La jornada está aquí

River jugó un partido inteligente y volvió a eliminar a Boca

Por Redacción EG · 22 de octubre de 2019

No se vio el River habitual, el de la tenencia y la presión alta. Gallardo entendió que el partido iba a ir por otro lado y pese a caer 1 a 0, dejó en el camino a Boca. El Millonario en la final de la Copa Libertadores. VIDEO

El clásico más importante de América y puede que del mundo, tendría un nuevo capítulo, no sería cualquier clásico. Si bien el recuerdo inmediato lleva a los hinchas de ambos equipos a la edición pasada de la Copa Libertadores, donde la instancia en la que se enfrentaron ambos equipos fue en la final, esta semifinal iba a ser otro capítulo en la historia grande de este duelo entre los equipos más convocantes del país.

La historia ya es conocida, ambos nacieron en el barrio de La Boca, donde uno se quedó hasta los días que corren y el otro se fue a comienzos de siglo pasado para finalizar en 1938 en Núñez, su ubicación actual. Pero la rivalidad perduró década tras década, aun inclusive superando lo estrictamente futbolístico, sin ir más lejos, el ejemplo más claro es la final que debió disputarse en Madrid producto de aquellos “hinchas” que pretenden ser protagonistas de hazañas, mientras que los encargados de realizarlas deben ser los jugadores.

Pero la rivalidad bien entendida, la que es sin violencia, hace que estos partidos tengan una relevancia a nivel mundial y más si la instancia en la que se encuentran los dos más grandes de Argentina es en una copa como es la Libertadores, la más importante del continente.

River salió en su micro ploteado rumbo a la Bombonera en medio de un banderazo de despedida que incluyó bengalas, banderas y mucha excitación por parte de los hinchas que colmaron la avenida Udaondo y parte del puente Labruna. Boca por su parte, fue despedido en el hotel donde concentra con el mismo entusiasmo que se vio en Núñez, aunque el grueso de sus hinchas hicieron una verdadera fiesta en el estadio, el cual se vio rebalsado de gente con globos azules y amarillos.

 

El cotillón de los hinchas para recibir a Boca

El cotillón de los hinchas para recibir a Boca

 

 

En la platea apareció esta gallina inflable, el Superclásico se juega dentro y fuera de la cancha

En la platea apareció esta gallina inflable, el Superclásico se juega dentro y fuera de la cancha

  
Lluvia de papelitos, desde los cuatro costados de la Bombonera una cantidad inusual de papeles cayeron al campo de juego

Lluvia de papelitos, desde los cuatro costados de la Bombonera una cantidad inusual de papeles cayeron al campo de juego

 

Los hinchas quisieron jugar su partido y llevaron una cantidad de papeles blancos que es difícil de explicar, pero realmente eran demasiados, a tal punto que el inicio del partido se vio postergado por unos minutos.

El partido se demoró producto de la gran cantidad de papeles que había en la cancha

El partido se demoró producto de la gran cantidad de papeles que había en la cancha

Los veintidós jugadores salieron al campo de juego junto a Wilton Sampaio el árbitro brasilero, los papelitos fueron los protagonistas, el césped quedó lleno de papeles que resultaron difíciles de sacar.

Ya con el campo de juego en condiciones, inicio el partido. Los primeros minutos mostraron a un Boca voraz, quería llevarse por delante a River desde el comienzo, y con un Salvio movedizo logró inquietar a la defensa de River.

Los veinte minutos iniciales fueron completamente de Boca, que si bien no inquietó a Armani, fue quien tuvo la pelota, en esa primera parte del partido, se vivió una de las jugadas más polémicas de la noche y fue luego de una pelota a la que saltó a cabecear Emmanuel Mas, la misma pegó en su mano y le quedo servida a Salvio que empujó la pelota a la red, pero el árbitro anuló el gol de inmediato, si la pelota toca una mano en el área, sea casual o no, la jugada debe ser anulada.

