Diarios de viaje

No todo es fútbol en Santiago de Chile

Por Darío Gurevich · 11 de junio de 2015

Las movilizaciones y protestas de los alumnos y profesores universitarios son una constante en la capital chilena.


Santiago, Chile (Enviado especial)-. La capital chilena está revuelta. Alumnos y maestros universitarios se manifiestan a metros del Palacio de La Moneda. Piden mejoras en la educación: universidad estatal, sinónimo de gratuita, y modificaciones sobre la carrera profesional docente. Por eso, alzan las voces y tiran pelotas de plástico número 3 para arriba -que simulan ser de fútbol-, con bronca y resignación, pero también con ilusión por cristalizar el cambio. 

Es una pelota; son dos, tres, diez, 30, 40, 50, por qué no 100, que se encuentran en el aire. Los estudiantes saltan, cantan, vuelven a agarrar las pelotas y las patean más veces, cientos de veces. Los profes arengan y se prenden con el modo de protesta, y los carabineros pretenden cortar la pacifica movilización. Ahí entran en escena el Guanaco, camión que tira fuertes chorros de agua, y el Zorrillo, mismo bicho verde de cuatro ruedas que arroja gases. Los alumnos y los profes -como les gusta que los llamen- corren, tratan de que no los atrapen para no ser detenidos, pero se hacen oír, como siempre.

“El fútbol nos bajó el perfil de nuestro movimiento. No perjudicó una vez más -adelanta Otilia Pérez, docente que roza los 50 años-. Los parlamentarios hablan de buena educación, y nada que ver. Ellos no nos respetan ni nos escuchan, y desarrollan proyectos a puertas cerradas. Hace muchos años que peleamos por un proyecto docente digno, por una mejor educación, y esto es para el bien de Chile porque, si lo conseguimos, puede establecerse por 30 o 40 años. Pero, como decía, los funcionarios no oyen al profesorado ni a los estudiantes”.
-¿Cuáles son las problemáticas centrales?
-Por un lado, los profesores reclamamos un mejor salario, porque es pésimo, reducción de alumnos por curso, jubilaciones dignas y el pago de una deuda histórica. Mientras que los alumnos buscan que la universidad sea gratuita. El grueso de la población no puede acceder, porque es carísima. Nosotros, como docentes, obviamente que apoyamos a los chicos. 

Dos profes muestran dos pelotas que luego tirarán para arriba.Dos profes muestran dos pelotas que luego tirarán para arriba.

Los profes y los estudiantes fijan espacios concurridos, sobre todo por la prensa internacional, para expresarse. La puerta del El complejo Juan Pinto Durán, en el que se instala la Roja, es uno de ellos. Sin embargo, las movilizaciones repetidas en los últimos días atentan contra la armonía que quiere Jorge Sampaoli para los futbolistas. “Entendemos que las protestas resultan coherentes y necesarias, porque son reclamos justos. Pero hablamos para que esto no sucediera, porque priorizamos el descanso de los jugadores. No pasa por censurar los reclamos, sino por proteger el descanso necesario de los deportistas”, admite el entrenador.

Los cantos continúan, y el pedido parece multiplicarse. Los docentes y los alumnos se juran no bajar los brazos. Aún no alientan por la Roja, sino por una mejor educación en su país.
Imagen de Una tarde de poesía en la casa de Neruda
Diarios de viaje

Una tarde de poesía en la casa de Neruda

Para aquel que viaja a Santiago, una recomendación imprescindible: ir a visitar la casa del premio Nobel en Isla Negra y comer en su restaurante, a orillas del Pacífico, el caldillo de congrio con pisco a la nerudiana.

Imagen de El smog no parece contaminar al fútbol en la Copa América
Diarios de viaje

El smog no parece contaminar al fútbol en la Copa América

Hacía 16 años que no se decretaba la emergencia ambiental en Santiago. Pese a que el aire tóxico que se respira deteriora la salud, Chile y Uruguay disputarán los cuartos de final desde las 20.30. Radiografía de cómo se vive este fenómeno en la ciudad.

DEJÁ TU COMENTARIO