65 golpes. Este es el instante en que emboco el último putt. ¡Qué linda foto! “.

 

FEBRERO DE 1950 . “Eran frecuentes las reuniones entre deportistas de distinta actividad. Así conocí a Juan Gálvez, gran muchacho, del que tengo un hermoso recuerdo. También Juancito quería saber cómo se le daba "a la pelotita"... La desaparición de Gálvez me produjo mucha pena. Siempre charlábamos largo y tendido en cuanta ocasión nos encontrábamos. Juan era un gran tipo”.

FEBRERO DE 1950 . “Eran frecuentes las reuniones entre deportistas de distinta actividad. Así conocí a Juan Gálvez, gran muchacho, del que tengo un hermoso recuerdo. También Juancito quería saber cómo se le daba "a la pelotita"... La desaparición de Gálvez me produjo mucha pena. Siempre charlábamos largo y tendido en cuanta ocasión nos encontrábamos. Juan era un gran tipo”.

 

ABRIL DE 1951. “Noche de fiesta en el restaurante "Montejo" de la capital de Cantinflas. Había ganado el abierto de México y fuimos a festejarlo. El que está a mi espalda es Jimmy Demmaret, dueño de un campo de golf en Houston, Texas. En México viví desde 1955 al 61 y sólo tengo gratitud para esa gente. Fui amigo de Arruza, de Pedro Armendariz (actor, golfista y gracioso narrador de cuentos). Una tarde, Luis Procuna me brindó un toro y lo vino a matar justo frente al lugar en que yo me encontraba. Todavía siendo el ¡cuij! del estoque entrando certero en la carne, impecable, en medio del griterío de la gente. Después de la corrida el propio Procuna me confesaba: "Esto es tan fácil, Roberto, como hacer un hoyo de un solo golpe...".

ABRIL DE 1951. “Noche de fiesta en el restaurante "Montejo" de la capital de Cantinflas. Había ganado el abierto de México y fuimos a festejarlo. El que está a mi espalda es Jimmy Demmaret, dueño de un campo de golf en Houston, Texas. En México viví desde 1955 al 61 y sólo tengo gratitud para esa gente. Fui amigo de Arruza, de Pedro Armendariz (actor, golfista y gracioso narrador de cuentos). Una tarde, Luis Procuna me brindó un toro y lo vino a matar justo frente al lugar en que yo me encontraba. Todavía siendo el ¡cuij! del estoque entrando certero en la carne, impecable, en medio del griterío de la gente. Después de la corrida el propio Procuna me confesaba: "Esto es tan fácil, Roberto, como hacer un hoyo de un solo golpe...".

 
 
JULIO DE 1951. Mi primer triunfo en Estados Unidos. ¿Si lo festejé? Allá no hay tiempo para brindis. Hay que hacer las valijas... y marchar en seguida para jugar otro torneo. Creo que con esa sonrisa alcanza... ¿Qué edad tenía en aquel entonces? Soy del 12 de abril de 1923, así que saque la cuenta. Ya tenía forma de pasaporte. Viajar... Viajar...”.

JULIO DE 1951. Mi primer triunfo en Estados Unidos. ¿Si lo festejé? Allá no hay tiempo para brindis. Hay que hacer las valijas... y marchar en seguida para jugar otro torneo. Creo que con esa sonrisa alcanza... ¿Qué edad tenía en aquel entonces? Soy del 12 de abril de 1923, así que saque la cuenta. Ya tenía forma de pasaporte. Viajar... Viajar...”.

 

1961. “Rodeado por todos los caddies del Ranelagh. Yo era uno como ellos. Siempre se puede llegar, ¿no?”.

1961. “Rodeado por todos los caddies del Ranelagh. Yo era uno como ellos. Siempre se puede llegar, ¿no?”.

 

 

1962. "El show de Roberto de Vicenzo" por Canal 7. Un ciclo de 45 minutos que se prolongó durante seis meses. Allí viví los sustos más grandes de mi vida y encontré la fórmula ideal para adelgazar comiendo. No lo hice por dinero, sino para promocionar el golf. Les hablaba a los niños, pretendía entusiasmar aún más a los mayores. Quise dar una inyección a mi deporte. Era la antesala de la Copa Canadá".

1962. "El show de Roberto de Vicenzo" por Canal 7. Un ciclo de 45 minutos que se prolongó durante seis meses. Allí viví los sustos más grandes de mi vida y encontré la fórmula ideal para adelgazar comiendo. No lo hice por dinero, sino para promocionar el golf. Les hablaba a los niños, pretendía entusiasmar aún más a los mayores. Quise dar una inyección a mi deporte. Era la antesala de la Copa Canadá".

 

1962.” Una victoria que todavía la vivo. Mi triunfo en la Copa Canadá en los links del Jockey Club. Copas al frente, estoy con Peter Thomson, australiano, muy amigo. Siempre viajamos juntos, vamos a los mismos hoteles, y compartimos las victorias con la misma alegría. En el último torneo de Inglaterra las apuestas me ubicaban en proporción de 33 a 1... y Thomson compró 100 libras de boletas a mis manos. ¿Sabe cuánto ganó? Más de tres millones de argentinos... El golf sólo sirve para hacer amigos. No hay foul, no hay nada sucio. De cada derrota el único culpable es el propio golfista”.