Luego del aluvión propuesto por Boca, más que nada en base a centros y producto de faltas ejecutadas de muy buena manera por Alexis Mac Allister, las cuales solamente una tuvo peligro concreto y fue cuando Enzo Pérez al querer despejar, casi la mete dentro de su propio arco, pero Armani estuvo atento y tiró la pelota al córner.

 

Franco Armani no tuvo grandes inconvenientes en la noche, desactivó rápidamente el poco peligro que ocasionó el local

Franco Armani no tuvo grandes inconvenientes en la noche, desactivó rápidamente el poco peligro que ocasionó el local

  
Tévez se mostró activo, el capitán fue de lo mejor en el ataque de Boca, aunque sin chances claras

Tévez se mostró activo, el capitán fue de lo mejor en el ataque de Boca, aunque sin chances claras

 

Ramón Ábila en el piso y un tumulto que fue disuelto rápido, fue un Superclásico sin violencia, tanto dentro como fuera de la cancha

Ramón Ábila en el piso y un tumulto que fue disuelto rápido, fue un Superclásico sin violencia, tanto dentro como fuera de la cancha

Ya con un Boca algo cansado, River pudo concretar una seguidilla de pases, Nicolás De la Cruz fue de lo mejor de River, el uruguayo las pidió todas y fue el que intentó jugar. No fue un gran partido del resto de los volantes, que suelen estar acostumbrados a jugar con la pelota por el piso y conectar pases entre ellos, pero esta noche la pelota estuvo más en el aire que en el piso. Destacable tarea de Borré y Suárez que lucharon contra Izquierdoz y López.

En Boca fue destacable el primer tiempo de Tévez, que fue uno de los que más tuvo contacto con la pelota, también estuvieron bien los centrales, en cambio los laterales alternaron buenas y malas, de quien se esperaba un poco más era de Alexis Mac Allister, el volante de gran remate y buena técnica hoy estuvo casi desaparecido, al igual que Marcone, que tuvo muy poco contacto con la pelota, no así fue el caso de Agustín Almendra, uno de los mejores del Xeneize en la primera mitad. En ofensiva, no fue un gran partido de Ábila, que se lo notó lento y con poco criterio para definir las pocas jugadas en la que tocó la pelota. Quien tampoco estuvo a su nivel, se lo notó apurado y saliendo mal en algunas jugadas fue el arquero Esteban Andrada, hubo dos o tres jugadas en las que salió del área cuando aún sus compañeros estaban ocupando sus espacios.

El primer tiempo terminó con un partido parejo e intenso, ambos estuvieron mal en el juego, pero muy bien en la actitud, disputaron el clásico como se debe disputarlo, luchando cada pelota como si fuese la última.

Los últimos 45 minutos de esta serie de 180 fueron en la misma sintonía que la primera mitad, River esperando a Boca en su campo, bien ordenado atrás, sin grandes complicaciones, pero cometiendo faltas cerca del área, dejándole a Boca una de sus principales herramientas para intentar dar vuelta la serie, que por el momento estaba ganando el Millonario por 2 a 0. Esas faltas generaban que Boca llene el área rival de gente y busque mediante la pelota parada descontar.

Interesante duelo por la banda derecha de Boca ocupada por Salvio y la izquierda de River, defendida por Casco, uno de los mejores del Millonario

Interesante duelo por la banda derecha de Boca ocupada por Salvio y la izquierda de River, defendida por Casco, uno de los mejores del Millonario

  
Rafael Santos Borré tuvo un trabajo incansable con los centrales Xeneizes, en esta oportunidad disputa la pelota con Lisandro López

Rafael Santos Borré tuvo un trabajo incansable con los centrales Xeneizes, en esta oportunidad disputa la pelota con Lisandro López

 

Alfaro tuvo una propuesta distinta a la de los anteriores Superclásicos, si bien le faltó juego a Boca, no le faltó actitud

Alfaro tuvo una propuesta distinta a la de los anteriores Superclásicos, si bien le faltó juego a Boca, no le faltó actitud

Los bancos comenzaron a moverse, Gustavo Alfaro puso en cancha a Zárate y Hurtado por Almendra y Ábila respectivamente, mientras que Gallardo optó por poner a Lucas Pratto en lugar del colombiano Rafael Santos Borré y minutos más tarde un cambio que desconcertó a propios y extraños, Paulo Díaz ingresó en lugar de Milton Casco, que venía teniendo un partido interesante, aunque luego se supo que fue por una cuestión física.

