La jornada está aquí

BARCELONA Y LA ERA POST MESSI: LA ÚLTIMA SARDANA

Por Pablo Bomarito · 15 de septiembre de 2021

El equipo catalán está en plena ebullición, en pleno cambio, sufriendo la partida del jugador que le dio todo y volviendo a un lugar que parecía olvidado: ser como los demás.

La Sardana, más que una tradición

Así se denomina al baile típico de Cataluña, consta de un grupo de personas que se toma de las manos y las levanta; bailan dando pasos muy pequeños pero precisos, dan vueltas y vueltas lentamente mientras las personas se unen para hacer el círculo más grande.
Para el pueblo Catalán es un símbolo de su cultura
, de su unidad nacional, tan poderosa que el dictador Francisco Franco, en su afán por unificar España y ver a Cataluña como una amenaza, la intentó prohibir sin mayor éxito.

Més que un club

Sin dudas el FC Barcelona es otro ícono del pueblo catalán, otro bastión de la independencia de un pueblo que supo soportar los embates contra su identidad y sus costumbres.Mientras que al Real Madrid se lo identificaba con el Franquismo, el Barcelona acogía a todos los inmigrantes que llegaban a la región y se alejaba del influjo del régimen. En ese contexto La Masia, además de criar niños y “fabricar” futbolistas, enseñan una manera, una forma, forjan una identidad más allá de los resultados.

Lionel Messi llegó de Rosario siendo un pibe -como nos gusta decir a los argentinos- y terminó siendo el jugador que todos conocemos. El mejor de su época, el campeón humilde, además del hombre, el marido de Antonela, el padre orgulloso de sus hijos, el capitán que respeta al rival. Todo eso.

El dolor de ya no ser

"Ahora somos los que somos, es lo que hay, pero estoy convencido de que a medida que recuperemos jugadores, acabaremos compitiendo". Las declaraciones de uno de los últimos referentes como Gerard Piqué pusieron las cosas en su lugar sin rodeos ni palabras bonitas. No es la primera crisis que tiene el club, ni el primer rubicón a pasar pero la nueva normalidad del club asusta a más de uno.

El periódo de Messi y la generación dorada de La Masía es un mojón tan único como indeleble en la historia del club, algo anormal que pasa una sola vez en la vida o simplemente nunca pasa.

En sus 104 años de existencia antes del influjo de Messi, el Barcelona ganó 59 títulos (uno cada un año y medio aproximadamente) mientras que en los 17 años del reinado de Lionel obtuvo 35 títulos más (uno cada medio año aproximadamente).

Es otro deporte, pero la historia de Chicago Bulls tiene un punto de comparación, al menos en el después de Jordan. En su período ambos consiguieron 6 anillos, desde su partida en 1998 el equipo volvió a su normalidad, participar, competir, intentar y no ganar.

Los catalanes son huesos duros de roer, son firmes, no renuncian a su ideales ni a su historia. En los momentos más difíciles son más aguerridos todavía, y el Barcelona F.C también lo es. Messi no está y la mortalidad se respira en el Camp Nou, todo volverá a ser como fue, las raíces están ahí y fiel a sus costumbres bailarán una última sardana en honor a lo felices que fueron mientras duró...

DEJÁ TU COMENTARIO