1962.” Una victoria que todavía la vivo. Mi triunfo en la Copa Canadá en los links del Jockey Club. Copas al frente, estoy con Peter Thomson, australiano, muy amigo. Siempre viajamos juntos, vamos a los mismos hoteles, y compartimos las victorias con la misma alegría. En el último torneo de Inglaterra las apuestas me ubicaban en proporción de 33 a 1... y Thomson compró 100 libras de boletas a mis manos. ¿Sabe cuánto ganó? Más de tres millones de argentinos... El golf sólo sirve para hacer amigos. No hay foul, no hay nada sucio. De cada derrota el único culpable es el propio golfista”.

 

15 DE JULIO 1967. El Abierto de Inglaterra. Quizá una culminación para 20 años de actividad, 20 años perseverantes que nadie me puede negar. Se le escapó a muchos argentinos... y tuve la suerte que me tocara a mí. Una semana antes, un chico escocés me había regalado una pata de halcón (amuleto de la suerte en Escocia). La tuve en mis manos, dudé en aceptarla... y al final me insistió: "Llévela, que lo va a ayudar". Creo que no me separo más de esa pata de halcón".

15 DE JULIO 1967. El Abierto de Inglaterra. Quizá una culminación para 20 años de actividad, 20 años perseverantes que nadie me puede negar. Se le escapó a muchos argentinos... y tuve la suerte que me tocara a mí. Una semana antes, un chico escocés me había regalado una pata de halcón (amuleto de la suerte en Escocia). La tuve en mis manos, dudé en aceptarla... y al final me insistió: "Llévela, que lo va a ayudar". Creo que no me separo más de esa pata de halcón".

 

15 DE JULIO 1967. "¿Qué sentí? Todo. El país, mi familia, mis amigos. 250 telegramas llegados desde la Argentina, Australia, Marruecos, Escocia, Sudáfrica, México... Lo primero que intenté fue hablar con Ranelagh, con mi casa, pero fui demasiado optimista, sobre todo teniendo en cuenta que desde Buenos Aires ya es muy difícil hacerlo.

15 DE JULIO 1967. "¿Qué sentí? Todo. El país, mi familia, mis amigos. 250 telegramas llegados desde la Argentina, Australia, Marruecos, Escocia, Sudáfrica, México... Lo primero que intenté fue hablar con Ranelagh, con mi casa, pero fui demasiado optimista, sobre todo teniendo en cuenta que desde Buenos Aires ya es muy difícil hacerlo.

 

23 de JULIO 1967. “Mi llegada triunfal a Argentina ¿El retiro? No sé; tres o cuatro años, Creo que vendrá solo. Mañana vuelvo a entrenarme”.

23 de JULIO 1967. “Mi llegada triunfal a Argentina ¿El retiro? No sé; tres o cuatro años, Creo que vendrá solo. Mañana vuelvo a entrenarme”.

 

1967. Retrato de De Vicenzo por Ricardo Alfieri. “Un día, de muy joven, fui a Editorial Atlántida con 50 dólares, uno de mis primeros “dineros”, y le pregunte a Don Aníbal Vigil (director): “¿Qué hago Don Aníbal?, le pregunté. “Comprate un centenario de oro”, me dijo: era una moneda de oro mexicana. “¿Y donde la guardo?”. “Aquí”, me dijo. Y empecé guardando mis primeros pesos en la caja fuerte de la Editorial. De ahí conservo una grata relación con El Gráfico”.

1967. Retrato de De Vicenzo por Ricardo Alfieri. “Un día, de muy joven, fui a Editorial Atlántida con 50 dólares, uno de mis primeros “dineros”, y le pregunte a Don Aníbal Vigil (director): “¿Qué hago Don Aníbal?, le pregunté. “Comprate un centenario de oro”, me dijo: era una moneda de oro mexicana. “¿Y donde la guardo?”. “Aquí”, me dijo. Y empecé guardando mis primeros pesos en la caja fuerte de la Editorial. De ahí conservo una grata relación con El Gráfico”.

 

Producción EL VECO ( Emilio Lafferranderie ) 1967.

Imagen de Gallardo, imágenes de una leyenda. Parte I
Las fotos de El Gráfico

Gallardo, imágenes de una leyenda. Parte I

El Muñeco, un mito viviente del fútbol, cuenta su historia a través un maravilloso recorrido fotográfico. En esta primera entrega sus comienzos y su gloriosa primera etapa como jugador en River.

Imagen de Cyranos del fútbol
Las fotos de El Gráfico

Cyranos del fútbol

Regado con los inmortales versos de "Cyrano de Bergerac" de Edmond Rostand, disfrute de un repaso cariñoso en imágenes por las narices soberanas en la historia del fútbol argentino.

Imagen de Las fotos de River – Godoy Cruz
Las fotos de El Gráfico

Las fotos de River – Godoy Cruz

Alejandro Del Bosco estuvo presente en el Néstor Díaz Pérez para inmortalizar los mejores momentos del encuentro entre en Millonario y el Tomba por los octavos de final de la Copa Argentina.

DEJÁ TU COMENTARIO