Boca buscaba abrir el marcador, pero no encontraba los caminos, más allá de la pelota parada, River realizaba un partido inteligente, sin dejar espacios libres que puedan poner en riesgo su arco, no se complicaba abajo, salteaba la mitad de la cancha y tiraba la pelota por arriba para que los delanteros intenten bajarla y poder así crear peligro. El cual no generó, prácticamente River no llegó al arco de Andrada.

A falta de diez minutos, llegó lo que Boca necesitó desde el comienzo del partido y fue el gol. El cual llegó –como no podía ser de otra manera- desde una pelota parada, un muy buen centro que Lisandro López cabeceó, Armani logró tocar la pelota, pero tres jugadores de Boca entraron solos con el arco vacía y finalmente fue el venezolano Jan Hurtado que terminó de empujarla.

Los últimos cambios se hicieron, Sebastián Villa ingresó por Alexis Mac Allister y en River el que entró fue Ignacio Scocco en lugar de Matías Suárez.

Los minutos corrían, River no se desesperó, siguió con su juego y Boca quiso aprovechar el aliento de sus hinchas, pero le fue imposible. Los minutos pasaron, los noventa minutos reglamentarios finalizaron, el árbitro Sampaio añadió en primera instancia cinco minutos más y luego como River demoró un poco más de lo habitual para sacar una falta, el brasilero agregó un minuto más. A los 96 minutos, el partido finalizó, el banco de suplentes de River estalló en felicidad, con Gallardo a la cabeza, los jugadores se abrazaron y el pase a la final de la Copa Libertadores era un hecho.

Terminó el partido y pese a la derrota por 1 a 0, Gallardo y los suplentes celebran una nueva eliminación sobre Boca en los últimos cinco años

Terminó el partido y pese a la derrota por 1 a 0, Gallardo y los suplentes celebran una nueva eliminación sobre Boca en los últimos cinco años

 

El grupo unido, estos jugadores acaban de eliminar a Boca en la Bombonera, se abrazan para celebrarlo

El grupo unido, estos jugadores acaban de eliminar a Boca en la Bombonera, se abrazan para celebrarlo

 

 

Lisandro López se tapa la cara, la eliminación es un hecho

Lisandro López se tapa la cara, la eliminación es un hecho

 

Será la tercera final de Libertadores en la era Gallardo, quien dirigiendo al Millonario ya ganó la ediciones de 2015 al vencer por 3 a 0 en el global a Tigres de México y la del año pasado que se la ganó justamente a Boca.

El rival del Millonario saldrá del duelo que disputen en el Maracaná Flamengo y Gremio, es importante destacar que el partido de ida fue 1 a 1, y que Flamengo convirtió un gol de visitante, lo que hace que sea el principal candidato a enfrentar a River en la final que se disputará el próximo 23 de noviembre en el Estadio Nacional de Santiago de Chile, en lo que será la primera final única de la Copa Libertadores.

 

Por Lautaro Toschi.

Fotos: Alejandro Del Bosco.

 

 

Libertadores: River es finalista

 

Imagen de Superliga: Patronato 0 – 1 Vélez
La jornada está aquí

Superliga: Patronato 0 – 1 Vélez

El gol de Díaz en contra de su propia valla le dio al conjunto de Liniers la victoria y se prende en el lote de los punteros de la Superliga, quedando detrás de Argentinos, Boca y Lanús.

Imagen de Superliga: Argentinos 1 - 1 Estudiantes
La jornada está aquí

Superliga: Argentinos 1 - 1 Estudiantes

En un partido de ida y vuelta, el Bicho lo comenzó ganando con un gol de Silva, pero a falta de quince minutos para el final, Nazareno Colombo lo empató de cabeza. Argentinos es líder del torneo.

DEJÁ TU COMENTARIO