Tenis

DIEGO SCHWARTZMAN GANÓ UN PARTIDO ATÍPICO Y SIGUE FIRME EN EL US OPEN

Por Redacción EG · 01 de septiembre de 2021

En plena noche en la que debió cambiar de estadio por la tormenta, el número uno argentino derrotó 7-6 (4), 6-3 y 6-4 al ex finalista sudafricano Kevin Anderson y accedió por cuarta vez en su carrera en la tercera ronda en Flushing Meadows.

DIEGO SCHWARTZMAN se metió este miércoles en la tercera ronda del Abierto de Estados Unidos, el cuarto y último Grand Slam de la temporada, tras superar 7-6 (4), 6-3 y 6-4 al gigante sudafricano Kevin Anderson, ex 5º del mundo y actual 77º.

El Peque se quedó con un partido repleto de obstáculos: entre el servicio de Anderson y la fuerte tormenta que obligó a varias interrupciones debió sacar lo mejor de su tenis para avanzar a la tercera rueda, instancia en la que se medirá con el eslovaco Alex Molcan (138º), quien viene de eliminar al estadounidense Brandon Nakashima.

"Fue un partido muy difícil. Se escuchaba mucho la lluvia y no se podía oír la pelota. Jugué un partidazo. Estoy feliz por ganar hoy. Queríamos jugar pero la decisión dependía de la organización y del gobierno. Estaba jugando bien y peleé para terminar el partido esta noche porque las condiciones, de día, habrían sido diferentes", analizó Schwartzman, número 14 del mundo.

El análisis del partido, a cargo del propio Schwartzman: "Ayer, en el día de entrenamiento que tenemos entre partidos, trabajé con el saque: intenté bajar un poco la velocidad para asegurar más primeros y eso me favoreció en este partido".

En pleno partido se produjeron filtraciones de agua en el techo del estadio Louis Armstrong, producto de las fuertes tormentas y el viento tan veloz, y el partido tuvo que interrumpirse cuando el Peque lideraba set arriba y estaba 1-0 y 15-30 con el servicio de Anderson.

Hubo una reanudación en el segundo parcial pero la tormenta creció y hasta obligó a evacuar el estadio Louis Armstrong: Schwartzman y Anderson debieron cambiar de estadio y esperar el final del choque entre Stefanos Tsitsipas y Adrian Mannarino para finalizar en el Arthur Ashe, el reducto principal del Centro Nacional de Tenis Billie Jean King de Nueva York.

Schwartzman puso en juego el 71 por ciento de los primeros servicios y ganó nada menos que el 76 por ciento de esos puntos. En el diferencial general se mantuvo regular y allí anidó una de las claves: 15 winners y 21 errores no forzados contra 48 tiros ganadores y la abrumadora cifra de 58 yerros por parte del sudafricano, quien fuera finalista del US Open en la edición de 2017.

El líder del pelotón argentino, 14º del mundo y 11º favorito del torneo, logró su triunfo número 13 en cuadros principales del US Open, el torneo en el que alcanzó los cuartos de final en las ediciones de 2017 y 2019. Es el quinto argentino entre los hombres con mayor cantidad de triunfos en el rubro.

Precisamente los puntos de aquella segunda actuación (2019) son los que debe defender este año ya que fue su mejor resultado entre 2019 y 2020 que prevalece en su ranking por el congelamiento de la pandemia.

Imagen de portada: Brad Penner/USTA

DEJÁ TU COMENTARIO