La jornada está aquí

GASPERINI Y “PAPU” GÓMEZ, PALABRAS CRUZADAS

Por Redacción EG · 18 de agosto de 2021

El volante campeón de la Copa América con la Selección Argentina develó el porqué de su salida del Atalanta. Reproches, violencia física física y acusaciones .

Habla cómo el Papu

La salida de Alejandro Gómez del Atalanta fue una de esas cosas que uno pensaba que no podían pasar, como la de Lionel Messi y el Barcelona (con otras dimensiones, aristas y condimentos) pero con casi la misma sorpresa.

En una entrevista con el diario La Nación, Gómez sacó a la luz un incidente desconocido para el gran público:

“Me tuve que ir del club. Me esperaba una disculpa del técnico que jamás llegó –abre–. Yo me equivoqué en algo, lo asumo, porque en un partido de Champions contra un equipo de Dinamarca, el Midtjylland, lo desobedecí en una indicación táctica. Faltaban diez minutos para que terminara el primer tiempo y me pidió que juegue por la derecha, mientras que yo estaba jugando muy bien por la izquierda. Y le dije que no. Imaginate, haberle respondido eso, en medio del partido, hoy, con las cámaras…, estuvo perfecto que se enojara. Ahí ya supe que en el entretiempo me iba a sacar, y así fue. Pero en el vestuario del entretiempo se sobrepasó, cruzó los límites e intentó agredirme físicamente".

-¿Gasperini te quiso pegar?

"Sí. Y ahí dije basta. Uno puede discutir, ok, pero cuando hay una agresión física ya es intolerable. Entonces pedí una reunión con el presidente del club (Antonio Percassi) y le dije que no tenía problemas en continuar, aceptando que me había equivocado: como capitán no me había comportado bien, había sido un mal ejemplo desobedeciendo al técnico. Pero le dije al presidente que necesitaba una disculpa de Gasperini. Y le dije, también, que entendía que el presidente ni podía aceptar que el técnico hubiese intentado agredir a un jugador. Bien. Al día siguiente hubo una reunión de todo el plantel. Yo avancé y le pedí disculpas al entrenador y a mis compañeros por lo que había pasado. Y no recibí ninguna disculpa del técnico. Entonces, ¿cómo había que entenderlo? ¿Lo que había hecho yo estaba mal y lo que había hecho él estaba bien? Ahí empezó todo. Después de unos días le comuniqué al presidente que no quería seguir en Atalanta trabajando con Gasperini. El presidente me comunicó que no me iba a dejar salir, que no me iba a liberar. Comenzó el tira y afloje y los costos fueron para mí: me separaron del plantel y terminé entrenando solo con la reserva"Marginado del primer equipo y sin chances de perdón, el Sevilla vino al rescate y el resto de la historia es conocida.

Gasperini contraataca

En un mundo conectado cómo el que vivimos, la verdad de Alejandro Gómez no iba a durar mucho tiempo en llegar, vía Argentina, a Bérgamo. Allí su ex entrenador no tardó en replicar el ataque en La Gazzetta Dello Sport:

Gasperini en La Gazzetta

Gasperini en La Gazzetta

 

"La actitud de Gómez, en el campo y fuera del campo, se había vuelto inaceptable para el entrenador y los compañeros. La agresión física fue suya, no mía. Pero la real motivación por la que se fue de Bérgamo es por haber faltado gravemente al respeto a los dueños del club (la familia Percassi). Espero que Gómez pueda seguir siendo protagonista por sus prestaciones, como lo hacía en el Atalanta".

Las verdades de ambos están sobre la mesa y las agresiones físicas que denunciaron ya pasaron, dándole el lugar a las palabras cruzadas.

FOTO DE PORTADA CréditoMarco BERTORELLO / AFP

DEJÁ TU COMENTARIO